Archivos Mensuales: diciembre 2018

La vía eslovena y la rebelión

Es bien conocida la irresponsable apelación de Torra a la “vía eslovena”. (Por lo visto, está anunciada una querella que llegará por vía de urgencia con “Vox – Envío en un día”).

Sin lugar a dudas, se trata de material querellable. Como sabe cualquiera que haya leído  sobre el asunto de Eslovenia (vuelvo a citar “La fábrica de las fronteras“, de Francisco Veiga; y vuelvo a advertir de los escalofríos que produce su portada, por eso lo tengo medio escondido en casa), se trató de un plan con una preparación meticulosa de la secesión, compra de armamento y organización de fuerzas para asumir el control efectivo del territorio, propaganda internacional y una guerra, muertos incluidos.

Así que Torra está anunciando:

  1. Nueva declaración de independencia o convalidación-ratificación-alzamiento de la suspensión de la declaración de independencia o lo que fuese.
  2. Control del territorio. Lo primero que hicieron los eslovenos tras declarar la independencia fue tomar el control de fronteras y aduanas.
  3. Desatar hostilidades. Está documentado que a primeras horas de la tarde del día 27 de junio de 1991, los eslovenos derribaron un helicóptero del JNA (el ejército), que sobrevolaba Ljubljana. Os ahorro enlaces; bueno, aquí, página 268 y siguientes.
  4. Si tiene que haber muertos, se asume que los haya. Eso es lo que uno entiende por “todas las consecuencias“, no hace falta tener altas capacidades.

CONCLUSIÓN. Después vendrán los lloros si se admite a trámite la querella anunciada por Vox, pero es que el “anuncio” de Torra encaja indiciariamente -por supuesto, se puede opinar que no; faltaría más- con lo siguiente sin demasiado esfuerzo:

Artículo 472.

Son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente para cualquiera de los fines siguientes:

(…)

5.º Declarar la independencia de una parte del territorio nacional.

Estos hechos -la conspiración está prevista en el artículo 477- han sido anunciados por el Presidente de la Generalitat, no por un indocumentado en una barra de bar.

Lo dicho: después vendrán los lloros.

La descomposición del ‘procés’

El ‘procés’ murió -pese a que algunos no se han enterado- y algunos de los episodios que ahora vivimos forman parte de la descomposición de su cadáver.

La secuencia, como sabemos, es esta:

  1. Convocatoria de una concentración – manifestación en la anteriormente llamada Plaça de la Constitució en Girona. Obtiene todos los permisos y autorizaciones.
  2. Convocatoria de una contraconcentración para impedir que la primera convocatoria pueda llevarse a cabo. Algo así como una manifestación de signo esencialmente totalitario.
  3. Mossos d’Esquadra adopta las medidas que considera necesarias para que 2 no impida a 1 celebrar su convocatoria. Entre otras medidas, aconseja el día anterior a los comercios adyacentes a la Plaza no abrir (esto es Girona y uno se entera de todo) porque nunca se sabe.
  4. Los del punto 2 rompen el cordón de seguridad y los Mossos actúan en consecuencia, como sucede en cualquier lugar del mundo, menos, al parecer, en el mundo secesionista, donde lo normal es impedir la convocatoria de 1 y llevarse por delante todo lo que se interponga frente a su objetivo, sin duda de corte totalitario.
  5. Los medios secesionistas sitúan su foco en la actuación de los Mossos y, apenas, en los grupos que querían impedir la convocatoria de 1, rompieron el cordón policial y se enfrentaron a los Mossos, con piedras, lanzamiento de vallas y sillas. Hechos que motivan cargas en cualquier parte del mundo menos por aquí.
  6. El propio desgobierno de la Generalitat y otras instituciones sitúan el foco de responsabilidad en los Mossos y no en la convocatoria de 2, CUP, CDR’s y demás elementos de corte totalitario. Aquí, un activista: “Torra exigeix canvis a Interior abans de dimarts“; aquí, otro: “El Síndic de Greuges investiga l’actuació dels Mossos a Girona
  7. Como elemento de investigación, propongo este fotograma brazo – silla – Mossos  y que los activistas antes mencionados hagan una reconstrucción de la escena; evidentemente, desde el lado Mossos, que lanzar una silla sabe hacerlo cualquiera. El vídeo del que procede lo podéis ver en este enlace.

No es que haya mucho a comentar porque todo lo anterior se explica por sí solo y alguno os habéis adelantado con la referencia al artículo de Albert Soler en Diari de Girona: “… ja fa temps que sabem que a Catalunya els únics que poden fer ús dels més bàsics drets i llibertats són els llacistes, i que els altres han de recloure’s a casa si no volen ser hostilitzats, però festes com l’organitzada a Girona serveixen per refrescar-nos la memòria. Per recordar-nos com seria una República catalana amb aquesta colla campant lliurement, i amb un president/piròman atiant-los al crit d’«apreteu, apreteu»

CONCLUSIÓN. La conclusión principal a extraer del tema es que los Mossos están vendidos. Quienes los dirigen, los desprotegen. Y confirman, una vez más, que en el régimen cuya implantación desean: “…només podrien celebrar actes públics els que haguessin superat tots els tests d’afecció al règim“.

Ya podemos elucubrar sobre Vox y su irrupción, cuando tenemos a ultras instalados en el (des)gobierno y controlando las instituciones de Cataluña.

