Traslado de presos preventivos: estaba resuelto hace tiempo

Detrás de las grandes parafernalias y debates sobre el eventual traslado de los presos preventivos se esconde una memoria de pez. O las pocas ganas de leer. O la ignorancia deliberada. O las ganas de generar debates donde no los hay para entretener a la masa con el ‘procés’, el nuevo opio de una parte de la población. Aparte de que un sencillo artículo del Reglamento Penitenciario (art.31) cuya lectura ahora es innecesaria, estipula la competencia desde hace más de veinte años.

Remontémonos al mes de enero de este año dos mil dieciocho.

Con fecha 11 de enero de 2018, se recibió en el registro general del Tribunal Supremo “…escrito presentado por la representación de D. Oriol Junqueras i Vies, en el que, por encontrarse en situación de prisión preventiva por esta causa, solicitaba su traslado a un centro penitenciario de Barcelona.” (incluía otras peticiones, ahora innecesarias).

El auto dictado en fecha 12 de enero de 2018 por el Magistrado Instructor de la Causa Especial 20907/2017 resolvió la petición: “Denegar la petición de traslado de centro penitenciario cursada por D. Oriol Junqueras i Vies, sin perjuicio de que tal reclamación pueda ser cursada a la autoridad penitenciaria competente.

Como siempre, apuesto a que incluso sin conocimientos de Derecho habéis entendido que el Magistrado le decía a la defensa de Junqueras que lo pidiera a la autoridad penitenciaria.

Así lo debió entender, porque según esta noticia de La Vanguardia (y en otros medios) a finales del mes de abril Oriol Junqueras pedía el traslado de centro a Instituciones Penitenciarias (la noticia incluye el escrito presentado).

No obstante lo anterior, en fecha 24 de mayo la defensa de Oriol Junqueras y Raül Romeva vuelve a solicitar, entre otras medidas, “…la necesidad de su traslado a prisión situada lo más cercana posible a su domicilio…”. El final es conocido y el Auto de 14 de junio de 2018 dice que no es competencia “del instructor definir el concreto centro penitenciario en el que deben quedar confinados“.

La novedad no existe porque, con unas palabras u otras, en enero de 2018 se remitía la cuestión del traslado a Instituciones Penitenciarias.

CONCLUSIÓN. A partir del 12 de enero de 2018, si alguien tenía dudas o, simplemente, no lo sabía, la cuestión estaba resuelta. Lo demás, una pérdida de tiempo.

«El golpe posmoderno. 15 lecciones para el futuro de la democracia», de Daniel Gascón

Hacía unos cuantos meses que no me compraba un libro sobre el procés. Sin querer resultar arrogante, las últimas lecturas me habían aportado matices o resaltaban algún aspecto sobre el que quizás no había prestado mucha atención, pero lo que se dice novedad, novedad, apenas había. Esto es fruto de haber vivido -como todos- los hechos en directo y al detalle, por lo que todas las narraciones confluyen en los mismos puntos. Por ejemplo, el recomendable «Empantanados», de Joan Coscubiela, contiene reflexiones muy interesantes. Ahora bien, en cuanto a los hechos, y a salvo de explicar algunas interioridades vividas personalmente, no aporta hechos clave: los vimos todos por igual.

Las entrevistas a Daniel Gascón que se publicaron la semana pasada en diversos medios sobre su libro «El golpe posmoderno. 15 lecciones para el futuro de la democracia» me decidieron a su adquisición. El libro es interesante, aunque si vivisteis y seguisteis los últimos años del ‘procés’ al detalle, os adelanto que obtendréis una muy acertada síntesis conceptual y no muchas novedades. Quiero decir con ello que el libro es bueno y que encontraréis exactamente los mismos temas y asuntos que hemos tratado en el blog estos años, con un enfoque similar. Con la diferencia de que Gascón evita escribir emocionalmente -que no quiere decir frío- para centrarse con precisión en las averías intelectuales del procés, lo cual, como bien sabemos, no ha sido óbice para su éxito.

