Más sobre la nacionalidad

En La Vanguardia de hoy se hacía referencia al artículo “Nacionalitat catalana i/o nacionalitat espanyola. I l’europea?“, de Mariona Illamola Dausà, profesora de Derecho Internacional Público (Derecho de la UE) en la UdG, que he leído con avidez. Como de costumbre, con una cierta decepción, porque se obvian consecuencias jurídicas y se expresan deseos que poco tienen que ver con el Derecho. Tan justos y legítimos como se quiera, pero de solidez más que discutible.

El tema de las hipotéticas consecuencias sobre la nacionalidad en caso de una supuesta secesión han sido tratadas en el blog casi hasta la náusea. Evidentemente, nadie puede asegurar al cien por cien qué pasaría, pero con un poco de razonabilidad, honestidad y algunas referencias se puede llegar a la hipótesis con más números de ser cierta: aquella que sostiene que, en el caso de secesión efectiva y con todas las letras (no con infantilismos del tipo “¿y si no nos reconocen?”), probablemente habría que acabar optando entre la nacionalidad española y la supuesta catalana. Para quien todavía no lo haya leído, enlazo al “clásico” artículo de este blog: “La secesión de Cataluña y la nacionalidad española: ¿Se podría perder la nacionalidad española?”, en el que se desarrollan multitud de argumentos. No es la única solución, por supuesto.

Sobre el artículo de Illamola, comentaré una parte de sus conclusiones (el apartado 8 de su artículo), con argumentos de sobra conocidos, así que no expondré novedad alguna que no hayamos examinado mil y una veces:

1.”Crec que no hi ha una resposta clara i unívoca o sense matisos a la pregunta de si els catalans [la negrita es mía] mantindrien la ciutadania europea en el supòsit que Catalunya aconseguís la independència i no fos al mateix moment Estat membre de la Unió“. Admitamos que nadie tiene toda la verdad; ahí estoy de acuerdo. Si quieres aportar matices, también de acuerdo. Ahora bien, si la ciudadanía europea es complementaria de la nacional, y esta ciudadanía depende de ostentar la nacionalidad de un Estado miembro, es poco discutible que, de inicio, si Cataluña fuera un estado independiente y no fuera miembro de la Unión Europea, los ciudadanos nacionales catalanes no serían titulares de la ciudadanía europea. Solo lo serían en tanto que, hipotéticamente, españoles; siempre y cuando sean españoles tras la secesión, claro.

Artículo 9 del Tratado de la UE: “La Unión respetará en todas sus actividades el principio de la igualdad de sus ciudadanos, que se beneficiarán por igual de la atención de sus instituciones, órganos y organismos. Será ciudadano de la Unión toda persona que tenga la nacionalidad de un Estado miembro. La ciudadanía de la Unión se añade a la ciudadanía nacional sin sustituirla“.

Artículo 20 del Tratado de Funcionamiento de la UE: “1. Se crea una ciudadanía de la Unión. Será ciudadano de la Unión toda persona que ostente la nacionalidad de un Estado miembro. La ciudadanía de la Unión se añade a la ciudadanía nacional sin sustituirla.

O sea: si la hipotética Cataluña independiente no es miembro de la Unión Europea, sus nacionales, catalanes, tampoco serán ciudadanos de la Unión Europea.

De momento, esto parece lo más coherente.

2. “Si Catalunya després de la seva independència no fos Estat membre de la Unió Europea, els seus nacionals continuarien sent ciutadans de la UE perquè continuarien tenint la nacionalitat espanyola, tret que ells, personalment, decidissin revocar-la o que Espanya els la retirés.“.

En primer lugar: la pregunta que he lanzado “al aire” cientos de veces, que más que con el Derecho, tiene que ver con la honestidad: ¿le parece a usted lógico que se cree un nuevo Estado (Cataluña) y sus ciudadanos continúen ostentando la nacionalidad española? O sea: se crea un Estado con 7,5 millones de catalanes, de los que 7,5 ¡¡¡son españoles!!! Disculpad, pero no es serio. Aparte de que sería discutible que ese “nuevo Estado” contase con el elemento personal, es decir, “nacionales” propios. ¿Si todos somos españoles, existiría un Estado catalán?

Ahora, el Derecho: comparecencia de Gregorio Garzón Clariana, en el Parlament de Catalunya, explicando que el fenómeno de la doble nacionalidad tras una Sucesión de Estados NO HA OCURRIDO NUNCA. Admite, por descontado, que sería posible, pero que es de una “ingenuidad que mata“. Que todavía tenga que citar a Don Gregorio Garzón (han pasado más de tres años) es que da hasta un poco de grima.

