Archivos Mensuales: marzo 2016

Después de las risas del Manifiesto, alguna reflexión

Una vez nos hemos echado todos unas risas con el Manifiesto intolerante, totalitario rancio, trasnochado y despreciativo, me permito alguna pequeña reflexión. Como se trata de opiniones, cabe siempre tener una opinión distinta: no es un artículo de datos objetivos, sino de pensamientos subjetivos.

En múltiples ocasiones ya he dicho (y repito) que el tema de la lengua me causa una cierta urticaria, y más cuando el castellano y el catalán son dos idiomas que uso indistintamente, tanto hablado como por escrito. Leerlo ya ni os cuento. Me tengo por bilingüe, eso que los expertos del Manifiesto (y fundamentalistas en la materia) dirán que es “imposible”, “eso no existe” y bla, bla, bla. Dejadme en paz con la diglosia, el prestigio de una u otra lengua y las teorías al respecto. Castellano y catalán indistintos.

Nunca, hasta estos negros años que estamos viviendo con lo más bajo del nacionalismo, me había planteado si usaba el catalán o el castellano: era así y ya está, sin que -al menos creía yo, aunque los del Manifiesto creen en sus cerradas mentes otra cosa, lo cual no es de extrañar porque ellos mismos ya se anticipan a augurar una “comunitat closa“- captase fricciones especiales en mi día a día habitual. No recuerdo dominantes y dominados. Colonizadores y colonizados. En la distancia corta, la relación cercana interpersonal, así lo veo yo. [Seguro que cada uno tiene su pequeña historia y se ha topado con el tonto de turno en alguna ocasión; pero del tonto no voy a hacer una categoría. ].

Distinto es el aspecto institucional, las élites, los que han interiorizado los prejuicios (que los hay en buen número, el Manifiesto es la prueba) o las aglomeraciones colectivas en formato turba. Esa gentuza es la que elabora un Manifiesto infecto que propugna la eliminación del castellano del sistema. Para mí que serían capaces de suscribir la frase “¡Muera la inteligencia!” solo por no escuchar una palabra en castellano, así de “closa” está su mente. [Nota de traducción para algún lector que sé que tengo de fuera de CAT: “clos/closa” es una forma poco habitual, un tanto culta pero no extraña de mencionar un espacio cerrado, cercado o aislado. Así de mal están algunas cabezas: “comunitat closa” inicialmente se traduciría como “comunidad cerrada”, pero el sentido que probablemente querían aplicar ese grupo de trasnochados era el de “comunidad aislada”, en plan selva amazónica].

¿Existe fractura social? Esa clase de gente son la fractura. Llevan mal la cultura, prefieren un solo idioma que dos (o tres, ojalá, o más). Se trata de fobia que no han podido disimular. Imaginemos un documento así firmado por Jiménez Losantos, Vargas Llosa y demás, ¿qué sucedería? Como siempre, nos hallamos ante la típica ausencia de moral (no doble moral, ausencia) del separatismo.

El Manifiesto causa tanta vergüenza que hasta los digitales separatistas en su mayor parte han acabado escondiendo rápidamente la noticia que publicaban ayer alrededor de las 6 de la tarde en portada (más arriba o abajo, depende) bien visible. A primera hora de la mañana de hoy prácticamente se había volatilizado. El más evidente ha sido el diari ARA, que incluso publica la noticia en la portada de la edición impresa y a eso de las nueve y media o las diez de la mañana ya no estaba en la portada digital. Vergüenza propia (que para eso destacaban la noticia, así que no será vergüenza ajena) bien escondida.

Con todo, mi lectura es positiva: fuera imposturas, que se lea explícitamente lo que piensan. Por eso existe este blog. Claro que un par de Manifiestos más y alguna frase como la que acabo de leer y ya podré dejar de escribir en el blog por innecesario.

Esto es de Albert Pla Nualart, que escribe en el diari ARA: “Convé dir-ho perquè convé deixar clar (tot i que el manifest hi passi de puntetes) que revertir el procés demana -per molt que a molts els sembli aberrant i fins i tot bàrbar- que en certa mesura reapareguin: que hi hagi catalans semianalfabets en castellà com hi ha danesos o holandesos que ho són en anglès…“. Sí, efectivamente, sr.Pla, abogar por la incultura es aberrante y bárbaro. Aplíquese la fórmula. Olvide el castellano y cualquier otro idioma que conozca. ¡Abajo la cultura y el conocimiento! ¡Muera la inteligencia!

