Archivos Mensuales: septiembre 2017

El timo de la Sindicatura Electoral

Ha ido todo tan rápido, se acumula tanta información, que a uno se le pasa por alto la información relevante, la de fondo, la que tiene que ver con el contenido básico del blog.

Os acordaréis de que, tras el apercibimiento a la Sindicatura Electoral de imposición de multas coercitivas, se dieron una prisa estratosférica en renunciar. Repasando el BOE, me encuentro la publicación de la Providencia (una resolución de trámite del procedimiento) de fecha 26 de septiembre del Tribunal Constitucional, con este contenido, que reproduzco parcialmente:
… se acuerda publicar que en este Tribunal se han presentado escrito de renuncia por las siguientes personas:
– D. Marc Marsal i Ferret, D. Jordi Matas i Dalmases, D.ª Marta Alsina i Conesa, D.ª Tania Verge i Mestre, D. Josep Pagés Masso, D. Josep Costa i Roselló y D.ª Eva Labarta i Ferrer, miembros de la Sindicatura Electoral de Cataluña, escritos por los que manifiestan su renuncia al cargo de miembro en la Sindicatura Electoral de Cataluña, “dejando previamente sin efecto las resoluciones y acuerdos adoptados”.

Mientras tanto, la masa ocupa escuelas e, incluso, está dispuesto a acceder, utilizar y tratar datos personales, cosa que les puede llegar a suponer elevadísimas multas por infracción de la Ley Orgánica de Protección de Datos. “Tranquilos, que estáis protegidos“, les dirán. Sí, tan protegidos como los valientes miembros de la Sindicatura.

CONCLUSIÓN. Las élites se apartan. Que reciba la masa, piensan. Porque una masa, la turba, no piensa, ejecuta órdenes. ¿Alguien lo duda?

Escenas costumbristas del secesionismo

Esta misma tarde. Una consulta médica en Barcelona. Sala de espera. En un momento determinado, con voz suave pero perfectamente audible pronuncio una frase en que se oye de forma clara la palabra “secesionismo”.

Al poco, una madre y su hija de unos cinco-seis años entablan una breve conversación:

Madre: “Mira, demà a les cinc obren l’escola i comencen les activitats” (mira, mañana a las cinco abren la escuela y empiezan as actividades)

Hija: “I què farem?” (¿Y qué haremos?)

Madre: “A les cinc farem XXXX [no me acuerdo qué ha dicho], a les set farem XXXXX [tampoco me acuerdo] i a les deu mirarem una pel·lícula” (A las cinco haremos no sé qué, a las siete haremos no sé cuántos y a las diez veremos una película).

Hija: “No vull anar-hi i no vull mirar cap pel·lícula” (No quiero ir y no quiero ver la película).

Madre: “I tant que mirarem la pel·lícula, que serà divertit” (Claro que veremos la película, por mis muertos que la verás, niña).

CONCLUSIÓN. Ayer leía no sé qué de fiestas de inicio de curso y su versión contraria, que decía no sé qué de niños utilizados como escudos humanos. Mmm…

Tres artículos elaborados

Como he dicho otros días, los acontecimientos superan la capacidad de cualquiera y exceden todo razonamiento. Por otra parte, lo que yo pueda decir o añadir está, sin duda, dicho o escrito. Así que dejo nota de tres artículos relevantes para mentes despiertas.

El primero, Democracia constitucional y referéndum de secesión en Cataluña, de Manuel Toscano. Publicado en Jot Down, con lo bueno que ello suele tener -artículos en profundidad- y lo no tan bueno -reserva un buen rato para leer directamente de la pantalla-.

El segundo, un brillantísimo artículo: “Por qué se hicieron separatistas“, en el blog de Borja Molina de Ena. Un excelente repaso a la elaboración del Estatut, el recurso y la Sentencia del TC, desmontando la tesis “yo me hice independentista por la Sentencia del Estatut“, que recuerda bastante, por lo poco elaborado y reflexivo, al actual “yo no iba a votar, pero ahora sí porque estoy oprimido“. Recomendadísimo.

