Apelación al Síndic de Greuges

Si por algo se ha destacado el separatismo y su colonización de las instituciones, organismos y medios públicos ha sido por expulsar toda voz, pensamiento o idea que no comulgue con su objetivo. Dicho de otra manera: las instituciones se utilizan en contra de quienes no compartimos la idea separatista.

Justo en esa línea se inscribe la entrada de hoy y, también, la columna de esta semana de Javier Cercas en ELPAIS (gracias por el enlace, Juan): «Para los políticos separatistas en el poder, los catalanes no somos quienes vivimos y trabajamos en Cataluña, sino sólo quienes, además, son buenos catalanes, fieles a la patria y votan lo que hay que votar. Los demás no somos catalanes, no contamos, no existimos«.

El ejemplo del que me valdré para ilustrar el uso en contra de quienes no estamos por el separatismo es el reciente comunicado – apelación del Síndic de Greuges, de fecha 14 de junio (esta noticia la aportó Juanmari), que lleva por título: «Apelación del Síndic de Greuges al diálogo político, la participación y la libertad«.

Me limito al punto 1 del comunicado, que dice así y cuyos apartados resaltados de color rojo y negrita he destacado:

«1. Una cuestión política. Un conflicto político debe resolverse por la vía política

Como ha hecho en otras ocasiones a lo largo de los últimos meses, el Síndic pone de manifiesto que el conflicto territorial que se vive entre Cataluña y el resto del Estado tiene carácter eminentemente político y de una interpretación restrictiva de los preceptos constitucionales sobre autogobierno territorial (entre otros, los artículos 2, 3, 149 y 156 CE, relativos a nacionalidades, diversidad lingüística, diálogo territorial y financiación), que tiene como punto de inflexión la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010 sobre el Estatuto de Cataluña.

Este conflicto eminentemente político está produciendo graves afectaciones a derechos fundamentales, incluyendo los derechos de participación política a través de los representantes elegidos, la libertad de expresión y manifestación, y el derecho a la libertad individual.

Un conflicto de este tipo solo puede tener una solución política, basada en la diversidad lingüística, cultural y nacional del Reino de España. Hay que iniciar un diálogo constructivo para conseguir una solución política al conflicto; un diálogo atrevido e imaginativo, como el que se produjo durante la Transición, que incluya una consulta al pueblo de Cataluña.

En este sentido, el artículo 4 de la Ley 24/2009, de 23 de diciembre, prevé, entre las competencias del Síndic, promover la conciliación y llevar a cabo, en su caso, dentro de su ámbito de actuación, funciones de mediación o de composición de controversias. Por ello, el Síndic pone a disposición de las autoridades públicas y la sociedad civil la institución del Síndic de Greuges de Cataluña, en su función de mediación, para organizar una mesa de entendimiento y de acuerdo, desde la responsabilidad institucional y con pleno respeto a los derechos humanos.«

Para ir directos al asunto: con la ayuda de Ilda (¡gracias, Ilda!) he redactado la carta que a continuación os transcribo y que en cuanto tenga un momento para firmarla digitalmente esta mañana enviaré al Síndic. Obviamente, no servirá para nada, pero si el Síndic de Greuges se permite redactados asombrosos como el anterior (es un Síndic de Greuges supuestamente imparcial, al servicio de todos y no solo de unos cuantos y sus ideas), qué menos que hacerle saber la queja de alguien cuyos derechos y libertades son absolutamente ignorados; por los políticos separatistas y por el Síndic. Dice así:

«Ilustre Sr .:

Me dirijo a usted en relación a su comunicado de fecha 14 de junio de 2019, titulado «Apelación del Síndic de Greuges al diálogo político, la participación y la libertad», para ponerle de manifiesto lo siguiente:

1. En primer lugar, usted se refiere a un supuesto conflicto territorial entre «Cataluña y el resto del Estado», que, según se afirma, estaría produciendo graves afectaciones a derechos fundamentales.
Al respecto, le remarco su total silencio frente a las situaciones acaecidas en los Plenos del Parlamento de Cataluña de los días 6 y 7 de septiembre de 2017, en los que la mayoría parlamentaria infringió todos los procedimientos legales establecidos por la propia Cámara, lesionó los derechos de participación política de los grupos parlamentarios en minoría y, en definitiva, ignoró completamente los derechos y libertades de todos los ciudadanos de Cataluña representados por esos grupos.
Dicho de otro modo, usted hace referencia a un conflicto entre «Cataluña» y «el resto del Estado» -que, por otra parte, no deja de ser una manera poco respetuosa de referirse a España- cuando no cabe la menor duda de que, dentro de Cataluña, los grupos defensores de la secesión se consideran con más y mejores derechos que el resto, tal y como quedó acreditado aquellos días. No se puede obtener ninguna otra conclusión de que usted les otorgue la representación de Cataluña y se ofrezca a una mediación otorgando exclusiva representatividad a quienes defienden la secesión, ignorando a los demás ciudadanos catalanes, de tal manera que usted perpetúa la vulneración de los más elementales principios democráticos llevada a cabo en esas fechas y semanas posteriores.

