Archivos Mensuales: diciembre 2017

Las risas se escuchan hasta en Tabarnia

Resulta complicado no decir nada sobre “Tabarnia”. Cada vez que pasa por mi Twitter algún comentario de prohombres subvencionados del separatismo, o a la busca de una subvención, la risa se hace mayor. ¡¡¡Se lo toman decididamente en serio!!!

Aparte del inefable Aleix Sarri, he podido leer tuits de Toni Soler (cuestionando la divisibilidad de Cataluña), Eduard Voltas (diciendo que es un invento de C’s; por favor, qué poco ha leído este señor para enterarse de las iniciativas que hasta hace un par o tres de días apenas pasaban de lo anecdótico, pero estaban allí) o Josep Costa, entre muchos otros. De una forma u otra, el perfil de este tipo de “contestaciones” da por sólida la iniciativa. A mí ya me perdonaréis, pero lo que le veo -al margen de que haya quien la tome verdaderamente por sólida- es mucha ironía, mucha risa y, como se ha repetido sin descanso, mucho poner al separatismo frente a su propia argumentación. Y, sorpresa, desmontarse con suma facilidad. Si no lo veo, no lo creo.

Sobre lo de poner al separatismo ante su espejo. “Casualmente”, acabo de recuperar el libro de Josep Costa. Releo el primer capítulo, en que de forma somera explica las teorías creadas para justificar o dotar de fundamento la secesión. Página 26. Comenta lo siguiente: “…la millor teoria de la secessió serà la que combini els aspectes deontològics, procedimental i conseqüencialistes (…) de totes elles. Per exemple, mentre les teories nacionalistes proporcionen la millor comprensió de les motivacions que impulsen els moviments independentistes, les teories plebiscitàries encerten quan assenyalen que és necessari el vot democràtic d’una majoria dels residents al territori que es vol independitzar, sense tenir en compte la seua identitat nacional. Els defensors de les teories plebiscitàries també tenen raó quan suggereixen que pot ser injust imposar la unitat d’un estat als qui clarament estan a favor de la secessió, atès el caràcter fundacional que té la sobirania popular per als règims polítics contemporanis…“.

Es curioso. Esta clase de argumentos sirven para Cataluña y no sirven para los “tabarneses“. Dígase de paso que, más adelante, Costa se plantea la cuestión de qué pasa en caso de referéndum con zonas en que gana el Sí, otras el No y las divisiones casi infinitas que podrían producirse de tomar la teoria plebiscitaria con todas sus supuestas consecuencias. Pero ese no es el tema.

El tema es que se plantea con más ironía y mala leche que otra cosa el tema de Tabarnia -y ya os digo mi posición: no me lo tomo más que como ironía- y el independentismo se pone a negar uno tras otro todos sus postulados. Si es que es de risa.

Y ahora un poco, solo un poco, de más seriedad. Ha sido suficiente con que personas de alta relevancia pública, como Inés Arrimadas o Albert Rivera, hayan difundido el asunto como para que tome una dimensión muy superior a la que de verdad merecería. Y, con ello, sorprendentemente, se han producido dos fenómenos, de importancia relativa pero significativos: 1) el independentismo “contrarrestando” (jajajaja) la argumentación “tabarnesa” (jajaja); 2) el foco de atención se desplaza hacia un punto alejado del interés informativo que habitualmente marca el separatismo.

Quizás que alguien tome nota y aprenda técnicas de comunicación.

Mientras tanto, acabad de disfrutar leyendo los últimos tuits, comentarios y noticias sobre el tema antes de que vuelva a quedar relegado.

Cites falses amb retard (citas falsas con retraso)

Avui toca una cita falsa amb retard, perquè ja fa dies que està desmentida a Maldito Bulo.  Bé, en realitat crec que la vaig desmentir a Twitter abans que Maldito Bulo, amb la qual cosa s’esdevé encara més encertada la suggerència que en alguna ocasió ha fet l’Abraham, per tal de que el blog es reconverteixi en part cap a aquesta línia del “desmentit professional”. [Per suposat, si vaig comprovar i/o “desmentir” abans que Maldito Bulo la cita falsa que us diré, m’és completament igual. La qüestió és una altra].

Comencem: 10.44 a.m. del dia 21/12/2017, dia de les eleccions. M’arriba aquest Whatsapp d’algun dels molts infiltrats dels que disposo.

