Archivos Mensuales: septiembre 2018

Un breve resumen

1. Crónica del ARA, que empieza con el titular: “Els Mossos reprimeixen el boicot independentista a la policia espanyola“. A continuación, algunos fragmentos de la pieza.

  • “…contenint amb contundència l’avanç dels milers d’independentistes que pretenien impedir que la manifestació convocada per l’associació de policies espanyols Jusapol al centre de Barcelona es portés a terme amb normalitat
  • “…els manifestants buscaven trobar-se amb la manifestació de Jusapol …”
  • “…es van produir escenes de violència, exercida per alguns independentistes, que van insultar i van agredir -amb gots de plàstic, líquids, empentes i alguna puntada de peu- petits grups de manifestants de Jusapol”

2. Editorial de un digital cualquiera, partidario de la libertad de expresión y manifestación siempre que sea única y exclusivamente de su signo político. “La manifestació de Jusapol era una provocació política  (…) Aquesta manifestació no s’hauria d’haver permès.

CONCLUSIÓN. El objetivo consiste en implantar un régimen totalit, perdón, democrático, dicen.

Todo vuelve

Otra entrada para poner a cero los comentarios y para recordar que el separatismo es una fuente continua de muestra de desconocimiento y olvido.

Hoy me he cruzado con este profético tuit de mi (nuestro) buen amigo @toppertorpe, en línea parecida a un comentario que dejó Juanmari relativo a asuntos que por aquí ya hemos debatido y aclarado hace años.

La clarividencia de @toppertorpe se ha quedado corta.

Hace un rato acabo de leer una impactante noticia en ElNacional, uno de tantos medios reñidos con el rigor y la verdad: “L’ONU insta l’Estat a extradir o jutjar els “responsables” dels crims del franquisme“. Si os leéis la noticia, en realidad lo que ha sucedido es que Fabián Salvioli, Relator especial sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, de visita en Madrid, ha efectuado unas declaraciones por las que, en resumen, ha expresado que deberían juzgarse los crímenes del franquismo. Repito para los despistados que caen a veces por aquí y no entienden nada: lo ha dicho el relator especial, no “la ONU”.

Que ha sido el Relator Especial y no “la ONU” nos lo explican, por ejemplo, La Vanguardia o Público. Especialmente interesante la entrevista en Público en la que, para más inri, Salvioli dice: “No, no estoy en visita oficial. Vine invitado por el intergrupo de Memoria Histórica para dar una conferencia y ya está.“. Repito de nuevo para los despistados, no acostumbrados a frases tan complejas: “NO, NO ESTOY EN VISITA OFICIAL”.

Pues bien, tamaño nivel de complejidad, amiguitos, hace que ese dechado de virtudes llamado ElNacional titule: “L’ONU insta l’Estat a extradir o jutjar els “responsables” dels crims del franquisme“. Ese periodismo riguroso capitaneado por Vilaweb (al parecer, se basa en la prestigiosísima agencia de noticias llamada ACN): “L’ONU insta l’estat espanyol a extradir els responsables dels crims del franquisme o jutjar-los“. No olvidemos al no menos insigne Nació Digital: “L’ONU insta l’Estat a extradir o jutjar els responsables dels crims del franquisme“.

El ARA ha sido un poco más comedido:  “L’ONU recomana a Espanya jutjar els crims del franquisme“. Me ha sorprendido un poco ver que la noticia se basa en referencia de Europa Press y he buscado un poco. Sorpresa: “Relator de la ONU insta al Gobierno a ir más allá de exhumar a Franco y exige juzgar a franquistas“.

Bien. Está claro que no ha sido la ONU, pese a que nuestros diarios de desinformación favoritos digan lo contrario.

Ahora, lo de “todo vuelve. Los habituales del blog ya lo sabéis y si no lo sabéis es porque se os ha olvidado. Sí. “Relator Especial”. Qué es un “Relator Especial”. Nada mejor que ir a una página en que se explique. Es una lástima que no se indique de forma completa en la del Relator sobre la promoción de la verdad y tengamos que recurrir a la sección del Relator Especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión.