Para haceros a la idea de la posición de Gascón, en la introducción habla de golpe posmoderno y, como también hemos hecho en el blog, recurre a la definición de Hans Kelsen («un golpe de Estado se produce cuando un orden legal es anulado y sustituido de forma ilegítima, es decir, de una manera no prescrita por el primer orden») para afirmar que eso mismo es «lo que ocurrió en el Parlament el 6 y el 7 de septiembre». Y, a continuación, también escribe: «Pero el golpe, o el intento, también ha sido ambiguo, no declaradamente violento, siempre negable. La forma de cruzar una línea roja es hacerlo muy despacio, de manera que no se sabe exactamente cuándo la has atravesado…». O sea, que encontraréis un punto de vista muy parecido al general del blog. (En resumen: que no me vengáis a buscar si luego os lo compráis y no encontráis nada sustancialmente nuevo).

El libro se estructura en quince breves capítulos y se lee con facilidad e interés, en una síntesis conceptual (las quince lecciones) de los hechos que hemos vivido y tantas veces comentado. Por mostrar algunas frases de los cuatro primeros capítulos, que aquí (no necesariamente yo mismo) se han escrito también en estos años:

  1. Capítulo 1: Cómo combinar lo viejo y lo nuevo. Pág.17: «Una sociedad diversa quedaba reducida a una cuestión binaria: el deseo de un pueblo y los que querían coartar su libertad.»
  2. Capítulo 2: Cómo se diseña una revolución. Pág.24: «Como muchos nacionalismos, el catalán parte de un relato victimista que refleja al mismo tiempo sentimientos de inferioridad y superioridad: somos un poco mejores que los demás pero nos tratan mucho peor que a ellos; somos una minoría perseguida pero a la vez somos la mayoría»
  3. Capítulo 3: La apuesta por el plebiscito. Pág.37 (sobre el 6 y 7 septiembre): «Por mucho que se hablara de principios democráticos, lo que hacía el secesionismo se parecía más a instaurar una dictadura soberana siguiendo la doctrina de Carl Schmitt».
  4. Capítulo 4: La independencia no es de izquierdas. Pág.50: «Para buena parte de la izquierda a la izquierda del PSOE (…) exige mucha voluntad entender el secesionismo como un movimiento progresista. Tampoco termina de ayudar el tono despectivo que este muestra a veces hacia los desfavorecidos de otras partes de España».
  5. Y una muestra adicional del capítulo 9 («El discreto encanto del supremacismo»), con la cita del inolvidable artículo de Jordi Cabré (“Som millors“), apariciones de Toni Albà o Jordi Galves y su no menos inolvidable artículo sobre “el colectivo castellanohablante” de Cornellà, pasando por el ADN cultural catalán que nos hace “más germánicos y menos romanos” en palabras de Artur Mas.

Hay muchas frases, citas, artículos e ideas que encontraríamos en las entradas y comentarios del blog. Lo que sucede es que Gascón las pone en orden, las describe y aporta su reflexión, advirtiendo que la proximidad de los hechos no nos permite todavía valorar adecuadamente lo que ha sucedido («Todavía no podemos calcular con precisión la gravedad de los hechos, ni sabemos lo fácil -o posible- que será recomponer lo que se ha roto…»).

Como leéis, mucha novedad fáctica no hay y sí interiorización del modo en que se ha actuado por el separatismo para desbordarlo todo: la (i)legalidad, el abuso de lo emocional, la (pos)verdad y tantas otras estrategias diseñadas para derribar la democracia aduciendo que se actúa como un verdadero demócrata. El libro de Gascón resulta valioso como síntesis conceptual precisa del conjunto ideado y llevado a cabo por el separatismo.

