Nunca tan pocos hicieron tanto por tantos

El Universo separatista está inquieto y cada uno va por su lado, con mociones admitidas a trámite a condición de cambiar su contenido y diputadas diciendo que no van a cambiar una coma. No, no se trata de una película de los Marx, es Cataluña en marzo de 2016.

Sin embargo, el punto álgido del día ha llegado cuando los medios han difundido el  Manifiesto «Per un veritable procés de normalització lingüística a la Catalunya independent» (enlace de Nació Digital). Ahora mismo no me da tiempo a escribir y comentar. Tampoco hace demasiada falta. Leedlo vosotros mismos.

Una batería de torpedos nucleares en la línea de flotación del separatismo inclusivo (sí, oxímoron de tamaño natural). Nunca tan pocos (unos doscientos, he leído) hicieron tanto por tantos.

nuevos antiguos
Notifícame
Juanmari
Guest
Juanmari

Lengua endógena del territorio, lengua de la inmigración, es la lengua en que siempre ha hablado el pueblo catalán… Sin comentarios.

Alex
Guest
Alex

De terror. La forma no es ya que sea pura morralla medio xenófoba de la época oscura de los estados-nación en perpetua guerra de todos contra todos, los imperialismos y los impulsos totalitarios… es que se desliza por las alcantarillas de la historia allí donde resuena el tambor del delirio tribal.

Exagerar es difícil ante una cosa tan penosa, pero supongo que los que se rallaron con Felipe Gonzalez por su famosa carta del País estarán alucinados con esta protuberancia cancerosa.

En fin, sólo espero que -por muy lingüistas y filologos que se digan- sean unos indocumentados, porque de lo contrario se van a necesitar ríos de tinta para hacer pasar esta infamia por un suceso marginal (como los cipreses de Boadella) dentro de un exquisito proceso transversal.

Alex
Guest
Alex

Por otro lado, sacar este engendro, a estas alturas, parece tan contraproducente para la causa que si al final se comprueba que ha sido pergueñado por unos infiltrados del CNI para hundir el proceso no me sorprendería.

MARSOZA
Guest
MARSOZA

A estas alturas no sé cómo nos podemos sorprender. Esta es la ideología REAL de los nacionalistas, sin disfraces, sin caretas. Se sienten inferiores y la única manera para ellos de superar su complejo es pisar al resto, en derechos, en cultura y en lo que haga falta. En fin….

emperorponders
Guest

«Denunciem la ideologia política de l’anomenta ‘bilingüisme,’ que s’ha anat inoculant des de les esferes de poder […] fent creure que la coexistència de dues llengües a Catalunya, totes dues amb un suposat mateix estatus d’oficialitat i igualtat de drets, és un fet natural, positiu, enriquidor i democràtic.»

jojojojo. Impr Pant, archivado, guardado y memorizado. Esto es para la historia.

Alex
Guest
Alex

Y repasando el ‘una-grande-y-libre’ style, ranking de perlas:

1) perquè, a causa de l’annexió del Principat de Catalunya al Regne de Castella d’ènça del 1714, el castellà, com a llengua de dominació, le disputa coercitivament aquest estatus de llengua territorial i ha intentat i continua intentant repressivament de desplaçar-la.

Madremía! Qué nivel…

Lectura completamente indubitable sobre 1714, momento en el que, como todo el mundo sabe, comienza realmente la Historia, pues antes catalanes y castellanos habitaban en sus respectivos edenes de las esencias, sin mezcla ni contaminación extranjera…

Y a partir de esa sólida roca de certeza histórica, fruto de la más rigurosa erudición, a amontonar términos de thriller a la buena de dios, con preferencia por aquellos acabados en ‘ó’, como ‘annexió’ ‘repressió’, ‘coerció’, y sobretodo ‘dominació’…

Pero lo que más me mola con diferencia es esa visión romántica y medio histérica de la lengua como semidivinidad pagana que sostienen, y que denota su suscripción a las revistas más vanguardistas de lingüística… del siglo XIX.

Porque en su texto no es ya que ‘la lengua que hablan sea el lugar en el que viven’; es que de puro animadas, las lenguas parecen seres conscientes, organismos separados de los propios hablantes, que para más inri, en el caso de los tristes emigrantes andaluces, serían poco menos que bustos parlantes, herramientas empleadas contra su voluntad por la malvada entidad conocida como Lengua Castellana para sumir en las tinieblas a ese seráfico ente que es la Lengua Catalana.

Leerlos me produce una sensación semejante a la que tuvo aquel estudiante que en una ponencia de Schelling, que sentía que sus conceptos, de pura flipada, estaban a punto de materializarse sobre la escena en forma de monstruos de siete cabezas y krakens.