Tras el aturdimiento, el nacionalismo identitario se envalentona

Una semana han tardado los radicales de la separación en reaccionar al Manifiesto. Y la reacción, la propia de los radicales. Dan pena. Ya sabéis que a menudo repito que me parece muy bien que cada uno opine lo que quiera, pero que yo no estoy de acuerdo por X y fundamento mi posición en Z, y bla, bla, bla. Esta vez no. Dan pena.

A ver: si uno considera en su mundo mental interior que la hipotética Cataluña independiente debería tener sólo como lengua oficial (o de uso público, o como se la quiera categorizar) el catalán, está en su derecho. Ahora, también se debe estar dispuesto a aguantar las críticas. Pero claro, aquí los radicales sólo admiten las alabanzas. Las críticas no van en su ideario y la respuesta suele ser la de tildar de fachas a los que no están de acuerdo con ellos. Repito. Dan pena.

El paradigma de artículos justificando o semijustificando el Manifiesto (sólo comento uno por no aburrir enlazando una docena), la columna de Antoni Bassas “Manifestos i danys col·laterals“, en la que dice que se ha hecho uso, abuso y distorsión (¡distorsión!) de la afirmación sobre inmigración y colonización involuntaria. Distorsión. Claro, claro. No criticará Bassas la frase, no. Quién sabe si la suscribe. Quién sabe qué interpretación oculta le ha descubierto. La culpa es del crítico, que produce una distorsión del espacio-tiempo de la inmigración y la colonización involuntaria.

Por si eso no fuera suficiente, Bassas acude al recurso estrella del separatista radical. Sí, atribuir la culpa al enemigo exterior: “…qualsevol debat que plantegi una millora de l’estatus legal del català és una ofensa per a aquells que van pel món afirmant sense envermellir que el castellà està perseguit a Catalunya…“. No sé, igual yo soy corto de entendederas -qué caray, no lo soy- pero creo que nadie en su sano juicio ha propuesto la eliminación del catalán de la vida pública como plan de mejora del castellano. Al revés, con este Manifiesto, sí. Y por favor, que no salga el penoso de turno a decir que “explícitamente” no hay una frase que diga que el catalán debe ser la única lengua oficial. Esto se puede leer en más de uno y de dos artículos.

¿Que quieres una Cataluña monolingüe? Perfecto, pero aguanta mecha. Espera que haya quien no esté de acuerdo y exprese sus opiniones en contra, de forma acerada y dura. Acostumbrados a que se le rían todas las gracias, los nacionalistas radicales de turno primero callaron (o escribieron que eso ara no toca) y cuando han pasado unos días han reaccionado de forma penosa y patética, acusando a los críticos no se sabe exactamente de qué. Bueno, sí, de tener la culpa de todo.

El problema del Manifiesto es, sencillamente, identitario. Todo lo que han negado e intentado esconder durante estos años. Identitario. La últimas dos frases de Bassas así lo delatan: “El problema més delicat de percepció del manifest és entre els que han fet del català la llengua amb els seus fills. Que, per sort, són un bon munt.“. Mire Bassas: ni por buena suerte ni por mala suerte. Esto no es un problema de “percepción“. Es un problema de exclusión. Muy explícito. No tiene nada que ver con el hecho de que en mi día a día, por ejemplo, yo hable en catalán el setenta, el ochenta o el noventa por ciento del día. Como si lo hablo el cien por cien o como si no lo hablo. Es el sentimiento de exclusión que el Manifiesto ha exteriorizado y que los corifeos del separatismo están confirmando un día sí y otro también.

Y encima, ahora se las dan de valientes. Lo típico del nacionalismo identitario.

22 comentarios en “Tras el aturdimiento, el nacionalismo identitario se envalentona

  1. Excepto en lo de que ‘se las dan de valientes’ -porque considero la reacción un ejercicio de cobardía y cinismo monumental, al no defender explícitamente lo que el manifiesto implica, sino tratar de lanzar balones fuera agitando, como es norma de la casa, el fantoche del franquismo eterno- estoy de acuerdo. En particular comparto diagnóstico: es la exclusión. Y poco más…

    1. Afortunadamente, no siempre coincidiremos al cien por cien, como en el diari ARA… XDXD
      La recurrente cita a la larga noche del franquismo ya huele. Si no sabes qué decir, sácate del bolsillo la palabra “franquista” para usarla frente a tu oponente y los problemas desaparecen milagrosamente. Como se decía en un artículo que tradujo emperorponders (blog Frisky Pagan): llama a tu oponente racista, por ejemplo, y el interpelado, aun no teniendo el más mínimo atisbo de racismo, se ve obligado a defenderse y justificarse. Desvías toda la atención a otro tema y, encima, la culpa es del presunto racista. No descubro nada, vaya (el autor del artículo traducido tampoco, pero se divirtió un rato). Para quien le interese profundizar en el tema le dejo una clara explicación.

  2. Escribo un manifiesto público para abrir un debate público y luego lloro cuando no dice todo el mundo amén. Si quieres abrir un debate académico y técnico no haces un manifiesto sino un congreso de sociolingüística. Genial Doraemon.

