Archivos Mensuales: septiembre 2017

Una suspensión ficticia

Vamos directos a la cuestión jurídica: dice Junqueras que el Tribunal Supremo ha admitido a trámite el recurso de la Generalitat contra la Orden HFP/878/2017, de 15 de septiembre, bautizada como la de la “intervención de las cuentas de la Generalitat” y que, en consecuencia, la Orden queda suspendida automáticamente.

Para variar, NO ES CIERTO. Lo que hace Junqueras y el conjunto de acólitos que le acompañan es citar una jurisprudencia que, en síntesis, lo que dice es que la Administración no puede ejecutar una resolución si está pendiente una petición de suspensión contra un acto administrativo llamémosle singular, pero no es el caso si se trata de una disposición general.

Lo simplifico todo lo que puedo para que los no familiarizados entendáis lo que quiero decir:

  • Acto administrativo “singular”. En este apartado está, por ejemplo, el caso en que os abren un procedimiento tributario y se determina que tenéis que pagar la cantidad X. Se interpone recurso ante la Administración y, a la vez, se pide la suspensión de la obligación de pago. La Administración os deniega el recurso y, por lo tanto, tendrías que pagar la deuda tributaria. Interponéis recurso contencioso-administrativo (o sea, vais al Juzgado) y pedís, también, la suspensión de la ejecución de la obligación de pago. Pues bien, en este caso, los Tribunales dicen que, hasta que el Juzgado no haya resuelto la petición de suspensión, la Administración no puede ejecutar la obligación que tenéis de pagar la deuda tributaria.
  • Disposición general. Se trata, por ejemplo, de una orden ministerial o de un reglamento. Es decir, de una norma dictada por la Administración. Contra estas disposiciones no cabe recurso en la vía administrativa (salvo un caso que ahora no compete).
  • Un último concepto: la ejecutividad. Los actos de la Administración son directamente ejecutivos, salvo que sean suspendidos (y otros supuestos que no vienen al caso).

Con todo esto, tenemos suficiente para intuir que una Orden o un Reglamento son directamente aplicables desde el momento en que entran en vigor, salvo que un Tribunal ordene la suspensión y sin que quede afectada por la petición de suspensión o el recurso que, en su caso, pueda interponer la Generalitat.

Y aquí entra el juego de la confusión y suspensión ficticias creadas por Junqueras y su equipo. Porque lo que dicen es que resulta de aplicación la doctrina de lo que he llamado “acto administrativo singular” a una disposición general.

Lo primero, veamos dónde se regula la eventual suspensión de la Orden. Es el artículo 129.2 de la Ley de la Jurisdicción Contencioso-Adminitrativa: “2. Si se impugnare una disposición general, y se solicitare la suspensión de la vigencia de los preceptos impugnados, la petición deberá efectuarse en el escrito de interposición o en el de demanda“.

Ahora veamos los “antecedentes” citados por Pere Aragonès en Twitter:

Y ahora el resumen que hace del asunto:

Ahora, veamos qué dice la STS 28/04/2014, de la Sala 3ª, recurso de casación 4900/2011, Fundamento de Derecho Segundo:

SEGUNDO .- Nuestra jurisprudencia [pueden consultarse las sentencias de 6 de marzo de 2000 (casación 3986/95 , FF.JJ. 3º a 6º); 7 de marzo de 2005 (Pleno, casación 715/99 , FJ 5º); 14 de abril de 2005 (casación 1829/00, FF.JJ. 3 º y 4º); 29 de abril de 2005 (casación 4534/00 , FJ 4º); 16 de marzo de 2006 (casación 7705/00 , FJ 4º); 29 de abril de 2008 (casación 6800/02 , FJ 3º); 15 de junio de 2009 (casación 3474/03 . FJ 4º); y 27 de diciembre de 2010 (casación 182/07, FJ 3º), entre otras] sostiene que la Administración no puede iniciar la vía ejecutiva en tanto la decisión sobre la suspensión penda de los órganos económico- administrativos. Lo mismo cabe decir en los supuestos en que la solicitud de suspensión se produzca en vía judicial. La posibilidad de que la Administración tributaria dicte providencia de apremio sobre una liquidación impugnada en la vía económico- administrativa (y con mayor motivo si lo ha sido en la jurisdiccional), y respecto de la cual se ha solicitado la suspensión de la ejecución, sin haber resuelto sobre esa suspensión conculca los artículos 9 , 24.1 y 106.1 de la Constitución , contraviniendo la seguridad jurídica, el derecho a la tutela judicial efectiva y la prohibición de indefensión, así como el sometimiento de la actividad administrativa al control de legalidad. Tal vez por ello, el artículo 167.3 de la Ley General Tributaria de 2003 contempla, en la letra b), como uno de los motivos tasados de oposición a la providencia de apremio la solicitud de aplazamiento, fraccionamiento o compensación en periodo voluntario y «otras causas de suspensión del procedimiento de recaudación».

