Santi Vila como síntoma

Hoy pretendía empezar a preparar un aburridísimo artículo, con ribetes demagógicos, destinado a argumentar que buena parte de las infraestructuras competencia de la Generalitat se diseñan en función de Barcelona y que si a los demás nos toca algo es de rebote. Hace unos meses ya escribí que los de BCN nos robáis el agua del Ter y, por lo que he leído últimamente, está previsto que si se decreta sequía nos la robéis ya toda. Pero como escribía un editorial de Diari de Girona una semanas atrás, esto es una batalla perdida.

Así que vayamos a temas de mayor contenido demagógico, que toca el cada vez más visible tufo identitario del separatismo. Siempre estuvo presente, lo sabíamos, como ha pasado con la entrevista a Santi Vila en EL PAÍS, lo que sucede es que se esforzaban en esconderlo. Ahora, ni siquiera disimulan.

A Santi Vila no lo voy a defender, ni me declararé simpatizante suyo. Lo escucho, me parece un tipo razonable y ya está. A veces, le he leído manifestaciones que no me han gustado nada y otras, sí. Como todo en esta vida.

Lo mejor de su entrevista en EL PAÍS han sido las reacciones, como esta de, quién si no, Vicent Partal.

Partal Santi Vila

O sea, Santi Vila dice que existen unos vínculos intimísimos, a menudo indistinguibles, entre la cultura catalana y el resto de España… y eso, según Partal, inflinge un daño “terrible”. Ajá.

Cómo no, es ineludible referirse a la diputada de la CUP, de quien me quedo con este tuit

Santi Vila Mireia Boya

Dejemos la discusión de lo que significa cultura “propia”, que es algo así como “Desde que el mundo es mundo, la cultura estaba ahí, sólo había que sacarla del bloque de mármol” (sí, es una frase más propia de un tuit de Gabriel Rufián que de este blog, pero es lo que da de sí el nacionalismo). Es que me parece raro que, reconocido (?) el derecho de autodeterminación (???) a Val d’Aran, que, en términos nacionalistas, sería una nación distinta a Cataluña, la diputada de la CUP considere como “propia” de Cataluña la cultura occitana. ¿Cómo es posible que una cultura distinta sea, a la vez, propia, en términos nacionalistas? Como siempre, dejémoslo aquí, que hasta yo mismo me lío.

Y es que me interesa más el tufo identitario excluyente ínsito en el tuit de la diputada, y el previo en que inquiría a Santi Vila, que exterioriza lo que tantas veces -por desgracia- se repite en este blog: la voluntad nacionalista de extranjerizar a una parte de sus conciudadanos, los que según la diputada no son “propios”. Extrema derecha del tuit es poco.

Conclusión.  Santi Vila se sale un poco del diktat nacionalista y salen enseguida los mentores para reconfirmarnos cuál es su pensamiento.

EDITO 08/10/2016: Sobre un asunto diferente, con un fondo similar al del artículo, que no es otro que lo insoportable que se les hace el pensamiento distinto, este artículo sobre Lluís Llach en Diari de Girona, a cargo del azote local, Albert Soler.

6 comentarios en “Santi Vila como síntoma

  1. Albert Soler debe ser el único periodista que tiene más cruces negras que Xavier Rius. También con el mismo fondo y un leve, aunque visible, toque de supremacismo, el propio President Puigdemont en la entrevista a un diario portugués que recoge vilaweb. “Puigdemont hi descriu també quina és la Catalunya independent que desitja i aquí apunta: ‘Una Catalunya independent serà el resultat del que som avui: una nació mil·lenària, mobilitzada, pròspera i una avantguarda cultural. Tenim un creixement del 3%, 4 punts menys d’atur que a l’estat espanyol, un increment de les exportacions i un gran dinamisme industrial. Tot això amb un estat en contra. Imagina’t com seríem si tinguéssim un estat a favor!”
    Debe ser el ADN cultural germánico porque estas declaraciones son idénticas a las que hace la ultraderecha nórdica y germánica. Me da a mi que se tira piedras a su propio tejado, cuanto más hable, más se le nota.

    1. ¿Te acuerdas que una vez comenté que mejor no tocar el tema identitario, que daba bastante repelús?
      Ahora mismo, todo lo acaban conduciendo, en mayor o menor medida, hacia la vía identitaria, casi étnica. Quizás estoy demasiado influenciado por el libro “La fábrica de las fronteras”, pero cada vez se esfuerzan más en recalcar ‘diferencias’ entre unos y ‘otros’.

        1. 1) El sr.Voltas, cumpliendo con su deber subvencionado. Me gusta el artículo, porque el universo separatista-subvencionado no admite una sola diferencia ni matiz y manda un “prietas las filas” ante el más mínimo vaivén.
          2) Efectivamente, el subtítulo “No entenc que no es porti als tribunals europeus a les institucions espanyoles” me ha producido una sana carcajada. El resto, sí, la inconsistencia fantasiosa habitual.

        2. El segundo artículo, Juanmari, el de Andreu Barnils, es antológico.
          Y pone de manifiesto algo que me parece interesante: cómo en toda secta, en todo pensamiento fundamentalistas (en el que la discrepancia es impensable) se acaban desbordando los límites. Inevitablemente aparecen los “más papistas que el papa” y cuando la emulación a ver quien es más papista que nadie se dispara… la situación se vuelve ya incontrolable para sus gestores. El la parábola del aprendiz de brujo.

  2. Sobre tufos identitarios y excluyentes:

    Ayer, en El Periódico, se publicaba un artículo sobre la extrema derecha en Hungría, y se citaba el siguiente párrafo, de uno de sus principales dirigentes: “Hungría no conoce el multiculturalismo, ni lo queremos, eso existe en los países de la Europa Occidental y les toca a ellos gestionar sus problemas”, (…) “El multiculturalismo es consecuencia de la colonización y nosotros nunca hemos sido un país colonialista”, según se puede leer en el siguiente enlace:

    http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/extrema-echa-raices-hungria-5451975

    ¿En qué se diferencia la dipudada de la CUP de esta mentalidad?

    ¿En qué se diferencia cuando el Frente Nacional reacciona contra la “islamización” de Europa, o del “Auténticos finlandeses” frente a los extranjeros? El fondo etnicista, etnófobo, es el mismo.

Los comentarios están cerrados.