Hablar de lo que no existe

Como la Ley del Butifarréndum no existe, no vale la pena hablar de ella, pese a que, al escribir que no existe, acepte que puede que exista.

Antes de entrar sobre esa cuestión inicial, sí que me interesa hacer alguna mención a la frustración detectada entre el separatismo publicado (en especial, contra los Comunes; sin que falten las clásicas apelaciones los “traidores”), a consecuencia de la reacción entre displicente, de falta de adhesión, indiferente y de rechifla generada por la “presentación” de la Ley-Inexistente Con-la-Que-Se-Dice-Querer-Celebrar-un-Referéndum. Buena parte del separatismo no lo quiere entender (o no lo entiende), pero si no has logrado un consenso interno (es decir, en Cataluña; y resalto las comillas de “interno” para destacar el repelús de la etiqueta), cómo demonios vas a obtener el beneplácito “externo”. Que José Antonio Zarzalejos sea capaz de entenderlo, captarlo y explicarlo mucho mejor que la mayoría de los separatistas adoctrinados (ahora entro sobre esto) es una buena muestra de la ignorancia que gobierna en ese separatismo al que me refiero.

Sobre el adoctrinamiento, leía esta mañana a Josep Ramoneda, quien afirma en EL PAIS que: “L’independentisme és un projecte d’ampli espectre social, lluny del mite del nacionalisme com a recurs ideològic de la burgesia…” [El independentismo es un proyecto de amplio espectro social, lejos del mito del nacionalismo como recurso ideológico de la burguesía…]. Interesante apreciación, si no fuera porque Vilaweb (y otros medios) publica que: “L’ANC i Òmnium despleguen l’estelada més gran del món a Sant Cugat“. Nada  de nacionalismo; nada de recursos ideológicos. Risas aseguradas. Y eso que, según Ramoneda, no me entero.

Con todo, este no era el motivo de citar a Ramoneda, sino esta otra frase: “…una expressió de la impotència dels partits espanyols que es consolen construint mites com el de l’adoctrinament massiu dels catalans… ” […una expresión de la impotencia de los partidos españoles que se consuelan construyendo mitos como el del adoctrinamiento masivo de los catalanes…]. Después lees esta otra noticia firmada por Gemma Aguilera (Elmon.cat) titulada “Com es fan els referèndums d’independència al món” y concluyes que una de dos: o es adoctrinamiento, o es ignorancia.

Dice Aguilera que la norma general en los referéndums de secesión de mayor relevancia ha sido el pacto con el Estado. Literalmente, leo: “Però el caràcter unilateral del referèndum català el converteix en un cas molt particular en el panorama internacional, on els referèndums d’independència més rellevants s’han produït de forma pactada amb l’Estat al qual pertanyia la nació. Des del Quebec (primer referèndum, 1980) fins a Escòcia, passant per Eslovènia, Croàcia, Macedònia, Ucraïna, Bòsnia i Hercegovina, Timor Oriental o Montenegro.“. La negritra y el colorín de Eslovenia y Croacia son míos, que se me han salido los ojos de órbitas, porque si en 1990-91 teníais ya cumplidos por lo menos 17-18 años y vivíais en este mundo, recordaréis que la desintegración de Yugoslavia nos puso los pelos de punta. Y que ahora salga Aguilera con su posverdad, fruto de intención adoctrinadora o de ignorancia, diciendo que el referéndum de Eslovenia (por centrarnos en uno) fue “pactado”, como que me deja congelado. Igual soy yo el que me lo invento, pero en Eslovenia tuvo lugar una Guerra de Diez Días después de la declaración de independencia, y con Croacia el asunto duró cuatro años. Vaya forma de pactar más rara un referéndum: para que condujera a la guerra.

Yo no recuerdo que ese referéndum fuera muy pactado. La memoria me puede fallar, pero el New York Times no falla: “Though Yugoslavia’s collective presidency has called the plebiscite on independence unconstitutional…” [Aunque la presidencia colectiva de Yugoslavia ha declarado inconstitucional el plebiscito sobre la independencia …] JoXXX, qué forma tan extraña de pactar tenían en la antigua Yugoslavia… En fin: o eso es adoctrinamiento, o es ignorancia. Así se forma una opinión pública, libre e informJAJAJAJAJAJA. [Si no habéis reído suficiente: “Parliament asks federal government to prevent Slovenian vote“. JoXXX, qué raros pactando. Y al cabo de seis meses, se lían a tiros. En fin, dejémoslo, porque hacer bromas con los Balcanes no tiene ninguna gracia. Claro que -y esta es la reflexión- probablemente contarle esta posverdad -o sea, mentira- a un joven de 20-25-30 años sale gratis. Y mucha gente habrá olvidado los detalles, pasados más de 25 años].

Total, que en esas estaba con ese despropósito de artículo, que se cree todo lo que le dicen los ¿líderes? separatistas (“El preàmbul de la Llei del Referèndum d’autodeterminació (…) invoca la legislació internacional (…) recordant que els tractats rubricats per l’Estat espanyol (…)  com els pactes sobre Drets Civils i Polítics i sobre Drets Econòmics, Socials i Culturals de l’ONU, reconeixen el dret dels pobles a l’autodeterminació com el primer dels drets humans“; JAJAJAJAJAJAJA de nuevo. Cómo puedes confundir la Declaración Universal de Derechos Humanos con el Pacto sobre Derechos Civiles y Políticos si no eres víctima del adoctrinamiento) cuando me he topado con un artículo, casi insuperable, de Manuel Arias Maldonado, de título “Ley de Claridad“.  Trata sobre la Ley Inexistente y los debates que ha traído consigo.

