Archivo de la categoría: actualidad

Las falsas promesas del tiempo

Si hay algo que se le da especialmemte mal al separatismo es el manejo del tiempo. Suelen prometer horizontes temporales irreales (por ejemplo, los dieciocho meses de Gabriel Rufián) que sirven para ilusionar a sus seguidores, a la vez que para ponerles en evidencia frente a los demás y de eso va el tema.

El ejemplo de hoy son las «tres semanas» del ensayo de Oriol Mitjà, quien está recibiendo lo suyo a cuenta del ensayo, muy especialmente por la falsa promesa de resultados en tres semanas. En el documental que le dedicaron en TV3, emitido a principios de mayo (o sea, mucho después del plazo de «tres semanas» prometido el 16 de marzo), Mitjà se quejaba amargamente de la presión que tenía de la «opinión pública». Sin embargo, obvió señalar que esa presión no se la puso la «opinión pública», sino él mismo, la Generalitat y sus palmeros.

Obviamente, transcurridos más de dos meses desde tan rimbombante anuncio, es mucha gente la que se pregunta qué sucede con el ensayo. Y el problema no es si el ensayo va bien, va mal, si ha tenido problemas para reclutar o no una muestra suficiente o si en el transcurso del ensayo se ha abandonado una línea y se ha reforzado otra, cuestiones todas estas comprensibles para cualquiera con medio dedo de frente.

El problema es el insufrible tono de superioridad implícito con el que se lanzó el ensayo, el habitual «somos los mejores del mundo» que acompaña cualquier iniciativa con descarado tufo separatista, como fue el caso y nos confirma el hecho de que el artículo publicado en EL PAIS titulado «Las falsas promesas del ensayo estrella de Mitjà y Clotet sobre el coronavirus» ha tenido respuesta vía Twitter de Oriol Mitjà (un simple tuit) y, especialmente, de Oscar Camps (el de Open Arms), mediante un hilo que contiene alguna afirmación que unos dirán que es mentira y otros «inexactitud», como veremos.

Y lo que pasa en esta vida: el error es inseparable de nuestra condición humana y un ensayo dice claramente de qué se trata. Pero aquí se vendió un «ensayo» con promesas de resultados casi inmediatos, así que quien no soporte la crítica que llore en otra parte y no acuse, como hace Camps, de catalanofobia, que es el recurso típico del separatismo. Los niños lloran, algunos separatistas recurren a la catalonofobia o Franco y zanjan la discusión.

Veamos. Blog (entrada de 16/03/2020) de la Fundación Lucha contra el Sida y las enfermedades infecciosas: «En el estudio, del que se espera obtener los primeros resultados en sólo 21 días, participarán casos positivos y personas que hayan estado en contacto con ellos…«.

En el ARA del día 14 de marzo, se explicaba que la consellera Vergés había realizado el anuncio del ensayo en TV3 y se decía: «…ha explicat la consellera, que ha afegit que s’espera tenir els primers resultats d’aquí tres setmanes«.

El ensayo se inició el día 16 de marzo y, como bien señala Cristian Segura en su artículo, no llegaron los primeros resultados y empezó una sucesión de retrasos con promesas de que llegarían «pronto».

Tan pronto como que Bonaventura Clotet dijo que a partir del 14 de abril (se supone que 2020) habría análisis preliminares. La prueba la tenéis en este vídeo de elnou.cat, en una noticia que os enlazo con este titular: «Bonaventura Clotet: “Els primers resultats de l’assaig clínic els tindrem a partir d’aquesta setmana

Algo parecido publicó ElNacional el 13 de abril: «Oriol Mitjà presentará los resultados de su estudio la semana que viene«. Incluso, en la noticia se lee: «El estudio sobre el coronavirus que lidera el epidemiólogo Oriol Mitjà en el hospital Can Ruti de Badalona no podrá ofrecer los primeros resultados hasta a finales de esta semana o de la próxima aunque en principio los primeros resultados se tendrían que haber ofrecido la semana pasada. Así lo ha informado la consellera de Salut, Alba Vergés, este lunes en la rueda de prensa diaria que ofrece el Govern«.

Así que ya sabéis: si se prometen unas fechas, no se cumplen y además se siguen prometiendo otras próximas, pedir explicaciones o reseguir al detalle las FALSAS EXPECTATIVAS creadas es catalanofobia. No sigo recopilando anuncios de nuevas fechas porque también las menciona el artículo de Cristian Segura y la idea ya está clara.

Y ahora, vamos a por el catalanófobo Oscar Camps. En su hilo de Twitter dice esto:

¿Es realmente el «aumento de volumen de la muestra» la razón de los continuos aplazamientos? ¿Pero no nos habían anunciado «análisis preliminares», que uno en su buena fe presupone que serán fruto de muestras parciales del total?

