Todas las entradas por Javier

Frases que lo dicen casi todo

Hoy, el MHS President Carles Puigdemont era entrevistado en 8TV. No lo he visto porque la vida es algo más que Prusés™, pero me acabo de cruzar con esto en Twitter.

El día después de citar en el blog a Calamandrei, dice Puigdemont que no, que el procedimiento no sirve. Así que, probablemente, la solución sea la Ley de la Selva.

Como estoy un poco pedante con el asunto de las citas (prometo parar unas semanas), hoy toca Luigi Ferrajoli, eminentísimo jurista teórico, y un fragmento de su libro Derechos y Garantías (Editorial Trotta, 8ª edición, 2016, pág.23): “…la dimensión formal de la «democracia política», que hace referencia al quién y al cómo de las decisiones y que se halla garantizada por las normas formales que disciplinan las formas de las decisiones, asegurando con ellas la expresión de la voluntad de la mayoría; y la dimensión material de la que bien podría llamarse «democracia sustancial», puesto que se refiere al qué es lo que no puede decidirse o debe ser decidido por cualquier mayoría, y que está garantizado por las normas sustanciales que regulan la sustancia o el significado de las mismas decisiones…“.

CONCLUSIÓN. Si el método “no ha de ser problema“, la democracia queda bastante lejos. Hay frases que lo dicen casi todo. Qué semana lleva el MHS President.

Cuando el desmentido es el propio Puigdemont

Hace tiempo escribí que el MHS Carles Puigdemont tenía la mala costumbre de tuitear noticias de diarios inevitablemente subvencionados. Las posibilidades de quedar en evidencia, hasta de tuitear alguna cita falsa, manipulada o tergiversada, se multiplican exponencialmente si no utilizas tus propios servicios oficiales de prensa.

Esto, o algo muy parecido, parece haber pasado con una noticia publicada en el ARA. El asunto se explica solo, con las tres capturas encadenadas que se ven a continuación. (Si acaso, lo más destacable es que, al parecer, el mismo Puigdemont tuitea la noticia antes que el diari ARA. Dice Twitter en mi Chrome que eran las 9:21; quién sabe, igual la LGE también ha cambiado la hora en secreto. En otros navegadores me ha salido las 6.21pm, así que confusión resuelta. No parecía lógico).

CONCLUSIÓN. ¿Cómo se informa el President? ¿Por los periódicos? ¿Se dedica a difundir noticias que los interesados directos desmienten? ¿Y por qué no rectifica? ¿No haría eso un President de pies a cabeza? ¿O acaso interesa mantener la manipulación denunciada por el mismo interesado? Pues cómo no va a ser verdad todo lo que ha publicado EL PAÍS y el control previsto de la prensa si no es suficientemente afecta…

Un President desmentido por un tuit, pero la desinformación continúa. Oiga, si es que el titular del editorial de hoy de José Antich parece hasta hecho a propósito: “La desinformació i el colpisme“.

Nada nuevo en el Prusés™.

Dos citas de sentido común: Locke y Calamandrei

Otro de los muchos signos distintivos de los que formamos el blog, a mi parecer, lo constituye la combinación de sentido teórico-común y práctico-común. No son precisas unas bases teóricas profundísimas, sino sentido común; y, al llevar a la práctica esa teoría, una cosa es mantener con firmeza una postura y, otra, no salir del dogmatismo teórico. Sobre esto último, el dogmatismo, me hace especial gracia haber leído que el blog o mis opiniones son “unionistas” o que encierran incluso ¡identitarismo!, cuando difícilmente se habrá leído o mantenido nada acerca de la “indisoluble unidad” que no sea la reproducción del texto constitucional. Esta clase de “críticas” las he leído de quienes personifican Cataluña, como ente con vida propia y titular de unas esencias cuyos efluvios se remontan a la noche de los tiempos. En fin. Volvamos al asunto.

Una de mis censuras habituales al secesionismo (y de eso iba el enlace al artículo de Branchadell que colgó Alex ayer) es que se suele callar, cuando no ocultar, cualquier tesis contraria a sus postulados. De hecho, no es raro que, ante tesis opuestas, te contesten: “eso ya no vale“, como la famosa regla de los dos tercios del Estatut.

Retrocediendo en los fundamentos teórico-prácticos de sentido común a los que aludía, vale la pena citar a John Locke y a Piero Calamandrei (ilustre procesalista italiano de la primera mitad del siglo XX) y comprobar cómo lo que a veces sostenemos por mero sentido común, algún teórico ya lo ha pensado y escrito antes que nosotros. Por descontado, como no somos dogmáticos, no tomo estas simples citas como la verdad revelada ni es necesario compartirlas al cien por cien. Lo que se comparte es el sentido común.