Veamos también la STC 78/1996:

La ejecución inmediata de un acto administrativo es, pues, relevante desde la perspectiva del art. 24.1 de la C.E. ya que si tiene lugar imposibilitando el acceso a la tutela judicial puede suponer la desaparición o pérdida irremediable de los intereses cuya protección se pretende o incluso prejuzgar irreparablemente la decisión final del proceso causando una real indefensión. En consecuencia, el derecho a la tutela se extiende a la pretensión de suspensión de la ejecución de los actos administrativos que, si formulada en el procedimiento administrativo, debe permitir la impugnación jurisdiccional de su denegación y si se ejercitó en el proceso debe dar lugar en el mismo a la correspondiente revisión específica. “El derecho a la tutela se satisface, pues, facilitando que la ejecutividad pueda ser sometida a la decisión de un Tribunal y que este, con la información y contradicción que resulte menester, resuelva sobre la suspensión” (STC 66/1984).”

Quizás a alguien le parezca de aplicación al caso, pero se trata de un supuesto en que un señor recurre una sanción de empleo y sueldo por un mes y se discute la ejecución inmediata de la sanción disciplinaria, aderezada con unas cuestiones procesales que tampoco vienen al caso.

En cuanto al auto de 7 de marzo de 2017 del Tribunal Supremo. Si se refiere a la Sala de lo Contencioso, no he encontrado ese auto.

Bien, frente al caso singular, fijaos lo que dice el Tribunal Supremo en Auto de 26 de enero de 2015 (recurso 883/2014): “… hemos de reiterar la consolidada jurisprudencia de esta Sala en el sentido de que la suspensión de una disposición general es una medida que sólo puede adoptarse de forma muy restrictiva, puesto que frente a la afección singularizada o numéricamente limitada que deriva de los actos administrativos, la suspensión de una disposición general afecta a la integridad del ordenamiento jurídico, con la consiguiente mayor repercusión en los intereses generales…

Y con esto volvemos al artículo 129 LJCA: “2. Si se impugnare una disposición general, y se solicitare la suspensión de la vigencia de los preceptos impugnados, la petición deberá efectuarse en el escrito de interposición o en el de demanda“.

Exacto, amiguitos: si se pretende la suspensión de una disposición general, hay que pedírselo al Tribunal Supremo, que resolverá lo que entienda oportuno. No hay norma alguna -ni jurisprudencia- que diga que, mientras se interpone un recurso contencioso-administrativo contra una disposición general (como una Orden) y se tramita una hipotética medida cautelar, la norma dictada quede en suspenso.

CONCLUSIÓN. Lo que hace Junqueras y su equipo es citar, conscientemente y mal, una jurisprudencia que no resulta de aplicación. Confunden y algunos dirían que, quizás, hasta engañan. Porque saberlo, lo saben. Todo sea por tener a su público entretenido.

¿Que el Supremo puede acabar dando la razón al Govern? Oh, claro, eso puede ser. O puede que no. Pero nada queda suspendido.

Y por si queréis información de prensa fiable, en esta noticia de ElConfidencial explican bien algunos entresijos de los que he prescindido.