Para disfrutar línea a línea. Si en lugar de un breve artículo, le dejan publicar a doble página, da la vuelta al mundo. Destaco lo siguiente:

  1. El primero de sus efectos ha sido introducirse en la conversación pública como si se tratara de una norma legítima: hemos llegado a leer que la independencia se proclamará en octubre aunque gane por un solo voto.
  2. Arcadi Espada ha lamentado con razón que se convierta así en discutible una ficción que, con ello, empieza a dejar de serlo.”
  3. …quizá no debamos lamentar que una determinada ficción haya saltado por los aires, a saber: aquella que presentaba la secesión catalana como un proyecto democrático.
  4. cuando el independentista habla de “un solo pueblo” no está describendo una realidad, sino tratando de crearla: se convierte en un performer que diseña la realidad al nombrarla (…) excluyendo a quienes disienten en nombre de la democracia.
  5. aprobar una ley o proclamar una secesión que no tienen cabida en el ordenamiento constitucional no sirve para nada: son actos nulos de pleno derecho
  6. …no existen secesiones democráticas, sino secesiones de facto: respaldadas por una abrumadora mayoría social que sobrepuja en la práctica cualquier discusión sobre el procedimiento a seguir…
  7. Esa mayoría está muy lejos de existir en la sociedad catalana, a pesar de los esfuerzos nacionalizadores de los sucesivos gobiernos autonómicos
  8. Por eso, el independentismo recurre a un lenguaje decisionista que nada tiene que ver con la democracia que venía usando como coartada: la “soberanía” pasa a residir en el “pueblo catalán” durante la vigencia de un “estado de excepción” que garantice la celebración del referéndum. O sea: un independentismo que carece de toda legitimidad democrática anuncia la ruptura del orden constitucional mediante un acto soberano que nada tiene que ver con la democracia.

Hay tanto valor conceptual en el artículo de Arias, que desarrollarlo necesitaría, por lo menos, un capítulo extenso de un libro.

Destaco el punto 8. Aquí, Arias está apelando a Carl Schmitt, el brillantísimo jurista alemán que abrazó la causa nazi (de la que luego se separó porque lo defenestraron). ¡Oh!, por supuesto que Arias no está diciendo que el separatismo sea nazi. Lo que Arias dice es que el separatismo está asumiendo (en realidad, hace tiempo que los ha asumido) conceptos que ponen los pelos de punta a cualquiera que haya leído o conozca los postulados de Carl Schmitt: decisionismo, excepcionalidad, el soberano… Os lo resumo (esquemático), para quien no sepa nada de Carl Schmitt, a dónde conducen esos conceptos: la dictadura. Muchos (la mayoría) no lo saben, pero esto es lo que hay dentro de la Ley Inexistente y de los postulados de Schmitt (objeto de polémicas que no vienen al caso; yo os digo que llevo treinta páginas de “El concepto de lo Político” y estoy casi escandalizado). Y han asumido que es “lo democrático”. Con deciros que Schmitt escribe noséqué de Estado total

CONCLUSIÓN. Escribía Joaquín Tornos (Catedrático de Derecho Administrativo) hace unos tres años que las propuestas de Artur Mas estaban diseñadas para ser rechazadas. Leo que Miquel Iceta ha dicho que la Ley Inexistente se hace para ser prohibida. Xavier Sardà (no necesariamente coincido, blablaba) ha escrito una frase que resume alguna de las últimas polémicas del blog: “No votaré en una consulta propuesta por los que confunden malintencionadamente el Gobierno de Rajoy con España“. Por estos y muchos otros motivos (otra vez un aplauso para Manuel Arias), la Ley Inexistente se merece la mayor de las indiferencias: porque no se pretenderá su aplicación, sino su impugnación y suspensión.

Evidentemente, no se puede evitar hablar (o escribir) sobre la Ley Inexistente e ignorarla al cien por cien. Puestos a hablar (o escribir) sobre lo que no existe, no está mal tener como referencia a Carl Schmitt: decisionismo, excepcionalidad, amigo-enemigo, Estado total… Esto es lo que hay cuando se habla (o escribe) de una Ley que no existe. Sin tapujos. Además, conseguiréis fastidiar a vuestro interlocutor, en el caso de que sepa algo de Schmitt (enlace a un interesante artículo de Pablo Símón).

Acabo. Otras cosas sobre las que se puede hablar (o escribir) y no existen: adoctrinamiento (el primer derecho humano es el de autodeterminación), ignorancia (el referéndum de Eslovenia fue pactado) o desarrollo y refutación de argumentos jurídicos en seis tuits (sed valientes y comprobad por vosotros mismos). Abandonad el blog si un día lo hago, por favor. No me concedáis ni el beneficio de la duda.

89 comentarios en “Hablar de lo que no existe

  1. Yo agregaría, Javier, que el referéndum de Quebec en 1995 no fue pactado con el gobierno, cosa que Aguilera esconde muy bien. Y que puestos a comparar referéndums, aquellos donde se decidió la independencia fue por márgenes amplísimos y, críticamente, con porcentajes de participación superiores al 80% (ejemplo: en Ucrania votó el 84%, y el 90% votó que sí; en Eslovenia votó el 91%, y el 88% votó que sí). Es decir que esos referéndums, pactados o no, convalidaban situaciones de facto e inequívocas: muy lejos de lo que ocurre en Cataluña.

    El caso de Eslovenia demuestra que cuando un pueblo verdaderamente necesita un referéndum, lo quiere sea legal o ilegal. En Cataluña, aun las manipuladas encuestas de que disponemos dicen que sólo un 38% quiere un referéndum a como dé lugar, mientras que el resto del famoso 70% (ex 80%) sólo lo quiere si es pactado.

