Archivos Mensuales: diciembre 2018

Noticias falsas y torres de marfil

La entrada de hoy surge como fruto de la colaboración entre Cristóbal y un servidor, a raíz de los comunicados nada espontáneos que han surgido durante el mes de diciembre en relación a la acusación por desobediencia y usurpación de funciones contra los miembros de la extinta Sindicatura Electoral. Recordaréis la entrada “Cartas desde la ignorancia” y cómo se desmenuzaba el conjunto de inexactitudes, imprecisiones y faltas a la verdad que contenía, además de la indisimulada influencia del separatismo en su redacción.

La exposición que a continuación se detalla tiene como eje central la anterior cuestión y cómo la desinformación y manipulación se extiende, incluso, a los ámbitos académicos y las (nada espontáneas) inquietudes de algunas asociaciones profesionales y ciertos expertos de ciencias políticas, derecho y otras disciplinas sobre la acusación antes mencionada. Aquí, damos un salto cualitativo en lo que suele ser objeto de comentario en el blog, ya que hablamos de profesionales de ámbito internacional que ponen su supuesto conocimiento (en el caso que nos ocupa, desconocimiento) y su prestigio al servicio de la causa secesionista.

De nuevo, debo recalcar la colaboración y trabajo de Cristóbal, tanto en la recopilación de datos, como en el contacto con los profesionales (su conocimiento de los intríngulis académicos constituye una barrera que yo solo no hubiera podido superar) y las respuestas que nos dieron en algunos casos. Si él no se hubiera tomado la molestia, el esfuerzo y el trabajo, todo lo que viene a continuación no hubiera sido posible. Fiel al estilo del blog, el texto es bastante largo.

1. Desde mediados del año 2018 se puede acceder en la red a un blog bajo el nombre de “Help Catalonia. Democracy is under threat. Hasta primeros de diciembre, si se seleccionaba ‘Home’ no aparecía nada más que la carátula del blog sin más datos de identificación que los logos de “Crida per la República” arriba a la izquierda y de “Omnium. Llengua, cultura, país” arriba a la derecha. Seleccionando “About” se accedía al texto de una carta en varios idiomas de apoyo internacional a unos “Electoral Commissioners” del 1-0 (Referéndum ilegal del 1º de Octubre de 2017). Quien entrara en este blog sin conocer de antemano qué es “Crida per la República” y “Omnium” no disponía de ningún otro elemento realmente informativo sobre qué personas concretas ni de qué instituciones académicas estaban detrás de este sitio web y/o de la carta de apoyo. Y cualquier experto que quisiera firmar no disponía de información en tiempo real sobre el número o la identidad de los colegas que ya hubieran firmado hasta ese momento. Se trataba, pues, del típico caso de sitio web diseñado expresamente con unas dosis de falta de claridad y de fiabilidad, con evidentes dificultades a la hora de pasar los test de fiabilidad de páginas web disponibles, por ejemplo, en los programas de alfabetización informacional de las bibliotecas universitarias, o en este divertido juego “Fakey”. Es de suponer que estos expertos abajo firmantes será eso lo primero que habrán aprendido a practicar para poder luego enseñarlo a sus alumnos en esas distinguidas instituciones académicas en las que prestan sus expertos servicios.

Para comodidad de nuestros lectores se reproduce aquí el conocido texto de la carta en castellano: “Con esta carta queremos expresar nuestra indignación por la decisión de la justicia española de encausar a dos politólogos y a tres juristas. Concretamente, los politólogos Jordi Matas (catedrático, Universitat de Barcelona), Tània Verge (profesora contratada doctora, Universitat Pompeu Fabra, Barcelona) y los juristas Marc Marsal (profesor asociado, Universitat de Barcelona), Josep Pagès (profesor asociado, Universitat Autònoma de Barcelona) y Marta Alsina fueron nombrados miembros de la Sindicatura Electoral en septiembre de 2017 por el Parlamento de Cataluña para supervisar el referéndum de autodeterminación celebrado el 1 de octubre de 2017. El gobierno español impugnó la legalidad de este referéndum y unos diez días antes de su realización, el Tribunal Constitucional obligó a todos los síndicos electorales a dimitir mediante la imposición de una multa de 12.000 euros por persona por día mientras permanecieran en el cargo. A pesar de su renuncia, la justicia española dio un paso más y decidió procesar a los miembros de la Sindicatura Electoral. Se les imputan los delitos de “desobediencia” y “usurpación de funciones” y se enfrentan a la posibilidad real de hasta dos años y nueve meses de prisión.
Probablemente sea la primera vez en la historia de la Unión Europea que unos politólogos y juristas son amenazados con pena de prisión por hacer su trabajo, un hecho indignante y desproporcionado. Al fin y al cabo, el único “delito” de estos politólogos y juristas consistió en utilizar su experiencia para garantizar que el referéndum se realizara de manera justa e imparcial. Al hacerlo, actuaron a petición del Parlamento de Cataluña, que tenía en ese momento un mandato legal válido derivado de la Ley 19/2017 sobre el referéndum de autodeterminación de Cataluña. Nuestros colegas no hicieron nada ilegal, ya que el Código Penal español no contiene ninguna disposición específica que prohíba la organización de referéndums, incluso cuando no cuentan con la autorización del gobierno central. Por lo tanto, su enjuiciamiento no solo es espurio, sino que se basa en motivos políticos, constituyendo una flagrante violación de derechos humanos.
Nosotros, los abajo firmantes, profesores de ciencia política, derecho y otras disciplinas, denunciamos la persecución de los derechos democráticos y civiles básicos en España. No nos posicionamos en esta carta sobre la independencia de Cataluña, sino que condenamos firmemente la ilegalidad de encarcelar a alguien por sus ideas políticas. La comunidad global de profesores universitarios muestra su indignación por el procesamiento de nuestros colegas y exige la retirada inmediata de la amenaza de pena de prisión, así como el cierre de la causa penal abierta contra ellos”.

2. Desde principios de diciembre de 2018, al seleccionar “About” aparece ya una lista de firmantes, con nombres y apellidos e instituciones académicas a las que pertenecen, en apoyo de esos “Electoral Commissioners” del 1-0, pero coincidiendo con la noticia de tales firmas y de otras declaraciones y comunicados de diversas asociaciones profesionales británicas, estadounidenses y canadienses en diversos medios de Cataluña y, muy especialmente, en The Guardian. Es decir, las listas de firmantes se hacen públicas en el blog como parte imprescindible de la campaña de propaganda entre los medios pro-independentistas sobre el éxito internacional entre los profesionales académicos de las ciencias políticas del apoyo a los síndicos electorales catalanes encausados.