Si es que lo explica muy claro: “El Relator Especial es un experto independiente nombrado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para examinar e informar sobre la situación del país o a un determinado tema de derechos humanos. Esta posición es honorario y el experto no es personal de las Naciones Unidas ni pagado por su trabajo. Los Relatores Especiales son parte de los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos.“. Una definición sustancialmente igual, aquí.

Con Alfred de Zayas lo aprendimos todo en esta entrada de principios del año pasado. Todo vuelve y no nos la cuelan. Al lector medio secesionista parece que sí. Un día tras otro, la misma trola y vuelta a empezar. Qué ojo, @toppertorpe.

CONCLUSIÓN. A saber cuántos retuits habrá logrado (ni me preocupo en recopilarlo) la noticia de que “la ONU” ha instado a no sé qué, por obra y gracia de nuestros medios desinformantes favoritos. Ojalá editoriales de urgencia de José Antich o Vicent Partal sobre el rigor periodístico y la verdad, ese gran misterio en el universo informativo secesionista.

La propaganda y TV3

Hoy tiro de archivo y de entradas muy antiguas del blog, que vienen al caso de la innegable función propagandística de TV3. Para quien le haya pasado por alto en los comentarios de la anterior entrada, marcasanz nos dejaba el enlace a una brillante recopilación sobre la materia.

Yo me he acordado de una entrada del blog de enero de 2014, muy al principio, titulada “Lídia Heredia: la cita falsa del topall del dèficit fiscal a Alemanya“. Os resumo por si os da pereza (que la da; además, algunos enlaces ya no funcionan): Heredia le pregunta a Ángel De la Fuente sobre un pretendido límite del 4% del déficit fiscal de los Länder alemanes. El economista le dice que no existe y Heredia insiste, hasta que de la Fuente dice que eso se lo ha inventado alguien y sospecha que en Barcelona.

Esto sucedía el 31 de enero de 2014 y, como explicaba en la entrada, Joaquim Coll ya había escrito en marzo de 2012 que se trataba de una mentira deliberada. Y, pese al transcurso de dos años y la buena información que siempre nos da la Teletres, Lídia Heredia se mostraba como una de las muchas correas de transmisión propagandísticas del secesionismo, esa lluvia continua de desinformación y agravios.

Si os habéis leído mi entrada de 2014, os sorprenderá porque no cito una fuente (tipo economista con datos) que haya dedicado un artículo a desmentir lo del 4%. Supongo que debe ser porque en esas fechas, como señalaba en mi entrada, para cualquiera medianamente informado se trataba de una mentira que había caído.

Vale. Estáis insistiendo con mi falta de rigor por no citar una fuente. Pesaditos. Os daré una fuente inatacable. Repito: inatacable. Os tengo dicho que si rebusco en el blog, le saco más chismes que Doraemon.

Fuente inatacable. Elisenda Paluzié. Actual presidenta de la ANC. El Punt Avui de 27/06/2014. Artículo “Compte amb els arguments“. Escribía la autora: “Per començar, cal evitar que circulin afirmacions directament falses, com la que s’ha difós repetidament de l’existència a Alemanya d’un límit del 4% del PIB de dèficit fiscal dels länder. “.

Le dediqué una pequeña entrada, por lo insólito, al día siguiente.

CONCLUSIÓN. ¿Propaganda? Cada día.

 

 

Recordando una fecha histórica

En su artículo de hoy en La Vanguardia, Antón Costas escribe: “…las decisiones del Parlament de Catalunya del 6 y 7 de septiembre pasado, de las que esta semana se cumple un año, no fueron una expresión de desobediencia civil sino un golpe parlamentario revolucionario, en la medida que pretendían no la mejora del sistema sino su subversión total.