Lo más prudente, como señala Oscar Camps, es atender a lo que dice Oriol Mitjà o gente de su equipo, como Marc Corbacho el 21 de abril en Diari d’Andorra. Entre otras cosas, Corbacho explicaba que: «…Considerem, però, que amb el 20% dels pacients que han entrat i que han acabat el seguiment podrem fer un resultat preliminar. Si aquest resultat fos ja tan bo, tan potent com per donar una conclusió, faríem la recomanació amb seguretat. Que sigui preliminar no té perquè voler dir que s’ha donat massa d’hora. Vol dir que es fa una anàlisi per no donar una conclusió massa tard. És a dir, si amb el 20% tenim un resultat clar no cal esperar més.«

Explicado para niños pequeños: con el 20% de la muestra total prevista (o sea, 600 de 3.000) tenemos una muestra significativa para dar resultados… si son buenos y concluyentes. Y si no son buenos ni concluyentes, nos callamos la boca y despistamos. O sea, que no es que «aumentar la muestra» haya sido la razón del retraso, no. La razón es que los resultados obtenidos hasta ahora no sirven (si sirvieran, ¿alguien duda de que lo sabríamos?). ¡Ah! y que no salga el clásico que razona como un niño aduciendo que Camps no dice nada que no sea cierto: a mí ya me enseñaron en segundo de EGB que podías escribir un texto de párrafo entero como insulto o como elogio solo con cambiar las comas de sitio.

Y antes de defender a Camps y quedar en ridículo, leamos la siguiente pregunta de la entrevista que le hacen a Corbacho (recuerdo, 21 de abril):

«Per tant, els resultats podrien ser imminents.
Sí. Els hem de revisar i si la potència estadística ens ho permet farem una publicació amb els resultats i si les autoritats ho donen per bo es faria una recomanació general. De totes maneres, nosaltres seguirem amb l’assaig perquè si amb el 20% ja tenim una recomanació, el que caldria fer és que tothom rebés el medicament i seguir mesurant el que passa per reforçar la nostra hipotesi. De moment, tots els afectes adversos són lleus, algun mal de panxa lleu. De totes maneres, el format de l’estudi és seqüencial. És a dir, que anem afegint voluntaris fins que arribem al número que havíem previst, que eren 3.040 contactes i 290 casos. Ara mateix ja tenim 2.116 contactes i anem avançant a un ritme que potser en una setmana ja en tindríem prou, però les previsions canvien.«

Sí, amiguitos, yo tampoco leo que Corbacho diga que «vamos a retrasar los resultados porque todavía no hemos alcanzado el total de 3.000 sujetos a analizar» (en realidad, algo más entre casos y contactos), así que podemos concluir que Camps miente y se escuda en la clásica excusa de la catalanofobia para defender a alguien que debería defenderse por sí mismo y, al menos, reconocer que ha sido utilizado por los políticos. Pero, claro, es que se ha dejado utilizar de forma voluntaria, consciente y deliberada.

Para acabar, os dejo algo que ya puse en un comentario anterior:
1. Aquí dice (entiendo que es un registro USA de ensayos) que los resultados se esperan sobre el 15 de junio. https://clinicaltrials.gov/ct2/show/results/NCT04304053?cntry=ES&phase=2&draw=2&rank=6
2. Aquí, una interesante herramienta que compara lo declarado al inicio del ensayo con la última actualización. https://clinicaltrials.gov/ct2/history/NCT04304053?A=1&B=6&C=Side-by-Side#StudyPageTop. Y dice que el Darunavir -que se combinaría con la cloroquina- no hace nada. Y la hidroxicloroquina, no dice nada de su efecto. Última actualización el 14 de abril.

CONCLUSIÓN. Falsas promesas de tiempo y de resultados que son única y exclusiva responsabilidad de quienes las han emitido: Alba Vergés, Oriol Mitjà, Bonaventura Clotet y todos sus palmeros. Además, como sucede con el nacionalseparatismo, la emisión de una crítica resulta ser un ataque personal al que tienen que salir terceros (véase la penosa y desacreditada respuesta de Camps) a defenderlo. Nada nuevo en Cataluña porque es lo habitual: no puedes disentir del Régimen.

Y, si no, leed la entrevista a Albert Soler en La Razón y lo que le dijo Josep Maria Matamala al director de Diari de Girona: «Deberíais frenar a Albert Soler».

Si no se prorrogase el estado de alarma

Como escribía en los comentarios, se produciría un caos si ello sucediera. Y como he leído algunas opiniones contradictorias, me atrevo a dar mi opinión con una advertencia, dado que el tema enciende algunas pasiones: la lectura es jurídica y no política. Distingamos lo que establece el Derecho, o la lógica de su aplicación, de lo mejor o peor que esté dirigiendo la situación el Gobierno. También os digo que el artículo no pretende ser exhaustivo porque quedarán por analizar algunos detalles técnicos que harían todo esto ilegible.

Para simplificar el análisis, nos fijaremos en las dos medidas que mayor polémica, desde el punto de vista de derechos fundamentales, han provocado: el confinamiento domiciliario y la movilidad. Es decir, el derecho a la libertad y el derecho a la libre circulación por territorio nacional (artículos 17 y 19 de la Constitución) y la discusión generada acerca de si el estado de alarma ha limitado, restringido o suspendido estos derechos. Veremos si, decaída la alarma, es posible dictar medidas similares o idénticas de confinamiento o limitación de la movilidad. Mi respuesta es NO.

