Una extraña forma de conseguir apoyos

Si a alguien le faltan argumentos -que no creo- para ignorar el Misterio de la Ley de las Cajitas, Antoni Bassas proporciona un párrafo entero en el diari ARA en su editorial: “La gent que no vol que es voti“.

Yo no es que haga demasiado caso a Bassas, y menos desde que, cuando los disturbios de Can Vies, dijo esto en TV3:

El vídeo (de hace tres años; cómo pasa el tiempo) es para ponerse en antecedentes del nivel del periodista, que dice que no tiene pruebas, pero por si acaso lanza la piedra.

Bien, volvamos a la pieza de Bassas, que es un incunable para el Museo de los Horrores del Prusés™.

El párrafo de Bassas, que contiene una de las mayores concentraciones de insultos  por letra cuadrada jamás leídas:

En efecte, a Catalunya hi ha molta gent que no és que vulgui votar que ‘no’, sinó que no vol votar. Que només votaria ‘no’ si l’estat espanyol li digués “Pots votar ‘no’ perquè jo, Estat, autoritzo el referèndum”. Persones que necessiten allò que deien abans del bons del Tresor: “Con la garantía del Estado”. Persones que per por de l’Estat, per por de quedar-se en minoria en la Catalunya independent, per convenciment, per segles de supeditació mental no conceben cap altra font de legitimitat que el que digui el govern espanyol, encara que des de fa 40 anys els hagin dit que la sobirania nacional els correspon a elles, com a part del poble espanyol. Gent que no vol votar. Que té un bloqueig a acceptar que el 48% dels seus veïns vulguin la independència. Els del ‘sí’ esperen el referèndum amb alegria, gairebé com un alliberament (amb por de perdre, només, però amb l’alegria de celebrar-lo), i donat el cas, molts del ‘no’ l’esperen amb aprensió, amb angúnia. D’això va tota la política comunicativa del govern espanyol i els partits que li fan costat: de convertir l’1-O en un assumpte brut i delictiu, de deslegitimar-lo.

Si un tipo como Bassas escribe semejante cúmulo de despropósitos, insultando por doquier a todo el que se opone a SU referéndum, cómo no será por debajo. Porque Bassas crea opinión, aunque sea a base de basura intelectual.

Veamos los doce menosprecios de Bassas en un solo párrafo:

  1. Dice Bassas que NO quiero votar. ¿Perdón? Uno que no se ha enterado que lo que NO voy a votar es SU referéndum, especialmente montado para que salga solo UN resultado. Como diría aquel: si hay que votar se vota, pero para votar lo que TÚ quieres, como TÚ quieres y con TUS reglas (que el día de mañana no te aplicarás, como demuestra la creación de una Ley excepcional)… tan tonto no soy.
  2. Que votaría (y además, NO) sólo si me lo dice el Estado. La debilidad intelectual de Bassas, y estamos únicamente en el segundo punto, se sitúa a la altura de los que en redes sociales usan lindezas como “colonos” y necedades parecidas.
  3. Personas que necesitan “la garantía del Estado” para votar. Bravo, Bassas, llamando idiotas a quienes se oponen al referéndum. No solo eso, sino que dices que se oponen porque se lo manda “el Estado”. Rozando el Premio Nobel.
  4. Personas que tienen “miedo del Estado”. A ver, Bassas, ¿miedo? ¿Pero miedo a qué? ¿A que el Estado me aniquile? ¿A que el Estado me ponga una cruz? ¿Qué clase de miedo? Terminología exactamente igual a la que usa Puigdemont, del tipo “nos harán de todo”, que funciona con gente adoctrinada, eso no lo dudo. Pero si te preguntas “¿miedo a qué?”, la inexistente base intelectual de Bassas cae todavía más abajo por increíble que parezca.
  5. Por miedo a quedarse en minoría en la Cataluña independiente. Mira, eso nunca lo había pensado, pero ya que Bassas lo verbaliza, ahora mismo me estoy empezando a acojXXXX.
  6. Por convencimiento. Este es evidente: con los múltiples argumentos que soy capaz de esgrimir, bastante más fundados que los de Bassas, no tengo problema alguno en reconocer que estoy persuadido de que SU referéndum a mí no me concierne. Ahora bien, me parece que Bassas sostiene que digo no al butifarréndum, simplemente, porque no. Pues felicidades; no me has convencido.
  7. Por siglos de supeditación mental. Aquí solo le ha faltado incluir las palabras ‘esclavos’ y ‘colonos’.
  8. No conciben otra fuente de legitimidad que lo que diga el Gobierno español. Venga, Bassas, deja de hacer el ridículo. Hasta a mí me empieza a dar pena.
  9. Gente que no quiere votar. Aquí, echo en falta la palabra ‘franquistas’.
  10. Que están bloqueados porque el 48% de sus vecinos quiere la secesión. ¿El 48%? ¿Está seguro, Don Bassas? Qué mal se nos dan las matemáticas en Cataluña, porque el 47,8% de los votos del 27S no se corresponden con el 48% del censo electoral, Don Bassas. Y ese bloqueo, ¿de qué clase es? ¿Que soy de un intelecto tan débil que no tengo la mínima capacidad de entender las razones (no los insultos, las razones) de que alguien defienda la secesión? Ahhhh, vaaaleeee. Que soy mú tonto y no lo puedo entender… Claaaaro.
  11. Los del ‘no’ esperan el referéndum con aprensión, angustia. Primera pregunta: ¿Qué referéndum? ¿Lo de las cajitas? Porque he leído en este mismo artículo que, al parecer, Bassas se toma muy en serio la representación teatral del otro día.
  12. De eso va la política comunicativa del Gobierno, de convertir el 1-O en un asunto sucio y delictivo, deslegitimarlo. Desde mi perspectiva no hace falta deslegitimarlo, porque de legítimo no tiene nada. Desde la base y desde hace años. Y más todavía si nos fijamos en el método autoritario con el que se quiere imponer.

CONCLUSIÓN. Con estos “argumentos“, Bassas acaba su pieza escribiendo que “es extraño no querer ser consultado“. Hombre, si es que no hace falta “consultarme”. Ni siquiera lo merezco, he quedado completamente persuadido de ello.

Un párrafo, doce insultos. Extraña forma de conseguir apoyos para TU butifarréndum.

Nunca agradeceré lo suficiente todo este material que los “primeros” espadas del separatismo proporcionan. No obstante, tampoco es novedad: siempre lo han pensado. La novedad es que lo expongan de esta manera, que no busca siquiera atraer a los contrarios al butifarréndum. Lo que se busca es polarizar, todavía más si cabe, a sus adoctrinadas huestes, que luego repetirán, como loritos acríticos, los doce “mandamientos” de Bassas.

