Y todo esto, ¿para qué sirve?

La manifestación del domingo ha tenido dos efectos contradictorios en el separatismo: el eufórico y el depresivo. Para sorpresa mía, el lunes Pilar Rahola se preguntaba en RAC1 “para qué sirve” todo esto. Movilizaciones continuas, “microdesobediencias” (sic) y procesismo a la máxima potencia para muy poca cosa. O para nada.

Las palabras de Rahola me hicieron recordar la campaña ‘Signa un vot‘, de la ANC, una de tantas que han caído en el olvido porque no sirven de nada, salvo agitación y propaganda.

Si recordáis, esa campaña se fundamentaba (es un decir) en el derecho constitucional de petición del artículo 29 de la Constitución. Si no os acordáis, se trataba de una campaña presentada en mayo de 2013 con el objetivo de que “…el Parlament de Catalunya actuï decididament per convocar la consulta vinculant sobre la independència i que, en cas que aquesta no es pugui celebrar, declari la independència del nostre país d’acord al Dret Internacional” [“…el Parlamento de Cataluña actúe decididamente para convocar la consulta vinculante sobre la independencia y que, en caso de que esta no se pueda celebrar, declare la independencia de nuestro país de acuerdo con el Derecho Internacional”].

Principalmente en fines de semana, se instalaban unas carpas recogiendo firmas (articuladas como “instancias de compromiso individual“, en declaraciones de responsables de la campaña) que, finalmente, se entregaron en septiembre de 2014 en el Parlamento, con mucho boato y animación (enlace a noticia en EL PUNT),  y gran repercusión en los medios: incluyo aquí enlaces de El Periódico, El Mundo (interesante vídeo para refrescar la memoria), La Razón, Nació Digital, El Món o el ARA, entre muchísimos otros. Un impacto y una cobertura (si se busca un poquito, se encuentra en todos los diarios) muy alta.

¿Qué pasó después de la presentación? Algo más mundano.

1. Se inició tramitación ante la Comisión de Peticiones (aquí tenéis un enlace a la complejísima tramitación; pista: como quien dice, empieza y acaba el mismo día) del Parlamento catalán.

2. La iniciativa fue examinada en sesión de fecha 18 de noviembre de 2014 (págs.7 y 8 del diario de Sesiones), con el siguiente resultado (no traduzco porque no tengo tiempo/ganas; el traductor de Google funciona bastante bien):

… La proposta que la Mesa ampliada amb els portaveus fa a la comissió és que acorda admetre la petició a tràmit i encomanar a la Mesa del Parlament que s’encarregui, per la seva rellevància, del volum de les signatures, d’enviar-la als grups parlamentaris, d’acord amb el Reglament del Parlament, perquè, si ho creuen convenient, puguin promoure una iniciativa parlamentària. Amb aquesta actuació, la comissió dóna per acabada la tramitació d’aquesta petició. Gràcies.

La presidenta

Moltes gràcies, senyora Vicioso.

Per tant, per unanimitat dels presents, aquesta proposta que prové de la Mesa ampliada amb els portaveus i que ha fet ara, doncs, la comissió queda aprovada per unanimitat dels presents“.

3. Fin de la tramitación. Ya está. No hay más. Colorín, colorado, este cuento se ha acabado. El esfuerzo de más de un año de campaña, en 234 cajas, tuvo como resultado que se acordara enviar la petición a la Mesa del Parlamento para que los grupos parlamentarios, si lo creían conveniente, pudieran promover una iniciativa parlamentaria. El derecho de petición no generaba actuación ni respuesta tangible directa alguna.  ¡Oh, sí! Enviar la petición a la Mesa por si querían hacer algo. Parece ser que no quisieron o no pudieron, y eso que uno de los promotores de la iniciativa escribía en El Punt: “Aquest dret de petició (com a dret d’acció i/o oposició, també com a dret de participació) té com a objecte donar resposta a un greuge comès contra qui el peticiona, demandant un acte de justícia, una resposta legal a qui, en aquest cas, amb tot el dret, vol votar i no li ho permeten“. [Se conoce que la respuesta quedó pendiente. Dice Puigdemont que al año que viene, así que habrán tardado casi tres años en responder y en una Legislatura distinta].