3. En el blog se da cuenta de que el 26 de noviembre se recibió el apoyo a la carta por parte de la Political Science [sic] Association del Reino Unido. En efecto, en el blog de la PSA-UK (Political Studies Association) mantenido por su CEO Phil Sooben, bajo el título “Speaking out for Academic Freedom”, se incluía el siguiente comentario: “Last week we gave our support to those colleagues in Catalonia who acted as impartial expert observers of the independence referendum. They are now threatened with imprisonment. The PSA added its name to an open letter circulating to universities across the world. As this letter states very clearly, this is not about taking sides in the independence debate. While we do not seek to take a position on Catalonia’s independence in this letter, we firmly condemn the illegality of imprisoning someone because of her or his political beliefs.”
Ante las reacciones suscitadas (entre ellas la nuestra, ya que enviamos a Phil Sooben una traducción de la entrada de Cita Falsa Cartas desde la ignorancia), el 3 de diciembre el propio Phil Sooben volvió a publicar una nueva entrada “Academic Freedom – an update and response”, con el siguiente texto: “We have since received correspondence from a group of colleagues who wish to provide a different perspective on the issue and in the interests of openness we are also making this available to read here to allow everyone to reach their own informed position on the matter”. Hay que decir en honor de la profesionalidad de la PSA-UK y de sus ejecutivos que siempre han respondido inmediatamente a nuestras peticiones de aclaración y/o envío de información adicional.
Obsérvese que el enlace a la “open letter” es exactamente al blog “HelpCatalonia. Democracy is under threat”. Por tanto, no se trata de una carta que esté circulando por las universidades de todo el mundo, sino de una entrada de blog al que hay que acceder expresamente, probablemente previa indicación de alguien implicado en el tema de la carta; obsérvese igualmente cómo en el blog HelpCatalonia sigue sin incluirse el enlace a la segunda entrada del CEO de la PSA-UK Phil Sooben, pese a nuestra petición expresa a través de un comentario en la entrada del blog no aceptado y, por tanto, tampoco publicado. Lo cual añade, evidentemente, un grado más de objetividad y de fiabilidad al blog “HelpCatalonia. Democracy is under threat”.

4. Igualmente se lee en el blog que el 30 de noviembre la American Political Science Association (APSA) de los Estados Unidos también envió su apoyo, junto con una carta dirigida al Primer Ministro de España exigiéndole retirar todos los cargos contra los “electoral observers”. Nos dirigimos igualmente al órgano de gobierno de la APSA adjuntándoles la traducción de la entrada del blog “Cartas desde la ignorancia”. Recibimos respuesta del Presidente de la APSA asegurándonos que iban a poner una nota de aclaración. Esa nota de aclaración es la que figura al comienzo de la carta al Presidente Sánchez. He aquí su texto: “Some have written to express concerns over APSA’s recent letter addressing the prosecutions in Spain of political scientists and jurists appointed to an Electoral Commission by the Parliament of Catalonia. The American Political Science Association takes no position over the constitutionality or desirability of Catalonian secession and shares a deep commitment to the rule of law in democratic societies. Our intent is not to decide issues in the Catalonian situation that are legitimately in dispute. Our mission as an association is to protect scholars and their academic freedom. We are always deeply concerned when scholars face prosecution for expression of political views or for contributing their expertise to public life”.

5. Finalmente, en el blog se informa de que el 5 de diciembre la Canadian Political Science Association (CPSA-ACSP) también ha hecho pública una carta dirigida al Primer Ministro de España exigiéndole retirar todos los cargos contra los “electoral observers”. Del mismo modo, nos dirigimos inmediatamente a la Directora General Silvina Danesi enviándole el texto en inglés de la entrada “Cartas desde la ignorancia”. Nos respondió inmediatamente comunicándonos que pasaría la información a la Presidencia de la Asociación. No hemos vuelto a tener noticias al respecto, pero en su sitio sigue apareciendo la carta al Primer Ministro Sánchez y enlaces al blog de HelpCatalonia, a la carta de la APSA y a la PSA-UK, pero en este caso solo al primer comunicado y no a la actualización y respuesta, con lo que se podría dudar de la profesionalidad y de la ecuanimidad de la dirección de esta asociación en este punto.

6. Ante todas estas noticias relativas a la toma de posición de estas asociaciones en relación con el tema que nos ocupa, el día 1 de diciembre nos dirigimos a la Asociación Española de Ciencia Política y de la Administración (AECPA) con el siguiente correo electrónico: “Hola, me dirijo a Vdes. para rogarles me indiquen dónde se puede consultar la respuesta, si es que la ha habido, de esa Asociación ante la carta dirigida al Presidente Sánchez por la APSA en relación con las acusaciones a los miembros de la Sindicatura electoral ilegal catalana para el referéndum de octubre 2017. Como en la carta de la APSA se hace referencia a informes de colegas y de prensa, ello podría dar a entender que la APSA ha acudido a su organización profesional hermana en España para contrastar las versiones antes de afirmar lo que afirman. Espero de la honestidad y de la seriedad académica atribuibles en principio a este tipo de organizaciones profesionales que hagan pública su posición al respecto, dado que se trata de un tema de la mayor relevancia profesional. Quedo a la espera de su información. Atentos saludos.”
Ni se recibió acuse de recibo a este correo ni se ha conocido hasta la fecha de hoy, 30 de diciembre, qué haya podido hacer o dejado de hacer la AECPA. Y lo que ha ocurrido lo relata con detalle y acertadamente el diario El Mundo en esta noticia: “El ‘procés’ causa un cisma en la Ciencia Política”. No nos resistimos a copiar para nuestros lectores las palabras del Prof. Llera en ese artículo, ya que resume perfectamente la posición que a nosotros nos llevó a plantear humildemente nuestra batalla: Francisco Llera, director del Euskobarómetro y también miembro fundador de la asociación, es concluyente: “La Aecpa no está dando una respuesta rápida, contundente y adecuada, por lo que, probablemente sin quererlo, está contribuyendo a hacer verosímiles los pronunciamientos internacionales, poniendo en serio riesgo la cohesión de nuestra comunidad científica y erosionando seriamente la autoridad representativa de su dirección”. Respecto a los pronunciamientos oficiales de las asociaciones internacionales, considera que “son absolutamente reprobables por improvisadas, sin el necesario contraste, nada diplomáticas, irrespetuosas, innecesarias y, sobre todo, totalmente sesgadas por la intoxicación del sistema de fake news desplegado por la diplomacia académico/política del independentismo financiado por la Generalitat“”.

7. El periódico británico The Guardian publicó el 7 de diciembre una carta algo distinta con las firmas. En el artículo de The Guardian se habla de “electoral monitors” en el título, pero en el texto de la carta firmada se dice que fueron nombrados “members of the electoral commission” del Referéndum del 1-O. Se afirma en la carta firmada que el poder judicial español los acusa de desobediencia y de usurpación de funciones a pesar de que el Tribunal Constitucional los obligó a dimitir bajo amenaza de multa. Y que ellos lo único que hicieron fue actuar a petición del Parlamento de Cataluña, que en aquel momento tenía un mandato legal válido. Y terminan los firmantes declarando que no adoptan ninguna posición sobre la independencia de Cataluña, y que lo único que exigen es “the immediate removal of the threat of a prison sentence and the dropping of all criminal charges against them”. Por otro lado, obsérvese la diferencia entre este texto de la PSA-UK (“we firmly condemn the illegality of imprisoning someone because of her or his political beliefs”) y el de The Guardian (“demand of inmediate removal of the threat… and the dropping of all criminal charges”…).

Si los firmantes de la carta aparecida en The Guardian han firmado el texto disponible en el blog HelpCatalonia, es evidente que alguien ha cambiado la redacción final para The Guardian sin consultarles, ya que ese es el texto que sigue disponible en el blog a día de hoy junto con sus firmas. En cualquier caso, el día 8 de diciembre nos dirigimos al defensor del lector (Readers’ Editor) de The Guardian informándole de las inexactitudes y desinformaciones incluidas en su texto y poniendo en tela de juicio la objetividad del periódico. No hemos recibido respuesta del citado defensor.