CONCLUSIÓN. Lo que está claro es que, como también hemos repetido en muchísimas otras ocasiones, personas con ideas y enfoques distintos hemos percibido casi exactamente lo mismo durante estos años y llegado a conclusiones casi idénticas: un golpe posmoderno en que no se utiliza la violencia militar directa, sino un complejo mecanismo de venta de un producto manipulado desde varios frentes para llegar a ese mismo resultado (el golpe), por vías enmascaradas de un “pacificismo” que no ha sido  precisamente tan inocuo como lo venden.

El rigor secesionista

Esto que escribo es casi un comentario largo, así que leedlo como tal. Todo viene a raíz de la publicación en el ARA del vídeo de Junqueras y demás.

Sin bromas. Sin valorar lo acertado o desacertado de publicar un vídeo de la vida en prisión de Junqueras y otros. Sin valorar tampoco si tiene o no tiene valor periodístico. El asunto es otro. El de siempre.

Siempre hay alguien -más o menos relevante, no anónimo- que sale a defender a capa y espada lo que hacen “los suyos” solo porque son los suyos.

Muy ilustrativa en este sentido la noticia que publica e-noticies sobre las reacciones de Marta Rovira y otros a la difusión del vídeo.

Lo que más me interesa es el tuit de Ricard Ustrell (33.800 seguidores, 425 RT’s a su tuit) que dice que “evidentemente” los del ARA han hablado con las familias y la contestación de Clapés (96.400 seguidores, 32 RT’s a su tuit) diciéndole que no lo afirme con tanta rotundidad. Clapés dice que de una de las familias “le consta” que no han hablado con ellos.

Y el riguroso de Ustrell, tras haber afirmado que “evidentemente” han hablado, le contesta “pues a mí me dicen esto…“. Clapés se refiere a información de primera mano, pero Ustrell aún tiene valor de contestar y contradecir a quien afirma que tiene noticia directa y no un “me dicen“. Qué rigor. [Después, Ustrell insiste con que “sí, se lo han dicho” y excusas varias cuando, como siempre, quiso decir una cosa para luego cambiar a otra].

CONCLUSIÓN. Si alguien todavía se pregunta la razón de que tengamos medio abandonado leer o escuchar al secesionismo, ahí tiene alguna respuesta. Hablan de oídas y contradicen al que tiene la información directa o sabe de lo que habla. Me suena…

El lenguaje del secesionismo

Esto del ‘procés’ da muy poco de sí. La anterior entrada ha durado más de 155 comentarios y cambio porque ya me parece demasiado.

Cada vez se leen palabras más gruesas y de menor contenido. Es gracioso -cuántas veces habré repetido la fórmula “es gracioso”- que se las leamos a mentes preclaras del secesionismo, porque según ellos eso solo es posible en el caso de los pérfidos contrarios al separatismo. Esa contradicción intelectual constante y no precisamente porque se hagan preguntas divagatorias.

Un ejemplo banal, por echar la risa del jiji-jaja del día. Escribía Toni Soler en su columna dominical en el ARA: “BLOCS. La població catalana ara mateix es divideix entre enrabiats (els votants fidels del PP i de Ciutadans), motivats (els votants del PSC i la major part dels comuns), esperançats (una altra part dels comuns i potser la meitat d’ERC i el PDECat) i escèptics (la part més dura de l’independentisme, repartida entre els tres partits sobiranistes i en l’entorn de Puigdemont i Torra).

En otra época me habría echados las manos a la cabeza: “¡oh, bloques! ¡otra vez los bloques! ¡qué simplificación más cutre! ¡necesita marcar enemigos!“.

Ahora, como he escrito que era la risa jiji-jaja, pues mejor recordemos el titular de ayer en ElNacional: “L’enrabiada de Llach amb el nomenament de Borrell com a ministre“.

Evidentemente, esto es lo que pasa cuando los listos son los de tu tribu y los demás son tontos perdidos: que tus propias palabras te ahogan y descubres que Llach, según la curiosa (insultante, vaya) terminología de Soler, es votante fiel de PP y C’s.

