Todas las entradas por Javier

Todos los caminos conducen al 155

Esta mañana, Joan empezaba una bromita con el número 155 como “icono” que le he contestado con esta captura:

Las casualidades existen y lo mejor estaba por llegar.  A la hora de comer, con bromitas también, me pasan esta imagen, con indicación de la distancia restante de camino a Barcelona:

Metido en la bromita, me ha hecho recordar otro rótulo, en este caso de la AP-2:

Ahí no acaba la cosa. Quedaba una imagen más:

CONCLUSIÓN. La información estaba ahí. Todos los caminos, claramente, conducen al 155.

Sólo por cambiar de entrada

Este nuevo artículo viene a cuento de que hace más de diez días que no publico nada, “nos comunicamos” vía comentarios y ya hemos superado los cien, así que toca cambiar de página, ni que sea para empezar de nuevo. O sea, que no se trata de ningún artículo, ni del análisis de algo que me haya llamado la atención. Es sólo (yo soy de los que escriben sólo con tilde) por cambiar de entrada.

Eso sí, y por dotar de algo de contenido la entrada, acabo de ver en mi Twitter que @MissAntropia___ enlazaba una noticia de Nació Digital del día 20 de septiembre de 2017, cuyo contenido es casi una declaración de Hechos Probados de una hipotética Sentencia de delito de sedición. Dice así en su titular principal y los dos primeros párrafos, de los que resalto en negrita y rojo unas interesantes palabras:

Els manifestants bloquejaran la Guàrdia Civil si s’endú papers d’Economia

La reacció contra la irrupció de la Guàrdia Civil en quatre conselleries de la Generalitat -Economia, Exteriors, Governació i Afers Socials- ha estat espontània a primera hora del matí, però no ha estat imprevista. Les entitats sobiranistes i els partits porten mesos preparant la resposta a un escenari de repressió de l’Estat, i la moblilització al carrer és la cara més visible d’aquesta estratègia. Les protestes pacífiques estan centrades a la confluència entre Rambla Catalunya i la Gran Via de Barcelona, on hi ha el departament d’Economia, i el pacte al qual han arribat partits i entitats és que els manifestants no deixin sortir la Guàrdia Civil de les dependències de la conselleria si els agents “s’enduen documents, segons fonts consultades per NacióDigital.

En cas contrari, és a dir, si l’institut armat no confisca documentació, l’ordre que es donarà és de deixar passa els agents. Aquestes accions s’han consensuat entre les formacions independentistes i les entitats, que des de primera hora fan costat al departament d’Economia i a les persones detingudes, així com també al personal de la conselleria que ha vist interrompuda l’activitat normal pels escorcolls de la Guàrdia Civil. Els partits estan cridant a la mobilització aquesta tarda per omplir la confluència entre Rambla Catalunya i la Gran Via, i el PDECat i ERC han suspès els actes que tenien previstos per les set.

Después, algunos se extrañan de que estén imputados por sedición.

Gracias, Nació Digital, por su inestimable colaboración en el esclarecimiento de los hechos investigados. Si un día el tema llega a juicio y se dicta Sentencia condenatoria para alguien por los hechos del 20 de septiembre, creo que el relato no diferirá en casi nada.

Nota: el goteo de tonterías del separatismo es elevadísimo. Su calidad, ínfima. No dan ni para una entrada potable y apenas para tres o cuatro comentarios sobre un mismo tema.

I això, qui ho paga?

És indubtable que el separatisme utilitza les institucions al seu exclusiu servei, ignorant tots aquells qui no comparteixen la seva posició. D’exemples n’hi ha molts i ara n’explicaré un d’especialment significatiu -com a mínim per a mi- que exemplifica com el separatisme s’identifica fàcilment amb l’arbitrarietat i, a sobre, ho hem de pagar tots. L’assumpte té especial gràcia perquè el separatisme es postula com a solució moral de tots els problemes.

Situació. 2 de novembre de 2017. S’acorda la presó provisional de vuit exconsellers de la Generalitat.

La data coincideix amb les Festes de Sant Narcís i, com a “mostra de rebuig” per l’entrada a presó dels exconsellers, l’Ajuntament de Girona va acordar, entre d’altres activitats, el tancament de les barraques. Les barraques -concessions per a la venda de beguda i menjar en un espai (La Copa) on es concentra la festa de nit- se sortegen entre les entitats que s’hi presenten i paguen una taxa o cànon (o el nom que rebi, que no ho sé). Evidentment, aquestes entitats esperen obtenir uns beneficis econòmics de l’explotació de les barraques.Evidentment, no existeix cap connexió lògica entre la presó provisional d’uns exconsellers i el tancament de les barraques (ni les atraccions de Fires o els concerts), però la qüestió és que les barraques van tancar. Igualment, cal dir que el castell de focs amb què acaben sempre les Fires des de que tinc memòria també va ser suspès.

Segons publicava DiarideGirona el dia 9 de novembre: “Entitats de les barraques estan molestes amb les suspensions de les Fires“. Val la pena llegir la notícia per adonar-se de l’existència d’una dinàmica molt coneguda i comentada en el blog: que molt pocs, en aquest cas només un, es va atrevir a posar en qüestió públicament la decisió de l’Ajuntament, mentre que d’altres no van gosar d’exposar la seva discrepància.

DiarideGirona ho explicava així: “El dia que es van suspendre els concerts, el dijous, hi va haver una reunió on van ser presents representants de totes les entitats que tenien barraca. Des de l’Ajuntament, la regidora de Fires, Eva palau, i des de fonts properes a la Comissió de la Copa es deixa clar que totes ho van entendre i acceptar. Aí que expliquen que hi va haver alguna veu discrepant que s’oposiva al tancament de les barraques. Segons ha pogut saber Diari de Girona, la que més va deixar clara la seva oposició va ser la del club de bàsquet Santa Eugènia. Segons han explicat algunes entitats, n’hi ha d’altres que van callar però que no acceptaven la decisió municipal de bon grat. «Era això o això. No hi havia opció», expliquen“.

O sigui, més o menys, la clàssica “oferta que no podràs rebutjar, que més d’un i de dos no s’atreveixen a contradir.

I arribem al desenllaç. Avui, dia 1 de gener, DiarideGirona publica la següent notícia: “Girona pagarà 200 euros a cada entitat per la nit que va obligar a tancar les barraques“. I en el cos de la notícia llegim: “En la reunió celebrada dijous, l’Ajuntament va explicar a les entitats que se’ls compensarà amb 200 euros cadascuna pel tancament de la Copa el dia 2 de novembre. El pagament es farà per transferència bancària en un termini de com a molt dues setmanes. Malgrat que es tracta d’una xifra molt inferior a la que acostumen a recaptar una nit habitual de barraques, les entitats ho han acceptat perquè els permetrà almenys cobrir despeses“.

