Alguna clave suelta de la detención de Puigdemont

Qué sucederá con Puigdemont es un misterio. De nuevo, un embrollo jurídico en que cada uno afirma lo que más le interesa. Pero hay detalles que no pueden pasar por alto y que demuestran un cierto descuido por Puigdemont y su defensa o, en todo caso, un exceso de confianza y ligereza. Ahora todo el mundo recuerda el contenido del Auto por el que se denegaban las medidas cautelares y toma lo que quiere. No seré una excepción.

Escudriñando la resolución de 30 de julio de 2021 (está en francés e inglés), leemos: «Les requérants n’apportent aucun élément permettant de remettre en cause les affirmations du Royaume d’Espagne et de considérer que la suspension de la procédure pénale en cause n’impliquerait pas la suspension de l’exécution des mandats d’arrêt européens. En particulier, la circonstance avancée par les requérants que le Royaume d’Espagne n’a pas supprimé les signalements en vue d’une arrestation aux fins de remise du système d’information Schengen II est sans influence sur le constat de la suspension de la procédure pénale en cause. Quant au fait que le juge d’instruction aurait rendu plusieurs autres ordonnances et procédé à différentes audiences postérieurement à la demande de décision préjudicielle, il n’a pas été démontré que celles-ci concernaient les mandats d’arrêt européens en cause ou leur exécution.«.

Como se lee, los mismos demandantes (Puigdemont, Comín y Ponsatí) sabían y conocían que las órdenes de detención continuaban vigentes en el sistema de información Schengen II. Es cierto que el Tribunal parecía dar por suspendido el proceso penal y que en algunos pasajes se indicaba que las «autoridades españolas» aseguraban que la ejecución de la euroorden no se produciría; sin embargo, no sabemos qué «autoridades españolas» dijeron tal cosa (solo podría hacerlo quien instruye la causa, es decir, el Magistrado Pablo Llarena) y  lo que parece evidente es que no consta una resolución expresa del Tribunal Supremo dejando sin efecto la euroorden.

En resumen, y al margen de otras cuestiones legales: era sabido y conocido que la euroorden constaba en el Sistema de Información Schengen II (SIS II) y, por lo tanto, que existía una alerta para buscar y detener a una persona (Puigdemont) contra la que se había dictado una orden de detención europea. Si debe darse o no por suspendida solamente para Bélgica o para todo el espacio Schengen es otra cuestión que ni sé, ni me interesa. Lo resolverán otros.

La cuestión primordial para saber la razón de la detención de Puigdemont es: 1) La alerta para detener a Puigdemont estaba vigente en SIS II; 2) Puigdemont y su equipo lo sabían, hasta el punto de que así lo manifestaron ante el TGUE; 3) EL TGUE -que tengo mis dudas se refiera al Tribunal Supremo cuando se refiere a las «autoridades españolas»- les dice a Puigdemont y compañía que «tranquilos, que no pasa nada» (habría que ver si el TGUE fue riguroso o fue algo ligero con lo de las «autoridades españolas»); 4) En cualquier caso, nadie se preocupa de comprobar, verificar o asegurarse de que la euroorden efectivamente haya quedado suspendida en el Sistema de Información Schengen II, que entiendo será el tema central de la discusión del equipo de Puigdemont; 5) Como nadie se ocupa de tratar esa alerta, sigue activa en el Sistema de Información Schengen II; 6) Detienen a Puigdemont porque salta la alerta al montarse en el avión.

Lo demás… pues ya se verá.

Suscríbete
Notifícame
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

88 Comments
antiguos
nuevos
Inline Feedbacks
View all comments
Viure Lliure

Quina visió més innocent. Clama al cel que Puigdemont és un peó en una guerra entre aparells de l’estat espanyol.

Almenys pots estar tranquil, Javier. Quan es comencin a matar altra vegada, inclús el més tonto dels espanyols residents a Catalunya voldrà independitzar-se i reclamarà una pau separada.