EDITO: Para añadir el Tweet de un periodista que se molesta en hacer su trabajo en lugar de dar por bueno lo que dice Junqueras.

Lecturas de domingo

Seguir con la miniserie de la colecta de vacaciones me iba a llevar demasiado tiempo y esfuerzo para no gran cosa, salvo para mostrar que los “intelectuales” del ‘Procés’ son igual de ignorantes que cualquier otro y que, además, se meten a abogados de secano, reduplicando su ignorancia, así que de momento lo dejo aparcado. Una lástima, porque hubiéramos podido comentar las razones jurídicas y prácticas por las que la Abogacía del Estado no pidió la suspensión de cargos (art.92.4 LOTC) con el incidente de ejecución de Sentencia (ay, Partal, esas fuentes) o la razón por la que, al impugnar el Acuerdo de la Mesa del Parlament por el que se admitía a trámite la Ley del Butifarréndum, la Abogacía del Estado tampoco pidió, al amparo del art.161 de la Constitución, la suspensión de ese Acuerdo (aquí, el amigo Graupera especulaba con unas razones que su ignorancia jurídica le impide siquiera sospechar; no es muy largo de desarrollar y tiene una lógica bastante sólida. Lamento dejaros con el “suspense”, pero si acaso ya lo desvelaré en comentarios de forma simple).

La cuestión: recopilemos algunos artículos de domingo.

El primero, este de Manuel Cruz en ElConfidencial, titulado: “Lo que nos dirán“. Tras leerlo, diría que anoche me habían plantado un micrófono en la mesa. Frases como “…la presión de la muchedumbre convertida en criterio indiscutible de bondad y de verdad …“; estas otras “…la coartada que probablemente se nos presentará a los ciudadanos de Cataluña si, finalmente, no puede tener lugar ni siquiera un simulacro de referéndum. Se nos dirá algo parecido a esto: los independentistas, en realidad, nunca confiaron en alcanzar en este momento sus objetivos…“; y, por descontado, esta otra que casi, casi, pronuncié literalmente: “Porque la única cosa que les anuncié que me creo en condiciones de anticipar es una convicción bien simple: esto no se va a acabar nunca“.

El segundo, este de Bernat Dedéu en ElNacional, titulado “Soc un home anunci“. Intelectualmente, carece de interés, como casi todo en el ‘Procés’ (lo cual, a la vez, es motivo de su gran éxito: apelar a la emocionalidad y reducir al mínimo la reflexión garantiza un seguimiento masivo frente al pensamiento, el discurso crítico -sea cual sea su orientación- y la solidez argumental, que son mucho más difíciles de conseguir). Todavía me revuelvo de la risa con su glosa al anuncio del ferrocarril del referéndum: “…un tren invisible (que en teoria som tots nosaltres) s’aparta del seu trajecte habitual i rectilini vers una corba desconeguda i apassionant…“. El abuso de adjetivos, símiles y metáforas es uno de los signos identificativos del Prusés, como decía, derivado de la renuncia -consciente- a dotar el asunto de reflexión. Pero, claro, Bernat Dedéu, que me ofrezcas en bandeja reírme porque, como sabemos, el “tren invisible” toma una vía muerta (magnífica investigación: “El cartel del referéndum separatista conduce a una vía muerta en una estación franquista”), es de premio.

El tercero, volviendo a algo de mayor interés, enlaza en cierto sentido con el primero. Lo leemos en EL PAÍS: “Un referéndum en Cataluña sí, pero así no“. Lo de un hipotético referéndum ya fue objeto de estudio y comentario del blog hace años, en un grado de profundidad que, modestia aparte (y sin modestia, que a partir de los 40 la falsa modestia es eso, falsa), resulta muy difícil de encontrar en un ámbito que no sea el estrictamente académico. Bien. Pongamos que, tras la superación de innumerables requisitos y condiciones, y no una Ley de tres al cuarto, se celebrase un referéndum. Y pongamos que vence la opción partidaria de que Cataluña continúe siendo integrante de España. ¿Alguien duda de que, automáticamente, saldría el Junqueras de turno diciendo: “Hemos perdido, pero lo volveremos a intentar?”. En las condiciones actuales -y quien dice actuales, dice a corto plazo- daría lo mismo, incluso, que se estableciera -por fantasear, nada se pierde- un plazo de quince o veinte años para poder repetir referéndum. Al cabo de dos años tendríamos a los agitadores subvencionados diciendo y escribiendo que “el pacto está roto” o simplonerías del mismo estilo para exigir un nuevo referéndum. Me juego el blog a que sería así.