    En fin, que para comparar zanahorias con electrodomésticos mejor que no escriban ningún artículo. Pero nos conviene que sigan demostrando su infinita capacidad para la sandez. Como dice el dicho, dales soga y se ahorcan solos.

    1. Exacto. Tu comentario es un buen corolario. En Quebec, salvo adoctrinados, quien más quien menos sabe que el referéndum fue tolerado, pero no pactado.
      Y sobre la convalidación de situaciones de hecho, eso es más o menos lo que también dijo Xavier Pons (Catedrático de Derecho Internacional) en RAC1, intentando hacerse escuchar entre un parvulario de tertulianos separatistas. Si no recuerdo mal, dijo algo así como que si la secesión estuviera apoyada por cien diputados, gran parte de la discusión (por no decir toda) desaparecía. La fuerza de los hechos se impondría.
      Hace tiempo escribí una entrada en que recopilaba los datos sobre el apoyo a la secesión en los países bálticos, Ucrania y hasta Eslovenia en sus respectivos referéndums.
      El resultado a favor de la secesión fue del 75,6% del CENSO ELECTORAL en Lituania, el 65,57% en Estonia, el 59,20% en Letonia, el 75,6% en Ucrania y el 82,75% en Eslovenia. SIEMPRE DEL CENSO ELECTORAL. Y aquí, se quiere hacer con un 35-38%.

  2. Interesante constelación de temas. Y además la rentrée catalizadora de Lliure …

    Curiosamente me ha gustado el artículo de Sardá, un tipo bastante devorado por su divismo, que acostumbra al troleo satírico sin mucha gracia, que sin embargo en su ‘contra’ de hoy da una serie de razones, de forma directa y llana, para no querer participar en la juerga, que evidencian lo que ya es de por sí evidentísimo: que básicamente estamos ante un problema interno, con la ciudadanía de Cataluña divida al 50%, que la imposición por pelotas de un referéndum, so pena de que te acusen de traidor o de facha, no tiene pinta de resolver, por más piruetas y malabares con el derecho que haga el profesor Costa…

    De hecho, la única transversalidad real del soberanismo (si transversalidad significa algo más serio que sacarse de la chistera un Súmate para dar un toque de exótico a tu nacionalismo… ilustrando de paso irónicamente hasta que punto se trata de nacionalismo) siempre pasó por poder captar el remanente de ‘desafectos del 78’ surgido de la matriz del 15M, para plegar ese mítico 80% que a la hora de la verdad está resultando tan consistente como el Conejito de Pascua o el Ratoncito Pérez. Lo demás, es sectarismo.

    Y es que está muy bien ponerle puntos negativos al Estado como pasatiempo o autoconvencerse de que Cataluña, signifique la palabra lo que signifique, y aún siendo parte y llave del mismo, no ha tenido nada que ver con esta zorrera (ahí tenemos el ejemplo del exintelectual Cardús, que parece persuadido de que el ‘Pujolismo’ es un invento español: con un par). Incluso uno puede llegar a depositar su fe mística en un proceso constituyente que, a pesar de alcanzarse por la más dudosa vía carlschmittiana, produciría, vete tú a saber cómo, una catarsis democrática colectiva que nos llevaría en volandas hasta categorías nórdicas (y eso que cuando se filtran esbozos de esas nuevas constituciones no parecen, la verdad, muy distintas a la española; vamos, que cuando le preguntaron a Arrufat que cambiaría, dijo que la ley mordaza. La ley mordaza, tú!… No sé, mucha alforja para tan poco viaje, no?). Lo que me resulta un misterio verdaderamente incomprensible es qué proceso constituyente, qué revolución democrática salvadora se puede llevar a la práctica a la contra del 50% de tu población, como mínimo, y muy en particular sin haber convencido a los más convencidos de la tropa (Podemos, en Común, etc) pero con rebeldes de misa de domingo, como Junqueras, o de paella en Cadaqués, tipo Puigdemont…

    No sé, seguro que no se trata de nacionalismo? Porque aquí algo no cuadra…

    1. Si hasta un tipo tan tibio como Évole, tan dado a congraciarse con los nacionalistas, escribe algo parecido a Sardà, quizás sería hora de que alguien se planteara qué pueden haber hecho mal. Claro que, viendo cómo tratan a los Comunes, es evidente que no han cometido error alguno. Insultar a un hipotético aliado en tu objetivo es otra de esas estrategias extrañas que se me escapan.

      1. Xavier Rius indepe i Jordi Évolve “dado a congraciarse con los nacionalistas”.
        Vivim en realitats paral·leles, ho tinc més que clar.

        1. Obvio, por eso tenemos procedimientos y reglas, porque posibilitan la convivencia a pesar de que habitemos mundos diferentes.

          1. Això sí, però no anava per aquí. D’on traieu que Évolve dóna corda als nacionalistes? Pq almenys en el meu entorn se’l té (el tenim) per un botifler de manual.

            1. Es lo que tiene poner una vela a Dios y otra al diablo, que al final del día todo el mundo se da cuenta y te desprecia (justamente). Jordi Évole es un vivo que juega a dos barajas.

              1. Però quan?! Quan ha fet el joc a l’independentisme, segons vosaltres? És un Sardà en plan innocentot, però no pot estar més lluny de l’independentisme…

                1. Fer el joc a l’independentisme no vol dir declarar-se independentista. Si tu dius “jo no soc gens independentista, però la culpa que hàgim arribat fins aquí la té el govern central”, els hi estàs fent el joc als indepes. Si dius “jo no soc independentista, però el govern central hauria de permetre el referèndum”, també els hi estàs fent el joc. I l’Èvole ha fet precisament això.