CONCLUSIÓ. Si la decisió de tancar les barraques fos justa i ajustada a Dret, l’Ajuntament no hauria de pagar res. Però no ho era i per això paguen dos-cents euros, que  és una quantitat molt petita. Clar que segurament resulta “suficient” com a “indemnització”, atès que embolicar-se en plets té dos costos inassumibles: el primer, el de l’advocat, que serà més car que la quantitat a reclamar; i el segon, el d’enfrontar-se amb l’Ajuntament quan potser de vegades has de demanar alguna petita ajuda i ara se’t tancarà.

L’Ajuntament, posat a l’explícit servei de la causa separatista. I qui ho paga, tot això?

Ara, només falta saber la indemnització que s’haurà pagat (o pendent de pagar) a l’empresa del castell de focs o, també, als firaires per la paralització de les atraccions. Aquest és el projecte modern de la secessió, el de l’eficiència i seriositat de l’Administració… sempre que estigui d’acord amb els postulats del separatisme.

Las risas se escuchan hasta en Tabarnia

Resulta complicado no decir nada sobre “Tabarnia”. Cada vez que pasa por mi Twitter algún comentario de prohombres subvencionados del separatismo, o a la busca de una subvención, la risa se hace mayor. ¡¡¡Se lo toman decididamente en serio!!!

Aparte del inefable Aleix Sarri, he podido leer tuits de Toni Soler (cuestionando la divisibilidad de Cataluña), Eduard Voltas (diciendo que es un invento de C’s; por favor, qué poco ha leído este señor para enterarse de las iniciativas que hasta hace un par o tres de días apenas pasaban de lo anecdótico, pero estaban allí) o Josep Costa, entre muchos otros. De una forma u otra, el perfil de este tipo de “contestaciones” da por sólida la iniciativa. A mí ya me perdonaréis, pero lo que le veo -al margen de que haya quien la tome verdaderamente por sólida- es mucha ironía, mucha risa y, como se ha repetido sin descanso, mucho poner al separatismo frente a su propia argumentación. Y, sorpresa, desmontarse con suma facilidad. Si no lo veo, no lo creo.

Sobre lo de poner al separatismo ante su espejo. “Casualmente”, acabo de recuperar el libro de Josep Costa. Releo el primer capítulo, en que de forma somera explica las teorías creadas para justificar o dotar de fundamento la secesión. Página 26. Comenta lo siguiente: “…la millor teoria de la secessió serà la que combini els aspectes deontològics, procedimental i conseqüencialistes (…) de totes elles. Per exemple, mentre les teories nacionalistes proporcionen la millor comprensió de les motivacions que impulsen els moviments independentistes, les teories plebiscitàries encerten quan assenyalen que és necessari el vot democràtic d’una majoria dels residents al territori que es vol independitzar, sense tenir en compte la seua identitat nacional. Els defensors de les teories plebiscitàries també tenen raó quan suggereixen que pot ser injust imposar la unitat d’un estat als qui clarament estan a favor de la secessió, atès el caràcter fundacional que té la sobirania popular per als règims polítics contemporanis…“.

Es curioso. Esta clase de argumentos sirven para Cataluña y no sirven para los “tabarneses“. Dígase de paso que, más adelante, Costa se plantea la cuestión de qué pasa en caso de referéndum con zonas en que gana el Sí, otras el No y las divisiones casi infinitas que podrían producirse de tomar la teoria plebiscitaria con todas sus supuestas consecuencias. Pero ese no es el tema.

El tema es que se plantea con más ironía y mala leche que otra cosa el tema de Tabarnia -y ya os digo mi posición: no me lo tomo más que como ironía- y el independentismo se pone a negar uno tras otro todos sus postulados. Si es que es de risa.

Y ahora un poco, solo un poco, de más seriedad. Ha sido suficiente con que personas de alta relevancia pública, como Inés Arrimadas o Albert Rivera, hayan difundido el asunto como para que tome una dimensión muy superior a la que de verdad merecería. Y, con ello, sorprendentemente, se han producido dos fenómenos, de importancia relativa pero significativos: 1) el independentismo “contrarrestando” (jajajaja) la argumentación “tabarnesa” (jajaja); 2) el foco de atención se desplaza hacia un punto alejado del interés informativo que habitualmente marca el separatismo.

Quizás que alguien tome nota y aprenda técnicas de comunicación.

Mientras tanto, acabad de disfrutar leyendo los últimos tuits, comentarios y noticias sobre el tema antes de que vuelva a quedar relegado.

Cites falses amb retard (citas falsas con retraso)

Avui toca una cita falsa amb retard, perquè ja fa dies que està desmentida a Maldito Bulo.  Bé, en realitat crec que la vaig desmentir a Twitter abans que Maldito Bulo, amb la qual cosa s’esdevé encara més encertada la suggerència que en alguna ocasió ha fet l’Abraham, per tal de que el blog es reconverteixi en part cap a aquesta línia del “desmentit professional”. [Per suposat, si vaig comprovar i/o “desmentir” abans que Maldito Bulo la cita falsa que us diré, m’és completament igual. La qüestió és una altra].

Comencem: 10.44 a.m. del dia 21/12/2017, dia de les eleccions. M’arriba aquest Whatsapp d’algun dels molts infiltrats dels que disposo.

Després d’una breu conversa i comprovacions diverses, com per exemple anar a la web de l’Institut Ramon Llull i veure que només s’hi fa referència com a Oficines a l’Exterior les ubicades a Londres, Berlín, Nova York i París, a les 11:11 ja hem arribat a la conclusió de que el contingut (acomiadament dels treballadors del Llull, entitat no política, blablabla) no és cert. Tampoc no trobem cap referència al contingut del missatge del whatsapp a cap mitjà de comunicació ni font fiable (tampoc a les no fiables).

Comprovant una mica més ens trobem que del 2009 fins el 2015 va haver-hi un “Espai Llull“. A partir de l’octubre de 2015 s’integra la representació a l’Alguer a la Delegació de la Generalitat a Itàlia. Ho explica aquesta nota de premsa de la Generalitat del 6 d’octubre de 2015: “Fins ara la representació del Govern a l’Alguer depenia de l’Institut Ramon Llull, que es feia càrrec d’un espai cedit per l’Ajuntament de l’Alguer. A partir d’ara serà el delegat del Govern a Itàlia, Luca Bellizzi, el responsable de la relació del Govern amb aquest territori, que té uns vincles històrics, lingüístics i culturals molt forts amb Catalunya“.

A les 11:18 ja havia trobat aquesta mateixa nota substancialment reproduïda a La Vanguardia, via EFE.

Bé. A aquesta hora ja havíem descobert que, en realitat, a l’Alguer hi havia un “Ofici” de la Generalitat (no una oficina de l’Institut Ramon Llull)  i que aquesta oficina quedava tancada per aplicació de l’article 155 de la Constitució.

La cosa és tan antiga que tant ElPunt com l’ARA es feien ressò del tancament de les delegacions a l’exterior, el dia 1 de desembre!!! Ambdues notícies, via ACN, deien: “El govern espanyol ha acomiadat els treballadors públics de les delegacions de la Generalitat a l’exterior, segons ha pogut saber l’ACN. El personal de les delegacions de París, Londres, Berlín, Lisboa, Viena, Washington, Copenhaguen i Roma perdran la seva feina…“. O sigui, que el dia 1 de desembre els treballadors ja havien estat acomiadats, amb efectes 30 de novembre.

