Archivos Mensuales: enero 2018

Sobre el Auto del TC

Me lo he estado pensando un poco todo el día y mis anotaciones -ni siquiera conclusiones jurídicas- son las siguientes:

1) Evidentemente, polémica resolución del TC. Se están tocando todos los límites del sistema, con situaciones inimaginables y para las que no existe previsión expresa, lo cual no significa que no pueda existir respuesta.

2) El plazo de 10 días para alegaciones. Nadie puede quejarse porque un Tribunal abra un plazo de alegaciones antes de admitir o inadmitir, dando traslado a cada parte del escrito presentado por el Gobierno y del presentado por los diputados de Junts x Catalunya, así que solución inteligente (y no prevista expresamente por la Ley, eso es cierto).

3) Medidas cautelares. Lo que decía en el punto 1. Polémico y, a la vez, fruto de situaciones inimaginables.
La cita que hacen algunos del artículo 721 LEC (Ley de Enjuiciamiento Civil) y la prohibición de medidas cautelares de oficio es, a mi juicio, errónea.
Y eso porque la Ley de Enjuiciamiento Civil NO ES SUPLETORIA (o no lo es de forma automática) en materia de medidas cautelares.

Artículo 80 LOTC:Se aplicarán, con carácter supletorio de la presente Ley, los preceptos de la Ley Orgánica del Poder Judicial y de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en materia de comparecencia en juicio, recusación y abstención, publicidad y forma de los actos, comunicaciones y actos de auxilio jurisdiccional, día y horas hábiles, cómputo de plazos, deliberación y votación, caducidad, renuncia y desistimiento, lengua oficial y policía de estrados.“. No dice nada de las medidas cautelares, así que resulta más que dudoso que pueda esgrimirse el artículo 721 LEC de forma tan clara y directa como he leído.

Así que, como la LOTC (Ley Orgánica del TC) no remite automáticamente a la LEC, la solución pasa, en primer lugar, por intentar llenar la laguna jurídica (no existe previsión expresa de medidas cautelares en caso como el que nos ocupa) mediante el propio texto de la Ley. Por eso creo que se remiten -como apuntaba la crónica de El Confidencial- al artículo 56 LOTC para llenar la laguna. Este artículo, relativo al recurso de amparo, en sus apartados 2 y 3 dice:
2. Ello no obstante, cuando la ejecución del acto o sentencia impugnados produzca un perjuicio al recurrente que pudiera hacer perder al amparo su finalidad, la Sala, o la Sección en el supuesto del artículo 52.2, de oficio o a instancia del recurrente, podrá disponer la suspensión, total o parcial, de sus efectos, siempre y cuando la suspensión no ocasione perturbación grave a un interés constitucionalmente protegido, ni a los derechos fundamentales o libertades de otra persona.

3. Asimismo, la Sala o la Sección podrá adoptar cualesquiera medidas cautelares y resoluciones provisionales previstas en el ordenamiento, que, por su naturaleza, puedan aplicarse en el proceso de amparo y tiendan a evitar que el recurso pierda su finalidad.

La conclusión jurídica es muy clara: si el Tribunal puede acordar medidas de oficio en un recurso de amparo, ¿cómo no va a poder hacerlo en cualquier otro recurso o procedimiento de su competencia?

Recordemos también lo que dispone el artículo 1.1 LOTC: “Uno. El Tribunal Constitucional, como intérprete supremo de la Constitución, es independiente de los demás órganos constitucionales y está sometido sólo a la Constitución y a la presente Ley Orgánica.

4) Obviamente, aparece otra discusión: ¿se trata de medidas previstas en el ordenamiento? Interesante pregunta, pero esto sólo son unas anotaciones y el fin de semana me ha ocupado con vivencias mucho más interesantes y enriquecedoras que el ‘Procés’. Como para romperme la cabeza en un esfuerzo que no suele servir para nada.

5) Dada la urgencia del asunto, no tengo duda alguna de que el TC podía adoptar las medidas cautelares sin escuchar a las partes.

6) Sobre la publicación y ejecutividad del Auto. Se ha publicado la parte dispositiva, es decir, la decisión del Tribunal. Si bien es cierto que toda resolución debe ser convenientemente motivada, lo cierto es que tras la deliberación y fallo, la voluntad del Tribunal ya está formada. Solo falta redactar el contenido concreto de la resolución en cuanto a antecedentes de hecho y fundamentos de derecho, pero la decisión -que ha sido debatida por el Pleno del TC, según se ha informado, por unanimidad- es la que aparece publicada. Pero eso no significa que los puntos de hecho y de derecho no hayan sido debatidos y decididos.