Curioso

Junts organiza un sarao folklórico en L’Alguer a pocos días del 1 de octubre e invitan a Puigdemont. Todo el mundo sabe que la euroorden está activa y que viajar en avión es una forma de provocar una detención automática una vez pise tierra. Igualmente es conocido que al estar impugnada la decisión de retirar la inmunidad parlamentaria y pendiente de resolución (el auto de 30 de julio solo viene referido a las medidas cautelares) es muy improbable que nadie acuerde extradición alguna hasta que el TGUE se pronuncie. La detención y posterior liberación beneficia claramente a Puigdemont y a Junts (ambos muy necesitados de protagonismo). Normalmente blanco y en botella suele ser leche y la vieja pregunta «cui prodest» suele ser camino seguro a la respuesta correcta.

Saludos!

Abraham

Chapuza monumental del TGUE, entonces, aceptando de la Fiscalía unas garantías que solamente el Supremo podía dar (de hecho el TGUE sólo podía basarse en ello para una resolución si existiera un documento escrito del TS estableciendo la suspensión de la OEDE hasta que el TGUE no se pronunciara).

¿De qué me hace acordar esto? Ah, sí: de cuando Zapatero le dijo a Montilla que aprobaría lo que saliera del Parlament y después Montilla quedó ofendidísimo porque ZP no cumplió lo que no estaba en sus manos prometer en primer lugar.

Cristóbal

Adivina adivinanza: que alguien nos explique por qué Urquinaona si y Urquitellona no, jejeje…: https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/doble-rasero-policial-independentistas-colau-macrobotellones_541410_102.html. Es lo que siempre decís: en cuanto alguien le rompa un escaparate de su negocio a un indepe señalado veréis qué rápido intervienen los demócratas mossos, jajaja… Por el poble, por supuesto.

Cristóbal

A ver, a quién le hacemos caso? A este: https://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2021-09-28/aragones-ensaya-giro-centro-pujolismo-independencia-largo-plazo_3297807/? O a este: https://opinion.e-noticies.es/la-puntita/es-la-guerra-137683.html? Me da la impresión de que el 1-O está muy cerca y hay que aprovecharlo para que otros no se conviertan en los guardianes del tarro de las esencias. Luego ya veremos, no?

David Hernando
Cristóbal
Cristóbal

Aquí tenéis la mejor explicación de la movida de hoy de Llarena: https://confilegal.com/20210930-el-juez-llarena-pide-a-la-justicia-italiana-la-entrega-de-puigdemont-a-espana/. No creo que sirva de mucho, pero se lo pone difícil a la jueza italiana, jejeje…

Cristóbal

Buenes dies, coleges. A la espera de lo que suceda mañana con lo del Puchi y sus mariachis (que no será mucho, más bien nada, según creo), me he interesado por algo que siempre me ha intrigado: el lenguaje jurídico y sus no sé si muchas ‘refriegas’ con el lenguaje común y corriente. A ver si Don Javier nos lo aclara: la clave de la posición de Llarena está en el punto 25 de la recomendación del TJUE sobre tramitación de la euroorden (ver foto). Esa redacción no puede ser más ambigua: oiga, si se suspenden las actuaciones, se suspenden y punto, sin hacer referencia a que el juez nacional siga teniendo o no la competencia para acordar lo que sea… Tal y como está redactado, parece querer decirle al juez nacional que oye, que sí, que eres competente, pero hasta que yo decida sobre tu cuestión abstente. La versión en inglés, sin embargo, parece un pelin más clara: “Although the referring court or tribunal may still order protective measures…” Aquí no se habla de mantener la competencia, sino de que el juez nacional ‘todavía puede dictar medidas protectoras’… en qué quedamos, se puede o no se puede?