Seguir leyendo Si no se prorrogase el estado de alarma

Ruines hasta en la pandemia (II)

En realidad, este artículo debería titularse «malas personas» o algo parecido, pero me parece muy poco elegante para un título, así que lo dejo para la primera línea del artículo, que es casi lo mismo.

Todo ello viene a consecuencia del «anuncio» de la Generalitat de su plan para que los niños puedan salir de casa en poco tiempo. Empecemos por algo que cualquiera percibe: desde hace unos días ha empezado el debate sobre la necesidad y conveniencia de que los niños puedan salir un rato de casa y lo único que hace la Generalitat es simular que se adelanta y plantea un debate supuestamente «nuevo». Con ello, sigue la estrategia de siempre: si no se acuerda que los niños puedan salir, la culpa es de Madrit; y si se acuerda que puedan salir, «ellos ya lo habían dicho antes«. Muy infantil pero, como bien saben, efectivo para su entregado público, fruto de un control social sin igual.

Y es que para escribir esta entrada no hace falta estar a favor o en contra de que los niños puedan salir, ni recurrir a la opinión o consejo de expertos, ni valorar los pros y contras de las decisiones a adoptar y riesgos que comportan. No hace falta más que leer la prensa separatista y confirmar, una vez más, que ser mala persona se valora bien para los fines del separatismo encabezado por Torra y demás. Lo cierto es que para esta clase de conclusiones solo son precisos dos pequeños esfuerzos: el primero, leer asiduamente la prensa separatista; la segunda, una memoria a corto plazo -ni siquiera es preciso a largo plazo- para recordar escritos contrarios a lo sostenido poco antes.

Hoy me valdré de la comparativa entre el editorial del ARA publicado el 9 de abril y el publicado el día 17 de abril, con solo ocho días de diferencia. El primero, crítico con el fin del permiso retribuido y la vuelta al trabajo en aquellas actividades sin teletrabajo (eso que llamaban «el fin del confinamiento» sin que se les cayera la cara de vergüenza); el segundo, postulando que los niños puedan salir a la calle. Con ocho días de diferencia.

Editorial del diari ARA publicado el día 9 de abril a las 21.21: «Molts dubtes i pocs mitjans abans de donar per acabat el confinament- Sense tests massius, mascaretes per a tothom i espais d’aïllament per als asimptomàtics es corre el risc que hi hagi un rebrot violent dels contagis.

(…) Dilluns a bona part d’Espanya i dimarts a Catalunya ens podem tornar a trobar, doncs, amb els metros plens de gent i molta més activitat a les carreteres. I podria ser que tornéssim a tenir un pic de contagis si no hi ha mesures estrictes de distanciament i són efectives.

(…) En aquest context costa de creure que sigui una bona idea no allargar el confinament total una mica més, almenys fins que es pugui tenir controlada la situació i es puguin donar instruccions clares a la població sobre la seva protecció i com ha d’actuar…

(…)  Tant el govern català com diversos partits -entre ells JxCat, ERC, Més País i el BNG- reclamen que s’allargui el confinament total…

(…) Cal tenir molts elements en compte, és cert. Però caldrà molta prudència abans d’obrir-se a una sortida massiva de ciutadans…«

Editorial del diari ARA publicado el día 17 de abril a las 21.38: «Els nens i nenes han de començar a sortir a l’aire lliure. La maduresa amb què ens hem confinat també la podem exercir ara amb la gradual sortida dels fills.

(…)

De fet, Espanya, amb Catalunya inclosasegurament és el país del món on aquest confinament infantil ha sigut més estricte. (…) 

Les possibilitats són diverses: des del desconfinament per franges horàries segons edats fins a l’habilitació d’aplis on cada ciutadà pugui consignar el seu compromís de sortir unes estones al dia regulades. Les fórmules poden variar (…)

També pensant en ells, i sent conscients que el desconfinament serà lent i gradual…

(…) ha arribat el moment de planificar i executar un lleure controlat dels menors d’edat. El pla que té a punt la Generalitat és urgent que es porti a terme. Moltes famílies estan al límit. Esperem que no hi hagi traves per part de l’Estat a l’hora de validar-lo. En conjunt, com a societat, hem demostrat prou maduresa per acceptar el confinament general...«

No hace falta razonar mucho para concluir que solo desde una absoluta falta de principios y el cinismo propio de una mala persona puedes clamar contra la limitada vuelta al trabajo, que a efectos prácticos en Cataluña se produjo el pasado martes día 14, y al cabo de ocho días, en que además no se ha producido un cambio tan exageradamente significativo, clames para que los menores de edad puedan salir de casa. Que no es por nada, pero en Cataluña hay alrededor de UN MILLÓN Y MEDIO DE MENORES DE EDAD. Claro que si Torra dice que tienen que salir, pues ningún problema para el ARA: salen y punto. Pero los trabajadores que no salgan, que también lo dice Torra. Si volver al trabajo no es inocuo para el personal laboral, tampoco lo es salir a la calle un millón y medio de niños. Hay que ver con qué diferentes varas se opina.

Y qué malas personas son.

