Ordenando ideas

Ahora mismo, el discurso secesionista es absolutamente inintelingible. Que si RUI, DUI, desconexión muy fuerte, que si las conclusiones dicen una cosa u otra, no sea que la secesión dependa de una coma…

Al final, la cuestión se reduce a algo tantas veces repetido: sin una mayoría indiscutible, la secesión, en los términos planteados por el separatismo, es (casi) imposible. Todo lo demás es hablar por no callar, aunque como bien sabemos el prusés es un ente que se alimenta todos los días, aunque sea con artículos de redacción sonrojante como el firmado por Artur Mas (“Un naixement canvia la vida”) el pasado domingo en La Vanguardia.

Como decía, la fase de análisis del secesionismo ha acabado. No hay nada que analizar. Sólo sentarse y mirar. No sé el qué, pero mirar y basta. Sin perder de vista lo que dicen según les marca la caverna apesebrada (la pantomima del RUI), ni lo que a veces han dicho y remarcan en algunos actos (el galimatías del Full de Ruta).

Si los inventores del término “mecanismo unilateral de ejercicio democrático” no explican claramente en qué consiste, difícil acertar. No obstante, sí que da la impresión de que a corto-medio plazo algo se precipitará. Hacer predicciones suele acabar mal, aunque leyendo entre líneas veo dos opciones:

1. La primera, enlaza con el polémico artículo “¿Traman algo?” (alguien me dijo que había algo de amarillismo). Si se cumpliera el “Full de Ruta”, Marta Rovira lo dijo bien claro a finales del pasado mes de junio (otra coincidencia con las demás personas que citaba en ese artículo): “La DUI és la Llei de transitorietat jurídica“. Esto no es ninguna sorpresa, puesto que ya fue objeto de comentario hace meses. El punto de conexión con el citado artículo es este párrafo: “La secretària general d’ERC, Marta Rovira, ha assegurat que la Llei de transitorietat jurídica que està preparant el Parlament serà la Declaració Unilateral d’Independència (DUI), perquè Catalunya serà a partir d’aquell moment un Estat independent, més encara si després s’han de celebrar les eleccions constituents com preveu ara per ara el full de ruta actual. I això és el que recollirà, segons la republicana, el primer punt del text que JxSí i la CUP estan elaborant, a porta tancada, en la ponència de la Cambra catalana que ha d’elaborar aquesta llei de la desconnexió.“. O sea, la última confirmación de que elaboran y tienen preparado “algo” para sacarlo cuando les parezca oportuno como el gran “acto democrático” expresivo de la voluntad del “poble català“.

2. La segunda opción es ese artefacto carente de seriedad, pero aqui nunca se sabe. Pese a los esfuerzos de la caverna apesebrada y de la ANC es obvio que se trata de un invento que no ha calado en el secesionista dotado de un mínimo sentido crítico y al que no me imagino tras una pancarta bajo el lema “Volem RUI“. Sería una imagen potente, por las chanzas a que daría lugar. Ya digo: nunca se sabe. Hoy me ha gustado especialmente el argumento racional, reflexivo, elaborado (nótese la ironía), de este artículo de Jose Rodríguez en Nació Digital defendiendo el artefacto: “L’únic espai on pot guanyar la independència i on tenim l’avantatge és en els cors dels catalans”. La cursilería también es prusés™. Muy mal lo tiene que ver si tiene que hacer un llamamiento al corazón de los catalanes para conseguir la independencia y justificar el invento. ¡Ah! Me gusta mucho cómo el separatismo reniega, de una forma u otra, de sus pretendidas elecciones plebiscitarias. Claro, ahora no son instrumento adecuado, o fueron “poco claras” (sí, he llegado a leer eso), así que nada, a buscar otra autojustificación.

Conclusión. Así pues, y dentro del intrincado e imposible de entender argumentario separatista, a mi entender estas dos son básicamente las opciones. Otra cosa es que las lleven a cabo o que fracasen de inmediato. Ahora bien, me parece posible que, como sugería también uno de los lectores habituales, a corto-medio plazo (no sé qué significa con exactitud) algo de todo esto se precipite. Ordenando ideas (aunque el increíble espectáculo en el Congreso de los Diputados con la formación de la Mesa me las deja tan desordenadas como a cualquiera).

EDITO: Interesante reseña de Rubén Amón en EL PAÍS para no hacer demasiado caso a los “expertos”.

nuevos antiguos
Notifícame
Viure Lliure
Guest
Viure Lliure

La setmana que ve el Parlament té una nova oportunitat per desobeir, si no atén l’ordre del Constitucional que li prohibeix discutir temes que queden fora de la constitució, com les lleis de desconnexió.
És a dir: la setmana que ve hi haurà o bé un punt d’inflexió o un altre tret al peu del procés que generarà més riades de tinta autocomplaents i exculpatòries.

I tot, a les portes d’una moció de confiança.

Paciència, que això s’acabarà aviat… Feu-me cas.

Alex
Guest
Alex

Pues sí, todo el análisis ya está hecho. Ya hemos visto la presentación, y el nudo no da más de sí. Ahora ya es sentarse y esperar con una bolsa de palomitas el desenlace de la peli…

Respecto a las opciones que planteas, la 1) tal y como la expresa Marta Rovira es una parida… mas que un hecho consumado sería una especie de independencia al despiste, como quien le sustrae el bolso a una abuela en la terraza de una cafetería. Simplemente no cuela. Y 2) la letanía RUI, que es la preferida por los ‘prusesistas pro’, dado que es como volver a la casilla de salida y garantiza matraca y editoriales para años, es de puro choteo inadmisible para los ya mustios partidarios de la causa…

Al final, como venimos comentando aquí hay dos finales: 1) o aceptas que la masa social indepe no es suficiente, a tenor de los resultados del 27-s, das las gracias, lías el petate y te vas para casa a seguir tramando… o 2) te autoconvences por la jeta de que sí que tienes la fuerza y te lanzas por la vía de la desobediencia con la manta en la cabeza, como sugiere Lliure’, a ver qué pasa.

El problema es que los líderes del asunto saben que la realidad es 1) pero viven de la expectativa de 2), y como tienen tanto miedo a ambos desenlaces, están empeñados en lanzar chichidesafios al Estado, a ver si en un ataque de chifladura y mediante un ejercicio de fuerza desproporcionado les libera de la angustia de tener que decidir por si mismos. De eso ha ido toda la estrategia post 27-s: de farolazos. Una birria de planteamiento, surgido, por cierto, de la infinita arrogancia del catalanismo filoindepe, que tiende a pensar que los ‘españoles’, por el hecho simple de serlo, son muy básicos y harán exactamente lo que tú esperas de ellos, y que no puede salir bien básicamente porque no puedes ganar el juego del gallina cuando a ti se te acaba la pista bajo los pies a toda leche y el otro puede seguir circulando al ralentí, como Budlightyear, hasta el infinito y más alla.

Manuel
Guest

Como se ha dicho ya hace algún tiempo, el prusés™ es como una bicicleta, si dejan de pedalear (léase inventar-se tontadas para entretener al personal) se cae, y por lo tanto van a seguir haciéndolo mientras puedan. Cada día más que puedan alargarlo cuenta.

Ojalá, como han escrito antes, estuviera cercano el final de esta charlotada, pero vistas las tragaderas de parte de nuestros conciudadanos, me temo que aun habrá que esperar.