Lo cierto es que este no es el auténtico jiji-jaja. El verdadero jiji-jaja es este momento cumbre de una entrevista al mismo Soler, hace apenas diez días, en Naciodigital:

– Ens van convèncer que era possible i nosaltres ens ho vam creure portats per l’entusiasme?
 
– Possiblement (…)

O sea, que Soler se olvidó en su artículo del ARA la categoría de los “crédulos entusiasmados“. Maldita mala memoria.

CONCLUSIÓN. Mala memoria al margen, el secesionismo es recurrente en su imperiosa necesidad de encuadrarnos a todos en bloques, a poder ser pétreos y que se ajusten a su limitado escenario de buenos y malos. O rabiosos y bestias, por una parte, y buenos/buenísimos/fetén, por otra. Un lenguaje muy pobre que, de tan pobre, te pilla al cabo de veinticuatro horas.

Nota: podéis seguir comentando lo mismo que en anteriores entradas porque esta la he escrito solo por cambiar.

La técnica del golpe de Estado: con copia para el Supremo

Es corriente entre el secesionismo que hoy se diga una cosa (p.ej: “el Poder Judicial está controlado por el Ejecutivo”) y, a continuación, salirse por la tangente cuando esa afirmación se ve destruida en su integridad. Lo hemos comentado muchas veces y ayer Quirze enlazaba un artículo de Manel Manchón sobre el asunto.

También es corriente -y lo hemos comentado en varias ocasiones- que el secesionismo adopte como gurú a cualquiera que le ría las gracias con mayor o menor profundidad intelectual, se llame Cotarelo, Talegón o true finlandeses. Jurídicamente, el último adoptado por esta corriente es Joaquín Urías, profesor de Derecho Constitucional y exletrado del Constitucional. O sea, en este caso, una persona con conocimientos profundos, mucho más que yo, así que vale la pena (o no) leerlo.

Como sabe más que yo, me leí esta entrevista en ElMón, con un impactante titular: “J.Urías (exlletrat del TC): “Rajoy ha fet un cop d’Estat jurídic contra el president Torra”“.

Un paréntesis antes de seguir. Con un titular así, a estas alturas de la entrada, la práctica totalidad de los lectores habituales sabéis (no intuís, sabéis) qué dirección tomaré con los argumentos de Urías. Oigo vuestras risas. Sigamos.

Leamos un fragmento destacado de la entrevista:

El PP justifica no publicar els nomenaments per una “decisió política i no jurídica”. Pot un govern atribuir-se una funció política que no li correspon?

Justament, això és el que no pot fer un govern, atribuir-se una falsa legitimitat per raons polítiques. Ni tan sols no hi ha cap raó jurídica que justifiqués la decisió d’ultrapassar-se en les seves funcions. De fet, jo parlaria de cop d’estat jurídic.

Ahora, el MÁS destacado; tan destacado que lo pongo en rojo:

Expliqui en què consisteix el cop d’estat jurídic, si us plau.

És molt semblant a un cop d’estat. És un poder que assumeix competències que no li corresponen sense que ningú no el pugui controlar. El poder il·limitat que s’atorga Mariano Rajoy per decidir quins són els consellers que tria el president.

  • A CONTINUACIÓN, MI TRADUCCIÓN. Fidedigna, pero no literal:

Explique en qué consiste el golpe de estado jurídico, por favor.

Es muy parecido a un golpe de Estado. Es un poder que asume competencias que no le corresponden, sin que nadie lo pueda controlar. El poder ilimitado que se otorga el Parlamento de Cataluña para dictar la Ley del Referéndum, la Ley de Transitoriedad Jurídica, y Carles Puigdemont para proclamar la independencia y luego suspenderla, así como otra vez el Parlamento de Cataluña volverla a declarar“.

