El secesionismo es un compartimento estanco

Una rápida visión de las portadas de la mayoría de medios digitales subvencionados. Tengo la impresión de que el secesionismo se ha convertido en un compartimento estanco, en cuyo interior se amontonan sucesos que en poco me conciernen.

La anulación de la prohibición de los toros, el acto de apoyo a Forcadell, la estatua de Franco en El Born… Estos son los asuntos con que la parroquia secesionista se distrae. Un mundo estanco cuyas tribulaciones identitarias pueden entretener un rato, hasta generar una entrada en un blog, y no acaparar toda la atención, como sucede a diario.

Me voy a leer unos cuantos artículos más de Teoría y Realidad Constitucional. Durante la fase de insomnio de esta noche, me ha parecido muy interesante el de José Tudela Aranda, “El derecho a decidir y el principio democrático“.

Entre las valiosas reflexiones de Tudela, destaco esta: “El independentista persigue una solución abrupta. Considera que la coyuntura puede ser adecuada y que hay que actuar en consecuencia. No hay que esperar porque mañana las cosas pueden haber cambiado. La crisis económica puede haber acabado y un nuevo mapa político ofrecer más ilusión a los ciudadanos. Es ahora. Precisamente, sus argumentos son los que ratifican la necesidad de proyectar una decisión favorable en un tiempo determinado. Declarar una secesión es una decisión sin parangón. Es una decisión sobre decisiones. Si, como se ha recordado, el ordenamiento jurídico muestra toda clase de ejemplos en los que para determinadas decisiones se exigen condiciones adicionales, no parece nada exagerado, ni, por supuesto contrario al principio democrático, demandar un marco excepcional para un referéndum de secesión. Más bien, lo que no parece coherente con el propio principio democrático, es que una decisión que determina la condición de extranjero a muchos de los conciudadanos; que afecta, necesariamente a múltiples derechos individuales; que, por no seguir, provoca una honda fractura social, pueda ser adoptada al albur de una coyuntura, con prisas provocadas porque mañana podría ser diferente.

52 comentarios en “El secesionismo es un compartimento estanco

  1. Hay algo que los contrarios a la independencia tendemos a olvidar: los separatistas no nacen, se hacen. Y en Cataluña llevamos más de 30 años con una sistema educativo que es una verdadera fábrica de nacionalistas, sobre todo en los colegios e institutos de las comarcas interiores de Cataluña. Y en el horizonte no veo ninguna fuerza política que se tome en serio la necesidad de acabar con la instrumentalización ideológica de las aulas.

    1. Totalmente de acuerdo. Los jóvenes catalanes crecen con la idea de que ser contrario al secesionismo es sinónimo de fascismo… Llevamos tantos años mirándonos el ombligo que estamos inmersos en una neurosis infantilizadora. Ser catalán es ahora lo más cómodo que hay, porque todo lo que está mal es culpa de otros, y todo lo que está bien es mérito nuestro. Muy cómodo y terriblemente infantil.

    2. Pots demostrar això que dius? I no vull una notícia de no sé a quina escola un dia l’AMPA va penjar una estelada. Vull proves de que hi ha “una sistema educativo que es una verdadera fábrica de nacionalistas”.

      1. En realitat tots estem manipulats, però amb histories diferents. Tu pots anar a l’escola a Madrid (es un example) i tant els professors com els pares i els alumnes parlaran d’Espanya com que forma part teva, es el teu païs.

        De la mateixa forma, tu a la majoria d’escoles catalanes (mitjans de comunicació, diaris, etc) es parla de païs referint-se a catalunya, espanya es l’estat (al mateix nivell de frança, …).

        A catalunya no s’educa en un sentit inclussiu, no vull dir independentista, però si amb una clara diferencia entre espanya y catalunya.

        Crec que això es un fet, i no vull dir que es millor o pitjor, sino indicar una realitat.