Cartas desde la ignorancia

Tal y como señalaba en la anterior entrada, se ve que el separatismo está apretando todas las tuercas a su alcance para movilizar al máximo la influencia de que es capaz. Por lo que se conoce, se aprovecha de la ignorancia de los receptores de sus mensajes, que se atreven a escribir cartas o comunicaciones sin siquiera tener conocimiento directo de los hechos y menos todavía de los fundamentos de las acusaciones que se formulan contra algunas personas. Se trata de Cartas escritas desde la ignorancia.

El último caso conocido -y vendrán más- llega a cargo de la American Political Science Association (APSA), que al parecer ha “escritoesto que veréis en captura, dirigido al Presidente del Gobierno con relación a la acusación por desobediencia y usurpación de funciones contra los cinco miembros de la Sindicatura Electoral. Para quien no recuerde: se trataba del órgano que debía ejecutar la pantomima aparente de velar por la supuesta transparencia de la votación para la secesión y cuyos miembros, tras no hacer el más mínimo caso a las diversas advertencias del Constitucional, tardaron nanosegundos en dimitir en cuanto tuvieron noticia de que se les impondrían multas de 12.000 euros diarios como no cesaran de inmediato. No dio tiempo ni a que les llegara la advertencia personal del TC para que efectivamente lo hicieran.

Al respecto, la APSA ha perpetrado esto.

Vayamos a lo esencial. Esta frase del segundo párrafo: “We understand from our colleagues and news reports that election monitors were forced to resign from the commission prior to the referendum and and would have faced steep fines had they remained in their posts.“.

Una asociación que, según dice Josep Costa en Twitter, es la entidad más importante en el mundo de la Ciencia Política, escribe una carta al Presidente del Gobierno de España basada en lo que le dicen sus colegas y en noticias.

Por favor, un minuto de silencio en recuerdo del rigor, la seriedad y la calidad.

No cuesta nada reconocer en la carta la mano del separatismo, así que no hay que darle más vueltas al origen de la idea. Si después los hay que se prestan a redactar y hacer pública una carta basada en premisas impropias de un profesional, ya es su problema.

Pero vamos un poco más allá, como siempre. En este caso, el escrito de  acusación (está entero para quien lo quiera leer) del Fiscal. La carta de propaganda hecha pública parece que entiende que los miembros de la Sindicatura Electoral fueron obligados a dimitir antes del referéndum y que, pese a ello, se les acusa de desobediencia y usurpación de funciones por aceptar el nombramiento para la Sindicatura Electoral. Lo voy a escribir claro: MENTIRA.

Lo que voy a reproducir a continuación son capturas del escrito de acusación del Fiscal. Hago un resumen breve de cada captura, destaco un poco lo más relevante y prescindo de los detalles técnicos, que no son en absoluto necesarios.

1.El TC admite a trámite la impugnación de la resolución 807/XI por la que se nombra a los miembros de la Sindicatura Electoral y, por aplicación del art.161.2 de la Constitución, se suspende la citada resolución. 

2. La Sindicatura empieza a hacer públicos los primeros acuerdos.

3. El Constitucional observa que se está incumpliendo sus resoluciones y se requiere a los miembos de la Sindicatura para que informen qué están haciendo para dar cumplimiento a la suspensión del nombramiento. Por cierto: solo se pudo notificar personalmente a dos personas; al resto, no. ¿Sabéis la razón? Se escondían para evitar la notificación personal y una hipotética futura acusación por desobediencia. ¿No lo sabíais? Ahora ya lo sabéis.

4. Pese a todo, continuaron aprobando resoluciones.

5. El TC agota la paciencia y acuerda la imposición de multas coercitivas. De forma mágica, y pese a la imposibilidad de realizar notificaciones, todo el mundo renunció de inmediato. Milagro.

6. Con base en los anteriores hechos, el Fiscal acusa por un delito de desobediencia y otro de usurpación de funciones. Alternativamente, por un delito de desobediencia. Prescindo de los detalles técnicos de lo anterior porque carece de importancia.

7. Lo importante es: ¿los acusados fueron obligados a dimitir y pese a su efectiva dimisión se les acusa de desobediencia o, quizás, los acusados ignoraron de forma consciente y deliberada la suspensión de su propio nombramiento por el TC y las advertencias de no tramitar nada que tuviera que ver con ese nombramiento y, aun así, continuaron en clara contravención de lo ordenado hasta que se acordó la imposición de multas coercitivas? ¿Desobedecieron al TC? ¿Se arrogaron funciones de las que carecían? Pues por eso serán juzgados y no por el sonrojante contenido de la carta que he reproducido al principio.

CONCLUSIÓN. Percibo una cierta pérdida de calidad en el ejercicio de la influencia por el separatismo: comunicados endebles jurídicamente, explicaciones totalmente ajenas a la realidad y, en definitiva, los clásicos razonamientos para un público infantilizado, así que tampoco hay nada de lo que extrañarse, porque ¿qué hay de raro en que el separatismo promocione la redacción de cartas escritas desde la más profunda ignorancia?

[EDITO: Desde anoche, he realizado algún cambio menor de estilo en el texto (palabras repetidas muy seguidas, alguna redacción mejorable). No mencioné que el escrito de acusación lo saqué del ARA.cat]