57 comentarios en “Una extraña forma de conseguir apoyos

  1. Un altre subproducte del Prusès, .la degradació de les persones.
    Estic segur que quan els passi la borratxera emocional a ells mateixos els farà vergonya llegir el que varen escriure.

  2. Tens raó, aquest senyor ja fa temps que ha tirat per la borda la imatge de persona sensata que tenia.

  3. Un artículo particularmente duro, Javier. Si a alguien tan mesurado como tú le agotan la paciencia, señal de que se están pasando tensando la cuerda.

    1. Pues me he limitado. Claro que, por otra parte, se trata de Bassas, no de una vocal de la ANC de un pueblecito a quien no conoce nadie. Puede que diga tantas o más insensateces, pero no tendrá la misma proyección. Eso también cuenta.

  4. Et noto tens, estimat…

    Per cert, els punts 2, 3, 7, 8, 9 i 11 molt agafats amb pinces, eh?

    1. Tens? Hahaha. Si de cas en Bassas, que perpetra aquestes peces.
      A més, se li dona força malament justificar el suport al referèndum, des d’una suposada objectivitat: “…sobretot si creus que han de millorar els teus hospitals, l’atenció a la pobresa, la relació entre el que pagues en impostos i el que se’n fa a Catalunya…“. HAHAHAHA. Pressuposant la secessió i pressuposant que només pot millorar amb la secessió. HAHAHAHA. No, aquest no advoca per un referèndum generat per un consens previ de la societat catalana, no. Aquest ploriqueja perquè, si fa no fa, hi ha uns dos milions de catalans (molts, per descomptat) que donen suport a la secessió d’un cens de cinc i mig, i vol imposar la seva solució. HAHAHA.
      Com que no pot, doncs vinga: si t’oposes, ets un autòmata de l’Estat (és veritat, sempre sóc un estatal; en canvi, els independentistes són ciutadans amb els valors del republicanisme inserits a l’ADN). O arrossegues la mentalitat de segles, malgrat la majoria de gent no viu més enllà de cent anys i, en el meu cas particular, només hi porto unes poques dècades. HAHAHA.

      1. A veurem, anem a poc a poc…

        La finalitat de la independència (encara que us dolgui) és instrumental, i en aquest sentit va el seu discurs sobre gestió fiscal, polítiques socials, etc. La secessió no és el fi, estic fart de repetir-vos-ho. La secessió ha de permetre el procés constituent, i la idea és que aquest ens permeti millorar la situació actual.

        Llavors, enfront d’això, hi ha qui pot dir: jo no hi estic d’acord pq crec que tot això pot sortir malament, tinc la sospita de que es perseguirà el castellà, em sento super espanyol i no vull separar-me de la resta de l’estat, crec que pot ser molt nociu per l’economia, etc.
        Aquesta gent, que segons els teus números són 3’5 milions de persones, poden actuar de dos maneres:
        1. Veure que -segons els teus números- hi ha 2 milions de persones que no estan d’acord amb ells i que veient que a) les eleccions donen resultats de 50/50, i b) l’estat central no té cap intenció d’oferir alternatives, el millor és fer un referèndum.
        2. Com que la seva decisió és mantenir l’status quo, el més senzill és NO fer el referèndum.
        Per tant: és MOLT difícil que arribem a un “referèndum generat per un consens previ de la societat catalana”, pq entre molts unionistes ja hi ha assimilada la idea del boicot, i fa temps que estem instal·lats en un llenguatge bel·licista (el órdago! Golpe de estado! Nazis! etc)

        I tornem al cap de camí: qui és el subjecte polític? Sobre qui recau la decisió d’autodeterminació de Catalunya?

        Per cert, això de “porque el 47,8% -que realment va ser 48’2 al final- de los votos del 27S no se corresponden con el 48% del censo electoral” home… Em recorda a quan el PSOE va comptar al difunt Zerolo entre les dimisions que van permetre dissoldre l’executiva. Per això fa falta un referèndum, i per això cal anar amb compte amb participacions mínimes, etc. pq en aquest país… ja sabem de quin peu calcem tots.

        1. No, no. Em ratifico el 47,8%. 39,59 + 8,21 = 47,80% . De ‘mates’ sempre vaig anar bastant fort. http://www.gencat.cat/governacio/resultatsparlament2015/resu/09AU/DAU09999CM_L2.htm
          I això dels dos milions… És molt vell, però en Romeva -quan l’autoplebiscit- va ser ell, no jo, qui va dir que “qui no voti Sí, estarà votant NO”. Van ser 1.966.508 de SÍ, segons els comptes d’en Romeva. Després, tots ho sabem, ha patit atacs d’amnèsia.
          A partir d’aquí, d’acord a discutir tot el que es vulgui. Però la manera més senzilla de demostrar la “voluntat de ser” (en fi) del “poble de Catalunya” (doble “en fi”) és demostrant que “el poble de Catalunya” (triple “en fi”) té una “voluntat” (quart “en fi”) abassagadora. Que vol dir una “overwhelming” majoria, com diu més d’un (no un, ni dos) article d’aquests que en Costa nega. Si ets una majoria “imparable” (cinquè “en fi”) és igual que jo voti o no voti. No tinc res a fer si el 80% del cens electoral està a favor de la secessió, perquè amb prou feines podria reunir gaires arguments. No hi hauria cap debat sobre ‘participacions’, quòrums, etc. Heus aquí la debilitat pràctica de l’independentisme, més enllà de les qüestions legals: un insuficient suport per a una canvi d’aquestes dimensions. Però aquest debat està esgotat de fa temps.
          Un 75% de “SÍ” (sisè “en fi”) a les eleccions del 27S2015, tampoc no podria portar directament a la secessió, però jo no podria estar escrivint aquest blog rient-me de les debilitats argumentals, canvis d’arguments, atacs d’amnèsia i mil incoherències que sostenen el Prusés™. Estaria a casa tancat pensant el que en Bassas em voldrà fer. He de dir, en descàrrec d’en Bassas, que aquesta observació imbècil no és la primera vegada que l’he sentida a dir. De fet, me l’han dita a la cara. O sigui, que imagina’t el nivell d’idiotesa que existeix, encara que tu no el percebis en el teu entorn.

          1. En les mateixes eleccions, crec que ser Rabell qui va dir “a nosaltres que no ens comptin ni en el sí ni el no”. I home, lo del supremacisme està bé que ens ho atribuïu, però seria bo que no el practiquéssiu: pq dónes més credibilitat a en Romeva que al Rabell?

            Amb la resta estic força d’acord, amb les objeccions mil vegades repetides.