      2. Es curioso y fascinante que ese sentimiento de “ser distintos” y de “sentirse oprimidos” sólo ocurra en algunos lugares, y no en otros. También es curioso que algunos de esos lugares sean comunidades donde el nivel de vida, por mucho que cueste reconocerlo, es relativamente elevado y, por tanto, relativamente bueno: con comparar sueldos de Cataluña y País Vasco con el resto de comunidades, tenemos suficiente, para llegar a esa conclusión. Y a pesar de ello, a pesar del bienestar que hay en esas comunidades, en esas comunidades es donde hay más gente a “disgusto” bajo el argumento de que “dependen de España” y “están tan mal” debido a ello.

        Uno a uno, muchos separatistas reconocen no tener problemas con el resto de españoles. Y aún así, en su conjunto y de manera anónima, votan, por decirlo claramente, dejar tirados al resto de España. Esta forma incongruente y generalizada de actuar tiene que tener algún motivo, y sólo puede ser debida a que ha sido inducida desde hace tiempo en la sociedad. Cualquier acción incongruente y generalizada es inducida, por que si no, desaparecería al darse cuenta la gente de su incongruencia. Estoy dispuesto a escuchar otros posibles motivos, distinto a la inducción, por los que gente que vive bien e individualmente reconoce estar dispuesta a compartir sus recursos con el resto de españoles, en su conjunto y de manera anónima, decide que no quiere eso. Se me ocurre otro: son egoístas, y lo son conscientemente. Pero como no quiero creer que, realmente, son egoístas conscientemente, creo que es un comportamiento inducido.

        Y si ha sido inducido, lo tiene que haber sido desde hace tiempo para que, cuando se ha dado “el toque de salida”, por decirlo de algún modo, no haya muchas dudas. Y las pocas que haya, sean acalladas y ocultadas bajo la inmensidad de la propaganda, para que el efecto de esa inducción perdure lo suficiente. Y, si eso no se consigue a través de la educación, como posiblemente no ocurre… se consigue a través de la educación y los medios públicos.

        Por lo tanto, Lliure, tienes razón. La educación recibida en Cataluña no es el problema…. sólo. Lo es la educación recibida y la Generalitat en sí, ya que actualmente en Cataluña ha no hay diferencia entre una escuela, un teatro, un recital de poesía, una cabalgata de reyes, un evento deportivo, una calçotada… En casi todas partes hay señales de separatismo, en forma de publicidad, cedida gratuitamente por ANC, AMI, Omnium, o cualquier de las centenares de asociaciones que promulgan el separatismo, y que son subvencionadas generosamente por la Generalitat.

        Tienes razón Lliure, va a ser esto último, y no sólo la educación. La educación de la Generalitat sólo pone la semilla en el subconsciente, los medios de la Generalitat la riegan cada día un poco para que ese sentimiento crezca y se haga grande. Y con ello, tenemos una sociedad con pensamiento (abiertos, inclusivos, solidarios, empáticos, amables…) y actitudes (cerrados, herméticos, insolidarios, egoístas…) incongruentes. Y como punto final, para demostrar que está inducido, sólo hace falta ver a qué tienen ese repelús tan extraño: a España y sólo a España, pero no a Europa, o a la misma Cataluña, cuyas formas de funcionar son EN ESENCIA, EXACTAMENTE IGUALES.

        Saludos.

        1. Cuando esta noche tenga un rato, ya comento también algo… En estos temas que soléis comentar/discutir voy con pies de plomo.

        2. Perdona el to del comentari, però em teniu una mica fins als nassos amb el tema de que tothom està adoctrinat, aquí.
          Primer, jo de problemes amb espanyols no en tinc cap. Ja he comentat alguna vegada que per feina m’ha tocat viatjar per tota Espanya i hi tinc molts companys i algun amic. Zero problema amb els espanyols en el tracte personal, almenys com a norma general.
          Sóc “egoista”? Si ho entens com a que no m’agrada la redistribució autonòmica de la riquesa, sí, sóc egoista. Mentre no es respecti com a mínim el principi d’ordinalitat en les balances fiscals, seré egoista.
          Sobre la teoria de la conspiració del paràgraf final no entraré a comentar. Per resumir: jo crec que una Espanya que integri Catalunya és possible blindant competències d’educació, cultura i millorant el fiscal. Sinó, millor separar-nos.