En la web de la ANC, en fecha 21 de noviembre de 2014, titulaban: “La Comissió de Peticions del Parlament admet a tràmit per unanimitat la petició del Signa un Vot per la Independència“. En esa misma nota se decía: ““ara” s’entra “en el terreny polític”, i que “l’ús que es faci d’aquestes signatures dependrà dels grups parlamentaris”.“. Muy bien. ¿Y después? Después, nada. Las instancias deben estar por ahí almacenadas, quién sabe si junto al Arca de la Alianza.

En cuanto a la cobertura de los medios de comunicación sobre el notición de la admisión a trámite “por unanimidad“, ya ni os cuento: apenas una noticia confusa en Vilaweb, mezclada con otras cuestiones, vía Agència Catalana de Notícies, unos días más tarde. Me ha costado mucho encontrar una sola referencia al resultado de la “tramitación” del derecho de petición y no he sido capaz de encontrar nada más. Aquí murió el asunto.

Conclusión. ¿Para qué sirven las iniciativas del separatismo? Para tener entretenida a parte de la población con el nuevo opio del pueblo. ¿Nadie tiene curiosidad -de entre los que suscribieron las instancias- por conocer qué pasó con su inducida iniciativa? ¿Ni siquiera para saber si sirvió de algo o se adoptó alguna medida? Y quien promovió la iniciativa del Derecho de Petición, ¿sólo pudo dar como máximo resultado una admisión a trámite “por unanimidad“?

Obviamente, como tantas otras veces y tantos otros artículos, la iniciativa del derecho de petición me traía y me trae totalmente sin cuidado. Lo que me interesa es el tema de fondo: cómo el separatismo moviliza y agita… para nada. Y lo saben. La cuestión reside en fingir que se trata de algo verdaderamente útil. Para agitar, claro que es útil. Para un fin concreto… pues no. Repito: y lo saben. Eso es lo peor de todo. Aunque, claro, también conocen de antemano que nadie les va a pedir una sola explicación.

Para acabar. Enlazo la apasionante tramitación en vídeo. En total, dos minutos y treinta y cinco segundos que, en el caso de que os atreváis a verlos (no recomiendo que perdáis el tiempo, lo advierto), espero olvidéis de inmediato. Y todo esto, ¿para qué sirve?

39 comentarios en “Y todo esto, ¿para qué sirve?

  1. Gracias de nuevo Javier por tu reflexión.
    Como ya he comentado alguna vez tengo la sensación de que esto es una gigantesca, enorme y monstruosa campaña de propaganda.

    Tu entrada me ha hecho recordar una pequeña historia que me contaron hace ya muchos años. No recuerdo bien los detalles concretos pero es mas o menos así:

    Un misionero había llegado a tierra de paganos y llevaba más de 20 años sin haber conseguido siquiera una solo conversión (ni generar el más mínimo interés), pero todos los días, predicaba infatigable.

    Un día, uno de los paganos, hastiado de aguanta su verborrea, se acerca a él y le dice:
    – “Llevas aquí muchísimo tiempo y jamás has convertido a nadie ¿No te das cuenta que no vas a lograr nada? ¿Por qué no lo dejas?.”

    A lo que le misionero le contesta:
    – “Sí,… lo sé,… pero si hago eso, os olvidaríais que estoy aquí.”

    1. ¡Gracias!
      Sí, el tema va por ahí. Insistir, insistir, insistir y que al final se interiorice no por convicción, sino por pesadez.
      De paso, recalco -lo apunto en el artículo, pero cada vez hay más lectores, no siempre familiarizados con el contexto del blog; o sea, que no lo digo a raíz de tu comentario- que la iniciativa del derecho de petición, como cualquier otra, me resulta indiferente: si es correcta, incorrecta, simbólica, práctica, real o lo que sea. Eso carece de importancia. No hay nada raro en montar actos, promover iniciativas de diferente tipo, actividades, etc.
      Ahora, que le vendan al personal que se trata de una iniciativa impresionante, con efectos prácticos y blablabla, es otra cosa.

