López Bofill y el voto de “los nacionales españoles”

La cuestión identitaria suele ocupar un segundo o tercer plano en el blog. Incluso ni siquiera aparece, pese a lo evidente de que en el separatismo esa pulsión ocupa un plano principal, de forma explícita o disimulada.

En la categoría explícita, hoy se destaca Hèctor López Bofill, quien quizás luego diga que se le ha malinterpretado. Yo creo que se lee muy claro el artículo que hoy publica en El Punt, titulado “Superar els complexos“. López critica que se haya asumido que, como en las elecciones del 27S2015 los partidos independentistas no superaron el cincuenta por ciento de los votos, el autoplebiscito se diera por perdido.

Y, entre sus razones que explicarían que no se superase el cincuenta por ciento, estarían las “maniobras” del Estado para impedir el voto exterior, el hecho de que se computase el voto extraparlamentario o el de CSQEP en el “no”, o que, atención: “… la base electoral de les eleccions en un parlament autonòmic fos la fixada pel marc constitucional espanyol, a saber, la dels “nacionals espanyols empadronats en un municipi de Catalunya””.

Después vendrán las explicaciones, los “malentendidos”, la mala fe de quien lee y todo lo que se quiera. López es manifiestamente explícito: si no hubieran votado los “nacionales españoles” empadronados en Cataluña, el resultado hubiera sido otro. Si sólo votasen los “nacionales catalanes”, la mayoría se hubiera alcanzado sin dificultad alguna.

Ya me imagino las típicas excusas: “bueno, uno se refiere a que no vote quien lleve viviendo aquí menos de XX años” o chorradas similares. Como si hubiera ciudadanos de primera y otros de segunda, que no tienen los mismos derechos que los demás.

¡Ahí va! En eso consiste el nacionalismo. En que, según escribe López Bofill, los “nacionales españoles” no deberían tener los mismos derechos que los demás ciudadanos.

25 comentarios en “López Bofill y el voto de “los nacionales españoles”

  1. Tengo imaginación para buscar excusas y reinterpretaciones, pero no veo cómo va a salir de ésta. Es bastante explícito y directo. De hecho, seguramente lo único que le salve es que no es un personaje muy conocido o famoso, y a los pequeños se les suele permitir ser más fanáticos. O excéntricos, como mínimo. El problema está en como los delirios de esos pequeños se vuelven luego mainstream, a lo “España ens roba” que, debo recordarlo, fue invento de un colega de López Bofill. Alfons López Tena.

    Pero sí, está claro que dice lo que muchos piensan pero no se atrevena decir. Eso es lo que está detrás de esas comentarios ocasionales sobre “colonos” o la inmigración que “trajo Franco.” Como si antes de eso jamás hubiera existido sentimiento español o algo.

  2. Ja em disculpareu, però no veig que hi ha de dolent en les seves paraules. En aquest blog s’ha parlat molt del referèndum, de si s’ha d’establir una participació mínima, de si ha d’estar basada en el cens electoral o la població total, de si ha de ser per majoria simple o qualificada… Inclús de si ha de votar tota Espanya o només Catalunya.

    M’expliqueu quina diferència hi ha entre això últim i definir el cens electoral?
    Voleu equiparar unes eleccions autonòmiques a un referèndum d’independència?
    Els immigrants amb permís de residència que voten a les municipals no poden votar al referèndum, encara que portin tres dècades vivint aquí, però la gent d’altres comunitats que fa un any que s’ha empadronat i que potser té intenció de tornar a marxar al cap de dos, sí?

    En definitiva: es pot debatre sobre el cens o no?

    1. Entenc que planteges manipular el cens per tal d’obtenir el resultat desitjat.
      Per què hauria de votar algú que, nascut aquí fa quaranta anys, té previst marxar d’aquí sis mesos? És exactament el mateix que el cas que formules.
      I qui viu a fora, ja sigui incidentalment o de forma permanent? Sí, deixem a aquests fora, que no viuen aquí.
      A dia d’avui, existeixen unes regles generalment acceptades, fàcilment adaptables a un hipotètic referèndum: qui té dret a votar en unes eleccions, també al suposat referèndum.
      Es pot debatre, però la classe d’exclusions que planteges (ok, són simplificacions, ho entenc) són un atemptat a la igualtat. I tractar com estranger a un conciutadà.

      1. No plantejo manipular res i menys amb cap fi. Lo únic que pretenc és remarcar que un referèndum d’independència NO és unes eleccions generals. I per no liar-nos amb coses que puguin mailinterpretar-se, diré que jo permetria votar a majors de 16 anys inscrits en un cens local d’alguna localitat catalana com a mínim durant els 5 últims anys.

