Reinicia Catalunya (II): aforo completo

He leído en varios sitios que, para el acto de Reinicia Catalunya, el aforo está completo. Impresionante. Según se especifica en las tarifas de alquiler de la UB (pdf), el Paraninfo de la Facultad de Medicina de la UB tiene capacidad para 283 personas. Bueno, ya no es tan impresionante. Os informo del aforo por si acaso leéis mañana en la prensa que el Paraninfo estaba lleno “de gom a gom” (forma coloquial catalana de decir que la plaza estaba “abarrotá“) con tono triunfal, de gran éxito.

paranimf

Para que os hagáis una idea del espacio del Paraninfo, os enlazo esta foto, que aparece en esta entrada de barcelonaexpira.

Por descontado, completar el aforo y reunir a 283 personas no está al alcance de cualquiera. Yo no podría. [aquí, Jaume Marfany -en su día vicepresidente de la ANC, ahora no lo sé y tampoco lo voy a buscar- indica que 250 personas. Nota: valorad el esfuerzo que hago consultando este tipo de contenidos XD]

9 comentarios en “Reinicia Catalunya (II): aforo completo

  1. Hola Javier.

    He llegado a tu blog de rebote y me ha causado una gran impresión. Trabajo de nivelazo, sin arrebatos sectarios, en un tema escurridizo. Como creo que son necesarios esfuerzos de este tipo, te agradezco el tiempo invertido. Y paso al asunto…

    Hace tiempo que me pregunto si no ha llegado el momento de organizarse un poco a nivel civil para rehabilitar algo así como una tercera vía…

    Quiero decir, el tema del independentismo catalán, con todas sus demagogias, representa una posición a la que no puede contraponerse únicamente la crítica resignada o el mero negacionismo. Echo en falta una alternativa que contenga sustancia propositiva, que recupere la iniciativa y rescate el inmenso arsenal lógico, pragmático e incluso moral del que podría disfrutar el unionismo. Algo parecido a lo que tú haces.

    Por otro lado, y a tenor del tono guerracivilista de los debates de investidura, y tomando también como referencia los movimientos euroescépticos y ultranacionalistas que han vuelto a sacudirse al calor de la crisis de los refugiados, tengo la impresión que estás tendencias centrífugas, de laminación de la soberanía y compartimentación ciudadana, se han convertido ya en la seña de identidad de nuestra actualidad: una especie de pensamiento ultrareaccionario -disimulado bajo diversas máscaras- que merece una contrapartida teórica que reivindique el valor de lo común por encima de los pequeños narcisismo diferenciales.

    No sé qué te parece el tema, o si conoces ya algún planteamiento que encaje en este tipo.

    En todo caso, felicidades por el blog.

    1. Hola Alex,

      Muchas gracias por tus elogios. Los agradezco porque sé que valoras tanto el empeño como la calidad que intento aportar y que, como dices, mi buen tiempo me han costado.
      En cuanto a la cuestión material que planteas, estoy de acuerdo contigo. De hecho, es un punto que echo en falta poder comentar en el blog, más allá del monotema secesionista. Está muy bien, como otro lector señaló hace unas semanas, formular objeciones y críticas al secesionismo, exponer sus puntos débiles y detectar dónde no resiste la más mínima reflexión, etcétera, pero… la falta de una alternativa articulada (y por articulada podemos entender tanto uno o varios textos legales en aquellos aspectos que sean necesarios, como un proyecto global, por discutible que sea) dificulta buena parte del trabajo frente a la secesión a nivel general.
      En cuanto a lo segundo. A veces pienso que los lectores me leéis el pensamiento, o será que tenemos ideas próximas más que razonables. Pienso que, efectivamente, últimamente se ha vuelto a planteamientos del tipo “Tarragona para los tarraconenses y que nadie se atreva a opinar nada de lo que aquí se hace, extranjero-forastero” o “Gerona para los gerundenses, etc.”, por poner referentes locales próximos, pero intercambiables por casi cualquier lugar que a uno se le ocurra.
      El problema de todo lo anterior, en mi opinión, es que deberían articularse en primer lugar alrededor de los partidos políticos, pero son bastante incapaces, siempre pensando en el corto plazo y en su sectarismo excluyente de los demás. Una pena.
      Bueno, en cualquier caso encantado de que leas el blog y participes cuando te parezca, conozcas en profundidad o no el tema que pueda tratar.
      Saludos.

  2. La minuciosidad con la que tratas los temas es encomiable pero leer enteros algunos de los textos que criticas requiere un estómago a prueba de bombas. Me refiero a las excepciones, demasiadas, que son una basura llena de odio y menosprecio. Por eso me quito el sombrero.

    1. Gracias también ;-D
      A veces cuesta no sulfurarse ante algunas barbaridades que se leen, pero es lo que hay.
      Ya que ha salido el tema y un poco de evaluación o autoevalución del blog. Sí que echo en falta que existan más blogs o webs personales que traten el asunto a medio camino entre el rigor académico y el simple zasca, con una cierta regularidad y/o profundidad. Haberlos, haylos, pero o solo han tratado cuestiones puntuales (p.ej. el llamado déficit fiscal) o falta regularidad [no sé, digo yo que cinco o seis personas con capacidad, ganas y conocimientos existen, sobradamente]
      Ni mis artículos son perfectos (bueno, de alguno me asusta su profundidad cuando los he releído al cabo de unos meses) ni mi punto de vista el único posible, incluso desde la postura contraria a la secesión.
      En cualquier caso, aquí estoy. Eso sí, como el tema está algo gastado y se ha comentado casi de todo desde el aspecto jurídico que más domino, probablemente en algún caso lo que haré será ampliar y profundizar. De todos modos, siempre hay temas nuevos a comentar porque el secesionismo no para.