2. Que usted apoya y toma partido por los defensores de la secesión queda totalmente demostrado por el hecho de que en ningún momento efectúa el más mínimo comentario en relación a los parlamentarios que vieron vulnerados sus derechos, como ha sentenciado el Tribunal Constitucional en las diversas resoluciones dictadas en relación a aquellos Plenos y, muy recientemente, también el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en relación al Pleno convocado para el día 9 de octubre de 2017.
También le traslado que la falta de mención a la decisión del TEDH de fecha 28 de mayo de 2019, que ratifica la vulneración de derechos a la participación política, con una doctrina que es perfectamente aplicable a lo que sucedió los días 6 y 7 de septiembre de 2017, sorprende absolutamente, aunque es congruente con su total silencio en relación a todas y cada una de las vulneraciones de derechos en que incurrió la mayoría parlamentaria.
Que un Síndic de Greuges que dice ofrecerse a mediar ignore de la manera más evidente las indiscutibles vulneraciones producidas en el Parlamento de Cataluña -con el reflejo posterior que ello tiene para la ciudadanía- ofrece una muestra clara de la consideración que para él merecen, en particular, los grupos parlamentarios afectados y, en general, los ciudadanos que vimos pisoteados nuestros derechos y libertades: ninguna consideración.

3. En definitiva, y para terminar, su evidente falta de imparcialidad y objetividad, dado que es incontestable que usted toma partido por una posición concreta y obvia al resto, hasta el punto de que, como supuesto mediador, predetermina que el diálogo «debe incluir una consulta al pueblo de Cataluña», que es la manera eufemística de designar un referéndum de secesión. Así pues, usted mismo excluye el diálogo al predisponer el resultado al que se debe llegar, de tal modo que el Síndic de Greuges se alza como parte y no como aparente mediador.

4. Le ruego, pues, que retire su comunicado, que, una vez más, refleja el uso de las instituciones en contra de una parte significativa de la población catalana -como mínimo, más de la mitad- e infringe completamente su función de proteger y defender los derechos y libertades constitucionales que establecen el artículo 78.1 del Estatuto de Autonomía de Cataluña y el artículo 1.a de la Ley 24/2009 del Síndic de Greuges.

Atentamente,«

CONCLUSIÓN. ¿Dónde están los derechos y libertades de los no separatistas para el Síndic? Ni están ni se cuenta con ellos. Aunque, claro, qué queréis: no hay más que revisar los comunicados del Síndic de Greuges de los meses de septiembre y octubre de 2017.

nuevos antiguos
Notifícame
Godofredo
Guest
Godofredo

Bueno, si quieres una cortés carta de disculpa a «Sr./Sra. Javier…» en el que te rueguen que aceptes estos tickets de descuento del 50% (no acumulables a otras ofertas) para el Museo Nacional de Arte, Cataluña en Miniatura y el funicular de Montserrat, adelante.

Quirze de Montpalau
Guest
Quirze de Montpalau

Excelente carta-resumen de la desfachatez de quien debería estar por encima del partidismo.
¿Te has planteado alguna forma de recoger firmas para presentarla de forma colectiva?
No sé si «CHANGE» serviría

Joan
Guest
Joan

¡Chapó, Javier! Se podrá decir más alto, pero no más claro.
Y no servirá de nada, pero sí. Lo que no sirve de nada es callarse.

Juan
Guest
Juan

Gracias por redactar la carta. Conociendo (por algunos indicios y sospechas) la probable parcialidad del personaje, lo mismo acaba archivada en un archivo de forma cilíndrica, con la boca ancha…
Si luego tengo un rato, buceo un poco en el blog de Rafael Arenas y busco algunas quejas presentadas delante del Sindic, por temas variados, que dan una idea bastante clara de la arbitrariedad del auto-propuesto mediador.

Fco.Javier
Guest
Fco.Javier

De entrada enhorabuena.
Si algo he aprendido en esta vida es que hay que intentar las cosas.