Després d’una breu conversa i comprovacions diverses, com per exemple anar a la web de l’Institut Ramon Llull i veure que només s’hi fa referència com a Oficines a l’Exterior les ubicades a Londres, Berlín, Nova York i París, a les 11:11 ja hem arribat a la conclusió de que el contingut (acomiadament dels treballadors del Llull, entitat no política, blablabla) no és cert. Tampoc no trobem cap referència al contingut del missatge del whatsapp a cap mitjà de comunicació ni font fiable (tampoc a les no fiables).

Comprovant una mica més ens trobem que del 2009 fins el 2015 va haver-hi un “Espai Llull“. A partir de l’octubre de 2015 s’integra la representació a l’Alguer a la Delegació de la Generalitat a Itàlia. Ho explica aquesta nota de premsa de la Generalitat del 6 d’octubre de 2015: “Fins ara la representació del Govern a l’Alguer depenia de l’Institut Ramon Llull, que es feia càrrec d’un espai cedit per l’Ajuntament de l’Alguer. A partir d’ara serà el delegat del Govern a Itàlia, Luca Bellizzi, el responsable de la relació del Govern amb aquest territori, que té uns vincles històrics, lingüístics i culturals molt forts amb Catalunya“.

A les 11:18 ja havia trobat aquesta mateixa nota substancialment reproduïda a La Vanguardia, via EFE.

Bé. A aquesta hora ja havíem descobert que, en realitat, a l’Alguer hi havia un “Ofici” de la Generalitat (no una oficina de l’Institut Ramon Llull)  i que aquesta oficina quedava tancada per aplicació de l’article 155 de la Constitució.

La cosa és tan antiga que tant ElPunt com l’ARA es feien ressò del tancament de les delegacions a l’exterior, el dia 1 de desembre!!! Ambdues notícies, via ACN, deien: “El govern espanyol ha acomiadat els treballadors públics de les delegacions de la Generalitat a l’exterior, segons ha pogut saber l’ACN. El personal de les delegacions de París, Londres, Berlín, Lisboa, Viena, Washington, Copenhaguen i Roma perdran la seva feina…“. O sigui, que el dia 1 de desembre els treballadors ja havien estat acomiadats, amb efectes 30 de novembre.

REPETEIXO PER SI ALGÚ NO SE N’HA ADONAT: Tot el personal de les oficines de la Generalitat a l’exterior va ser acomiadat amb efectes 30  DE NOVEMBRE DE 2017. És a dir, 21 dies abans del Whatsapp que us he reproduït i que, curiosament, es difon el dia de les eleccions.

Aquí teniu la carta que van difondre alguns mitjans de comunicació:

El Periódico publicava una notícia el dia 1 de desembre: “Exteriors culpa dels acomiadaments a les ‘ambaixades’ el número dos de Romeva. El Govern central al·lega que Villatoro, secretari general del departament, no va reubicar els 33 empleats locals“. Fins i tot, a la notícia llegim: “Segons fonts d’Exteriors, aquesta mesura dràstica es va prendre després que el secretari general Aleix Villatoro, número dos de Raül Romeva en la Conselleria d’Afers Exteriors, no presentés un pla per reubicar-los en altres organismes catalans (com les oficines comercials d’Acció o l’Institut Ramon Llull, amb seus en diverses ciutats estrangeres).” (el color vermell és meu).

Fins i tot, havíem tingut l’oportunitat de llegir aquesta notícia de Vilaweb del dia 4 de desembre de 2017 en la que, entre d’altres coses, llegim: “Una de les aplicacions de l’article 155 contra l’autogovern de Catalunya va ser el tancament de l’Oficina de la Generalitat a l’Alguer, oberta el 2009 i on es feien activitats de promoció de la cultura catalana. Per recuperar-ho, set ex-batlles de la iutat han enviat una carta al ministeri d’Afers estrangers italià perquè intercedeixi i demani que es restableixi l’oficina“. Ep! 4 de desembre. 4 de desembre. 4 de desembre. Oficina de la Generalitat a l’Alguer.