Un mundo superado por la pandemia

Hoy abro el foco particular habitual del blog para divagar un poco sobre la pandemia. Como se trata de opinión, cada cual tendrá la suya. La mía dice que el mundo se ha visto superado por la pandemia. No me refiero a la gestión (que es sobre lo que algunos habéis discutido en los últimos días), sino a la previsión anterior y las medidas futuras que se nos presentan. Veamos.

Los primeros superados han sido los profesionales del ramo científico-sanitarios. Primero dijeron -me refiero en general, si alguien viene con el «caso particular», pues muy bien- que era algo «como una gripe» y, en algunos casos, prácticamente se daba a entender que «solo» moriría gente mayor que, total, si no era por coronavirus era por gripe, como si fuera algo intercambiable. La realidad ha desmentido todo esto, por la sencilla razón de que carecían de información suficiente que, ahora sí, lamentablemente han adquirido con la experiencia, como reconocen los más honestos.

Los segundos superados por la pandemia, y con esto toco asuntos que tienen mucho que ver con la temática habitual del blog, son los juristas, que por lo que veo oscilan entre la discusión sobre si son «galgos o podencos», la que oscila entre «todo lo que se propone es autoritario» o «tengo dudas sobre todas las propuestas» y la todavía más alucinante «tenemos que recurrir a normas de 1945», cuando en definitiva la respuesta es «el Derecho se ha visto superado». Veamos tres claros ejemplos de superación de los juristas:

Seguir leyendo Un mundo superado por la pandemia

Ruines hasta en la pandemia

Ayer me vi, después de muchos meses de tranquilidad, gritándole de nuevo a la televisión. Por aburrimiento, puse un momento TV3 y me subió la tensión, pese a que soy de tendencia a tenerla un poco a la baja.

El motivo principal, la comparecencia del Presidente de la Generalitat, autor de un discurso calculadamente ambiguo y tramposo, acreditativo de que ni siquiera ante la emergencia de la pandemia el separatismo es capaz de guardar el más mínimo decoro.

Empecemos. No cabe duda de que la comparecencia de Torra daba a entender que se había acordado el confinamiento de la población en Cataluña y que para completar ese confinamiento únicamente faltaba que el Presidente del Gobierno acordase el cierre de puertos, aeropuertos y tráfico ferroviario. Claro que Torra carece de competencias para acordar el confinamiento de la población que dio a entender, pero el tema es el de siempre: simular lo que no es.

Como todos sabemos, en los tiempos actuales de inmediatez y mensajes impactantes, tú puedes decir -o dar a entender- que confinas a la gente y ese es el mensaje que queda de inicio. Después, ya «aclararás» que no, que lo que has hecho ha sido pedir que se acuerden todas las medidas necesarias.

Que esto fue así se demuestra muy sencillamente:

Captura 1. En TV3 subtitulaban la comparecencia con un expresivo «Confinada tota Catalunya»

Captura 2. Por poner una de un diario, si bien el titular o idea fue generalizado en toda la prensa, en este caso eldiario.es

Captura 3. Esta también nos sirve. Se trata de una captura de Google, que nos conserva titulares que después, a veces, se cambian. Y sale nuestro «estimado» Vilaweb, que tituló con un expresivo «Torra anuncia el tancament de Catalunya».

Captura 4. Después, todos sabemos, la prensa cambió el titular de «confinamiento» a una «petición», tras «aclarar» la Generalitat que no había acordado el confinamiento, sino que pedía que se tomaran las medidas, etc. Para eso, nos sirve la misma página de Vilaweb, pero ahora con el titular actual: «Torra anuncia que QUIERE cerrar Cataluña». Algo similar es aplicable a todos los medios.

Última captura. Lo que se podía leer en el ARA ayer a las 21.34 sobre el anuncio de confinamiento de toda Cataluña y la posterior «aclaración».

CONCLUSIÓN. Hasta en una situación tan grave como la que vivimos son capaces de intentar engañar, de aparentar lo que no es. Es de ser ruin, como la petición de «cierre de fronteras» de la ANC y su particular mundo onírico, que debe ser algo así como el Infierno, del que serían capaces de expulsar al mismísimo Lucifer. Simplemente: son ruines.

La lógica jurídica, la condición de diputado y la de Presidente

El secesionismo suele jugar a forzar la lógica jurídica más allá del límite, para intentar obtener resultados ilógicos.

Torra jugó a ser desobediente y, de momento, tiene una condena penal no firme, la pérdida de la credencial como diputado -tampoco firme, aunque sí efectiva- y, si seguimos una consistente lógica jurídica que algunos niegan o discuten, la pérdida de la condición de Presidente.

Esto último es lo que sucede, sin necesidad de arduos razonamientos: si para ser Presidente de la Generalitat hay que cumplir un requisito concreto como ser diputado de la Cámara, la lógica dice que, si ya no se ostenta la condición de diputado de la Cámara catalana, tampoco se es Presidente de la Generalitat. Punto.

Otra interpretación -que siempre caben y se pueden argumentar, pero de forma endeble- carece de la necesaria consistencia lógica jurídica. Es insostenible afirmar que la pérdida de la condición de diputado no lleva aparejada la de Presidente porque “en ningún lugar dice que deba seguir siéndolo para conservar el cargo” o, en términos más técnicos, que “desde una interpretación literal, no se impone que el presidente de la Generalitat tenga que ser miembro del Parlament durante todo su mandato” (artículo de Pau Bossacoma en La Vanguardia).

