Lo tienen todo planificado

En los momentos de apogeo del separatismo (2012-2017), especialmente en aquellas fechas de súbitas conversiones (2012-2015), era muy frecuente escuchar la frase «…lo tienen todo planificado…«, refiriéndose al genial plan mágico y secreto con que las fuerzas separatistas lograrían la secesión. Nunca nadie fue capaz de precisarme qué quería decir «…lo tienen todo planificado…» más allá de lo que ya sabemos: un golpe de Estado que nada tenía de democrático ni de liberal.

Ese «lo tienen todo planificado» contenía también un tono de absoluta suficiencia del tipo «qué tontos sois, que los separatistas lo sabemos todo y los demás no os enteráis de nada«.

Claro que, como el tiempo pone en su sitio casi todo, ahora tenemos a uno de los expertos en planificación, como Gonzalo Boye, exponiendo unos argumentos un tanto distintos. Escribe en su último artículo en ElNacional que los diversos poderes del Estado se han conchabado contra el separatismo y que: «todo forma parte de un plan perfectamente orquestado para reprimir a unos y amedrentar a otros y, así, terminar por cargarse el procés».

Seguir leyendo Lo tienen todo planificado

Dos detalles del Grupo de Trabajo de la ONU que no pasan desapercibidos

Ya tenemos, casualmente, la publicación del segundo informe del Grupo de Trabajo de la ONU relativo a Forn, Rull, Romeva y Bassa. Como el WGAD, para el caso concreto que nos ocupa, ha sido objeto de escrutinio y, en su caso, de descrédito, nada hay que añadir por ahí, así que vamos directos al asunto.

Se trata de dos detalles que me han llamado mucho la atención. El primero es mera hipótesis; el segundo, escandaloso.

Primer detalle. La fecha en que se hace público el informe de hoy. Si atendemos a la copia que se ha publicado, que es la enviada a Ben Emmerson, vemos que en la parte superior de la primera página de la Opinión figura «Distr. general 18 de junio de 2019«. En la carta dirigida a Ben Emmerson, fechada a 4 de julio, se indica que se ha remitido al Gobierno con 48 horas de antelación, o sea, el 2 de julio. Por lo tanto, 14 días después de la «Distr. general 18 de junio de 2019″.

Seguir leyendo Dos detalles del Grupo de Trabajo de la ONU que no pasan desapercibidos

Sobre la cuestión prejudicial al TJUE

Cristóbal aportaba ayer el enlace al Auto de la cuestión prejudicial sobre el alcance de la inmunidad parlamentaria de Oriol Junqueras. Después de reunir el valor suficiente para leérmelo entero, os he de decir una cosa: en un duelo con Marchena, lo más prudente es huir. Rápido y sin mirar hacia atrás.

Como analizar el Auto desde un punto de vista estrictamente técnico da para un artículo de corte académico bastante aburrido, mejor leer la acertada síntesis práctica de Cristóbal, quien se tomó la molestia de leer el Auto y dejar este comentario en la anterior entrada, que al final complementaré con un apunte mío:

Seguir leyendo Sobre la cuestión prejudicial al TJUE

Las verdades de Javier Cercas

Recordaréis que la columna de Javier Cercas titulada «La gran traición» causó un gran escándalo entre esos señores que dicen aceptar de buen grado la pluralidad de opiniones y después perpetran artículos para demostrar que es mentira y, además, la respuesta tiene el nivel de un niño de cinco años; y perdón para los niños porque ni se les ocurriría.

Este miércoles (día 26 de junio), Javier Cercas estaba en la SER e, inquirido por Pepa Bueno sobre esa columna,  habló con total claridad, en unos términos que vale la pena reproducir, tanto el corte de audio como por escrito porque, con los matices de siempre, aspectos en que se coincidirá y otros que no, me parece un buen compendio de las ideas base que desprende el conjunto de muchos de los comentarios que estos días he leído en el blog (gracias a todos, como siempre).