REPETEIXO PER SI ALGÚ NO SE N’HA ADONAT: Tot el personal de les oficines de la Generalitat a l’exterior va ser acomiadat amb efectes 30  DE NOVEMBRE DE 2017. És a dir, 21 dies abans del Whatsapp que us he reproduït i que, curiosament, es difon el dia de les eleccions.

Aquí teniu la carta que van difondre alguns mitjans de comunicació:

El Periódico publicava una notícia el dia 1 de desembre: “Exteriors culpa dels acomiadaments a les ‘ambaixades’ el número dos de Romeva. El Govern central al·lega que Villatoro, secretari general del departament, no va reubicar els 33 empleats locals“. Fins i tot, a la notícia llegim: “Segons fonts d’Exteriors, aquesta mesura dràstica es va prendre després que el secretari general Aleix Villatoro, número dos de Raül Romeva en la Conselleria d’Afers Exteriors, no presentés un pla per reubicar-los en altres organismes catalans (com les oficines comercials d’Acció o l’Institut Ramon Llull, amb seus en diverses ciutats estrangeres).” (el color vermell és meu).

Fins i tot, havíem tingut l’oportunitat de llegir aquesta notícia de Vilaweb del dia 4 de desembre de 2017 en la que, entre d’altres coses, llegim: “Una de les aplicacions de l’article 155 contra l’autogovern de Catalunya va ser el tancament de l’Oficina de la Generalitat a l’Alguer, oberta el 2009 i on es feien activitats de promoció de la cultura catalana. Per recuperar-ho, set ex-batlles de la iutat han enviat una carta al ministeri d’Afers estrangers italià perquè intercedeixi i demani que es restableixi l’oficina“. Ep! 4 de desembre. 4 de desembre. 4 de desembre. Oficina de la Generalitat a l’Alguer.

O sigui: no hi havia cap oficina ni Espai del Llull des de l’octubre de 2015. I el tema de l’acomiadament venia de tres setmanes abans. No és el mateix dir que, en aplicació del 155, s’ha tancat una de les oficines de la Generalitat a l’exterior que dir que s’ha tancat una oficina del Llull (entitat no política, etc, que és el que diu el missatge de Whatsapp) i que, a més, s’ha acomiadat els seus treballadors. I no és el mateix dir que “El Ministerio del interior acaba d’acomiadar…” que explicar que això ve de tres setmanes abans. La manipulació és clara i la intenció també.

Així doncs, una vegada verificat que es tractava d’un altre Whatsapp dirigit a manipular la informació, per tal d’obtenir la màxima difusió possible d’un públic assedegat de notícies que tenen poc a veure amb la realitat, no calia més que seure davant del Twitter, tot esperant que algú piulés un Whatsapp sense font coneguda i sense cap mena de verificació i n’aconseguís el màxim eco.

Fent una cerca a Twitter, sortien set o vuit piulades, gairebé sense repercussió… fins que a les 11:22 arriba el moment desitjat: ni més ni menys que Josep Huguet, qui havia arribat a ser Conseller de la Generalitat en dues etapes diferents, agafa el Whatsapp que li ha arribat, se’l creu de dalt a baix, no verifica res i el difon a Twitter, amb èxit total: ara mateix té més de 8.100 RT’s.

A les 11:25, agafo el meu Twitter, cito la piulada del sr.Huguet i escric això, evidentment sense gaire èxit.

No vaig ser l’únic a fer aquest tipus d’observació, però això no va ser obstacle per tal de que el sr.Huguet mantingués la seva piulada, que ni era certa, ni tenia a veure amb la realitat: un Whatsapp sense cap mena de font ni verificació.

Això sí, Huguet va fer aquesta piulada a les 19:48, “precisant” alguna “petita” incorrecció, la qual va obtenir tres “m’agrada”.

CONCLUSIÓ. No hi havia cap oficina del Llull, com deia el Whatsapp sense verificar difós pel sr.Huguet. Els treballadors que hi hagués a la delegació de l’Alguer no van ser acomiadats el dia 21 de desembre, dia de les eleccions, com deia el Whatsapp del sr.Huguet, sinó amb efectes 30 de novembre.

De fet, el sr.Huguet, que segons diu el seu perfil és “Enginyer i llicenciat en història” va esbombar -amb èxit- un Whatsapp sense cap mena de contacte amb la veritat. Però a ell ja li anava bé. Després, es queixen d’algun adjectiu com fanàtic. O sigui, que més de 8.100 repiulades i vagi-se’n a saber quantes persones ho hauran vist i ens n’hem d’aguantar. I es limita a “corregir” el tema de l’oficina, sense dir res de tot el tema. En fi.

Abans d’ahir, un usuari deia que quan els ciutadans que viuen a Vila-roja o Nou Barris deixin de mobilitzar-se, aleshores, els qui estem en contra de la secessió “fliparem”.

No cal, perquè jo ja “flipo” ara, veient com tot un exconseller de la Generalitat es dedica a publicar en el seu Twitter el primer Whatsapp que li passen. És igual si no hi ha fonts, si hi ha errors enormes o alguna que altra mentida o tergiversació interessada. I més de 8.000 usuaris que ho redifonen (amb prou feines alguns esmenten les “incorreccions”, malgrat l’assumpte ultrapassa, i molt, la simple “incorrecció”).

Bé que lamento haver publicat avui aquesta cita falsa del Whatsapp amb retard i no abans.

Votar constitucionalismo, votar democracia

No falta ni una hora para la medianoche. Llevo toda la tarde cavilando si publicaba alguna entrada como la del título. Mi inclinación era no hacerlo. Más que nada porque el título, analizado con rigor, es injusto: claro que hay “no constitucionalistas” demócratas. No abundan, pero los hay, sin duda. En gran parte han preferido abandonar los principios básicos de la democracia -pues la “democracia”, en su caso, únicamente existe si les das la razón; si les llevas la contraria, eres un “facha”-, pero haberlos (demócratas), haylos.

Entre otras múltiples razones por las que promuevo el voto “constitucionalista” frente al “no constitucionalista” o, con mayor propiedad, separatista:

  1. Porque ufanarse con un color y un símbolo -el amarillo y los lazos de bolsa de basura- y, con él, apropiarse de todo el espacio público, no es democrático.
  2. Porque cuando alguien expresa en público que votará a un partido constitucionalista (entiéndase por tal expresión C’s, PSC, PP) y la respuesta son de caras de asombro y “¿No votarás independentista?“, no es democrático. Es de mente cerrada y demuestra lo que expresaba antes entre guiones: que su “democracia” solo admite el pensamiento único. [Nota: esto que explico es un microepisodio sucedido hoy mismo] El demócrata -lo explico para el que no esté familiarizado- podrá disentir y hasta criticar la opción del interlocutor. Pero no formulará una pregunta que da por supuesto que la única opción correcta es la suya. Más que nada, porque parece poco o nada democrático.
  3. Porque cuando, en el transcurso del microepisodio al que he hecho referencia, se cita el artículo de Carles Monguilod que comentábamos el otro día y la respuesta del interlocutor (de profesión, abogado) es “no me interesa lo que diga“,  se reflejan -una vez más, no sé cuántas veces llevo esto repetido- los prejuicios en que se basa el separatismo y sus inexistentes ganas de aplicar el sentido crítico y contrastar opiniones [dicho de otro modo: si en Cita Falsa no nos hubiéramos leído toneladas de Vilaweb, Ara, ElPunt, etc, apenas hubiéramos pasado de un mundo propio autorreferencial, que es donde vive el separatismo]. Como no les gusta un determinado discurso -impecablemente real y técnico- la opción es ignorarlo, simular que no existe. No, no es democrático.