8. El 8 de diciembre la Société Québecoise de Science Politique (SQSP) hizo pública también una carta al gobierno español sobre el tema. Merece la pena copiar aquí exactamente el tenor académico y profesional de la carta de los expertos de Québec: “En vista de la decisión del gobierno español de procesar a varios politólogos y juristas quienes, en el ejercicio de sus funciones de investigadores, han actuado a título de observadores ante la Comisión Electoral, con el fin de estudiar el desarrollo del referéndum sobre la autodeterminación de Cataluña el 1er de octubre de 2017, la Sociedad Quebequense de Ciencia Política desea expresar sus más profundas preocupaciones respecto al incumplimiento de los valores y principios de las democracias liberales. De hecho, las acusaciones de “desobediencia” y de “usurpación de funciones” contra el profesor Jordi Matas (Universitat de Barcelona), la profesora asociada Tània Verge (Universitat Pompeu Fabra, Barcelona) y los juristas Marc Marsal (Universitat de Barcelona) y Josep Pagès (Universitat Autònoma de Barcelona), van en contra de la libertad de expresión y la primacía de la ley, lo que, a su vez, socava la libertad académica. Esperamos fervientemente que estos desafíos cruciales para la vida política de su país se desarrollen de manera justa, constructiva y democrática. Por este motivo, insistimos para que su gobierno deje de intimidar a los académicos y que retire estas acusaciones, que son peligrosas para la salud de la vida democrática”.
Ante tamaña tergiversación y manipulación, nos dirigimos a la citada asociación el día 13 de Diciembre con el siguiente correo electrónico: “Colleagues, for your information, please find attached a document written by a jurist and lawyer on the real facts and the sound legal reasons behind the prosecution of these Catalan colleagues. Let me tell you how astonished I am about the level of misinformation and manipulation your association is willing to accept and act upon. If all your activities follow the same low standards of ethical and professional balance then you cannot be taken seriously as a “learned” society. Regards”. A este correo ha respondido el Presidente de la Asociación agradeciendo el envío de información adicional y prometiendo llevar el tema al Consejo de Administración de la asociación para discutirlo.

9. Ese documento redactado por un jurista y abogado a que se refiere el punto anterior no es otro que un nuevo texto, más aséptico y académico, en forma de carta que preparamos el día 10 de Diciembre bajo el título de “Letter of concern for concerned colleagues”, para circularlo entre los firmantes de la carta de The Guardian y del blog Help Catalonia. He aquí el contenido exacto de la carta:
“Dear Professor,
After reading the letter published in The Guardian on Dec., the 7th, 2018, under the title “Grave concern for electoral monitors facing jail in Spain” (https://www.theguardian.com/world/2018/dec/07/grave-concern-for-electoral-monitors-facing-jail-in-spain), and apparently signed by more than 400 academics in the fields of political science, law and other disciplines, I think it is in the interest of science in general as well as of these scientific disciplines, their practitioners and the real people to benefit from their progress, to call your attention to the following facts which might have been inadvertently overlooked by the promoters of the letter. These facts might have as well led the signatories of the letter to different conclusions on the reasons behind the prosecution:

  • The defendants Mr. Jordi Matas, Mrs. Tània Verge, Mr. Marc Marsal, Mr. Josep Pagès and Mrs. Marta Alsina were appointed as members of the Central Electoral Commission of Catalonia by way of Decision 807/XI from the regional Parliament of Catalonia dated Sept., the 7th. 2017. (From a strictly political science mind frame and doctrine, notice the difference between “electoral monitors” in the news title and the “electoral commission members” in the text of the Decision. Also from a strictly legal mind frame, notice the evidence that Catalonia had already in place an electoral commission appointed according to the general electoral law and regulations for the whole of Spain which have been complied with in so many local, regional, national and European elections and referendums ever since the late 1970’s)
  • On the same date, Sept., the 7th, 2017, the Spanish Constitutional Court accepted for consideration the appeal against this Decision 807/XI and suspended its implementation in full under art. 161.2 of the Spanish Constitution. This ruling was published in due course in the Boletín Oficial del Estado on Sept., the 8th. (https://www.boe.es/boe/dias/2017/09/08/pdfs/BOE-A-2017-10290.pdf). This publication serves as legal notification in person to the aforementioned defendants.
  • In addition, the Spanish Constitutional Court specifically decided to warn the defendants not to avoid nor ignore their duty of prevention of any activity in breach of the said suspension. They were also reminded that suspension included any activity whatsoever designed as implementation of the Act of Referendum also suspended, with the further warning that they could be subject to criminal charges and responsibilities.
  • In spite of all these warnings from the Constitutional Court, the defendants did keep taking and publishing their decisions as electoral commission about developments and implementation of the referendum, which had been suspended on Sept., the 7th 2017.
  • After taking due notice that its rulings were being disregarded in full by the defendants, the Constitutional Court decided to officially request them within a 48 hours deadline to report back to the Court about the measures being applied by them as to the effectiveness of suspension.
  • The defendants time and again kept disregarding the suspension by taking and publishing several decisions on electoral matters; so the Constitutional Court decided to impose the fines announced of 12000 Euros/day until the effective revocation of their decisions and regulations, as well as their subsequent resignation, as included in BOE (https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2017-10828)
  • It was only at that very date that the defendants effectively resigned as members of the electoral commission (obviously not as monitors). (Just for your information: the factual background of this case is very similar to the case resolved in favour of Spain by the European Court of Human Rights, Aumatell i Arnau v. Spain (application no. 70219/17) which can be found in French in the following link: https://hudoc.echr.coe.int/eng#{%22itemid%22:[%22001-186990%22]})

The prosecution (statement of charges in Spanish) of the defendants Matas, Verge, Marsal, Pagès and Alsina is based on the fact that they did disregard altogether the suspension of their appointments as members of a central electoral commission of Catalonia (not monitors) and did take and publish their decisions as such against the express rulings by the Constitutional Court. In the letter signed by political science and law experts it is stated that “…they acted at the request of the parliament of Catalonia, which had a valid legal mandate at the time.” As it is immediately clear from the links provided above, ever since Sept., the 7th., and even more after publication in the BOE the day after, the defendants knew quite well that their appointments had been suspended in full so that they were not allowed to go ahead with the implementation of the illegal referendum they were to organise and oversee as members of the electoral commission suspended.
These are the real facts and reasons for the prosecution of these defendants to be brought before an independent court in Catalonia, who will have to decide on the crimes committed/non committed and issue a sentence or acquittal of the defendants, after a trial in a case which could eventually reach the premises of the European Court of Human Rights (a court fully recognised, accepted and integrated into the judiciary branch in Spain).
Best regards,
Javier […], Jurist and lawyer”.

10. El día 11 de Diciembre se inició el envío de esta “Letter of concern for concerned colleagues” a los abajo firmantes “expertos en ciencias políticas, derecho y otras disciplinas” preocupados por la suerte de sus cinco colegas catalanes. La búsqueda de las direcciones de correo electrónico institucional de tales expertos nos ha servido para llegar a algunas conclusiones sobre la tipología de tales abajo firmantes y de sus circunstancias personales y/o académicas que podrían haberles llevado a prestar su apoyo a los textos de Help Catalonia sin percatarse, o percatándose, de las manipulaciones y tergiversaciones evidentes en los mismos. Estas conclusiones se expondrán con más detalle en el punto final de este informe. Ahora vamos a presentar de forma cronológica las escasas, pero ilustrativas, respuestas y reacciones recibidas al envío de nuestra “Letter of concern for concerned colleagues”. Por razones de estricta cortesía y de juego limpio académico no vamos a dar detalles de tipo personal e institucional que puedan servir de pista para una posible identificación de los autores de estos comentarios.