O sigui: no hi havia cap oficina ni Espai del Llull des de l’octubre de 2015. I el tema de l’acomiadament venia de tres setmanes abans. No és el mateix dir que, en aplicació del 155, s’ha tancat una de les oficines de la Generalitat a l’exterior que dir que s’ha tancat una oficina del Llull (entitat no política, etc, que és el que diu el missatge de Whatsapp) i que, a més, s’ha acomiadat els seus treballadors. I no és el mateix dir que “El Ministerio del interior acaba d’acomiadar…” que explicar que això ve de tres setmanes abans. La manipulació és clara i la intenció també.

Així doncs, una vegada verificat que es tractava d’un altre Whatsapp dirigit a manipular la informació, per tal d’obtenir la màxima difusió possible d’un públic assedegat de notícies que tenen poc a veure amb la realitat, no calia més que seure davant del Twitter, tot esperant que algú piulés un Whatsapp sense font coneguda i sense cap mena de verificació i n’aconseguís el màxim eco.

Fent una cerca a Twitter, sortien set o vuit piulades, gairebé sense repercussió… fins que a les 11:22 arriba el moment desitjat: ni més ni menys que Josep Huguet, qui havia arribat a ser Conseller de la Generalitat en dues etapes diferents, agafa el Whatsapp que li ha arribat, se’l creu de dalt a baix, no verifica res i el difon a Twitter, amb èxit total: ara mateix té més de 8.100 RT’s.

A les 11:25, agafo el meu Twitter, cito la piulada del sr.Huguet i escric això, evidentment sense gaire èxit.

No vaig ser l’únic a fer aquest tipus d’observació, però això no va ser obstacle per tal de que el sr.Huguet mantingués la seva piulada, que ni era certa, ni tenia a veure amb la realitat: un Whatsapp sense cap mena de font ni verificació.

Això sí, Huguet va fer aquesta piulada a les 19:48, “precisant” alguna “petita” incorrecció, la qual va obtenir tres “m’agrada”.

CONCLUSIÓ. No hi havia cap oficina del Llull, com deia el Whatsapp sense verificar difós pel sr.Huguet. Els treballadors que hi hagués a la delegació de l’Alguer no van ser acomiadats el dia 21 de desembre, dia de les eleccions, com deia el Whatsapp del sr.Huguet, sinó amb efectes 30 de novembre.

De fet, el sr.Huguet, que segons diu el seu perfil és “Enginyer i llicenciat en història” va esbombar -amb èxit- un Whatsapp sense cap mena de contacte amb la veritat. Però a ell ja li anava bé. Després, es queixen d’algun adjectiu com fanàtic. O sigui, que més de 8.100 repiulades i vagi-se’n a saber quantes persones ho hauran vist i ens n’hem d’aguantar. I es limita a “corregir” el tema de l’oficina, sense dir res de tot el tema. En fi.

Abans d’ahir, un usuari deia que quan els ciutadans que viuen a Vila-roja o Nou Barris deixin de mobilitzar-se, aleshores, els qui estem en contra de la secessió “fliparem”.

No cal, perquè jo ja “flipo” ara, veient com tot un exconseller de la Generalitat es dedica a publicar en el seu Twitter el primer Whatsapp que li passen. És igual si no hi ha fonts, si hi ha errors enormes o alguna que altra mentida o tergiversació interessada. I més de 8.000 usuaris que ho redifonen (amb prou feines alguns esmenten les “incorreccions”, malgrat l’assumpte ultrapassa, i molt, la simple “incorrecció”).

Bé que lamento haver publicat avui aquesta cita falsa del Whatsapp amb retard i no abans.

Votar constitucionalismo, votar democracia

No falta ni una hora para la medianoche. Llevo toda la tarde cavilando si publicaba alguna entrada como la del título. Mi inclinación era no hacerlo. Más que nada porque el título, analizado con rigor, es injusto: claro que hay “no constitucionalistas” demócratas. No abundan, pero los hay, sin duda. En gran parte han preferido abandonar los principios básicos de la democracia -pues la “democracia”, en su caso, únicamente existe si les das la razón; si les llevas la contraria, eres un “facha”-, pero haberlos (demócratas), haylos.