No me voy a extender con esto, pero por las dudas que a algunos parece que les asaltan -probablemente por desconocimiento, que nadie nace sabido- un ejemplo sencillito: Nota del Consejo General del Poder Judicial de 22 de noviembre de 2017 por la que se informa de que “El Pleno de la Sala Primera, de lo Civil, del Tribunal Supremo ha estimado el recurso de casación interpuesto por la entidad bancaria Kutxabank contra una sentencia …“. Más adelante leemos que: “El fallo ha sido comunicado ya a los procuradores de las partes. El texto íntegro de la sentencia se dará a conocer en los próximos días“.

Pues bien, la Sentencia -cuyo fallo se conocía el 22 de noviembre y, según la nota, se había notificado ya a las partes interesadas- se publicó con fecha 14 de diciembre de 2017, como leeréis si clicáis esta nota de prensa del 18 de diciembre.

Así que diferenciemos: 1) La decisión (el fallo publicado); 2) De la redacción concreta, que ha sido también objeto de deliberación y discusión por el Tribunal en sus puntos esenciales de hechos y fundamentos de derecho. Esta forma, llamémosle “diferida”, es poco frecuente, pero no inédita. Si uno busca en las notas de prensa del CGPJ, encontrará más de un supuesto del mismo estilo.

7) La última, que quizás es la más importante y, a mi entender, ha sido bastante obviada: ¿puede alguien que se sustrae a la acción de la justicia y pesa contra él una orden de detención beneficiarse de su huida para obtener nada menos que una investidura?

Conclusión. Hoy no hago conclusiones. Se trata de anotaciones.

Fervor militante

A estas alturas, todos sabéis que que en nuestro ordenamiento constitucional no tiene cabida un modelo de “democracia militante” que imponga no ya el respeto sino la adhesión positiva a la Constitución. Ahora bien, “el planteamiento de concepciones que pretendan modificar el fundamento mismo del orden constitucional tiene cabida en nuestro ordenamiento, pero siempre que no se prepare o defienda a través de una actividad que vulnere los principios democráticos, los derechos fundamentales o el resto de los mandatos constitucionales y que el intento de su consecución efectiva se realice en el marco de los procedimientos de reforma de la Constitución, pues el respeto a los procedimientos es siempre, y en todo caso, inexcusable“.

Resumido: que puedes defender valores totalmente contrarios a la Constitución, pero no lo puedes hacer fuera de los valores y principios fundamentales, así como de procedimiento, que marca la Constitución. O sea: ¿quieres República en lugar de Monarquía? Ningún problema: puedes defender la República. Para conseguirla solo hay que conseguir las mayorías suficientes que permitan ese cambio siguiendo las vías que marca la Constitución, etc.

Lo anterior viene a cuento del fervor militante que destila el independentismo. Evidentemente, el asunto de quién canta o no canta el himno catalán tiene su aquel: se exige cantar ‘Els Segadors’, en clarísima adhesión militante. Por fortuna, la Constitución y el Código Penal permiten pasar olímpicamente del himno español cuando suena y si te estás callado, no pasa nada (si organizas un abucheo general u organizas gestos similares, la cosa cambia porque es otra cosa). Según parece, en Cataluña, si estás callado, sí que pasa. El doble rasero moral aplicado está claro y no merece demasiado debate (doy por descontado que sabéis de qué va la cosa), así que me he fijado en alguna expresión de quienes exigen la militancia.

Pongamos por caso este tuit de Josep Rull.

Muy breve: si, según Rull, “es costumbre“, parece que alude a la siempre polémica fuerza de ley (o como ley) de la costumbre (discusión muy aburrida, me la salto). Unas breves pinceladas de cómo se regula la costumbre en el Código Civil  (común a toda España, sin perjuicio de las leyes particulares de cada Comunidad Autónoma) y el Código Civil de Cataluña:

Artículo 1 del Código Civil:

1. Las fuentes del ordenamiento jurídico español son la ley, la costumbre y los principios generales del derecho.

(…)

3. La costumbre sólo regirá en defecto de ley aplicable, siempre que no sea contraria a la moral o al orden público, y que resulte probada.“.

Artículo 111-1 del Código Civil de Cataluña:1. El derecho civil de Cataluña está constituido por las disposiciones del presente Código, las demás leyes del Parlamento en materia de derecho civil, las costumbres y los principios generales del derecho propio.

2. La costumbre solo rige en defecto de ley aplicable.

Como os digo, parece que Rull alude a la “costumbre” como algo, incluso, con fuerza legal. Algo militante. Algo obligatorio. Bien.