11. Una profesora estadounidense de ciencia política dice que no abre ficheros .pdf salvo que sepa qué hay en ellos, y pide que le ayudemos. Nuestra respuesta: Oh yes, no problem and thanks for your answer. It is a letter written by a jurist and lawyer offering accurate facts and sound legal opinion on the Catalan colleagues whose prosecution has caused a good amount of concern among fellow colleagues in the academia all around the world. And he is concerned about the fact that so many professors and researchers have signed the letter of concern without much real knowledge about the case. And in my opinion this is a clear sign that fake news and misinformation is too easily accepted by experts who should know their business. Irrespective of what everyone thinks about the Catalan issue. Thanks for your attention”. Por supuesto, ninguna respuesta adicional por su parte, de forma que no podemos saber si abrió el .pdf o no.

12. Un profesor estadounidense de derecho penal comenta: “I can’t resist pointing out that your letter, like the Rajoy government, assumes that it is legitimate to treat a quintessentially political dispute as a narrowly legal one. Your summary of facts makes it clear that the elected Catalan government was attempting to carry out its campaign promise to provide Catalonians an opportunity to express their views. In many countries, including the US, a “political question” doctrine allows and sometimes requires courts to decline jurisdiction of legal questions when they are indistinguishable from political ones. If only the Spanish courts had shown that good judgment rather than effectively conspired with the Rajoy government, much of the current mess and its violations of human rights could have been avoided and Catalonia and the central government could be working toward resolution”.
Nuestra respuesta: “I thank you very much for your answer to my letter of concern, on which I disagree. First of all, in your answer you apparently seem to accept the discourse favoured by the pro-independence parties (just to remember: 72 seats in the regional Parliament out of 135 seats; 47,8 % of voters), namely, that their political will allows them to declare the independence of Catalonia and abolish the Spanish Constitution. You might be aware that any change in the Catalan Statute of Autonomy requires the affirmative vote of at least 90 representatives; 72 votes are simply not enough. And Mr. Puigdemont has declared time and again that the Law of Referendum thus approved by the Catalan Parliament had created ex novo a new Catalan legality totally different from the Spanish one; even in his claim against the judge Llarena in Belgium he declares in writing that the Law of Referendum radically abolished the Spanish Constitution from Catalonia. Nevertheless, my letter of concern was not concerned at all with the above political-cum-legal issue. My concern here was about the fact that in the letter you gave support to the promoters did take for granted that five colleagues experts in electoral issues had been charged by the public prosecutor only because of their activity as monitors/observers in the referendum; the promoters of the letter didn’t even give any cue as to the actual presence of previous summons and warnings from the Constitutional Court. The absolute truth, easily corroborated through any fact-checking device available, is that the defendants were appointed, accepted and implemented their role as members of a truly Electoral Commission with the intention of offering an absolute appearance of legal validity to a referendum called for the only purpose of declaring the independence; so their prosecution is actually not a “political question”, as you put it, but a prosecution based on the fact that they disregarded altogether the summons and warnings from the Constitutional Court. After the trial, by means of the sentences issued by different courts, we all will be able to know whether they committed any type of crime or not. Sincerely,”
Hasta aquí el intercambio oficial. De forma más privada reconoció que la discusión no podía llegar a ningún sitio porque su postura y la nuestra partían de dos concepciones jurisprudenciales diferentes. Se le hizo ver que, en realidad, no se trataba de dos corpus jurisprudenciales diferentes, sino de puntos de partida diferentes dentro del continuum político-jurídico del caso: él se colocaba en el punto de partida, donde una cuestión política debe solventarse por medios políticos y no estrictamente judiciales; nosotros, sin embargo, nos colocamos en ese momento posterior en el que la solución política no ha sido posible por las razones que sean y una parte comienza a actuar saltándose el marco jurídico en vigor por las bravas. También se le hizo ver que el tema del referéndum no estaba incluido en los programas electorales ni en las promesas de la campaña de los partidos pro-independencia. Y se le preguntó qué pasaría en esos países donde él dice que el poder judicial debe abstenerse en un conflicto político si se produjera una situación como la de Cataluña, si en tal caso la fiscalía y el poder judicial de esos países deberían quedarse quietos y dejar que se implantara un nuevo ordenamiento jurídico al margen del existente para todo el país. Aquí ya no hubo respuesta. Pero el tono del debate fue estrictamente académico y sosegado.

