En pocas palabras

Esta tarde comentaba que me aburre hasta reírme del ‘procés’. Rectifico y sigo. En pocas palabras, porque supongo que en Twitter ya se habrán reído bastante.

1. Este es el último artículo de Albert Soler en Diari de Girona: “La manada de les creuetes“. Entre otros aciertos clarividentes, escribe Soler: “…com que en aquest país ens toca aguantar-nos si no volem ser titllats d’insolidaris i botiflers -això anant bé, perquè si qui ens acusa ha passat un mal dia a l’oficina, ens apujarà el grau fins a «feixistes» o «falangistes», així, tal com sona…“.

2. Este es Carlos Carrizosa, diputado de Ciutadans.

3. Este es Carles Puigdemont, diputado de JxCat huido. [Recordad las negritas del punto 1, escritas por Soler, no por mí]

4. Este es Jordi Graupera, quien se postula para alcaldable secesionista de Barcelona [Recordad las negritas blablabla]. Después, Graupera se ha inventado uno de sus típicos argumentos para justificar que en unos casos es fascismo y en otros no. Zzzz…Zzzz…

5. Y esto son unas fotos del tuitero Casfetera, a quien he acudido -acertadamente; había otros con los que también lo habría hecho- con la esperanza de que me aclarase unas dudas que tenía sobre las palabras de Puigdemont y Graupera; precisamente las fotos se corresponden con el tuit de Graupera.

6. Y esto es todo. ¿TODO? Todo, no, por supuesto. Para refrescar la memoria, me he descargado el vídeo de la infamia del 6 de septiembre. Un pequeño fragmento correspondiente al momento en que Martínez ha retirado las banderas y la Presidenta del Parlamento Carme Forcadell requiere que se vuelvan a poner en su sitio. El vídeo vale la pena. Como la secuencia es muy corta, la repito tres veces porque hay tres personajes principales a identificar con su respuesta verbal y gesticulación patente al requerimiento de la Presidenta. Es un juego muy divertido que os gustará. Seguro. Pista: una señora huida, un señor en prisión preventiva y un Presidente de Parlamento.

CONCLUSIÓN. Al final no han sido tan pocas palabras. La culpa, del último e inesperado vídeo.

Los aromas de la República

Han pasado muy pocos días desde que Torra fue investido (seis días) y tomó posesión (tres días) y ya podemos captar cómo llegan los aromas de la República prometida:

1. La República, decían, era progresista. Aquí, nos explicaba una de las muchas páginas-organización dedicadas a vender sus bondades desde la izquierda (??) independentista, que: “Segons expliquen, si Catalunya ja fos una República independent tindríem una societat molt més progressista i d’esquerres, i es basen en les mesures aprovades pel Parlament de Catalunya suspeses pel Tribunal Constitucional“. De momento, existe consenso en que el nombrado es de derechas y muy de derechas. Que ser de derechas no es un defecto ni una anomalía, lo que pasa es que choca que en un lugar donde nadie dice ser de derechas mande uno de derechas. [Nota: no me he esforzado demasiado buscando enlaces; doy por supuesto que todos hemos escuchado o leído esta palabrería en un sitio u otro].

2. La República, decían, también desde la izquierda (?) derecha independentista [perdón de nuevo por no esforzarme con los links, aunque al menos este es de ERC] sería feminista. Concretamente, la República “será feminista o no será“. Por lo visto, hasta Torra prometió feminismo en su primer discurso de investidura. Ya sabemos lo que ha pasado, con solo tres nombradas de un total de trece, o sea, un exiguo 23%. Tampoco es que uno deba extrañarse, porque si el candidato es muy de derechas, es lógico que actúe como uno de derechas clásico.

3. Esto nos conduce a esos ejercicios de lógica que en tercero de BUP o en COU a algunos les gustaban para dárselas de intelectual:

X dice ser progresista y permite que gobierne uno de derechas

Y dice ser feminista y gobierna con uno de derechas

Entonces, el de derechas, X e Y son de derechas.

Repito: que ser de derechas no es una “anomalía” ni un grave defecto. Lo que pasa es que resulta muy gracioso ver a quienes se autodefinen como progresistas, feministas y no sé cuántas cosas más, bastante a la derecha. ¿Qué será lo siguiente? ¿Comprarse un chalé?

