Cadena de favores

Hoy no toca una reflexión, un estudio o comentario. Toca la constatación del día: el pago de favores.

De la misma manera que nos hemos acostumbrado a escuchar lo del capitalismo de amiguetes con Madrid y Valencia como máximos exponentes, habría que acostumbrarse a nombrar lo que podríamos llamar la interesada cadena de favores catalana, que se puede abreviar como cadena de favores.

Ya conoceréis que Francesc Homs ha propuesto a Miquel Calçada, el artista antes conocido como Mikimoto, como primero de la lista al Senado por CDC. Como digo, se trata de una constatación y no una reflexión, opinión o comentario.

Según le gusta decir al secesionismo, el prusés es un movimiento de abajo hacia arriba. Significa que los de abajo siguen las consignas de los de arriba, quienes se hacen favores unos a otros y después se los cobran. Una bonita cadena de favores.

nuevos antiguos
Notifícame
Alex
Guest
Alex

Muy bueno… cadena de favores. Me he reído un rato. La mejor performance de la ANC. Con los beneficiados dándose la mano el próximo 11S podrían cubrir el perímetro de Cataluña tranquilamente.

Alex
Guest
Alex

Interesante artículo ‘offshore’ del también muy autopagado Arcadia Espada:

https://www.google.es/amp/s/amp.elmundo.es/opinion/2016/05/22/57409c6c46163fe3748b45e4.html?client=ms-android-bq#

La diferencia de éste con la arrogancia que práctica el ARA es que Espada produce ideas del siglo XXI y los otros no. Corro a la web de Euromind a ver las conferencias…

Andrés
Guest
Andrés

A mí me parece bien que presenten a «Mikimoto» como aspirante a senador. Lo primero que haré el día de las elecciones, es coger la papeleta y ver cómo se escribe su apellido. Quizá, como va a Madrid, esa caverna de la España mala malísima de toda maldad, figure como si fuera la vía Apia: Calzada.

Joan
Guest
Joan

Certero análisis. Sin duda, esa «cadena de favores» explica muchas cosas aparentemente incomprensibles de la política catalana.
Siempre he pensado que una de las obras literarias que mejor retratan el mundo de la política española (y en especial la catalana) es la de un autor bastante olvidado, aunque fue Premio Nobel: «Los intereses creados» de Jacinto Benavente, donde todos saben que el protagonista es un farsante, pero todos callan y le hacen el juego porque a cada uno le conviene por algún motivo.

Alex
Guest
Alex

Oh Dios! Más propone desde la retaguardia nuevas elecciones, ahora sí, plebiscitarias. Quo vadis prusés?