                  El Xavier Rius seria el cas oposat. És indepe històric (militància en la JNC, vot declarat ‘sí-sí’ al 9N, fotografies abraçat a una estelada), però amb les seves intervencions en rodes de premsa i articles es carrega de fet tot el moviment independentista. És a dir que ens fa el joc als constitucionalistes, però no deixa de ser indepe.

                  1. El primer no diu que la culpa sigui del govern central, sinó que aquest hauria de seure a parlar. És la crítica més dura que li he sentit.

                    El segon crec que ha fer un Millo: d’ERC al PP. És a dir: potser sí que era indepe, però o ha canviat d’opinió o s’ha venut. El que fa és atacar a matar tot lo que soni a indepedència, sigui processisme o no. No és un López-Tena: hi ha coses que ataquen directament al projecte en sí. No em facis citar exemples concrets que no els tinc: és la sensació que em va quedar després de llegir molts dels seus articles i tuits. Si a partir d’ara me’n cau algun a les mans (pq ja no el segueixo activament) te l’envio.

                  2. Per cert: tinc un dubte. Tu a nivell teòric, al marge de totes les lleis, de l’statu quo, etc… consideres que les comunitats autònomes (o algunes, les famoses històriques) d’Espanya haurien de tenir dret d’autodeterminació?

                    Com a opinió purament subjectiva, pregunto.

                    1. La resposta curta és no. No tant perquè jo sigui un fatxa irredimible (que també), sinó perquè a Catalunya i el País Basc (els dos únics candidats creïbles per a l'”autodeterminació”) les poblacions estan molt barrejades. No són pas casos clars de pobles separats (com ho seria Flandes, per exemple, on no hi ha una població valona convivint amb els flamencs). Si tot el País Basc fos Bermeo, i si tot Catalunya fos Vic, llavors potser sí que tindria sentit parlar d’autodeterminació, però encara en aquest cas el preu de trencar un estat faria dubtosa la conveniència d’endegar l’empresa. Però en vista del pes decisiu de les mestisses i cosmopolites Bilbao i Barcelona en ambdós territoris, a mi em queda molt clar que el concepte d’autodeterminació no pot aplicar-s’hi.

                    2. Es una gran pregunta si hay o no hay derecho, hablando en teoría y fuera de las limitaciones legales.

                      Yo tengo mis dudas, porque por una parte “querer” ser algo en lo que te identifiques pues es algo lógico, por otra viene el análisis de ese querer ser algo.

                      Y me explico:
                      Para mi, opinión subjetiva total, Cataluña es lo que es gracias al esfuerzo de los catalanes, al resto de España y algunas “ayuditas” de dudosa procedencia.

                      Esto tipo de ayuditas yo las englobo en “pertenecer a un estado de 45 millones de habitantes me ha venido bastante bien” debido a que mi riqueza se ha dimensionado en torno a ello, industria, instituciones, etc. Y como solo hace escasos años en donde hemos pasado de una economía local (entiendase España en su conjunto) a global (UE, etc) tener un mercado “quasi” cautivo ha sido un gran caldo de cultivo para la riqueza catalana.

                      Hace 300 años, con la famosa caida de Barcelona y con el repudiado Felipe V se impuso a golpe de decreto que toda el textil de fuera de las españas tendría un alto gravamen, para favorecer el textil catalán, y eso a pesar que el inglés, por ejemplo, era de más calidad y más barato.

                      No hace tanto, con Franco al mando, la confección de España se baso en un “en el sur cuarteles y huertos, en el norte industria”, y se favoreció muchísimo este precepto. Bien conocido es el desmantelamiento industrial de toda andalucia.

                      Añado con esto, que crear una empresa hace 20-25 años con un competidor directo y asentado como los había en Cataluña era muy muy complicado. Hoy también lo sigue siendo, pero no solo por Cataluña.

                      Para mi todo esto favoreció a que una zona como Calaluña fuera un nucleo de generación de riqueza muy potente, dificultando el desarrollo de otros. Y claro, ahora que tengo el chiringuito montado decido que ya no necesito a nadie más.

                      Como verás, mis argumentos son más orientados a lo económico que a lo sentimental, porque para mi Cataluña no es una nación (ni España), no por nada, sino porque yo solo reconozco el concepto de nación-estado, ya que el concepto de nación-cultural (que es lo que se podría considerar cataluña) para mi no tiene ningún sentido. Y no lo tiene porque es imposible determinar que es una nación, más allá de que dos individuos se consideren a ellos mismos como nación.

                    3. T’entenc, però és que sota aquests paràmetres el que no té sentit són les fronteres…

            2. Entiendo que en el entorno separatista “botifler” es todo catalán no separatista y que además lo reconoce públicamente, ¿no? A los que se quedan calladitos los dejáis en paz, de momento.

              Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
              guardé silencio,
              porque yo no era comunista.
              Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
              guardé silencio,
              porque yo no era socialdemócrata.
              Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
              no protesté,
              porque yo no era sindicalista.
              Cuando vinieron a por los judíos,
              no pronuncié palabra,
              porque yo no era judío.
              Cuando finalmente vinieron a por mí,
              no había nadie más que pudiera protestar.

              1. No, un botifler és un unionista que fa campanya per desacreditar l’independentisme.

                Em fa gràcia que per vosaltres tingui un significat pejoratiu: el jovent independentista van adoptar el de maulets amb orgull (de fet són part d’Arran).