Entre otras múltiples razones por las que promuevo el voto “constitucionalista” frente al “no constitucionalista” o, con mayor propiedad, separatista:

  1. Porque ufanarse con un color y un símbolo -el amarillo y los lazos de bolsa de basura- y, con él, apropiarse de todo el espacio público, no es democrático.
  2. Porque cuando alguien expresa en público que votará a un partido constitucionalista (entiéndase por tal expresión C’s, PSC, PP) y la respuesta son de caras de asombro y “¿No votarás independentista?“, no es democrático. Es de mente cerrada y demuestra lo que expresaba antes entre guiones: que su “democracia” solo admite el pensamiento único. [Nota: esto que explico es un microepisodio sucedido hoy mismo] El demócrata -lo explico para el que no esté familiarizado- podrá disentir y hasta criticar la opción del interlocutor. Pero no formulará una pregunta que da por supuesto que la única opción correcta es la suya. Más que nada, porque parece poco o nada democrático.
  3. Porque cuando, en el transcurso del microepisodio al que he hecho referencia, se cita el artículo de Carles Monguilod que comentábamos el otro día y la respuesta del interlocutor (de profesión, abogado) es “no me interesa lo que diga“,  se reflejan -una vez más, no sé cuántas veces llevo esto repetido- los prejuicios en que se basa el separatismo y sus inexistentes ganas de aplicar el sentido crítico y contrastar opiniones [dicho de otro modo: si en Cita Falsa no nos hubiéramos leído toneladas de Vilaweb, Ara, ElPunt, etc, apenas hubiéramos pasado de un mundo propio autorreferencial, que es donde vive el separatismo]. Como no les gusta un determinado discurso -impecablemente real y técnico- la opción es ignorarlo, simular que no existe. No, no es democrático.

Frente a lo anterior (y todo lo que queráis añadir), por supuesto que votar constitucionalismo no es la panacea. (Esta frase la pongo para los críticos). ¡Oh!, por supuesto. Pero esto no es problema, por favor.

Salvo alguno con militancia, la mayoría de los que rondamos por el blog nos movemos por preferencias: o sea, que le podemos encontrar pegas a todos los partidos. Sin excepción. Incluso, a algunos les encontraremos mayores pegas que a otros, por fortuna. Sobre eso descansa el pensamiento crítico (sin abominar de los que militéis, que cada uno tiene sus razones; pero creo que se entiende lo que quiero decir).

No obstante, tengo claro que unos partidos y (muchos de) sus seguidores entienden la democracia como pensamiento único y otros, sin ser ni mucho menos los portadores de la virtud, al menos no derogan la Constitución y el Estatut ni pretenden sustituir un ordenamiento jurídico por otro sin la más mínima regla democrática.

Así que votad, amiguitos. Al que más os guste o al que menos os disguste, pero votad constitucionalismo, que al menos está alejado del pensamiento único. [Y si no votáis constitucionalismo, pues me parece muy bien, oiga; discrepo, pero no seré yo quien le cuestione “¿cómo es que no votas constitucionalismo?” con cara de drama].

[Nota adicional medio en broma: en cuanto a los comunes… no diré nada y así no me meto en jardines]

Antes y después: no siempre es lo mismo

Esta mañana volvía desde Figueres y se me ha ocurrido escuchar el programa local de SER Girona. Entrevistaban a Roger Torrent (ERC), quien, sin demasiada oposición por parte del periodista, recurría a los mismo tópicos de siempre, los de antes y los de después: “son unas nuevas plebiscitarias“, “está claro que las elecciones se convocan por las presiones de Europa“, “la independencia está proclamada” o “la implementaremos después de estas elecciones ilegítimas” (no obstante lo cual, se presentan: clara contradicción en sus propios términos).

El momento más pseudoincómodo para el entrevistado ha llegado con otro tópico: “no se ejecutó la proclamación para evitar consecuencias negativas para los ciudadanos” ( o sea, para evitar “los muertos”). En ese momento, el periodista le hace una pregunta cuyo tenor literal no recuerdo, pero su sentido sí: “Si no llevaron a cabo la independencia porque podía haber muertos, ¿cómo piensan hacerlo ahora? ¿qué habrá cambiado?”. La respuesta ha sido más o menos del tenor: “lo haremos”. Y punto, porque yo lo valgo. Por supuesto, el periodista no ha pedido más explicaciones. En fin. Lo mismo antes y después.