Da igual lo que se diga, piense o haga. A corto plazo -entiéndase por corto seis meses, dos años o cuatro, esto va a gusto de cada uno- “esto no se va a acabar nunca“.

Pereza intelectual

Con el tema Juncker -ya resuelto- empezaré hoy con una batallita: cuando estaba en último año de carrera, empecé a ir por las tardes a un prestigioso despacho, donde, entre otras cosas, me ocupaba a veces de buscar jurisprudencia que sirviera para la defensa de los asuntos. Un día, uno de mis jefes, delante de todos y en tono de felicitación, me preguntaba -retóricamente- que cómo co***** lo hacía para encontrar esas Sentencias rarísimas y casi únicas que se ajustaban perfectamente a sus casos. Pensad que en esa época no había Internet, ni CD’s, ni bases de datos informatizadas ni nada de todo eso que hoy en día nos permite procesar y acceder a información de inmediato. Había que tirar de pesados tomos, buscar y rebuscar en los índices, que te llevaban a una sentencia, que a la vez te conducía a otra y otra más, volviéndote loco mientras te leías casi entera cada sentencia para llegar a la conclusión de que no te servía para nada. Así, durante horas y horas buscando algo que pudiera ser utilizado por mi jefe.

Lo sucedido hoy con el asunto de Juncker me ha hecho recordar la batallita que os he explicado, porque es una muestra más de la pereza intelectual que adorna al Prusés™ en particular y al mundo en general. En cuanto al separatismo en particular, porque han sido los primeros en hacerse eco, de manera dramática; el mundo en general, porque en más de un medio -por ejemplo, en Politico.eu- se ha podido leer el erróneo titular difundido por Euronews, fruto de una deficiente traducción. Siendo, como ha sido, un problema de fina traducción, el problema principal es de pereza intelectual: ¡¡¡nadie había escuchado a Juncker hablando en francés!!!

Resumo:

  1. La prensa separatista se hace eco de que Juncker habría dicho que “Si guanya el sí a la independència de Catalunya ho respectarem“. En el texto de la noticia se lee que: “…ha dit en una entrevista a Euronews que si guanyés el sí en el referèndum d’independència de Catalunya les institucions europees ho respectarien“. Algo parecido en ElNacional, que como muestra de su habitual poco respeto a la verdad todavía mantiene el siguiente titular: “Juncker assegura que la UE respectarà el resultat del referèndum”
  2. El titular sale de Euronews, donde hoy han entrevistado a Juncker en francés, con traducción simultánea al inglés, que es de donde sale el titular de la noticia que todavía se puede recuperar con la caché de Google, de este modo:
  3. Casi a la vez, me avisan vía Twitter (el tremendísmimo @toppertorpe) y aquí en el blog (Juanmari) de la noticia de Vilaweb y Elnacional. En ese momento, ya nos lo a guasa porque parece claro el sentido en que lo habrá dicho Juncker, que no es otra cosa que si un día saliera el ‘sí’, y dando por sobreentendido que respetando las decisiones del Constitucional y del Parlamento, en ese caso evidentemente que respetarían esa elección. Eran, más o menos las 15:35.
  4. Entre estos dos amigos y un tuitero más, buscando fuentes originales, a las 16:10, más o menos, ya teníamos el vídeo con Juncker hablando en francés (nos lo facilita @Nikator) y conocíamos lo que decía. Se trataba, como de costumbre, de una cita falsa de lo dicho por Juncker; proviniente, si se quiere, de una deficiente traducción, pero cita falsa al fin y al cabo. Entre cuatro y en poco más de media hora el asunto estaba liquidado.