John Locke.  “Segundo tratado sobre el Gobierno Civil” (Alianza Editorial, 2014; p.134): “Por lo tanto, quienesquiera que salgan del estado de naturaleza para integrarse en una comunidad debe entenderse que lo hacen entregando a la mayoría de esa comunidad, o a un número más grande que el que la simple mayoría, si así lo acuerdan, todo el poder necesario para que la sociedad alcance esos fines que se buscaban y que los convocaron a unirse“.

Piero Calamandrei. “Sin legalidad no hay libertad” (Editorial Trotta, 2016; p.31-32): “…el partido liberal, al formular sus premisas programáticas, no puede manifestar preferencia por una u otra solución de problemas políticos concretos (reservándose en cada caso tomar posición en el momento en que estos se presenten), sino limitarse a afirmar la necesidad de que, al deliberar las decisiones, se respete un cierto método, un cierto orden, un cierto procedimiento constitucional, que según él es indispensable para que los problemas políticos puedan discutirse y resolverse con libertad. Es por lo que, en lenguaje forense, cabe afirmar que a los liberales les importa más el procedimiento que el caso: son procesalistas, que no se preocupan a priori de la justeza de las deliberaciones porque están convencidos de que, de respetarse el procedimiento, la decisión resultante tendrá que ser justa.“.

CONCLUSIÓN. A mi entender, lo más valioso de estas dos citas, que desconocía hasta el día de hoy (la de Locke, tenía alguna noticia), reside en que describen bastante bien rasgos fundamentales que están muy presentes en el blog y los comentarios. En el blog, sí. En otras partes, no.

Edito: para añadir que uno no se toma las citas como la verdad auténtica, porque las citas las carga el diablo y bien puede ser que dos páginas más adelante se sostenga algo que “no te conviene”.

Puigdemont confirma las teorías del blog

A estas alturas, creo que entre artículos y comentarios tenemos bastante agotado el tema del Prusés™, porque le hemos dado la vuelta y el revés sobre multitud de cuestiones, así que no desarrollaré demasiado el asunto. Está ya escrito a lo largo de tres años y medio.

El tema es este:

  1. Soraya Sáenz de Santamaría ofrece a Carles Puigdemont que vaya al Congreso de los Diputados a explicar su propuesta secesionista. La Vicepresidenta ha dicho: “Todo puede plantearse pero siguiendo las reglas, la Constitución y el reglamento de las Cortes“.
  2. La respuesta de Carles Puigdemont está en la línea de lo que en el blog se ha mantenido durante tres años y medio que haría el secesionismo: no acepta.

En primer lugar, porque el secesionismo entiende por “diálogo” el resultado predeterminado: si no se pacta previamente su referéndum, no quiere dialogar. Ay, amigos, esa “contrapropuesta” no se llama diálogo, se llama imposición.

En segundo lugar, y esta es la parte más trascendental de los motivos por los que se niega a debatir en el Congreso, porque -y esto lo he repetido muchísimas veces- obligaría al secesionismo a presentar un texto articulado. Imaginad a PDeCATcómosellame, ERC y CUP pactando un texto articulado, sometido al escrutinio público desde su primera letra, siempre y cuando Turull no lo escondiese en un cajón. Imposible. Y, encima, con CSQEP aportando lo que les pareciese oportuno. Y el PSC ahondando en las contradicciones del texto articulado. Doblemente imposible. Así que, ¿para qué correr el riesgo de presentarse en el Congreso con un texto que habrá recibido golpes jurídicos, políticos y de toda clase desde todos lados?

En tercer y último lugar -y otra vez me repito-, porque presentarse con una reforma constitucional bajo el brazo, quién sabe si sólo con el apoyo de setenta y dos diputados, por supuesto que debería ser escuchada. Pero, claro, setenta y dos diputados no serían, precisamente, una abrumadora e imparable mayoría. Así que, ¿para qué correr el riesgo de presentarse en el Congreso con un texto apoyado únicamente por JxSí y CUP? ¿Cómo iban a poder decir, con la misma gratuidad que lo hacen ahora, que representan la voluntad de Cataluña entera?

CONCLUSIÓN. Siempre (o casi siempre, que quizás algún día flojeé y no me acuerdo) he mantenido que el secesionismo NUNCA sería capaz de plantear y desarrollar en concreto su aspiración. Léase compareciendo en el Congreso, léase con una iniciativa de reforma constitucional formulada desde el Parlamento de Cataluña. Puigdemont lo confirma.