        1. El tema dels 16 i 17 anys no em preocupa més enllà de la manca de coherència interna a tot el sistema. Suposaria afegir unes 135.000 persones al cens, més o menys. Encara que el vot sigui majoritàriament independentista (que és el motiu real de voler eixamplar aquesta franja d’edat) en absolut donaria per arribar a una majoria qualitativament significativa, com la majoria absoluta del cens electoral que de vegades he apuntat.

          Sí que podria donar per tal de trencar l’equilibri si la votació es decidís per majoria simple (i tot i així estaria per veure), però el motiu de fons és aquest: obtenir una majoria relativa.
          Si els vailets de 16-17 anys poden participar i decidir el meu futur, vull que siguin igual de responsables que jo: majoria d’edat penal als 16 anys i, evidentment, plena capacitat civil. Com deia, és qüestió de coherència interna del sistema. Per cert, portat tot això a la realitat, qualsevol pare hauria d’estar molt més preocupat per la majoria d’edat penal que la plena capacitat civil. És molt més fàcil que el seu fill porti a terme alguna mala acció de caire penal que no ha valorat adequadament, que no que es fiqui en problemes patrimonials. Però ja dic: coherència del sistema. I m’és igual el que hagin fet a d’altres llocs.

          Pel que fa al mínim de residència. També haurem d’aplicar una altra coherència del sistema: si algú que porta un any vivint a Catalunya (i qui sap si hi restarà tota la vida) no pot decidir el seu futur, potser que els seus impostos s’ingressin allà d’on ve. Total, si aporta al conjunt, però no pot decidir res, tal volta que els seus diners serveixin a un altre lloc. Arguments demagògics apart, aquest requisit em recorda a alguna cosa llegida a Racó Català (perdó, però ho vaig llegir allà) que deia més o menys “alerta a veure si hi haurà empadronaments massius irregulars per alterar les votacions”.

          Per últim, una altra coherència del sistema que plantejava l’altre dia i que crec no has plantejat: els qui viuen a fora que no votin. Si l’argument en el cas anterior és la manca de vinculació amb el territori, d’igual manera s’hauria de fer amb tot el vot exterior.

          Bé. No coincidim en res del sistema que proposes.

          1. Resumint, per intentar avançar el debat i no allargar-me massa:
            – no trobo equiparable poder tenir veu en un referèndum i responsabilitat penal. Una cosa és tenir veu sobre el destí del teu país quan ja tens ús de raó i tot un futur per davant. L’altra la responsabilitat penal, capacitat civil, etc. Per mi el concepte de majoria d’edat és una absurditat i els drets i responsabilitats haurien d’estar subjectes a diversos criteris, més enllà de si has viscut més o menys dies. Com dic, lo dels 16 ho fico pq en una decisió tan transcendental, gent amb ús de raó ha de poder decidir sobre quelcom que no podran revisar en molt de temps (o potser mai més)
            – no plantejo res de viure dins o fora. Plantejo el cens municipal com a filtre. I és un sistema que evita, entre altres coses, l’improbable empadronament massiu davant un referèndum.

    2. Por supuesto Lliure’ que se puede debatir. De hecho es lo que estamos haciendo… Sólo que al parecer nuestra conclusión, a la contra de la de López Bofill, es que si ya presenta enormes problemas, no sólo legales, sino también morales, privar de voto a un tipo de Murcia (y esta es la cuestión de fondo en el asunto de la soberanía y el derecho a decidir…) en cuestiones relativas a un territorio que considera, probablemente tan legítimamente como tú, parte de su ‘patrimonio’, intentar purgar del censo a un montón de tipos que ‘viven y trabajan’ aquí, invocando su carácter de ‘nacionales españoles’ es algo que bordea, de puro desacomplejado, el fascismo. Límite en el que, por cierto, Lopez Bofill parece empadronado hace tiempo.

      1. Pero, hay algo más Lliure’, puestos a debatir… Es tan evidente lo que se esconde detrás de esta idea, y en general del enfoque de López Bofill,
        que hablar de ‘debate para definir el censo electoral’ no es más, en mi opinión, que un eufemismo para evitar decir en alto lo que personalmente ya sé: que para algunos no hay ciudadanos en paridad de derechos, sino catalanes y españoles. No mola, pero es lo que hay. La prueba de ello, de que no es un ‘debate’, sino un oscuro objeto de deseo -lo señalaba ahora mismo Javier a propósito de tu comentario- es que jamás se te hubiese ocurrido poner en duda los derechos de voto de un Catalán que vive en el extranjero hace años, y que no tiene perspectivas de volver, como si has hecho con el ‘nacional español’ empadronado aquí que a lo mejor tiene pensado volver a Murcia en un par de años. Y no lo haces porque básicamente el tema está enfocado desde la identidad… Para mí, un mal enfoque para atribuir derechos.