Más Derecho: Tratado de París de 1898, de renuncia a Cuba y cesión de Puerto Rico. Por poner un ejemplo, antiquísimo, pero precedente, con relación a España. Artículo IX: “Artículo IX Los súbditos españoles, naturales de la Península, residentes en el territorio cuya soberanía España renuncia o cede por el presente tratado, podrán permanecer en dicho territorio o marcharse de él, conservando en uno u otro caso todos sus derechos de propiedad, con inclusión del derecho de vender o disponer de tal propiedad o de sus productos; y además tendrán el derecho de ejercer su industria, comercio o profesión, sujetándose a este respecto a las leyes que sean aplicables a los demás extranjeros. En el caso de que permanezcan en el territorio, podrán conservar su nacionalidad española haciendo ante una oficina de registro, dentro de un año después del cambio de ratificaciones de este tratado, una declaración de su propósito de conservar dicha nacionalidad: a falta de esta declaración, se considerará que han renunciado dicha nacionalidad y adoptado la del territorio en el cual pueden residir. Los derechos civiles y la condición política de los habitantes naturales de los territorios aquí cedidos a los Estados Unidos se determinarán por el Congreso.

Nota: si alguien se siente tentado a hacer un comentario del tipo “oh, me pones un ejemplo de una colonia, ¿acaso consideras que Cataluña es una colonia?“, se lo puede ahorrar. Estoy explicando precedentes desde una perspectiva jurídica. Tengo un libro entero con precedentes, que mi dinero me costó, y lo podemos discutir caso por caso. A ver si encontramos una doble nacionalidad automática.

Ahora, más sentido común: dicen los que quieren independizarse de España ROMPIENDO el orden constitucional, que una vez ROTO ese Orden Constitucional, al que NO se acogen, que no reconocen y repudian, SE ACOGERÁN A ÉL PARA MANTENER SU NACIONALIDAD ESPAÑOLA. Sin comentarios. Repito: sin comentarios. ¡Ah! Que a día de hoy, Código Civil en mano, no perderían la nacionalidad. Claro. Igual de cierto es que, Constitución Española en mano, la secesión es imposible. Pero perder la nacionalidad es imposible y, en cambio, la secesión está legitimada y es posible. Claro, claro. Sin comentarios, de nuevo.

3. “De tota manera, en el cas que Espanya no reconegués la independència de Catalunya, aquest territori i els seus habitants continuarien, des del punt de vista de les autoritats espanyoles, formant part d’Espanya, i per tant de la UE, la qual cosa implica que no perdrien la nacionalitat.” Como cuestión temporal o transitoria, vale, pero académicamente la hipótesis deja mucho que desear: ¿toda la Comunidad internacional reconocería a Cataluña excepto España? O sea: ¿Francia, Alemania, Italia, Portugal, Reino Unido o los Estados Unidos de América reconocen un hipotético Estado catalán y España no? ¿Me dicen eso? En esa fantasiosa hipótesis, quizá la cosa aguantaría un día, una semana o un mes. No creo que más.

Así que: ¿qué pasa tras el reconocimiento? Como he señalado antes, la hipótesis de una secesión se debe formular con todas las letras y no sobre un hipotético estadio transitorio o temporal que un día u otro se acabaría. Y eso, como de costumbre, no se afronta de cara. Ni siquiera académicamente.

4. “Si hi hagués un procés d’independència pactat amb Espanya i Catalunya quedés fora de la Unió Europea es podria valorar la possibilitat d’una doble nacionalitat, amb la qual cosa en ser nacionals espanyols els catalans serien ciutadans europeus. També hi hauria la possibilitat, si no hi hagués doble nacionalitat, que Espanya ampliés el concepte de qui són els seus ciutadans en termes de ciutadania europea per motius històrics, tal com va fer el Regne Unit, incloent-hi els catalanoespanyols“. Con perdón, pero este párrafo no resiste la sana crítica: se formula una hipótesis ¡¡¡sobre lo que haría o debería hacer España ante una secesión!!! Aquí expliqué, para dummies, alguna razón por la que sospecho que la categoría de catalanoespañol no parece muy plausible ni razonable. Puestos a teorizar, si no hubiera doble nacionalidad, cabría la posibilidad de que “Cataluña ampliase el concepto de quiénes son sus ciudadanos en términos de ciudadanía europea por motivos históricos, incluyendo a todos los españoles que hasta el momento de la secesión habían tenido una nacionalidad común con los catalanoespañoles“. Suena coherente y lógico, ¿verdad?