A qué niveles ha llegado la ignorancia en Cataluña.

Nunca tan pocos hicieron tanto por tantos

El Universo separatista está inquieto y cada uno va por su lado, con mociones admitidas a trámite a condición de cambiar su contenido y diputadas diciendo que no van a cambiar una coma. No, no se trata de una película de los Marx, es Cataluña en marzo de 2016.

Sin embargo, el punto álgido del día ha llegado cuando los medios han difundido el  Manifiesto “Per un veritable procés de normalització lingüística a la Catalunya independent” (enlace de Nació Digital). Ahora mismo no me da tiempo a escribir y comentar. Tampoco hace demasiada falta. Leedlo vosotros mismos.

Una batería de torpedos nucleares en la línea de flotación del separatismo inclusivo (sí, oxímoron de tamaño natural). Nunca tan pocos (unos doscientos, he leído) hicieron tanto por tantos.

La vuelta al referéndum y el uso de la secesión como amenaza

La pantalla que habían pasado con el referéndum ha vuelto. Tranquilos, que como ya señalé tras la moción secesionista del 9 de noviembre de 2015, si alguna vez soñaron de verdad con el referéndum, ellos mismos se cerraron las puertas.

Hoy, el diari ARA -la hoja parroquial de cabecera secesionista- distrae a sus lectores con una supuesta vuelta del referéndum a “primer plano“, que incluye los típicos mensajes para crear opinión hegemónica, como que el 80% de los catalanes están a favor del referéndum. No obstante, nadie me ha explicado todavía cómo es que en la mayor encuesta jamás organizada (el 9-N de 2014) ese 80% no participó, y apenas votaron 2.305.920 personas, y eso que podían hacerlo incluso  los mayores de 16 años y extranjeros. Es más, el SÍ-SÍ obtuvo 1.861.752 votos y en las elecciones autonómicas de 2015 entre JxSí y CUP sólo sumaron 1.966.508 votos (47,8% de los votos emitidos y apenas un 35% del censo electoral, o sea, poca cosa comparado con lo que nos venden un día sí y otro también) con una participación del 75%. No me detendré en repetir las obviedades de siempre frente al rosario de excusas y explicaciones secesionistas. Lo que me interesa es el “nous avons gagné” y el referéndum. Ahora dicen que siempre lo han querido, etcétera, y reúnen voces intelectuales sobre el tema. [Ya sabéis, lo de que habían pasado la “pantalla del referéndum” fueron unas voces misteriosas cuyo origen se desconoce, probablemente inventadas].

Sigue leyendo La vuelta al referéndum y el uso de la secesión como amenaza

Sólo a título recordatorio

Es cierto que lo que aquí escriba, incluso en el supuesto de que sea la Única Verdad, tiene un efecto nulo en el ánimo del secesionista adoctrinado. No obstante, creo imprescindible seguir comentando noticias, acciones, inventos y demás por la simple razón de que si no se escribe nada, entonces la Única Verdad es la del separatismo.

Hoy toca algo que ya he hecho en otras ocasiones: breves apuntes para dejar constancia, como recordatorio. Su utilidad deriva de algo que compruebo, especialmente, cuando “tiro” de Google: la información estaba allí, la había leído superficialmente, la ignoraba,  no la recordaba con exactitud o la cantidad de fuentes que manejamos hoy en día ahogan datos importantes. Y a menudo conviene tenerlo muy presente. Vamos allá con las breves reseñas, con “categorías” frecuentes en el blog.

1.La parodia de la secesión. Moción de la CUP. El prusés™ es tan creíble que la CUP presenta mociones para corroborarlo. Y Junts pel Sí les da largas, con una frase de Jordi Turull para la historia: “Aquí hem vingut a construir un Estat, no a gesticular“. Supongo que buscarán la forma de darle la vuelta y admitirla a trámite, interpretando que su contenido es distinto a lo que dice. O igual no la tramitan. No lo sé. Qué más da.

2. Lo que de verdad piensan y a veces dicen. Entrevista a Quim Torra (otro que vive del prusés™). Más de una afirmación disparatada vestida bajo la apariencia de discurso serio. No me digno ni a comentarlo. Es difícil escoger, de los tres extractos (A,B,C) el que mejor define “lo que de verdad piensan” y mi preferido es el de la letra C, que no puede ser más claro. En realidad es un peligro, así que no olvidemos con qué clase de gente “nos jugamos los cuartos“:

A. “—Hom posa en dubte que ja hi hagi la majoria social suficient.
—Per què?

—Pel 50% +1…
—Certament, no tenim el 50%. Però tenim el 48% que ens permet arribar fins a la proclamació de la independència.