Y, reitero también, esto no tiene que ver con el hecho de que su propuesta fuera rechazada por el Congreso. Esto tiene que ver con que una propuesta secesionista concreta le supondría, antes de cualquier presentación y votación en el Congreso de los Diputados, múltiples y terribles problemas prácticos al secesionismo. Así de sencillo. Y, si no, formulo otra pregunta también repetida: ¿cómo es que en cinco años no han redactado un solo artículo para reformar la Constitución?

En fin. Que Puigdemont confirma las teorías del blog.

EDITO a las 00:22: Algunos artículos, en una búsqueda simple y rápida, en que se menciona esta clase de teoría del blog. 27 de febrero 2017, 24 de marzo de 2017, 12 de diciembre de 2016, 6 de octubre de 2016, 21 de septiembre de 2016, 22 de julio de 2016, 5 de junio de 2016, 9 de mayo de 2016, ¡¡1 de marzo de 2015!! y 14 de enero de 2015. 10 artículos en que, de una forma u otra, con mayor o menor extensión, se ha tratado el asunto. Pásmate. En comentarios, ni me lo imagino.

¡Ah! ¡Por cierto! Diálogo y educación. Toni Castellà, de Demòcrates.

¡Caramba, qué lenguaje! Con lo bien que me he portado yo con este chico (frase intrigante y ambigua, absolutamente cierta; ahí lo dejo. No, no se trata de trapos sucios ni maldades; me he portado bien con él, sólo digo eso).

Tuits juiciosos

Estar concentrado intensamente en las obligaciones profesionales deja poco tiempo para repasar lo que se escribe en mis digitales preferidos, seguir Twitter o responder o participar más en los comentarios del blog.

A cambio, se gana distancia y se ve con mayor claridad lo absurdo de muchos tuits, tendencias o pseudonoticias que acaban teniendo una notable visibilidad para cualquiera que esté pendiente de la actualidad en Twitter o la prensa digital. Debe ser por eso que hoy he sentido cierta perplejidad, un punto de “no entiendo nada” en varios momentos en que me he conectado a la Red.

Por ejemplo. Un tuit de Elmon.cat dice: “ATENCIÓ! JxSí i CSQP acorden que l’aval de la Com. de Venècia no sigui imprescindible per votar

Leo, interesado, la noticia, y encuentro lo siguiente: “Ara bé, també es pot interpretar que un hipotètic ‘no’ d’aquesta comissió no seria motiu per aturar la voluntat del 80% dels catalans de decidir en referèndum el futur polític de Catalunya. Una interpretació que fa JxSí, però que CSQP no concreta.“. O sea, que el tuit-titular es pura invención.

Por tanto, lo mejor es dejar de lado todo este material tóxico para la mente, porque creo que me pasa algo parecido a lo que señala Quim Brugué en este juicioso tuit:

 

Conexiones internacionales del Procés

Algo de lo que le gusta presumir al secesionismo es de sus conexiones internacionales, que son más bien escasas. Eso ha provocado que se junte con el primero que pasa, lo cual ha dado motivos para fáciles críticas, como el divertido episodio de Romeva en Finlandia. Que tus amigos no sean ejemplares al cien por cien o no se ajusten exactamente al canon ideal, no debería escandalizar a nadie en política: siempre podemos encontrar algo que no nos guste, decisiones dudosas, equivocadas, un paso en falso del que luego uno se arrepiente o, habiendo intentado arreglarlo, no ha podido, etc. El error, la equivocación, hasta inclinaciones políticas que nos pueden parecer censurables, siempre tienen un margen de apreciación.

El problema para el secesionismo es que se jacta de ejemplaridad, de ser distinto, de cumplir los más exigentes requisitos democráticos… y luego se junta con los Verdaderos Finlandeses, entre muchos otros grupos o personajes peculiares. Esto es algo que parte del secesionismo no ha entendido: la crítica es muy fácil si dices que eres el mejor entre los mejores. Cualquier falta te la van a reprochar. En cambio, si aceptas que, aun intentando ser ejemplar, te vas a equivocar o que no puedes asegurar que todo será ideal, tienes un margen mucho mayor. Como el secesionismo es ejemplar, pues vamos a verlo.

Entre los personajes peculiares que blande el Prusés, tenemos al Congresista republicano Dana Rohrabacher, en referencia al cual el Presidente Puigdemont habría llegado a decir: “congressistes dels EUA ens diuen que sempre tenim la porta del seu despatx oberta“. El Congresista Rohrabacher, a decir por lo que se encuentra en Google, parece peculiar. Como siempre, nada a decir: yo también puedo ser considerado peculiar.