5. “Així mateix, el resultat d’una decisió presa democràticament de modificar la definició política d’un territori part d’un Estat membre no hauria de comportar que ciutadans europeus passessin a ser tractats com nacionals de tercers països. Seria l’equivalent a una sanció, que podria considerar-se una vulneració dels principis del dret de la Unió. En aquest sentit, hi hauria d’haver una aplicació anàloga al procediment de retirada d’un Estat membre“. Una sociedad adulta, formada por adultos y no por niños, debe estar dispuesta a asumir las consecuencias de sus decisiones “democráticas“. Te separas de un país, rompes el vínculo jurídico y político con España, y calificas como sanción las consecuencias de esa ruptura; concretamente, es una “sanción” romper el vínculo jurídico y político que tú mismo has propugnado. Una autosanción de la que tendría la culpa España. Ya me perdonarán, pero ese no es un argumento jurídico, sino pueril.

CONCLUSIÓN. Esto ya es cosecha mía. Artículos académicos que teorizan sobre la secesión de Cataluña y llegan a la conclusión de que la nacionalidad efectiva que utilizarían los ciudadanos catalanes sería… la española, en un complicado proceso que pasa por romper con la Constitución Española y, a la vez, suplicar su aplicación. O sea, que el hipotético Estado catalán no tendría ciudadanos propios. Y si los tuviera, serían tan pocos que no podría afirmarse que existe un Estado con su elemento personal imprescindible: ciudadanos. Tanta secesión y tanta historia para seguir siendo españoles. Lo dicen los artículos académicos, y no tan académicos, de la secesión, no yo.

Esto decía Araceli Mangas (citada en el artículo de Illamola), interrogada sobre la cuestión por EL PAÍS en septiembre de 2015:

La catedrática de la Universidad Complutense Araceli Mangas explica que, en el Derecho Internacional, todo Estado tiene “competencia discrecional amplísima para determinar quiénes son sus nacionales y los criterios para adquirir o perder [la nacionalidad]“. Ante una secesión, si no hay acuerdo entre España y el hipotético Estado catalán, “el Estado que sufre la pérdida territorial (España) tiene derecho a retirar, y se hace así prácticamente siempre, su nacionalidad a las personas que adquieran la nacionalidad del Estado nuevo”. Para ello, explica, “debe modificar la Constitución”, en concreto el artículo 11.2, en el que se establece que no se puede privar a nadie de su nacionalidad contra su voluntad,pero que estaba “concebido en un contexto de normalidad constitucional”, arguye. “Cuando hay una modificación territorial hay que poner a cero el contador constitucional de la nacionalidad y aplicar reglas nuevas”, señala la catedrática. El Estado español también tendrá derecho a regular “libremente en qué casos y condiciones admite o no admite la doble nacionalidad con el nuevo Estado escindido”.

Por favor, de verdad, maduren y asuman los temas de frente, aunque quizá esto sea en vano.

60 comentarios en “Más sobre la nacionalidad

  1. Yo le he hecho a dos independentistas “cerriles” una pregunta :

    ¿Estáis dispuestos a arriesgar vuestro patrimonio personal y familiar para forzar la DUI?

    Respuesta: eeeehhhhh, eso no pasará.

    Pasen y vean. Mucha manifa, mucha bandera, pero cuando de verdad les toquen los billetes y su acomodada vida veremos si pagan o no pagan a la hacienda española.

    Yo ya se de varios que si la cosa se complica se bajan del carro, que con la comida no se juega.

    1. Me temo que piensan que los que pagaremos seremos los que comentamos en este blog (vigilad las carteras, que vienen!)

  2. No sé cuál es el problema en entender que la independencia no se puede conseguir sin que cambie alguna cosa en tu vida. Y co-o, la nacionalidad es en lo primero que pensaría cualquiera medio normal, a mucha honra además porque de eso se trata. Por cierto, creo que el tema nacionalidad es el que más veces has explicado en el blog. Por delante del encaje constitucional de un referéndum. Aparentemente, asuntos sobre los que no hay demasiado que decir (más el primero que el segundo). A ver si esta vez se entiende.