                1. botifler -a: 2. 3. p ext Dit del català que col·labora amb els enemics del seu país.

                  http://www.diccionari.cat/lexicx.jsp?GECART=0020932

                  ¿¡¡¡Peyorativo!!!? Qué mal pensados somos…

                  Creo que el hecho de que un personaje público (catalán) opine sobre las carencias del prusés y del referendum no implica que haga campaña para desacreditar al independentismo. Simplemente da su opinión… y en muchas ocasiones espoleado por el separatismo, que le solicita que se posicione públicamente (si es a favor de ellos, claro).

                  Eso sin contar que el independentismo se desacredita él solito. Aquí lo comprobamos todos los días.

                  1. Seguiu confonent processisme I independentisme. Dos vegades en aquest comentari.

                    1. ¿El ‘procesismo’ no tiene como objetivo la independencia? ¿El independentismo no tiene como objetivo la independencia? Efectivamente, se parecen como un huevo a una castaña.

                    1. Venga va… pues me creo que cuando llamáis a los que “hacen campaña para desacreditar al independentismo” botiflers, lo hacéis de buen rollo, en plan “¿qué pasa, cabronazo?”

                    2. Veamos, ummm…

                      1. “Que té les galtes molt grosses”. ¿Todos? Como si los hubiera parido la misma madre.

                      2.” Inflat, presumit, arrogant”. Los que hacen ‘campanya per desacreditar l’independentisme’ son presumidos y arrogantes, ¿por hacer campaña? Pues vaya, qué piel más fina tenéis.

                      3. “Durant la guerra de Successió, als Països Catalans, dit dels partidaris de Felip V de Castella”. A menos que me digas que consideras que la guerra de Sucesión continúa y los partidarios borbones están más vivos que nunca, puede ser. Aunque ¿Évole borbónico?

                      4. “Nom donat als habitants de certes poblacions pels pobles veïns pel fet d’haver estat partidaris de Felip V de Castella durant la guerra de Successió”. Quizá te refieras a esta definición. Has comprobado que los botiflers proceden de poblaciones que fueron partidarias de Felipe V.

                      5. “Dit del català que col·labora amb els enemics del seu país”… Es verdad, es la que menos cuadra para ser usada como menosprecio de los separatistas hacia los no independentistas.

                      Qué mal pensado y tendencioso soy (carita de diablo).

                    3. No t’ho agafis tot en sentit literal, home! Trobo la definició del diccionari exagerada. Per mi botifler és qui actua contra l’autogovern de Catalunya. Evidentment en memòria dels partidaris de Felip V.

                    4. Felip V, en su primera visita a Barcelona, juró las constituciones catalanas y no dejó nada especial por otorgar. Por eso Barcelona se posicionó a su favor al inicio de la guerra, hasta 1705 en que fue bombardeada y derrotada por los austracistas con la complicidad de los “vigatans”.

                      Tiene guasa que la mayor parte de la gente desconozca perfectamente que Barcelona capituló dos veces en esa guerra. Por no hablar de clasificar a unos como “buenos” y a los otros como “malos”, cuando simplemente unos y otros defendían sus intereses y se dedicaban a ajustar cuentas o fastidiar al oponente de siglos.

  3. Qué grande Maldonado. Siempre le leo con interés porque tiene un concepto de la democracia muy “modesto” y se explica con una claridad y honradez deslumbrante. El único autor, junto a Soroa, al que le he leído una obviedad tan grande como el punto 6, un cambio de demos no puede ser ni democrático ni político porque la democracia y la política nacen después. Puede ser pacífica, incluso votando, pero nunca democrática. De ahí la distinción entre fuerza y violencia.
    Un comentario sobre la estelada gigante. Lo normal habría sido decir que era una estelada gigante, de tantos metros o bien la bandera más grande del mundo (o la segunda o la tercera…) pero titular la estelada más grande del mundo en Cataluña es otra muestra más (sutil si se quiere) de la falta de modestia y humildad que es el sello de identidad del procés. Al menos para los que lo vivimos desde fuera de Cataluña. Vamos que no lo aguanto. Todo es “contundente”, “lo mejor”, “la primera vez”, “más grande de Europa” y bla bla.

  4. Una pregunta al margen, porque me llama mucho la atención.

    Está bien que los indepes están declarando traidores a media Cataluña, pero ¿existe algún motivo por el cual se ensañan tan particularmente con Joan Coscubiela? En las tertulias parecen competir por ver quién es el primero que se cargue a Coscu.

    1. Supongo que es la necesidad.

      Quiero decir que más allá de la constancia que Coscubiela demuestra tocando las pelotas al prusesismo, si no estuviesen convencidos de necesitarle (como en general pasa con el resto de los comunes) para dar un poco de maquillaje mayoritario y transversal al asunto, se limitarían a odiarle sin más excesos y, por así decirlo, de manera ritual. Como a los drl PP o C’s, que ni siquiera son pueblo, y a los que por tanto se puede desnaturalizar sin esfuerzos poniéndoles la etiqueta de fachas y mandándoles a pastar…

      1. El Coscu és el nou Duran. No ho dic en broma ni com a metàfora: és el caball de troia unionista dins el comuns com al seu dia aquell ho era dins CiU.
        El seu ofici no és cap altre que dinamitar des de dins i assegurar la pervivència de la teta espanyola, de la que mama fa dècades.

        El seu leitmotiv és “enrere. I quan hi haguem arribat, seguim retrocedint”.

          1. No crec que cap dels dos treballi pel CNI. Dubto que rebin retribució pel que fan… lo seu és amor a Espanya.

            1. Claro… y eso nunca puede ser bueno. Amar a Cataluña es hermoso, amar a España es de fachas.

          2. Así es. El otro día cuando fui a recoger mi cheque en el CNI el Coscu también estaba ahí cobrando. En la fila también estaban Javier, Capità Noctas, @casfetera y creo que también killerman.

