La gota malaya del agravio

Es un poco cansado estar cada día criticando cualquier cosa que se publica desde puntos de vista secesionistas. Más cansado todavía es escuchar la cancioncilla de fondo del agravio, una gota malaya que se cuela en esa paranoia de la persecución constante.

Esta mañana me encuentro un titular en EL PUNT AVUI que, para más inri, es cierto: “Catalunya té menys jutges que la mitjana espanyola“. Si el titular es cierto, ¿dónde está el problema? Pues en lo de siempre: el enfoque, el dato incompleto, la presentación de la realidad dirigida a crear la sensación de agravio. Venga, ni siquiero critico el titular; critico el conjunto de la noticia.

Lo simplifico al máximo:

  1. Es cierto que en Cataluña hay 9,9 jueces en activo por cada 100.000 habitantes, que es inferior a la media nacional.
  2. En el interior de la noticia también se dice: “Aquesta falta de jutges, que també es deu a la falta de vocacions catalanes, s’arrossega de manera documentada des de fa una dècada“. Así, la noticia vuelve a ser objetiva cuando dice que la falta de jueces en Cataluña se debe, en parte, a la falta de opositores catalanes.
  3. Lo que convendría explicar, de manera tan clara como el dato de jueces en activo, es que según los datos acumulados desde la Promoción 1996-97 hasta la Promoción 2016-2017 de Jueces en Prácticas, el 7,94% de los Jueces en Prácticas tenían como lugar de residencia Cataluña.
  4. De los 5.366 jueces en activo que refleja el informe del CGPJ, 742 estarían en Cataluña, es decir, un porcentaje del 13,82%. Y eso sin contar que en Cataluña hay más plazas vacantes que en otras partes. Pero da igual, de verdad.
  5. Si conjuntamos ese 7,94% de las Promociones de los últimos 20 años y el 13,82% de jueces en activo del total de la plantilla, no hace falta ser un hacha para darse cuenta de que, con la estúpida lógica del nacionalismo, robamos Jueces al resto de España. Sí, lo sé, la conclusión es de lo más tonto que he escrito en este blog: pues algunos parecen no enterarse de que esta es la “lógica” del separatismo, que se dedica sibilinamente a llenar de prejuicios la ignorancia.
  6. La crítica a mi discurso: que veo fantasmas donde no los hay. Que el artículo describe un dato objetivo que yo mismo reconozco e, incluso, se reconoce la falta de opositores. Puede ser. En tal caso, mis datos ilustran una noticia incompleta que puede dar lugar a interpretaciones indeseadas. Así que nada mejor conocer el dato de que el porcentaje de jueces en activo en Cataluña (13,82%) es, en proporción, un 75% superior al porcentaje de Jueces en Prácticas residentes en Cataluña (7,94%) en los últimos 20 años. Por supuesto, la correlación en 2016 no será perfecta.
  7. Con todo, creo que lo de “la gota malaya” es válido.

6 comentarios en “La gota malaya del agravio

  1. Agravio doble, no únicamente està la justicia españolizada, también masculinizada (cuestión de tiempo que alguien lo relacione con las analogías de mujer maltratada.) Pero bueno, ya se sabe, algunos ven el vaso medio vacío, otros medio lleno, y el indepe sospecha que le han robado la mitad que falta.

  2. Suscribo que hay gota malaya aunque hay ciudadanos que han creado anticuerpos. Me guardo el post para cuando salga el diseño de la justicia en la Cataluña independiente. Recuerdo que Vidal, cerebro del asunto (jajajajajaja), buscaba 250 abogados voluntarios para sustituir a los 250 jueces que se iban a marchar con la independencia. Eso fue entre hacer una Constitución y organizar una Convención Constituyente. Como suele pasar, no se sabe nada más. Por cierto, si consigue llegar a president, Vidal se hace un currículum a la altura de Madison.

  3. Hay razones para el agravio:
    Ningún juez en Cataluña ha sido nombrado por un sistema opositor propio y no hay una judicatura específicamente catalana; y aquí viene el agravio: ¿Cuántos casos de corrupción han descubierto el cuerpo de Mossos de Esquadra y la Oficina Antifraude que depende de la Generalitat?
    En una Cataluña independiente, no habría corrupción. ¿Alguien lo duda?

    1. Efectivamente. Recuerdo una concentración convergente, hará unos 20 años, encabezada por el hoy diputado Jordi Xuclà con una pancarta con el lema “Volem jutges catalans”. Recuerdo haber pensado algo como “ya, lo que queréis es el coto cerrado”. Hace 20 años.
      Cataluña, el lugar menos corrupto del mundo. La palabra corrupción estaría en desuso si se produjese la secesión. Y los libros de texto y la Wikipedia dirían que “la última corrupción conocida fue la del latín”.

Los comentarios están cerrados.