      3. En realitat, quan es demanen proves de l’adoctrinament es fa una mica de trampa, perquè si citem una foto on s’ensenya als nens en una aula decorada d’estelades, o una d’un rètol en un institut que posa “Al pati parlem català”, se’ns respondrà que són casos aïlats i que no demostren res.

        Efectivament, no tenim la capacitat d’instal·lar càmeres a les aules de tot Catalunya per documentar l’adoctrinament. Només ens podem guiar pels símptomes. Viure, ¿recordes la Via Catalana del 2013? A TV3 van entrevistar els nens que hi participaven, i deien coses com “és el 1714 que vam deixar de ser independents” (per explicar per què s’agafarien de les mans a les 17.14 hores). ¿És raonable o no pensar que aquesta falsedat la hi han ensenyat a l’escola?

        Pensa també que dels milers i milers de directors d’escoles i instituts a Catalunya, només una, l’heroica Dolores Agenjo, de L’Hospitalet, es va negar a obrir el seu institut per al 9N. ¿Què ens diu això de la varietat ideològica entre els directius de l’educació? I ¿és raonable o no pensar que amb directors en un 99,99% simpatitzants amb l’independentisme tard o d’hora hi haurà adoctrinament a les aules?

        1. Això últim és una afirmació del conseqüent de manual. I no hi estic en absolut d’acord: tu creus que a les escoles i instituts de l’Hospitalet hi ha adoctrinament?
          No comento sobre la heroïcitat de dolores agenjo, que prendrem mal.

      4. Lo que usted quiera o no quiera no es de mi incumbencia, visto sus “formas”. Un poco menos de matonismo sería de agradecer. Si usted no es consciente de la utilización del sistema de educación pública (incluyendo las escuelas concertadas) como correa de transmisión ideológica, es que usted y yo no vivimos en el mismo país.
        Sólo una prueba: llevo más de 20 años corrigiendo exámenes de selectividad (de Historia) y viendo las preguntas más habituales, que son muy sesgadas. España aparece siempre asociada a acontecimientos negativos -Desastre del 98, Guerra Civil, Franquismo, etc.-, mientras que Cataluña siempre es la víctima (que si la represión franquista, que si los bombardeos aéreos sobre Barcelona, que si la persecución de la lengua catalana, etc.), no me sorprende que con el paso de los años, cada vez es más frecuente ver respuestas con un marcadísimo tono ideológico, no histórico. Por ejemplo, que si la Guerra Civil fue de España contra Cataluña, que si Cataluña sufrió la represión más dura en toda la historia del franquismo (algo que es absolutamente falso y hay datos abundantes publicados sobre los fusilamientos del franquismo, por provincias, durante la guerra y en la posguerra).
        Por otro lado, mi experiencia del sistema educativo (escuelas concertadas) a través de mi hija, va en esa dirección, bien sea en el “tono” del ideario de centro o en el contenido parcial de las clases de Sociales, Historia o Lengua Catalana.
        De la notable presencia entre el profesorado de enseñanza media y de primaria en Cataluña, de votantes de ERC, CUP y CDC, hay encuestas que apuntan a que dicha presencia es significativamente superior a la media del electorado.
        Y que entre los universitarios de 18 años, apenas entrados en las Facultades, hayan tantos nacionalistas radicales, pues no creo que surjan por generación espontánea.
        Debe ser usted el único catalán que no se ha dado cuenta de este fenómeno de la manipulación de la educación, por lo demás típica en los movimientos totalitarios o de tendencias totalitarias..