    2. Inquietante pregunta la de la entrada “Y todo esto ¿para qué sirve?”, y muy certera tu respuesta, Fco. Javier: “esto es una gigantesca, enorme y monstruosa campaña de propaganda”.
      Hasta tal punto es una gran campaña de propaganda que para ello fue contratada una empresa especializada, la Blue State Digital, encargada de diseñar y dirigir toda la campaña mediática y hasta el uso propagnadístico de la terminología. Este viejo artículo que daba la información, nunca ha sido desmentido que yo sepa: http://politica.elpais.com/politica/2014/11/05/actualidad/1415207928_408497.html
      Solo añadir que hay también otra respuesta complementaria: porque el separatismo se siente cómodo en esa dinámica sin fin. Les va bien así; mantienen el gobierno sin oposición interna (van de la mano la derechona de siempre y los antisistema, con ERC en el medio) y sin contestación de ningún tipo. Con el victimismo y acusar a Espanya, ya les basta. El sueño de todo político.

  2. Ya ni me acordaba de la recogida de firmas. Muy buen trabajo y muy buen análisis. Parece que los que mueven los hilos hacen caminar a la gente en círculos. ¿O es una espiral muy abierta? Es todo tan estúpido y reiterativo que me cuesta discernir si se debe a la mediocridad y cortedad de miras de sus dirigentes, o a que son realmente astutos que juegan con la corta memoria de todo el mundo.

    1. Sin ánimo de pontificar o establecer verdades absolutas, creo que todos nos damos cuenta de que las innumerables ventajas de Internet y la moderna y velocísima transmisión de información e ideas de la época actual tienen sus inconvenientes, como la también rápida y sucesiva sustitución de una información por otra, sin tiempo a procesar ni extraer un conjunto de conceptos coherentes. Y explotan esos ‘inconvenientes’ de manera totalmente deliberada.
      Evidentemente, no son los únicos que recurren a estas “técnicas”, etc, etc, etc.
      Hablando de recordar, ¿alguien sabe qué sucedió con las “notificaciones” del Parlament de Catalunya al Gobierno de la Nación, a la Unión Europea y a la Comunidad internacional tras la declaración de inicio de la secesión del 9N2015? La última noticia que recuerdo era del tipo “la carta no ha llegado a la UE”. Investigaré el asunto…

      1. Nada de pontificar, Javier. Creo, más bien, que das de lleno en el clavo.
        Sin duda vivimos en una sociedad cada vez más mediática, donde el fluir de mensajes es tan rápido, breve y volátil, que permite decir una cosa y al día siguiente la contraria sin que eso penalice apenas a quien lo hace.
        Los “nuevos políticos” consideran que la coherencia no aporta ningún valor; que la actual sociedad de la comunicación no tiene memoria. Los nuevos políticos son, sobre todo, eficaces comunicadores (o tienen detrás una potente agencia de comunicación y propaganda) y han aprendido que los medios cambian sus contenidos a toda velocidad; están convencidos de que “el medio es el mensaje” y de que el contenido cuenta poco, más allá de la superficialidad de un slogan.

        1. Es curioso: de camino a la estación de Sants he cogido un taxi y el ratito del viaje hablaba quien fuera en el programa de Julia Otero y decía que en la actualidad ya no estamos preparados/dispuestos a escuchar un discurso de 30 minutos. Que se nos va la cabeza.
          Veo por la noche cinco minutos la tertulia de Cuní y dice que vivimos en una época de titulares, y Toni Aira coincide en que tenemos tanta información que no llegamos siquiera a procesarla…
          Veo que coincidimos en diagnósticos.
          Todo ello fomenta que se evite el debate sobre la complejidad, el matiz, la elaboración conceptual… Sobre la cuestión, este artículo de Daniel Innerarity, Por una democracia compleja, resulta especialmente recomendable.
          Con este enlace doy por oficialmente iniciados los off-topic en los comentarios de esta entrada. XD XD