Claro que en el Washington Post no hablan de mí y sí de Rohrabacher (la noticia principal es Trump), como explica hoy EL PAÍS.

Dos primeros párrafos de la noticia en el Washington Post:

A month before Donald Trump clinched the Republican nomination, one of his closest allies in Congress — House Majority Leader Kevin McCarthy — made a politically explosive assertion in a private conversation on Capitol Hill with his fellow GOP leaders: that Trump could be the beneficiary of payments from Russian President Vladimir Putin.

There’s two people I think Putin pays: Rohrabacher and Trump,” McCarthy (R-Calif.) said, according to a recording of the June 15, 2016, exchange, which was listened to and verified by The Washington Post. Rep. Dana Rohrabacher is a Californian Republican known in Congress as a fervent defender of Putin and Russia.

CONCLUSIÓN. Prusés –  Puigdemont – Rohrabacher – Putin – alguien cree que paga. Datos que se cruzan, todavía no llego a conectarlos. No llego a tanto. Quizás el Washington Post, porque la Generalitat no creo que diga nada sobre esto. Conexiones internacionales.

Los referendos, la Comisión de Venecia y noticias que no olvido

Esta mañana, Quirze apuntaba en los comentarios el cristalino artículo de Josep Maria Castellà Andreu: “Los referendos y la Comisión de Venecia“, a cuya lectura remito a cualquier interesado. Huelga decir -y de ahí, entre otros motivos, la relativa baja actividad del blog- que los puntos descritos por Castellà han sido estudiados, comentados, analizados y recomentados de nuevo hasta la reiteración más absoluta. Es innecesario volver sobre el asunto. Incluso, casi sobran los comentarios porque suscribo el artículo, entre otras razones porque Castellà sabe del asunto unas cuantas toneladas más que yo.

Si acaso, destaco este párrafo: “Así, en un referéndum se secesión se exigiría un elevado nivel de transparencia e inclusión en su organización; la negociación y el acuerdo entre los diversos partidos, incluyendo los de la oposición; y un quórum de participación y/o de votos favorables, lo que excepciona la regla general de no exigirlos para los referendos ordinarios. Según la Comisión, resulta apropiado exigir una mayoría clara en un referéndum de independencia, tal y como reclamó la Corte Suprema de Canadá en 1998, porque en un orden constitucional la democracia significa más que la regla de la mayoría.“.

Una de las “polémicas” que ha rodeado alguna de mis últimas entradas ha sido, justamente, sobre el asunto de las mayorías, que parece que me invento o que me lo saco de la manga, como argumento típicamente “unionista” (de paso, aprovecho para reírme de la etiqueta, conceptualmente pobre y, con relación al blog en su conjunto, pobrísima). Una vez más, y al artículo de Castellà me remito, parece que no me lo invento. Y no porque sea más listo que los demás, sino porque, si uno se documenta, llega a la conclusión de que la mayoría de quienes escriben sobre el asunto de la secesión se decantan por exigir un indiscutible elemento cualitativo. Si eres partidario de la mayoría simple, perfecto, bravo; pero, a continuación, deberás meter a la Corte canadiense o a la Comisión de Venecia entre los “unionistas”. Supongo que, así, se entiende mejor la pobreza de la etiqueta “unionista”.

Ahora, la noticia que no olvido. La que documenta, una vez más, cómo se construye la fantasía secesionista. Es de hace un año y fue objeto de una breve entrada del blog (tan breve que, cosa extraña, sólo tiene tres comentarios), titulada “Jordi Domingo y la Comisión de Venecia“. En la entrevista, publicada originalmente en Elmon.cat, se leía el siguiente titular:

La cuestión es: a la vista del artículo de Josep Maria Castellà, ¿alguien puede creerse de verdad que la “Constitución” catalana pudo interesar alguna vez a la Comisión de Venecia?

Pero, como siempre en el blog, VAMOS MÁS ALLÁ. Lo que explicaré, una vez más, es pura casualidad. Un enlace roto a Elmon me ha “obligado” a buscar. Y, como siempre, encuentro cosas raras, producto de que tantos años de trabajo le dan al blog un contenido que ahora se revela más valioso de lo que uno mismo pueda pensar. Hasta lo más nimio tiene su importancia.