Frente a lo anterior (y todo lo que queráis añadir), por supuesto que votar constitucionalismo no es la panacea. (Esta frase la pongo para los críticos). ¡Oh!, por supuesto. Pero esto no es problema, por favor.

Salvo alguno con militancia, la mayoría de los que rondamos por el blog nos movemos por preferencias: o sea, que le podemos encontrar pegas a todos los partidos. Sin excepción. Incluso, a algunos les encontraremos mayores pegas que a otros, por fortuna. Sobre eso descansa el pensamiento crítico (sin abominar de los que militéis, que cada uno tiene sus razones; pero creo que se entiende lo que quiero decir).

No obstante, tengo claro que unos partidos y (muchos de) sus seguidores entienden la democracia como pensamiento único y otros, sin ser ni mucho menos los portadores de la virtud, al menos no derogan la Constitución y el Estatut ni pretenden sustituir un ordenamiento jurídico por otro sin la más mínima regla democrática.

Así que votad, amiguitos. Al que más os guste o al que menos os disguste, pero votad constitucionalismo, que al menos está alejado del pensamiento único. [Y si no votáis constitucionalismo, pues me parece muy bien, oiga; discrepo, pero no seré yo quien le cuestione “¿cómo es que no votas constitucionalismo?” con cara de drama].

[Nota adicional medio en broma: en cuanto a los comunes… no diré nada y así no me meto en jardines]

Antes y después: no siempre es lo mismo

Esta mañana volvía desde Figueres y se me ha ocurrido escuchar el programa local de SER Girona. Entrevistaban a Roger Torrent (ERC), quien, sin demasiada oposición por parte del periodista, recurría a los mismo tópicos de siempre, los de antes y los de después: “son unas nuevas plebiscitarias“, “está claro que las elecciones se convocan por las presiones de Europa“, “la independencia está proclamada” o “la implementaremos después de estas elecciones ilegítimas” (no obstante lo cual, se presentan: clara contradicción en sus propios términos).

El momento más pseudoincómodo para el entrevistado ha llegado con otro tópico: “no se ejecutó la proclamación para evitar consecuencias negativas para los ciudadanos” ( o sea, para evitar “los muertos”). En ese momento, el periodista le hace una pregunta cuyo tenor literal no recuerdo, pero su sentido sí: “Si no llevaron a cabo la independencia porque podía haber muertos, ¿cómo piensan hacerlo ahora? ¿qué habrá cambiado?”. La respuesta ha sido más o menos del tenor: “lo haremos”. Y punto, porque yo lo valgo. Por supuesto, el periodista no ha pedido más explicaciones. En fin. Lo mismo antes y después.

Bueno, no exactamente. Y es que mientras escuchaba esta entrevista me han llegado un par de imágenes y un texto (protegidos por el secreto profesional en cuanto a la autoría), que solo he podido leer y revisar cuando he aparcado el coche. El resumen que os hago es el siguiente: ante la OCUPACIÓN de TODO ESPACIO PÚBLICO por el separatismo, cada vez hay más gente literalmente HARTA. Por eso los hay quienes adoptan soluciones tajantes, cansados de que se crean que pueden hacer lo que les venga en gana. En el caso de las imágenes que me han facilitado, las bolsas de basura amarillas (o lo que sean, lo parecen) fueron colocadas ante un recinto que el jueves, en Girona, servirá de colegio electoral, así de sutiles son “los demócratas”.

Esto es lo que se veía ANTES (clic en la foto para ampliar).

Y esto es como quedó DESPUÉS (clic en la foto para ampliar)

CONCLUSIÓN. En algunos ámbitos, sí que existen diferencias entre el ANTES y el DESPUÉS. Y no, no se trata de “libertad de expresión”, se trata de la continua imposición, frente a la que se rebela (de rebelión; no de revelar) un enorme hartazgo. Si respetaran en algo la democracia -que no es el caso- como mínimo se abstendrían de “sutilezas” como la comentada (he verificado el lugar de la foto y, efectivamente, se trata de un tramo delante del Pabellón Municipal de Santa Eugènia).

Quién sabe si ya habrán “repuesto” el material objeto de limpieza y habrán vuelto a utilizar para sus fines particulares un mobiliario urbano que quienes no compartimos el ideal separatista también pagamos. Pero, claro, los árboles “serán siempre suyos“.

Al menos, en algunos sitios, existe diferencia entre el ANTES y el DESPUÉS. No siempre es lo mismo.

Dos libros interesantes: “El final del desconcierto” y “Escucha, Cataluña. Escucha, España”

Si llevo casi quince días sin escribir nada es porque apenas sucede nada de interés para el blog. Un tuit por aquí, una noticia tergiversada por allá y artículos de opinión de bajo nivel que únicamente son capaces de apelar a lo emocional para infundir ánimos al sector separatista. Así que, como sabéis, me compré unos cuantos libros y me he leído dos, que os comento brevemente por si os resulta de interés.

El primero, para mí el más interesante si tuviera que escoger uno solo, es el publicado por Antón Costas, “El final del desconcierto“. Costas analiza, a grandes rasgos, la situación en España producto de la crisis económica y uno de sus problemas principales: la desigualdad, la pobreza, la falta de recursos suficientes en muchos hogares y la urgente necesidad de un plan para superar esta gravísima cuestión.

Como tesis principal y básica que recorre la mayor parte del libro, el autor considera que el hecho de que tantas personas en España se hayan visto condenadas a la pobreza, apenas sin posibilidades de salir de ella, aderezado con recortes sociales que, en general, han sufrido los estratos sociales de menor capacidad económica y formativa, ha roto el “contrato social” en que se fundamentan algunos de los pilares básicos de una sociedad: la existencia de oportunidades para todos y que se procuren los medios para que la sociedad no “deje atrás” a quien necesite la ayuda y solidaridad. Si será marcado el tono progresista de Costas que hasta a Íñigo Errejón le ha gustado el libro.

Todo esto, por supuesto, sin renunciar al capitalismo como forma de organización del mercado, pero sujeto a mecanismos, límites y hasta la intervención del Estado, digamos que de forma “asociativa” con el sector privado, como forma de contribuir al desarrollo económico.