13. He aquí los comentarios de un profesor estadounidense: “Thanks so much for the letter from your friend (?) Mr.[ …] Reading it, it becomes immediately clear that he has a deep familiarity with the Spanish legal code. What is less clear, however, is whether he is familiar with, or interested in, the question of legitimacy, something that has greatly concerned serious legal scholars and political philosophers throughout the ages. Legitimacy is the thing that separates those legal codes capable of consistently delivering a modicum of justice to the people in a society, from what we might call ornamental ones, those that look very good on paper, but ultimately fail because the people whose lives they are supposed to regulate do not substantially trust in the institutions and agents charged with executing their demands. In short, a legal code that is not mentally invested with legitimacy by the bulk of the people in the jurisdiction it is designed rule over quickly becomes a dead letter or what you in Spanish call papel mojado. Though the Spanish language media you and your friend no doubt consume assiduously may not have informed you of this, the Spanish judicial system currently enjoys very low levels of legitimacy in Catalonia, even among people who are not independentists. There are several quite logical reasons for this. The most immediately evident of these are the obscene manipulations carried out by the two major parties of the Spanish state in regard to the Tribunal Constitutional (TC) during the period in which the 2006 reform of the Catalan Statute of Autonomy was before that body. These barely disguised banana republic maneuvers designed to insure a vote that would substantially trim a statute voted on by the Catalan people and approved by the full Congress of Deputies in Madrid struck an enormous blow to the credibility, which is to say, the legitimacy of the Spanish legal system in Catalonia. But there is more. Long obscured but now fully coming to light in press coverage other than that produced within the Madrid-based media bubble, is the arguably deeper problem of a legal system that was more or less transplanted whole cloth from the one that ruled over the country during the Franco dictatorship. Thanks to the economic boom generated by the inflow of European adhesion funds during the 80s and 90s many of us (and I include myself here) were led to believe, or wanted to believe, that the famous “Transition to Democracy” had effected a sweeping overhaul of the key organs of the Spanish state. Now that the smoke of that ersatz economic prosperity has disappeared, we can see that this clearly was not the case. And as we today survey the organs of a state that we assumed had been fundamentally changed, we can see that the judicial corps is arguably the one that has remained most untouched by the supposed reformist airs of the Transition. Do you and your friend Mr. […] understand, as most who live in Catalonia and/or know Catalonia quite well now understand, that the Audiencia Nacional is simply a renamed version of the Francoist Tribunal de Orden Público, which, as your jurist friend no doubt knows, began as the Special Tribunal for the Repression of Masonry and Communism in 1940, shortly after Franco’s victory in the Civil War he and his golpista colleagues started in 1936? Or that the Consejo General del Poder Judicial, (CGPJ) was designed by Francoist jurists to act as a cartel to, among other things, insure that no judge open to any real rearrangement of territorial relations and/or intra-territorial power in Spain would ever be able to ascend to a position of significant power in the national judiciary? I could go on, but I think you get the idea. One of the more interesting, and in the end, ultimately pathetic recurrent phenomena in contemporary history is that of a group of elites who believe that by repeatedly trumpeting what they see as the unquestionable solidity of their particular position of power they will either win back, or scare into submission, those that no longer imbue them or their institutions with legitimacy. This seldom occurs. Rather, what usually occurs is that, after not listening to any dissident voices during their long filibusters on what they see as their self-evident legitimacy, they find out much too late, and much to their considerable dismay, that the discursive ground has radically shifted under their feet and that few truly believe any longer their self-important fairy tale. So please let Mr. […] know that he is free to continue reciting Spanish law chapter and verse to me and all of the others on this email list. However, if he is really interested in Spanish national unity and civic peace, which I assume he sincerely is, I believe his energies would be much better spent listening to others and trying to understand why—despite what El País, El Mundo, La Razón and a long list of others might be telling him— a clear majority of Catalans, regardless of their final views on independence, no longer imbue the system whose statutes he scrupulously cites with moral legitimacy. Sincerely, […] P.S. If your friend Mr. […] does not read English, I will gladly provide him with Castilian version of this letter in short order.”
Ante semejante clase de historia para principiantes, de estereotipos y de finura académica, nuestra respuesta no pudo ser más que la siguiente: “First of all, very many thanks for your response. Secondly, I would like to point out to you the fact that in your response you do rebut or refute not even a single objective fact of the many included in my letter. The letter of concern you gave your support to did start from a statement of facts which does not conform to reality. And this was exactly the sole subject of my arguments. Instead of focusing on my strictly defined arguments and the sources I provide, you choose to concentrate your response a) on the construct of legitimacy, a very interesting topic for sure, but not addressed in the letter you gave support to and not covered therefore in my own letter; b) on Franco, who is nothing to do with our debate but who is included by you as an argument “ad hominem” just to try to discredit the content of my letter; c) on the type of biased media sources you apparently know I peruse; as well as on many other arguments which are nothing to do with the facts on which the prosecution of the five members of the Electoral Commission is based. In my opinion it would have been more challenging and productive for the debate your straightforward response about the real facts covered in my text. Best regards”.
Y aquí está la segunda respuesta de dicho profesor: “Thanks for your response. When we look at the contents of our dialogue up until now, there emerges one clear reality: you are determined to keep the conversation on the terrain where you feel most comfortable which is, of course, the realm of legal codes and the state prosecutor’s application to the prosecution of Catalan transgressors. As I said in the close of my letter, you are more than free, if it makes you feel righteous and on the right side of history, to continue doing this. However, as I perhaps erroneously presumed, you are interested in a mutually beneficial solution (as opposed to a punitive “victory”) in regard the current Catalan problem, you would be wise to pay attention to the issues I raise. Why? Because they are very real to the bulk of the Catalan people whom I presume (perhaps again incorrectly) you want to have beside you as fellow citizens in peaceful and unified Spanish state. Perhaps an historical example might help you see what I am talking about. Sixty years ago several states in my home country had laws prohibiting the social mixing of black and white people in public spaces. Finally, in 1955 a black woman refused to give up her seat on a public bus and was arrested. Clearly, she had violated existing statutes of the law of her jurisdiction. And like you, the overwhelming majority of the whites in her state saw it as an open and shut case with nothing more to talk about, and, needless to say, clearly unconnected to the 250 legacy of slavery that had preceded the creation of the legal regime under which she was now living. Leaving aside the drastic differences in the day to day suffering of the people under the apartheid regime of the American south and current day Catalonia, the two cases have much in common in that those holding up the placard of law and order (you in this case and the southern whites in the other) thought that by eliminating all matters of legitimacy and context from the discussion, they would be able to safeguard the contours of their present life and the existing social order as they knew/know it. I am sure you know what eventually happened in the US south. The question of legitimacy, which you appear to want to avoid at all costs, brought down the statutory codes to which southern whites were deeply wedded psychologically and which most presumed were as solid as a writ from god. From a short term psychological point of view, your position is more than understandable. Who, after all, enjoys contemplating the possibility that the system to which he has devoted a long professional career might be on much shakier moral ground than he ever believed, both in terms of its origins and its acceptance by large swathes of the national citizenry? These are clearly upsetting things. When we are confronted with upsetting facts about things we hold near and dear we have basically two choices. The first is to try and block out the news that casts doubt upon all that we had believed to be true and right up until that time. The second is to reconsider the critiques others are making of the system we have embraced and whether they are legitimate, why they might see it the way they do, and what in our previous training might have blinded us to the substance of their complaints. You, like many whites in the America south in the 50s and 60s are clearly opting for the first option. Perhaps you are right and the Franco-designed legal regime you work within will crush the Catalan insurgency with the unceasing application of the statutes you brandish. Maybe that looks like a real possibility from where you sit. But from what I see and hear in Catalonia, that looks like a remote possibility indeed. So, if I am right, what will be the next step to bring the already disaffected Catalans back into the loving embrace of the Madre Patria? If you haven’t given any thought to that, perhaps you should. I don’t know how much of a movie fan you are, but there is one marvellous scene from the 1979 movie “Being There” that I particularly like and that I think applies nicely to the line of reasoning you present. The protagonist of the film is a fifty year old man who has never ventured outside the confines of his home and whose entire understanding of society has been exclusively shaped by television viewing. When he is finally expelled from the house, he roams the streets of Washington DC with his TV remote control unit in his hand. And when he comes across realities that disturb him he points the remote control device at the disturbing reality in the hopes of “changing the channel” on the upsetting sight before him. Needless to say, his efforts at changing reality through this mechanism are fruitless. So, as I said before continue by all means if you like to brandish your remote control, I mean, book of statues, before the Catalan reality. Just don’t be too surprised if the results are similar to those achieved by Chauncey Gardner, the protagonist of “BeingThere”. Sincerely,”

Como bien se puede comprender, tras la primera clase de historia para principiantes, de estereotipos y de finura académica, una segunda clase de psicoanálisis y de cinematografía ya era demasiado como para contestar. Y tras unos nuevos intercambios no oficiales donde este profesor se mostró cada vez más subido de tono y de indignación, académica, por supuesto, no hubo más remedio que cortar el hilo. Pero no sin que antes otro profesor estadounidense de estudios hispánicos mostrara su acuerdo total con él; y otro profesor estadounidense de ciencia política calificara nuestras posiciones como “penosamente inmaduras”, así como de “borderline fascist” nuestra incapacidad para reflexionar sobre temas de justicia sustancial y nuestro empeño en mantener el debate en las formalidades legales. Todo ello afirmado sin pestañear por un abajo firmante experto en ciencia política que había apoyado una carta donde nada de eso se suscita y donde se dice expresamente que no se entra en el debate de la independencia de Cataluña. Y, por supuesto, resulta mucho más maduro intelectual y éticamente el tachar de casi fascista a quien no se deja enredar en el debate que a este profesor le interesa para tapar el hecho de que ha firmado un escrito absolutamente manipulado y desinformado.

14. Un profesor irlandés respondió escuetamente: “Best wishes and solidarity”. Nuestra respuesta: lo mismo para él y su familia.