Si os molestáis en comprobar todo lo que escribo, y sé que más de uno lo hace a conciencia, puede que hayáis seguido el siguiente proceso lógico:

  1. Consulta a mi entrada de 29/05/2016 sobre Jordi Domingo y la Comisión de Venecia.
  2. Al leerla, clicáis el enlace a la entrevista en Elmon, que se publicó el 28 de mayo de 2016, firmada por el periodista de ese diario, Bernat Vilaró. Podéis comprobarlo en Twitter. El enlace url es (era):  http://www.mon.cat/cat/notices/2016/05/constituim_163974.php . Este enlace ya no es válido, está roto, y redirige a la página inicial de Elmon (clicando en el enlace del tuit de Elmon, pasa lo mismo y te redirige a la página inicial). He probado con algunos enlaces de elmon, desperdigados por el blog, tanto en entradas como comentarios; ninguno de ellos está roto. No voy a pensar mal… todavía. (edito: después de revisar, creo que tiene que ver con el paso del dominio mon.cat a elmon.cat; aun así, ello no justifica lo que explicaré)
  3. Después de buscar un poco, encuentro la entrevista a Domingo en esta dirección url de Elmon.cat, también fechada a 28 de mayo de 2016http://elmon.cat/noticia/163974/constituim_163974 (bajo dominio elmon.cat)
  4. El titular de esta segunda dirección, es el mismo que el de mi captura: “Constituïm: “La Constitució catalana interessa a la Comissió de Venècia”
  5. En mi entrada de 29/05/2016, reproduje los siguientes pasajes de la entrevista:“(…) Per exemple, des de la Comissió de Venècia s’han posat en contacte amb Constituïm. Aquesta Comissió supervisa a nivell de la Unió Europea les constitucions europees. No ha sigut la Comissió de Venècia oficialment, però sí que ens ha trucat un membre seu. I viatjarà a Barcelona per reunir-se amb nosaltres entre el 7 i el 10 de juny perquè li entreguem el text. Ens deia que estava molt interessat en discutir-lo amb nosaltres.I ho fa en nom de la Comissió de Venècia?
    És un membre de la Comissió, però potser no ho fa en nom de la Comissió. No es poden pronunciar respecte el procés català fins que els catalans fem l’últim pas. No es mullaran per després quedar-se en evidència, en cas que els catalans no siguem capaços de fer el que hem de fer. Una Comissió com aquesta no es mullarà per ningú.
  6. Bien. Ahora, por favor, BUSCAD ESOS PASAJES en el enlace “actual” de la entrevista. Repito la dirección “actual”:  http://elmon.cat/noticia/163974/constituim_163974
  7. Si tenéis el mismo navegador “enemigo del referéndum” que yo, esos pasajes NO  OS VAN A SALIR.
  8. Si tenéis un navegador ultrademócrata, TAMPOCO OS VAN A SALIR.
  9. Buscad la palabra “Venècia” (en Chrome, CTRL+F), a ver cuántas veces os la repite. A mí, sólo una. Al resto de la humanidad, también sólo una. En el titular. No en el texto de la entrevista.
  10. Dios mío. Dicen que lo digital dura toda la vida y en Elmon pierden unos pasajes (como veremos, más de media entrevista) cuya realidad, en los términos expresados por el entrevistado, es cuestionable.

CONCLUSIÓN. Parece ser que en algún momento indeterminado de la Historia, los pasajes que reproduje en mi entrada de 29/05/2016 (y fue casualidad, porque ya sabéis que a veces reproduzco pasajes, o a veces enlazo directamente a la noticia) se borraron solos de la entrevista, que además cambió de dirección. Qué mala pata tiene el secesionismo: un día, alguien se equivoca al publicar correos electrónicos de contacto o de registro de webs; otro día, a alguien se le caen unos párrafos sobre Venecia que hace un año ya no nos creíamos.

En realidad, a Elmon.cat “se le borra” más de la mitad de la entrevista, que hacía referencia al “Interés mundial” que habría suscitado el borrador de “Constitución” catalana. Si consultáis entera la entrevista en Wayback Machine, aquí sí que leeréis la palabra “Venècia” y quedaréis persuadidos del nivel cósmico al que llegó el asunto.

Es una suerte que no haya olvidado la entrevista a Jordi Domingo, probablemente porque no me creí nada. Si además verifico -reitero: pura casualidad- que más de media entrevista fue eliminada “por accidente” (cosa que no dudo, en absoluto), la pregunta ya no es si alguien se cree que la Comisión de Venecia se interesó por el borrador de un texto que debe estar criando malvas. La pregunta acertada es: ¿existe algo de verdad en el circo secesionista?

