Coincidencias de la Historia: José Ortega y Gasset

No tengo la más remota idea acerca de si la Historia se repite o no, o si se pueden establecer paralelismos. Me ha llamado la atención, en una reciente lectura del discurso de José Ortega y Gasset sobre el Estatuto de Cataluña, pronunciado en la sesión de las Cortes de 13 de mayo de 1932, la siguiente observación:

«No, muchos catalanistas no quieren vivir aparte de España, es decir, que, aun sintiéndose muy catalanes, no aceptan la política nacionalista, ni siquiera el Estatuto, que acaso han votado. Porque esto es lo lamentable de los nacionalismos; ellos son un sentimiento, pero siempre hay alguien que se encarga de traducir ese sentimiento en concretísimas fórmulas políticas: las que a ellos, a un grupo exaltado, les parecen mejores. Los demás coinciden con ellos, por lo menos parcialmente, en el sentimiento, pero no coinciden en las fórmulas políticas; lo que pasa es que no se atreven a decirlo, que no osan manifestar su discrepancia, porque no hay nada más fácil, faltando, claro está, a la veracidad, que esos exacerbados les tachen entonces de anticatalanes. Es el eterno y conocido mecanismo en el que con increíble ingenuidad han caido los que aceptaron que fuese presentado este Estatuto. ¿Qué van a hacer los que discrepan? Son arrollados; pero sabemos perfectamente de muchos, muchos catalanes catalanistas, que en su intimidad hoy no quieren esa política concreta que les ha sido impuesta por una minoría».

Este extracto se puede encontrar, literal, en el libro Dos visiones de España: Cataluña y España, ¿un debate sin fin?, de Círculo de Lectores – Galaxia Gutenberg, en edición a cargo de José María Ridao, página 37, que recoge los discursos sobre el Estatuto de Cataluña, en 1932, de Manuel Azaña y José Ortega y Gasset.

8 comentarios en “Coincidencias de la Historia: José Ortega y Gasset

  1. Los nacionalismos en España, cualquiera de ellos, exige el respeto a una pluralidad sociocultural que nunca reconocen donde dominan. Copiando lo peor del nacionalismo español, hoy prácticamente desaparecido. No hay en España comunidades más plurales que Euskadi y Cataluña y es donde menos se reconoce la pluralidad.

    1. Mmmm… tema anguloso, matizable, contradictorio y muchas cosas más. Por su extrema complejidad -y las susceptibilidades que sin duda tocaría- no he llegado a dedicarle una entrada (que deberían ser varias). Aparte de que tampoco me considero con una gran opinión sobre el tema. Eso no quita que, efectivamente, coincida en que los nacionalismos, sean cuales sean, suelen exhibir exactamente los mismos vicios y defectos que aquellos «adversarios» contra los que dicen «defenderse». Y, por supuesto, nunca lo reconocen. Buenas noches, que menudas horas son. Saludos.

      1. Perdón, no pensé que el sistema le avisara instantáneamente de los comentarios y pudiera molestarle.

        1. Estaba despierto y no me pude resistir. No se preocupe, que por la noche el móvil solo me avisa si enciendo la pantalla.

        1. Es un nivel para el que no estoy capacitado… Como usted bien indica, supongo que se refiere a la Convención de Viena de 1986 (aunque tengo mis dudas), o quien sabe si la de 1978 (que me parece más probable). No es solo que no se trate de la Convención de Génova, es que ni siquiera se trata de Ginebra (y aun así sería un error de traducción poco comprensible de un jurista con conocimientos). Y lo de “quan una nació, de forma majoritària, pacífica i democràtica, decideix secessionar-se del seu estat matriu, aquest estat matriu s’ha d’asseure a negociar. I, si no ho fa, intervé el Tribunal Internacional de Justícia com a mediador“, qué puedo decir ante tamaña grmblfkxxx!?vmxxx (perdón).
          Los comentarios en el Ara tampoco están mal: “No descubramos nuestras cartas antes de tiempo”. Hombre, claro, citando la Convención de Génova de 1986 descoloca a cualquiera. De pena. Pero sí, merece un artículo de Cita Falsa. Y es reincidente.
          PS. Como se puede referir a varias Convenciones, y eso contando que sean de Viena, he editado un poco el comentario.

Los comentarios están cerrados.