¿Autodesautorizarse o no?

El separatismo se ha instalado al borde del ridículo. Tienen suerte de que a la mayoría de la gente le pasan por alto y le aburren (me parece de lo más normal) las diferencias entre ponencias conjuntas, proposiciones de ley o proyectos de ley. Sin embargo, lo árido del asunto no minimiza, en absoluto, su importancia. De hecho, es tan importante que la Mesa del Parlament (vaya, Junts pel Sí + CUP) se ha tenido que dar una semana más de margen para intentar resolver el enorme dilema al que se enfrentan esos dos grupos políticos ante el informe de los Servicios Jurídicos sobre la tramitación de las leyes de secesión en ponencia conjunta: ¿autodesautorizarse o no?

Según he podido leer, Marta Rovira ha dicho que la Mesa necesita una semana más (han tenido toda la anterior) para entender un informe de trece páginas, conclusiones incluidas. ¿Limitada capacidad de comprensión o bloqueo ante el dilema? Sería fácil bromear con lo primero, sí.

La cuestión fundamental estriba en lo siguiente: si la Mesa acuerda la tramitación mediante la fórmula de la ponencia conjunta, resulta que un informe de los Servicios Jurídicos de la Cámara dice que no se ajusta a la Ley y se acerca a la arbitrariedad: es decir, que Junts pel Sí y CUP se están saltando el Reglamento del Parlamento de Cataluña. Su propia norma. ¿Desobediencia al Reglamento? Un paso que desautorizaría la legitimidad de cualquier decisión que se tomase en adelante.

El problema es que una tramitación distinta a la ponencia conjunta -y ya lo habréis leído, no descubro nada- obliga a dar pasos que supondrían la impugnación casi inmediata ante el TC, procedimientos por desobediencia, incidentes de ejecución de Sentencia, etcétera, frente a los cuales los secesionistas ni quieren ni pueden enfrentarse. Es verdad que les tiembla el pulso.

Para no fallar a la costumbre, los diputados secesionistas buscan excusas para culpar a los demás: que si se trata de meros formalismos, cuestiones procedimentales o teatralización. Especialmente risible -y me pesa calificarlo así- me parece en el caso de Benet Salellas, un excelente abogado penalista que, sin duda, exigirá el incólume respeto a las normas de procedimiento y garantías para investigados, acusados y reos. Vaya, que la intervención de comunicaciones telefónicas y el Auto motivador exigible a un Juez no le debe de parecer una rutinaria “cuestión procedimental”. A mí tampoco me lo parece la tramitación de una o varias leyes, y menos cuando se pretende una secesión ilegal, ilegítima y arbitraria. Un golpe de Estado y encima les vamos a reír las gracias, sí.

Según recoge Nació Digital, Salellas critica el informe porque supone “…desconèixer per part dels lletrats l’excepcionalitat del moment” (desconocer por parte de los letrados la excepcionalidad del momento). La traducción auténtica de la frase es: el fin justifica los medios. No menos penoso me ha parecido que repita también otra frase hecha del separatismo (imprescindibles las muletillas) como que las ponencias están abiertas a todos y que el que no participe se autoexcluye. Ya. Unas ponencias cuyo único objetivo es la secesión, con un resultado predefinido, y me invitas a participar. Ya, ya. [Por cierto, esto de la frase hecha viene de que la plataforma Reinicia Catalunya -tengo un artículo a medias sobre esta “plataforma” que no es otra cosa que Òmnium y ANC, principalmente- también dice algo parecido sobre la pretendida y ficticia autoconvención autoconstitucional que simulará iniciar a principios de marzo. Dicen que está abierta a todos: a los separatistas y a los que no estamos por la secesión. Un poco más de originalidad, por favor.]

Acabo. Veremos qué decide finalmente la Mesa. Seguro que encuentran una solución imaginativa para darse la razón. Pero el dilema existe. A tenor de sus declaraciones, los diputados secesionistas no tienen dilema alguno, pero saben que existe. Desautorizarse o no. Perder la legitimidad que se autoatribuyen o no. Esa es la cuestión.

6 comentarios en “¿Autodesautorizarse o no?

  1. No se me ocurre mayor elogio para un funcionario que ha redactado un informe jurídico que le digan que no ha tenido en cuenta la coyuntura política, la conveniencia social, el bienestar del pueblo o cualquier hecho extrajurídico. Un orgullo. Para eso están el parlamento, el gobierno y los jueces.
    Es de suponer que algún día los votantes independentistas se den cuenta de la distancia sideral que hay entre las primeras declaraciones públicas de sus líderes, las posteriores matizaciones (con sus consabidas contradicciones) y las actuaciones finales. Y, tal vez, caiga en la cuenta de que parece todo un gran timo, que el “bottom” no pinta nada, que el proceso es “up” y cada vez más “up”. Quieren que la gente se sume y cada vez hay más excluidos. Incluidos los suyos.
    Una sugerencia, en algunas entradas en vez de “Deje su comentario” debieras poner “Deje su diagnóstico” porque es de psicólogo.
    Un comentario off topic. Para empezar bien la semana encima tenemos en funciones un gobierno cuyo ministro de interior y el presidente se dedican a sembrar dudas sobre la imparcialidad de la justicia, a la vez que, (¡a estas alturas!) se quejan de la exposición publica de sumarios secretos. Cada vez se pone peor para los que abrazamos las reglas explicar por qué lo hacemos. A nadie le importa. Sólo parecemos retrógrados y reaccionarios que obstaculizan el progreso y las soluciones. ” Lo que hay que hacer” que dicen.

    1. El Estado de Derecho peligra seriamente en manos de estos políticos, sean de la clase que sean. Si el Blog no fuera monotema -y lo seguirá siendo, salvo cataclismo- todos (bueno, evitando las generalizaciones injustas, bla, bla, bla) recibirían críticas bastante duras. En primer lugar, el Gobierno en funciones por su grado de cinismo supremo.

  2. Ciertamente imaginativa la solución. Apoyada en el vacío. http://www.lavanguardia.com/politica/20160229/40103482551/jxsi-cup-mantienen-ponencias-conjuntas.html
    No sé para que se molesta nadie en escribir reglamentos si se pueden interpretar las normas sin haberlas leído. La manera perfecta de hacerse la víctima, echar la culpa a que el tribunal está politizado y no afrontar las consecuencias que tendría seguir un procedimiento reglamentario. Mientras, los letrados con el culo al aire van a representar a las dos partes porque imagino que los recursos seguirán la argumentación de su informe aunque sin sordina. Se van a oír palabras duras. No hay muchas cosas que den más miedo que un poder público violentando intencionadamente su propio reglamento. Arbitrariedad. No creo que sean conscientes de lo que están haciendo. O puede que sí http://www.naciodigital.cat/opinio/12608/no/drama/sols/legalitat

Los comentarios están cerrados.