B. (…) Podem condicionar la llei de règim jurídic, la llei del procés constituent i totes les passes que farem a l’aprovació en un referèndum posterior. Al final caldrà fer el referèndum –lògicament, unilateral– que validi tot allò que s’haurà fet.

C.(…) Si la participació del 27-S no hagués estat tan extraordinària, ja tindríem el 50% assegurat. Per cent mil vots no vam arribar al 50%. Ara cal continuar avançant i complir el mandat. Ja ho consolidarem amb el referèndum unilateral.

3. ¿Una Ley de Claridad? Odón Elorza. Con toda su buena fe -entiéndase por mi parte sin ironía de ninguna clase; con aciertos y desaciertos y fórmulas o posiciones más que discutibles, Elorza siempre me ha parecido alguien preocupado por construir y mediar-, formula una propuesta esquemática de una Ley de Claridad (hace cosa de un año y medio publicó un artículo en El Periódico de corte similar, con Laia Bonet). Creo que intuye algunos de los problemas que se plantearían con el asunto de las mayorías. Como ya sabéis, cada día estoy más lejos de este tipo de solución y me acerco más al “ni de broma“. El punto 2 y Quim Torra (y todo el peligroso entorno pseudointelectual del que forma parte, enraizado profundamente en las instituciones, organismos y medios subvencionados) me ayudan bastante.

4. Al secesionismo le sirve su tesis y la contraria a la vez para darse la razón. Obra de Vicent Partal, un clásico en la materia, en su magistral editorial de 24 de marzo: “(…) I la condició per a entrar en l’escena internacional, per a formar part del club dels estats, és proclamar la independència –proclamar-la unilateralment o proclamar-la d’acord amb Espanya. Que qualsevol de les dues maneres val“. Sensacional.

La demagogia del expolio y del agravio

Seguro que tenéis bien presente el argumento separatista del déficit fiscal de los 16.000 millones de euros y el expolio y drenaje de recursos que representa para Cataluña. Hasta existe una página web llamada prouespoli.cat, encabezada por ERC, y una presentación de Oriol Junqueras en la que dice: “L’espoli fiscal que patim els catalans ve de molt lluny” (“El expolio fiscal que sufrimos los catalanes viene de muy lejos”).

Probablemente, también tendréis presente la movilización en Terres de l’Ebre (manifestación que contó con la presencia de Junqueras, Forcadell, Rull i Mundó), a raíz de la aprobación del Plan Hidrológico del Ebro (PHE). Entre otras cosas que se han dicho, según el President Carles Puigdemont ese plan constituye una amenaza directa ambiental y social ya que, por citar uno de los argumentos esgrimidos, no se respetaría el caudal ecológico mínimo para el Delta del Ebro. Por supuesto, según la ANC el PHE es un ataque frontal a Cataluña, etcétera. [Sabréis, o quizás no, porque la información se suele decantar hacia quien genera ruido y se queja, que hay regantes que no están tan de acuerdo con esas afirmaciones]. Por último, Junts pel Sí dijo que el PP trataba a esa zona del sur de Cataluña como una colonia susceptible de depredación. Un agravio contra todos los catalanes. [En ERC, adelantados a su época, en mayo de 2012 advertían del riesgo de expolio «fluvial» del Ebro]. Para un seguimiento de lo que fue la manifestación en Amposta del pasado mes de febrero de 2016, esta página-hilo de Nació Digital.

Las ideas que se juntan a las legítimas de quejarse de la política del agua, son harto conocidas: el odio de España (aquí focalizado en el PP) a Cataluña, la deliberada voluntad de perjudicar a los catalanes, la política extractiva de recursos de toda clase, etcétera, que sólo se arreglarán con la independencia.

Con estos sólidos cimientos, que cualquier secesionista de orden asume sin rechistar porque “son verdad“, hoy voy a practicar un poco de demagogia, con Junqueras y Puigdemont de apoyo. La demagogia en el uso del expolio y del agravio, convenientemente enfocados.