        1. Ala, ja hem acabat topant amb els moviments totalitaris. També és de totalitaristes acusar els altres de ser-ho, suposo que ja ho deu saber.
          Té còpies, d’aquests exàmens, o sap si estan accessibles online? Seria molt interessant fer-hi una ullada per contrastar-ho…

      5. Mmmm… No estic del tot d’acord amb el que t’han anat contestant, ni del tot en desacord. Fa temps que he arribat a la conclusió de que en aquests temes ningú té més raó que l’altre (bé, si exceptuem els radicals, que normalment no tenen cap raó), perquè són molts els elements i sensibilitats a ponderar.
        De fet, havia escrit una resposta força llarga, l’he rellegida… i he arribat a la conclusió de que no servia per a res, perquè és la meva opinió i ja sabem allò de que “tants caps, tants barrets”. Prefereixo opinar en funció d’articles, notícies o disbarats, que com a mínim proporcionen una base objectiva sobre la que expressar el parer.
        Apa, no em mullo. XD

        1. La meva opinió, segons la meva experiència i veient el meu entorn, és que el pensament / sentiment independentista es transmet més a la pròpia llar que a l’escola.
          Jo sóc més d’intentar no involucrar la canalla en aquestes coses, francament.

  2. Muy de acuerdo con la cita. El asunto, tal y como lo veo, es así: o ‘derecho a decidir’ o el derecho de los otros a no ser considerados extranjeros en Cataluña sin decir la misa la media. Que cada uno privilegie el que mejor le parezca, pero por lo menos que quede claro que los que no vemos inmediatamente la evidencia del planteamiento independentista también nos movemos por criterios democráticos. Vamos, que la libertad de Cataluña no es un fenómeno absoluto; colinda con otras libertades.

    1. A mi em recorda el caràcter extremadament complex d’un referèndum. I la manera extremadament simple amb la que s’hi vol arribar.

    2. Parlant de referèndum i Escòcia. Na Nicola Sturgeon ha presentat un esborrany. A mi m’agradaria també veure’n un, ni que sigui per trinxar-lo completament.
      Que molt parlar de referèndum, però ni un trist text…

      1. Creo que cambiando las reglas del censo…
        Voto a escoceses en el extranjero, comunitarios en Escocia…
        Cierto sesgo pro-EU

  3. Me alegra que se cite a Soroa y no a Buchanan. Añado, y también soroizando, que hay otra manera en la que el principio de legalidad y el principio democrático están indisolublemente imbricados, tiene que ver con la distinción entre democracia sustantiva y democracia procedimental y las consiguientes paradojas. Cómo dice Soroa, librarse de las reglas en aras de la afirmación pura del principio democrático no es tan fácil porque hay que regular quién vota, qué vota, qué es un voto nulo, etc. Cuestiones que, a su vez, solo pueden decidirse mediante acuerdos mayoritarios. Un bucle. Afirmar la primacía del principio democrático, no puede ser, por tanto, negar el principio de legalidad, sino que solo es adherirse a otra ad hoc de forma arbitraria y por conveniencia.

    1. La cuestión es sencilla y a la vez compleja, como cualquiera convendrá. El problema (y aquí retrocedemos como mínimo dos años y medio de blog -sí, lo repito mucho, pero es así-) es que aquí ha triunfado la voz simplista por falta de una conveniente y convincente argumentación-oposición por parte de quien política y legalmente correspondía. Y todo ello sin necesidad de ceder a un referéndum. En fin, que está muy trillado todo eso.
      Más cosas que he leído esta madrugada, del artículo de Víctor Ferreres (no necesariamente de acuerdo, blablabla, etc, etc,etc): “Naturalmente, el espacio que se abre a las razones de oportunidad política está limitado por principios y reglas de naturaleza constitucional, y las propias razones de oportunidad política necesitan sopesarse a la luz de pautas valorativas. Así, parece razonable sostener que sólo cuando se dan ciertas condiciones políticas puede tener sentido dar el paso de celebrar un acto tan trascendental como la organización de un referéndum sobre la secesión.
      Siendo ello así, está justificado que, antes de pensar en la organización de un referéndum, se exija que las fuerzas independentistas hayan mostrado en las elecciones ordinarias un apoyo popular sólido y estable. Una mayoría escasa en una sola elección no es prueba suficiente de la fuerza de fondo del independentismo. Es preciso que, en varios comicios, en circunstancias políticas, económicas y sociales distintas, el independentismo revele que el grado de respaldo popular que obtiene es estable.
      Esta condición no se cumple en estos momentos en Cataluña. (…) Obviamente, no hay ninguna razón para fijarse exclusivamente en los resultados obtenidos en las elecciones autonómicas. Las elecciones generales también sirven de termómetro «plebiscitario». A mi juicio, en definitiva, el movimiento independentista no ha superado de momento el test democrático mínimo para poder justificar que se celebre un referéndum sobre la secesión de Cataluña