Este tipo de afirmaciones suelen irritar al secesionismo, pero solo hay que ponerse a revisar documentos actuales y documentos de esa fecha.

El documento actual y la cuestión sustantiva. Quién lo iba a decir, que la demanda de Puigdemont & cía. confirma la subversión total y hasta puede llegar a ser aportada como prueba en el juicio contra los procesados a disposición del Tribunal. Toda una ironía -aunque esta semana, según El Periódico, se haya desvelado eso de “id a trabajar, que ya vengo”- que el exPresident apuntale a la acusación. Este fragmento de la demanda contra el Magistrado Pablo Llarena, en que se admite que la Ley subvertía totalmente el sistema. No es que no lo supiéramos, pero este reconocimiento abierto creo que no ayudará mucho en un proceso penal en que tus “compañeros” se enfrentarán a un juicio en que probablemente se pidan condenas por rebelión y/o sedición, si después resulta que alguna de las acusaciones puede incorporar este explícito documento a favor de sus tesis.[Dejo de lado otras cuestiones sobre las que ya hemos comentado amplísimamente y que no se sostienen: desde cuándo el “derecho consuetudinario” -espero que se refieran al internacional-, el derecho a la autodeterminación o los tratados internacionales reconocen a una mayoría de 72 diputados la competencia para derogar la Constitución. No la tienen para modificar el Estatuto, pero sí para derogar la Constitución. Es tan elemental que hasta duele].

En cualquier caso, podríamos decir que el documento “actual” nos ilustra la cuestión sustantiva, de fondo. Setenta y dos diputados que se inventaron unas competencias que no tenían para derogar la Constitución, a fin de usar esas competencias inventadas contra todos los ciudadanos catalanes que no estuvieran de acuerdo. Contra más de la mitad de catalanes.

Recordado el fondo, vamos a la forma.

El documento del seis de septiembre y la cuestión procedimental. Por supuesto, protagonizado por Marta Rovira, tal y como consta en el Diario de Sesiones del 6 de septiembre: “(…) Concretament, demanem que s’eximeixin el debat a la totalitat de la llei i el dictamen del Consell de Garanties Estatutàries, tal com està previst en el mateix Reglament del Parlament“.

No es solamente el recuerdo de la vulneración procedimental. Es que si te quieres eximir del dictamen del CGE, quizás que antes derogues la Ley 2/2009. Como no se derogó, la decisión fue saltársela directamente, a fin de poder aprobar una ley, de nuevo, en contra de más de la mitad de catalanes.

CONCLUSIÓN. Los argumentos explicados en esta entrada son un poco lo de menos, porque tenemos tantas entradas y comentarios sobre el tema que un “cortar-pegar” daba para una extensión diez, veinte treinta veces superior. Lo importante es recordar una fecha histórica, en la que el secesionismo legisló (por llamarlo de alguna manera) saltándose todas las normas sustantivas y procedimentales, deliberadamente, contra más de la mitad de sus conciudadanos.

Derogar la Constitución; arrogarse competencias de las que uno carece hasta el punto de que no es capaz no ya de modificar el Estatut, sino ni siquiera de aprobar una ley electoral; inventarse un procedimiento parlamentario; derogar -sin hacerlo formalmente y contraviniendo cualquier lógica elemental- la Ley 2/2009 del Consejo de Garantías Estatutarias, y tantas otras vulneraciones producidas en menos de un día por el secesionismo… Todo eso ya está demostrado. Es histórico.

Lazos amarillos y libertad de expresión: un caso práctico

Analicemos la imagen. Un indicador ubicado en la calle de Santa Clara de Girona, con unos plásticos amarillos que, además, tapan en parte alguna de las indicaciones.

Objetivamente, la falta de civismo es incuestionable. De manera algo más informal, también se puede decir que es una marranada. La “libertad de expresión”, pues, presenta graves carencias en su forma práctica.