Incluso cuando lo que hacemos creemos que es seguro (y hasta nos regocijamos en privado) muy probablemente, las cosas no se desarrollen como esperábamos (mirad, por ejemplo al pobrecico Maragall y sus pretensiones al ayuntamiento de Barcelona).

El hecho de demostrar que se ha enviado la carta, y probablemente ser ignorado será una evidencia mas de que el Síndic no es imparcial y posiblemente pueda servir para algo…
Por pequeño que sea este detalle, recuerdo que desde este blog, Javier ha podido evidenciar (y hasta frustar como en le caso de la web del parlamento británico) mentiras separatistas gracias a pequeños detalles y la ayuda de muchos parroquianos/as (Ilda en éste caso, Cristóbal, y otros tantos/as que me dejo).

La entrada me recuerda a un chiste que leí hace muchos años en la revista satírica «El jueves», Pedro Vera en una viñeta de sus tiras hablaba del (ahora difunto) Angel Cristo.
En el chiste (bastante ácido) decían que era el «Rey Midas a la inversa» ya que todo lo que tocaba lo convertía en mierda. El separatismo es «El rey Midas a la inversa» de las ideologías…
Cada vez que el separatismo se aproxima a algo, lo ensucia…

Kasfel
Guest
Kasfel

Felicidades y gracias por la carta, Javier e Ilda.

Se supone que el Síndic es la institución que vela por que los derechos de los ciudadanos no sean atropellados por la Administración autonómica, es decir por la Generalitat (así como el Defensor del Pueblo lo hace frente a la Administración Central). Pues ya no suponemos, ahora sabemos que NO es así.

Como previsión para la respuesta, deja espacio en la carpeta donde tienes las de los senadores franceses y el informe de la ODCP.

Lurker
Guest
Lurker

¿Os acordais de cuando recortaron el Estatut? Como olvidarlo, ¿verdad?
Pues una de las cosas que se anularon fue el inciso «con carácter exclusivo» de las competencias del Sindic.
Gracias a eso, hoy todavía puedes ir al Defensor del Pueblo a quejarte, en este caso, del comportamiento del Sindic.

LUIGI II
Guest
LUIGI II

Otra jugada maestra. Según Boyé, «a juicio del Reglamento del Parlamento Europeo, Puigdemont y Comín tienen ya inmunidad». Su condición de eurodiputados es clara para él: «Para nosotros y para Europa son eurodiputados. Les van a dejar entrar».

Papitufo
Guest
Papitufo

Estupenda carta, Javier, pero yo la habría rubricado con un educadísimo:
comment image

Alex
Guest
Alex

Un ejemplo perfecto de cómo funciona el cableado mental de esta peña, incluyendo un uso tan tendencioso y totalizante de la lengua que más que surcos en el pensamiento te deja el cerebro arado.

Después del finde que hemos tenido, con alcaldesas y regidoras escracheadas y gimoteantes pidiendo perdón por existir, aún me parecen más necesarias iniciativas como la de esta carta. Porque es evidentísimo que el independentismo surgido del proceso no es simplemente refractario a la democracia liberal, es que tiene un problemón gravísimo con la más mínima idea de pluralidad y tolerancia. Aprovechando que en las tomas de posesión de los ayuntamientos he visto a gente jurando por las constituciones catalanas he pensado en pillar mi máquina del tiempo, remontarme hasta el medievo mental en el que habitan y reclamarles la libertad de credo, que es de lo que realmente me parece que va el tema, más que de democracia, a tenor de los autos de fe a los que van sometiendo a la peña…

Papitufo
Guest
Papitufo

Parece que se va desmontando lo de los excesos policiales durante el 1-O. Ah no… que si la justicia franquista y tal.
https://twitter.com/matthewbennett/status/1140621598703181824?s=19

La actuación policial de aquel día, por más que a alguno le resulten desagradables, no difiere de la que se suelen dar, incluso más contundentemente, en otros países de nuestro entorno (Francia y los chalecos amarillos) o en España (Mossos durante las protestas del 15M).

Juanmari
Guest
Juanmari

La carta genial, al menos ahora sabe que no somos idiotas, que está más que pillado y que su ascendiente es cero.

Kasfel
Guest
Kasfel

Un buen resumen del personaje. El título podría ser «40 años de opresión, viviendo del presupuesto del Estado Opresor». Salario actual 129.000 euros. Presupuesto de la oficina 6 M€, y 70 empleados. O sea, que alguno de ellos debería dignarse a responder.
Cabe destacar, y recordar, episodios escabrosos, como la utilización del enfermo Maragall.
https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/ribo-ariete-nacionalismo-disfrazado-izquierdista_215607_102_amp.html