Lo cierto es que no es necesaria la dicción literal, sino lógica jurídica: si para acceder al cargo de Presidente se debe cumplir el requisito de ser Diputado, esta condición debe cumplirse en todo momento.

Perdida la condición de Diputado, se pierde la condición de Presidente, como resulta de una lectura lógica del contenido del artículo 67.2 del Estatuto de Autonomía: “2. El Presidente o Presidenta de la Generalitat es elegido por el Parlamento de entre sus miembros. Puede regularse por ley la limitación de mandatos”. (Este precepto es sustancialmente idéntico al artículo 152.1 de la Constitución, de donde proviene). Es indiscutible que el Presidente se elige de entre sus miembros: si no se puede escoger a alguien que no lo sea, ¿cómo puede aceptarse que a posteriori pueda ser Presidente quien ha perdido la condición de diputado? La intención y la lógica inherente es incuestionable.

Es cierto que el artículo 67.7 del mismo texto establece las causas de cese: “7. El Presidente o Presidenta de la Generalitat cesa por renovación del Parlamento a consecuencia de unas elecciones, por aprobación de una moción de censura o denegación de una cuestión de confianza, por defunción, por dimisión, por incapacidad permanente, física o mental, reconocida por el Parlamento, que lo inhabilite para el ejercicio del cargo, y por condena penal firme que comporte la inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos”. [Obviemos discutir florituras jurídicas del tipo: ¿estar vivo es requisito de acceso o la muerte es causa de cese?]

Con respecto a ese artículo 67.7 hay quien defiende que una interpretación sistemática de los requisitos de acceso y del cese lleva a la conclusión de que se trata de causas numerus clausus o tasadas. Es decir, que fuera de los supuestos establecidos en el artículo 67.7 del Estatuto, no es posible considerar que la pérdida de la condición de diputado lleve aparejada la de Presidente porque «no está previsto«. Esto es un error y, como digo, es ilógico.

Sucede que, en esta competición por forzar la Ley, se recurre a principios del derecho sancionador, cuando el asunto es mucho más sencillo: si te exigieron un requisito para acceder, debes cumplirlo para mantenerte.

El recurso a «lo que no está prohibido, está permitido» o «la pérdida de la condición de Presidente solo es posible cuando la sanción esté prevista» no es lo que se dirime en el caso de Torra. Del mismo modo que prever la pérdida de la condición de Presidente «por muerte» no es una sanción, sino la consecuencia lógica de la pérdida de la personalidad jurídica (y si con ello se quiere resaltar que no es transmisible a los herederos, igualmente es innecesario porque el cargo de Presidente es personalísimo; esto es otra cosa que la lógica jurídica no necesita precisar) o, si se quiere, del requisito «estar vivo», la pérdida de la condición de Presidente por haber perdido la condición de Diputado no es más que la consecuencia lógica de no cumplir con uno de los requisitos que posibilitó la elección, como ser miembro del Parlament.

Es por eso que en el escrito de alegaciones del Parlament en el recurso interpuesto contra el Acuerdo de la Junta Electoral Provincial de Barcelona se decía: «Hay que hacer referencia, por otra parte, que, como se ha dicho, el MHP, Sr. Joaquim Torra es también President de la Generalitat, y de acuerdo con el artículo 67.2 EAC la pérdida de la condición de diputado conllevaría también la pérdida del cargo de President de la Generalitat«. Lógico.

Y es por esa misma lógica, creo yo, que, sorprendentemente, parece que en el escrito de petición de medidas cautelares, la defensa de Torra no alegó (eso parece, aunque no he visto el escrito; enlace al TS Sala Contencioso auto 23 enero 2020) un perjuicio irreparable para el caso de no suspenderse el Acuerdo por el que se deja sin efecto la credencial de Diputado: porque sería tanto como admitir la competencia y los efectos del Acuerdo. Explicado sencillo: si en el escrito de medidas cautelares se hubiera alegado como perjuicio irreparable que la pérdida de la condición de Diputado conlleva la de Presidente, considero que ahí existiría, quizás, un buen elemento de discusión. Si no se alega por la defensa de Torra, el Tribunal no puede entrar a considerar lo que no se le ha planteado. Con todas las reservas, eso es lo que parece.

CONCLUSIÓN: Por lógica jurídica, Torra no es Presidente. Ello no obsta a que, en un futuro, los recursos que haya formulado puedan ser estimados o desestimados. Sin embargo, el Acuerdo es ejecutivo y la pérdida de la condición de diputado, efectiva. Perdida esa condición que le permitió acceder al cargo, ahora mismo no es Presidente.

Añado: al parecer, la pérdida de la condición de diputado se halla en ejecución.