El corte que destaco del discurso de Cercas dice así (en la parte inferior tenéis el audio):

«Ahora bien, llegó un momento -el momento de la verdad siempre llega- en septiembre y octubre de dos mil diecisiete, en el que supimos, sin posibilidad de duda, que no éramos catalanes, que no computábamos como catalanes.

Es decir, que no bastaba con vivir y trabajar en Cataluña y querer ser catalán como lo hemos querido ser, o como yo lo he querido ser, y como tantísimos otros, sino que además había que ser separatista. Y esa es la palabra, independentista no es la palabra, la palabra es separatista. Lo que se quiere aquí es la separación, no la independencia; la independencia es una fantasía, la separación es más o menos una realidad.

Y no éramos catalanes por un motivo, por una evidencia flagrante, flagrante.  Y es que, en primer lugar, los sucesivos gobiernos separatistas hablan en nombre de toda Cataluña por sistema y, en segundo lugar, y como consecuencia de esto, en realidad plantean que el problema que vivimos aquí es un problema entre Cataluña y España y esto es falso. El problema es un problema entre catalanes, más de la mitad de los cuales, repito, más de la mitad de los cuales hemos dicho por activa, por pasiva, en elecciones consecutivas de todos los tipos, que no queremos la separación.

Pero esto parece que no, que no cuenta, que no existe y se sigue hablando de -no solamente los separatistas, sino mucha otra gente- de esto es un problema entre Cataluña y España. Y esto es falso. O sea, nosotros hemos sido fieles, te lo repito, al pacto fundacional de la Cataluña democrática y aquí ha habido unos gobiernos, sucesivos gobiernos separatistas, que han roto ese pacto y que han dicho que eso no contaba, que ya no servía. Y eso sólo tiene una palabra: se llama traición.

Y el resultado de eso es lo que estamos viendo ahora, es decir, que Cataluña está dividida. Ya sé -no sé qué opinará Enric Juliana, estoy seguro que está de acuerdo conmigo al menos en esto-, ya sé que hay gente que dice Cataluña no está dividida. Eso ponerse una venda en los ojos, es decir, ¿sabes por qué? porque lo peor es que si tú no reconoces que tienes un problema no  lo puedes solucionar. Y ese es el problema, que aquí no se reconoce el problema»

CONCLUSIÓN. Lo de siempre: no es necesario estar de acuerdo con todo el discurso de Javier Cercas. Matices, sutilezas, discrepancias, etcétera, son irrelevantes frente al núcleo central de la idea transmitida: quien no es separatista, queda expulsado de la ciudadanía.

La manipulación informativa del Síndic de Greuges

Si el otro día comentaba que el Síndic actuaba contra todos los catalanes que no compartimos la pulsión separatista, hoy toca decir que el Síndic, además de lo anterior, tergiversa y manipula la información.

El motivo lo adelanté en un comentario y era este titular que se lee en la misma página del Síndic: «El síndic comparece en el Parlamento británico para explicar la situación de los derechos humanos en Cataluña«. Como bien sabemos, la conjunción de las palabras «Parlamento británico» (o Westminster) y separatismo nos conducen al APPGCatalonia (enlace para novatos; los demás, ya conocéis de qué va).

Con los pocos escrúpulos característicos del separatismo , leemos: «El síndic de greuges de Cataluña, Rafael Ribó, ha comparecido ante el Parlamento Parlament britànic con la ponencia “La situació dels drets humans a Catalunya: apel·lació al diàleg i a la llibertat”, en la sala Margaret Thatcher, de la Portcullis House de Londres.«

La frase siguiente aclara: «El acto, organizado por The All Party Parliamentary Group On Catalonia (APPC), ha otorgado voz a dos de los testigos excluidos por el Tribunal Supremo en la causa especial sobre el proceso: por un lado, el síndic; y por el otro, Sir Hugh Orde, ex máximo responsable de la policía en Irlanda del Norte y expresidentes de la Asociación de Inspectores en Jefe de la Policía, quien fue el autor de un informe relacionado con el 20-S y el 1-O, en el que concluyó que en ninguna de ambas fechas la multitud mostró intención alguna de ser violenta o de cometer un delito.«

Vayamos por partes para reiterar lo que sabemos: que el Síndic manipula, por no decir algo peor.