CONCLUSIÓN. Me he quedado K.O. No por Mariano Rajoy, quien, a fin de cuentas, está amortizado a corto plazo (no sé cuán corto, ni idea), sino por Carles Puigdemont y demás. La doctrina emanada desde los digitales secesionistas parece creada con el único fin de apuntalar las acusaciones que contra ellos se ciernen.

Si enviáis esta entrada a alguien, que sea con copia para el Supremo… 😀 😀 😀

En pocas palabras

Esta tarde comentaba que me aburre hasta reírme del ‘procés’. Rectifico y sigo. En pocas palabras, porque supongo que en Twitter ya se habrán reído bastante.

1. Este es el último artículo de Albert Soler en Diari de Girona: “La manada de les creuetes“. Entre otros aciertos clarividentes, escribe Soler: “…com que en aquest país ens toca aguantar-nos si no volem ser titllats d’insolidaris i botiflers -això anant bé, perquè si qui ens acusa ha passat un mal dia a l’oficina, ens apujarà el grau fins a «feixistes» o «falangistes», així, tal com sona…“.

2. Este es Carlos Carrizosa, diputado de Ciutadans.

3. Este es Carles Puigdemont, diputado de JxCat huido. [Recordad las negritas del punto 1, escritas por Soler, no por mí]

4. Este es Jordi Graupera, quien se postula para alcaldable secesionista de Barcelona [Recordad las negritas blablabla]. Después, Graupera se ha inventado uno de sus típicos argumentos para justificar que en unos casos es fascismo y en otros no. Zzzz…Zzzz…

5. Y esto son unas fotos del tuitero Casfetera, a quien he acudido -acertadamente; había otros con los que también lo habría hecho- con la esperanza de que me aclarase unas dudas que tenía sobre las palabras de Puigdemont y Graupera; precisamente las fotos se corresponden con el tuit de Graupera.

6. Y esto es todo. ¿TODO? Todo, no, por supuesto. Para refrescar la memoria, me he descargado el vídeo de la infamia del 6 de septiembre. Un pequeño fragmento correspondiente al momento en que Martínez ha retirado las banderas y la Presidenta del Parlamento Carme Forcadell requiere que se vuelvan a poner en su sitio. El vídeo vale la pena. Como la secuencia es muy corta, la repito tres veces porque hay tres personajes principales a identificar con su respuesta verbal y gesticulación patente al requerimiento de la Presidenta. Es un juego muy divertido que os gustará. Seguro. Pista: una señora huida, un señor en prisión preventiva y un Presidente de Parlamento.

CONCLUSIÓN. Al final no han sido tan pocas palabras. La culpa, del último e inesperado vídeo.

Los aromas de la República

Han pasado muy pocos días desde que Torra fue investido (seis días) y tomó posesión (tres días) y ya podemos captar cómo llegan los aromas de la República prometida:

1. La República, decían, era progresista. Aquí, nos explicaba una de las muchas páginas-organización dedicadas a vender sus bondades desde la izquierda (??) independentista, que: “Segons expliquen, si Catalunya ja fos una República independent tindríem una societat molt més progressista i d’esquerres, i es basen en les mesures aprovades pel Parlament de Catalunya suspeses pel Tribunal Constitucional“. De momento, existe consenso en que el nombrado es de derechas y muy de derechas. Que ser de derechas no es un defecto ni una anomalía, lo que pasa es que choca que en un lugar donde nadie dice ser de derechas mande uno de derechas. [Nota: no me he esforzado demasiado buscando enlaces; doy por supuesto que todos hemos escuchado o leído esta palabrería en un sitio u otro].

2. La República, decían, también desde la izquierda (?) derecha independentista [perdón de nuevo por no esforzarme con los links, aunque al menos este es de ERC] sería feminista. Concretamente, la República “será feminista o no será“. Por lo visto, hasta Torra prometió feminismo en su primer discurso de investidura. Ya sabemos lo que ha pasado, con solo tres nombradas de un total de trece, o sea, un exiguo 23%. Tampoco es que uno deba extrañarse, porque si el candidato es muy de derechas, es lógico que actúe como uno de derechas clásico.