Cuestión de detalles

La semana pasada quedó pendiente de revisión, pues apenas ocupó algunos comentarios, un documento cuyo contenido hacía sospechar -y no pasa de la mera sospecha, hipótesis o conjetura- si no se trataba de un detalle más dentro de la preparación secesionista de la toma del poder político, de modo repentino, vulnerando la legitimidad institucional y el Estado de Derecho (perdonad esta forma de expresión, inspirada en una definición leída en otra parte, pero ahora el blog es un medio de comunicación vigilado y fiscalizado).

Se trataba, como explicó un usuario al que sigo en Twitter, del Acta de la Comisión de la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de fecha 4 de abril de 2017, que reflejaba unos hechos que -quizás sí, quizás no- pueden ser significativos. Es de esos temas en que uno quiere ver lo que le interesa, según su particular punto de vista. Por ejemplo: si lo que explicaré lo relacionas con las revelaciones de Santi Vidal y la (supuesta) elaboración de listas de Jueces y Magistrados desafectos (algún blogger también habrá, espero), con los que no se puede contar para el día siguiente a la tentativa de toma repentina del poder, el asunto tiene su coherencia. En cambio, si optas por una lectura meramente rutinaria, no verás nada especial. Como mínimo, el asunto es curioso.

El resumen de la historia es el siguiente: la Generalitat dicta una Instrucción (la SG 2/2017, de 3 de marzo) acerca de los horarios de apertura y cierre de los edificios judiciales. Hasta aquí, nada extraño, si bien cabe destacar que la Instrucción tiene vocación de ser aplicada a todo “personal judicial y no judicial que presta servicios en los edificios judiciales de Cataluña“, lo cual implica su aplicación a personal que no depende funcionalmente de la Generalitat. Uno de estos colectivos lo constituyen Jueces y Magistrados, protagonistas de esta entrada.

El dictado de la Instrucción SG 2/2017 (en lo que se comenta, artículo 1) provocó una breve mención en el Acta de la Comisión de la Sala de Gobierno del TSJ de Cataluña del día 14 de marzo, porque, precisamente, la aplicación de esta Instrucción puede limitar las posibilidades y condiciones de acceso y de trabajo de Jueces y Magistrados en las sedes donde desempeñan su actividad. Además, se había elaborado sin convocar una Comisión mixta del Departament de Justicia y la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (esto sí que extraña un poco). Finalmente, se acordaba pedir al Departamento de Justicia la suspensión de la Instrucción, que entraría en vigor el día 1 de abril. Bien. Hasta aquí, no parece nada especialmente grave. Desde la distancia, me parece raro que Justicia ni siquiera hable o consulte previamente con el TSJ Cataluña, pero cosas mucho más raras se han visto.

Un poco más raro -e interpretable, sin duda- es lo que se lee en el Acta del 4 de abril  de 2017 sobre el asunto, que vuelve a ser objeto de comentario.

Por una parte, se señala que el Departamento de Justicia mantiene el régimen de vigencia de la Instrucción; nada raro.

Por otra, se lee lo siguiente: “Que con ocasión y para la efectividad de la Instrucción SG 2/2017, los titulares de los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción de Cervera y los Juzgados Únicos de Vielha y de Solsona pusieron en conocimiento de la Sala de Gobierno de este Tribunal Superior los contenidos de los escritos remitidos a tales órganos por el responsable de los Servicios Territoriales de la Administración de Justicia en Lleida en que, entre otros anuncios relativos al horario de apertura y cierre de los edificios judiciales, se les demandaba la entrega de las llaves de acceso a tales edificios, mostrando su preocupación por la limitación que de ello derivaba para el acceso al despacho profesional de cada uno de ellos. “.

Mmmm… Esto sí da que pensar. La Generalitat pide las llaves a los Jueces, con lo que conseguiría quedar como única tenedora de las llaves de acceso a una sede judicial. Si un Juez no tiene acceso al edificio judicial, se le puede limitar el desempeño de la actividad… Evidentemente, sigue siendo Juez dentro y fuera del Juzgado, pero no es lo mismo. Y menos si ha perdido totalmente el control de su propio acceso a las dependencias judiciales.

Después de diversas consideraciones jurídicas sobre el alcance de la Instrucción, la Sala de Gobierno acuerda:

Y en lo que respecta a la orden de entrega de llaves dirigida a los Jueces del territorio por los Servicios Territoriales de la Administración de Justicia en Lleida, en la medida en que no puede verse afectada por la Instrucción SG 2/2017 (…) deberán ser mantenidos esos mismos Jueces en la plena disponibilidad de las llaves de acceso a su despacho judicial, sin que puedan verse concernidos por la indicada orden, más allá de su entrega contra el recibo de un nuevo juego de llaves, en la eventualidad única de que se produzca un cambio de cerradura“.