4. El nombramiento de consellers fugados de la Justicia o presos. Prescindamos de sesudas cuestiones técnico-jurídicas acerca de la publicación o no de su nombramiento. A ver: si dos personas están en prisión por participar, presuntamente, en unos hechos dirigidos a separar de forma unilateral, con todos los medios a su alcance desde su posición de gobierno, una parte del territorio, ¿a alguien le parece que “el sistema” se quedará inmóvil (con Rajoy todo es posible) para que vuelvan a ocupar una posición de gobierno, cuando el objetivo más o menos indisimulado es el mismo que los ha llevado a prisión? Con los fugados, ahora que ni siquiera están a disposición de la Justicia -y ya digo que prescindo de cuestiones técnico-legales, que darían para otra entrada, acerca de las lagunas y agujeros legales que ha puesto al descubierto el ‘procés’-, la valoración es parecida. El aroma, en este caso, no es de derechas. El aroma es rancio y conocido: hacerse la víctima.

CONCLUSIÓN. Los aromas que nos llegan son de derechas -con la paradoja de que todos negarán serlo- y rancios. Qué cruz nos ha caído.

Micropercepciones

El entretenimiento principal de la semana en el blog ha consistido, en primer lugar, en comentar el perfil de Torra. Estos comentarios sobre su más que dudoso perfil no se basaban solamente en tuits, sino en escritos de longitud notable, creados como fruto de la reflexión introspectiva de una persona adulta y madura, y no de una noche con alguna copa de más a las cuatro de la mañana con dieciocho años. Vaya, una obra fecunda, con un claro hilo conductor salido de lo más profundo de su ser en la madurez de la vida.

A continuación, bajo la influencia conceptual de lo que significa tener un Presidente de la Generalitat con tan magna obra, los comentarios derivaron a cuestiones más genéricas: lo que nos hemos tragado muchos de los contrarios a la secesión para no indisponernos con amistades, conocidos y demás personas que nos rodean, porque hay que convivir en el día a día y no podemos -ni queremos- estar en tensión a cada minuto. En estos comentarios, al sector independentista se le ha achacado, entre otras cosas, cerrazón e identitarismo, en grado elevado. Las generalizaciones son injustas, etcétera y blablabla, pero resulta que quienes habéis participado con comentarios de este tipo no lo habéis hecho generalizando.

Lo habéis hecho explicando vuestra percepción personal con vuestro entorno concreto, esa gente maja, muy maja, majísima, bellísimas personas… hasta que se les lleva la contraria con el tema secesión, interiorizado como concepto único en la vida (por si tenéis dudas, recuerdo este artículo de Albert Soler de enero de 2016, cuando la CUP se negaba a investir a Mas y todavía no había salido el nombre de Puigdemont; en un fragmento, Soler escribía: “Molts independentistes de saló que somreien quan cridaven in-inde-independència envoltats d’avis i nens tot executant curioses coreogafies cada 11-S, han passat dos dies escupint bilis contra els que han gosat dur-los la contrària. Com –diguem-los pel seu nom– tots els feixistes, eren simpàtics mentre se’ls donava la raó, però amb la discrepància afloren insults, amenaces, faltes de respecte, i qui sap si fets pitjors.“).

Y todo el rollo anterior, para comentar mis últimas micropercepciones, esas que, lamentablemente, una vez más conectan y confirman lo que solemos comentar por aquí:

Micropercepción 1. Comprando cerezas esta semana. Ya me diréis qué tienen que ver las cerezas con la cerrazón. Mucho, amiguitos. Las tenían de Llers (pueblo cercano a Figueres, sus cerezas son muy conocidas, al menos por aquí) y, por dar conversación, se me ocurre decirle al tendero que son de un calibre un poco pequeñas, que me gustan más las de la provincia de Zaragoza (no os creáis que soy un experto, ni que sé distinguir diferencias organolépticas) porque son de mayor calibre (al menos, a estas alturas de la temporada). La respuesta del tendero (simplifico) me deja frito: “Ya, puede ser, ¿pero sabes qué pasa? Que vienen los del lazo amarillo, miran el origen de la fruta y si no les gusta el lugar de origen, no la compran. Les da igual que sea mejor. No la compran. El fresón de Huelva, como no me lo coma yo… los del lazo no lo compran“.

Oh, vaya, y yo que pensaba que los de la revolució dels somriures no eran así… Que eran mucho más modernos y racionales, que evaluarían precio y calidad y, por lo visto, parece que la primera evaluación es el origen de las cosas, por motivos no del todo confesables… Ah, y si es por la huella de carbono de los desplazamientos, supongo que tampoco comerán melocotón de la provincia de Lérida, que son doscientos cincuenta kilómetros; el de Zaragoza, ni me lo planteo. Y los plátanos de Canarias, a verlos en los anuncios, que vienen de muy lejos.