Por si había alguna duda -esto ya no es mío- Matthew Bennet publicaba esta captura con la reproducción literal de lo que había dicho Juncker, que le ha sido facilitada tras ponerse en contacto con su oficina.CONCLUSIÓN. Hoy el asunto no va de que un voluntario grupo de colaboradores y uno mismo hayamos destapado una cita falsa. No lo hemos hecho, si bien enseguida hemos verificado que así era -y otros por su lado también lo han hecho- y como prueba quedan los comentarios de la anterior entrada.

Hoy el asunto va de algo que en los comentarios he destacado últimamente, aunque eso parezca algo soberbio: la pereza intelectual, del separatismo en particular y del mundo en general. NADIE había ido -y muchos siguen sin hacerlo- a escuchar a Juncker en francés (justo a la hora de vídeo, o sea, 1:00:00), ni NADIE -salvo Matthew Bennett, que yo sepa- se había molestado en contrastar la información con la oficina de Juncker. Da igual el medio que leáis: los que han publicado la cita, como mínimo errónea, de Juncker dándola por buena, o no han rectificado o la han actualizado sin advertir de su error anterior. No es exclusivo del separatismo; por lo menos, lo he visto también en Euronews y en Politico.

Y la moraleja para el asunto general del blog, que es la cosa separatista: qué pereza buscar y rebuscar en las fuentes, hasta encontrar la verdad. Porque ni Vilaweb, ni ElNacional, ni Romeva, ni Junqueras, ni tantos otros, la han buscado.

¡Eh! No es tan difícil. Cuatro tuiteros, un par de enlaces y alguien que entienda el francés. Qué pereza, madre mía.

Colecta para unas vacaciones (I)

Ha llegado el día que estabais temiendo, apreciados lectores del blog. Os pido dinero, destinado a sufragar los gastos de unas vacaciones. Para vuestra información, el dinero no es para mí. Es para que unos cuantos generadores de opinión se tomen unas vacaciones. O sea, que se trata de una buena causa y por el bien común: el bien de los beneficiarios de las vacaciones y el de la audiencia de esos beneficiarios, afectos a la causa separatista, para más señas. Es decir: pido dinero por el bien de la causa separatista, que es una contradicción en los propios términos del blog. Sin embargo, la colecta es imprescindible.

Antes de examinar las candidaturas presentadas, os explico la razón esencial de la propuesta de vacaciones: no contentos con el pisoteo perpetrado contra la democracia en el Parlament, he leído unos cuantos artículos con errores básicos y palmarios en Derecho, o conceptos cuya lógica es más que discutible. Todo ello denota una escasa reflexión, probablemente atribuible a tener los dedos siempre pegados al teclado y a Twitter, en lugar de dedicar un tiempo a documentarse y verificar la información que se difundirá. Seguro que unas vacaciones contribuyen a aumentar la veracidad de la información, en lugar de dar la sensación de hablar y escribir sin tener ni la más mínima idea de nada, que es un vicio que el separatismo siempre ha atribuido a quienes no abrazan su causa.

Primer candidato. Vicent Partal. Un clásico del blog, que nos ha dado para bastantes líneas y cuya lectura últimamente estaba abandonando.

A raíz de la imposición de la Ley del Referéndum, tenemos a Partal muy atribulado repitiendo “legalitat catalana, legalitat catalana“, como si de verdad esto surtiera algún efecto. Por este solo motivo, no propongo vacaciones.

El motivo lo encontramos en este artículo de “análisis”, titulado: “Esclata la guerra entre el Tribunal Constitucional i Mariano Rajoy.- El Constitucional declara Carme Forcadell part en l’incident d’execució i s’obliga, per tant, a escoltar-la” (Estalla la guerra entre el Tribunal Constitucional y Mariano Rajoy. El Constitucional declara a Carme Forcadell parte en el incidente de ejecución y se obliga, por tanto, a escucharla).