02052021-FCE2-4E7F-9908-0A002BA1D772.png
Abraham

Circula en Twitter un excelente artículo de Luis Haranburu Altuna sobre los estragos que la inmersión en euskera. Peor rendimiento en los tests, retraso educativo y comunicativo y sacrificio general del interés del alumno en el altar de la identidad.

En Cataluña la situación es distinta, porque el catalán sí se usa en la sociedad y porque la distancia lingüística con el castellano es mínima. Pero no deja de ser cierto que los tests no nos dan tan bien como podrían dado el nivel económico de la comunidad, y haría falta un estudio, que ni la Generalitat ni el timorato Ministerio harán, sobre las reales consecuencias de excluir el castellano en la primera enseñanza de personas que lo tienen como lengua de uso diario.

Abraham

Volviendo al tema extradición de Puigdemont, estaba reflexionando últimamente sobre la infantilidad absoluta con que se está analizando el tema. Las fuentes procesistas pero, ojo, también las constitucionalistas esgrimen un discurso de fracaso de la justicia española, de bofetadas constantes de tribunales extranjeros, etc.

Cuando, de hecho, lo que está ocurriendo en el caso Puigdemont es lo normal, es lo que sucede habitualmente en todos los casos comparables en que alguien con recursos suficientes para montar pollos judiciales se fuga de un país y después aprovecha todos los resquicios legales a su disposición para evitar ser extraditado, como le ha ocurrido a Suiza con el pirata informático Hervé Falciani, a Estados Unidos con el pedófilo Roman Polanski o a la propia España con la etarra Pepona hasta que Estrasburgo le dijo basta a Bélgica. No hay nada de extraordinario en ello ni los tribunales del país que pide la captura quedan en lo absoluto desautorizados porque uno o varios o incluso todos los demás países se nieguen a extraditar al procesado. Me desespera que nadie desde el sistema de justicia español o aun desde las tertulias exprese esto con claridad, y que se acepte sin más el argumento infantil de que como los países no entregan de inmediato a Puigdemont España está quedando en ridículo o habría que retirar la OEDE.

Me recuerda esto la etapa en que Urdangarín estaba agotando los vericuetos del Estado de derecho para evitar entrar en prisión. El sistema indepe-podemita no paraba de repetir infantilmente «y Urdangarín suelto en Suiza», y una porción increíblemente grande del público adhería a este cortoplacismo, incapaz, como los animales, de hacer una especulación informada sobre el futuro. Después el cuñado real efectivamente terminó en la cárcel, y ahí todo el mundo dejó súbitamente de hablar de Urdangarín y de la sesgada justicia española que jamás iba a condenar a un pariente político de la familia real.

Last edited 15 días hace by Abraham
Abraham

Cómo me gustaría a veces, Javier (pero nunca me hacés caso cuando te pido cosas así, lo cual comprendo porque todos tenemos muchas cosas que hacer), que usaras tus sólidos conocimientos jurídicos para rebatir construcciones seudoeruditas de comentaristas que, en el mejor de los casos, no tienen idea de lo que están hablando.

Me refiero en esta oportunidad a una tribuna de Ignacio Sánchez-Cuenca en El País (registro obligatorio, pero se pueden leer gratis 10 artículos/mes). Este catedrático de ciencia política comenta que en el caso del separatismo catalán hay dos principios en pugna, el de la legalidad y el democrático. El primero requiere que las partes cumplan las normas establecidas; el segundo, que el pueblo dé su consentimiento a ser gobernado. La tradición liberal española opta contundentemente por la legalidad, pero la anglosajona admite la importancia del consentimiento. El gran problema hasta ahora es que una parte importante del pueblo catalán no consiente ser gobernado por España, pero España no da una salida a esta disconformidad, amparándose en la ley que prohíbe las secesiones.