Micropercepción 2. En casa. Comento la micropercepción 1. Cara de “no, si no digo que te lo vaya a mejorar, es que por lo menos te lo igualo“. El resumen es: va a una tienda a comprar una tarjeta de esas de regalo, con una frase más o menos ocurrente, pero con algo de gracia. Escoge una tarjeta (yo no la he visto; dice que “muy mona, bonita y de una calidad que salta a la vista“). Al ir a pagar, comenta con quien la atiende que esta -y otras de series parecidas- era la más elegante/bonita/fina con diferencia (pensad que estoy dramatizando un poco; normalmente no hablamos así). Respuesta: “sí, pero apenas tiene salida y eso que las hacen en una casa buenísima de Barcelona… ¿Ves esas otras tarjetas, que llevan la frase en catalán? [atención: la tarjeta escogida tiene la frase en inglés] No son nada bonitas, pero salen que no veas. Por bonitas no será que se venden…”. Ay, amiguitos, que, en los detalles, para algunos cuenta más lo feo que lo bonito. Si en los detalles son así, como serán con los no-detalles…

Como siempre, estas micropercepciones son indemostrables, así que quien se las crea bien y si no también.

CONCLUSIÓN. Micropercepciones, las acumulo a dojo (a raudales). Siempre con casos concretos. Siempre identitarias en el peor sentido. De personas con las que uno se cruza y convive a diario. Y aún tienen el valor de decir que no es verdad. Que no es identitario. Que su objetivo no es poner un muro dentro de la misma sociedad en que ¿coexistimos? En fin.

Para cerrar el asunto con algo de risas sin tanta truculencia retorcida. Supongo que habréis leído la carta abierta de James Rhodes publicada en EL PAÍS, con un titular muy llamativo: “A lo mejor no me creéis, pero no os miento si os digo que en España todo es mejor. [Después de editar el resto del párrafo varias veces, lo dejo así: del mismo modo que Rhodes elogia su vida en España, otros elogiarán su vida en Francia, en Italia o cualquier otra parte del mundo]

Pese a los elogios que vierte, en este blog de desagradecidos ni siquiera lo hemos enlazado, y eso que contiene una frase memorable, merecedora de mis mayores respetos: “Impresiona también la cantidad de gente con talento que se llama Javier“.

Qué ojo tienes, James, qué ojo. 😀 😀 😀 😀 😀 😀 😀

La fractura moral

La investidura de Torra nos deja otra fractura más en la cuenta del procés: la fractura moral, esa con la que nos han deleitado nuestros medios “favoritos” blanqueando, justificando o mirando (perdón por tanto gerundio) para otro lado con el impresentable historial articulista del President.

No hace falta añadir más, salvo recordar que el trabajo para documentar esta breve entrada lo completó Alex durante el fin de semana: hagiografía de TorraTorra y su contextoTorra y los BadiaTorra y la impermeabilización sin tela asfáltica.

Y para recordarnos que lo primero es lo primero, o sea, nacionalismo del más identitario, recuperemos el tuit (gentileza de Juanmari) de Graupera, quien nos enseña el altísimo grado de intelectualidad ínsito en los postulados de Torra. Sobra decir que os podéis ahorrar el rollo-hilo de Graupera.

CONCLUSIÓN. La fractura moral. Sin precedentes, no. Siempre ha estado ahí.

A la manera secesionista

Si hay algo que no soporta el secesionismo en general y el separatismo en particular es la diversidad en la opinión y el rigor en la información. En el ‘antiguo’ Cita Falsa tenemos ejemplos a mansalva, pero no se trata de tirar de casos ya pasados, sino de la actualidad, por aburrida y pesada que resulte.

Hoy, el director de Diari de Girona, Jordi Xargayó, publica un artículo de opinión titulado “Llibertat de Premsa?“, que vale la pena leer:

  • Por una parte, recuerda que el jueves pasado, fiel a su costumbre, el separatismo bloqueó la creación de una Comisión Parlamentaria sobre el espionaje que se imputa al cuerpo de Mossos d’Esquadra a políticos y periodistas no afines. Como muy bien recuerda Xargayó, el separatismo es el que nos promete llevarnos al paraíso de las libertades (risas). No está de más recordar que el separatismo también liquidó la Comisión del caso Vidal. ¡Ah!, también tuvo mucha gracia que la diputada de la CUP -formación que estaría entre las espiadas, y aun así votaron contra la creación de la Comisión- que intervino para justificar el bloqueo de la Comisión de espionaje dijera que se trataba de una cuestión de “procedimiento”. El procedimiento, eso que el separatismo se salta un día sí y otro también, fiel a sus principios. Como recordaba El Confidencial en su crónica, “JxCAT y ERC optaban por un silencio vergonzante“. A la manera independentista, esa que pretende sacarle los colores a los demás.
  • Por otra parte,  se refiere a los insultos que recibe últimamente Albert Soler procedentes del independentismo. Xargayó lo focaliza en los cupaires, pero yo lo extendería al independentismo en general, como el mismo Soler ha explicado en alguno de sus artículos, como el de ese día en que fue a ayudar a la mudanza en un pueblo del interior y su presencia no pasó, ni mucho menos, inadvertida. Soler comete dos pecados inasumibles para el separatismo: el primero, la crítica; el segundo, ay amigos, que llamándose “Albert Soler”, en principio es “de los suyos“. Y lo de la crítica, pues mira, tiene un pase si te llamas José García, porque se ignora tu opinión y con decir que eres un facha, que vota al PP o C’s, queda completado el paquete argumental infalible. Pero llamándote Albert Soler, el paquete no funciona igual, y duele más en ese corazoncito esponjoso y acogedor… con todo aquel que siga la corriente. ¿Reacción ante la crítica de Soler? Bueno, leed algunas de las consideraciones que recoge Xargayó.

CONCLUSIÓN. A la manera secesionista. Dárselas de demócrata y transparente, pero, en cambio, silenciar todo aquello que no les favorece o gusta. Dárselas de demócrata, quintaesencia de las libertades de expresión y tomarla con quien expone tus contradicciones y fallos. Y así todos los días.

¿Qué sabemos de la autonomía parlamentaria?

En el antiguo Cita Falsa, este tuit del vicepresidente primero del Parlament nos habría entretenido con aburridos estudios y explicaciones, argumentos en contra o a favor.

Como esto ya no es el antiguo Cita Falsa y me dedico a pasar de vez en cuando algún buen rato por aquí, dejaré de lado el estudio y paso directo a las risas. Conocéis ese dicho mío de que “a cualquier frase pronunciada por un secesionista le sigue, el mismo día, algún hecho o acto que desmiente o deja en mal lugar a ese mismo secesionista“. Bingo.

Hoy le ha tocado al denostado Consell de Garanties Estatutàries, esa institución a la que la mayoría secesionista suele menospreciar (recordemos, una vez más, los plenos del mes de septiembre) cuando no le da la razón. Si le da la razón entonces es otra cosa, como algo infantil, pero no es el tema.

Estaréis al caso del último dictamen del Consell, con motivo de la reforma de la Ley 13/2008 de la Presidencia, a la que se pretende añadir un nuevo párrafo al artículo 4.2 con este texto:

«En cas d’absència, malaltia o impediment del candidat o candidata en el moment de presentar el programa de govern i sol·licitar la confiança del Ple del Parlament, aquest podrà autoritzar, per majoria absoluta, la celebració del debat d’investidura sense la presència o sense la intervenció del candidat o candidata. En aquest cas, la presentació del programa i la sol·licitud de confiança de la cambra es podrà fer per escrit o per qualsevol altre mitjà previst en el Reglament. La votació que denegui l’autorització prevista en aquest paràgraf equivaldrà a una votació d’investidura als efectes de l’apartat 6è d’aquest article.»

Pues bien, el Consell analiza el contenido actual de la Ley 13/2008 y el Reglamento del Parlamento, y lo compara con las consecuencias del redactado que ahora se quiere aprobar y dice (os reproduzco lo mínimo imprescindible; quien quiera más, que se lo lea entero o que pregunte por el antiguo Cita Falsa):

a) Sobre el contenido actual:Per tant, aquesta separació entre els àmbits respectius del reglament parlamentari i de la llei en la normació de la investidura del president o presidenta de la Generalitat és, al nostre parer, respectuosa amb el principi d’autonomia parlamentària, tal com apareix consagrat a l’article 58 EAC. En efecte, tot i que l’Estatut no conté cap remissió expressa a la llei per al seu desenvolupament, té sentit que els aspectes substancials abans descrits de l’elecció del president o presidenta de la Generalitat, que és un acte que té una projecció indubtable sobre el conjunt del sistema polític, es regulin per
una llei «qualificada». Per tant, en els seus termes actuals, la Llei 13/2008 s’ajusta als mandats estatutaris i no envaeix l’àrea reservada al reglament parlamentari.