      Te lees el esfuerzo lógico-argumental de la mayoría de estos Catedráticos y profesores y, con todos los respetos, los argumentos que aquí he valorado del secesionismo, como Dolors Feliu, Joan Ridao (acabé así-así con Ridao) o Pau Bossacoma, quedan en un segundo plano.
      Y dejan al desnudo ese título tan exacto: “Del resultado se parte, al resultado no se llega

      1. Es que, como dice, José Tudela Aranda el “derecho a decidir” no se puede reconducir por cauces jurídicos, por muchas vueltas que le des es “volem votar”. Y ya tener partidos que no son independentistas pero sí apoyan el derecho a decidir es una originalidad Marca España. Con el derecho a decidir todos los intentos de procesarlo jurídicamente chocan con “si la ley estuviera por encima de todo todavía habría esclavos”. El resultado es que hay que acudir a legitimaciones como “pueblo” “nación”, etc en lugar de la más modesta y efectiva “a ver cómo solucionamos esto ” sin destruir todo el sistema.

          1. Se adapta. Así puedes solucionarlo todo. Magia y fe.
            Por cierto, ya sabes que un buen no nacionalista que vive en territorio comanche acaba sabiendo un poco de todo, el caso es que en el artículo que enlazas se cita el indicador de calidad democrática del Banco Mundial “Antoni Abad va recordar que l’indicador de qualitat democràtica del 2015 editat pel Banc Mundial, que compara el nivell de qualitat d’un estat de dret, ”mostra que Espanya, lluny de convergir amb els països de millor qualitat, està divergint, i això és la conseqüència de com s’exerceix el poder a l’Estat espanyol”, va cloure.” y me parece que ese indicador no existe. Se me hace raro además que diera ese resultado cuando The Economist reconoce España como una de las 20 democracias plenas (creo que ranking 17 o así) de los más de 100 países investigados. El Banco Mundial recoge multitud de datos, algunos de los cuales, como desigualdad, género, capital social… se pueden utilizar para elaborar índices de calidad democrática pero creo que no elabora ningún índice de calidad. Como profano interesado hablo.

            1. ¡Demonios! Cuando he leído la noticia ese detalle no me ha pasado por alto. En absoluto. Pero ya me había olvidado de buscarlo. Sí, suena a Cita Falsa o que lo ha leído en un anuario de la ANC.

          2. Anda, me ha desaparecido un comentario. Venía a decir que el índice de calidad democrática del Banco Mundial que se cita en el artículo que enlazas creo que no existe y que The Economist pone a España como una de las 20 democracias plenas de los más de 100 países del estudio sobre calidad democrática.

            1. Por suerte, no nos solemos creer lo que escriben los periodistas. Como loco buscando un vídeo para escucharlo y nada. Algún corte suelto.
              En Nació Digital escriben: “Abad ha recordat que en l’índex 2015 de capital humà del Fòrum Econòmic de Davos (WEF), l’Estat espanyol ha passat de la posició 29 a la 41 entre els països de la UE,” Esto sí que es verdad. Al menos, lo de la posición 41, que es tan baja que no me hace falta ni contrastar si antes se estaba en la 29, que tampoco es gran cosa.
              Yo qué sé estos periodistas qué escuchan o vete a saber lo que dijo exactamente Abad. Diría que sí que habló del Banco Mundial y del índice de calidad democrática, pero no estoy tan seguro de que lo leído se corresponda exactamente con lo que dijo.

