5 comentarios en “Sobran las palabras

  1. Me dejó tan mal sabor de boca en la entrevista de Salvados, la vi sin prejuicios, la verdad, intentando darle una oportunidad, al supuesto mediador de la paz. Y fue todo lo contrario, lo que siento ahora es una profunda desazón, ¿hacia dónde vamos? Es tan insensato, insensible, irracional, …

    1. Yo vi ese programa como mucho treinta segundos…
      Y no puedo entender cómo personas que rechazan radicalmente el terrorismo se mezclen con él o sean tan benevolentes.
      Esta mañana, por ejemplo, Basté ha dicho en su editorial matutino que si Aznar tenía como amigo a Gaddafi, por qué no iba a tener David Fernández a Otegui (u Otegi) de amigo. Me pinchan y no me sale sangre. No por Fernández. Por Basté, evidentemente.

      1. Es que también vi el del etarra arrepentido y nada que ver, nada. Se veía una persona completamente arrepentida y con un sentimiento de culpa brutal. Sin embargo Otegui solo estaba preocupado por no herir el orgullo de los etarra y de las víctimas que frialdad.

  2. Los digitales a la altura del Gara. Y es difícil bajar tanto. Han enloquecido.
    Tenemos que mandar a este tipo a la irrelevancia con los votos en las autonómicas. Que hable en nombre del «pueblo vasco» no lo podremos evitar pero hay que demostrar que miente o vivir avergonzados.

    1. Aun a riesgo de radicalizar un poco del blog: eso de aplaudir, por parte de quien lo haya hecho, a quien sin duda se habría alegrado de su muerte en cualquier atentado, demuestra lo bajísimo que han caído. Estos aún no se han enterado con quién se juegan los cuartos.
      Compartir espacios, como si nada, con quien ha portado féretros con una bandera de ETA. ¿De verdad?
      Y no tiene nada que ver, como burdamente intentan decirnos los nacionalistas de pacotilla autóctonos, con el hecho de que haya cumplido con su pena. Tiene que ver con las personas.

Los comentarios están cerrados.