O sea, que el contenido actual de la Ley 13/2008 no colisiona con la autonomía parlamentaria.

b) Sobre el contenido que se pretende aprobar:4. En canvi, l’article primer de la Proposició de llei que examinem contradiu l’esmentada separació, en atribuir a la llei la regulació de matèries que integren l’àmbit reservat al reglament parlamentari. En efecte, d’acord amb tota l’argumentació exposada, el procediment a través del qual el Parlament debat i vota la investidura del candidat proposat per a la presidència de la
Generalitat només pot ser regulat per la Cambra mateixa. Més encara si considerem que aquesta regulació forma part del nucli essencial de la funció representativa atribuïda als diputats (art. 29 EAC i 23 CE). Consegüentment, el nou paràgraf de l’article 4.2 LPGG que pretén introduir la Proposició de llei examinada entra a normar una qüestió que correspon al Parlament, alhora que modifica de forma substancial la regulació que conté el seu Reglament, com veurem seguidament.

(…)

En conclusió, l’article primer de la Proposició de llei, que afegeix un nou paràgraf a l’article 4.2 LPGG, té com a objecte una regulació que envaeix una matèria que està reservada al Reglament del Parlament i que, per tant, vulnera els articles 58 i 67.2 EAC. Ultra això, en la mesura que permet una investidura en la qual el candidat o candidata està absent de la Cambra, no exposa el seu programa oralment davant el Ple i, fins i tot, no se sotmet a
les intervencions, preguntes, rèpliques i contrarèpliques dels diputats intervinents, constitueix una modificació del Reglament parlamentari al marge del procediment establert a aquest efecte (disp. final primera RPC).

Si tenéis curiosidad por saber lo que dice la disposición final primera del Reglamento del Parlamento de Cataluña: “Primera. Reformes del Reglament. Les reformes d’aquest reglament es tramiten pel procediment establert pels articles 129 i 130, sense la intervenció del Govern.” [Es un procedimiento particular]

Resumido: que la reforma invade la autonomía parlamentaria, esa cosa que algunos tantas veces invocan gratuitamente. Y que, incluso aceptando la posibilidad de que se pudiera regular de la manera en que se pretende, el Parlamento estaría vulnerando su propio Reglamento, tal y como habitualmente suele perpetrar la mayoría secesionista.

CONCLUSIÓN. Con estos mimbres -sin Ley ni Reglamento que valgan- no me extraña que el vicepresidente primero dijera cosas como las que le atribuye el ARA: “…aquesta mateixa setmana el vicepresident primer de la cambra, Josep Costa, assegurava que no era necessari reformar el reglament per incloure nous supòsits d’investidura“.

En resumen: otro invento, que no merece ser llamado astucia, sino continuación de la destrucción de las instituciones. Los hay que dicen saber algo de la autonomía parlamentaria. Lástima que se lo dejen olvidado en algún oscuro cajón cuando les interesa. Y luego que no quieren 155. No, qué va.

Cazadores de ‘fake news’, víctimas de ‘fake news’

Hoy me he pasado el día medio entretenido, en los ratos que he podido, con otra de las grandes noticias con que nos ameniza diariamente la vida la prensa libre: “El Parlament britànic rebutja que Rússia fomentés l’independentisme“.

Es una noticia del ARA -publicada en otros medios de la prensa libre, desinformadora, por supuesto- en cuyo contenido leemos cosas como:

Rússia no era una aliada de l’independentisme. Així ho posa en relleu el Parlament britànic, que ha presentat l’informe d’un expert nord-americà en xarxes socials, M.C McGrath, que desmunta la tesi defensada pel diari ‘El País’, que el mes d’octubre publicava que Rússia fomentava l’independentisme a través de webs de notícies falses i piulades massives favorables el Procés. El text assegura que la teoria de la ingerència dels russos es basa en una recerca “descuidada i esbiaixada”.

L’informe del Parlament britànic afirma que la teoria de la conspiració defensada per ‘El País’ se sustenta en arguments “febles i imprecisos”. (…)

Bueno, ya estamos en lo de siempre: un informe del Parlamento británico, que “rechaza que Rusia fomentase el independentismo“.

Sí, ahora viene eso de demostrar que no es un informe del Parlamento británico, sino que se trata de una aportación particular para el Parlamento del Reino Unido, sobre las que aquí se explican algunas particularidades. No me extiendo más acerca de la demostración argumentada, con enlaces y explicaciones exhaustivas y pesadas, porque tengo una  captura que lo explica todo. Fácil y para niños de tres años.

Pero antes repasemos parte de la prensa libre y sus titulares:

  • Vilaweb.Un informe encarregat pel parlament britànic trinxa la manipulació d’El País sobre les ‘notícies falses’ de Catalunya“. En Vilaweb ya no escriben que sea un informe del Parlamento británico, sino encargado: “… un informe encarregat per la cambra a experts en xarxes socials ha desmuntat les teories…
  • Nació Digital.El Parlament britànic desmunta la tesi que Rússia encoratgés l’independentisme“. Volvemos al Parlamento. Dentro leemos que: “El Parlament britànic ha presentat un informe d’experts que desmunta la tesi que Rússia havia intervingut en el procés català a través de robots i bots per afavorir l’independentisme…“. Aquí, si sabéis leer, como mínimo se da a entender que el Parlamento asume el informe “presentado“.