3. Esto nos conduce a esos ejercicios de lógica que en tercero de BUP o en COU a algunos les gustaban para dárselas de intelectual:

X dice ser progresista y permite que gobierne uno de derechas

Y dice ser feminista y gobierna con uno de derechas

Entonces, el de derechas, X e Y son de derechas.

Repito: que ser de derechas no es una “anomalía” ni un grave defecto. Lo que pasa es que resulta muy gracioso ver a quienes se autodefinen como progresistas, feministas y no sé cuántas cosas más, bastante a la derecha. ¿Qué será lo siguiente? ¿Comprarse un chalé?

4. El nombramiento de consellers fugados de la Justicia o presos. Prescindamos de sesudas cuestiones técnico-jurídicas acerca de la publicación o no de su nombramiento. A ver: si dos personas están en prisión por participar, presuntamente, en unos hechos dirigidos a separar de forma unilateral, con todos los medios a su alcance desde su posición de gobierno, una parte del territorio, ¿a alguien le parece que “el sistema” se quedará inmóvil (con Rajoy todo es posible) para que vuelvan a ocupar una posición de gobierno, cuando el objetivo más o menos indisimulado es el mismo que los ha llevado a prisión? Con los fugados, ahora que ni siquiera están a disposición de la Justicia -y ya digo que prescindo de cuestiones técnico-legales, que darían para otra entrada, acerca de las lagunas y agujeros legales que ha puesto al descubierto el ‘procés’-, la valoración es parecida. El aroma, en este caso, no es de derechas. El aroma es rancio y conocido: hacerse la víctima.

CONCLUSIÓN. Los aromas que nos llegan son de derechas -con la paradoja de que todos negarán serlo- y rancios. Qué cruz nos ha caído.

Micropercepciones

El entretenimiento principal de la semana en el blog ha consistido, en primer lugar, en comentar el perfil de Torra. Estos comentarios sobre su más que dudoso perfil no se basaban solamente en tuits, sino en escritos de longitud notable, creados como fruto de la reflexión introspectiva de una persona adulta y madura, y no de una noche con alguna copa de más a las cuatro de la mañana con dieciocho años. Vaya, una obra fecunda, con un claro hilo conductor salido de lo más profundo de su ser en la madurez de la vida.

A continuación, bajo la influencia conceptual de lo que significa tener un Presidente de la Generalitat con tan magna obra, los comentarios derivaron a cuestiones más genéricas: lo que nos hemos tragado muchos de los contrarios a la secesión para no indisponernos con amistades, conocidos y demás personas que nos rodean, porque hay que convivir en el día a día y no podemos -ni queremos- estar en tensión a cada minuto. En estos comentarios, al sector independentista se le ha achacado, entre otras cosas, cerrazón e identitarismo, en grado elevado. Las generalizaciones son injustas, etcétera y blablabla, pero resulta que quienes habéis participado con comentarios de este tipo no lo habéis hecho generalizando.

Lo habéis hecho explicando vuestra percepción personal con vuestro entorno concreto, esa gente maja, muy maja, majísima, bellísimas personas… hasta que se les lleva la contraria con el tema secesión, interiorizado como concepto único en la vida (por si tenéis dudas, recuerdo este artículo de Albert Soler de enero de 2016, cuando la CUP se negaba a investir a Mas y todavía no había salido el nombre de Puigdemont; en un fragmento, Soler escribía: “Molts independentistes de saló que somreien quan cridaven in-inde-independència envoltats d’avis i nens tot executant curioses coreogafies cada 11-S, han passat dos dies escupint bilis contra els que han gosat dur-los la contrària. Com –diguem-los pel seu nom– tots els feixistes, eren simpàtics mentre se’ls donava la raó, però amb la discrepància afloren insults, amenaces, faltes de respecte, i qui sap si fets pitjors.“).