Sigue leyendo La demagogia del expolio y del agravio

La secesión en serio: la irreversibilidad de una secesión

Hace unos días expliqué que «la secesión en serio» era el título de un artículo-ladrillo en preparación con brillantes referencias teóricas. Rectifico. Lo cuartearé y limitaré las referencias teóricas para que sea algo más digerible. Algo tiene que ver también que, como escribió uno de los lectores habituales, el secesionismo a día de hoy ha entrado ya en una espiral en que se es capaz de defender una tesis y su contraria a la vez, de modo que la refutación de la tesis secesionista se convierte en su razón. Un enredo con todas sus acepciones, lo sé. Mientras elaboro esta entrada, se suceden nuevos ejemplos de ausencia de seriedad, como las «hojas de ruta» de la CUP y de la ANC, que se «trolean» unas a otras en una nueva parodia de la secesión que no tiene fin.

Con mayor o menor convencimiento, en las últimas semanas tenemos al secesionismo reclamando un referéndum. Dejadme que os diga que la renovación en el planteamiento de esta pretensión, que decían haber abandonado porque habían ganado su autoplebiscito, todavía me convence más de que existen sobradas razones para negarlo con mayor vehemencia. Habían ganado la secesión el 27S, no digamos del inicio de la secesión el 9 de noviembre de 2015, y ahora vuelven al referéndum. Como para fiarse de su buena voluntad. No me cabe ninguna duda de que, en el hipotético caso de que un día se plantease la posibilidad de celebrar un referéndum, se quejarían de las condiciones y requisitos a cumplir. Todo lo que fuera una exigencia de calidad del resultado sería calificado de bloqueo a la voluntad del pueblo y antidemocrático.

Sigue leyendo La secesión en serio: la irreversibilidad de una secesión

Algunos apuntes sobre los hermanos Badia

Toda tendencia política tiene sus referentes, de los que suele destacar sus virtudes y minimizar defectos. Eso es humano y nos incluye a todos. Lo que ya no es tan habitual es revisitar figuras pasadas para crear un mundo ideal esplendoroso que, probablemente, no existió. Aunque podríamos encontrar ejemplos de todas clases y en todas las épocas, en la actualidad uno de los claros exponentes de esa revisitación es el nacionalismo.

Ayer me topé con alguna noticia y artículo desperdigados (o sea, poca cosa), glosando la figura de los hermanos Miquel y Josep Badia (el de mayor relevancia política fue Miquel), asesinados el 28 de abril de 1936 en Barcelona, que siempre ha resultado más que controvertida.

Su papel en la historia intelectual del catalanismo es absolutamente irrelevante, pese a la reivindicación de su memoria con la celebración de un llamado año “Germans Badia”, que se acompaña de una reescritura de la historia. Los Badia -y podríamos centrarlo en Miquel Badia, aunque para la leyenda ha quedado lo de germans Badia, a causa de su asesinato- eran esencialmente hombres de acción -con cargos públicos incluidos- vinculados a Estat Català.

El papel de Miquel Badia era tan de acción, y al parecer tan evidente en la época convulsa de la Segunda República, que Amadeu Hurtado escribe en su dietario  titulado “Abans del sis d’octubre” (valiosísimo, por cierto), entre mayo y septiembre de 1934, lo siguiente:

P.198: “És probable que Badia continuï al seu lloc com la cosa més natural del món perquè entre tots li han fet la fama d’un home decidit, que pot ésser el cap de les forces armades del futur nazisme, i avui els del Govern de Catalunya no semblen tenir prou autoritat ni prou pit per a enfrontar-s’hi

P.201: “Diuen que els d’Estat Català, que tothom considera com el nucli principal del futur nazisme, estan molt indignats per la dimissió de Badia, que és un dels seus caps més destacats.

P.102: “…el conseller de Sanitat senyor Dencàs, que pertany al grup d’Estat Català, aspirant, segons veu pública, a futur cap del nazisme de la nostra terra“.

En el libro, Hurtado realiza otras valoraciones de Badia, Dencàs o Estat Català (aclaro que ni mucho menos son los actores centrales del dietario), situándolos en el espectro más extremista y radical, así que ya podéis entender las razones de que los hermanos Badia -insisto, en especial, Miquel Badia- sean figuras controvertidas y de dudosa identificación ejemplar para el separatismo. No obstante, la necesidad de reescribir la historia, olvidar lo turbio y exaltar lo identitario, lleva a identificarse con personajes de dudoso historial que, por razones de construcción de un relato ideal, se presentan como referentes. Lo típico del romanticismo, pero en el siglo XXI.