Ahora, la demostración.

Aaaaahhhhh, ooooohhhhhh. Empezamos a conocer algunas claves:

  1. M.C. McGrath escribe para The Intercept un artículo con Glenn Greenwald (atención, periodista con casi UN MILLÓN de seguidores en Twitter; hasta hoy reconozco que no tenía ni idea de quién es -y si alguna vez lo supe, lo había olvidado-, pero UN MILLÓN es ‘a lot of people’ y tiene un curriculum que ya me gustaría. Si miráis la Wikipedia a alguno hasta se le quita el hipo).
  2. El mismo M.C. McGrath explica que presentó un informe más detallado sobre esta investigación a la comisión del Parlamento británico sobre ‘fake news’. Y en este segundo tuit da el enlace al documento ya conocido que nuestra prensa libre dice que es del Parlamento británico, como si lo hubiera elaborado esta institución, o, incluso, encargado.
  3. A ver, repetimos, que no lo he entendido bien: M.C. Mc Grath, uno de los autores del informe, cuya temática versa sobre las ‘fake news’, dice que lo han elaborado él y Greenwald para The Intercept. Y que ha presentado un informe más detallado al Parlamento británico y su comisión sobre ‘fake news’.
  4. En cambio, la prensa libre dice que se trata de un informe del mismo Parlamento o encargado a su instancia, contradiciendo al propio autor.

O sea: cazadores de ‘fake news’, víctimas de ‘fake news’. No sé si es ironía de la vida o justicia poética.

CONCLUSIÓN. A todo esto, y tras estas breves risas, uno se pregunta qué habrá llevado a McGrath a interesarse por las afirmaciones de David Alandete y EL PAÍS. Sí, gente curiosa existe en todo el planeta. También me parece curioso que personajes de lo más variopinto se interesen por Cataluña y, particularmente, para apoyar al secesionismo.

Otra cosa, y ya que el titular de la entrada es “Cazadores de ‘fake news’, víctimas de ‘fake news’“. A eso de las 20:20 horas (de España) he enviado a los autores un correo electrónico (en mi limitado inglés) con cuatro breves pinceladas de lo que finalmente ha sido esta entrada, advirtiéndoles de que, a mi entender, la prensa libre estaba creando ‘fake news’ a costa suya.

Solo han pasado cuatro horas y nadie me ha contestado. Es muy poco tiempo y seguro que el móvil de alguien como Greenwald es un festival de notificaciones e información a procesar.

Claro que puede ser casualidad (probablemente, porque la diferencia de tiempo es muy poca) pero a las 20:29 (hora de España; si vais a su tuit, probablemente os salga su hora local, que ha sido a las 11:29), McGrath ha colgado el primer tuit de la captura. [Nota: a esa hora, hacía ya unas cuantas horas que McGrath había retuitado a Greenwald y enlaces a la noticia publicada en The Intercept]

En cualquier caso, lo mismo da: elaboras un informe para una comisión de ‘fake news’ y, al final, resulta que te conviertes en ‘fake news’.

Votad, por favor: ironía de la vida o justicia poética. Voto por la justicia poética.

Como siempre, dando a entender lo que no es

Comentaba esta tarde Juanmari que él se había metido en la trinchera. Exactamente no es así, porque a continuación explicaba que “…no tengo ya ninguna empatía por el sufrimiento ajeno en esto del procés, demasiada mentira, fingimiento y ninguna empatía de vuelta“. No es una sensación única e individual y no es de extrañar, porque uno lee cualquier noticia al azar y obtiene lo de siempre: la manipulación, la tergiversación, dar a entender lo que no es o, directamente, la ignorancia.

Leamos la tontería del día. Así, al azar, he clicado una noticia en Nació Digital, con el título: “El parlament suís avisa que no s’extradirà Rovira per «motius polítics»“. Reconozco que soy un ignorante de la legislación suiza, pero que sea un Parlamento el que examine una extradición y adelante que no extraditará por “motivos políticos” (algo tan “novedoso” e “innovador” que lo incluyen legislaciones como la española; cómo os quedáis, ¿eh, eh?) me llama irresistiblemente al clic. Más que nada porque ¿un Parlamento decidiendo extradiciones? Esto es material para el antiguo blog Cita Falsa.