Seguir leyendo La manipulación informativa del Síndic de Greuges

Los éxitos de Puigdemont

Esta noche, Guest nos ha aportado un valioso y trabajado comentario sobre los éxitos de Puigdemont y su equipo que merece una entrada por méritos propios y que dice así:

Criticar la última ocurrencia de Boye y Cia. parecía un ejercicio estéril, así que he decidido ser productivo y tirar de la hemeroteca.
Voy a hacer un breve recuento de los periplos que Puigdemont y su ejército de abogados han tenido ya con la JEC y lo que ha hecho Europa al respecto.

– Primer periplo, Puigdemont intenta ser investido presidente de forma telemática. La JEC dictamina que eso no es posible, y que el acatamiento ha de ser presencial. El equipo judicial de Puigdemont discrepa, pero finalmente han de atenerse a la realidad y Quim Torra es investido. https://www.elespanol.com/espana/politica/20180129/puigdemont-alega-supremo-no-necesita-autorizacion-investido/280972916_0.html

– Puigdemont afirma que si es eurodiputado tendrá inmunidad desde el momento cero y podrá pisar España sin peligro de ser detenido. Los servicios jurídicos del Parlamento Europeo le desmienten casi de inmediato. https://maldita.es/malditodato/puigdemont-no-lleva-razon-ni-sera-eurodiputado-automaticamente-ni-tendra-inmunidad/

– Puidgemont se querella contra 2 miembros de la JEC por prevaricación, la querella es inadmitida https://www.europapress.es/nacional/noticia-juez-inadmite-querella-puigdemont-contra-dos-vocales-jec-no-ver-indicios-prevaricacion-20190521123238.html

– Puigdemont intenta acreditarse como eurodiputado provisional directamente en la sede del Parlamento Europeo, no se le permite la entrada a ese efecto. Posteriormente consigue entrar como invitado de alguien que sí pudo acreditarse. https://www.lavanguardia.com/politica/20190529/462561694686/parlamento-europeo-no-deja-entrar-puigdemont.html

– El ejército de abogados de Puigdemont impone recursos antes de la proclamación de los eurodiputados electos, exigiendo cosas recogidas en ningún reglamento o ley (¿cómo que la deliberación fuera pública? Agradecería que alguien profundice en este aspecto). No solo se inadmiten los recursos, sino que aparentemente la falta de buena praxis jurídica brilla tanto por su ausencia en los escritos de Boye que el TS ha multado al partido político al que representa Puigdemont por mala fe. https://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2019-06-14/supremo-multa-puigdemont-mala-fe-batalla-legal-escano-europeo_2070646/

– El parlamento europeo se declara no competente para comentar el veto a Junqueras (y me perdonarán uds. el  enlace).

https://www.naciodigital.cat/noticia/182118/eurocambra/es/nega/valorar/decisio/suprem/impedir/junqueras/agafi/acta

En resumen, y citando el enlace de maldita “… Pero las mismas fuentes del Parlamento Europeo nos aseguran que en los procesos electorales europeos, prevalecen las leyes electorales de los estados miembros y, por lo tanto, candidatos y electores se tienen que ceñir a su ley nacional correspondiente”. La misma ley que le impidió al sr. Puigdemont ser investido president le ha impedido acreditarse como eurodiputado. A menos que pase algo muy extraño, es previsible que Europa haga una repetición de dejar a Puigdemont & Cía. en las puertas del Parlamento, o, en todo caso, dejarles tomarse algo en el bar.

CONCLUSIÓN. Muchas gracias, Guest, por el trabajo y el esfuerzo recopilador para acreditar que las jugadas maestras no suelen funcionar.

Apelación al Síndic de Greuges

Si por algo se ha destacado el separatismo y su colonización de las instituciones, organismos y medios públicos ha sido por expulsar toda voz, pensamiento o idea que no comulgue con su objetivo. Dicho de otra manera: las instituciones se utilizan en contra de quienes no compartimos la idea separatista.