    1. Lo de la nacionalidad hasta me aburre. Un día recopilare todos los artículos.
      Y perdón por la falta de ortografía de «recopilare», pero la pantalla de mi móvil está en las últimas y no hay manera de llegar a la «e» con tilde

    1. Perdonad si se me ha escapado algo al traducirlo del catalán.

      Los Estados existen para proteger los derechos de los ciudadanos, hasta ahí bien. Luego se lía (en mi opinión) o empieza a arrimar el ascua a su sardina:

      1) El Estado socava su legitimidad cuando actúa vulnerando los intereses, los derechos o la dignidad de los ciudadanos.
      2) Los funcionarios están para servir al ciudadano, no al “Poder”.
      3) Las garantías de los derechos se han conseguido, principalmente, para proteger a los disidentes, a las personas que no están de acuerdo con el “Poder”… a los delincuentes, después de todo (sic). Las protecciones legales son, sobre todo, para los disidentes.
      4) Es la relación con estos disidentes la que mide el nivel de una democracia.
      5) Los funcionarios tienen una exigencia moral superior al resto de ciudadanos. Depende de su actuación voluntaria que se respeten los derechos. Si no lo hace, incumple su deber doblemente (y se apoya en artículos del Código Penal, para reforzar su planteamiento, con un par).

      Traducción al román paladino: España no ampara a los catalanes que desean la independencia, por tanto pierde legitimidad y rebaja su calidad democrática. Los funcionarios, guardianes de las esencias democráticas, deben luchar contra ese incumplimiento del Estado y proteger a los “disidentes”; si no lo hacen, serán malditos por siempre jamás.

      Espero con ansia las siguientes entregas.

      1. Normalmente creería que me tomáis el pelo pero viniendo de quien viene el original imagino que incluso habéis arreglado la traducción para que tenga ¿sentido? Me pregunto qué pinta eso en una comisión de investigación por la operación Cataluña. A ver qué conclusiones sacan

      2. Voy a esperar a ver entera la comparecencia, no sea que esté malinterpretando el sentido completamente, pero esta lectura de la filosofía que subyace al Estado de Derecho, con su llamada a la hiperresponsabilidad de los ‘servidores públicos’ y en defensa del disidente, me recuerda mucho un tema que a Costa le flipa: cómo hacer, en democracia, para que la voluntad de la mayoría no bloquee los deseos de una minoría (y si encima esta minoría se encuentra ‘territorializada’, ya ni te digo). Carretera que por cierto suele tener un solo sentido… porque cuando la mayoría, en vez de española, es catalana, lo mismo que cuando los funcionarios se dedican a organizar de tapadillo un referéndum no pactado contra la voluntad de la oposición en pleno, entonces la exigencia se desvanece y la filosofía se convierte en romanticismo…

  3. El tema de no perder la nacionalidad española y europea, corre en paralelo con el futbol (tema que personalmente no me interesa pero ilustra muy bien la vision que tienen algunos independentistas sobre la independencia). En una cataluña independiente incluso los mas independentistas son capaces de argumentar que el Barcelona seguiria jugando en la liga española, pues ¿que seria la liga española sin el Barcelona?. Y que ademas legalmente eso puede ser. De no ser asi la liga española se hundiria irremediablemente. Vamos exactamente los mismos argumentos que con lo de la ciudadania europea, y el mismo pensamiento naif e infantil :
    Es decir todo lo que me gusta y me interesa permanecera como hasta ahora, por que yo lo valgo.

  4. Entiendo q cuando la CE dice q nadie podrá ser privado de su nacionalidad de origen se refiere a q ni penal ni administrativamente puede establecerse esa pena o sanción.

    Pero nada impide q la ley (no la CE) establezca los supuestos de pérdida (q no de privación) de la nacionalidad española, ej por adquirir otra. España podria aprobar la ley q considerase oportuna y más beneficiosa para sus intereses, no los de terceros estados.

    El límite es evitar situaciones de apátridas.

    Caso de ” independencia”, si los catalanes siguieran siendo automáticamente españoles sería por que no hay independencia (paradoja o independencia en tv3 y poco más ) y, si la hubiera, ntonces se supone q tendrian todos la catalana (o a quien la ley catalana se la quisiera dar), la española solo si lo decidiera el ordenamiento jurídico español y las dos nacionalidades plenas y mutuamente reconocidas sólo si lo decidieran los dos Estados en un tratado.

    Ciertamente el ambiente jurídico separatista es muy inmaduro e infantil.