El tercero. Es casualidad. Se trata de un artículo de Roger Senserrich, también sobre “El mito de la sentencia del Estatut“. Sin tener la profundidad del anterior, toca los aspectos esenciales del asunto.

CONCLUSIÓN. Un último artículo, fuera de carta, en este caso en Die Zeit. Es sabido que en el blog los artículos de la prensa internacional los acogemos con distancia. Con este, pasa lo mismo y no haré un titular del tipo “MIRA LO QUE DICEN DE TI EN ALEMANIA”, que es lo clásico entre el secesionismo. Como de alemán no tiro muy bien, he tirado de Google Translate, que entre otras muchas cosas, dice esto:

Sí, la UE debe expresar su opinión sobre el conflicto, pero no en el sentido que Romeva desea. El gobierno catalán está tratando de conseguir que la UE esté de su lado. Este conflicto, sin embargo, no necesita una concepción externa del partido, necesita una mediación firme y discreta. Sólo puede tener éxito si se aclaran algunos puntos:
En primer lugar, España no es una dictadura y no hay peligro de convertirse en una. Es una democracia reconocida y un miembro respetado de la UE.
En segundo lugar, los catalanes no son personas oprimidas. Pero tienen preocupaciones legítimas por más autonomía.
En tercer lugar, el derecho internacional reconoce el derecho a la libre determinación, pero un pueblo tiene derecho a ejercerlo cuando es suprimido o colonizado. Este no es el caso en Cataluña.
En cuarto lugar, un referéndum sobre el futuro de Cataluña no está descartado para siempre, pero debe, en todo caso, estar en consenso con el gobierno central y en el marco de las leyes aplicables.
En quinto lugar, si Cataluña llega a ser independiente, no será posible esperar ser miembro de la UE. El nuevo estado tendrá que estar al fondo. Si, como es el caso en el momento, está en el conflicto con España, otros miembros de la UE (España) vetarán la pertenencia al nuevo Estado.

Que lo destaco no porque lo diga Die Zeit. Lo destaco porque esto, con matices, también se dice y ha dicho por aquí -incluido el punto cuarto, pese a que algunos puedan estar en total desacuerdo-. Ay, si hubiera un poco más de reflexión.

Rumorología secesionista

No es que haya que ser muy sagaz ni avisado. La última rumorología (fijaos que he titulado secesionista, no separatista) indica que las urnas están ya por los lugares designados para llevar a cabo la suma de apoyos separatistas. Obviamente, desconozco si físicamente están dentro en todos esos sitios, si están escondidas o si las guardan en su casa de forma separada algunos o muchos colaboradores. Es de suponer que en algunos sitios sí, en otros, yo qué sé.

Remarco que se trata de rumores, no informaciones confirmadas con fuentes identificadas: conversaciones cazadas al vuelo de personas indiscretas, de las que no se puede confirmar más que el débil origen del rumor.

Por otra parte, las noticias que se publican, confirman en parte esos rumores o, si se quiere, especulaciones mías: que si la “comunidad educativa” está inquieta y Puigdemont los “tranquiliza”; que si se plantean dormir y encerrarse en algunos sitios desde el viernes por la noche (o sea, que sería en ese momento cuando empezaría el traslado del material, cosa que se ve de una hora lejos) o incluso antes, con niños incluidos, se supone que para asegurarse de que nadie pueda entrar a retirar el material que, quizás, ya esté dentro. ¿Es esto lo que pasa? Puede que sí, puede que quien sabe. Rumores.

Los efectos de la suspensión del TC y algunos informes jurídicos

Escribir sobre derecho, con relación al ‘Procés’, me divierte. Como esta noticia, de hace unos días, que publicaban varios medios: “Advocats barcelonins asseguren en un informe que convocar un referèndum i participar-hi no és delicte“.