Justo en esa línea se inscribe la entrada de hoy y, también, la columna de esta semana de Javier Cercas en ELPAIS (gracias por el enlace, Juan): «Para los políticos separatistas en el poder, los catalanes no somos quienes vivimos y trabajamos en Cataluña, sino sólo quienes, además, son buenos catalanes, fieles a la patria y votan lo que hay que votar. Los demás no somos catalanes, no contamos, no existimos«.

El ejemplo del que me valdré para ilustrar el uso en contra de quienes no estamos por el separatismo es el reciente comunicado – apelación del Síndic de Greuges, de fecha 14 de junio (esta noticia la aportó Juanmari), que lleva por título: «Apelación del Síndic de Greuges al diálogo político, la participación y la libertad«.

Me limito al punto 1 del comunicado, que dice así y cuyos apartados resaltados de color rojo y negrita he destacado:

Seguir leyendo Apelación al Síndic de Greuges

Los enemigos de la democracia liberal

Merece la pena repetir que el separatismo es enemigo de la democracia liberal. El asunto de la alcaldía de Barcelona, la posible candidatura de Ada Colau y, quién sabe, los votos de Manuel Valls, nos están dando muchos y claros ejemplos del entendimiento de la democracia por el separatismo: solo vale si gana su opción y solo se aceptan los resultados cuando les favorecen.

En la anterior entrada se han incluido algunos ejemplos por la vía de los comentarios y me ha parecido interesante crear una entrada para perpetua memoria.

Tendremos suficiente con la entrevista a Meritxell Budó en ElPunt, de la que por supuesto hay que recordar la frase de que existe una «operación de Estado» para evitar que la alcaldía corresponda a Ernest Maragall. Os advierto de que el chascarrilo «operación de Estado» ha sido asumido por el separatismo de tal modo que algunos de vuestros amigos os lo repetirán acríticamente; os pido mesura y evitad la risa en su cara, que los hay muy susceptibles. Ni se os ocurra discutir por esto: es inútil.

Reproduzcamos la expresión tal y como aparece en ElPunt, que puede ser repetida sin duda alguna por cualquier separatista que se precie y siga el dictado de sus medios y líderes (?) preferidos: «És clarament una operació d’Estat que té com a objectiu final que la capital de Catalunya no la governi una formació independentista i que no hi hagi un alcalde independentista al capdavant. Davant d’això el que cal de les formacions independentistes és una resposta de país«.

Análisis rápido: 1) Se recurre a la repetida figura del «pérfido Estado», muy en la línea populista característica del separatismo; 2) Si el alcalde no es independentista, nadie más tiene derecho a hacerlo, por mucho que las mayorías legales conformadas sean otras; 3) Como no se acepta la aplicación de la Ley, se «buscará» otra solución; 4) La solución será «de país«, que significa que solo son «del país» los separatistas y los demás, bueno, los demás no se sabe por qué tienen derecho a voto.

Si acertáis a ver algún atisbo de democracia liberal, a continuación os dejo mi móvil para que me lo expliquéis. Pero como no veo, es innecesario que lo publique.

También vale la pena recordar cómo se acepta entre el separatismo, en este caso por entrevistador y entrevistada, los resultados de sus autoplebiscitos:

«Les pròximes eleccions seran plebiscitàries?

En el context polític que estem, totes les eleccions tenen un component de plebiscit.

Si se superés el 50%, es podria declarar la independència? (…)«
Nos sabemos de memoria el asunto: un plebiscito que no es ni ha sido, pero que si por casualidad un día reuniese más del 50%, en tal caso sí que sería plebiscito y valdría y no sé cuántas cosas más. En fin. De nuevo, enemigos de la democracia liberal y de «aceptar resultados«… cuando no les favorecen.
CONCLUSIÓN. Es innecesario buscar para encontrar cada día este tipo de mensajes porque nos damos con ellos de frente. Sí que es necesario recordar que son enemigos de la democracia liberal (y de muchos otros conceptos unidos al anterior, pero es que entonces habría que publicar un par de libros).

