Los nuevos aires del blog

Ahora que sabemos que nos leen, el blog cambia un poco, para adaptarse a los nuevos aires de expresión necesarios ante tamaña responsabilidad. Es decir, que a la hora de efectuar valoraciones o juicios de opinión, el comedimiento y la mesura pasan a ser la nueva norma (léase esta última frase con cierta suficiencia, como quien habla con la espalda recta cual palo de escoba).

Propongo, a fin de comprobar estos nuevos aires del blog, examinar, con espíritu constructivo, el último artículo en el Ara de Salvador Cardús, intelectual prestigioso, cuya consistencia argumental era puesta en duda por quien suscribe y algunos de los más doctos y agudos comentaristas del blog.

El título es prometedor: “Un dret permanent a decidir“. En un alarde de sutileza, Cardús relaciona los escándalos del Castor y del Canal de Isabel II con la imperiosa necesidad de la secesión, con fragmentos tan redondos como:

…aquests dos casos (…) són un indicador  d’un sistema generalitzat de corrupció política, de la feblesa dels controls democràtics per impedir-la i, en definitiva, de la submissió de l’estat espanyol a alguns putrefactes poders econòmics

(…)

Tot i la brutalitat dels casos esmentats, els responsables d’aquests crims polítics semblen ser-hi immunes. (…)  I als espanyols ni se’ls acut que puguin escapar d’aquest femer!

Es una pena que, aun teniendo parte de razón, el artículo de hoy de Cardús haya coincidido con las revelaciones de la supuesta existencia de una Madre Superiora en Cataluña, de la que nadie se apercibió en 23 años, al igual que ese Misterio llamado 3-4%. Digo supuesta porque, presunción de inocencia (y prescripción) aparte, bien sabemos que con el tema de la religión siempre existe la duda y la eterna discusión sobre las pruebas de la existencia de Dios. Imaginad, un pueblo elegido que durante décadas vivió (presuntamente) con una Madre Superiora (presuntamente) a la cabeza y nunca nadie se enteró. En el que presuntamente existió una práctica generalizada a un nivel del 3-4%. Si eso fuera verdad, ¿sería indicador de un sistema generalizado de corrupción política?, ¿de la inexistencia (no debilidad, como dice Cardús) de controles democráticos?, ¿de la sumisión del sistema completo a putrefactos poderes de no sé qué tipo? Como digo, todo esto es supuesto y es presunto. Y nunca nadie supo ni vio nada en Cataluña. ¡Y a nadie en Cataluña se le ocurre escapar de este supuesto lodazal en que ni los sapos vivirían!

Ahí subyace (nuevos aires, nuevo lenguaje) mi énfasis en el juicio negativo al argumento nuclear de Cardús, quien recurre -en contra de su brillante trayectoria- al habitual, manido y repetido argumento de que somos los mejores y que se trata “de confiar profundament que els catalans, en cada elecció futura, decidiran el millor en cada moment“, que es una frase, por supuesto, obtenida de los mejores manuales eclesiásticos, como los que (presuntamente) debía manejar la supuesta Madre Superiora.

CONCLUSIONES. Cardús, en definitiva, nos propone huir del resto de España ante escándalos como los que ha indicado en su artículo, pese a que existe un sistema judicial que abre procesos sin cesar y enjuicia y condena por doquier. La lástima del artículo de Cardús -de quien una vez se escribió por aquí que sus argumentos eran contrarios a la verdad y la rectitud en el proceso intelectivo- es que opta por preterir y obviar lo que sucede delante de su patio: la Virgen estaba ahí, y aun existiendo pruebas fehacientes de su existencia, dice que no la ve. Misterios de la Fe nacionalista que la razón no puede resolver.

Nota final: sé que este tipo de redacción resulta pedante y fatuo. Sin embargo, la nueva dimensión comunicativa obliga a ello y Cardús bien que lo merece.

25 comentarios en “Los nuevos aires del blog

  1. Pardiez Javier… No hagas chanza de tu singular condición de peligroso ‘influencer’ y enemigo de la causa secesionista. Tus sagaces y, en ocasiones, viperinos artículos te han proporcionado fama, así como aprecios y desprecios por igual, pero también te han hecho acreedor de una gran responsabilidad. Respice post te, hominem te esse memento (mira atrás y recuerda que sólo eres un hombre).