Eso no es lo más interesante. Lo interesante -sí, ya sabéis mi debilidad- es acudir a la sesión constitutiva del Parlamento francés o del Parlamento italiano para comprobar si, como afirma Josep Rull, la imagen es “impensable” en Francia o Italia. Efectivamente, es impensable porque, tras elegir Presidente del Parlamento y acabar la sesión constitutiva, ni siquiera suena el himno de esos países. Pero, bueno, Rull ya lo ha soltado, ha conseguido 2.613 retuits y, además, dice que es “impensable”. Lo clásico del nacionalismo desinformado de derechas (dicho sea de paso: ser de derechas no me parece pecado mortal, pero conviene recordar que el independentismo es poco coherente y de derechas, como muy bien nos recuerda la CUP con esta estrambótica respuesta a Xavier Rius).

Italia. Aquí, el enlace a la sesión constitutiva de la XVII legislatura de la “Camera dei Diputati” italiana, de fecha 15 de marzo de 2013. Los más incrédulos, podéis pulsar donde pone “Seduta di assemblea numero 1 della XVII legislatura” y examinar los tres últimos subapartados, el primero de los cuales es “Presidente della Camera (Insediamento e discorso)”

Francia. Aquí, el enlace al vídeo de la sesión de apertura de la XV Legislatura y elección de Presidencia de la Asamblea Nacional Francesa. No tenéis más que ir al momento en que se levanta la sesión a las 02:19:58.

Estados Unidos de América. El sistema americano es un poco complicado. Y me da igual si acaban o no cantando el himno tras la primera sesión del Congreso, de la Cámara de Representantes o del Senado.  Si es que sí, pues felicidades. Y si es que no, pues felicidades también. Lo que sí me consta es que se hace, me parece que cada día, un juramento a la bandera: “I pledge allegiance to the flag of the United States of America, and to the republic for which it stands, one nation under God, indivisible, with liberty and justice for all.” (¡Oh!, ¡indivisible!; ¡oh!).

CONCLUSIÓN. Tópicos y generalizaciones imaginarias para verbalizar el deseo de la imposición de un régimen fervor militante. ¿Y esto hay que tomárselo seriamente?

Todos los caminos conducen al 155

Esta mañana, Joan empezaba una bromita con el número 155 como “icono” que le he contestado con esta captura:

Las casualidades existen y lo mejor estaba por llegar.  A la hora de comer, con bromitas también, me pasan esta imagen, con indicación de la distancia restante de camino a Barcelona:

Metido en la bromita, me ha hecho recordar otro rótulo, en este caso de la AP-2:

Ahí no acaba la cosa. Quedaba una imagen más:

CONCLUSIÓN. La información estaba ahí. Todos los caminos, claramente, conducen al 155.

Sólo por cambiar de entrada

Este nuevo artículo viene a cuento de que hace más de diez días que no publico nada, “nos comunicamos” vía comentarios y ya hemos superado los cien, así que toca cambiar de página, ni que sea para empezar de nuevo. O sea, que no se trata de ningún artículo, ni del análisis de algo que me haya llamado la atención. Es sólo (yo soy de los que escriben sólo con tilde) por cambiar de entrada.

Eso sí, y por dotar de algo de contenido la entrada, acabo de ver en mi Twitter que @MissAntropia___ enlazaba una noticia de Nació Digital del día 20 de septiembre de 2017, cuyo contenido es casi una declaración de Hechos Probados de una hipotética Sentencia de delito de sedición. Dice así en su titular principal y los dos primeros párrafos, de los que resalto en negrita y rojo unas interesantes palabras:

Els manifestants bloquejaran la Guàrdia Civil si s’endú papers d’Economia

La reacció contra la irrupció de la Guàrdia Civil en quatre conselleries de la Generalitat -Economia, Exteriors, Governació i Afers Socials- ha estat espontània a primera hora del matí, però no ha estat imprevista. Les entitats sobiranistes i els partits porten mesos preparant la resposta a un escenari de repressió de l’Estat, i la moblilització al carrer és la cara més visible d’aquesta estratègia. Les protestes pacífiques estan centrades a la confluència entre Rambla Catalunya i la Gran Via de Barcelona, on hi ha el departament d’Economia, i el pacte al qual han arribat partits i entitats és que els manifestants no deixin sortir la Guàrdia Civil de les dependències de la conselleria si els agents “s’enduen documents, segons fonts consultades per NacióDigital.

En cas contrari, és a dir, si l’institut armat no confisca documentació, l’ordre que es donarà és de deixar passa els agents. Aquestes accions s’han consensuat entre les formacions independentistes i les entitats, que des de primera hora fan costat al departament d’Economia i a les persones detingudes, així com també al personal de la conselleria que ha vist interrompuda l’activitat normal pels escorcolls de la Guàrdia Civil. Els partits estan cridant a la mobilització aquesta tarda per omplir la confluència entre Rambla Catalunya i la Gran Via, i el PDECat i ERC han suspès els actes que tenien previstos per les set.

Después, algunos se extrañan de que estén imputados por sedición.