        2. El llamado “proceso constituyente” es una mera excusa para adornar una simple finalidad identitaria. La prueba es que no es más que una mera nebulosa, a lo más un concurso de ideas con escasa participación. Al igual que los edificios, las normas se diseñan a partir de una planificación previa, una idea desarrollada y argumentada. En este caso no hay nada de nada, tan solo un eslogan y promesas de helado para postre. La otra prueba es que la mayoría de los independentistas que conozco ( y son unos cuantos y algunos muy, muy significados) ya lo eran hace décadas sin aspirar a ningún “proceso constituyente”, simplemente eran y son nacionalistas.

          1. Felicitats. Diga’m on compres a veritat absoluta i a quin preu va, si us plau, que m’hi passaré a veure si n’has deixat una mica.

        3. Yo creo que has llegado al quid de la cuestión.

          ¿Quién es el sujeto político? Y aquí es de donde viene todo el problema.

          Cataluña es un sujeto político con unas competencias determinadas, entre las que no se encuentra cambiar fronteras y crear un nuevo estado. No es ni legal ni legítimo, debido a su insuficiente apoyo.

          Entiendo que tu y muchos como tu creáis que esto no es así, y que para ti cataluña sea un sujeto político con plenas atribuciones, pero no es así y nadie internacionalmente lo considera así.

          Por tanto, volvemos al hamster, no es legal ni con 100 diputados en el parlament, pero al menos, con 100 diputados tendrías una fuerza mucho más grandes para provocar modificaciones e incluso la comunidad internacional podría ver con mejores ojos vuestras propuestas.

          Ahora, lo que la comunidad internacional ve, es que un 35% del censo aprox. o el 48% de los votos totales en la anterior legislatura quiere proclamar una secesión unilateral con una exigua mayoría absoluta, que no tiene fuerza ni para cambiar la ley (estatut) que ellos mismos se han dado.

          ¿Como quieres que te lo compren ahí fuera? Si es que no hay por donde cogerlo.

  5. Es un talibà servil.

    Jo passo del referendum per que passo d aquesta colla q no vol res de bo per a catalunya i són més chaqueteros q el Figo.

    I sempre voto a les eleccions legals , estatals, autonòmiques, municipals i europeas, com ho fa la majoria de catalans i a la resta d Espanya. Aquí l únic q no ha sigut votat és en l infantil Puigdemont, tv3, normalització lingüística etc

    1. Pot ser els que no volen votar dels que parla en Bassas són els mateixos que no van voler votar l’Estatut el 2006? més del 51% del cens.

  6. Pues a mí tu comentario, Javier, me parece excesivamente comedido y moderado, incluso más de lo habitual.
    Porque el artículo de Bassas es realmente repugnante, un despliegue vomitivo de argumentos manipulados y retorcidos para insultar a quienes no piensan como él, tratándolos de subnormales y de borregos miedosos.
    Todas sus falacias las destripas perfectamente, pero creo sinceramente que te quedas corto en los calificativos.

    1. Para “eixamplar la base social” prometiendo el Cielo en la Tierra ya está Rufián. Bassas está para que no flaqueen las fuerzas entre los convencidos. Su artículo viene a decir: mirad hijos míos, vosotros sí que estáis en la luz, no como todos aquellos mezquinos, incultos, serviles, cobardes, etc… que niegan la democracia de nuestro refulgente referéndum.

          1. Comentari: l’altre dia us vaig passar el llistat de polítics de primera fila que ens han dit nazis. Aquí en tens un altre que ens diu etarres.
            Conclusió: quan dieu “heu de jugar segons les regles i convèncer l’estat que us deixi votar/autoritzi el referèndum/modifiqui la constitució” o sabeu que és impossible, o no teniu clar quins polítics ens governen, o si li teniu i us és igual.

            1. Falta dos posibles conclusiones. Que sean afirmaciones sacadas de un contexto más amplio, que pueda matizarlas o incluso convertirlas en banales, o que tengan una parte importante de razón.

              Usar la bandera de Estat Català o traer a Otegi al parlamento autonómico no dejan de ser síntomas de ciertas preferencias.

              A fecha de hoy, forma parte del gobierno autonómico un partido del que su cabeza en fecha no tan lejana, solicitó y obtuvo de ETA una tregua por llevar a cabo un proyecto paralelo. No me suena una desautorización de ERC a Carod Rovira.

            2. Em pensava que hi havia més suc.
              Si em dius que és una imbecil·litat, estic d’acord.
              Si em dius que és d’extrema dreta, estic d’acord.
              Si em dius que és greu, tractant-se d’un exministre de l’Interior, estic d’acord.
              A partir d’aquí, ni em sento concernit, ni vinculat pel que digui aquest senyor i la seva impresentable afirmació. Això ja comença a ser una dita repetitiva.
              Ara, si la lectura és: mira, mira el que diu. Això és Espanya i per això marxem i etc. Doncs mira, quina mandra.
              *********************************************
              De mentres, diu que en Tardà farà un acte amb l’Otegi

              Mira què deia l’Otegi quan executaven algú: “Hoy sucede en un lado y mañana puede ocurrir en el otro
              En Tardà no és ETA, ni res que s’hi pugui remotament acostar, estic d’acord. Però fa actes amb qui donava cobertura política als assassinats d’ETA. Es fa difícil d’empassar.
              D’altra banda, parlant d’alts càrrecs. El primer que se m’acut, de sobte, és l’Anna Simó, exconsellera de Benestar i Família, va negar haver dit mai que “Espanya ens roba“.
              Tenint en compte que les enquestes diuen que probablement ERC pugui ser la força més votada, no sé si alguns no tenen “clar quins polítics ens governen, o si li teniu i us és igual“.
              Buff.. quina mandra.

  7. Un poco de spin-off. La respuesta, Lliure, que me pediste sobre el tema del nacionalismo-etnicista-supremacista-racista?. Releyendo por encima lo que he escrito me disculpo Javier por anticipado, porque creo que me he saltado la norma suprema del foro a la torera, como un prusesista, vamos. Si quieres moderarlo y eliminarlo lo entiendo perfectamente. Si lo dejas, decirte que me apunto un warning como una casa y prometo de ahora en adelante enmendarme y ceñirme a tus entradas y tus parámetros como un buen chico. 😋