      1. Creo que alguna vez te he comentado la importancia de visibilizarse, de disputar y de ocupar el espacio público. Eso incluye tanto el espacio físico «la calle» como los espacios, más o menos, institucionales «colegios profesionales, asociaciones de padres, peñas de fútbol, asociaciones vecinales, etc.» Y también incluye eso que está tan de moda, el relato, la hegemonía, el discurso dominante, etc. (Por ejemplo, no recuerdo a nadie que haya presentado pruebas de que un referéndum solucione algo ni nadie que las haya pedido. Excepto Ruiz Soroa claro)Echo en falta las tres cosas: calle, instituciones, discurso. Lo entiendo porque el estatus quo no moviliza ni ilusiona y porque normalmente nadie concibe que le toque a él defenderlo pero es así. O acabas como moneda de cambio. Luego se reforma lo que se quiera.

        1. Totalmente cierto. El problema está en que los espacios “calle” e “institucionales” han sido prácticamente copados por el secesionismo. Y no por casualidad, sino por estrategia. Ya he comentado alguna vez que cuando “rascas” un poco el entramado de entidades separatista, te encuentras una maraña inextricable.
          Por eso, aun con lo difícil que es, los partidos políticos deberían liderar el discurso.

  3. Gracias Javier por la contestación y la bienvenida.

    Respecto a lo dicho: la articulación de un proyecto alternativo al secesionismo hegemónico, en torno a partidos políticos, lo veo sinceramente impracticable. Al menos del modo en que yo lo concibo…

    Hay dos corrientes (y no pretendo en absoluto con esta categorización apresurada ofender a quién simpatice):

    1) los rendidos a la narrativa del nacionalismo catalán (y aquí incluyó, con sus diferencias, al PSC y a Podemos & Cia),

    y 2) los, digámoslo así, ‘quemados’ que trabajan a la contra (Ciudadanos, PP… y ya más en clave ciudadana, sociedad civil y colectivos como libres e iguales).

    Las dos corrientes me parecen un poco agotadas, por no hablar de su estrepitoso fracaso de marketing a la hora de disputarle al nacionalismo catalán el espacio público.

    La cuestión, creo yo, es si cabe una ‘Tercera Vía’ (esa noción tan vapuleada, pero que paradójicamente se antoja como la única salida) rediseñada sobre la elemental premisa de que, si bien hay que aceptar que el negacionismo de la cuestión catalana, con su millón y pico de ‘desafectos’, es un problema para los cuarenta y pico millones restantes de españoles, que no será para los catalanes un intento de independencia a la desesperada con la mitad de su población a la contra de los dogmas del soberanismo.

    Tendría que explayarme más para perfilar ‘el producto’, pero creo intuir ‘el momento’ -es decir, la pertinencia de la iniciativa-, ‘el espacio’ -es decir, la ausencia en el mercado de un proyecto de este tipo- y ‘el target’ potencial.

    Obviamente, se necesitarían cinco o seis ‘javieres’ dispuestos para llenarla de contenido. Y aunque no es imposible juntarlos, tampoco resultaría fácil pedir a la gente que sacrifique su esfuerzo y su tiempo, como hace Javier aquí. También lo admito…

    En todo caso, esta línea de trabajo es prácticamente imposible que se desarrolle en el interior del sistema político actual, por el mero hecho de que las dinámicas de los partidos son de una mediocridad intelectual y un populacherismo apabullante. A los debates de intento de investidura me remito…

    En todo caso, y como ya indicaba en el primer mensaje, no es sólo el tema del independentismo catalán, o el inminente desafio vasco (Mandela-Otegi dixit). También se trata del eterno planteamiento guerracivilista -que tanto sube la bilirrubina de la audiencia, pero que deja la calidad deliberativa de nuestra democracia en el chasis-, los neopopulismo de izquierda y derecha, y los rebrotes de chauvinismo aventado y euroesceptico. Insisto en que para mí son distintas facetas de un mismo problema.

    1. Jejeje, ya te pareces a Juanmari, que en lugar de comentarios a veces cuelga artículos… 😉
      Sí, ahora mismo yo también creo que un proyecto articulado por los partidos políticos es impracticable, por las mismas razones que expones y otras que intuyo. Pero en Cataluña tenemos el espacio público ocupado. Con razón o sin ella y las iniciativas “privadas” lo tienen complicado, por buenas que sean. La contestación infantil (frecuente) suele ser: pues hacedlo “vosotros” (reconozco que ayer en una comida me puse atómico cuando alguien dijo “nosotros” y “vosotros”). Ya veo a los que llamo los de “encima de la Diagonal” riendo cínica y beatíficamente mientras observan ingenuidad de tantos que creen por completo que todo esto ha crecido por generación espontánea y sus lugares comunes (la Sentencia del Estatut y bla, bla, bla).
      Me gusta que menciones la falta de “calidad deliberativa”. También estoy totalmente de acuerdo. En lugar de contrastar, juegan a imponer sus “razones”. Un fracaso.

Los comentarios están cerrados.