            Lo que sí me indignó es que mientras a nosotros nos arreglaban con un par de miles de euros, a los de Dolça Catalunya les entregaron una saca de billetes de 500, y sin necesidad de entregar factura. Es inútil, el Estat espanyol es un país corrupto. ¡Independencia ya!

            1. Yo he echado una instancia a ver si me pagan horas extras. A veces tengo que contestar a Viure fuera del horario de oficina.

            2. Estas molt out, a m’ho ingressen al banc. Cada mes i pel 18 de juliol, paga extra

    2. Això del Coscu és una demostració més de la superioritat intelectual dels bons catalans, que per descomptat són separatistes homologats, respecta a tots els altres, especialment als espanyols i als botiflers.
      Els cervells que dirigeixen (mande!) el “prusés” saben que la manera de sumar indecisos és insultant-los, menyspreant-los, acusant-los de traïdors. D’aquesta manera se sentiran avergonyits i tornaran amb el cap cot a la casa del senyor.
      Ja se sap que això no ha funcionat mai enlloc on no es tingués prou força per convencer-los (les guillotines i els gulags eren mètodes molt eficaços i eficients), però és tracta d’una mostra més de la superioritat separatista-catalana per innovar en els processos polítics.
      La humanitat no sap el que es pot perdre si el “prusés” no triomfa.

      1. Yo con lo que flipo es con la incapacidad de la izquierda no-nacionalista (porque supongo que en este caso, y quitando a Coscubiela, que obviamente es un quintacolumnista a sueldo del Estado, nadie se atreverá a decir que los comunes y podemitas son nacionalistas españoles) de estructurar un discurso alternativo en el que la noción ‘democracia’ no esté obligatoriamente abocada, y lo que es casi más nocivo: agotada, por el decisionismo, el voluntarismo, y el derecho a la autodeterminación mecánica explicada en un hilo por el profesor Bacterio…

        No sé, no parece tan imposible concebir que, sacando la cabeza un milímetro por encima del marco del puro nacionalismo, y sin necesidad tampoco de negar ningún pueblo o identidad colectiva, aquí como mínimo colisionan dos derechos: digamos el de autodeterminación del pueblo apalancado en Cataluña, por un lado, y el de cualquier ciudadano español a seguir conservando su estatus de igual, o por lo menos la posibilidad de decir algo antes de que le declaren extranjero.

        A no ser que consideremos que los restantes españoles ya decidieron al nacer más allá del Ebro, en un referéndum también se la juegan. Y no sólo en cuanto a derecho de ciudadanía, por cierto; también en lo que respecta a sus sentimientos identitarismo, de pertenencia, etc, que no importan tanto, porque los sentimientos vuelan, pero que también merecen un trato cariñoso, al menos por parte de quién exige respeto en el marco de los conglomerados plurinacionales.

        Con que, que no sé, la verdad, en qué momento se convencieron unos a otros de que la votación locuela de una noche de verano era un valor absoluto y más elevado en términos y democráticos que el derecho de un murciano a seguir conservando su actual ciudadanía en suelo catalán… derecho que podría quedar tranquilamente conculcado en esa misma votación, además, per saecula. No sé, ya digo, quizás fue en el mismo momento en el que los independentistas nos descubrieron que el primer derecho humano, y por qué no decirlo, casi el único mandamiento homologado internacionalmente desde los tiempos de Moisés, resulta que no era ni siquiera humano, en el sentido personal, sino colectivo, quedando para después las chorraditas individuales.

        Al final es un poco lo mismo que decía ayer a propósito de la utopía constituyente y el nacionalismo: ¿seguro que no es algún tipo de fetichismo asociado a la idea de ‘pueblo’ (en particular si ese ‘pueblo’ está atrapado en la eterna reminiscencia del eterno franquismo) en lugar de prurito democrático? No cuadra…

        1. Por cierto, no sé si soy yo que escribo a lo loco, o mi corrector que mete conjunciones y tunea las palabras al tuntún, pero en todo caso siento el redactado un poco swahili (con todos mis respetos, claro, por la noble lengua bantú)…

        2. L’esquerra no pot negar el dret d’autodeterminació de Catalunya. As simple as that.
          El que si que tens és gent com l’arqueòleg, que dóna mil volteretes fins que aconsegueix lligar un argument:
          https://glamboy69.wordpress.com/2017/07/09/la-curiosa-fascinacio-troskista-pel-proces/

          No oblidem, ja que traiem l’arqueòleg a passejar i parlem del que passa a “l’esquerra”, que recentment va titlar Albano Dant de filo-convergent.
          https://glamboy69.wordpress.com/2017/07/09/la-curiosa-fascinacio-troskista-pel-proces/

          A més, seguim amb les esquerres: això d’anar piulant editorials de El País, la Vanguardia, Crónica Global, etc… També és una mica simptomàtic.

            1. L’Albano Dante Fachín, com el Gerardo Pisarello, com la Patrícia Gabancho, és un cas d’argentí acomplexat que se sent obligat a donar proves de no espanyolitat. Ho comprenc (el bullying independentista pot ser insuportable en segons quins cercles, i has de tenir unes conviccions de ferro perquè et rellisqui), però al mateix temps em fan pena.

              Comparo aquests, o la monja Caram, amb argentins com el poeta Szpunberg, que va resistir els “consells” de passar-se al català en la seva obra lírica. No va rebre un puto duro en subvencions o viatges, però va gaudir d’una envejable independència. (La filla se li va fer independentista, això sí.)

              1. O sigui, que ja no és que estiguin adoctrinats, sinó que están acomplexats. I és clar, tu que ets dependentista, ets la viva imatge de fermesa, coratge, independència i serenor individual.