Y todo el rollo anterior, para comentar mis últimas micropercepciones, esas que, lamentablemente, una vez más conectan y confirman lo que solemos comentar por aquí:

Micropercepción 1. Comprando cerezas esta semana. Ya me diréis qué tienen que ver las cerezas con la cerrazón. Mucho, amiguitos. Las tenían de Llers (pueblo cercano a Figueres, sus cerezas son muy conocidas, al menos por aquí) y, por dar conversación, se me ocurre decirle al tendero que son de un calibre un poco pequeñas, que me gustan más las de la provincia de Zaragoza (no os creáis que soy un experto, ni que sé distinguir diferencias organolépticas) porque son de mayor calibre (al menos, a estas alturas de la temporada). La respuesta del tendero (simplifico) me deja frito: “Ya, puede ser, ¿pero sabes qué pasa? Que vienen los del lazo amarillo, miran el origen de la fruta y si no les gusta el lugar de origen, no la compran. Les da igual que sea mejor. No la compran. El fresón de Huelva, como no me lo coma yo… los del lazo no lo compran“.

Oh, vaya, y yo que pensaba que los de la revolució dels somriures no eran así… Que eran mucho más modernos y racionales, que evaluarían precio y calidad y, por lo visto, parece que la primera evaluación es el origen de las cosas, por motivos no del todo confesables… Ah, y si es por la huella de carbono de los desplazamientos, supongo que tampoco comerán melocotón de la provincia de Lérida, que son doscientos cincuenta kilómetros; el de Zaragoza, ni me lo planteo. Y los plátanos de Canarias, a verlos en los anuncios, que vienen de muy lejos.

Micropercepción 2. En casa. Comento la micropercepción 1. Cara de “no, si no digo que te lo vaya a mejorar, es que por lo menos te lo igualo“. El resumen es: va a una tienda a comprar una tarjeta de esas de regalo, con una frase más o menos ocurrente, pero con algo de gracia. Escoge una tarjeta (yo no la he visto; dice que “muy mona, bonita y de una calidad que salta a la vista“). Al ir a pagar, comenta con quien la atiende que esta -y otras de series parecidas- era la más elegante/bonita/fina con diferencia (pensad que estoy dramatizando un poco; normalmente no hablamos así). Respuesta: “sí, pero apenas tiene salida y eso que las hacen en una casa buenísima de Barcelona… ¿Ves esas otras tarjetas, que llevan la frase en catalán? [atención: la tarjeta escogida tiene la frase en inglés] No son nada bonitas, pero salen que no veas. Por bonitas no será que se venden…”. Ay, amiguitos, que, en los detalles, para algunos cuenta más lo feo que lo bonito. Si en los detalles son así, como serán con los no-detalles…

Como siempre, estas micropercepciones son indemostrables, así que quien se las crea bien y si no también.

CONCLUSIÓN. Micropercepciones, las acumulo a dojo (a raudales). Siempre con casos concretos. Siempre identitarias en el peor sentido. De personas con las que uno se cruza y convive a diario. Y aún tienen el valor de decir que no es verdad. Que no es identitario. Que su objetivo no es poner un muro dentro de la misma sociedad en que ¿coexistimos? En fin.

Para cerrar el asunto con algo de risas sin tanta truculencia retorcida. Supongo que habréis leído la carta abierta de James Rhodes publicada en EL PAÍS, con un titular muy llamativo: “A lo mejor no me creéis, pero no os miento si os digo que en España todo es mejor. [Después de editar el resto del párrafo varias veces, lo dejo así: del mismo modo que Rhodes elogia su vida en España, otros elogiarán su vida en Francia, en Italia o cualquier otra parte del mundo]

Pese a los elogios que vierte, en este blog de desagradecidos ni siquiera lo hemos enlazado, y eso que contiene una frase memorable, merecedora de mis mayores respetos: “Impresiona también la cantidad de gente con talento que se llama Javier“.