        En el fondo, esto recuerda a aquel debate surgido con el manifiesto Koiné, que acojonó incluso a cierto independentismo sensible, y que obligó a los ‘desacomplejados’ a camuflarlo bajo eufemismos y posponerlo para el día siguiente. Como en el tema del castellano la solución para ver lo que es la propuesta de debatir el censo en estos terminos es hacer el ejercicio mental de imaginar como se aplicaría realmente. Yo lo hago, y no veas que sociedad más bonita me queda…

      2. Con todo el respeto, pero no veo que tiene eso de fascismo.
        Para noa largarnos, repito mi tesis de arriba:
        -16 años
        – 5 últimos años inscrito en el censo de una (o varias, da igual) localidad catalana.

      3. Con el mismo respeto… ya me he extendido abajo, y en otro post, sobre Lopez Bofill y el porqué me parece que su enfoque tiene ‘detalles’ fascistas. Básicamente es porque en primer lugar me parece un tipo que muestra un hondo desprecio por el ‘nacional español’, que al estar además seducido por teorías sobre el poder, parece tener debilidad por el uso de la fuerza sobre otras vías digamos más democráticas. Prueba de ello es que se inventa una teoría ad hoc para leer el resultado de las elecciones del 27S (la de los españoles que votaron no tendrían que contar) y a continuación ya se autoconcede, sin más debate, sin una mínima reserva o precaución acerca de las cuentas que se ha sacado de la manga, el derecho para declarar la independencia, que supongo que se aprestaría a garantizar, como dijo en otra ocasión, con 80.000 patriotas acuartelados en no se donde, y dispuestos a poner muertos damunt de la taula, que es como se hacen las soberanías. En fin, serán chorradas dichas en caliente, pero son chorradas fascistas. Lo que tú, por otro lado, propones es lo que me parece que no se ajusta demasiado (por suerte) al fondo de lo que va destilando gota a gota este Lopez Bofill en artículos y comentarios. Ahora, si tú opinas que lo que él plantea es un inocente ‘debate sobre el censo’, en lugar del intento de restringir la participación de los que no forman parte de su cuerda identitaria, es ya cuestión de interpretación. Yo no lo veo así.

      4. Explicado ya que lo que me parece que tiene que ver con el fascismo es el artículo de Lopez Bofill, paso a tu propuesta en concreto…

        16 y 5 me parece bien, aunque para asegurar yo pondría 14-10. Así ganamos fijo. En fin, es una broma…

        Supongo que en términos generales, esta bien. Claro que si hubiese en España una mayoría dispuesta a conceder el referendum los números no serían problema. Lo mismo que si la mayoría en Cataluña fuese lo suficientemente amplia, porque entonces no tendría mucho sentido ‘debatir el censo’ para ver si se puede ganar de chiripa, sobre la campana y con la lengua fuera…

    3. 2 cosas.

      La primera es que de los comentarios intercambiados el otro día en “¿Algo traman?” era evidente, desde el punto de vista de Lliure, que el plesbicito se había ganado. Curioso. Este señor dice que no. Este señor es, dentro de lo poco cabal que se puede ser en las contradicciones del independentismo, coherente: en SU plesbiscito se contaban síes, y sólo síes. Y fueron menos de la mitad. El como fueron menos de la mitad, se perdió. Pero los que no son capaces de asimilarlo, desgraciadamente muchísimas personas, se limitaron a no aceptarlo y buscar fórmulas absurdas para defender que lo habían ganado. Como no podían inventarse síes, se inventaron los noes, y decidieron que sólo serían unos cuantos de los que no fueron síes. En fin, al menos, de vez en cuando, hay algún separatista que lo reconoce abiertamente.

      La segunda es que, como SU propio plésbicito lo han perdido, necesita buscar un motivo, y no puede ser que los catalanes prefieran ser no separatistas. Y como eso no puede ser, sólo puede ser que personas no catalanas hayan votado no a fer la independencia! Y claro, las personas “no catalanas” no deberían votar! Seguro que no se ha planteado cuantos immigrantes, catalanes de hecho y derecho, votaron a favor de fer la independencia. Esos, automáticamente son catalans de debó, con derecho a voto. Aunque bueno, teniendo como presidenta del Parlament a una muner que, antes de serlo, dijo abiertamente q los del PP y los de Cs no formaban parte del pueblo catalán, ¿nos extrañamos de que venga uno cualquiera y diga esto? ¿De verdad? A mi no me extraña en absoluto. Javier lo dice muchas veces: una cosa es lo que piensan, y otra lo que dicen. Y de vez en cuando, por error pq luego se retractan, concuerdan.