Si hay abogados que suscriben un informe con las tesis oficiales del canal de propaganda, seguro que contiene tesis “discutibles”. Así que he buscado el informe de la “Comissió de Defensa dels Drets de la Persona i del Lliure Exercici de l’Advocacia” al que hacen referencia los medios y me lo he leído. Como me aburre un poco, dejo solo dos pinceladas (sobre los dos primeros puntos) y un comentario sobre el tercer punto, algo más interesante.

Primer punto del informe:1.- Convocar un referèndum i participar-hi no és delicte“. No hace falta un informe jurídico para esto, que es sobradamente conocido. Lo que sí puede ser delito, y de ahí los procedimientos abiertos, es ignorar total y absolutamente las resoluciones del TC. Lo demás es propaganda -dicho sea con los debidos respetos para los compañeros que han elaborado el informe y a los solos efectos de defensa- y no análisis jurídico.

Segundo punto del informe:2. El referèndum de l’1 d’octubre no és il·legal“. Teniendo en cuenta mi opinión sobre el primer punto, queda clara sobre el segundo. No obstante, creo que el lector del blog -incluso sin tener demasiada idea- puede valorar la solidez jurídica del siguiente párrafo: “Més enllà de judicialitzar la política, polititza la justícia i vulnera drets fonamentals vigents al propi Estat“. Yo diría que esto no es muy jurídico y que se lo he oído decir antes a alguien y no era Catedrático de derecho.

Tercer punto del informe:3. L’abast de les decisions del Tribunal Constitucional:“. Por fin, ahora viene lo interesante: el alcance de las decisiones del Tribunal Constitucional, que seguro resulta ser un tema apasionante.

El informe dice así: “Els proveïts del Tribunal Constitucional del 7 de setembre de 2017 van disposar la suspensió de la Resolució i dels Decrets impugnats amb efectes des del 7-9-2017, suspensió que només vincula a les persones a què es refereix l’article 87 LOTC: “Todos los poderes públicos están obligados al cumplimiento de lo que el Tribunal Constitucional resuelva. En particular, el Tribunal Constitucional podrá acordar la notificación personal de sus resoluciones a cualquier autoridad o empleado público que se considere necesario.”

Traduzco: dice que las Providencias del TC de 7 de septiembre de 2017 dispusieron la suspensión de la Ley del Referéndum y de los Decretos impugnados con efectos desde el 7 de septiembre, suspensión que sólo vincula a las personas a las que se refiere el artículo 87 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, esto es, los poderes públicos.

A ver, que lo explico de forma rápida y sencilla, para no aburrir: la suspensión de una norma jurídica como la Ley 19/2017, del referéndum de autodeterminación (y lo mismo pasa con las demás normas), subsiguiente a la interposición de un recurso de inconstitucionalidad, produce efectos para las partes del recurso desde la fecha de su interposición y para los terceros desde el día en que el acuerdo apareció publicado en el «Boletín Oficial del Estado». Y terceros somos todos los ciudadanos. Todos sin excepción; incluso los partidarios de la secesión, que también quedan incluidos. No hay distinciones, todos somos iguales.

Así lo dice:

  1. La Providencia de 7 de septiembre de admisión del recurso de inconstitucionalidad contra la Ley del Referéndum, en su punto 3: ” Tener por invocado por el Presidente de Gobierno el artículo 161.2 de la Constitución, lo que, a su tenor y conforme dispone el artículo 30 LOTC, produce la suspensión de la Ley impugnada, desde la fecha de interposición del recurso -7 de septiembre de 2017- para las partes del proceso y desde su publicación en el Boletín Oficial del Estado para terceros.
  2. El Boletín Oficial del Estado publicado el día 8 de septiembre. De modo que los efectos, para todos (los terceros; lo que se llama efecto erga omnes), se produjo a partir del día 8 de septiembre.
  3. El Auto del TC 434/1990: “En este sentido, hay que entender que el momento de la interposición de la demanda al que se retrotraen los efectos suspensivos afecta únicamente a las partes del recurso, mientras que para los terceros dicho momento ha de ser a partir de la publicación del acuerdo suspensivo en el «Boletín Oficial del Estado»; todo ello en virtud de la litispendencia de estas pretensiones constitutivas“.
  4. El Auto del TC 74/1991, que confirma esa doctrina, tras desestimar un recurso del  Abogado del Estado.
  5. Una reflexión pausada, fuera del derecho: ¿cómo la suspensión de una Ley va a vincular a los poderes públicos y, en cambio, no vincula a sus destinatarios directos?En fin.

Repito el texto leído en el informe: “”Els proveïts del Tribunal Constitucional del 7 de setembre de 2017 van disposar la suspensió de la Resolució i dels Decrets impugnats amb efectes des del 7-9-2017, suspensió que només vincula a les persones a què es refereix l’article 87 LOTC“.

Y ahora, reflexionad si la suspensión vincula a todos desde el 8 de septiembre de 2017 o sólo a los poderes públicos.

Lo explicaré lo más fácil que pueda: la suspensión de la Ley tiene efectos PA-RA TO-DOS.

CONCLUSIÓN. Me eximo de comentar nada más que, otra vez, son las tantas. Ahí queda.

Mayorías cualificadas y Puigdemont

La entrevista de Jordi Évole ha tenido una virtud que a nadie le puede haber pasado inadvertida: las infantiles quejas del sector separatista para justificar las pobres respuestas de Puigdemont. Que si fíjate la iluminación, que si no le dejaba hablar (con lo que vienen a decir que Puigdemont no sabe defenderse), que si menuda agresividad de Évole y no sé cuántas malas excusas más.

Aquí, un ejemplo de carácter capital:

Apenas se ha podido escuchar (claro, alguno habrá) que Puigdemont fue muy escaso de argumentación cuando Évole formulaba preguntas que requieren un fondo y una preparación. El asunto de las mayorías cualificadas careció de respuesta sólida y puso al desnudo cómo el separatismo se inventa sus reglas, para luego saltárselas y, por último, ser incapaz de explicarlas.

Aquí, el vídeo para la posteridad.

CONCLUSIÓN. Cuando lo de “¿Y la europea?”, todo eran risas y chanzas. Yo me sentí abochornado y hasta escribí una pequeña entrada (¿En qué piensa el Presidente Rajoy?) que, leída hoy, he pensado: “jopé, Javi, cómo apretaste ese día“.

En cambio, los intelectuales del ‘Prusés’ y toda la camarilla no osan emitir un solo juicio crítico frente a Puigdemont porque serían traidores a su grupo. Es lo de siempre: discrepar o criticar no significa que estés en contra de tu grupo, equipo, partido o asociación. Bueno, para el separatismo, . Sólo sirve la adhesión incondicional. Tipo Cardús.

Para el que le interese, este recomendable artículo de Rafael Latorre, “No lo entiendes“, que no tiene que ver con el asunto Puigdemont.

 

Rumorología separatista

Estaba con un nuevo artículo sobre Marta Rovira y su apelación al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, pero de momento lo dejo en la nevera, porque casi parecería del abusón del patio que se mete con el más indefenso de todos (indefenso, porque de inocente no tiene nada). Iba a escribir otro de corte más serio, como el mucho más inquietante de Manuel Arias Maldonado, Futuro pasado y me ha parecido hasta tétrico.