Ahora bien, situémonos en el campo de argumentación secesionista, ese que, sea cual sea la circunstancia, dice que la anterior imagen se ampara en la libertad de expresión y que, quien lo desee, puede expresarse del mismo modo.

El argumento es falso.

Y es falso porque, a día de hoy, lo que se produce es una ocupación monopolística del espacio público, que no deja espacio a la expresión de nadie que no sea el separatismo.

Tomemos -a meros efectos dialécticos, o sea, de discusión- el argumento secesionista de que los lazos se enmarcan en el derecho a la libertad de expresión. En la teoría, ello puede incluso ser aceptado. Ahora, vamos a ver qué nos enseña la práctica. O sea: cuál es el ardid -que, dicho sea de paso, no engaña a nadie más que al dispuesto a ser engañado- que esconde tal teoría.

A veces, nos perdemos en la teoría (que defiendo absolutamente como ejercicio de abstracción indispensable) y nos olvidamos de la práctica. Eso es lo que propongo hoy: un caso práctico. Consiste, con imágenes, en dar un pequeño paseo por la parte más emblemática de la ciudad de Girona y ver cómo aplica el separatismo la libertad de expresión. La respuesta, que será más o menos la misma en muchas poblaciones, ya la sabéis: ocupación única, exclusiva y excluyente del espacio público en todos aquellos elementos o espacios susceptibles de ser objeto de la supuesta “libertad de expresión”.

El recorrido aparece en el siguiente plano tomado del plano turístico de la ciudad. Como es lógico, el recorrido está marcado en color amarillo y si clicáis encima lo veréis mejor, aunque a veces he bajado tanto la resolución de la foto que tampoco es que se vea demasiado bien. En cualquier caso, plano con el recorrido por etapas del 1 al 9, para que más o menos se sitúe quien tenga curiosidad.

ETAPA 1. De carrer Santa Clara a Plaça Independència.

Empezamos en el cruce entre el puente de Piedra, que da acceso al casco antiguo, con la calle de Santa Clara, en dirección hacia la plaza de la Independencia (conocida antes como “la plaça dels cines” y, aún antes, la de San Agustín). He marcado el punto de inicio de color azul. Por este camino se llega recto hasta la plaza, no sin antes realizar una pequeña incursión al puente de “les Ferreries Velles”, que casi todo el mundo, que yo sepa, llama “el pont de l’Eiffel”. Las fotos están reducidas y si queréis se pueden ampliar, aunque tampoco he dejado la resolución original porque únicamente se trata de ilustrar que está todo monopolizado por el derecho a “la libertad de expresión” amarilla. Nótese la contradicción entre monopolio y derecho a la libertad de expresión.

 

ETAPA 2. Plaça de la Independència.

Llegamos a la plaza de la Independencia. Observaremos los cuatro costados de la plaza y un monumento ubicado en su parte interior.

ETAPA 3. Pont d’en Gómez y Pujada de Sant Fèlix.

Hemos pasado la plaza llegamos al Pont d’en Gómez, para detenernos justo en la subida a San Félix. Sobre el uso de “Fèlix”. De un tiempo para aquí, veo siempre que le ponen el nombre de Sant Feliu, hasta en el obispado, aunque de pequeño todo el mundo hablaba de “Sant Fèlix”. Aún recuerdo a mossèn Modest Prats explicarme que “Fèlix” era la forma culta y “Feliu” la forma vulgar. Pero volvamos a nuestro paseo.

En el puente de Gómez, nos encontramos lazos en su mayor parte de tela que están medio rotos o deteriorados. En la subida de San Félix, que se inicia justo al salir del puente, se conoce que no encontraron farola a la que pegar lazos y la solución fue ponérselos a dos tuberías de desagüe.

ETAPA 4. Plaça de la Catedral y carrer de la Força.