    Es el nacionalismo catalán hegemónico racista?, preguntaba Lliure. No. Pero a la postre la línea que separa lo nacional, lo étnico y lo racial es casi filosófica. Lo realmente sustancial es la creencia mecánica en una división maniquea entre ‘lo propio’, que es por definición lo bueno, lo bonito y lo verdadero, y lo de los otros, que es básicamente una mierda. Es decir, que el veneno está en el ‘istmo’, como todo el mundo sabe. Luego vendría ya esa manía de atribuirse derechos especialísimos partiendo de la diferencia, por lo general a costa del vecino, que daría su característico acabado totalizante al invento. Y aunque efectivamente no es lo mismo plantar está división sobre el suelo de lo racial (que remite a un ser inmutable: dado de una vez para siempre) que sobre lo étnico-cultural (a lo que quizás uno puede asimilarse o disimularse), la constante es en sí misma perversa: una falsa dualidad mística de luz vs. oscuridad tendente a sobreponer la esencia sobre las existencias concretas, y que, a diferencia del mero patriotismo, que es un tipo folclórico de onanismo que hasta puede resultar edificante, necesita la confrontación externa para cohesionarse hacía dentro. Lo nacional, lo étnico y lo racial son sólo puntos de anclaje. El supremacismo es la constante de esta dialectica: sobrepujar atribuyendo a la diferencia valores contrarios e irreconciliables. A veces la línea entre los istmos se desvanece de puro fina, como le sucedió a Oriol Junqueras en aquel artículo en el que babeaba imaginándose más emparentado genéticamente con los franceses que con los castellanos, o cuando damos por cierta la metáfora del ADN imperial castellano o creemos a píes juntillas el eslogan de la España irreformable: cuando pillas el hábito de ensimismarte en tus virtudes, y recrearte en las miserias del resto, el pretexto da un poco igual. Por lo que respecta al estado de la cuestión, te recomiendo que te dirimas tú mismo que anclaje hay para el istmo en las estrategias de la sectorial de psicología de la ANC (su mera existencia ya es de por sí inquietante) para convencer literalmente a ‘las Maris’ de Badalona de que voten independencia. En fin, que sin necesidad de ser estrictamente racista, se puede ser un capullo de cuidado…

    Ahora bien, supongo, un poco al hilo de tu pregunta y posterior respuesta a la mía, que lo que tú querías que respondiésemos es hasta qué punto consideramos que todo el independentismo es por defecto nacionalista (o sea, poco respetable), y hasta qué extremo (el del ‘istmo’ holístico estilo nazi sería el máximo) estábamos dispuestos a demonizarlo por ello. ¿Me equivoco?

    Pues bien, en este sentido yo distinguiría la ‘oferta’ del ‘consumidor’. La superestructura que genera el mensaje, por así decirlo, del tipo a pie de calle que lo metaboliza. El nacionalismo es casi por definición una propuesta narrativa para leer lo circundante; por lo que antes de evaluar la participación de los ciudadanos, yo me fijo en su grado de implantación pública, lo desacomplejado de la misma, y la cantidad de espacio cívico que domina. Lo que opinan en mi entorno viene después…

    A nivel macro -lo que implica su naturalización en la agenda y la retórica política, su presencia en medios de comunicación, su infiltración en la educación, su capacidad de visibilización y movilización callejera, su hegemonía desproporcionada a nivel Generalitat, etc- yo diría que ‘la cuestión nacional’ es en Cataluña obsesiva. Monotema, vamos. Y también que es la única ratio que explica, por ejemplo, una unión tan contraintuitiva como la de la CUP y la burguesía Convergente, que no puede basarse ni de coña en ninguna fantasía de país compartida al hilo del proceso constituyente. Obviamente, por más que te empeñes, y contra el 50% de tu población, que no es un detallito. Es más, desde los tiempos del pujolismo creo que en Cat se está practicando un nation-building de manual, y además sin esforzarse mucho en disimularlo.

    Pero, en efecto, convertir la cuestión nacional en alpha y omega de toda actividad pública, en la razón de ser en el mundo de una constelación hiperactiva de asociaciones cívicas, medios de comunicación comprometidos, programas culturales y educativos sesgados en la misma línea, y de prácticamente (desde hace cinco años sin el ‘prácticamente’) todo conato político, no convierte instantáneamente el afán nacional en nacionalismo. Para alcanzar el sello del ‘istmo’ se requiere, como decía en el primer párrafo, un enemigo externo al que denigrar y acusar de todos los males, y una mentalidad binaria que reconcilie en un sistema semiótico bien apretadito dos hábitos sistemáticos: el desprecio por el otro, unido a la constante exaltación de lo mío.

    Siento decirlo pero la idea de nación proyectada en Cataluña tiene, me parece a mí, estos rasgos. Y hasta un punto de mitologización a veces ridículo. Porque mira, si renegar de España por momentos puede parecer hasta razonable, el segundo artículo, convencerse de la gran diferencia que nos separa del otro por el mero hecho de ser catalanes y tocar la gralla y haber heredado el espíritu de resistencia y el pulso austracista respetuoso y pactista y protodemocratico de los ídolos de 1714, aún no habiendo estado allí ni tú ni tú padre ni nadie de los que se apuntan el tanto, toda esa absurda arrogancia, toda esa morralla que oscila entre lo pasivo-victimista y lo agresivo-perdonavidas, habiendo compartido todos los vicios y taras de España en 40 años de democracia, y siendo corresponsables de su arquitectura y praxis política, eso ya, de pura sci-fi no tiene nombre.

    A veces el istmo me parece tan fetén, la verdad, tan rematadamente perfect -como cuando España nos robaba vestido de ladrón del Follow Me- que tengo que darme bofetaditas en la cara para creerme la cantidad de mamonadas que coleccionan ya los máximos representantes del establishment soberanista, con Puigdemont y sus barquitos y sus siestitas, Junqueras y sus genealogías, y Forcadell y sus disyuntivas pueblo-enemigo. Por no hablar de Rufián, que da la medida de tantos clichés, y tan seguidos, que prefiero no comentar la opinión que me merece. A veces, te lo prometo Lliure, me parece que el volkgeist que nos predican Cardús, Partal y Vila, y que es el que da realmente sentido a esa idea tan poco cívica y tan natural en el soberanismo de que ‘pueblo’ es sólo aquel que comulga en el altar, convierte Cataluña en una categoría puramente negativa y sin contenido real: lo contrario de ese container de basura que es Españistán. Nada más…

    Y sí, es cierto, no es un discurso violento, no llama a arrinconar directamente a las cucarachas españolas, cosa que agradezco, aunque a menudo últimamente patina sobre la irresponsabilidad. Pero es literalmente imposible sumergirse en el universo narrativo indepe-nacionalista y encontrar ni que sea de chiripa, por error, una palabra amable, una sola vez en la que aparezca España y no venga seguida detrás por una ristra de atributos negativos. Raro, si no es nacionalismo.