La secesión en serio

«La secesión en serio» es el título que tengo pensado para un próximo artículo-ladrillo cuya estructura apenas he iniciado. En diversas ocasiones ya he escrito que el planteamiento secesionista no me parece serio, ni en el fondo ni en las formas, en su ejecución por parte de las élites dirigentes, entendidas en sentido amplio. Me refiero tanto al aspecto de los mensajes transmitidos en su vertiente de influencia social y de movilización como al aspecto jurídico e intelectual, en que la rigurosidad se pierde cuando hay que afrontar en serio los aspectos más delicados de un asunto tan grave como una potencial secesión. Son temas que ya he comentado, a los cuales el paso del tiempo y el reposo me permite afilar conceptos que espero poder trabajar con una cierta profundidad y buenas referencias teóricas.

La cuestión es que, como de costumbre, esto de la secesión no es serio. Hoy (ya es ayer), Mònica Terribas ha entrevistado a Artur Mas en Catalunya Ràdio, y el expresidente ha dicho, entre otras cosas, que “si algú es pensa que en setze mesos proclamarem la independència estem posem uns deures al Govern que no podrà complir” [si alguien cree* que en dieciséis meses proclamaremos la independencia estamos poniendo unos deberes al Gobierno que no podrá cumplir; *el asterisco lo pongo porque considero que “es pensa” tiene una traducción más fidedigna al castellano en el sentido de “cree” que el literal “piensa” o un horrible “se piensa”].

Sigue leyendo La secesión en serio

Reinicia Catalunya (II): aforo completo

He leído en varios sitios que, para el acto de Reinicia Catalunya, el aforo está completo. Impresionante. Según se especifica en las tarifas de alquiler de la UB (pdf), el Paraninfo de la Facultad de Medicina de la UB tiene capacidad para 283 personas. Bueno, ya no es tan impresionante. Os informo del aforo por si acaso leéis mañana en la prensa que el Paraninfo estaba lleno “de gom a gom” (forma coloquial catalana de decir que la plaza estaba “abarrotá“) con tono triunfal, de gran éxito.

paranimf

Para que os hagáis una idea del espacio del Paraninfo, os enlazo esta foto, que aparece en esta entrada de barcelonaexpira.

Por descontado, completar el aforo y reunir a 283 personas no está al alcance de cualquiera. Yo no podría. [aquí, Jaume Marfany -en su día vicepresidente de la ANC, ahora no lo sé y tampoco lo voy a buscar- indica que 250 personas. Nota: valorad el esfuerzo que hago consultando este tipo de contenidos XD]

Reinicia Catalunya: más agitación y propaganda

El universo separatista va autocumpliendo sus autoprofecías. O sea, adapta la realidad a sus intereses para poder decir, por ejemplo, que la espontaneidad de la sociedad ha sido uno de los motores del auge secesionista. Uno de los próximos pasos en este sentido -es decir, continuar con la farsa de que es un movimiento de abajo hacia arriba- lo constituye la plataforma Reinicia Catalunya, que fue presentada un año atrás y que ahora se va a activar con una cierta publicidad.

¿En qué consiste? Se trata de una amalgama de organizaciones separatistas -las que ya conocemos (Òmnium, ANC, Réstate Súmate…) y algunas otras (son tan pocas que hasta necesitan sectoriales de la ANC para abultar, como se ve aquí)- que pretenden simular la existencia de una Convención Constitucional, es decir, la elaboración de una Constitución en diversas fases, con unas reglas que se han inventado. Qué significa Convención Constitucional aplicado a nuestro caso, ya os podéis imaginar que encaja perfectamente con el humo que suele vender el separatismo. Palabras grandilocuentes y apropiación de la «voluntad del pueblo».

Os podrá parecer que esto es algo como lejano y poco claro o solvente. Estoy de acuerdo, entre otras razones porque hasta alguno de los colectivos que apoyan esta pseudoConvención Constitucional se autodisuelven por el camino, como el colectivo Drassanes (por lo que leo, personas afines a la CUP y alguno de tendencias más extremistas en el pasado, dejémoslo así), o, si entramos en sus páginas web, como la de Sobirania i Justícia, su actividad es mínima.

Sigue leyendo Reinicia Catalunya: más agitación y propaganda