Archivo de la etiqueta: stephane dion

Las lecciones de Stéphane Dion

Leer entrevistas y discursos de Stéphane Dion suele ser una buena decisión, por su claridad argumental, su honestidad intelectual y, cómo no, porque su nombre representa al antagonista por excelencia del separatismo. [Reconozco que el separatismo nos ha presentado recientemente algunos ejemplos de gran valor para su apoyo intelectual, como Yoko Ono o Hristo Stoichkov].

Hace unos días, EL PAÍS publicó una entrevista a Dion, con un titular sin duda impactante para el separatismo: “La democracia y el principio de legalidad son inseparables“. El titular es fuerte para quien no cree en la Ley. Todavía más las frases que deja Dion a continuación, si nos leemos entera la entrevista: “Que en una democracia un gobierno se aparte de la ley de leyes, la Constitución, e imponga a sus ciudadanos la obediencia fuera de la ley… Imagine lo que eso significaría para el vínculo entre democracia y legalidad“. Suficiente.

Ahora bien, a mí lo que me interesa es retroceder en el tiempo. Hasta 2003, en que Dion fue entrevistado también por EL PAÍS, en una época en la que el asunto candente era el Plan Ibarretxe. Dion contestaba -sin explícitas referencias al caso- preguntas y daba justificaciones argumentales que sigo sin leer entre el separatismo. [Rectifico: alguna justificación argumental sí que he leído, pero es de Jofre Llombart, quien creo que todavía está buscando a los fascistas que colgaron los carteles de Franco el día 18 de julio].

Aunque sea darle vueltas a asuntos mil veces tratados, siempre viene bien leerlos de nuevo y captar matices que desnudan la ausencia de reflexión separatista:

Sigue leyendo Las lecciones de Stéphane Dion

Iniciamos 2016 con un par de citas

Para iniciar este 2016, un par de recomendaciones de lectura:

El príncipe, de Nicolás Maquiavelo. Todos lo conocemos, pocos lo han leído. Por experiencia propia, puedo decir que se trata de un libro mucho más aprovechable con los cuarenta años ya cumplidos (o alguno menos, no seamos dogmáticos) que cuando uno tiene veinte y se cree que la lectura lo hará sabio porque sí. En Google fácilmente encontraréis versiones gratuitas -recordemos que hace siglos que quedó libre de derechos- y también de pago (por ejemplo, la de Austral) a precio más que asequible. También recomiendo leer previamente algún estudio introductorio (el de Austral forma parte de la vista previa gratuita) para situarse en el contexto histórico y personal de Maquiavelo, quien, pese a que en alguno de esos estudios se dice que históricamente se la ha malinterpretado, a mí me parece el Dexter de la política. Lógico, por otra parte, en una época que las élites pasaban de la gloria a la miseria de un día para otro, rodaban cabezas y morían con más facilidad que en Juego de Tronos. Algunos de los episodios de los Médici o Borgia así lo acreditan. Bueno, si no lo queréis leer u os parece un tostón, tampoco pasa nada, yo no he leído Guerra y Paz.

Stéphane Dion. El actual Ministro de Asuntos Exteriores canadiense es una inevitable referencia, que los secesionistas suelen simular que no existe [Cuando alguien me dice: “Queremos un referéndum a la canadiense”, le contesto: “¿Vais a promover una Ley de Claridad?”; las caras de no saber de qué les hablo suelen ser lo habitual. Sí, es cierto, esos interlocutores no están tan metidos en el tema como yo, lo cual es un poco de trampa en la que me regodeo; después, ya los dejo un poco en paz y no comentamos nada más]. No es que sea la panacea absoluta, pero sí una voz extremadamente autorizada. Para este próximo año 2016, me quitaré de encima la pereza y subiré un día a la biblioteca de la Universidad para pedir en préstamo [ventajas profesionales a las que uno tiene acceso] el libro La Política de la Claridad, ya que está descatalogado y me ha resultado imposible adquirirlo (¿a nadie en Alianza Editorial se le ha ocurrido recuperarlo, ni que fuera comprando los derechos también para libro electrónico? ¿O a cualquier otro con capacidad para reeditarlo, cosa que haría sin dudar el Govern de la Generalitat si fuera preciso? En esto, el secesionismo casi siempre va por delante). Dion ha pasado estos últimos años varias veces por España explicando cómo afrontó el referéndum de 1995 y sus argumentos, tanto para ese momento como cuando impulsó la Ley de la Claridad (reitero: ni el referéndum ni la Ley de Claridad son la panacea). Si buscáis en Google por Stéphane Dion o La Política de la Claridad, encontraréis bastantes cosas. Me gusta especialmente esta visita al Real Instituto Elcano, en abril de 2013,  en que contestó a varias de las preguntas que deben de ser afrontadas ante un desafío secesionista. Y por ampliar algo más de información para quien le interese, esto en Federalistes d’Esquerres, una entrevista de Fd’E en un blog en lugar de una web como Dios manda, un discurso de presentación del libro en 2005, el texto de la conferencia que dio, invitado por Federalistes d’Esquerres, en marzo de 2014 en Barcelona, transcrita por Crónica Global. Por último, un enlace en el que podéis seguir entera la conferencia en la Facultad de Filosofía de la UB.

Venga, a leer un poco mientras esperamos el desenlace de la investidura chiflada.

EDITO: Como hoy me aburría un poco, he estado indagando en el libro de Dion, a través de la vista previa parcial que nos ofrece Google Books del ejemplar en inglés. En una de sus alocuciones, Dion cuenta que durante la campaña del referéndum de 1995, los secesionistas evitaron explicitar las consecuencias reales del triunfo del SÍ, y, entre ellas, según una encuesta efectuada poco antes del fin de la campaña, alrededor del 50% de los que tenían planeado votar SÍ, “…believed they would continue to use a Canadian passport” [creían que seguirían utilizando pasaporte canadiense]. Como veis, lo de no explicar de verdad las probables consecuencias de una secesión está bastante extendido, incluso en sitios supuestamente ejemplares.