La noción del bien y el mal

Leía el otro día que, a raíz del lamentable vídeo en que se veía y escuchaba a un niño con un discurso alarmante para su futuro como persona, Xavier García-Albiol había publicado un tuit en que afirmaba que se había perdido -al menos entre quienes justificaban el vídeo- «la noción del bien y del mal«. Es obvio que, por extensión, esta pérdida de noción se refiere a una parte significativa del secesionismo, incapaz de distinguir el bien del mal.
Otro ejemplo, que ha quedado algo silenciado en medio del ruido que genera siempre el separatismo a favor de sus «tesis», proviene del caso de los CDR encarcelados por cargos de terrorismo, tenencia de explosivos y estragos. Sobre la cuestión penal en sí misma, lo de siempre: presunción de inocencia, no conocemos el contenido de todo el sumario y demás, por lo que difícilmente puede uno llegar a conclusiones PENALES. Repasando someramente comentarios de aquellos días, el contenido oscilaba desde «ese material no se almacena por pasar el rato» a «una cosa es cómo empieza una investigación y otra cómo acaba».

Tras la fijación de fianza para varios de los encausados, todos sabemos que el separatismo ha empezado a dictar sentencias absolutorias e, incluso, se han organizado concentraciones de bienvenida para alguno de ellos.

¿Y qué hay de malo en ello? Por supuesto, penalmente, nada. En cuanto a distinguir entre el bien y el mal, la cosa se pone algo peor. Porque una absolución penal (que ya se verá en su día, o incluso si se archiva directamente la causa) no está reñida con un comportamiento del que uno desee apartarse.

Pongamos por ejemplo el celebradísimo Auto de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de 26 de diciembre de 2019 (documento obtenido a través de ElNacional), relativo a Alexis Codina. Como es conocido, el Auto señala que se ha objetivado la inexistencia de explosivos y también que se han encontrado sustancias precursoras (Ley 8/2017, de 8 de noviembre, sobre precursores de explosivos; Reglamento UE 98/2013), las cuales, en sí mismas, no son explosivos.

En este momento, no es preciso entrar en los matices legales del artículo 4 de la Ley 8/2017 y el régimen de licencia, registro y control al que se halla sometida la adquisición de precursores, ni efectuar juicios previos que, por otra parte desconozco, sobre su necesidad o no para restaurar muebles, como al parecer se ha alegado. Tampoco hace falta emitir juicios previos sobre el motivo de que, en su declaración ante el Juez de Instrucción, Alexis Codina no manifestara -a preguntas de su abogada, las cuales contestó en una breve declaración- dicha ocupación profesional, que habría «aparecido» con el recurso frente al Auto de prisión y, después, en declaraciones a medios de comunicación. Tampoco habrá que entrar valorar -pues lo desconozco y excede con mucho cualquier comentario; es más, jamás me alegraré de los padecimientos de salud de nadie- si la fibromialgia que manifestó Codina en su declaración judicial le impide o no desarrollar esa actividad convenientemente. Incluso, tampoco valoraré si el control médico-hospitalario, que incluiría valoración «de psiquiatría, de psicología«, puede tener algún tipo de influencia en todo ello. [Aquí, enlace a la declaración en youtube]

Lo que sí es valorable es un dato objetivo del Auto de la Sala Penal de la Audiencia Nacional. Aquel que dice que, además de la inexistencia de explosivos y el hallazgo de precursores, el recurrente (o sea, Alexis Codina) disponía «de documentos con información para elaborar explosivos«. Oh, sí, claro, disponer de esa clase de documentos no significa que te vayan a condenar penalmente. Ahora bien, ¿quién se relacionaría con alguien que en su casa reúne «información para elaborar explosivos«? ¿Me iría a tomar una copa tan tranquilo con quien acumula -además, junto a sustancias susceptibles de producirlos- tan inquietante información? Por supuesto, para la Asociación del Rifle y demás elementos de ultraderecha no es más que autoprotección.

Para mí, llamadme moralmente rígido, alguien que reúne precursores e «información para elaborar explosivos«, me parece una persona de la que más vale estar alejada, aunque la absuelvan de todos los cargos penales.

Porque lo correcto, o simplemente lo que es aceptable y lo que no, por no ponerlo tan dramático entre «el bien y el mal«, no se corresponde necesariamente con lo establecido en el Código Penal. Hasta sobre eso hay que escribir.

De escaso interés

Lo primero, agradeceros que todavía sigáis pasando por aquí tras casi dos meses sin entrada.

Lo segundo, un poco de algún tema que, vista la persistente escasez moral e intelectual del separatismo dominante conviene tener presente, porque ahora mismo el asunto no despertará demasiado interés, pero es que no paran.

La dimensión moral.Empezamos con Mark Engler, el del libro sobre la desobediencia, la entrevista en Vilaweb y el tuit de Torra. Era tan desconocido en Cataluña hasta hace unas pocas semanas como, sin duda, él desconocía y desconoce la realidad en Cataluña. Lo digo yo y también Francesc-Marc Álvaro en su artículo en La Vanguardia, «El buen polarizador«: «A mí, lo que me llama la atención es la evidente ignorancia de este académico (no menor a la de muchos académicos españoles) sobre la sociedad catalana, un desconocimiento que tiene una consecuencia muy grave: en sus respuestas a VilaWeb , no menciona (ni parece tener presente) que la mitad de los catalanes no son favorables a la secesión.«.