El libro abarca otros aspectos, como eficiencia, competitividad, tamaño de las empresas (insuficiente, a juicio de Costas), crecimiento económico y los ciclos a que se somete en España, los perjuicios de la austeridad o la “captura” del Ministerio de Fomento por determinadas empresas e intereses económicos, entre muchos otros. No obstante, en mi opinión, el aspecto más destacable es esta prioridad socioeconómica -no solo enfocada en las capas más necesitadas, pero sí con prioridad allí- que redunda en beneficio de toda la sociedad.

En definitiva, un libro constructivo que se lee con cierta facilidad, aunque no tanto como del tirón.

El segundo, “Escucha, Cataluña. Escucha, España“, cuyos autores son Josep Borrell, Francesc de Carreras, Juan-José López Burniol y Josep Piqué, sí se puede leer casi del tirón. Con la temática del ‘procés’, que nos sabemos de memoria, el camino está muy allanado para su lectura. De forma esquemática:

  • Josep Borrell. Con su estilo directo y enérgico, los argumentos de Borrell giran alrededor de las falsedades vendidas por el separatismo (el “límite” de contribución a la solidaridad interterritorial alemán, que si la entrada en la UE sería automática y además con los brazos abiertos, etc). En parte, resume algunos pasajes de “Las cuentas y los cuentos de la independencia“, que también comenté hace más de dos años.
  • Francesc de Carreras. Un interesante recorrido por los orígenes del nacionalismo catalán y su evolución al separatismo. No falta una mención específica a la espiral del silencio y cómo el nacionalismo ha conseguido que todo aquel quien no comulgue con sus bases esenciales pasa a ser de “los otros”: “…la estrategia nacionalista se cimentó, desde el primer momento, en un contraposición existencial: o eras catalanista o eras españolista, sin más opciones, lo cual significaba ser nacionalista catalán o bien nacionlista español (…) Toda crítica o discrepancia con el nacionalismo catalán era considerada un ataque a Cataluña, entendida como un todo. De ahí que a los no nacionalista se les denominara, habitualmente, anticatalanes“.
  • Juan-José López Burniol. La parte de López Burniol es interesante porque, aun estando de acuerdo en la parte final, esto es, ser contrario a la secesión, no coincido en parte (en parte, no en todo) con sus planteamientos. Por eso lo considero interesante: para leer opiniones coincidentes con la mía me puedo releer el blog y tan contento. ¿Dónde discrepo? López Burniol, por ejemplo, propone un “reconocimiento de la identidad nacional de Cataluña” o “competencias identitarias (lengua, enseñanza y cultura) exclusivas“. No me interesa ahora tanto un “¡oh, no! ¡no estoy de acuerdo!” o un “esto lo matizaría así o asá” sino destacar el hecho de que caben visiones, puntos de partida y desarrollos diferentes, que es de lo que se nutre una democracia plural. Como os digo, si los dos puntos que he reproducido no os gustan, precisamente por eso hay que leer a López Burniol. Como contrapeso a lo anterior, reproduzco otro pasaje del capítulo de López Burniol que, además, tiene bastante que ver con el trasfondo de los enlaces que algunos habéis puesto esta mañana: “Los independentistas sienten tal desdén por todo lo hispánico, por España y por el Estado que la articula jurídicamente, que muchos de ellos están convencidos o creen que lograr la independencia será cosa de nada, y que conseguirla y sostenerla depende tan solo del hecho de quererla”.
  • Josep Piqué. El ensayo de Piqué es más corto y quizás se nota un poco que no ha estado en la primera línea de opinión durante estos años, como sí lo han hecho los tres anteriores, lo cual no quiere decir que no sea de interés. Piqué remarca -también lo hacen Borrell y de Carreras- cómo se han manejado los recursos públicos, en especial los medios de comunicación, para realizar la “construcción nacional” y el uso instrumental de las instituciones al servicio del nacionalismo. Todo ello sin eludir las históricas responsabilidades del Gobierno central de turno derivadas del hecho de servirse de los nacionalistas como apoyo. Para acabar, una frase de Piqué, que también enlaza con la extraña composición de la realidad con que nos obsequia el separatismo cada día: “No hay mucho espacio para las teorías conspirativas, aunque, en Cataluña, existe todavía gente que cree que, todas las mañanas, hay una reunión en «Madrid», para qué puede hacerse para «fastidiar» a Cataluña. Es más, que casi no piensan en otra cosa. La frustración sería enorme si supieran la verdad, que es que la atención se centra en otros asuntos de mucha mayor envergadura“.

CONCLUSIÓN. Lecturas entretenidas y fáciles de leer (el libro de Costas requiere algo más de esfuerzo), con ánimo constructivo y de explicar la realidad desde puntos de vista razonables, aunque a algunos no les guste o, simplemente, discrepe, en todo o en parte. Así, seguiré evitando la lectura de artículos como este de Toni Soler, quien, para exponer su pensamiento, tiene que recurrir a argumentos cutre-nacionalistas como el “enemigo (literal, enemigo) común“: “Per tant, ara toca confrontar projectes, candidats i aliances, sense por, amb respecte i tenint clar quin és l’enemic comú“. Sabemos que el lenguaje no es inocente y Toni Soler -que si alguien le afea, dirá que “se le ha malinterpretado, que como os ponéis“- tampoco.

No es que sea una novedad. En realidad, el fragmento de Francesc de Carreras lo anticipa: si no votáis nacional-separatista, sois “el enemigo común“.

Cataluña no es Kentucky

Esta mañana, Juanmari enlazaba el artículo publicado por Josep Costa, quien, según he leído, se presenta por la lista de Junts per Catalunya en el número 17 de la provincia de Barcelona. El dato no tiene nada que ver con lo que comentaré, pero es para situaros en el contexto de su artículo: “¿Catalunya, la Kentucky de Europa?“. Cierto. Cataluña no tiene nada que ver con Kentucky, así que mejor no fijarse demasiado, salvo en unas cuantas cosas de su artículo:

1.Nos habíamos creído que Europa era otra cosa, y a la hora de la verdad Catalunya ha resultado ser más europeísta que las élites de la UE.“. O sea, para variar y tal y como está demostrando Puigdemont día sí y otro también: o me das la razón o no vale, que para algo somos los depositarios de la virtud.

2.Desde tiempo atrás, las élites de la UE —en connivencia con el nacionalismo español—, han impuesto el discurso que la división de un estado miembro no es posible y que, en todo caso, comportaría la salida de la Unión del territorio que se independice“.

Por partes, que el tema tiene su miga:

a) Cuando Romano Prodi, en nombre de la Comisión Europea, emitió la famosa respuesta a la pregunta formulada por Eluned Morgan, afirmando, entre otras cosas que: “Cuando una parte del territorio de un Estado miembro deja de formar parte de ese Estado, por ejemplo porque se convierte en un Estado independiente, los tratados dejarán de aplicarse a este Estado. En otras palabras, una nueva región independiente, por el hecho de su independencia, se convertirá en un tercer Estado en relación a la Unión y, desde el día de su independencia, los tratados ya no serán de aplicación en su territorio“, lo hizo en connivencia con el nacionalismo español. Claro que esa respuesta es de 2004. O sea, que el pérfido nacionalismo español tuvo la portentosa capacidad de prever el futuro y redactó la respuesta de Prodi.

b) Había más partes para este punto 2, pero en verdad que no vale la pena, además que apunto algo más abajo, en el apartado 5.