Así que opto por ofrecer la vara de medir el nivel de cordura que se cuece en algunos separatistas, que es nivel victimista 100%. Antes que nada, la captura de pantalla de unos agitadores que se toman un cóctel en Casa Fuster (un enlace para quien todavía no lo haya visto, aunque para facilitar el trabajo os adjunto captura) mientras maquinan cómo dirigirán a la turba a su próxima manifestación.Bien. La rumorología. Me ha llegado información de un rumor que se está difundiendo por algunos grupos de Whatsapp de corte separatista. Remarco lo de grupo separatista. Ese rumor consiste en difundir que Puigdemont será detenido el lunes o el martes. Obviamente, no tengo este mensaje en mi Whatsapp. Es imposible que eso me llegue de manera directa. Sí de manera indirecta. Entre ayer y hoy, dos veces.

No hace falta decir que tan fantasiosa (y casi imposible, salvo flagrante delito; no es necesario entrar en detalles legales) posibilidad se nutre de unas enormes ganas de victimizarse, de desear que todo degenere a peor. Carece de toda base y fundamento racional.

De eso se nutre, ahora mismo, el separatismo: de unas enormes ganas de aparecer como víctima ante un referéndum agonizante. Una “legalitat catalana” que nunca ha existido. Una norma de jerarquía superior que derogaba todo lo habido y por haber y que no era más que una ensoñación que la masa, ignorante, se cree. En esto, lo reconozco, estoy cambiando mi argumentación: yo era de los que decía que la gente estaba siendo engañada o que quería ser engañada. Empiezo a cambiar esta percepción: no es que haya gente que sepa la verdad y esté mirando para otro lado, dejándose engañar, no. Es ignorancia.

Y como no aparecen los tanques, la represión se sirve en copa balón. En este sentido, excepcional análisis el que ofrecen en Dolça Catalunya.

Mientras tanto, disfruten de sus rumores por Whatsapp, que yo me voy a estudiar otra vez el diagnóstico de Manuel Arias (es enlace al artículo del principio), ejercicio bastante más provechoso que todas las chifladuras que escucho y leo a diario.

Cada vez hay menos sonrisas

Esta tarde he comprobado que, entre los partidarios de la secesión, cada vez hay menos sonrisas. No están risueños y alegres como antaño. Hasta han perdido el sentido del humor.

Todo viene a raíz de un inocente comentario por mi parte, en una pequeña reunión en que se comentaba la disolución de la Sindicatura Electoral, a raíz de las importantísimas multas que pueden recibir (añado que entre esas personas hay tres a las que conozco personalmente y a ninguna de ellas le deseo el más mínimo mal; claro que cada uno tiene que saber a lo que se expone y asumir las consecuencias). Mi inocente comentario ha sido, con tono entre irónico y un grado más, el siguiente: “¿Y qué más da lo que diga el Constitucional, si el tres de octubre ya seremos independientes?“.

Como apreciará el buen lector del blog, la pregunta estaba cargada de sentido común y es coherente con la Ley del Referéndum y, especialmente, con la Ley de la Transitoriedad Jurídica. Pues bien, pese a esa intachable y sólida lógica interna de la pregunta, he recibido tres miradas-láser de 50 kilotones cada una de ellas que me hubieran desintegrado si no fuera por mi escudo de fuerza socabrrón.

Faltan sonrisas. Así que cuelgo este vídeo para sonreír un poco más. Los de mi cuerda, y siempre que se asuma la línea socabrrona, supongo que lo sabréis apreciar. Los que sí pero no — no pero sí — a mí qué más me da, supongo que tendrá división de opiniones. Y los de la revolución de la falta de humor, seguro que no le verán gracia alguna. Igual serán diez o veinte miradas-láser.

CONCLUSIÓN. Muchas gracias al amable lector que me ha facilitado el vídeo. Y al separatismo, pues nada, unas sonrisas y un poco más de humor.

Una suspensión ficticia

Vamos directos a la cuestión jurídica: dice Junqueras que el Tribunal Supremo ha admitido a trámite el recurso de la Generalitat contra la Orden HFP/878/2017, de 15 de septiembre, bautizada como la de la “intervención de las cuentas de la Generalitat” y que, en consecuencia, la Orden queda suspendida automáticamente.