    Oh sí, se practica mucho ese eufemismo de referirse al ‘Estado’, nunca al españolito de boina y pitillo… como si una simple palabra bastase para exorcizar mágicamente el vicio del ying y el yang. Pero es un truco para aligerar conciencias. Poco más. Cuando agitas un espantajo azulito en forma de mapa binacional y declaras la irreformabilidad del otro, o como cuando como Basas en el artículo que cita Javier describe a los no partidarios de seguir tu agenda política poco menos que como esbirros atolondrados de una maquinaria dictatorial, ya estás apuntando que el ‘fraternal’ pueblo español participa, como no puede ser de otro modo, de su Estado, y comparte así sus rasgos degradados: casposo, corrupto, ignorante, facha, dictatorial…

    Por lo que respecta a la gente a pie de cafetería, a la sociología de la vida cotidiana en Cataluña, como corresponde al nivel subatómico en la física cuántica, encontramos una casuística y una variedad difícil de someter a pautas regulares. En general, quizás con otros porcentajes, porque mi pequeño cuaderno de bitácora de la perplejidad tiene ya varias páginas, comparto tu descripción, Lliure: hay de todo… lo que significa que el istmo se diluye en la variedad; mejor dicho, que se descompone en dos fases: a) cuando nos relacionamos unos con otros para cualquier asunto diario, y b) cuando ‘procesamos proceso’.

    En el primer supuesto la gente es realmente considerada y el istmo se difumina: parece y efectivamente vivimos en una sociedad pacífica, cívica y respetuosa. Cuando por contra sale el tema, entonces la tendencia se futboliza. Mi experiencia personal (supongo que en el resto de España sucedería a la inversa) es que un ‘unionista’ tiene que andarse con pies de plomo para que no le cuelguen alguna etiqueta despectiva.

    Este doble nivel, no me entiendas mal, es sano que exista, y lo considero un buen síntoma de racionalidad y un mecanismo de defensa cívica para que el istmo macro no consiga traspasar el ámbito de lo político (aunque me siento tentado de llamarlo ‘de lo prepolítico’), que es donde todavía es medio admisible. Por otro lado, también demuestra que todo independentismo no tiene que ser forzosamente nacionalista: hay, como tú señalabas, un independentismo crítico que se ha sumado al eminentemente völkisch de toda la vida, y que más que sentirse pagado en su patética vanidad con el rollo exaltación-negación, en plan masaje de autoestima, se plantea la indy como una ventana de oportunidad para hacer un nuevo país ‘más democrático’. Sin embargo, si te soy completamente sincero, me parece que este independentismo es residual (aunque mucho ista se parapeta tras él), y tremendamente ingenuo. De hecho, por el camino ha tenido que tragar tanta dialéctica nacionalista para confiar en la utopía interna, y justificar la obligatoriedad de la misma en una degradación total de España, que dudo mucho, la verdad, que al final sean capaces de arrastrar el innegable nacionalismo dominante hacia la utopía nórdica, en lugar de ser ellos los arrastrados, con la excusa de la utopía, hacia formas elementales del istmo. Es una duda. No una certeza. Pero siempre me ha parecido que lo del proceso constituyente y el país de las maravillas era la operación más farisea de largo del nacionalismo para darse carta de ciudadanía en la vida de una gente, por lo demás, bienintencionada. Como muestra de suspicacia me remito a una frase archiconocida, que es tambien la palanca de arranque del dualismo nacionalista: ‘diferentes; ni mejores, ni peores’… que en mi oído resuena así: ‘diferentes; ni mejores, ni peores… pero, eso sí, capaces de maravillas que os exceden, españoles, con mucho’. Llámame suspicaz…

    Para terminar, podría pensar que este nacionalismo es una fase transitoria, un elemento instrumental, como pareces pensar tú, y que responde únicamente al anhelo de proveerse de aquello de lo que se carece: un Estado que resulta que coincide con lo que la mera existencia del otro Estado, el malo, parece que nos impide. Puedo creerlo, pero lamentablemente no me reconforta ni me tranquiliza. Fallo mío. Quizás desde la tranquilidad de quién ha crecido en un momento histórico y en una tranquila relación nación-Estado, en la que parecía que el verdadero desafío del futuro, matanzas étnicas mediante, era desligar la condición de ciudadano de la identidad, tenía la esperanza de que la posmodernidad deconstruyera productivamente la lógica nacionalista de manera que fuese posible, como un día se hizo con la religión, extraerla de los entresijos del Estado, limitando precisamente lo más sórdido de esta pretensión de asimilar y homogenizar por las bravas, y liberando las identidades particulares de tener que pagar su cuota de fidelidad a la hegemonía dominante. En fin, que entiendo que la nación catalana aspire a lo mismo que la nación española consiguió un día para sí. Pero igualmente me sigue pareciendo un camino equivocado y un anacronismo innecesario y peligroso que no resolverá además los dilemas de la identidad, básicamente porque esos dilemas surgen y son en cierto modo la identidad misma…

    Más vale pues que la nación catalana que aspira a su propio Estado se conciba igual, realmente ni mejor ni peor que España; exactamente con los mismos problemas para pacificar está inquietud fundamental que provoca la diferencia. Más nos vale porque en términos de identidades lo único que cambiará, de consumarse la independencia, son las proporciones: menos españoles y más catalanes bajo el techo del nuevo Estado, no la propia diversidad, que seguirá existiendo. Y lo que vale para lo nacional vale también para la complejidades políticas y la calidades morales de la gente: la misma derecha, la misma burguesía capitalista y las mismas ganas de corromperse en la cercanía del poder. En suma, y volviendo a lo nacional, la misma dificultad para el que quiera hacerlo difícil, y la misma facilidad para el que no establezca el patrón cultural como marca de distinción y privilegio.

    Y eso es más o menos todo lo que se me ha ocurrido.

    1. Y mira qué guapo Lliure. Un nacionalista bueno overreacting descaradamente contra el mal nacionalismo…

      http://m.ara.cat/opinio/profecia-autocomplerta_0_1829817012.html

      En mi opinión extraño tono y extraño sitio para quejarse de que te demonizan.

      Por cierto, mientras escribía mi rollo macabeo pensaba hasta que punto mi ciudadanismo universalista y contranacionalista tenía también trazos dialécticos. Los tiene. Y realmente me gustaría que no fuese así; es decir, que dejase una salida airosa, una vía libre para expresar un digamos punto de vista nacional con el que poder ser más amable. Que lo hay…

      1. Acabas de descubrir el secreto…Viure es el seudónimo que Suso del Toro emplea para entrar en este blog.

        1. En cualquier caso, felicidades a Álex por su magnífica exposición. Comparto que el nacional-prusesisme se funda en la denigración sistemáticamente de todo lo español… Por eso el MHP se dedica a enviar tuits sobre problemas en fragatas construidas en astilleros españoles (sí, para eso es el cargo político mejor pagado de España), por eso se premia y subvenciona al Institut Nova Història por apropiarse de figuras castellanas ya que, óbviamente, cómo iban a haber nacido en un reino pobre y atrasado (by the way, Bilbeny es de la CUP), por eso se contrapone la Catalunya productiva a la España subsidiada (cartel convergente), por eso en TV3 y CatRadio se ríen de los españoles menos formados para asimilarlo a todos los españoles (recuerdo un espacio llamado neighbours del ínclito Bassas en CatRadio que se dedicaba únicamente a ello), por ello no dejan de mencionar a Franco (pese a que Yagüe fusiló a más pacenses que barceloneses), etc., etc., etc.
          De hecho, no me creeré lo que dice Viure de independentismo instrumental y no nacionalista hasta que no reconozca que las charletas de Cucurull (el eximio) son una soberana soplapollez.
          (… y quien no sepa quien es Víctor Cucurull que busque en Youtube y echará unas risas)

    2. Alex, et contestaré com et mereixes en els propers dies. Gràcies per les teves elaborades respostes, sempre és un plaer llegir-te. Una abraçada!