3. Sea como sea, la negación de la posibilidad de admitir nuevos estados nacidos dentro de las propias fronteras no deja de ser indicativa de la clase de Europa que se está construyendo.

El profesor Barto Fassbender ya ha empezado a plantear con lucidez esta reflexión. 

(…) Y los Estados Unidos de Europa existirán el día que, entre otras cosas, la división de un estado miembro no ponga en duda la pertenencia de los estados resultantes en la federación. Para decirlo en términos más técnicos, será cuando la secesión pase a ser una partición.

Oh, sí. Bardo Fassbender. Uno de los juristas digamos que “comprensivos” con el secesionismo y a los que se agarran como sea. Supongo que Costa se refiere a esta entrevista en Vilaweb: “Si entenem Europa com una federació, canviar una frontera interna no hauria de ser complicat“. La cuestión es que igual soy yo, pero me parece que Costa, al citar a Fassbender, sugiere que este es favorable a la teoría de la “ampliación interna”, esa que dice que Cataluña, en caso de secesión, sería automáticamente miembro de la Unión.

Si uno se lee atentamente la entrevista, Fassbender no dice eso. Es más, en un artículo suyo que traducía Vilaweb en noviembre de 2013, leemos: “És cert que, en el cas d’una secessió d’Espanya, Catalunya no romandria “automàticament” a la UE. Mentre que Espanya, malgrat la minva de territori i població, mantindria la seva pertinença a la UE, Catalunya –malgrat la seva condició antiga d’estat propi fins al segle XVIII- seria, en funció del Dret Internacional, un estat nou sense cap mena de lligam contractual amb la UE.’

Si os leéis el resto del artículo de Fassbender, enuncia una serie de argumentos por los que, en su opinión, en caso de secesión sería razonable no exigir el acceso por la vía ordinaria, sino que habría que tener en cuenta otros factores. Pues muy bien. Pero NO DICE QUE EL ESTADO RESULTANTE DE LA SECESIÓN pertenezca, de manera automática, a la Unión Europea, como sugiere Costa.

4.Kentucky es el estado número 15, de los Estados Unidos, el primero que nació de la partición de una de las 13 colonias —en concreto Virgínia— que se habían de independizado de Inglaterra unos 16 años antes. Su admisión a la Unión…“. Aaaahhh, que pidió su admisión. Y yo, inocente de mí, creía que había ingresado de forma automática en los Estados Unidos. Pues parece que no, que tuvo que ser admitido por el Congreso de los Estados Unidos. Sorprendente. Por descontado, ya me contaréis qué tiene que ver la separación de Kentucky de Virginia, producida hace más de doscientos años, con la situación actual. Si es que me da igual cómo y de qué manera accedió Kentucky a la condición de Estado y cómo ingresó en los Estados Unidos de América.

Y eso que la Constitución de los USA dice (artículo 4, sección tercera): “El Congreso podrá admitir nuevos Estados a la Unión, pero ningún nuevo Estado podrá formarse o erigirse dentro de los limites de otro Estado, ni un Estado constituirse mediante la reunión de dos o más Estados o partes de Estados, sin el consentimiento de las legislaturas de los Estados en cuestión, así como del Congreso.

Que yo no sé cómo va eso de la Constitución USA y no entiendo gran cosa de su derecho constitucional. Pero da la impresión de que esa cláusula otorga al Congreso el poder de admitir nuevos Estados. Y que se requería, en caso de ‘secesión’, el consentimiento del parlamento del Estado que sufría la ‘secesión’ y , por descontado, del Congreso USA. O sea, un procedimiento en que se mostraban varios consentimientos y no una DUI.

Y mirad qué suerte tengo. Que me meto en la Biblioteca del Congreso y me encuentro esto: “An act declaring the consent of Congress that a new state be formed within the jurisdiction of the Commonwealth of Virginia, and admitted into this Union, by the name of the state of Kentucky“. 

¡Ostras! Si el acta dice que la Legislatura de Virgina consiente que el distrito de Kentucky se constituya como nuevo Estado. Y que los delegados de Kentucky solicitan el ingreso con efecto de 1 de junio de 1792. Y también consta el consentimiento del Congreso (Senado y Cámara de Representantes) de los USA. Buenooooo… Kentucky se parece a Cataluña…

Se parece en nada. Hay que ver la de documentos extraños que me he leído con esto del ‘procés’. El saber no ocupará lugar, pero tiempo quita un rato. [Nota: espero haberme olvidado de esta investigación en un par de días. Mi cerebro es de espacio limitado y esto, la verdad, no me suscita demasiado interés]

5.La viabilidad de lo que el profesor Neil McCormick (que llegó a ser eurodiputado del Partido Nacional Escocés) popularizó como “ampliación interna” parece que —ahora más que nunca— será la prueba del 9. Si la UE quiere avanzar en la unidad europea, antes o después tendrá que contemplar la partición de un estado miembro. De lo contrario no será nunca una verdadera unión democrática de ciudadanos.“. Otra vez: lo que quiere el autor es que el Derecho y las instituciones se plieguen a sus deseos. Lo de la ampliación interna carece de recorrido fuera de los autores secesionistas. Nadie -o casi nadie- acoge esta tesis.

Lo explicó muy bien Don Gregorio Garzón Clariana hace casi cuatro años:

En general la successió d’estats, com he dit abans, és complexa i hi ha diverses solucions, però per a aquesta hipòtesi concreta s’ha de dir que la pràctica és gairebé uniforme. I quina és la solució? Doncs, la solució és que l’estat membre que pateix una secessió continua sent membre de l’organització –si no desapareix del tot, aleshores la qüestió ja és una altra hipòtesi que ja no és la secessió, naturalment– i, en canvi, l’estat producte d’aquesta secessió hi ha de demanar l’adhesió seguint els procediments habituals“.

También escribí este ladrillazo en abril de 2014: “El informe nº6 del CATN y las supuestas vías de integración en la Unión Europea“. Hasta tiene recopilación de bibliografía. [Algún enlace no funciona, como los vídeos que enlazan a Gregorio Garzón. Me da pereza arreglarlo, pero es fácil encontrar ‘googleando’ un poco]

6. Casi acabo. Esta se la dejo en bandeja a Álex, tras su último comentario en la anterior entrada: “Unidad y democracia requieren debilitar las fronteras internas y reforzar la condición de ciudadano europeo“.

7.Construir una UE democrática exige tender hacia una unión federal, y no lo seremos hasta que Catalunya pueda ser como Kentucky.“. Pues nada, tal y como se ha visto en el punto 5: a seguir el procedimiento. Que consiste en obtener el consentimiento del Estado matriz, el acuerdo de los diputados o representantes de la hipotética Cataluña surgida de una secesión legal y obtener el consentimiento de la Unión Europea, tras seguir los cauces legales que sean precisos según la Unión. Ahí es nada. Esta vez no me quejaré ni criticaré, al contrario. Me muestro conforme, hasta con un punto de entusiasmo, por la adhesión al procedimiento, al consentimiento y el abandono de la unilateralidad. Se propone -más o menos- reformar la Constitución, establecer unas reglas decentes para un hipotético referéndum, aceptables para todos, y, además, en caso de lograr la secesión, solicitar a la UE la admisión que es lo que, salvando las enormes distancias de más de doscientos años, hizo Kentucky. Pues no falta nada para que Cataluña sea Kentucky. El objetivo es ambicioso, no lo negaré.