Partal, con sus conocimientos jurídicos, nos deja otra pieza de carácter imborrable, en que encadena un desatino tras otro comentando la actuación del Constitucional a raíz de los diversos escritos presentados ante el TC, en este caso de incidente de ejecución de Sentencia, relativos a incumplimientos (como la admisión y tramitación de la Ley del Referéndum; no se confunda con el recurso de inconstitucionalidad contra la Ley aprobada) a Sentencias del Tribunal. En resumen, Partal sostiene que el Constitucional (otrora, maligno y predeterminado, a las órdenes de Rajoy) ha decidido no plegarse a las exigencias del Presidente del Gobierno, en lo relativo a las medidas coercitivas y represoras, y, por sorpresa, ha decidido escuchar a Carme Forcadell en el incidente de ejecución de Sentencia. De este modo, se ha abierto un enfrentamiento y guerra abierta entre el Constitucional y el Presidente del Gobierno, ya que el TC no ha inhabilitado de “foma preventiva” a Forcadell, como sería deseo del Presidente. Aparte -esto lo veremos en la primera parte- la falta de inhabilitación también tendría que ver con la jugada “sorpresa” consistente en recusar al Tribunal. Vamos allá.

Primera parte del artículo. El artículo de Partal dice así en su primer párrafo: “…el Tribunal Constitucional espanyol ha quedat fora de joc com a conseqüència de la recusació feta per Carme Forcadell i tot indica que ha optat per enfrontar-se amb el govern espanyol…“.

Más adelante, escribe: “(…) Quina explicació té, doncs, que la legalitat catalana haja pres cos arran la publicació de la llei del referèndum, sense que el Constitucional fes res dimecres?

L’explicació és el caos creat en l’alt tribunal i en les altes instàncies de l’estat arran de la recusació que la presidenta del Parlament de Catalunya, Carme Forcadell, va fer de tots els seus magistrats. La jugada, brillant, no se l’esperaven.

La llei del Constitucional no explicava com s’ha de resoldre una recusació si la fan contra tots els magistrats. Quan se’n recusen un o dos, són els altres magistrats els qui decideixen. Però què passa quan es recusen tots? Finalment, però ja sense poder arribar a temps d’aturar la publicació de la llei del referèndum, els magistrats van decidir que ells mateixos resolien el debat, cosa que obre una lenta via de recurs als tribunals europeus.”

Como anticipé el mismo miércoles, el incidente de recusación fue rechazado de plano, que es lo mismo que decir que no tiene ni pies ni cabeza, aunque Partal diga que fue brillante.

Porque si, además, Partal se leyera el Auto del TC (entiendo que no lo haga, puesto que sigue repitiendo lo de “legalitat catalana, legalitat catalana“), se habría apercibido de que el TC ya se ha enfrentado a esta clase de recusaciones en bloque otras veces y tiene una doctrina más que consolidada, que, a salvo de matices, entiende un lector medio de cualquier publicación que no sea Vilaweb:

Así acontece en aquellos casos dirigidos contra el conjunto de los Magistrados que forman el Tribunal Constitucional, que hemos calificado de impertinentes y abusivos, y que deben ser rechazados sin más (ATC 80/2005, de 17 de febrero, FJ 5). Como se expresó en el ATC 380/1993, de 21 de diciembre, en este tipo de recusaciones “vienen a coincidir dos órdenes de peculiaridades. El primero deriva de la especificidad del Tribunal Constitucional, órgano constitucional único en su género, no integrado en el poder judicial, compuesto por doce únicos Magistrados, sin posibilidad alguna de sustitución interna, a cuyo Pleno corresponde la competencia en materia de recusación de sus Magistrados [art. 10 h) LOTC]. El segundo y principal deriva de la naturaleza misma de la recusación, en la que, propiamente, no se recusa a los Magistrados, sino al propio Tribunal Constitucional” (FJ 4). Una recusación de este tipo, que, en última instancia, va referida al órgano mismo y no a sus integrantes, carece de sustantividad jurídica y no es acreedora de una decisión sobre el fondo (ATC 269/2014, de 4 de noviembre, FJ 2)“.