15. Una profesora de Polonia comentó: “Dear Sir, thank you for sending a letter with arguments. Unfortunately I am not convinced. As far as I can see, Spanish Prosecutors and Constitutional Court have only one answer to Catalan claims – NO. For me Spanish Constitution is a cage well design by Franco, an idol of many Spanish, as far as I know. In European Union we solve such problems in a democratic way, with ballot boxes. Spain conquered Catalonia but Catalan nation has not assimilate, they identity is strong enough to survive. I am representing Poland and my country was in a similar situation, controlled by Germany, Russia and Austria. We had more luck, though Russia does not give up. I know that Spain will never stop and never let Catalonia go without violence as we could see today in Barcelona [enlace a la cobertura por el diario independentista escocés ‘The National’ del 21-D]. Best regards”.
Ante tamaña e irrefutable evidencia de su condición de experta en el tema y de la validez de sus fuentes de información, nuestra respuesta no podía ser otra que reiterarle lo evidente: que nuestra carta no tenía nada que ver con una posición favorable o desfavorable a la independencia de Cataluña, ni con una comparación entre los niveles de democracia en España o en Polonia, sino solo y exclusivamente con la desinformación y la manipulación de los hechos incluidos en la carta por ella firmada. Aunque su respuesta inmediata consistió en el bloqueo de nuestra cuenta de correo, un profesor alemán de ciencia política quiso seguir el hilo con un airado correo donde se manifestaba extremadamente irritado por determinadas cuestiones formales en nuestra comunicación, no siendo la menor el hecho de que no descubriéramos nuestra condición profesional y la institución académica a la que servíamos, lo cual no puede estar dentro de los “accepted ways of scholarly interaction”. Una vez más nuestra respuesta no pudo ser más simple: resulta obvio que dentro de esas “vías aceptadas de interacción académica” está también incluido el firmar una carta de apoyo a unos colegas catalanes cargada de desinformaciones y de manipulaciones llevadas a cabo por sus promotores; promotores que hicieron todo lo que estuvo en su mano para dejar claros sus nombres y sus afiliaciones institucionales en el blog donde se albergó la carta original, tal y como cualquiera que acceda al blog HelpCatalonia podrá comprobar por sí mismo. Por supuesto, a esta respuesta no hubo reacción, ya que la única posible habría sido muy sencilla y muy difícil a la vez: “Touché”.

16. La última comunicación hasta la fecha es la que más nos puede llegar al alma. Se trata de la de un profesor alemán: “Muchísimas gracias, estimado colega […]! I agree that the issue is very complex but, in the quest for Catalan independence, at one point you have to take a position that will clash with the law of the land. If you firmly believe that this land is NOT YOUR land, then, sooner or later the time will come to take sides. So, technically, I think, one may feel compelled to follow the reasoning “outlined in your document. But again, when it comes to the procés, we are not anymore the realm of reasoning. And, as you may know, for me Catalan independence is dear to my heart. It is a calling that will never go away. I hope to live to see it in new Europe, not in the present EU. I am very outspoken about it. As a matter of fact, as pathetic it may sound, I feel more Catalan than German: [… enlaces]. Muy cordialmente,”. Como es obvio, ante tal declaración de sentimientos personales, la única respuesta posible consiste en decirle que nadie tiene derecho a calificar sus sentimientos de “patéticos”; y que lo realmente patético es ver cómo muchas personas necesitan reafirmar sus identidades solo y sobre todo despreciando a los otros, lo cual no deja de parecernos “sehr traurig”.

CONCLUSIONES:
Como ya hemos dicho, la cita anterior del Prof. Llera nos libera totalmente de tener que ahondar en la filosofía última que nos llevó a reaccionar -desinformación, manipulación, tergiversación, falta a la verdad- como lo hicimos ante las firmas de apoyo de expertos en ciencia política, derecho y otras disciplinas y, sobre todo, ante las cartas al Presidente del Gobierno español de unas asociaciones y entidades profesionales de las que cabía esperar, en principio, unos niveles de ética y juego limpio profesional mucho mayores de los que han demostrado con este caso.
En cualquier caso, la experiencia/experimento nos ha confirmado nuestra impresión de que las noticias falsas, la desinformación y la manipulación encuentran también muy fácil expansión en las torres de marfil académicas por algunas de las siguientes razones:

  1. Manifestación inmediata de solidaridad corporativa: se trata de colegas injustamente perseguidos por el poder/estado, de manera que la acusación “solamente” puede ser debida a la arbitrariedad.
  2. Sesgo disciplinar: según el perfil de las respuestas y la asunción por parte de organizaciones profesionales, los acusados son expertos en cuestiones electorales que solo han aportado su pericia cuando así se lo han pedido y las cuestiones legales son cuestiones formales sin relevancia de ningún tipo.
  3. Funcionamiento tradicional de los colegios invisibles en la academia: las conexiones interpersonales y la participación –anterior, actual y futura- en proyectos conjuntos de investigación o de docencia con universidades catalanas pueden peligrar. [Esta conclusión y las dos siguientes se obtienen del examen de los perfiles profesionales de parte de los firmantes; no detallamos nombres, ni hacemos listados, ni nada parecido. Esto es un blog con comentarios y no una búsqueda de desafectos. Como siempre, quien se lo quiera creer, bien; y quien no, también]
  4. Conexiones académicas directas de los abajo firmantes con universidades catalanas, o bien porque han estudiado allí, han hecho sus tesis doctorales, etc.
  5. Conexiones de tipo personal y activismo pro-independencia de algún miembro de departamentos en los que han firmado buena parte de sus componentes. En algún caso, no solo nos hemos topado con enlaces a Vilaweb y otros medios de desinformación como canales de verdadera información, según nuestros interlocutores, sino que también han participado activamente en actos pro-secesión.
  6. Con base a las tres anteriores consideraciones y el lenguaje utilizado, extraer que los comunicados son fruto del activismo proveniente del mismo secesionismo -oficial o extraoficial- es algo automático.
  7. Facilidad de identificación con el supuesto débil contra el fuerte. Se trata de un mecanismo de simpatía harto conocido que, contra lo que se pudiera pensar en el ámbito académico, se encuentra muy extendido.
  8. Un aspecto común de las respuestas recibidas ha consistido en soslayar los hechos que de forma objetiva se detallaban sobre la acusación. Sí que ha habido justificaciones de carácter pseudohistórico, la atribución de unas esencias a un determinado colectivo o, en definitiva, el recurso a Franco (el Francoland sobre el que un día escribió Antonio Muñoz Molina) como argumento explicativo para situar el debate fuera de lo académico, que, supuestamente, era el marco de las cartas y comunicados. En realidad, escudados en los prejuicios, NADIE ha respondido a los hechos y sí se ha respondido con cuestiones ajenas al academicismo que supuestamente daría soporte a los comunicados.

Todos estos factores, individualmente o en constelación, explican la facilidad y disponibilidad para estampar la firma en unos textos absolutamente inasumibles desde la lógica académica. En la noticia de El Mundo se cita a otro académico, José Ramón Montero, en términos muy claros (y académicos): “Están hablando de España como si fuera Turquía; muchos colegas internacionales nos preguntan qué está pasando en nuestro país y si tenemos democracia. La carta de la APSA no sería publicada en una revista académica por ignorancia del funcionamiento de la política democrática y por falta de veracidad y rigor“.

Ahora bien, lo que en esta experiencia/experimento nos ha llamado más la atención es la absoluta falta de nivel y de rigor de las asociaciones profesionales de USA, Canadá y Reino Unido lanzándose a redactar unas cartas dirigidas al Presidente de un gobierno democrático en las que le urgen a que retire de inmediato las acusaciones contra los colegas, basadas en unos hechos respecto de los que, cuando se les ha ofrecido una base objetiva -y al margen de la posición que cada uno ocupe respecto a la secesión- o bien responden cambiando de asunto (Franco, etc) o bien introducen unos términos que nada tienen que ver con los postulados y argumentos iniciales de su carta.

Como colofón a todo ello, asumimos lo que dice el Prof. Llera y que, de hecho, forma parte de nuestras conclusiones, en el sentido de que esas declaraciones oficiales “son absolutamente reprobables por improvisadas, sin el necesario contraste, nada diplomáticas, irrespetuosas, innecesarias y, sobre todo, totalmente sesgadas por la intoxicación del sistema de fake news desplegado por la diplomacia académico/política del independentismo financiado por la Generalitat“”. Y es que cuesta no ver la mano del secesionismo institucional en la redacción y promoción de los comunicados.