CONCLUSIÓN. Por supuesto que el caso de Kentucky ni tiene que ver ni me interesa, pese a las horas que he invertido en ello. El único interés es el de verificar, como no puede ser de otra manera, que el secesionismo se agarra a los supuestos que sean, por muy inaplicables que resulten y lejanos en el tiempo, forma y modo. Qué más nos da a todos lo que pasara en Kentucky y qué hicieron. Nos da a todos igual, hasta al autor del artículo, y carece de cualquier interés. No sirve de antecedente para nada.

El tema es sacarse argumentos de la chistera uno tras otro: de Eslovenia a Kentucky y de Sebastopol a la Embajada de Ecuador en Londres. Sin ton ni son.

No, Cataluña no es Kentucky.

[Si queréis saber algo más de la ‘Admissions Clause’ de la Constitución USA -hay que tener ganas-, algo sencillo parece que se puede leer aquí. Os lo podéis ahorrar. De verdad.]

EDITO: Escribo rápido y cuando acabo los artículos suele ser tarde. Me olvido fragmentos importantes. Como este comentario de Juan, que me llevó a investigar sobre el “asunto Kentucky”:

(…) El lema de Kentucky (que conozco bien, porque viví allí varios años) es precisamente “United we stand, divided we fall” (=unidos nos mantenemos en pie, divididos caemos). Si a cualquier americano de Kentucky, que lleva a sus niños a una escuela donde a diario hacen una promesa de lealtad (Pledge Allegiance) le dices que son un ejemplo de secesión, creo que alucinaría en colores.

A continuación, una imagen obtenida con la ayuda de Google.

 

Comparaciones odiosas

Esta mañana, después de bastantes días, me he decidido a escuchar RAC1 y, en concreto, el programa de Jordi Basté. Pensaba que, con el tema un poco apaciguado, escucharía algo más moderado que de costumbre o, incluso, una entrada de programa distinta al ‘procés’. Grave error por mi parte.

Basté, cuyo programa de radio es escuchado por centenares de miles de catalanes, ha emitido el siguiente discurso en  “El davantal, que es el nombre que recibe su filípica diaria:

Llegeixo literalment del digital ElMon.cat: “El Tribunal Constitucional ha refermat aquest dimecres la decisió de deixar en suspens la condemna de presó als assaltants de la Blanquerna l’11 de setembre de 2013. En la interlocutòria, els magistrats consideren que no suspendre la condemna ‘podria tenir perjudicis irreparables que farien perdre l’empara de la seva finalitat per afectar al valor fonamental de la llibertat’.

A més, el Tribunal Constitucional té present, per suspendre la condemna, que els sentenciats pel Tribunal Suprem tenen un fill petit”.

Oriol Junqueras: un fill i una filla menors d’edat.

Joaquim Forn: dues filles.

Carles Mundó: tres fills menors d’edat.

Meritxell Borràs: dos fills (un, menor d’edat).

Dolors Bassa: un fill.

Jordi Turull: dues filles (una, menor d’edat).

Josep Rull: dos fills menors d’edat.

Raül Romeva: dos fills menors d’edat.

Jordi Sànchez: dos fills menors d’edat, una filla menor d’edat.

Jordi Cuixart: un nadó de mesos.

8 polítics a la presó, 2 activistes sense judici fet. 20 fills. Aquí dins no hi ha “perjudicis irreparables”? Però què és aquesta indecència que no aguanta cap comparació?

En fi. Una desesperant vergonya.

Para el discurso, que lleva por nombre “Comparaciones indignantes“, Basté se basaba en esta noticia de Elmon.cat, firmada por Quico Sallés.

Ahora, vamos a por las comparaciones odiosas. Tan odiosas que, lamentablemente, Basté ha demostrado que es capaz de arengar a centenares de miles de personas de oídas -su fuente es Quico Sallés, o sea, que de oídas-, de no contrastar fuentes -con lo fácil que es leerse los autos del TC- y, sobre todo, de realizar comparaciones que, es cierto, no se aguantan. Pero no se aguantan por lo que sugiere Basté, sino que se debe a la simple dejadez (fiarse de Sallés), por pura ignorancia (no tomarse la molestia de leer los autos) o, quizás, solo quizás, por la deliberada intención de indignar a la audiencia con desinformación.

El primer error, por supuesto, es comparar la prisión provisional, que responde a unos determinados parámetros jurídicos, con la suspensión de la ejecución de la pena privativa de libertad derivada de una sentencia firme. No son lo mismo, esto es evidente. Tampoco vamos a entrar aquí en los miles de sutilezas diarias con que se encuentran los profesionales del Derecho, cualquiera que sea la posición que ocupen (jueces, fiscales y abogados), y que, por arte de magia, parece conocer cualquiera que, por primera vez en su vida, se ha interesado por los presupuestos de la prisión provisional o de la ejecución una pena de prisión. Así que vamos al meollo de la cuestión.

PRIMERO. Dice Basté -basándose en Sallés- que “el Tribunal Constitucional tiene presente, para suspender la condena, que los sentenciados por el Tribunal Supremo tienen un hijo pequeño“. ¿De verdad? ¿Qué?

Tras leerme por encima los seis autos, con relación a “hijos”, lo único que se lee en uno de ellos es esto, en el segundo párrafo del Antecedente I del Auto dictado en el recurso 3218-2017. Para que os hagáis a la idea, en los “Antecedentes” de un Auto se resumen los trámites procesales hasta el momento (fulanito fue condenado, interpuso recurso, ahora vuelve a hacerlo, etc) y, a veces, se explica sucintamente el contenido de los escritos. Eso exactamente es lo que se hace en el Auto, al explicar el contenido de la demanda de amparo (lo que conocemos como recurso de amparo) de uno de los condenados por el asunto Blanquerna:

En la demanda de amparo se solicita por otrosí la suspensión de la resolución judicial impugnada en lo relativo a las penas privativas de libertad impuestas al recurrente, argumentando que de la ejecución se derivan perjuicios irreparables si se estima el recurso de amparo, siendo inexistentes los perjuicios para terceros o el interés general, ya que concurren las circunstancias de que el recurrente está en libertad, tiene 30 años de edad, un hijo de dos años y medio, trabajo estable desde 2015, carece de antecedentes penales, los hechos enjuiciados datan de septiembre de 2013, sin existir dilaciones indebidas imputables al penado, el excesivo rigor de las penas impuestas atendidos los hechos, que se trata de penas cortas privativas de libertad inferiores a cinco años, la satisfacción de las responsabilidades civiles, la satisfacción y reparación de los daños inmediatamente a la instrucción de la causa en el año 2013, su arraigo familiar y la condición de que es padre de un hijo de corta edad cuya madre también está condenada en esta causa y que siempre ha estado a disposición del tribunal sentenciador. Por escrito registrado en este Tribunal el 3 de octubre de 2017, se reiteró la solicitud de suspensión.