Bueno, no exactamente. Y es que mientras escuchaba esta entrevista me han llegado un par de imágenes y un texto (protegidos por el secreto profesional en cuanto a la autoría), que solo he podido leer y revisar cuando he aparcado el coche. El resumen que os hago es el siguiente: ante la OCUPACIÓN de TODO ESPACIO PÚBLICO por el separatismo, cada vez hay más gente literalmente HARTA. Por eso los hay quienes adoptan soluciones tajantes, cansados de que se crean que pueden hacer lo que les venga en gana. En el caso de las imágenes que me han facilitado, las bolsas de basura amarillas (o lo que sean, lo parecen) fueron colocadas ante un recinto que el jueves, en Girona, servirá de colegio electoral, así de sutiles son “los demócratas”.

Esto es lo que se veía ANTES (clic en la foto para ampliar).

Y esto es como quedó DESPUÉS (clic en la foto para ampliar)

CONCLUSIÓN. En algunos ámbitos, sí que existen diferencias entre el ANTES y el DESPUÉS. Y no, no se trata de “libertad de expresión”, se trata de la continua imposición, frente a la que se rebela (de rebelión; no de revelar) un enorme hartazgo. Si respetaran en algo la democracia -que no es el caso- como mínimo se abstendrían de “sutilezas” como la comentada (he verificado el lugar de la foto y, efectivamente, se trata de un tramo delante del Pabellón Municipal de Santa Eugènia).

Quién sabe si ya habrán “repuesto” el material objeto de limpieza y habrán vuelto a utilizar para sus fines particulares un mobiliario urbano que quienes no compartimos el ideal separatista también pagamos. Pero, claro, los árboles “serán siempre suyos“.

Al menos, en algunos sitios, existe diferencia entre el ANTES y el DESPUÉS. No siempre es lo mismo.

Dos libros interesantes: “El final del desconcierto” y “Escucha, Cataluña. Escucha, España”

Si llevo casi quince días sin escribir nada es porque apenas sucede nada de interés para el blog. Un tuit por aquí, una noticia tergiversada por allá y artículos de opinión de bajo nivel que únicamente son capaces de apelar a lo emocional para infundir ánimos al sector separatista. Así que, como sabéis, me compré unos cuantos libros y me he leído dos, que os comento brevemente por si os resulta de interés.

El primero, para mí el más interesante si tuviera que escoger uno solo, es el publicado por Antón Costas, “El final del desconcierto“. Costas analiza, a grandes rasgos, la situación en España producto de la crisis económica y uno de sus problemas principales: la desigualdad, la pobreza, la falta de recursos suficientes en muchos hogares y la urgente necesidad de un plan para superar esta gravísima cuestión.

Como tesis principal y básica que recorre la mayor parte del libro, el autor considera que el hecho de que tantas personas en España se hayan visto condenadas a la pobreza, apenas sin posibilidades de salir de ella, aderezado con recortes sociales que, en general, han sufrido los estratos sociales de menor capacidad económica y formativa, ha roto el “contrato social” en que se fundamentan algunos de los pilares básicos de una sociedad: la existencia de oportunidades para todos y que se procuren los medios para que la sociedad no “deje atrás” a quien necesite la ayuda y solidaridad. Si será marcado el tono progresista de Costas que hasta a Íñigo Errejón le ha gustado el libro.

Todo esto, por supuesto, sin renunciar al capitalismo como forma de organización del mercado, pero sujeto a mecanismos, límites y hasta la intervención del Estado, digamos que de forma “asociativa” con el sector privado, como forma de contribuir al desarrollo económico.

El libro abarca otros aspectos, como eficiencia, competitividad, tamaño de las empresas (insuficiente, a juicio de Costas), crecimiento económico y los ciclos a que se somete en España, los perjuicios de la austeridad o la “captura” del Ministerio de Fomento por determinadas empresas e intereses económicos, entre muchos otros. No obstante, en mi opinión, el aspecto más destacable es esta prioridad socioeconómica -no solo enfocada en las capas más necesitadas, pero sí con prioridad allí- que redunda en beneficio de toda la sociedad.

En definitiva, un libro constructivo que se lee con cierta facilidad, aunque no tanto como del tirón.