Para variar, NO ES CIERTO. Lo que hace Junqueras y el conjunto de acólitos que le acompañan es citar una jurisprudencia que, en síntesis, lo que dice es que la Administración no puede ejecutar una resolución si está pendiente una petición de suspensión contra un acto administrativo llamémosle singular, pero no es el caso si se trata de una disposición general.

Lo simplifico todo lo que puedo para que los no familiarizados entendáis lo que quiero decir:

  • Acto administrativo “singular”. En este apartado está, por ejemplo, el caso en que os abren un procedimiento tributario y se determina que tenéis que pagar la cantidad X. Se interpone recurso ante la Administración y, a la vez, se pide la suspensión de la obligación de pago. La Administración os deniega el recurso y, por lo tanto, tendrías que pagar la deuda tributaria. Interponéis recurso contencioso-administrativo (o sea, vais al Juzgado) y pedís, también, la suspensión de la ejecución de la obligación de pago. Pues bien, en este caso, los Tribunales dicen que, hasta que el Juzgado no haya resuelto la petición de suspensión, la Administración no puede ejecutar la obligación que tenéis de pagar la deuda tributaria.
  • Disposición general. Se trata, por ejemplo, de una orden ministerial o de un reglamento. Es decir, de una norma dictada por la Administración. Contra estas disposiciones no cabe recurso en la vía administrativa (salvo un caso que ahora no compete).
  • Un último concepto: la ejecutividad. Los actos de la Administración son directamente ejecutivos, salvo que sean suspendidos (y otros supuestos que no vienen al caso).

Con todo esto, tenemos suficiente para intuir que una Orden o un Reglamento son directamente aplicables desde el momento en que entran en vigor, salvo que un Tribunal ordene la suspensión y sin que quede afectada por la petición de suspensión o el recurso que, en su caso, pueda interponer la Generalitat.

Y aquí entra el juego de la confusión y suspensión ficticias creadas por Junqueras y su equipo. Porque lo que dicen es que resulta de aplicación la doctrina de lo que he llamado “acto administrativo singular” a una disposición general.

Lo primero, veamos dónde se regula la eventual suspensión de la Orden. Es el artículo 129.2 de la Ley de la Jurisdicción Contencioso-Adminitrativa: “2. Si se impugnare una disposición general, y se solicitare la suspensión de la vigencia de los preceptos impugnados, la petición deberá efectuarse en el escrito de interposición o en el de demanda“.

Ahora veamos los “antecedentes” citados por Pere Aragonès en Twitter:

Y ahora el resumen que hace del asunto:

Ahora, veamos qué dice la STS 28/04/2014, de la Sala 3ª, recurso de casación 4900/2011, Fundamento de Derecho Segundo:

SEGUNDO .- Nuestra jurisprudencia [pueden consultarse las sentencias de 6 de marzo de 2000 (casación 3986/95 , FF.JJ. 3º a 6º); 7 de marzo de 2005 (Pleno, casación 715/99 , FJ 5º); 14 de abril de 2005 (casación 1829/00, FF.JJ. 3 º y 4º); 29 de abril de 2005 (casación 4534/00 , FJ 4º); 16 de marzo de 2006 (casación 7705/00 , FJ 4º); 29 de abril de 2008 (casación 6800/02 , FJ 3º); 15 de junio de 2009 (casación 3474/03 . FJ 4º); y 27 de diciembre de 2010 (casación 182/07, FJ 3º), entre otras] sostiene que la Administración no puede iniciar la vía ejecutiva en tanto la decisión sobre la suspensión penda de los órganos económico- administrativos. Lo mismo cabe decir en los supuestos en que la solicitud de suspensión se produzca en vía judicial. La posibilidad de que la Administración tributaria dicte providencia de apremio sobre una liquidación impugnada en la vía económico- administrativa (y con mayor motivo si lo ha sido en la jurisdiccional), y respecto de la cual se ha solicitado la suspensión de la ejecución, sin haber resuelto sobre esa suspensión conculca los artículos 9 , 24.1 y 106.1 de la Constitución , contraviniendo la seguridad jurídica, el derecho a la tutela judicial efectiva y la prohibición de indefensión, así como el sometimiento de la actividad administrativa al control de legalidad. Tal vez por ello, el artículo 167.3 de la Ley General Tributaria de 2003 contempla, en la letra b), como uno de los motivos tasados de oposición a la providencia de apremio la solicitud de aplazamiento, fraccionamiento o compensación en periodo voluntario y «otras causas de suspensión del procedimiento de recaudación».