Es posible que el requerimiento de la Generalitat esté justificado, pero no puedo dejar de preguntarme: ¿para qué quitarle a un Juez las llaves del edificio judicial? Aquí, recojo un poco las reflexiones de quien explicó la existencia de este Acuerdo de la Sala de Gobierno. Porque llamaba la atención que esa petición se hubiera realizado en partidos judiciales pequeños (en Cervera hay dos Juzgados), incluso unipersonales, como si se tratara de una prueba localizada. Como diría la prensa beneficiaria de subvenciones, esto pasa en pleno Prusés™

Evidentemente, no sé si la petición se ha realizado a otros Juzgados y han atendido la petición o si, directamente, lo que se hizo fue ignorar a los Servicios Territoriales de Justicia y por eso no se relacionan más Juzgados en el Acta de la Sala de Gobierno. No obstante, la certeza, incontestable, estriba en que los titulares de varios pequeños Juzgados fueron requeridos para que hicieran entrega de las llaves.

CONCLUSIÓN. Una de las claves de la toma del poder político, de modo repentino, vulnerando la legitimidad institucional y el Estado de Derecho es que el plan desarrollado asegure el control territorial de los medios materiales y personales a través de los que se ejerce la autoridad. ¿Puede ser que una medida aparentemente tan simple como ostentar el pleno control de acceso a las sedes judiciales, con carácter exclusivo, pueda formar parte de ese plan? Interesante cuestión teórica -pues la mera sospecha, hipótesis o conjetura resultan insuficientes para asegurar nada- que nunca se ha planteado en el blog, que siempre se ha centrado en el análisis de las bases teóricas del secesionismo y apenas en los planes de acción. Esos detalles de los que la Historia demuestra que puede depender el éxito o el fracaso.

Para qué querrán las llaves de los Jueces, me pregunto. A ver si en próximas Actas de la Sala de Gobierno sale algo más.

Una democracia superlativa

En un Parlamento se tiene que poder hablar de todo, la baja calidad de la democracia española, el sistema clientelar corrupto que asola al partido del Gobierno… son frases que ya nos sabemos de memoria. Se suelen plantear en sentido unidireccional.

Cuando se inician Comisiones de investigación en el Congreso y quedan bloqueadas, como la de la llamada “Operación Cataluña”, diputados del PDeCAT como Sergi Miquel afirman que el PPvol matar aquesta comissió, i ho ha aconseguit amb el suport de C’s i l’ajut del PSOE“. Y Gabriel Rufián sale, indignado, diciendo: “És una vergonya, no s’investiga res. Han vetat totes les compareixences“. Pueden tener razón, para qué negarlo.

Claro que, como siempre, cuando se trata de aplicarse la doctrina, esa ejemplaridad democrática tan pregonada cae al cementerio de las verdades olvidadas. Resulta hasta simpático que una de las excusas para liquidar la Comisión de investigación iniciada a raíz del asunto Santi Vidal haya sido que “l’objectiu de la comissió és fer la feina bruta a la fiscalia” (Bernat Solé, de JxSí), lo cual es tanto como reconocer que de los trabajos de la Comisión podía aflorar la presunta comisión de delitos.  Por lo que se ve, algunos no son conscientes del valor de sus propias palabras. Un malpensado diría que esa frase solo es posible si estás acostumbrado a vivir en la ilegalidad; eso, un malpensado. Puede ser un simple desliz, una falta de dominio del idioma.

Bueno, lo que se pueda decir o valorar por el cierre de la Comisión “Vidal”, con el voto de los “democráticos” JxSí y CUP, resulta ocioso. Además, ya lo han dicho Carlos Carrizosa:Ha estat la més curta i la més efectiva: Santi Vidal deia la veritat“; Joan Coscubiela: “Heu deixat de ser interlocutors creïbles” (para mí, ya no lo eran, por descontado, pero aquí se admite la disparidad de opiniones, como la de Coscubiela); Alícia Romero:ja els va bé que les coses es facin a les fosques“; o Alejandro Fernández:pacte de silenci entre el clan de la ‘mare superior’ i els revolucionaris de la CUP“.

El asunto, el de siempre. Si alguien justifica el cierre de la Comisión “porque el PP hace lo mismo“, en primer lugar le felicito por “hacer lo mismo” que el PP. En segundo lugar, le contesto que a mí qué me cuenta del PP.