          1. Ya que has abierto la veda, Javier… me apunto.
            Fabuloso el artículo de Innenarity; sobre todo el análisis y descripción de la situación, que me parece soberbia. Un poco más floja es su sugerencia de soluciones; sin ser objetable, me resulta demasiado vago, volátil y abstracto eso de “una cultura política más compleja y matizada”.
            Creo que, desde la otra cara de la moneda, las opiniones de Innenarity se ven plenamente refrendadas en estas declaraciones de Pablo Iglesias:
            http://politica.elpais.com/politica/2016/07/09/actualidad/1468055366_789405.html
            de las que destaco una frase antológica: ““Lo fundamental de la política … no es explicar nada ni tener razón, sino generar facción e identidad”.
            Conscientemente he suprimido bajo los puntos “y de la religión” (¡toma ya!), que merecería un comentario aparte.
            Es lo bueno de Iglesias: que, como es un bocas verborrágico, es un libro abierto.

            1. Fíjate si me ha convencido Innerarity que al final me he decidido a comprarme un libro suyo: “La política en tiempos de indignación”. Hace tiempo que lo tenía en mi lista.
              En cuanto a Iglesias. La frase es de soponcio. Y sus argumentos, de bar de Universidad mientras juega a cartas.

  3. Como ya hemos dicho otras veces, la gente que quiere dejarse engañar, se deja engañar, y además presume de ello. Es lo que aquí sucede. El problema es que cada vez hay más que se deja engañar…

    Felicidades por la entrada Javier, no sé cuáles valoro más, si aquellas en las que diseccionas los argumentos y contradicciones del separatismo, o aquellas en la que te sumerges por las hemerotecas para rascar la información a pico y pala…

    Saludos a todos.

    1. ¡Gracias!
      Esta tarde hablaba con alguien que no está ni en Internet, ni en activismos ni nada de nada y reflexionaba más o menos así sobre la manifestación del domingo: “Es que tragan con todo”. Es todo un alivio comprobar que no todo el mundo se cree los mensajes de la caverna subvencionada.
      Saludos!

  4. Cada vez admiro más la calma con la que tratas esto del proceso, a mi a veces ya me rebosa mala baba . Perdón.
    Innerarity, Ruiz Soroa y Manuel Arias Maldonado (@goncharev en Twitter) junto, aunque en menor medida, Arregi, Guevara y algo de Savater son los mejores pensadores del realismo político en España (que sepa). Eso tan difícil de pensar qué puede ser la democracia en lugar de qué debería ser. Como dice Manuel Arias, es tiempo de resistencia para los amantes de la democracia liberal representativa y aquí estamos, en las barricadas.
    Respeto cierto grado de desobediencia en democracia porque creo que ayuda a que avance pero cuando se hace desde el poder y rehuyendo las consecuencias es, como dices, solo agitación. Mi padre solía decir que los que hacían eso, siempre acababan llamando a las fuerzas de orden público porque los realmente revolucionarios y que sí aceptan consecuencias les terminaban desbordando. No parece que se pueda mantener la agitación “dentro de un orden”. Ahora mismo el más conservador del proceso es Junqueras pero muy radical que te vuelvas, los de verdad siempre ganan en ese terreno.
    Hoy han actualizado la página de preguntas del parlamento europeo y han puesto varias del día 4 (entre ellas una de Tremosa) pero la pregunta conjunta sobre la alcaldesa etc. sigue sin salir. A lo mejor no saben a quién meterle el marrón. Esa respuesta habra que leerla.

      1. Son bola tras bola. Es evidente. Lo de siempre: un hombre con un martillo, blabla, blabla…

    1. Lo que es de traca es que afirmen que quieren ser “ejemplo de obediencia”.

          1. En un AVE, MAD-BCN por supuesto, si montan un convoy doble de esos de primera hora de la mañana, caben bastantes profesionales.
            La pena es que no los suficientes.

          2. Este chalado estuvo allá por 2014 dando la matraca aunque creo que entonces la “sociedad civil” no le hizo ni caso. Muy desesperado hay que estar para hacérselo. Recuerdo haber hecho unas risas a su costa. Ahora se mimetiza con el paisaje, es una chaladura en la media.

            1. Pues como se tomen en serio a este pirao (y son capaces) le hemos chafao: once añitos más con la matraca. Igual es eso en lo que están pensando.