Os reproduzco toda la noticia, que es corta: “Suïssa rebutjarà l’extradició de la secretària general d’ERC, Marta Rovira, si està motivada per “motius purament polítics”, segons ha confirmat el comitè d’Afers Exteriors del Parlament suís, que va examinar el cas en una reunió aquest dimarts. Segons el document publicat després de la trobada dels parlamentaris, ja hi ha un “procés en marxa” per la petició d’extradició a Espanya de Rovira.

“El comitè d’Afers Exteriors ha examinat el cas de l’independentista catalana Marta Rovira, que ha trobat refugi a Suïssa després del seu processament per rebel·lió i sedició a Espanya, per uns delictes pels quals s’arrisca a 30 anys de presó”, assegura el document, que indica que el comitè “ha pres nota” de l’inici del procediment i del fet que “una extradició serà rebutjada si es confirma que la petició està motivada per motius purament polítics”.

De fet, el govern suís ja havia indicat en anteriors ocasions que sempre rebutja totes les peticions d’extradició motivades per causes polítiques.

Venga: directo, duro y a la cabeza. ¿Sabéis cuál es el documento al que se refiere Nació Digital y que extrañamente no enlaza? ¿Por qué será que no lo enlazan Elmon, Ara, ElNacional o Vilaweb?

Porque estaremos de acuerdo en que las menciones al “document publicat” dan a entender algo de cierta enjundia, ¿no? De mayor o menor extensión y con una argumentación más o menos elaborada, pero será algo dotado de empaque, ¿verdad?

Verdad que no, claro. Porque el “documento publicado” es… ¡¡¡una nota de prensa!!! En la que, por cierto, se incluyen unos cuantos temas más aparte del asunto Rovira. Todo lo que dice el “documento” es:

Enfin, la CPE-N a examiné le cas de l’indépendantiste catalane Marta Rovira, qui a trouvé refuge en Suisse à la suite de son inculpation pour rébellion et sédition en Espagne, des délits pour lesquels elle risque jusqu’à 30 ans de prison. La Commission a pris acte du fait qu’il s’agit d’une procédure en cours et qu’une extradition serait exclue s’il s’avérait que les poursuites étaient motivées par des considérations purement politiques.

Aaahhhh, que en una Comisión han hablado del asunto… Qué novedad. Impresionante. Parece -en realidad, es- que lo que ha pasado en Suiza ha sido lo que informaba esta otra noticia: “La diputada Sibel Arslan quiere saber cómo procederá el Gobierno suizo en caso de recibir una solicitud de extradición de España. Con ese fin, la representante de los Verdes quiere que el caso Rovira se trate en la reunión que tiene prevista para esta semana la Comisión de Política ExteriorEnlace externo (CPE) de la que es miembro.

CONCLUSIÓN. Estrictamente, nuestros digitales favoritos no han mentido. Estrictamente, nuestros digitales favoritos han dado a entender lo que no es: que el Parlamento suizo está examinando la extradición de Marta Rovira y que ya adelanta que como sea por motivos políticos, que no extradita. Lo que se suele llamar tergiversar, distorsionar o manipular. Si esto es con lo que convivimos cada día, por supuesto que al final uno opta por ignorar lo que escucha desde el secesionismo subvencionado: siempre está distorsionado, tergiversado o manipulado. No es trinchera, es autoprotección.

¡Ah!, si alguien conoce el “documento” que no enlazan nuestros digitales favoritos, adelante y que lo enlace. Ansioso estoy.

¡Ah!, una información que viene al caso sobre quién decide la extradición:

La Oficina Federal de Justicia decide sobre la extradición (art. 55, pár. 1, de la Ley federal
suiza sobre la asistencia judicial internacional en materia penal).
Sobre el carácter político de la infracción decide el Tribunal Penal Federal (art. 55, pár. 2, de la Ley federal suiza sobre la asistencia judicial internacional en materia penal).

Sí, ya sé que a los que no sois lectores de urgencia del blog esta información os sobra porque la dais por cierta (cosa que os agradezco), pero como me he embalado, acabo con un enlace a la Loi fédérale sur l’entraide internationale en matière pénale:

 Section 5 Décision d’extradition

 Art. 55 Autorités compétentes

1 Après avoir accordé un délai convenable pour se déterminer à la personne poursuivie et au tiers qui s’oppose à la remise des objets et valeurs saisis, l’office fédéral statue sur l’extradition ainsi que sur la remise.1

2 Si la personne poursuivie prétend l’être pour un délit politique ou si l’instruction laisse apparaître des raisons sérieuses de croire que l’acte revêt un caractère politique, la décision incombe à la cour des plaintes du Tribunal pénal fédéral.2 L’office fédéral envoie le dossier au tribunal avec sa proposition. La personne poursuivie a la possibilité de se prononcer.