El hecho es que el artículo, aunque falaz, está bien escrito, y habilidosamente cuela peticiones de principio y esquiva objeciones. Por ejemplo:

  1. Habla de consentimiento, pero no establece un mecanismo para mensurarlo. Usa palabras comodín como «muchos catalanes» o «una gran parte de la población», sin establecer una exigencia de mínimos a partir de la cual las reivindicaciones deban ser atendidas.
  2. No analiza en ningún momento el hecho de que, a su vez, los catalanes constitucionalistas en ningún momento dieron su consentimiento a ser arrastrados en una lucha que no es la suya.
  3. Tampoco analiza otros casos de consentimientos en conflicto, como que los ingleses no consientan ser regulados por Bruselas y los escoceses sí, lo cual se saldó satisfaciendo solamente a los primeros.
  4. No tiene en cuenta que un pueblo tiene muchas herramientas a su disposición para quitar el consentimiento (por ejemplo, negarse a pagar impuestos, o votar masivamente en blanco en las elecciones), y que los separatistas catalanes no han explorado ninguna de ellas, lo cual puede ser indicativo de que tan disconformes no están.
  5. No parece preocuparle que el populismo, a veces, pueda manipular la falta de consentimiento de la población (expresada más en lo gestual que en ningún acto concreto) para transformar un problema falso en uno verdadero (como en el Bréxit).
  6. No establece límites para los que supuestamente no consienten. El hecho de no consentir ya parece eximirlos de cualquier sentido de la responsabilidad o del realismo.
  7. Afirma que el principio de la legalidad no funciona en países plurinacionales, pero no dice nada sobre si el principio del consentimiento puede aplicarse a regiones que también son plurinacionales.
  8. Y finalmente llama a las autoridades españolas y catalanas (por suerte no dice «los españoles y los catalanes») a no enrocarse en sus respectivos principios, como si mantener el statu quo fuera algo de la misma gravedad que amenazar con una separación unilateral.

En fin, seguramente vos podrás diseccionarlo mucho mejor y encontrarle más contradicciones y hasta publicar una entrada, pero aunque no lo hagas quizá en estos comentarios podamos entre todos aportar refutaciones para usar frente a quienes esgrimen estos argumentos de Sánchez-Cuenca.

Raul

Buenos días,

Leo esto (https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/tgue-rechaza-recurso-junqueras-escano-sole_547446_102.html) y, sinceramente, no sé hasta qué punto es importante, o no. Imagino que ya poco o nada, que en su día fue un recurso puesto por Junqueras para bla bla bla…

Estaría muy bien que, quien tenga tiempo, conocimiento y ganas, hiciese un listado de las contiendas judiciales que el proceso ha generado, tanto a nivel nacional como europeo, y cómo se han ido saldando, con un brevísimo resumen, si es que es posible, de lo demandado por quien interpuso la denuncia/recurso/suplica/… y de lo a argumento por quien resolvió. Lo digo porque es, para mí, y seguro que para la mayoría de ciudadanos, demasiado largo de seguir, y creo que ya no tiene sentido sólo ver la «ultima novedad» de un punto concreto de toda la batalla, sino el dibujo global de la situación.

Saludos.

Cristóbal

A ver, Don Abraham y demás lingüistas y semióticos de por aquí: que alguien me ponga un ejemplo más ajustado que este de lo que es el tufo/tufillo (que no ’deje’, jejeje…) supremacista: https://www.elnacional.cat/enblau/es/television/andreu-den-eynde-dependiente-habla-catalan_657215_102.html. Qué asco!

Juanmari

Parece ser que los letrados del Congreso han hecho un cursillo con los letrados del Parlament sobre inhabilitación y eso. Marchena habrá flipado «otra vez no, otra vez no». Pero tranquilos que Echenique (sic) ha hecho un hilo en Twitter explicando la sentencia del Supremo. No lo pongo porque con los indepes ya vamos sobraos pero vamos. Nunca hemos sido un país con gran respeto a sus instituciones o con instituciones dignas de respeto si preferís pero este nivel de ataques cruzados no lo recuerdo.