    1. Debería ser de visión obligatoria a todo simpatizante de JxS, como la somanta dialéctica de Borrell a un indocumentado Junqueras o las balbuceantes explicaciones sobre la financiación del Estado independiente de Marta Rovira

      1. Llegeixo els posts que m’arriben al mail i em passo every now and then per veure si hi ha algun comentari interessant, però m’abstinc de participar pq em treia molt temps i no arribàvem enlloc.
        De fet em sembla que vosaltres mateixos veieu que esteu donant tombs sobre vosaltres mateixos (cosa normal, tenint en compte que parlem del procés)
        Vaja, que no m’he n’he anat. Segueixo aquí, però en plan voyeur.

            1. Por eso me apunto también un off-topic, en parte relacionado con el asunto del infantilismo. Y es que algunos lo ponen muy, muy fácil para afirmar eso de que una parte del secesionismo es infantil a más no poder, en “Raons per la unilateralitat”: “L’independentisme també va guanyar clarament el plebiscit, un 55% a favor del sí i un 45% a favor del no és el clar resultat d’aquella votació, descomptant els vots d’aquelles formacions que no es van decantar ni pel sí ni pel no.“.
              Todo el artículo es una joya, pero este apartado es producto de un crío.

              1. Joer qué pesados. A ver cuándo se enteran qué es y cómo se hace una secesión. En la academia barren, legitimidad, mayorías, comunidad internacional, tres o cuatro nacionalidades…pero luego autonómicas.

              2. Estirando aún más la cuerda para hacer pura mofa, lo reconozco, podía haber sido peor: “Dejando de lado todos aquellos que no votaron sí, por razones incomprensibles pero que respetamos porque somos demócratas, todo el mundo votó sí”

        1. Lliure, como veo que no acabas de dar el paso, te pido que hagas un lístado con nombres y apellidos de las personas que en alguna de las últimas, pongamos, 5 elecciones generales o autonómicas, han votado bajo la presión inadmisible del ejército, que los han obligado a votar a un u otro partido, y no al partido de sus amores. Además, me gustaría que aportases evidencias de ello. Cuando la lista y las evidencias, iré a denunciarlo a la policía.

          Y si no tienes la lista y sus evidencias, entonces muy posiblemente, e independientemente de lo bien o mal que se gestó el final de la dictadura y el inicio de la democracia actual, porque aunque tú te sientas oprimido vives en una democracia, te ruego que dejes de defender algo que no habrás podido demostrar.

          Desde mi punto de vista, en cada una de las elecciones generales y autonómicas, los votantes son libres de votar al partido que desee, incluso a aquellos cuyo programa promueve dividir España. Por ello, creo que tenemos lo que queremos (más o menos, pq 1. ya hemos visto que la representatividad de las cámaras son mejorables, tanto en el Congreso como en el Parlament) y me parece absurdo defender que no tenemos lo que queremos por cómo se hizo la transición: ha habido oportunidades para cambiarlo, sin presiones externas, y no se ha querido. ¿No todo te gusta? A mi tampoco, pero eso no invalida el sistema, eso demuestra que no todos pensamos igual, como es totalmente evidente.

          Pero ya cansa el tema de que todo está así de mal y todo justifica la independencia pq hace casi 40 años, posiblemente, la presión ejercida por los militares generasen o modificasen unos u otros artículos en la Constitución. Insisto y me repito como el ajo, pq tú también lo haces: desde entonces, ha existido libertad para cambiar lo que se haya creído oportuno, y se ha cambiado cuando así se ha considerado necesario por la mayoría, exactamente igual que sucede con las leyes que dependen del Govern de la Generalitat, nos gusten o no.

          Saludos.

          PD: Nos alegramos mucho de que sigas leyéndo este blog. Era obvio que no ibas a dejar pasar la oportunidad de leer las entradas en las que *Javier demuestra qseue el movimiento secesionista es un movimiento hipócrita que huye de la objetividad y miente reiteradamente*. Como dices tú, de esos barros… y esto lo digo yo, la opinión actual de muchos secesionistas. Y entiendo que la gente sea engañada sin enterarse, pero no comparto que alguien al que le han demostrado en sus narices que le manipulan siga creyéndoselo.