      1. Encantado Lliure. El placer es charlar contigo.

        Por cierto, aquí no he valorado para nada nacionalismo español, como un poco pasa cuando nos invitas a través de enlaces a hacer lecturas críticas de la democracia o el Estado. Seguro que también sería interesante. Y hasta justo. Pero un poco como te decía más abajo, mi impresión es que lo que queda de nacionalismo español no se sana con una implosión de nacionalismo catalán, ni los fracasos del sistema se enmiendan saliéndose por la ventana en un sálvese quien pueda que ni siquiera resultaría para mi demasiado ético. Entiendo que tu defensa de la indi es más compleja, pero un poco para explicar (amén de que el blog de Javier ya marca cierta tendencia) porque no entro más a menudo al toma y daca…

        Saludos.

    1. Nada nuevo en el artículo de Carreras; puro onanismo mental prusesista, y en “circuito cerrado” como bien dices, Alex.

    2. Gracioso. Pensaba hacer un par de anotaciones al pie y me he dado cuenta de que son todas. Una detrás de otra…

      Javier, al final me vas a bloquear. Y lo entenderé. Pero mientras dure, que me quiten lo bailao…

      1) La primera en la frente, a propósito de los que critican el referéndum desde casa (los comunes, los sardàs, los évoles): ‘Curiós que oblidin tan ràpidament de qui és culpa que l’1-O no tingui les garanties que reclamen’… Espera; una movida loca que se me ocurre: ¿y si piensan que la responsabilidad final es de los organizadores y no de quien a ti te salga de los…?

      2) ‘La impressió és que està havent-hi més nerviosisme a Madrid que a Barcelona’. Felicidades. Seguro que Baiges opina lo mismo. Esto marcha, chavales. No desafellezcáis. Ni mejores, ni peores. Eso sí, más tranquilos…

      3) ‘només la insistència catalana a fer el referèndum pot portar a l’aparició d’un esperit negociador per la part del nacionalisme espanyol’. El destino bíblico de reformar Babilonia mediante la ‘insistencia radicalmente democratica’ es catalana; la cerrazón nacionalista y la ‘necesidad de espíritu negociador’ española. Esto es lo que yo llamo maniqueísmo.

      4) luego ya las tribulaciones propias de los santos: ‘no podem deixar de pensar en quina és la causa de la profunda reticència espanyola a negociar amb Catalunya’. Ánimo, Sherlock, que no es tan imposible como parece, sobretodo si te desprendes de tu prejuicio de que todo lo que trama un español es para frustrar al pueblo catalán, y de paso consideras la posibilidad de que el Estado también defienda los intereses de la otra mitad de Cataluña. Sí, la que a ti y a Puigdemont os la…

      5) ‘hem de reconèixer que el nacionalisme espanyol ha estat sempre així’. Y así seguirá. Nunca cambiará. Etcétera. Es claramente un desafío para la ciencia lo de la resiliencia en el error de estos godos. Concretamente para los tipos que estudian el ADN…

      6) Pero un poco de psicología barata quizás pueda ayudar a orientarse en las sinuosidades mentales del español: ‘La pulsió de manar i no corregir mai les decisions que es prenen (el famosíssim “sostenella y no enmendalla”) és intensament hispànica, i sorprèn sempre la tradició catalana’. Proverbial mind. El catalán lo mira desde la vereda con perplejidad, como diciendo: se puede ser tan burro…

      7) y donde la psicología no llega siempre se puede contar con la historia, esa prostituta de lujo: ‘La inflexibilitat negociadora marca quatre segles de derrotes hispàniques. Abans perdre que trobar acords negociats’.

      8) aunque hay un islote -nada: un peñoncito ridículo- en mitad del inmenso océano de bruticie y dominación que es la historia hispánica, y además relativamente reciente, y además sobre el que se funda la actual organización democrática, y además con el consenso y la participación de una amplia mayoría de la sociedad catalana, que podría falsar la constante de gravitación universal hispánica: ‘La Constitució de 1978’, que ‘semblava que havia estat l’excepció’…

      9) semblava, claro. Porque, como enseñan en la facultad, no dejes que un contraejemplo impertinente te fastidie un buen relato de malos y buenos. De modo que la Transición no fue ningún gran pacto fruto de la negociación, en condiciones de tensión extremas, sino el prolegómeno de un enorme y patético fiasco, como no, hispánico, nada catalán. Por eso ‘hem hagut de descobrir -con gran dolor de mi corazón, añado yo, siempre abierto a la conciliación y la fraternidad, que para eso es un corazón estelado- que les majories absolutes podien desfer l’esperit de la Transició’…. Porque son las mayorías absolutas del PP, cómo es natural, la causa del mal despótico y arbitrario. Lo que realmente renueva eternamente el espíritu del pacto son las mayorías pilladas con alfileres, si son tuyas, para imponerle a la mitad de tu gente una noche en el casino de cuyo resultado dependeran los próximos mil años.

      10) Pero espera que no ha terminado, que en una pirueta lógica temeraria, rozando la contradicción, resulta que no, que los nacionalistas españoles, desmintiendo lo anteriormente mentado, ‘troben, en canvi, raonable negociar gairebé tot el negociable amb qualsevol grup d’interès intern -de fiar-, per dura que sigui la negociació’. ¿Cómo? ¿No habíamos quedado…? Pues sí. O no. El rollo es que lo hispánico es negociar, desde la absoluta carencia de espíritu negociador, con cualquiera excepto…

      11) ¡Bingo¡ ¿Quién podría ser el único, triste, pobre, menesteroso, pueblo interior-exterior con el que no sólo no negocia, sino que se encarnizada el Estado?: ‘Catalunya és diferent: tothom pot tenir tractes fets a mida, però Catalunya no’. Es que no hay derecho.

      12) Y ahora, después de la revelación de la suprema injusticia, sacad el violín porque lo que viene a continuación es muy triste. Pero triste, me refiero, de Oliver Twist: ‘A Catalunya se l’ha de mantenir a ratlla -com a molt se li dona la llei, mai un privilegi-, i si mai se li dona res ha de ser que es doni a tothom’. ¡SIN PRIVILEGIOS! Así cualquiera, tronc, se siente pagado en su diferencia. Insoportable.