      Por cierto, digo SU propio plesbicito pq hasta q no se haga uno acorde a la legislación vigente, siempre será el plésbicito de los q lo organizan de mala manera. SU plesbicito fue unas autonómicas de toda la vida. Creo q “montarán” otro en otoño, apuesto que el mismo día q otras autonómicas.

      1. como vengo sosteniendo siempre, el único resultado que yo aceptaré será el de un referéndum pactado, a ser posible con respuesta binaria y consecuencias de cada una bien claras y aceptadas por ambas partes.
        Lo demás, sermones para parroquianos convencidos.

  3. Más sobre el tema…

    http://www.elpuntavui.cat/opinio/article/8-articles/985283-morts-damunt-la-taula.html

    Atención en particular al segundo párrafo, donde de ‘la sobiranía es la capacitat de posar morts damunt de la taula’ se deriva una especie de responsabilidad extrema, un humanismo, vamos, pasando por encima de la violencia como si realmemte no fuera nada. Una hermeneutica extremadamente venturosa y peligrosamente sesgada, que ilustra ironicamente lo contrario e lo que predica: irresponsabilidad. En fin, lo que viene practicando Lopez Bofill: decir la grossa y luego salirse por la tangente, tirar la piedra y meterse debajo de Carl Schmitt.

    Para aclarar mi punto de vista, por lo demás, insistir en que comparto la idea de que resulta imposible imaginar en el caso catalán que el conflicto soberanista desemboque en algún tipo de violencia, aunque es verdad que en estos temas merece la pena no pecar de’desacomplejado’.

    1. Esto, quizás, también puede resultar interesante…

      Charles Yves ZARKA, Un detalle nazi en el pensamiento de Carl Schmitt.

      1. Debería ser un enlace, pero no he podido incluirlo. Buscando en google se llega fácil al texto, por si le interesa a alguien.

      1. Completamente de acuerdo. Por eso paso enlace. Confio más en las habilidades detectivescas de nuestro anfitrión.

      2. Y no solo canta a “cita falsa”, Juanmari, sino que tira de espaldas. Se trata de sacar de donde no hay, a lo que nos tiene acostumbrados todos los días la prensa de propaganda subvencionada.
        A ver: el Almedalsveckan es un “festival” de debate político abierto donde puede participar prácticamente quien quiera. Las normas son muy laxas y bastan cuatro personas con un mínimo de curriculum y un tema de actualidad.
        Forma parte, sí, de las miles de actividades que promueve la UE en todos los países europeos. Pero de ahí a decir: “Les institucions europees organitzen un debat sobre el procés català a Suècia” hay un abismo de manipulación.
        Hay, además un detalle delicioso. Royo dice que asistieron más de 70 personas, que no es precisamente una cifra espectacular. Y en buena lógica hemos de pensar que sí él dice 70, serían probablemente la mitad. Y la imagen lo confirma, pues la capacidad de sillas en la carpa desmontable (lo que ya da una idea de la “entidad” del evento) no llega evidentemente a 40. Y eso que la foto (como es preceptivo en estos casos) busca el ángulo idóneo que no muestre lugares vacíos y dé la impresión de asistencia.

  4. Mmmm… En sueco… Parece la típica semiverdad sobre la que tengo que investigar más.
    Ahora que llamarle “debate” a un acto en que se anuncia inicialmente a Royo o Badia (y Hägmann parece cercano, aunque a estas horas y con el móvil no he acabado de hallar el vínculo directo) y moderado por una del DIPLOCAT (parece que luego la han cambiado por un periodista sueco, fácil imaginar la razón) parece exagerado.
    Supongo que en el consulado se enteran tarde y mal y consiguen meter a alguien en el “debate”. Y hasta ahí puedo leer a las 4:41
    A ver si cuelgan el vídeo.

  5. Plebiscitarias o no, a mí personalmente me gustaría saber que es lo que va a ser de la gente del nuevo estado catalán, tras ganar el sí a la independencia. Va a pasar como en Inglaterra tras el brexit, que los líderes que estaban a su favor, se han ido literalmente por la puerta de atrás, alegando que su labor ya estaba hecha?. Que labor?.

    Cuanto habrá pagado la generalitat catalana a esos “europeos” para la conferencia?. Los apoyos y más en temas de esta índole (recordemos que Europa quiere ser fuerte) no se consiguen gratis.

Los comentarios están cerrados.