Nosotros, los estatales

La representación aparejada a los Presupuestos me aburre: que si la partida explícita del referéndum, que si la partida escondida, que si es impugnable, que si zzz…zzz…zzz…

Como bien sabemos los que compartimos, por las razones que sean, un planteamiento de oposición a la secesión, una de las muchas costumbres nauseabundas del nacionalismo separatista es el uso de la palabra “Estat“, y todas sus derivaciones, para referirse a España y cualquier actividad que requiera el uso de la palabra español y similares (sí, no falta quien usa lo de ‘Estado español’ en el resto de España, pero eso obedece a cuestiones que ahora no me interesan). Eso da lugar a titulares ridículos como el del “millor croissant de l’Estat” y estupideces (sí, es una clase de palabra que no suelo usar, pero merece una descalificación sonora) similares.

La idea de este asunto (conocido por todos, no descubro nada) se me ha ocurrido al leer una insulsa noticia sobre el modelo de éxito de la escuela catalana: “Els alumnes catalans de 4t estan per sota de la mitjana espanyola en matemàtiques i ciències“, publicada en el diari ARA, procedente de ACN. El titular en sí blablabla-nomeinteresa-medaigual porque me preocupa mucho más cómo se sitúa el conjunto de alumnos españoles frente a los demás países con los que aspiramos a compararnos. ¿He dicho países? Aquí está la gracia, en que según parece los alumnos españoles viven en un país llamado Estat. Como lo leéis: “Per països, l’Estat és el país de la UE que més puja en matemàtiques (23 punts) respecte de l’informe anterior, i se situa al nivell del Canadà i Itàlia, però encara molt lluny de Singapur (618 punts), Corea del Sud (608 punts) i el Japó (593 punts), que encapçalen el rànquing“. Como siempre, el lector crítico dirá que soy un tiquismiquis porque en la siguiente frase se lee: “En ciències, Espanya puja 13 punts respecte de l’informe anterior…“. Vale, me habéis pillado.

Pero… el lector habituado a mi estilo de escritura y el tono de algunos de mis artículos… ¡¡¡sabe que tengo guardado otro ejemplo, mucho mejor que el anterior!!! Evidentemente. Y es de hoy, por supuesto.

Twitter. Ese gran, y a la vez horrible, invento. Me topo con un tuit del Govern de la Generalitat. Esto.

estatals

La traducción: blablabla blablabla… con sede en [el] Estado. La terminología habitual separatista, nada que me sorprenda porque hace muchos años que esto es así. Con ese desdén implícito -en realidad, explicíto- y ese desprecio implícito -en realidad, explícito- a los estatales (entiéndase por estatal todo aquel que no sea separatista, lo cual abarca un amplísimo espectro de población e ideología), a quienes resulta dudoso que consideren conciudadanos… salvo que se alineen con su nacionalismo separatista.

Conclusión. El título es la conclusión: «Nosotros, los estatales».

24 comentarios en “Nosotros, los estatales

      1. Tal vez el empleo de la palabra obedece a que todos y cada uno de ellos son funcionarios que viven y pasan su tiempo libre en edificios e instalaciones estatales. De ahí hablar siempre de “El Estado”.

  1. Hace cosa de 1 año, escuche a Carles Francino en una entrevista en una entrevista de un programa de la SER. Era un domingo, y no se si era en directo o grabado. Bueno al grano.

    Habló de su etapa en TV3, y de como se imponía y se forzaba un lenguaje para nada natural. Dió varios ejemplos:

    España, no era España, era siempre l’estat.
    Si un catalán hacía algo considerado como bueno, ese era catalán.
    Si en cambio era malo, era un persona de “nacionalitar espanyola”. (Aquí aporto un ejemplo: el que provocó el incendio del bruc de hace un tiempo era un “ciutadà de nacionalitat espanyola).
    No se podía decir “pressident” hablando de montilla, este era “El pressident Montilla”. “pressident” solo hay uno, Jordi Pujol.

    Todo esto se me ha quedado grabado, debido a que a Francino no lo pueden acusar de facha, ni nada parecido, “es de los suyos” y eso escuece. Incluso, como lo llamaron un par de veces para recordarle el estilo de lenguaje utilizado.

    En fin, nada que os sea nuevo, pero si muy esclarecedor, sobretodo viniendo por un profesional reputado y que fue (y es para mi) admirado por su labor.

    P.D: Hay una entrevista por ahí de hace poco en donde alguien de TV3 le pregunta por la situación catalana y él le contesta que la ve muy mal, y que incluso teme que la gente se haga daño. Cara de poker la de entrevistador.

    1. De esto los hay por aquí que saben más que yo y están más al día de la construcción nacionalista. Todo enfocado a separar.

  2. He descubierto el blog por casualidad. Gran hallazgo y buenos momentos de desengrase procesista con criterio y buen humor.
    Un bálsamo para los que desde hoy ya podemos decir con la cabeza bien alta que somos “estatales” (No todos pueden decir lo mismo).