    1. Cuando tenga un rato, esta noche veré esta entrevista, que promete, a una miembrA de Koiné, Àngels Folch: “Folch parteix de la base que “no hi pot haver cooficialitat” i, tot i que hi ha països que tenen diverses llengües, aquestes estan delimitades en un territori, cosa que a Catalunya no és així i precisament en contra d’això s’ha lluitat amb la immersió lingüística.
      Eh, pero lo que dice el Manifiesto nos lo inventamos.
      http://elpuntavui.cat/politica/article/17-politica/956385-angels-folch-es-gravissim-que-rabell-s-atreveixi-a-qualificar-de-racistes-a-persones-que-ni-coneix.html
      Por cierto, que he cazado por ahí un titular -no he leído más- que decía algo así como que el apoyo a la independencia por el norte está bajando sustancialmente. Ya me contarás.

      1. 19% más baja que nunca. Por no aburrirte con un montón de causas, el PNV no está por perder el Gobierno otra vez, así que lo máximo que hace es montar comisiones. Unas risas pero poco más.
        Fuera del concierto hace mucho frío, déficit cumplido, 75% del presupuesto en gasto social, la mitad de población en riesgo de pobreza que la media española, un 2,5% de crecimiento estimado y un 1,1% de aumento en el presupuesto para 2016. Súmale una izquierda abertzale políticamente irrelevante que sólo pide fomento del euskera y dinero para la «cultura vasca». Gestitos.¿Para qué iba a querer nadie independizarse?

      2. No perderse el artículo de hoy de Empar Moliner. Spoiler: la culpa es del azucarillo. Me he enterado de qué va por los comentarios.

  3. Lo de la Empar no tiene nombre. Entre sus parábolas de bobó, para tolais con ínfulas de burgués-bohemio, y los ejercicios de estilo de Canosa, la independencia parece un subgénero literario a colocar en la misma balda que a 3 metros sobre el cielo. Una banalidad total. Y una autocomplacencia naif que sonroja. Es el vértice no tribal del nacionalismo… de club de lectura para acomplejados.

  4. Ostras tú, al lorum… Entre los comentarios al artículo de Empar esta la mismísima Silvia Senz! Y usando las propias metáforas de la Empar, que si primero adelgazar o primero correr para ir adelgazando! Esto es de chiste. No se entiende nada. Conversaciones en circuito cerrado. Liliput.

    1. Si no fuera porque tiene consecuencias en el mundo real sería enternecedoramente ridículo.

        1. Entre este tipo de artículos, “metáforas marineras”, símiles, frases hechas, palabras “innovadoras” y refranes para la secesión tenemos un panorama de lo más insustancial.

      1. De verdad crees que este bodrio tiene alguna clase de impacto en el mundo más allá de la sobremesa y el té con pastitas? No me acojones, tío…

        En vez de inmersión nos apuntamos a un curso de literatura creativa…

        El mayor impacto, que es moral, es ver que la Empar tiene una colla de exegetas diseccionando sus bobaditas en sucesivos niveles de sentido, aunque literalmente no diga nada sobre el asunto, analógicamente menos que nada, y espiritualmente su redacción sea un canto a la ociosidad y a la insignificancia, como muy bien interpretaba Javier al pegar el icono de Homer Simpson…

  5. A eso se le llama «ensanchar la base». En lenguaje koinè, a ver si conseguimos que los colonos involuntarios hagan lo que deben. El presidente de la Generalitat diría a ver si conseguimos que más bocas soplen nuestras velas. Y Empar: transformemos la sacarina en estevia que salimos a hacer running. Vamos, que tienes razón.

    1. Bueno, yo añadiría que hay que apuntarse al movimiento por narices. De lo contrario, de simpático títere involuntario del franquismo empleado como peón colonial, pasas directamente a cómplice de genocidio cultural. Tu elijes…

    2. Bueno, Javier, como sabes la línea que separa el buen colono, empleado como peón por el franquismo, y el cómplice de genocidio cultural, es apoyar lo que propongan sin rechistar o no apoyarlo…

  6. Estoy procrastinando más de lo debido por culpa del ARA. ¿Esto de Narcis Comadira se puede decir que es una basura etnicista tamaño apartheid? ¿Es matizable, tiene contexto, lo he malinterpretado? «I dic que cada dia en tinc més dubtes perquè, sentint el que diuen els nostres polítics, els nostres polítics més tradicionalment catalans, els d’Esquerra Republicana i els de la convulsa i terminal Convergència, veig que la llengua catalana i la seva supervivència no els importen gens. »

    1. Iba a escribir una pequeña entrada de recopilación de los últimos artículos basura del Manifiesto. No me ha dado tiempo. Este iba el primero.

    2. Los políticos más tradicionalmente catalanes… Le ha faltado escribir…porque el resto no lo son.
      La revolución de las sonrisas, oye. Alegre, festiva, familiar e inclusiva, amigos, muy inclusiva.

      1. Sabino Arana con barretina. Afortunadamente hay algunos independentistas a los que les repugna el manifiesto y defensores tanto como a cualquiera que sea medio normal. Sin excusas ni medias tintas.

Los comentarios están cerrados.