          3. Esoterismo pitagórico. No me sorprende. Yo siempre dije que el prusesismo, más que un movimiento político, era una rama del New Age…

    1. Bufffff… Citar a Pérez Royo en el tema del Estatut, para mí es casi equivalente a dejar de leer. Encontraríamos decenas de constitucionalistas que, reconociendo la pésima gestión del asunto del Estatut, afirmarían que el TC aún se quedó corto. A estas alturas, ya es lo de menos.
      Si, además, se asumen casi una por una todas las tesis del secesionismo, sin apenas cuestionarse una sola, pues apaga y vámonos. Y eso partiendo de la base que, además, Martínez se toma el prusés a cachondeo.
      El día que alguien defienda los presupuestos secesionistas desde argumentos que no me tomen el pelo, dejo de beber cerveza aplaudiré sin parar.
      Por ejemplo: “Mire, nuestro objetivo real SIEMPRE ha sido la secesión. Por eso nunca, nunca, nunca participamos en la acción de Gobierno desde el Consejo de Ministros. Porque si hubiéramos entrado un día en el Consejo de Ministros, significaría que el proyecto de España también era nuestro proyecto. Sin embargo, la realidad es que nos servíamos y utilizábamos nuestra posición para que no nos molestasen mucho con lo que íbamos preparando, mientras disimulábamos prestando apoyos al Gobierno de turno. Y un día, decidimos -bajo diversas excusas y algún motivo- ejecutar el plan. El problema es que nos precipitamos. Etc, etc, etc”.

      1. Je, je. Tal cual. Ejemplo de obediencia y lealtad, con un espiritu de virgen deshonrada, así es nuestro prusesismo…

  5. Parece que el Parlament, en su seguimiento ciego del libro de autoayuda “Cómo ganar enemigos y perder la influencia que se tenía”, ahora provocó la ira de Mónaco y Andorra comparándolos a paraísos fiscales, y prohibiendo la entrega de galardones a personas que tienen su residencia fiscal en esos principados. En su defensa de la legislación, la CUP sostuvo que “pese a que el gobierno de Andorra haya hecho esfuerzos para mejorar la transparencia bancaria, sigue teniendo una política fiscal que favorece la evasión fiscal de empresas y de personas que, pese a operar y trabajar en Cataluña, establecen sus residencia fiscal en Andorra para evadir impuestos”.

    No, si ahora va a resultar que fueron los perversos andorranos los que obligaron a Pujol a llevar sus sacas de euros allí, cuando él pensaba invertirlos en la creación de esbarts dansaires y colles castelleres.

    1. Es sabido que de acuerdo con el derecho internacional el derecho de los pueblos a decidir su futuro excluye la legislación fiscal, esa tienes que poner la que te diga el vecino. Y ya la distinción entre evadir y eludir la podemos dar por desaparecida.

    2. Uno de los primeros libros que me compré a raíz de toda esta desgracia separatista fue “Una comunidad ensimismada”, de Manuel Cruz, en que recopilaba artículos publicados en prensa.
      El título es simplemente perfecto: “Una comunidad ensimismada”. Permitirse desde el Parlament ofender a otros países de manera tan explícita -o sea, poco diplomática- o decir las palabras que ha pronunciado Artur Mas durante la inauguración del callejón sin salida sólo es posible desde el ensimismamiento interior.
      Recordemos, una vez más, el memorable artículo de Ignacio Vidal-Folch publicado en EL PAÍS el día 17 de diciembre de 2014.

      1. Espectacular el artículo de Vidal-Folch, de hace casi exactamente dos años y cada vez resulta más actual y certero.

        1. Mucha atención en especial a la ponencia del día 8 de un tal Pallejà, titulada ‘Galileu, Darwin, Planck, Bilbeny…’. Camisa de fuerza.

          1. No, era a las 8 de la tarde del día 19 (ayer). Que no podemos leer tan rápido… XD
            A mí me hubiera encantado escuchar esta: “L’allioli i el rastre de la cuina catalana al món” XD XD

Los comentarios están cerrados.