              1. Capital humano, Banco Mundial, Punt Avui, nació digital… No sé si algún día volveremos a ser normales 😂😂

                1. Me ha quedado cortado. Por culpa del procés no hay forma de dejar de leer e investigar cosas raras. Que vamos para un lustro.

                    1. Que dejen de mentir. Datos verdaderos es algo así como el procesal de un debate racional.

  4. No sé si es el momento, pero me iré un poco por las ramas haciendo un esfuerzo por intentar comprender el separatismo.
    Y en ese esfuerzo positivo, puedo llegar a entender que los separatistas intentan algo nuevo, una nueva vía. La vía de la PRESIÓN, vía intermedia entre las dos clásicas: la vía de la razón y la ley, y vía de la de la fuerza.
    Vivimos lo que alguien ha llamado el “siglo de los derechos”, donde existe la convicción, o la moda, de reclamar el derecho al reconocimiento de todo tipo de peculiaridades, a veces pintorescas; hace poco leí a un animalista (no muy destacado, ciertamente) reclamar el reconocimiento a los “derechos humanos de los animales”. Solo en este contexto se puede comprender la insistencia en alegar un derecho nuevo, un derecho inventado, como es el “derecho a decidir”.
    Además, en este mundo actual de democracia mediática, las cosas se consiguen muchas veces por la presión pública, independientemente de la razón. Esto ha sido así siempre (alguien escribió hace mucho que “la razón es una pordiosera si no está respaldada por la fuerza”), pero ahora la fuerza puede ser la del número, la presión de un “colectivo”.
    El separatismo ha descartado de entrada la vía legal (apenas han hecho la pose de intentarla, como de probó hace poco en esta página). Sabe, por supuesto, que no cabe la vía de la fuerza. Y ha centrado todos sus esfuerzos en una estrategia perfectamente planificada con una feroz campaña de propaganda (contratada a la Blue State Digital, no lo olvidemos), mediante instrumentalización de los medios, movilización social, subvenciones, adoctrinamiento, etc., etc., que todos conocemos perfectamente, con el fin de ejercer presión. No importan los contenidos, no importa la razón (las razones se inventan), no importan los argumentos (aquí se demuestra todos los días); todo eso forma parte de la propaganda, solo importa LA PRESIÓN, con la que esperan tumbar el paradigma. En el fondo, el único argumento real que mantiene el secesionismo es “porque nosotros lo queremos, y somos muchos”.
    A partir de aquí me hago miles de preguntas de todo tipo, entre ellas si esta “vía de la presión” es viable y a dónde puede llevarnos. Pero no quiero alargarme demasiado; dejo aquí esta breve reflexión por si a alguien pudiera interesar.

    1. Es una acertada reflexión, dentro de los múltiples vericuetos en que se adentra la estrategia secesionista. Varios de los artículos que llevo leídos de la revista Teoría y Realidad Constitucional ahondan en esa misma línea. O sea, que el hecho de que desde diferentes puntos de vista se llegue a conclusiones parecidas refuerza todavía más la tesis de que están obligados a parecer que son muchos y que son más.
      El mecanismo hasta ahora había sido llorar, pero como no les ha servido de gran cosa, ahora se trata de estar todo el día que si “con esto nos ahogan”, “con esto nos persiguen”, “si nos hacen esto, no reconocemos” y blablabla.
      Sin embargo, también creo -y por eso en mi artículo hablo de los compartimentos estancos- que han llegado a un tal punto de saturación que la reacción es un punto de indiferencia. Veremos si aumenta o no, porque no va a derivar en abandono o desafección.

    2. home, el “somos muchos” compta per algo no? Sempre dic el mateix: feu l’exercici de política-ficció d’imaginar un 100% de catalans indepes. La constitució seria la mateixa, eh? Les lleis espanyoles també. I ara seguiu l’exercici i baixeu a un 90%, o a un 80%… La raó no canvia, i és que no et pots escudar en l’immobilisme constitucional per negar la realitat política.

  5. He leído el artículo de Javier Tajadura pensando que iba a ser una lectura ligerita y no. Más bien no. No es lectura para después de cenar. Por avisar.