Lo fácil que resulta para el separatismo pillar al incauto de turno que, con un total desconocimiento del tema, se atreve a opinar como si fuera voz autorizadísima es algo tan habitual que casi ni llama la atención. Aunque lo mejor de esa entrevista, para mí, era esto: «Morir com un màrtir és inherent als moviments guanyadors. No es vol que passi, però és inevitable un cop augmentes la tensió«. O sea: no quieres que haya un muerto, pero es inevitable que lo haya. Ajá. En mi flexible mente jurídica se traduce así: deseas que haya un muerto. Y a esa clase de declaraciones se aferran Torra y su batallón. Pues felicidades por su escasa moralidad, a la que tantos se apuntan como si nada.

Y acabo con otra divertida historia: el Libro Blanco del Plan Europa. Para afrontar con el máximo de risa posible, primero recordemos, por poner un ejemplo, una recopilación de discursos de Konrad Adenauer  titulada «El Fin Del Nacionalismo«, que son todo lo contrario al nacionalismo y los principios inspiradores del separatismo. Ahora, lo que dice ese Libro:

«POSICIONAMIENTO 1.4. Promover e impulsar mecanismos institucionales que posibiliten las ampliaciones internas de la Unión.

En un marco de construcción democrática de la Unión, sería necesario que esta articulara mecanismos que posibiliten los procesos de naturaleza política que puedan tener lugar en su interior orientados o dirigidos a ampliar, sin modificar las fronteras exteriores, el número actual de los sus estados miembros. Esta tipología o nuevo modelo de ampliación debería hacer posible que los nuevos estados surgidos democráticamente en el seno de la Unión Europea continuaran formando parte sin disrupción de su pertenencia actual.

Propuesta 1.4.1. Desarrollar una estrategia de relaciones y contactos internacionales, especialmente a escala de la Unión, que permita favorecer y sumar apoyos a esta toma de posición por parte de los diferentes actores que influyen e intervienen en el sistema institucional de la Unión, todo defendiéndola como una expresión y concreción de los valores democráticos que la Unión pretende asegurar de acuerdo con sus tratados constitutivos.

Propuesta 1.4.2. Promover los estudios y la reflexión que permitan profundizar y desarrollar la base teórica del concepto de ampliación interna de la Unión.«

Bien sabemos que el concepto de «ampliación interna» no existe y es un invento que solo sostienen un pequeñísimo puñado de juristas de corte secesionista en Europa y, qué casualidad, la totalidad de «juristas» (ejem) separatistas. Sobre esto nos reímos ampliamente hace años (resumido: lo de la ampliación interna no tiene ni pies ni cabeza; es algo así como el terraplanismo) y, ahora, pretenden volver a difundirlo, aprovechando la amnesia permanente del público al que se dirigne.

EN cuanto a la propuesta: se dirige a una Unión en la que se promoverían separaciones. Cada uno que saque sus propias conclusiones.

COnclusión. Sí, habría más cosas para comentar o charlar. Sin embargo, aparte de la pesadez del separatismo, no hay casi nada de interés. ¿Razón? Pues que con el paso del tiempo cada vez queda más desnuda su escasez moral (muertos inevitables, por ejemplo) y poco fuste intelectual (desacreditadas sus teorías, vuelven con ellas tras un tiempo «prudencial»).

La Sentencia (todavía sin análisis)

Mucho trabajo para leer la Sentencia y diseccionarla, así que imposible opinar en su conjunto. Como va a dar mucho de sí, cambiemos de entrada y así los comentarios se podrán leer y seguir con una cierta normalidad.

«Felicidades» a los que veían como probable la sedición (en su día, Alex iba por ahí) y, como de vez en cuando a uno también le gusta tirarse flores (aunque preferí no dar opinión firme), reproduzco un pasaje de la Sentencia y otro de una anterior entrada (de forma un poco ventajista: «yo ya lo dije»).

La Sentencia dice, entre otras cosas, en el apartado de justificación de la condena a Oriol Junqueras:

«h) Está acreditado por la testifical del Mayor de los Mossos Sr. Trapero y de los comisarios Sres. Ferrán, Molinero, Quevedo y Castellvi, que el acusado D. Oriol Junqueras, en su condición de Vicepresidente del Govern, estuvo presente en la reunión que tuvo lugar el día 28 de septiembre de 2017. Dicha reunión fue celebrada, a instancia de aquellos mandos policiales, con el objetivo de informar a los miembros del ejecutivo del importante riesgo para la seguridad que podía derivarse de la constatada presencia de colectivos radicales y de la movilización de una cifra de personas próxima a los dos millones. La alta probabilidad de enfrentamientos con las fuerzas policiales encargadas de cumplir el mandato judicial hacía aconsejable -a juicio de los mandos policiales- la suspensión de la votación prevista para el día 1 de octubre. Pese a ello, la decisión de los miembros del Govern presentes en esa reunión fue la de seguir adelante con el referéndum. Al finalizar la reunión, el procesado rebelde, entonces Presidente de la Generalitat, manifestó a todos los presentes que si el día 1 de octubre se desataba la violencia declararía la independencia.
La voluntad sedicente del acusado Sr. Junqueras y la representación de esos graves incidentes se infiere con facilidad, no ya de los términos en que se desarrolló esa reunión, sino del hecho objetivo de que el día anterior el Tribunal Superior de Justicia había dictado un auto -cuya existencia fue puesta de manifiesto en el encuentro entre responsables políticos y mandos policiales- en el que se acordó prohibir la realización del referéndum y ordenar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad -Mossos d’Esquadra, Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía y Policía Local- que incautaran el material, cerraran los colegios e impidieran la votación.«