Diferencias de base conceptual

Hoy leía un artículo publicado por «La Vanguardia» de José Antonio Martín Pallín, titulado «Rebeldes sin armas«, donde, en definitiva, Martín Pallín sostiene la inexistencia del delito de rebelión y una «injustificable e infundada prisión preventiva«, lo cual supone, por extensión, que el exmagistrado considera que no hay delito alguno o, por lo menos, de suficiente gravedad como para acordar prisión preventiva.

El problema de tales aseveraciones de Martín Pallín es que descansan sobre presupuestos totalmente equivocados, lo cual provoca que existan unas enormes diferencias de base conceptual, que se observan desde el primer párrafo.

«He visto y escuchado, en las televisiones internacionales, numerosas informaciones sobre guerras civiles y grupos rebeldes, armados como un verdadero ejército. Ninguna noticia sobre juicios penales por rebelión contra la presidenta de un Parla­mento o los miembros de un gobierno por desarrollar sus funciones políticas«.

Por simplificar y para no enredarnos con cuestiones conceptuales que lo único que hacen, en un caso que todos conocemos hasta la extenuación, es alargar innecesariamente la cuestión: ¿la conducta de la presidenta del Parlamento o de los miembros del gobierno fue la normal dentro de sus prerrogativas, incluso en el caso, nada inhabitual, de que deba ser corregida o rectificada por un Tribunal? ¿O fue una transgresión clara, directa y frontal contra el núcleo fundamental de todo el ordenamiento jurídico, prevaliéndose de su posición institucional, para lograr un fin ilegítimo e ilegal? A estas alturas, se ponga como se ponga quien quiera, no cabe duda de que se trata del segundo caso.

Seguir leyendo Diferencias de base conceptual

Cuando un secesionista «toma nota»

Es lugar común afirmar que determinadas corrientes del secesionismo -las dominantes del discurso público, por otra parte- practican conductas con cierto aire de intimidación, lo cual abona la tesis de que el secesionismo se presenta bajo una apariencia que no se corresponde con la realidad. El ejemplo más cercano, este conocido tuit de Josep Lluís Alay, más propio de un régimen autoritario (o algo peor) que otra cosa.

En la captura que os he puesto no se ve, pero el hecho que motivó la ira de Alay fue esta frase de Lola García referida a la documentación oficial de Puigdemont: «En cualquier caso, su DNI expira el 3 de febrero próximo, lo que complica esa posibilidad, aunque cuenta con el pasaporte, que caduca el 3 de agosto del 2022.»

Sobre el tuit de Alay, me vienen a la mente varias reflexiones:

  1. Alay dice que confirma la información publicada por Lola García. Muy bien por Alay, difundiendo y confirmando información de la documentación oficial de Puigdemont.
  2. Alay dice que no sabe que El Confidencial publicó la fecha de caducidad del DNI el 14 DE ENERO DE 2019. Bien por Alay.
  3. Alay dice que no sabe que el mismo Puigdemont confirmó la fecha de caducidad de su DNI ante el diario Clarín, en una entrevista publicada el 30 de marzo de 2019, hace poco más de dos meses.De nuevo, bien por Alay.

Sí, claro, en ninguno de los anteriores apartados se ha hecho mención a lo que parece ser un nuevo dato aportado por Lola García, que sería la fecha de caducidad del pasaporte de Puigdemont, ese dato que parece ser confirmado por Alay.

Ese es el punto de debate. Y no, no os voy a sacar jurisprudencia ni argumentos legales a favor o en contra de la difusión del dato. Tampoco voy a argumentar si la libertad de información ampara o no la publicación del dato por parte de una periodista.

Efectivamente, el debate está en si los derechos y las diferencias en el ejercicio de los mismos se resuelven mediante la Ley en una democracia liberal, o si se resuelven con frases que anuncian el advenimiento de una «república» (imaginaria) en que la Ley no existe, dominada por personas que «toman nota» de las ofensas al «jefe«, y que, por supuesto, nada tendría que ver con una democracia liberal. De nuevo, bien por Alay.

CONCLUSIÓN. Si algún día Alay quiere resumir en un tuit la corriente del secesionismo que representa, lo tendrá difícil para superarse.