Esperemos que -y en coherencia con los comunicados que hemos visto- en un futuro los Colegios de Abogados de USA, Canadá y Reino Unido no se dirijan al Presidente Trump para solicitarle la retirada inmediata de los cargos de la Fiscalía y del Departamento de Justicia contra ese inocente colega abogado (Michael Cohen) acusado torticeramente de poner su pericia y sus conocimientos jurídicos al servicio de un tal… Donald Trump.

Análisis de la jornada: #larepúblicanoexiste

Otra entrada para cambiar, tras acumular 158 comentarios y un par de semanas sin nueva entrada.

Me permito reproducir tres comentarios de la anterior y seguimos con la misma línea (quien quiera recuperar algún comentario, no hay problema; he visto alguno que intentaré contestar por aquí, como el de killerman y la hipotética declaración de nulidad de sentencias de la dictadura):

1. Abraham: 

Pedro Sánchez se está revelando como un inesperado animal político.

*Le rompió el aparato a Susana Díaz.
*Apoyó el 155 con gran sentido de Estado.
*Tomó sin titubear las riendas del país ante el colapso de la derecha.
*Con medidas como la subida del SMI y el compromiso frente a Colau de que los Ayuntamientos van a poder limitar los aumentos de los alquileres recupera la iniciativa política para el progresismo y pone a la derecha a la defensiva por primera vez en años.
*Le mantuvo el pulso al separatismo con el Consejo de Ministros y se lo ganó ampliamente, con imágenes desastrosas para el activismo cupero (lanzamiento de adoquines, golpe a Caque Minuesa) que no lograron sin embargo colapsar ni siquiera mínimamente Barcelona.

Cae el mito de que los guapos son tontos.”

Mi comentario: Tras la jornada del 6 de diciembre y la impresentable reacción de Torra, Buch y medios subvencionados, no veíamos muy lejana la toma de control de los Mossos por el Gobierno. Con todas las críticas que se quiera, pero coincido en que Sánchez ha sabido meter en cintura a Torra ante la evidencia de que era capaz de hacerlo (¿dónde están los ceses inminentes que se preveían tras el 6 de diciembre? Y, aunque se ha permitido el corte de carreteras y autopistas, a partir de la hora de comer -qué costumbre tan española- la cosa se ha acabado, hasta llegar a la “desconvocatoria” -jajajaja-, que significa fracaso. Signo de un pobre seguimiento, por una parte, y de que los Mossos, con mayor o menor intensidad según el lugar, hacían su trabajo; en contraste, como he leído por ahí, con el 1 de octubre de 2017).

2. Alex:

Pues nada 21D, de dedo, y salimos de dudas. Check list indepe para chapar el tenderete y dedicarnos al pingpong:

– Huelga de hambre…. X
– Desbordar al Estado… X
– Tumbar el régimen del 78….. X
– Pollos sin cabeza… V
– Revolución de fin de semana…. V
– La más absoluta impotencia coronada por estériles pero nefastas imágenes de encapuchados haciendo el indio…. V
– Bea Talegón paranoica confirmando infiltrados y ataques de falsa bandera para que no decaiga el último mantra nacionalista del proceso… V
– Sensación general de haber sido estafados hasta los límites de la humillación y el ridículo por su propia casta clerical… V
… y en resumen, y como rezaba el hastagh viral del día, y probablemente del lustro, #larepublicanoexiste, idiota.
Y poco más.

Mi comentario: Cierto todo. Quisiera añadir, respecto a Bea Talegón que hoy escuchaba una conversación entre personas de altísimo nivel intelectual, y no tengo tan claro si buen juicio, citar a Bea Talegón y alguno de sus tuits como fuente cierta y fiable. La infiltración del nacionalismo en la mente es algo tremendamente peligroso.

3. Juanmari:

“No es por presumir pero si le hacen pijadas de estas a los beltzas les caen hasta en el DNI https://mobile.twitter.com/ANC_Bombers/status/1076149924117528576

Mi comentario: Si seguís el hilo, comprobaréis hasta dónde llega la podredumbre moral de determinado secesionismo, mezcla de infantilismo y destrucción del orden siempre que este no sople a su favor. [Nota: los beltzas a que se refiere Juanmari son los antidisturbios de la Ertzaintza, salvo que me corrija].

CONCLUSIÓN. La madre de todas las batallas ha acabado -salvo unos cuantos incidentes que no han sido poca cosa, ni mucho menos- en fiesta de cumpleaños con payasos. Y niños no he visto.

EDITO: Ya tengo el mítico vídeo que todos habréis visto y que pasará a la Historia, sin lugar a dudas.

La vía eslovena y la rebelión

Es bien conocida la irresponsable apelación de Torra a la “vía eslovena”. (Por lo visto, está anunciada una querella que llegará por vía de urgencia con “Vox – Envío en un día”).

Sin lugar a dudas, se trata de material querellable. Como sabe cualquiera que haya leído  sobre el asunto de Eslovenia (vuelvo a citar “La fábrica de las fronteras“, de Francisco Veiga; y vuelvo a advertir de los escalofríos que produce su portada, por eso lo tengo medio escondido en casa), se trató de un plan con una preparación meticulosa de la secesión, compra de armamento y organización de fuerzas para asumir el control efectivo del territorio, propaganda internacional y una guerra, muertos incluidos.

Así que Torra está anunciando:

  1. Nueva declaración de independencia o convalidación-ratificación-alzamiento de la suspensión de la declaración de independencia o lo que fuese.
  2. Control del territorio. Lo primero que hicieron los eslovenos tras declarar la independencia fue tomar el control de fronteras y aduanas.
  3. Desatar hostilidades. Está documentado que a primeras horas de la tarde del día 27 de junio de 1991, los eslovenos derribaron un helicóptero del JNA (el ejército), que sobrevolaba Ljubljana. Os ahorro enlaces; bueno, aquí, página 268 y siguientes.
  4. Si tiene que haber muertos, se asume que los haya. Eso es lo que uno entiende por “todas las consecuencias“, no hace falta tener altas capacidades.

CONCLUSIÓN. Después vendrán los lloros si se admite a trámite la querella anunciada por Vox, pero es que el “anuncio” de Torra encaja indiciariamente -por supuesto, se puede opinar que no; faltaría más- con lo siguiente sin demasiado esfuerzo:

Artículo 472.

Son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente para cualquiera de los fines siguientes:

(…)

5.º Declarar la independencia de una parte del territorio nacional.

Estos hechos -la conspiración está prevista en el artículo 477- han sido anunciados por el Presidente de la Generalitat, no por un indocumentado en una barra de bar.

Lo dicho: después vendrán los lloros.

La descomposición del ‘procés’

El ‘procés’ murió -pese a que algunos no se han enterado- y algunos de los episodios que ahora vivimos forman parte de la descomposición de su cadáver.