    1. Me ha costado un poco. Creo que después de leerlo ha sido cuando me he dormido, a eso de las tres y media o las cuatro. 😦

    2. Interesante el artículo de Alan Page, para una visión rápida del tema escocés.
      El artículo de Fernández Aguilar, salvo alguna que otra frase lúcida, demasiado tributario de su adscripción política. En el conjunto de lo que llevo leído, de lo más flojo (que continúa siendo una arquitectura teórica superior a la que yo pueda tener).
      El artículo de Joan Oliver Araujo, en la línea de las concesiones y el contentamiento. Para mí, no justifica de forma convincente esas concesiones, que conducen a un cuasiconfederalismo.

      1. He leído a Joan Oliver, con mucho interés porque habla de los problemas de la bilateralidad y la necesidad de la multilateralidad pero cuando empieza con el concepto dinámico y estático de nación lo he ido perdiendo. Y ya cuando habla del independentismo creciente en el País Vasco (que directamente es mentira) pues ha desaparecido del todo. Sin entrar en detalles de la arquitectura que propone (que no es multilateral) , es el tipo de ideas que hacen que me sienta como un objeto de cambio. Me (nos) cambian para que mis paisanos más ruidosos no den la tabarra.

  6. Relativo al tema de la presión que citaba Joan, hay un interesante artículo de Siscu Baiges titulado ¿Corales o cantores por la independencia?. Ahí describe el caso de un amigo de él que canta en un coro. Esta agrupación ahora tomó la costumbre de cerrar sus presentaciones entonando Els Segadors. En su última actuación, varios miembros del público lanzaron gritos de “independència!”, y algunos miembros del coro aplaudieron, lo cual puso muy incómodo al amigo de Baiges, que no es indepe, pero que no atinó a decir nada en el momento.

    En el ensayo siguiente, este coreuta disidente sí habló, y planteó que no es correcto que algunos miembros de un colectivo expresen su opción independentista en público, cuando puede haber otros miembros que no la compartan. Quedaron en que lo hablarían más tarde, pero al terminar el ensayo se le acercaron cuatro otros miembros, en privado, y le expresaron que estaban de acuerdo con todo lo que había dicho.

    Y así funciona el bullying social independentista en Cataluña: con hechos consumados que ponen al no independentista en la antipática posición de enfrentarse a ellos, sin siquiera poder contar con la solidaridad explícita de otros que también se oponen a la secesión, los cuales por comodidad prefieren seguir callando. Se podrá decir que no es una coerción violenta, y que a nadie se le pegó por decir que no era indepe, pero la amenaza se ser el señalado, el diferente, es un arma muy efectiva, ya que el ser humano no tiene una particular tendencia a entrar en el martirologio social por defender sus ideas.

      1. Buena muestra de cómo se ejerce la presión social.
        Aunque siempre habrá quien prefiera seguir cerrando los ojos y reclame no sé qué tipo de “pruebas”.

    1. Interessant debat. La meva visió és que aquí hi ha un problema: la neutralitat no existeix. O estàs a favor de l’statu quo o estàs en contra. Ets indepe o no ho ets.

      A mi em sembla bé que l’independentisme es traslladi a tots els àmbits, des dels municipis amb la AMI per exemple, a les associacions, comunitats veïnals, etc. pq crec que és necessari.

      En el cas que planteges, jo ho faria democràticament: els membres pertanyents voten si volen fer manifestacions polítiques i en quina mesura. Si hi estàs d’acord bé, sinó busca’n una altra. En el teu exemple és una que pel que sembla és majoritàriament indepe, però en hi ha d’altres (em ve al cap una colla gegantera que va rebre crítiques per anar a actuar a Madrid) que no ho són, I QUE NO PASSA RES.

      També us diré que aquest és un problema de BCN i AMB. A la Catalunya interior és difícil trobar associacions de castelleres, gegants, diables, etc que no siguin radicalment indepes.

      Al final, no deixa de ser un reflex de la societat…

Los comentarios están cerrados.