Pues nada, ya sabéis: quien decide ahora es la Comisión de Política Exterior suiza. Palabrita de digital desinformante.

Demasiadas anécdotas

Una de las categorías desarrolladas en el blog, normalmente relegada a los comentarios,  ha sido la de las micropercepciones, esos sucesos puntuales con base a los que resulta aventurado crear argumentos generales. A veces porque no se puede generalizar, a veces porque la prudencia nos impide generalizar, pese a lo evidente.

Muchas anécdotas. Demasiadas anécdotas como para pensar que nuestras “micropercepciones” son simples hechos aislados, como el que explica Isabel Llauger en uno de los blogs de La Vanguardia, con el título “La anécdota del traidor“. Por prudencia, Llauger también escribe: “Quizás sea solo una anécdota…“.

El brillante estilo con que maneja la reproducción de la palabra “Traidor” -una conversación involuntariamente escuchada, en la que esa infamia se dirige hacia Joan Manuel Serrat- y la tensión que genera en su breve relato me convence de que no estamos ante anécdotas, porque acumulamos demasiadas:

“Sentados ya en un pequeño restaurante asiático recomendado y con ganas de disfrutar del placer de la compañía y de la incorporación de la benjamina de la familia, que siempre aporta alegría y positivismo, no podemos evitar que la conversación ajena de la inmediata mesa vecina se nos haga presente durante toda la comida.

“Traidor”. La cercanía, virulencia y el tono acusador de la contigua comensal de voz invasora nos convierte en oyentes forzosos. “Traidor” capitanea con contundencia y vehemencia el discurso cercano y se mete, sin que queramos ni podamos impedirlo, en nuestra plácida comida de este domingo de abril. “Traidor” sobresale una y otra vez en la charla vecina y se esgrime el indigno vocablo en varias ocasiones con total impunidad y gratuidad asignándosela a Joan Manuel Serrat.

“- Traidor. Canta al Mediterráneo pero él ya no es catalán. Que se vaya a Madrid. Aquí no le queremos ni a él ni a la gente que piensa como él”.

Quizás sea solo una anécdota pero plana entre nosotros una sensación de incredulidad y estupor ante la infamia de la que somos testigos involuntarios. Una nueva incredulidad que se suma a las que, desde hace meses, van llenando un saco de bajezas, canalladas ruindades y mentiras aceptadas, sin fisuras, por demasiados individuos.

Brutal.

Suscribo el cierre de Llauger:

¡Qué triste, lamentable y miserable querer pertenecer a una tierra dónde solo los afines ideológicamente sean tus conciudadanos!

Espero que esa nación excluyente, xenófoba, arcaica y fascista que buscan algunos  no sea nunca ni la mía ni la de los míos.

CONCLUSIÓN. Demasiadas anécdotas para pensar que son solo eso, anécdotas.

Citas de Kelsen para lectores de urgencia

Uno de los riesgos que corres si citas a Hans Kelsen consiste en que te llamen lector de urgencia. Esta cita que hoy os incluyo la conocía desde hace bastante tiempo y no es que pretenda su aplicación automática, pero la he recordado tras ver ese BMW Z4. [Dicho sea de paso: por mí, como si se trata del coche más caro del mundo, pero… después no digas que estás oprimido. Que todos estos son los que se llenan la boca con que están empobrecidos y, en cambio, viven unas vidas con todas las comodidades habidas y por haber, mérito que en absoluto discuto. Pero que no digan que están oprimidos, porque, ejem, no lo parece].

Bueno, vamos con la cita, que no se puede aplicar de forma automática, pero tiene su gracia para lectores de urgencia. Kelsen repasa las formas de gobierno, menciona la Autocracia y, en esta clasificación, la dictadura de partido, hasta llegar a las características del Estado totalitario. Por supuesto, estamos lejos -hoy- de tales clasificaciones.

Escribía Kelsen, hace casi cien años, que “La ideología estatal de las dictaduras burguesas [es] el nacionalismo“.

Como esto se trata de citas de urgencia, otra que se lee en el párrafo inmediatamente anterior a la captura de arriba.

CONCLUSIÓN. Por supuesto que entresacar unas cuantas frases y aplicarlas del modo que a uno mejor le parezca es, como poco, cuestionable. Más todavía cuando, del mismo autor, te puedes encontrar frases y citas que pueden ser usadas en sentido contrario (de hecho, en esta misma obra, las hay; lo digo para los lectores de urgencia del blog, por si los hay). Lo que pasa es que es domingo por la tarde y me aburría.