Me dirijo hacia la Catedral y me temo de lo peor. Falsa alarma. “Solo” veo unos pocos lazos que ahora veréis. Como en la plaza hay poca cosa, bajo por la calle de la Força, que es la calle por la que todo el mundo que haya visitado Girona habrá pasado. Festival amarillo en la iluminación, incluyendo justo la que flanquea el Archivo Municipal.

ETAPA 5. Pujada de Sant Domènech, Cort Reial y carrer Ballesteries.

He llegado hasta abajo de la calle de la Força (os ahorro alguna foto) y me dirijo a mi izquierda, hacia otra ubicación muy conocida que es la subida de Sant Domènech. Desde allí, alguna foto para volver hacia la calle de la Cort Reial (donde os enseñaré una foto de una calle perpendicular) y la calle Ballesteries, que me conduce de vuelta a la subida de San Félix. En la calle Ballesteries, me llevo una sorpresa: no hay lazos amarillos colgados de la iluminación. Me fijo un poco mejor: claro que no hay. Es porque la iluminación está suspendida mediante cables unidos entre paredes, a una altura elevada y, además, no ofrece una base sólida donde colgar lazos ni bolsas de basura.

ETAPA 6. Rambla de la Llibertat.

Vuelvo sobre mis pasos por la plaza de la Independencia, para dirigirme a la rambla, previo paso por el puente de Sant Agustí, otro lugar con lazos deteriorados y rotos. Desde allí, se sube desde la calle de l’Argenteria (con el mismo tipo de iluminación que Ballesteries; no hay lazos) y entrada triunfal en la rambla.

ETAPA 7. Carrer dels Mercaders, Ferreries Velles i Abeuradors.

Me voy hacia el Ayuntamiento. Pero antes, una vuelta por las calles de detrás de la rambla (están a diez segundos de la rambla y otros diez del Ayuntamiento, más o menos).

ETAPA 8. PLAÇA DEL VI (plaza del Ayuntamiento)

Llego a la plaça del Vi, donde se ubica el Ayuntamiento. Pancarta y lazo en favor de los presos. Los plásticos amarillos, al igual que en otros lugares ya vistos, se ubican en la iluminación de los arcos (“les voltes”). Incluso en los árboles.

ETAPA 9. PUENTE DE PIEDRA Y FINAL DE TRAYECTO.

Acabamos el trayecto. Llego al puente de Piedra, al principio de la rambla. Si cruzo el puente, llego al punto de partida.

ETAPA 10. INFORMACIÓN ADICIONAL.

Esto ha sido el resultado de un paseo rápido y no exhaustivo. Cabe añadir que, en la ciudad, encontramos también colonizada la plaza de Cataluña, justo al lado del punto de final de trayecto. Por supuesto, el edificio de la Generalitat. Cómo no, vías principales de la ciudad: la calle (carretera, para los más viejos) de Barcelona y la Gran Via de Jaume I. No faltan lugares estratégicos, como las plazas que flanquean la estación del tren; especialmente impactante es salir de la terminal del AVE y ver todas las farolas de iluminación con lazos amarillos. Hay más puntos de la ciudad en que el mobiliario urbano adecuado, que en general es la iluminación, presenta plásticos amarillos y la relación sería casi interminable. Y la anteriormente denominada plaza de la Constitución, qué queréis que os diga, a mí me parece “el cementerio de los lazos olvidados“.

CONCLUSIÓN. Si los lazos son “libertad de expresión” ¿cómo es que el secesionismo no deja espacio libre alguno para que los demás pueden expresarse? Es obvio: porque no aspira a que realmente nadie ejerza una libertad que, y a las pruebas me remito, solo es admisible si coincide con su punto de vista.

Por tanto, coincido con todos aquellos que afirman que la cuestión no es nimia. ¿Quieres expresarte? Perfecto. Respeta los derechos de los demás. Algo que está muy lejos de ser representado por los lazos amarillos y su monopolística expresión.

En verdad, no son libertad de expresión, sino una imposición.