      13) ‘El nacionalisme espanyol s’aferma castigant Catalunya’. Y tú, monín, ¿cómo te afirmas? ¿De qué va tu artículo entero si no de afirmar tu fantasía nacionalista sobre las espaldas del prójimo?

      14) ‘És per això que resulta tan sorprenent que tots els que escriuen i presenten manifestos crítics amb l’estratègia política de l’actual majoria (…) que solen començar amb radicals afirmacions de catalanitat (…) només trobin culpables entre els catalans’. Una mezcla de mentira flagrante (no hay ni uno de esos críticos que no comience afeando el ‘inmovilismo del PP’ y llamando de rodillas a la negociación) y turbia alusión a su carácter de renegados de la patria; o, como se suele decir ahora, de traidores.

      15) ‘No és el tarannà dels espanyols per als seus afers, ni el dels bascos per als seus, ni el dels canaris per als seus’. Un canto desesperado a la unanimidad pre o postdemocrática, que además es again radicalmente falsa: la política española, la vasca, la canaria, y en fin, todas menos la norcoreana, son diversas y contrastadas y se desarrollan en mitad de tensión internas y hasta confrontaciones despiadadas. ¿Te pongo ejemplos? Además, ¿no eran las mayorías absolutas el opuesto a culturas de dialogo como la catalana? ¿A qué viene desnaturalizar en el tercer párrafo de lo que presumías en el primero? No hay dios que entienda a estos pavos…

      16) Y continua Perry Mason con sus suspiscaces pesquisas: ‘A qui beneficia criticar els que fan un plantejament radicalment democràtic després d’haver intentat negociar de totes les maneres possibles?’. Al CNI, sin duda. Lo de ‘radicalmente democrático’ y ‘ negociar de todas las maneras’ sin comentarios.

      17) ‘Per què no fan manifestos exigint al govern de l’Estat i als partits nacionalistes espanyols que abandonin les rigideses mentals que tant de mal han fet a Espanya i apostin pel diàleg (…) tal com diuen tots els observadors internacionals independents?’. Hazlo tú, sí quieres. Lo de ‘todos los observadores internacionales independientes’ sin comentarios II: el regreso.

      18) a lo que sigue un lacrimógeno ¿por qué a mí, que lo di todo sin pedir nada a cambio? que podría musicar José Luis Perales sin éxito: ‘Com poden menystenir tota la trajectòria negociadora catalana, sempre sense contrapartida estatal, i només exigir renúncies a la part catalana?’.

      19) finalmente llega lloriqueando a la conclusión, que cómo es una chorrada, os la ahorro.

      Prefiero a chulitos piscinas como Dedeu y Graupera. Con mucho.

      1. Esta mañana, lo primero que hemos hecho tras llegar a la oficina y colgar la boina en el perchero, ha sido reunirnos para maquinar cómo podemos fastidiar a Cataluña. Eso sí, la reunión ha durado poco porque teníamos que irnos a tomar café y al final se nos ha juntado con la hora de comer. Como después de la siesta ya no queda tiempo para nada, creo que seguiremos mañana… o no, que tengo que pasar por el banco, a ver si el CNI me ha ingresado lo mío. Saber que el dinero viene directamente de lo sacado con el expolio, le da más morbo al asunto.

        Ya os seguiré contando desde el chiringuito, que 3 meses de vacaciones se hacen muy largos.

      2. Estos últimos días -y agradezco que se hayan limitado los comentarios, que esto parecía un chat- habéis sido varios los que habéis señalado un tema muy importante, que en general este separatismo cerril no es capaz siquiera de plantearse: percepción de las cosas, zonas de confort, argumentos autorreferenciales…
        Que Viure perciba o tenga más sensibilidad hacia unas determinadas declaraciones y yo tenga una percepción o mayor sensibilidad hacia otras, esto es normal. Quien dice Viure, dice yo mismo, y dice cualquiera.
        Ahora, que Bassas o el tipo del que comentas su artículo, escriban sin haber sido capaces de percibir la más mínima razón ni razonamiento de quien piensa distinto, mal que le pese a Viure, es un asunto típico del separatismo publicado, a quien gusta de destacar (ahora ya no, porque está absolutamente desplazado) burradas tipo Jiménez Losantos, pero las escriben de tamaño igual o superior.
        Como escribías: cuando se mete la cosa prusés por en medio, ay, cómo se transforman algunos (algunos, no todos; algunos). Si puedo, esta noche desarrollo un poco más, con un tema que no me gusta nada de nada (lengua), pero en el que Abraham y alguien más también comentaban el asunto “percepciones” y “zonas de confort”.
        ¡Ah! Cambiando de tercio. Tema Bassas. Cerca del blog circula un “metro de platino iridiado” a quien le resbala bastante la cosa Prusés™ y de vez en cuando se lee las entradas. Puestos a votar, creo que está cerca de la secesión. Bueno, pues dijo que qué pena el Bassas, que le parecía de los pocos periodistas que valían la pena. Que me había quedado corto. Que cómo se podía ser tan XXXXXXX (impublicable).

        1. Estic molt d’acord amb tu, Javier, una de les coses pitjors (n’hi ha tantes que costa fer una classificació) és que persones que, en general, són sensates i raonen, quan es toca aquest tema perden els papers.
          Em recorda força al comportament de molt futboleros i del xoc que tenia de petit quan anava al futbol amb el meu pare i veia comportar-se com energúmens a senyors que un parell de dies abans havies vist que eren tot uns senyors darrera el taulell de la seva botiga o darrera la finestreta de la caixa on havies anat a ingressar cinc durets. En el camp, insultaven de la manera més barroera als contraris i, sobretot, a l’arbitre, l’ase dels cops que sempre tenia la culpa de tot.
          Els color de l’equip propi transformaven (i segueixen transformant) a individus racionals en imprevisibles vàndals, en principi només de paraula, però que més d’una vegada passaven a majors.
          Doncs avui amb el “prusés”, tinc la mateixa sensació.
          El que passa que el que està en qüestió avui dia és molt més greu que els dos o tres punts d’un partit de futbol i sembla que d’això no en són conscients

    1. No Lliure, hablamos, hablamos. Pero la solución que nos propones no nos convence…

  8. Hay algo que no acabo de entender… debo ser muy cortico… se supone que cuando opinamos sobre un despropósito concreto y preciso del prusés (o de la anómala calidad de las opiniones que escribe alguna de sus cabezas… pensantes), para los separatistas NO podemos opinar de forma crítica ya que todo esto parece estar justificado porque España no es lo suficientemente democrática… a ver… yo creía que un despropósito (o burrada) lo será con independencia de quien lo denuncie o del grupo al que pertenezca,…
    Digo yo…
    ¿O es para tirar balones fuera?