Qué ojo tienes, James, qué ojo. 😀 😀 😀 😀 😀 😀 😀

La fractura moral

La investidura de Torra nos deja otra fractura más en la cuenta del procés: la fractura moral, esa con la que nos han deleitado nuestros medios “favoritos” blanqueando, justificando o mirando (perdón por tanto gerundio) para otro lado con el impresentable historial articulista del President.

No hace falta añadir más, salvo recordar que el trabajo para documentar esta breve entrada lo completó Alex durante el fin de semana: hagiografía de TorraTorra y su contextoTorra y los BadiaTorra y la impermeabilización sin tela asfáltica.

Y para recordarnos que lo primero es lo primero, o sea, nacionalismo del más identitario, recuperemos el tuit (gentileza de Juanmari) de Graupera, quien nos enseña el altísimo grado de intelectualidad ínsito en los postulados de Torra. Sobra decir que os podéis ahorrar el rollo-hilo de Graupera.

CONCLUSIÓN. La fractura moral. Sin precedentes, no. Siempre ha estado ahí.

A la manera secesionista

Si hay algo que no soporta el secesionismo en general y el separatismo en particular es la diversidad en la opinión y el rigor en la información. En el ‘antiguo’ Cita Falsa tenemos ejemplos a mansalva, pero no se trata de tirar de casos ya pasados, sino de la actualidad, por aburrida y pesada que resulte.

Hoy, el director de Diari de Girona, Jordi Xargayó, publica un artículo de opinión titulado “Llibertat de Premsa?“, que vale la pena leer:

  • Por una parte, recuerda que el jueves pasado, fiel a su costumbre, el separatismo bloqueó la creación de una Comisión Parlamentaria sobre el espionaje que se imputa al cuerpo de Mossos d’Esquadra a políticos y periodistas no afines. Como muy bien recuerda Xargayó, el separatismo es el que nos promete llevarnos al paraíso de las libertades (risas). No está de más recordar que el separatismo también liquidó la Comisión del caso Vidal. ¡Ah!, también tuvo mucha gracia que la diputada de la CUP -formación que estaría entre las espiadas, y aun así votaron contra la creación de la Comisión- que intervino para justificar el bloqueo de la Comisión de espionaje dijera que se trataba de una cuestión de “procedimiento”. El procedimiento, eso que el separatismo se salta un día sí y otro también, fiel a sus principios. Como recordaba El Confidencial en su crónica, “JxCAT y ERC optaban por un silencio vergonzante“. A la manera independentista, esa que pretende sacarle los colores a los demás.
  • Por otra parte,  se refiere a los insultos que recibe últimamente Albert Soler procedentes del independentismo. Xargayó lo focaliza en los cupaires, pero yo lo extendería al independentismo en general, como el mismo Soler ha explicado en alguno de sus artículos, como el de ese día en que fue a ayudar a la mudanza en un pueblo del interior y su presencia no pasó, ni mucho menos, inadvertida. Soler comete dos pecados inasumibles para el separatismo: el primero, la crítica; el segundo, ay amigos, que llamándose “Albert Soler”, en principio es “de los suyos“. Y lo de la crítica, pues mira, tiene un pase si te llamas José García, porque se ignora tu opinión y con decir que eres un facha, que vota al PP o C’s, queda completado el paquete argumental infalible. Pero llamándote Albert Soler, el paquete no funciona igual, y duele más en ese corazoncito esponjoso y acogedor… con todo aquel que siga la corriente. ¿Reacción ante la crítica de Soler? Bueno, leed algunas de las consideraciones que recoge Xargayó.

CONCLUSIÓN. A la manera secesionista. Dárselas de demócrata y transparente, pero, en cambio, silenciar todo aquello que no les favorece o gusta. Dárselas de demócrata, quintaesencia de las libertades de expresión y tomarla con quien expone tus contradicciones y fallos. Y así todos los días.