        2. Venga, Viure, reconoce que eso de irte era un farol del tamaño del propio “prusés”. Y que, en realidad, sigues ahí como siempre, solo que no resistías ya el debate y prefieres meter alguna puyita de vez en cuando, en lugar de entrar en polémicas en las que casi siempre acababas bastante desplumado.
          Sin acritud ¿eh?, que sabes que te apreciamos. 😉

  5. Por lo que respecta al tema de la nacionalidad está muy trillado. Lo que resulta sintomático de hasta que punto el tema ha degenerado es que se piense medio en serio que una salida unilateral, sin aclarar estos respectos, sin tener muy claramente definidos los términos de la separación, y encima con la mitad de tu población en contra, es una buena idea. Suerte que el Estado lo impedirá, salvando una vez más al secesionismo de sus ideas de bombero-pirómano, y permitiéndole rentabilizar su fracaso en unas próximas autonómicas, como toda la vida de Dios, jugando la carta de la represión y haciéndose la víctima…

    Como dice el adagio, hay más lágrimas derramadas por las plegarias atendidas que por las no atendidas.

    1. Quiero pensar, y así lo creo, que es un tuit mal escrito. Con buena intención, pero mal escrito.
      Ya os lo digo que Twitter es un canal nefasto. Aquí, porque ya hemos aprendido a interpretarnos la intención de lo que escribimos y no nos damos cuenta. Pero el medio escrito y breve es traicionero.

      1. Si, hombre, es cierto. No hay que rasgarse las vestiduras por un tuit…

        Otro tema es el efecto, muy Sartori, de acabar haciendo política a golpe de tuit; es decir: acabar convirtiendo hasta las intervenciones en un parlamento en una trágica sucesión de frasecillas y eslóganes…

        1. No lo decía en absoluto por tu comentario. Era a propósito del tema Twitter y en un sentido general.

          De todos modos lo del ‘nosotros y ellos’ de Juliana lo veo normal. Nada raro. Es el esquema de orientación cognitiva estándar. Lo que no quita que coincida en que el mensaje describe un estado de cosas patético. Si Juliana cree que a los ‘nosotros’ y los ‘ellos’ les separan tantos abismos como para tener que recordarle a algún catalán que la muerte de un chaval madrileño puede ser lamentable, entonces es que toda esta morralla nos ha jodido verdaderamente la cabeza…

    1. Interesante. Bonitos comentarios también, que demuestran que la menor apelación a una corresponsabilidad, se ha vuelto una ofensa inadmisible para los que operan desde la identidad.

      1. Reflexionando sobre ello, mi full de ruta para descentrarme y romper con el hechizo especular, es la siguiente…

        1) impedir que la actual apuesta secesionista, estratégicamente chantajista, matemáticamente fraudulenta, sociológicamente temeraria, democráticamente deficitaria, y moralmente rebozada en orgullo necio, fracase con todas las de la ley…

        y 2) el mismo día después, convocar a todos los partidos de todo signo a una comisión en la que establecer las pautas legales, los márgenes de adscripción ciudadana, las formulas de celebración de un posible referéndum, incluyendo las condiciones de la separación milimétricamente pormenorizadas…

        3) elecciones autonómicas en Cataluña, y vemos en dónde estamos. Si se superan los márgenes pactados (que deberían ser razonablemente amplios) a hacer campaña en el resto de España, que a lo mejor, cumplidos estos elementales pasos, y desde la deferencia, en lugar desde la arrogancia de un derecho imaginario, a lo mejor nos llevamos alguna sorpresa…

        1. En fin, cualquier cosa menos terminar aparentemente por las bravas, negociar bajo cuerda prebendas fiscales y concesiones identitarias, y esperar a la próxima crisis para repetir el bucle…

        2. Si no mi plan B es comprar 600 latas de conserva y colgar una bandera de Gadsden desde que empiece la campaña de impuestos hasta que acabe.

    1. me gusta. Directamente, toma por idiotas a sus lectores. Lo de Crimea y el uso de la doctrina de esa Opinión lo debe decir por Costa, supongo.

    2. Si está tan claro, ¿por qué no hicieron el referéndum hace 4 o 5 años? Todo este tiempo dándole vueltas al tema y resulta que España no puede hacer nada porque los tratados internacionales que ha suscrito solapan a la propia Constitución española… ¿Cómo no nos hemos dado cuenta antes?

          1. Pues a mí me parece una muestra más de que el sistema no está tan mal como alguno nos quiere hacer ver. El Gobierno saca la patita y el TC le da un capón. Cuestión aparte es la poca costumbre de este país (incluida Cataluña) en lo que a dimisiones se refiere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s