    P.S. Espero que el lenguaje empleado esté a la altura de los nuevos aires del blog 😉

  2. Benvolgut Javier,
    Observo amb satisfacció el canvi experimentat en el vostre llenguatge i, àdhuc nogensmenys, suposo que en el vostre tarannà (cosa que ja feia falta).
    Canvi que de ben segur sabrà apreciar el lloat intel·lectual, qui no trigarà en donar-vos l’exclusiva de les seves properes reflexions al voltant de la necessària emancipació de l’entorn egarenc un cop constada la deriva corruptora de la política i l’espiritualitat del fins ara, seu i nostre, estimada pàtria.

    1. Benvolgut:
      Sento un sincer sentiment de joia i esperança en comprovar que la nova etapa, en què el nivell expressiu ens transporta a fites mai imaginades, és vist amb gran complaença.

    2. D’altra banda, també sento una gran tendresa quan llegeixo aquesta frase en un article d’EL PUNT: “La mobilització de set diputats britànics (Roger Godsiff, George Kerevan, Pauline Latham, Chris Law, Lord Rennard, Tommy Sheppard i Hywell Williams) demanant per carta a Rajoy que aturi la judicialització del procés i defensant la llibertat d’expressió de la presidenta del Parlament de Catalunya, Carme Forcadell, resulta un pas més en la transcendència internacional de les reivindicacions independentistes.“.
      Segur que ho diu pel que ens va costar el registre de la web APPG on Catalonia.

      1. Nogensmenys, per quelcom fora de lloc i un adhuc de més, la meva personalitat ha estat desvetllada.

        Vatua mil dimonis, com m’ho faré ara?

    3. Han emprat aitals mots savis que no comprenc llurs pensaments. D’ençà d’avui hauré de romandre més amatent a l’esdevenidor de la llengua nostrada.

  3. ¡Albricias! Un nueva reflexión de Javier.
    Afilada y contundente como nos tiene acostumbrados..
    Suscribo y coincido Javier.
    Maese Cardús está ciertamente extraviado. Tal vez, desde su púlpito, haría mucho mejor en denunciar y exigir responsabilidades también a los dirigentes de su entorno mas próximo en afinidad polítca. Contribuyendo además a la grandeza y honestidad de la causa que parece abrazar.
    Tal arbitrariedad siembra en mí dudas sobre la rectitud de su juicio.

  4. Espero que la parcialidad de maese Cardús no obedezca a rencor o altanería, puesto que entonces podría concluirse que el propósito de tales palabras no es la enmendar errores o denunciar atropellos, sino la de fortalecer la adhesión de sus camaradas…
    ¡Ay del proyecto que se sustenta en el odio y el desprecio!

    1. El criterio intelectual de Cardús es objeto de controversia desde que acudió a Palacio para aplaudir a manos llenas a Artur Mas a su vuelta de Madrid, en septiembre de 2012. Sería muy atrevido arrogarnos un juicio de parcialidad frente a alguien que se presentó en las listas de Junts pel Sí.

  5. Vaya tela; de sociólogo a monaguillo sin pasar siquiera por el bautismo de un ‘procés’ constituyente más sutil que el airecillo del Monte Carmelo. No se ha visto una caída tan tocha desde San Pablo… sólo que Cardús ya se ha pasado Damasco hace seis o siete pueblos y vive directamente en Juguetilandia.

    En verdad hermanos os digo que es un artículo de fe, y que mañana, cuando todo haya terminado, algunos conversos se van a tener que buscar trabajo tocando la zambomba en el metro…

    Y yo que pretendía tomármelo en serio.

    Señor, dame paciencia… pero ya!

    1. Estimado Alex: es usted merecedor de un warning por la expresión “tocha”. Por lo que se refiere a la palabra “Juguetilandia”, los comisarios la estudiarán en las próximas 24 horas y emitirán veredicto tras escuchar tus alegaciones.😂😂😂