La secuencia, como sabemos, es esta:

  1. Convocatoria de una concentración – manifestación en la anteriormente llamada Plaça de la Constitució en Girona. Obtiene todos los permisos y autorizaciones.
  2. Convocatoria de una contraconcentración para impedir que la primera convocatoria pueda llevarse a cabo. Algo así como una manifestación de signo esencialmente totalitario.
  3. Mossos d’Esquadra adopta las medidas que considera necesarias para que 2 no impida a 1 celebrar su convocatoria. Entre otras medidas, aconseja el día anterior a los comercios adyacentes a la Plaza no abrir (esto es Girona y uno se entera de todo) porque nunca se sabe.
  4. Los del punto 2 rompen el cordón de seguridad y los Mossos actúan en consecuencia, como sucede en cualquier lugar del mundo, menos, al parecer, en el mundo secesionista, donde lo normal es impedir la convocatoria de 1 y llevarse por delante todo lo que se interponga frente a su objetivo, sin duda de corte totalitario.
  5. Los medios secesionistas sitúan su foco en la actuación de los Mossos y, apenas, en los grupos que querían impedir la convocatoria de 1, rompieron el cordón policial y se enfrentaron a los Mossos, con piedras, lanzamiento de vallas y sillas. Hechos que motivan cargas en cualquier parte del mundo menos por aquí.
  6. El propio desgobierno de la Generalitat y otras instituciones sitúan el foco de responsabilidad en los Mossos y no en la convocatoria de 2, CUP, CDR’s y demás elementos de corte totalitario. Aquí, un activista: “Torra exigeix canvis a Interior abans de dimarts“; aquí, otro: “El Síndic de Greuges investiga l’actuació dels Mossos a Girona
  7. Como elemento de investigación, propongo este fotograma brazo – silla – Mossos  y que los activistas antes mencionados hagan una reconstrucción de la escena; evidentemente, desde el lado Mossos, que lanzar una silla sabe hacerlo cualquiera. El vídeo del que procede lo podéis ver en este enlace.

No es que haya mucho a comentar porque todo lo anterior se explica por sí solo y alguno os habéis adelantado con la referencia al artículo de Albert Soler en Diari de Girona: “… ja fa temps que sabem que a Catalunya els únics que poden fer ús dels més bàsics drets i llibertats són els llacistes, i que els altres han de recloure’s a casa si no volen ser hostilitzats, però festes com l’organitzada a Girona serveixen per refrescar-nos la memòria. Per recordar-nos com seria una República catalana amb aquesta colla campant lliurement, i amb un president/piròman atiant-los al crit d’«apreteu, apreteu»

CONCLUSIÓN. La conclusión principal a extraer del tema es que los Mossos están vendidos. Quienes los dirigen, los desprotegen. Y confirman, una vez más, que en el régimen cuya implantación desean: “…només podrien celebrar actes públics els que haguessin superat tots els tests d’afecció al règim“.

Ya podemos elucubrar sobre Vox y su irrupción, cuando tenemos a ultras instalados en el (des)gobierno y controlando las instituciones de Cataluña.

Cartas desde la ignorancia

Tal y como señalaba en la anterior entrada, se ve que el separatismo está apretando todas las tuercas a su alcance para movilizar al máximo la influencia de que es capaz. Por lo que se conoce, se aprovecha de la ignorancia de los receptores de sus mensajes, que se atreven a escribir cartas o comunicaciones sin siquiera tener conocimiento directo de los hechos y menos todavía de los fundamentos de las acusaciones que se formulan contra algunas personas. Se trata de Cartas escritas desde la ignorancia.

El último caso conocido -y vendrán más- llega a cargo de la American Political Science Association (APSA), que al parecer ha “escritoesto que veréis en captura, dirigido al Presidente del Gobierno con relación a la acusación por desobediencia y usurpación de funciones contra los cinco miembros de la Sindicatura Electoral. Para quien no recuerde: se trataba del órgano que debía ejecutar la pantomima aparente de velar por la supuesta transparencia de la votación para la secesión y cuyos miembros, tras no hacer el más mínimo caso a las diversas advertencias del Constitucional, tardaron nanosegundos en dimitir en cuanto tuvieron noticia de que se les impondrían multas de 12.000 euros diarios como no cesaran de inmediato. No dio tiempo ni a que les llegara la advertencia personal del TC para que efectivamente lo hicieran.

Al respecto, la APSA ha perpetrado esto.

Vayamos a lo esencial. Esta frase del segundo párrafo: “We understand from our colleagues and news reports that election monitors were forced to resign from the commission prior to the referendum and and would have faced steep fines had they remained in their posts.“.

Una asociación que, según dice Josep Costa en Twitter, es la entidad más importante en el mundo de la Ciencia Política, escribe una carta al Presidente del Gobierno de España basada en lo que le dicen sus colegas y en noticias.

Por favor, un minuto de silencio en recuerdo del rigor, la seriedad y la calidad.

No cuesta nada reconocer en la carta la mano del separatismo, así que no hay que darle más vueltas al origen de la idea. Si después los hay que se prestan a redactar y hacer pública una carta basada en premisas impropias de un profesional, ya es su problema.

Pero vamos un poco más allá, como siempre. En este caso, el escrito de  acusación (está entero para quien lo quiera leer) del Fiscal. La carta de propaganda hecha pública parece que entiende que los miembros de la Sindicatura Electoral fueron obligados a dimitir antes del referéndum y que, pese a ello, se les acusa de desobediencia y usurpación de funciones por aceptar el nombramiento para la Sindicatura Electoral. Lo voy a escribir claro: MENTIRA.

Lo que voy a reproducir a continuación son capturas del escrito de acusación del Fiscal. Hago un resumen breve de cada captura, destaco un poco lo más relevante y prescindo de los detalles técnicos, que no son en absoluto necesarios.

1.El TC admite a trámite la impugnación de la resolución 807/XI por la que se nombra a los miembros de la Sindicatura Electoral y, por aplicación del art.161.2 de la Constitución, se suspende la citada resolución. 

2. La Sindicatura empieza a hacer públicos los primeros acuerdos.

3. El Constitucional observa que se está incumpliendo sus resoluciones y se requiere a los miembos de la Sindicatura para que informen qué están haciendo para dar cumplimiento a la suspensión del nombramiento. Por cierto: solo se pudo notificar personalmente a dos personas; al resto, no. ¿Sabéis la razón? Se escondían para evitar la notificación personal y una hipotética futura acusación por desobediencia. ¿No lo sabíais? Ahora ya lo sabéis.

4. Pese a todo, continuaron aprobando resoluciones.

5. El TC agota la paciencia y acuerda la imposición de multas coercitivas. De forma mágica, y pese a la imposibilidad de realizar notificaciones, todo el mundo renunció de inmediato. Milagro.

6. Con base en los anteriores hechos, el Fiscal acusa por un delito de desobediencia y otro de usurpación de funciones. Alternativamente, por un delito de desobediencia. Prescindo de los detalles técnicos de lo anterior porque carece de importancia.

7. Lo importante es: ¿los acusados fueron obligados a dimitir y pese a su efectiva dimisión se les acusa de desobediencia o, quizás, los acusados ignoraron de forma consciente y deliberada la suspensión de su propio nombramiento por el TC y las advertencias de no tramitar nada que tuviera que ver con ese nombramiento y, aun así, continuaron en clara contravención de lo ordenado hasta que se acordó la imposición de multas coercitivas? ¿Desobedecieron al TC? ¿Se arrogaron funciones de las que carecían? Pues por eso serán juzgados y no por el sonrojante contenido de la carta que he reproducido al principio.

CONCLUSIÓN. Percibo una cierta pérdida de calidad en el ejercicio de la influencia por el separatismo: comunicados endebles jurídicamente, explicaciones totalmente ajenas a la realidad y, en definitiva, los clásicos razonamientos para un público infantilizado, así que tampoco hay nada de lo que extrañarse, porque ¿qué hay de raro en que el separatismo promocione la redacción de cartas escritas desde la más profunda ignorancia?

[EDITO: Desde anoche, he realizado algún cambio menor de estilo en el texto (palabras repetidas muy seguidas, alguna redacción mejorable). No mencioné que el escrito de acusación lo saqué del ARA.cat]