El segundo, “Escucha, Cataluña. Escucha, España“, cuyos autores son Josep Borrell, Francesc de Carreras, Juan-José López Burniol y Josep Piqué, sí se puede leer casi del tirón. Con la temática del ‘procés’, que nos sabemos de memoria, el camino está muy allanado para su lectura. De forma esquemática:

  • Josep Borrell. Con su estilo directo y enérgico, los argumentos de Borrell giran alrededor de las falsedades vendidas por el separatismo (el “límite” de contribución a la solidaridad interterritorial alemán, que si la entrada en la UE sería automática y además con los brazos abiertos, etc). En parte, resume algunos pasajes de “Las cuentas y los cuentos de la independencia“, que también comenté hace más de dos años.
  • Francesc de Carreras. Un interesante recorrido por los orígenes del nacionalismo catalán y su evolución al separatismo. No falta una mención específica a la espiral del silencio y cómo el nacionalismo ha conseguido que todo aquel quien no comulgue con sus bases esenciales pasa a ser de “los otros”: “…la estrategia nacionalista se cimentó, desde el primer momento, en un contraposición existencial: o eras catalanista o eras españolista, sin más opciones, lo cual significaba ser nacionalista catalán o bien nacionlista español (…) Toda crítica o discrepancia con el nacionalismo catalán era considerada un ataque a Cataluña, entendida como un todo. De ahí que a los no nacionalista se les denominara, habitualmente, anticatalanes“.
  • Juan-José López Burniol. La parte de López Burniol es interesante porque, aun estando de acuerdo en la parte final, esto es, ser contrario a la secesión, no coincido en parte (en parte, no en todo) con sus planteamientos. Por eso lo considero interesante: para leer opiniones coincidentes con la mía me puedo releer el blog y tan contento. ¿Dónde discrepo? López Burniol, por ejemplo, propone un “reconocimiento de la identidad nacional de Cataluña” o “competencias identitarias (lengua, enseñanza y cultura) exclusivas“. No me interesa ahora tanto un “¡oh, no! ¡no estoy de acuerdo!” o un “esto lo matizaría así o asá” sino destacar el hecho de que caben visiones, puntos de partida y desarrollos diferentes, que es de lo que se nutre una democracia plural. Como os digo, si los dos puntos que he reproducido no os gustan, precisamente por eso hay que leer a López Burniol. Como contrapeso a lo anterior, reproduzco otro pasaje del capítulo de López Burniol que, además, tiene bastante que ver con el trasfondo de los enlaces que algunos habéis puesto esta mañana: “Los independentistas sienten tal desdén por todo lo hispánico, por España y por el Estado que la articula jurídicamente, que muchos de ellos están convencidos o creen que lograr la independencia será cosa de nada, y que conseguirla y sostenerla depende tan solo del hecho de quererla”.
  • Josep Piqué. El ensayo de Piqué es más corto y quizás se nota un poco que no ha estado en la primera línea de opinión durante estos años, como sí lo han hecho los tres anteriores, lo cual no quiere decir que no sea de interés. Piqué remarca -también lo hacen Borrell y de Carreras- cómo se han manejado los recursos públicos, en especial los medios de comunicación, para realizar la “construcción nacional” y el uso instrumental de las instituciones al servicio del nacionalismo. Todo ello sin eludir las históricas responsabilidades del Gobierno central de turno derivadas del hecho de servirse de los nacionalistas como apoyo. Para acabar, una frase de Piqué, que también enlaza con la extraña composición de la realidad con que nos obsequia el separatismo cada día: “No hay mucho espacio para las teorías conspirativas, aunque, en Cataluña, existe todavía gente que cree que, todas las mañanas, hay una reunión en «Madrid», para qué puede hacerse para «fastidiar» a Cataluña. Es más, que casi no piensan en otra cosa. La frustración sería enorme si supieran la verdad, que es que la atención se centra en otros asuntos de mucha mayor envergadura“.

CONCLUSIÓN. Lecturas entretenidas y fáciles de leer (el libro de Costas requiere algo más de esfuerzo), con ánimo constructivo y de explicar la realidad desde puntos de vista razonables, aunque a algunos no les guste o, simplemente, discrepe, en todo o en parte. Así, seguiré evitando la lectura de artículos como este de Toni Soler, quien, para exponer su pensamiento, tiene que recurrir a argumentos cutre-nacionalistas como el “enemigo (literal, enemigo) común“: “Per tant, ara toca confrontar projectes, candidats i aliances, sense por, amb respecte i tenint clar quin és l’enemic comú“. Sabemos que el lenguaje no es inocente y Toni Soler -que si alguien le afea, dirá que “se le ha malinterpretado, que como os ponéis“- tampoco.

No es que sea una novedad. En realidad, el fragmento de Francesc de Carreras lo anticipa: si no votáis nacional-separatista, sois “el enemigo común“.