Gracias, Nació Digital, por su inestimable colaboración en el esclarecimiento de los hechos investigados. Si un día el tema llega a juicio y se dicta Sentencia condenatoria para alguien por los hechos del 20 de septiembre, creo que el relato no diferirá en casi nada.

Nota: el goteo de tonterías del separatismo es elevadísimo. Su calidad, ínfima. No dan ni para una entrada potable y apenas para tres o cuatro comentarios sobre un mismo tema.

I això, qui ho paga?

És indubtable que el separatisme utilitza les institucions al seu exclusiu servei, ignorant tots aquells qui no comparteixen la seva posició. D’exemples n’hi ha molts i ara n’explicaré un d’especialment significatiu -com a mínim per a mi- que exemplifica com el separatisme s’identifica fàcilment amb l’arbitrarietat i, a sobre, ho hem de pagar tots. L’assumpte té especial gràcia perquè el separatisme es postula com a solució moral de tots els problemes.

Situació. 2 de novembre de 2017. S’acorda la presó provisional de vuit exconsellers de la Generalitat.

La data coincideix amb les Festes de Sant Narcís i, com a “mostra de rebuig” per l’entrada a presó dels exconsellers, l’Ajuntament de Girona va acordar, entre d’altres activitats, el tancament de les barraques. Les barraques -concessions per a la venda de beguda i menjar en un espai (La Copa) on es concentra la festa de nit- se sortegen entre les entitats que s’hi presenten i paguen una taxa o cànon (o el nom que rebi, que no ho sé). Evidentment, aquestes entitats esperen obtenir uns beneficis econòmics de l’explotació de les barraques.Evidentment, no existeix cap connexió lògica entre la presó provisional d’uns exconsellers i el tancament de les barraques (ni les atraccions de Fires o els concerts), però la qüestió és que les barraques van tancar. Igualment, cal dir que el castell de focs amb què acaben sempre les Fires des de que tinc memòria també va ser suspès.

Segons publicava DiarideGirona el dia 9 de novembre: “Entitats de les barraques estan molestes amb les suspensions de les Fires“. Val la pena llegir la notícia per adonar-se de l’existència d’una dinàmica molt coneguda i comentada en el blog: que molt pocs, en aquest cas només un, es va atrevir a posar en qüestió públicament la decisió de l’Ajuntament, mentre que d’altres no van gosar d’exposar la seva discrepància.

DiarideGirona ho explicava així: “El dia que es van suspendre els concerts, el dijous, hi va haver una reunió on van ser presents representants de totes les entitats que tenien barraca. Des de l’Ajuntament, la regidora de Fires, Eva palau, i des de fonts properes a la Comissió de la Copa es deixa clar que totes ho van entendre i acceptar. Aí que expliquen que hi va haver alguna veu discrepant que s’oposiva al tancament de les barraques. Segons ha pogut saber Diari de Girona, la que més va deixar clara la seva oposició va ser la del club de bàsquet Santa Eugènia. Segons han explicat algunes entitats, n’hi ha d’altres que van callar però que no acceptaven la decisió municipal de bon grat. «Era això o això. No hi havia opció», expliquen“.

O sigui, més o menys, la clàssica “oferta que no podràs rebutjar, que més d’un i de dos no s’atreveixen a contradir.

I arribem al desenllaç. Avui, dia 1 de gener, DiarideGirona publica la següent notícia: “Girona pagarà 200 euros a cada entitat per la nit que va obligar a tancar les barraques“. I en el cos de la notícia llegim: “En la reunió celebrada dijous, l’Ajuntament va explicar a les entitats que se’ls compensarà amb 200 euros cadascuna pel tancament de la Copa el dia 2 de novembre. El pagament es farà per transferència bancària en un termini de com a molt dues setmanes. Malgrat que es tracta d’una xifra molt inferior a la que acostumen a recaptar una nit habitual de barraques, les entitats ho han acceptat perquè els permetrà almenys cobrir despeses“.

CONCLUSIÓ. Si la decisió de tancar les barraques fos justa i ajustada a Dret, l’Ajuntament no hauria de pagar res. Però no ho era i per això paguen dos-cents euros, que  és una quantitat molt petita. Clar que segurament resulta “suficient” com a “indemnització”, atès que embolicar-se en plets té dos costos inassumibles: el primer, el de l’advocat, que serà més car que la quantitat a reclamar; i el segon, el d’enfrontar-se amb l’Ajuntament quan potser de vegades has de demanar alguna petita ajuda i ara se’t tancarà.

L’Ajuntament, posat a l’explícit servei de la causa separatista. I qui ho paga, tot això?

Ara, només falta saber la indemnització que s’haurà pagat (o pendent de pagar) a l’empresa del castell de focs o, també, als firaires per la paralització de les atraccions. Aquest és el projecte modern de la secessió, el de l’eficiència i seriositat de l’Administració… sempre que estigui d’acord amb els postulats del separatisme.