Sí, amiguitos, como podéis leer en el párrafo reproducido, o, directamente, en el Auto, lo que hace aquí el TC es explicar el contenido del escrito presentado por la defensa del recurrente. O sea, que Basté hace pasar a su audiencia que el contenido del escrito elaborado por el abogado de uno de los recurrentes se imbrica en la resolución de tal modo que “el Tribunal Constitucional tiene presente, para suspender la condena, que los sentenciados por el Tribunal Supremo tienen un hijo pequeño“.

Por supuesto, como podéis imaginar, si buscamos en los Fundamentos Jurídicos (página 4, hasta el final) alguna valoración sobre el hecho de tener un hijo de corta edad, no la encontraremos.

SEGUNDO. El Auto sí explica lo siguiente sobre su doctrina -por cierto, bastante más antigua que el ‘procés’ (p.ej: Auto 31/2007, de 12 de febrero, F.J. 2º, al final)- acerca de la suspensión de la ejecución de la pena privativa de libertad:

…este Tribunal ha establecido que en el marco de los recursos de amparo la decisión que debe adoptar de suspensión de las resoluciones judiciales que imponen penas privativas de libertad constituye un juicio complejo en que hay que tomar en consideración diversos factores como son (i) la gravedad y naturaleza de los hechos enjuiciados en atención al bien jurídico protegido y su trascendencia social; (ii) la duración de la pena impuesta; (iii) el tiempo que reste de cumplimiento de la misma; y (iv) la concurrencia de riesgos sobre la efectividad de la acción de la Justicia y la posible desprotección de las víctimas. Entre estos factores, este Tribunal ha destacado que tiene especial relevancia el referido a la duración de la pena impuesta, pues es un criterio que expresa de forma sintética la reprobación que el ordenamiento asigna al hecho delictivo —la importancia del bien jurídico tutelado, la gravedad y trascendencia social del delito— y, en consecuencia, la magnitud del interés general en su ejecución. Así, este Tribunal ha adoptado como una directriz general que la pena se sitúe por encima o por debajo de la frontera de los cinco años de prisión, por ser el límite que ha establecido el propio legislador penal para diferenciar entre las penas graves y las menos graves (art. 33 CP) (así, por ejemplo, AATC 52/2017, de 18 de abril, FJ 1, o 35/2017, de 27 de febrero, FJ 2).

Resumido: que si la pena (o la suma de las penas) es inferior a cinco años de prisión existen bastantes posibilidades -a valorar junto con los demás factores- para que se suspenda la ejecución del ingreso en prisión. Por supuesto, habrá casos en que sí y algún otro en que no, pero aquí no se dice nada de los hijos como factor de valoración. En cualquier caso, la suspensión derivada de un recurso de amparo no es una novedad ni se ha inventado ahora.

La cuestión siguiente es la aplicación de la doctrina del TC al caso concreto (y la aplicación es la misma para todos los casos, con hijo o sin hijos; porque, como podréis leer en todos los Autos del TC, el tema del hijo solo es mencionado en un caso):

En el presente caso, de acuerdo con lo también defendido por el Ministerio Fiscal, concurren los requisitos que exige la jurisprudencia constitucional para otorgar la  suspensión de la ejecución en cuanto a las penas privativas de libertad y las penas accesorias a las establecidas legalmente para la imposición de las penas privativas de libertad. Su ejecución puede ocasionar al recurrente perjuicios irreparables que harían perder al amparo su finalidad tanto por afectar al valor fundamental de la libertad como porque el resto de circunstancias concurrentes en el caso permiten apreciar que la suspensión no ocasiona una perturbación grave a un interés constitucionalmente protegido ni a los derechos fundamentales o libertades públicas de otra persona. Al margen de la perturbación de la función jurisdiccional que en sí mismo entraña la suspensión de la ejecución de una resolución judicial, no se acreditan riesgos ciertos sobre la efectividad de la acción de la Justicia, ya que el recurrente ha estado a plena disposición de los órganos judiciales, que no adoptaron ninguna medida cautelar de naturaleza personal durante la tramitación de la causa que permita ahora concluir que el eventual aplazamiento en el cumplimiento de la pena que implica una suspensión mientras se tramita el recurso de amparo pueda hacer ineficaz el pronunciamiento condenatorio en caso de ser rechazado el recurso de amparo. También consta que se ha hecho frente al pago de las responsabilidades civiles fijadas y hubo lugar a la aplicación de la atenuación de reparación del daño“.

Como aprecia cualquiera que se tome la molestia de leer el Auto del TC en lugar de la noticia publicada por Quico Sallés, aquí el asunto del hijo no aparece. Del mismo modo que no aparece en los demás Autos de los otros recurrentes, cuya motivación jurídica es idéntica.

Y lo que sí aparece es aplicación jurídica de una doctrina constitucional consolidada -que puede tener excepciones, matices o diferencias, que es algo que pasa cada día en los Juzgados y Tribunales- que Basté nos quiere hacer pasar por “indecencia que no aguanta comparación alguna“.

CONCLUSIÓN. Como decía, el asunto de la prisión provisional o la suspensión de la ejecución de penas de prisión de Sentencias firmes ha sufrido una multiplicación enorme de “expertos” capaces de valorar todos y cada uno de los múltiples matices en que se basan. Normalmente, ignorando doctrinas consolidadas -como la del TC, que seguro puede tener excepciones; los penalistas más experimentados podrán explicar de todo- para hacerlas pasar como la mayor de las “indecencias”, trato discriminatorio y no sé cuántos lloros más.

Quizás, lo principal, para evitar comparaciones odiosas destinadas a desinformar sería leer las fuentes con las que uno construye sus discursos, que serán creídos sin rechistar por centenares de miles de oyentes.

Quico Sallés como fuente. Destacar frases que los profesionales del Derecho recitan de manera maquinal “…perjuicios irreparables que harían perder su finalidad al Zzzz… Zzzz…” como si fueran el descubrimiento de una civilización. Exponer argumentos que no constituyen la base de la resolución no leída. Todo para seguir con el discurso victimista y desinformado.

Por favor, si tienen que quejarse de trato discriminatorio e indecente, al menos léanse los Autos del TC. Ya no digo que los lean bien y no los distorsionen. Al menos, que los lean. No es pedir demasiado. Así, evitarán que se diga que el secesionismo es un gran y enorme manual de autoayuda basado en la manipulación y la desinformación. Que equivocarnos, nos equivocamos todos. Pero que sea después de leer y no de oídas. Se evitarán comparaciones odiosas. Desinformantes. Incorrectas. Y cuyo efecto es inocular un inventado -al Auto me remito, junto con la lectura de Basté- sentimiento de agravio.

EDITO: Los seis Autos están disponibles en la web del TC, más una nota de prensa.