                Brutal. Em trec el barret.

                1. La paraula “dependentista” no existia fins fa quatre dies. Pertany al nou manual d’estil de l’ANC. ¿I em dius que no esteu adoctrinats?

                  Doncs sí, tio, sóc ferm i coratjós, perquè em van dir: “molt bé, vas pel bon camí. Ja has après el català i has tingut fills aquí. Per acabar de ser un de nosaltres, només et falta abominar d’Espanya”, i jo m’hi vaig negar. (Ets capaç de fer veure que t’ho agafes literalment; per favor abstén-te’n.)

                  Et dono el benefici del dubte que tu, des de la teva posició, no podries entendre la pressió a què estem sotmesos els “depes”.

                  1. Jo utilitzo els termes segons els que utilitzen els altres. Si em parlen d’unionistes, parlo del d’independentistes, i viceversa. Dependentistes el guardo pels qui s’anomenen constitucionalistes.

                    Trobo molt interessant la teva història. Tot i que no m’ho prenc literalment, quan diries que et van començar a dir que havies d’abominar d’Espanya. Vull dir… És una cosa pre o post procés?

                    1. És pre procés. Al poble de la mare dels meus fills, que és el mateix poble d’una preclara figura de l’independentisme, avui inhabilitada, les úniques persones que hi parlaven en castellà eren les bolivianes i peruanes que cuidaven els iaios. Quan els diumenges hi pujàvem sovint hi havia xerrades de sobretaula en què es feien comentaris de to marcadament supremacista; no una cosa violenta ni grollera, ¿eh?, sinó un subtil sobreentès que els espanyols ho feien tot malament o ridículament, i molts raonaments, fins i tot força elaborats, construïts sobre aquesta premisa. I de tant en tant em miraven, esperant la meva aquiescència… i jo posava la meva millor cara de pedra. En un país normal, jo no hauria d’haver-me empassat res, entre altres coses perquè hi hauria hagut diversitat d’opinions sobre un tema polèmic… Però em sentia com si fos un pro-choice en una convenció d’antiavortistes.

                      Jo sempre dic que no és que abans no hi hagués independentistes i ara n’hi hagi. Els independentistes sempre hi han sigut; el que passa és que ara els han activat.

                    2. No m’ho diguis… és de Riu-d’Homs (xist)

                      Sobre la teva experiència: jo de petit només sentia castellà a la TV, als gitanos i a un parell de veïns andalusos que portaven aquí tota la vida (ara d’edat molt avançada i un -una, de fet- indepe). Això de sudamericanes cuidant avis no va arribar fins molts anys més tard. Però no he vist mai aquest menyspreu entre la gent adulta. Entre el jovent (15-20 anys) sí, però no ho prenc com a representatiu.

                      Per cert, una pregunta més de caire personal, si em permets: pq la necessitat de “ficar la teva millor cara de pedra”? Pq no argumentar i rebatre? Serà que no se’t dóna bé…

                      Aprofito per comentar-te el tema de les denúncies: dos són d’un mateix centre. I em diuen que saben (ja saps com són els pobles) que hi ha denúncia ficada, però que no hi ha sentència encara.

          1. Estoy de acuerdo Lliure en que efectivamente no pueden negar el derecho de autodeterminación de Cataluña…

            Como por otro lado, resulta también evidentísimo lo mucho que les gustaría hacerlo en este caso…

            De ahí, me imagino, su típico cortocircuito con el asunto. Su sí pero no…

            Por eso mi propuesta precisamente es que revisen a fondo cómo es que no pueden afirmar lo que por otro lado no pueden negar… porque está claro que aquí hay un nudo psíquico que haría las delicias de un lacanista.

            No sé, a lo mejor es que en el fondo de sus corazoncitos intuyen vagamente que la autodeterminación (para ser verdaderamente democrática, quiero decir, no un simple ejercicio de autoafirmación y repliegue nacionalista, o peor: una maniobra interesada de una región un poco más rica para subir una micra su bienestar a costa de la cuota de solidaridad con su vecino) es un derecho reservado a situaciones coloniales y de violación de ddhh por algo más que un capricho, y que a fin de cuentas, y por más estadofobia, ppalergia y anticandadismodel78 que prediquen, no se creen ni de coña que este sea el caso de Cat. Vete a saber…

            1. És molt senzill: poca cosa tenen esquerra aquesta gent (icv, en el cas que ens ocupa) més enllà del progressisme social… La resta són tot proclames al vent de qui sap que mai tindrà veu ni vot més enllà de ser la crossa del PSOE per arrancar-li quatre mesures mediambientals.

              1. Es que no enteneu res (no preneu les herbes que us deia), l’esquerra de veritat és la d’en Puigdemont, l’Artur Mas, la gent d’Omnium (Carulla – Avecrem; Cendrós – Floid,…), en Sala Martín, en Tremosa,… i, és clar, tota la família Pujol.
                Això si que és esquerra “puturrú de fuà” i no els que parlen de solidaritat, fraternitat, internacionalisme obrer i altres coses pròpies dels fatxes espanyols.

                1. Se us en va. Això que tu dius és el centredreta català. Llevat d’omniun, on hi ha de tot.
                  Ui sí, internacionalisme obrer a ICV. Entre quota i quota al banc de torn, que ens puja el deute.

                  1. Tiene guasa que un partido de izquierda defienda algo tan Ancien Régime como lo son los antiguos reinos, condados, marcas y hierbas similares. Sería más consecuente defender a los parias de la Tierra de los abusos de los diferentes señores locales, que se valen de esos constructos que son los países y naciones para enfrentar a los desheredados.