Y esto escribí(amos) en la entrada del 11 de abril:

«Como mínimo, la declaración de los mandos de Mossos apunta a la sedición. No que se haya cometido la sedición: apunta a sedición. Tampoco quiere decir que sea descartable la rebelión: significa que los hechos relatados apuntan a la sedición, sin necesidad de esfuerzos exagerados. Simplifico otra vez y acudo a esquemas ya conocidos sobre los hechos:

  1. Aprobación de las leyes del 6 y 7 de septiembre. Convocatoria de referéndum y  transitoriedad jurídica, con derogación implícita de la Constitución.
  2. Suspensión del TC.
  3. El Gobierno de la Generalitat decide seguir con la convocatoria: a) Pese a la suspensión decretada por el Tribunal; b) Pese a las advertencias de Mossos; c) Asumiendo que puede pasar «una desgracia»; d) Sirviéndose de  una parte de la ciudadanía a la que Puigdemont -y, como mínimo, los otros dos miembros del Gobierno presentes- expone conscientemente a una «desgracia» (en derecho penal, esto como mínimo se llama «dolo eventual«, que se resume en que, sabiendo y conociendo el daño que puede provocar una determinada acción, continúa ejecutándola, sin descartar que el resultado dañoso puede producirse); e) con la finalidad de lograr una declaración formal de independencia que se efectúa -entre verdades y mentiras- el 10 y el 27 de octubre de 2017; f) se hace todo lo anterior, sabiendo y conociendo -así lo han declarado en juicio varios procesados- que la votación carecía de valor jurídico, no obstante lo cual (anterior letra e) los procesados no hicieron ni dijeron nada en octubre de 2017 en orden a desacreditar la votación.»

CONCLUSIÓN. A ver, que no hace falta ser un fenómeno del Derecho Penal. Bastaba con atender a la realidad.

Venga, comentarios de toda índole.

Edito: para añadir el imprescindible enlace a la Sentencia que ha aportado killerman en el último comentario de la anterior.

«Me sorprende que nadie lo haya puesto todavía: https://elpais.com/politica/2019/10/14/actualidad/1571035592_144762.html y https://ep00.epimg.net/descargables/2019/10/14/adf9ed7f90e51a34e8ad377f9716bd40.pdf

¡493 páginas! o_O’ Esta noche le echaré una ojeada, pero quedo a la espera de que la lea alguien que sepa de verdad.

¡Gracias!«

La verdadera cara del separatismo

Otra de esas entradas para cambiar, ante el monstruoso número de comentarios de la anterior, casi ninguno relacionado con el tema (jajaja).

En mis últimos comentarios lo he anticipado: existe una poderosa corriente entre el separatismo que se jacta de que «Cataluña es mucho más laica que (el resto de) España«. Al final, como de costumbre, resulta que eso es una afirmación más de voluntad o deseo que de realidad. Como lo de que en Cataluña casi todos los separatistas son de izquierdas. Esos que se ríen de quien se viste de negro y mantilla y no dicen nada cuando el Gobierno de la Generalitat se identifica directamente con una confesión y muestra su verdadera cara: Dios, patria y, si se terciara, hasta Rey.

¿Alguien duda de que se trata de un acto en que Torra participa en su calidad de Presidente? El mismo Twitter de la Generalitat lo confirma. Así que, vaya, después que nos vengan con «la diferencia». O, como en un afortunadísimo tuit, el típico secesionista con respuesta para todo decía algo así como que «no es lo mismo» porque Montserrat es un símbolo. Parece ser que lo del esencialismo el amigo no lo había pillado.

Otras cosas para situarnos en la verdadera cara, ya conocida y de la que tampoco nos sorprende nada. Este tuit de Josep Lluís Alay, mejor si lo acompañamos del tuit de @Toppertorpe. No merece más comentario que reírnos un poco de lo ridículas que se han vuelto algunas (muchas, la verdad) personas con el procés.

Y la última. Si habéis visto mis comentarios de hoy, los dos anteriores enlaces no son nada que no se haya visto en el blog. Así que me he ido a Vilaweb, a que me den algo bueno. Estupefacto me he quedado con este titular: «La Intersindical ajorna la vaga general fins al 18 d’octubre. El sindicat diu que necessita més temps per a preparar millor l’aturada«. Pfffffff. JAJAJAJAJA. Por favor, convocan una huelga general, que es cosa seria, pero la aplazan porque «no la habíamos preparado nada bien y lo decimos bien alto«. Sí, señor, a eso se le llama hacer el ridículo sin ninguna dignidad. Hasta en Vilaweb no tienen más remedio que recordar que esto no es la primera vez que lo hacen.

CONCLUSIÓN. ¿Qué cara? La verdadera cara.