Y en tercer lugar: esa democracia perfecta, en la que el debate y la transparencia son su falsa piedra angular, se desmonta a las primeras de cambio. Un pequeño soplo y… demuestran que sus supuestos principios no existen.

CONCLUSIÓN. ¿Cómo era eso de Salvador Cardús? ¿Que cómo es que los catalanes no huimos de este sistema fraudulento encabezado por JxSí y la CUP? Era algo así, ¿verdad?

La democracia superlativa que tienen preparada, la mejor de la historia. Madre mía con los inventores de la democracia.

EDITO: ¡Me olvidaba! Profético Antoni Bassas, treinta horas antes: “Prohibit parlar al Parlament“. No lo hubiera podido titular mejor.

Los nuevos aires del blog

Ahora que sabemos que nos leen, el blog cambia un poco, para adaptarse a los nuevos aires de expresión necesarios ante tamaña responsabilidad. Es decir, que a la hora de efectuar valoraciones o juicios de opinión, el comedimiento y la mesura pasan a ser la nueva norma (léase esta última frase con cierta suficiencia, como quien habla con la espalda recta cual palo de escoba).

Propongo, a fin de comprobar estos nuevos aires del blog, examinar, con espíritu constructivo, el último artículo en el Ara de Salvador Cardús, intelectual prestigioso, cuya consistencia argumental era puesta en duda por quien suscribe y algunos de los más doctos y agudos comentaristas del blog.

El título es prometedor: “Un dret permanent a decidir“. En un alarde de sutileza, Cardús relaciona los escándalos del Castor y del Canal de Isabel II con la imperiosa necesidad de la secesión, con fragmentos tan redondos como:

…aquests dos casos (…) són un indicador  d’un sistema generalitzat de corrupció política, de la feblesa dels controls democràtics per impedir-la i, en definitiva, de la submissió de l’estat espanyol a alguns putrefactes poders econòmics

(…)

Tot i la brutalitat dels casos esmentats, els responsables d’aquests crims polítics semblen ser-hi immunes. (…)  I als espanyols ni se’ls acut que puguin escapar d’aquest femer!

Es una pena que, aun teniendo parte de razón, el artículo de hoy de Cardús haya coincidido con las revelaciones de la supuesta existencia de una Madre Superiora en Cataluña, de la que nadie se apercibió en 23 años, al igual que ese Misterio llamado 3-4%. Digo supuesta porque, presunción de inocencia (y prescripción) aparte, bien sabemos que con el tema de la religión siempre existe la duda y la eterna discusión sobre las pruebas de la existencia de Dios. Imaginad, un pueblo elegido que durante décadas vivió (presuntamente) con una Madre Superiora (presuntamente) a la cabeza y nunca nadie se enteró. En el que presuntamente existió una práctica generalizada a un nivel del 3-4%. Si eso fuera verdad, ¿sería indicador de un sistema generalizado de corrupción política?, ¿de la inexistencia (no debilidad, como dice Cardús) de controles democráticos?, ¿de la sumisión del sistema completo a putrefactos poderes de no sé qué tipo? Como digo, todo esto es supuesto y es presunto. Y nunca nadie supo ni vio nada en Cataluña. ¡Y a nadie en Cataluña se le ocurre escapar de este supuesto lodazal en que ni los sapos vivirían!

Ahí subyace (nuevos aires, nuevo lenguaje) mi énfasis en el juicio negativo al argumento nuclear de Cardús, quien recurre -en contra de su brillante trayectoria- al habitual, manido y repetido argumento de que somos los mejores y que se trata “de confiar profundament que els catalans, en cada elecció futura, decidiran el millor en cada moment“, que es una frase, por supuesto, obtenida de los mejores manuales eclesiásticos, como los que (presuntamente) debía manejar la supuesta Madre Superiora.

CONCLUSIONES. Cardús, en definitiva, nos propone huir del resto de España ante escándalos como los que ha indicado en su artículo, pese a que existe un sistema judicial que abre procesos sin cesar y enjuicia y condena por doquier. La lástima del artículo de Cardús -de quien una vez se escribió por aquí que sus argumentos eran contrarios a la verdad y la rectitud en el proceso intelectivo- es que opta por preterir y obviar lo que sucede delante de su patio: la Virgen estaba ahí, y aun existiendo pruebas fehacientes de su existencia, dice que no la ve. Misterios de la Fe nacionalista que la razón no puede resolver.

Nota final: sé que este tipo de redacción resulta pedante y fatuo. Sin embargo, la nueva dimensión comunicativa obliga a ello y Cardús bien que lo merece.