    Mi amigo sueco Anders opina igual que muchos parroquianos de este blog…
    ¿Puede hacerlo? ¿Es válida su opinión? ¿Suecia tiene suficiente calidad democrática para que mi amigo particularmente pueda opinar entonces que el artículo de Bassas es un conjunto de majaderías?

    Mi pareja que es francesa (nadie es perfecto) o mi amiga Lisa (que es de Noruega), ellas dos opinan que el prusés es una inmensa mamarrachada…
    ¿Cumplen Francia y Noruega los estándares de calidad democrática mínima exigida por el separatismo para opinar contra el prusés?

    1. Quan l’opinió és raonada, no hi tinc gaire a dir. No cal fer una anàlisi. Puc estar molt, poc, bastant o totalment en desacord, però poca cosa a dir, perquè si pretenc esmenar-lo el que faig és exterioritzar que “ha de pensar com jo“. I això que hi veig un bon grapat de coses de les que diu amb les que no hi estic gens d’acord.
      Bé, una cosa del que diu sí que criticaria: Joel Joan. Un tipus que ha dit, entre molts altres insults, que l’espanyol és un home (o un ésser) que va per la vida acomplexat, no pot esperar que, a sobre, li ploguin les ofertes. Això ho recordo perfectament d’un debat al 33, molt abans del Prusés™, on va demostrar com té la ment de tancada.
      També una altra cosa: en Basté no ha dit res de “ments supeditades a l’Estat” ni ximpleries d’aquest nivell. Quina diferència. Segur que té més èxit, però, el discurs d’en Bassas.

      1. Segur que té més èxit el discurs de Bassas? Quanta gent el mira? Rac1 és la ràdio líder de ràdio amb diferència, i creixent. Si t’has de guiar per audiències, el discurs que més s’escolta a Catalunya és el del Basté.

  9. Amb el permís d’en Javier (gràcies un cop més per la teva tolerància i per deixar-nos abusar d’aquesta plataforma) voldria recordar-nos, a tots els que posem per davant de tot els valors de la Llibertat, la Igualtat i la Fraternitat que ens han permès assolir els estats de dret actuals, que avui és 14 de juliol i malgrat la nostra volguda racionalitat, també tenim sentiments i els sentiments necessiten símbols per expressar-se:

    Bon 14 de juliol:

  10. Dos cosas que me apetecía comentar hoy…

    1) El cambio de guardia en el núcleo duro de Puigdemont de cara al referéndum. La sustitución en bloque de ‘dubitativos’ por ‘kamikazes’ no da buen rollo. Supongo que al independentismo convencido de que se trata de una lucha por la libertad y la dignidad de un pueblo le parecerá perfectamente natural y coherente con la estrategia de ‘intimidación’ del Estado. A mí, en cambio, me parece una radiografía de hasta qué punto el camino emprendido no es razonable e implica un achatamiento deliberativo de la sociedad que se pretende representar, incluso de la que simpatiza con la idea. Unos lo llamarán determinación. A mí me parece que bordea el fanatismo.

    Y 2) en estos días de recuerdo del asesinato de Miguel Ángel Blanco, y a propósito del obstinado descrédito de la democracia española, y en particular de cierto partido político, que se practica desde diversos nichos ideológicos, me han venido a la mente las palabras de Guardiola de hace unas semanas, su SOS ante los ‘derechos amenazados’ y la ‘persecución política’ que se vive en Cataluña. En suma, creo sinceramente que Mayor Oreja se ha equivocado gravemente al relacionar el proceso de secesión en Cat con ETA, más allá de la difícilmente comprensible presencia recurrente de Otegi en los múltiples fregaos del nacionalismo local, que estéticamente no ayuda. Lo que habría quizás que señalar es hasta que punto el sistema español del 78, tan franquista, ha sido capaz de producir los mayores con diferencia héroes de nuestra corta democracia, en forma de regidores de pequeñas localidades vascas, enmarcados generalmente en los denostadísimos PP y PSOE, capaces de arriesgar hasta el límite de la vida. En fin, no quisiera que se entendiese esto como un intento de apuntar el tanto en el casillero del Estado: fueron, repito, personas con nombres y apellidos. Pero sí señalar que cuando se habla de ciertas situaciones y se inflama el ambiente con proclamas grandilocuentes y acusaciones sistemáticas de autoritarios a los rivales políticos, conviene mirarse en el espejo, ni que sea por pudor, de gente cuya dignidad y valor en defensa de la libertad, en condiciones de ‘amenaza de derechos’ y ‘persecución política’ que resulta imposible equiparar con nada que ni remotamente hayan o hayamos sufrido los que a veces con tanta frivolidad nos vestimos de portavoces de la democracia, nos recuerda el verdadero significado de ciertas palabras.

    1. 1) Fanáticos
      2) Saber que te juegas la vida, que en cualquier momento puedes morir asesinado. Bufff. Y, mientras tanto, haciéndonos fotos con Otegi. Manda narices.
      Pero peor todavía: el día que Viure colgó que si Martín Villa, que si los tuits envenenados y manipulados de otro al que le ríen las gracias en Twitter, me acabó llevando a ejemplares de prensa de 1977-78.
      Bien. Esto es lo que me encontré en uno de ellos, y me parece que era alguna cabecera conocida, ahora no recuerdo cuál. Quizás La Vanguardia. Una noticia de apenas cinco líneas en una columna: “Una pareja de la Guardia Civil que estaba haciendo su patrulla rutinaria, fue ametrallada no sé dónde. Por fortuna, no les pasó nada”. Fin de la noticia. A continuación: “La esposa de un capitán de la Guardia Civil, herida en un dedo por disparos contra su casa. La mujer escuchó un estrépito y salió al balcón y resultó alcanzada en un dedo por un disparo”. Fin de la noticia. Lo leo y no lo creo. Vive de esa manera.
      Ahora, sigan haciéndose fotos con Otegi y riéndoles las gracias a los etarras.

      1. Reconoce que tienes instaladas cámaras secretas en mi casa y que me espías el móvil 😀 😀 😀 😀 😀
        Estaba repasando sus tuits y cómo lo reflejan en la prensa afecta 😀 😀 😀 😀
        Dudaba si escribir sobre la piscina municipal de Girona, donde tenemos el “grave” problema del idioma: socorristas que no entienden el catalán. No entiendo cómo no han cerrado la piscina todavía, salvo que se use el idioma como arma política según interesa.
        O… escribir sobre los problemas de comprensión lectora y razonamiento abstracto de Altafaj y Vilaweb.

        1. La respuesta es “más matizada y ambigua”. Debe ser una jugarreta del autocorrector del móvil o algo así.

Los comentarios están cerrados.