                    Tal vez no sean partidos de izquierdas. O me he perdido una parte muy importante de la historia de los siglos XIX y XX.

                    1. El teu problema és que penses massa a nivell teòric. La CUP defensa la unitat i la independència dels països catalans, units culturalment per llengua i tradicions, mente defensa, i no pas poc, les classes més desafavorides. Fins al punt que els pactes amb JxSí han esta a punt de provocar la fugida de diferents organitzacions del partit…
                      Deixa’t estar de comptats i de desheretats. Mou-te a un terreny palpable.

                    2. Me muevo, me muevo a ese terreno… ¿Qué tiene que ver un alicantino, que celebra moros y cristianos, que hace procesiones de Semana Santa, que espera a los Reyes Magos en Navidad y que hace sus fallas, con un ampurdanés que saca gigantes y cabezudos, que golpea un tronco en Navidad y que saca diablos? En cuanto a la lengua, tengo entendido que los catalanes llaman “pasta naga” (¿reminiscencia japonesa?) a la zafanoria o carrota. Que llaman “via de servei” a la “via de servici”. Y así, ad infinitum. Ni las tradiciones se parecen, ni la cultura, ni el idioma.

          2. Pues perdona q te diga, la izquierda no subrogada a los nacionalismos (da lo mismo de dnd venga) no se traga ningún derecho de autodeterminación q no sea los q establece la onu.
            Alguien de izquierdas, no antepone lo nacional a la lucha de clases. Por mucho q me vengas q eso es la utopía de las izquierdas. Al final el nacionalismo, por mucho q busques como pintarlo de guay y demócrata, es eso, supremacismo respecto a los demás.
            Y javier soy un enamorado del blog y sigue así; y cuando quieras tomamos unas cañas por Girona o Gerona

            1. Jeje… Ya era hora de que se manifestara por aquí un “compatriota”, que estos de BCN son “la peste”. ¡Saludos!

      2. Exacte! Es diu nacionalisme i l’història n’està plena d’exemples de com es convenç a l’indecís

      3. Si estàs tractant a Coscu d’indcís, jo vull una mica d’això que prens. Diga’m on ho compres, si us plau.

        1. M’ho suministra un colega de l’ANC, però no em fa tant d’efecte, a ell fa cinc anys que li dura.

  5. Em sorgeix un dutbe: aquest nacionalisme etnicista supremacista que dieu… És racista? O com va?

      1. La respuesta, por cierto, es facilísima: piensa en el nacionalismo catalanófobo español que tanto te molesta, y dale la vuelta.

        Luego conviértelo en eje de toda política, con el presidente Rajoy retuiteando catalanes echándose la siesta, o el equivalente, y barquitos hundidos por la incompetencia congénita de los nacidos a este lado del río, y ya lo tienes.

        1. Pensaba que era una broma, hombre, no era por escaquearme…

          Te contesto si tú me contestas también sinceramente a una cosa: ¿ves el nacionalismo impregnando el movimiento, o ni eso? Y de verlo, ¿que opinión te merece cualitativa y cuantitativamente?

          1. Veig de tot, entre els indepes. Veig nacionalisme, antiespanyolisme, utilitarisme… Però millor et faig una descripció del MEU entorn (és la valoració més sincera que puc fer-te, pq em sembla més real que Twitter) a grans números. Considera-ho una estimació de Fermi:

            – gent entre 35 i 65 anys, majoritàriament. La majoria, per feina, amb vincles tant professionals com personals arreu d’Espanya.
            – ara 70/75% indepe, resta tercera via. Casos esporàdics d’unionistes.
            – fa 10 anys, la meitat indepes. La resta no es posicionava.
            – 5 o 6 (unitats, no %) que podria dir-se que són radicalment etnicistes. I he hagut de comptar cercles externs…
            – la majoria antiestat espanyol (podría dir-se que MOLT anti PP i C’s, i més tolerants amb el PSOE)
            – diria que hi ha un 50% votants CiU de tota la vida, 20% erc, 10% cup i la resta repartit.
            – una dotzena de docents en diferents etapes, tres “afectats” per sentències de llengua.

            Resumint: al meu entorn el nacionalisme que dieu és radical, però residual. Brutalment residual. Quina opinió em mereix? Que Twitter és una minoria no representativa o bé que hi ha gent que té contextos socials molt diferents als meus.

            Per tant, em mereix la mateixa atenció que la gent que demana a Twitter que es tiri bombes al camp nou quan juguen el Barça i el atlético de Bilbao: zero.

            No sé si això respon la teva pregunta…

            1. ¿Podries fer-nos cinc cèntims dels casos de docents afectats per sentències de llengua? Em sobta que aquest fenomen, que jo jutjava estadísticament insignificant, involucri a un quart dels docents que tu coneixes. Detalls, sisplau!

  6. A mi quan la meva sogra que quasi sempre ha treballat en negre i cobra un complement a mínims en la seva pensión em va dir que s’havia fer independentista perquè ella era mola d’esquerres i Espanya ens roba vaig descobrir el nivell del personal… Ella que (pràcticament) mai ha cotitzat ni tributat i que viu dels meus impostos i de les meves cotitzacions (mės algun euro que discretament li passa la nueva dona) convençuda de ser robada per la malvada Espanya. Manda huevos.

    1. Per cert, els errors en el text (pensión, etc…) son obra del corrector botifler del mòbil.

  7. Això sí, cal reconèixer l’eficàcia del marketing prusesista per convèncer a la gent de l’espoli… Marketing només comparable al de Nespresso (la meva sogra tambė s’ha comprat una cafetera d’aquestes)

Los comentarios están cerrados.