    1. ¡Buenos días y muchas gracias!
      Dentro de los diversos registros que intento abarcar en el blog, este es uno de los que más me gustan: poner frente al espejo la supuesta inocuidad y buenas palabras de un determinado separatismo.
      Si con ello, además, logro irritar un poco a alguno de mis amigos más radicales, ya ni te cuento lo bien que me lo paso XD XD
      ¡Cordiales saludos, de parte de un estatal!

  3. El título del artículo me sonaba, y ya sé por qué. Un malicioso homenaje al más famoso libro de cierto ex falangista de Sueca, hoy fallecido… Cuando lo leyeron mi padre y sus amigos, su reacción fue algo así como “açó no es valencià!”

    Quin poc trellat!

      1. Funcionarios, todos los que vivimos en Barcelona somos funcionarios, desde los recién nacidos hasta el más anciano de todos. Y nuestras viviendas, negocios y lugares de asueto, son otros tantos establecimientos estatales. ¿No lo sabías?

        A todo esto, una lectura poco atenta del titular hace pensar que Barcelona es la primera ciudad en la clasificación mundial. Es todo muy absurdo.

  4. Hay dos cosas que garantizan risas con los nacionalistas. Una es ver las olimpiadas por una cadena autonómica y oír al locutor en los 5000 metros hablar del atleta alemán, corredor etíope… y deportista estatal. Siempre espero ver a un tipo con manguitos corriendo en una silla de oficina seguido de su jefe de servicio a ver si pilla un trienio. La segunda risa asegurada es cuando van a Bolivia y dicen lo de “el pueblo (vasco o catalán) quiere estrechar lazos con el pueblo boliviano”. Bolivia tiene 36 etnias reconocidas y alguna más luchando por su reconocimiento, además de estar muy orgullosos de su diversidad. Ahora, entiendo que ser coherente y saludar al pueblo aymara, al pueblo ayoreo, al pueblo canichana… te consume la estancia.
    Por cierto, referirse a España como Estado Español es un invento de Franco para no tener que decir república o reino de España.

    1. Pues a mí lo que me mola es el tiempo… eso de que llueva sobre una figura política… es la coña.

  5. El ínclito Ramón de España se ha llegado a cuestionar si no debería cambiarse el nombre por Ramon de l’Estat Espanyol.

    Pero no te creas, antes era inclusive peor, porque no sólo se hablaba de España como de “l’Estat”, sino que en vez de “castellà” se decía “una altra llengua”. Por suerte esto último cambió en años recientes.

  6. El error gramatical de bulto (no tengo nada que añadir ya nada sobre la memez conceptual) me lleva a pensar que han configurado el sistema para reemplazar automáticamente toda aparición de “Espanya” por “Estat”. Por cierto que si se aplicasen sus reglas y tuvieran un poquito de coherencia siempre tendrían que escribir “España” (y “France”, “United Kingdom”, “Deutschland”, …), ah! no! solo esta prohibido o estigmatizado escribir Cataluña, Gerona, Lérida, ….

  7. Me voy a desintoxicar de la prensa digital en catalán porque he leído el vilaweb y estoy en parte de acuerdo con Partal y el artículo de Cardus me ha parecido ofensivo. Lo dejo porque no estoy seguro de qué me preocupa más.

    1. Partal: Uno puede estar nada/en parte/totalmente de acuerdo. ¿Pero esa clase de quejas pueden ser fundamento para una secesión? ¿O son críticas a un mal/deficiente gobierno que debe enmendarse? Lo digo porque cada vez que veo el río Ter a su paso por la ciudad sigo pensando que Barcelona me roba… Y Partal todavía no ha escrito nada, que yo sepa, sobre el asunto…
      Cardús: Me estoy quitando del comentario de texto infantil.
      Suso de Toro: Símiles de violencia de género, Rosa Parks y otros describen la debilidad argumental de quien escribe. Y mira que pueden escribir con argumentos, pero no sé qué les pasa que optan por la vía más inmunda intelectualmente.

  8. Los mundos de Suso. O de cómo un literalista confunde la realidad con su metáfora…

    http://m.ara.cat/es/Ahora-los-racionales-catalanes-irracionales_0_1697230355.html

    La moraleja es que sin un acuerdo de mínimos sobre el mundo en el que vivimos resulta muy complicado dialogar sobre nada. Claro que desde una óptica separatista podría ser una buena estrategia… siempre podrá concluir que la falta de esos mínimos comunes es la prueba definitiva de que somos dos pueblos distintos viviendo en naciones paralelas.

    1. Los vascos no nacionalistas debemos ser la amante maltratada de la mujer maltratada. O algo así. No parece que tengamos sitio en el artículo.

      1. No sé, habría que preguntarle a Suso si contáis como vascos o sois ya productos de esa vil educación españolista en el más infame prejuicio, y por tanto, algo así como los pobres locos que se autolesionan. Es el problema de los símiles de pacotilla, que nunca sabes del todo qué es qué…

Los comentarios están cerrados.