  6. No son mis talentos metálicas alas capaces de elevar mi prosa a la altura de la vuestra sino más bien torpe remedo de Icaro, sin embargo no he de dejar que ello me arredre, pues conozco vuestra camaradería y la sé capaz de iluminar mis palabras aunque mi torpeza las haga reptar, lo suficiente para que reflejen el áureo y, por qué no, acerado brillo de la verdad que transportan. Confía Cardús en quienes llevan cinco años prometiendo ser Hernán Cortés y quemar, llegado a su destino, las naves que posibilitan la vuelta atrás. Gesto gallardo que da fe de confianza y determinación. Sin embargo, su fe solo puede calificarse de ciega porque, a imitación de los nuevos ricos que compran barcos, las naves nunca cortaran amarras de puerto seguro ni es intención de nadie que surquen el mar. Tal vez cobijen una comida con las antiguas amistades que sirva para presumir pero nunca sentirán el azote de las olas, tristemente, en su casco crecerán lapas y hasta estas se aburrirán. Y todo el mundo estará conforme, nadie pide cuentas ni nadie las rinde porque entre el realista Sancho y el idealista Quijote que luchan en el alma del español, Cardús y otros eligieron los gigantes y solo gigantes ven.

    1. Com goseu relacionar un conqueridor genocida estremeny amb un procės cívic, pacífic i transversal com el que han decidit els nostres pares de la Pàtria? La única explicació acceptable éste que accepteu les refulgents tesis de l’Institut Nova Història i estigueu parlant de Ferran Cortès, qui va anar a explicar el procės democràtic, pacífic i transversal a uns estrangers astorats per les malifetes d’un Estat Espanyol avant la letre.

      1. Esperava, amb delit, l’aparició d’un esperit il.luminat, capaç de fer-nos fruir d’inesperats coneixements. Oh, gràcies, ànima alliberadora!!!

  7. Admiro la prosa de maese JuanMari en su respuesta y también lo felicito.

    No obstante, maese Javier, me veo en la obligación de manifestar mi desacuerdo con la amonestación hecha a maese Alex por haber empleado un léxico inapropiado, ya que su ingenio y sagacidad, no sólo esta fuera de toda duda, mas aún, creo que en referencia al asunto que aqui tratamos (y del cual la figura de maese Cardús es parte sustancial), es de todos y todas sobradamente conocido que maese Alex es un profundo conocedor y erudito, y bien podríamos concederle el privilegio de acuñar y emplear los vocablos que el considere adecuados para enfatizar sus, siempre amenas, respuestas.

    Espero que lo dicho sirva para que usted retire la amonestación.

    1. Eres noble, Fco.Javier. Y tuits intenciones, puras. Sin embargo, debéis recordar que soy un “enemigo” del referéndum, antidemócrata y, probablemente, colaboracionista. Una joya. Impartiré mi justicia infinita.

      1. Hermanos, a pesar de las gentiles palabras de Fco. Javier, no hay defensa para mi estilo vulgar y ‘tocho’. Si acaso aquello que recomendaba Rabelais de no juzgar la obra únicamente por la tapa, el propósito por el lenguaje soez, pues como todos sabéis ‘el hábito no hace el monje y los hay vestidos con ropa monacal que tienen de todo menos
        de monjes, como los hay envueltos en capa española que por su valor lo que menos recuerdan es a
        España’. Lo mismo, por cierto, que rige para los demócratas…

  8. Espero que me disculpéis, pero tengo que decirlo en lenguaje bajo y soez, impropio de este blog, ahora enaltecido: ¡Sois unos cachondos! 
    Me ha encantado la reacción de Javier a la repentina y explosiva repercusión mediática de su última entrada, añadiendo un tono de mordiente ironía en réplica al hecho de saberse observado y en respuesta a los ojos que nos miran.
    Y me ha divertido todavía más el seguimiento de los “voluntarios responsables”, entrando en el tono con no menos ironía y gracia.
    Solo espero (en realidad, estoy seguro de ello) que este nuevo y oportuno estilo ilustrado no impida que, al mismo tiempo, se mantenga la agudeza, precisión, brillantez y rigor de análisis que han hecho a este blog (ya) legendario.
    Y prometo que la próxima vez intentaré estar a la altura.

  9. Buenas tardes tengan V. Mercedes. Únome a las albricias de júbilo y a los requerimientos del sabio maestro de taller: el requiebro gongorino al juicio y mesura atando, con delicadeza la espada en la ciénaga insulsa de la obtusa sinrazón hundiendo, de la fe ciega y cardusa sólo testimonio dando; sus delirios escritos esperando; su cordura en letra impresa retratando.

    1. Alabo vivazmente el regocijo con que recibís mis humildes letras. A fe mía que bregaré en la búsqueda de la mendacidad que, por obra del alquimista, troca en verdad.

Los comentarios están cerrados.