Veamos también la STC 78/1996:

La ejecución inmediata de un acto administrativo es, pues, relevante desde la perspectiva del art. 24.1 de la C.E. ya que si tiene lugar imposibilitando el acceso a la tutela judicial puede suponer la desaparición o pérdida irremediable de los intereses cuya protección se pretende o incluso prejuzgar irreparablemente la decisión final del proceso causando una real indefensión. En consecuencia, el derecho a la tutela se extiende a la pretensión de suspensión de la ejecución de los actos administrativos que, si formulada en el procedimiento administrativo, debe permitir la impugnación jurisdiccional de su denegación y si se ejercitó en el proceso debe dar lugar en el mismo a la correspondiente revisión específica. “El derecho a la tutela se satisface, pues, facilitando que la ejecutividad pueda ser sometida a la decisión de un Tribunal y que este, con la información y contradicción que resulte menester, resuelva sobre la suspensión” (STC 66/1984).”

Quizás a alguien le parezca de aplicación al caso, pero se trata de un supuesto en que un señor recurre una sanción de empleo y sueldo por un mes y se discute la ejecución inmediata de la sanción disciplinaria, aderezada con unas cuestiones procesales que tampoco vienen al caso.

En cuanto al auto de 7 de marzo de 2017 del Tribunal Supremo. Si se refiere a la Sala de lo Contencioso, no he encontrado ese auto.

Bien, frente al caso singular, fijaos lo que dice el Tribunal Supremo en Auto de 26 de enero de 2015 (recurso 883/2014): “… hemos de reiterar la consolidada jurisprudencia de esta Sala en el sentido de que la suspensión de una disposición general es una medida que sólo puede adoptarse de forma muy restrictiva, puesto que frente a la afección singularizada o numéricamente limitada que deriva de los actos administrativos, la suspensión de una disposición general afecta a la integridad del ordenamiento jurídico, con la consiguiente mayor repercusión en los intereses generales…

Y con esto volvemos al artículo 129 LJCA: “2. Si se impugnare una disposición general, y se solicitare la suspensión de la vigencia de los preceptos impugnados, la petición deberá efectuarse en el escrito de interposición o en el de demanda“.

Exacto, amiguitos: si se pretende la suspensión de una disposición general, hay que pedírselo al Tribunal Supremo, que resolverá lo que entienda oportuno. No hay norma alguna -ni jurisprudencia- que diga que, mientras se interpone un recurso contencioso-administrativo contra una disposición general (como una Orden) y se tramita una hipotética medida cautelar, la norma dictada quede en suspenso.

CONCLUSIÓN. Lo que hace Junqueras y su equipo es citar, conscientemente y mal, una jurisprudencia que no resulta de aplicación. Confunden y algunos dirían que, quizás, hasta engañan. Porque saberlo, lo saben. Todo sea por tener a su público entretenido.

¿Que el Supremo puede acabar dando la razón al Govern? Oh, claro, eso puede ser. O puede que no. Pero nada queda suspendido.

Y por si queréis información de prensa fiable, en esta noticia de ElConfidencial explican bien algunos entresijos de los que he prescindido.

EDITO: Para añadir el Tweet de un periodista que se molesta en hacer su trabajo en lugar de dar por bueno lo que dice Junqueras.