Y por eso de los matices, os añado un párrafo del Auto 269/2014, que os aclarará la doctrina del TC: “…este Tribunal ha venido entendiendo, como línea de principio, que el art. 227 LOPJ, que impide a los Magistrados recusados formar parte del órgano que ha de decidir sobre la recusación planteada, es uno los preceptos que rigen el incidente de recusación en el ámbito de la jurisdicción constitucional. No obstante, hemos tenido la oportunidad de señalar en ocasiones anteriores que el art. 227 LOPJ pierde toda su operatividad en supuestos excepcionales en los que resulta incompatible con la especial naturaleza y estructura del Tribunal Constitucional. En esta línea, hemos entendido que no cabe aplicar este precepto cuando la recusación se dirige contra todos los Magistrados que componen el Pleno, ya que otra solución supondría una paralización inaceptable del ejercicio de la jurisdicción constitucional (AATC 80/2005, de 17 de febrero, 443/2007, de 27 de noviembre, y 126/2008, de 14 de mayo).

O sea, Partal, que la solución para el TC era facilísima porque, a lo largo de los años, ha estudiado esta situación en varias ocasiones. Y, cuando se encuentra con ella, la rechaza debido a que se trata de burdos intentos de paralizar al Tribunal.

Las razones por las que Partal, pese a que en el Auto de inadmisión se contenían claras referencias a esta doctrina, fácilmente revisables, afirma que se trata de una “brillante jugada” que creó un “caos” en el Tribunal Constitucional solo pueden residenciarse en dos, a mi entender: a) Sobrecarga de trabajo y obsesión con la “legalitat catalana“, lo cual se constituye en causa de la comisión de errores muy evidentes, fácilmente comprobables, e incluso intuibles para quien no tenga idea de la doctrina del TC, pero se detenga un momento a reflexionar; b) Mala fe, desinformación y seguridad de dirigirse a un público incauto, confiado a una capacidad intelectual de carácter superior, inabordable y omnipotente.

Como me inclino por la opción a), de ahí mi propuesta de colecta para unas vacaciones.

Pero… amiguitos, aquí no acaba el tema. Hay más. Mucho más, lo cual me hace temer que un exceso de trabajo está actuando de forma grave.

Segunda parte del artículo. A continuación, Partal menciona que el TC, tras la recusación, ha tenido por parte a Carme Forcadell en el incidente de ejecución de Sentencia. Esto es correcto (con matices, pero olvidemos las sutilezas). Simplifico: ser “parte” significa que algún derecho tuyo se dirime en el proceso y que estás legitimado para que te notifiquen todas las resoluciones que se dicten y ejercer tu defensa, en los términos que resulten de la Ley. O sea, que si alguna decisión es susceptible de afectar directamente a Forcadell, esta podrá intervenir y presentar el escrito que tenga por conveniente.

Escribe Partal: “..el tribunal va emetre una segona i brevíssima interlocutòria d’acceptació de l’incident d’execució presentada pel govern espanyol, aquesta amb el número d’afer 6330-2015. I aquesta interlocutòria accepta Carme Forcadell com a part. Diu, concretament en el tercer punt, que Forcadell és considerada ‘part limitada, només a efectes que en aquest incident puga defensar els seus drets i interessos legítims a títol particular.

Això significa que el tribunal considera que la presidenta del parlament és part del procés judicial activat i que, en conseqüència, és impossible inhabilitar-la sense convocar-la, sense escoltar-la formalment, sense respectar els seus drets processals a través seu, dels seus advocats i dels seus procuradors.

Amb la reforma promoguda el 2015 això no era necessari. La clau d’aquesta decisió és, doncs, que impedeix una maniobra ràpida d’inhabilitació exprés. Es necessiten mesos per a dur a terme un procés d’aquestes característiques i, en conseqüència, a no ser que les pressions de Rajoy obliguen el Constitucional fins i tot a violar les seues pròpies opinions i contradir-se, Forcadell no serà inhabilitada de manera preventiva. Amb la qual cosa, l’artefacte dissenyat pel govern espanyol per a aturar el procés d’independència deixa de tenir cap utilitat.

O sea, que dice Vicent Partal que, con esta “argucia” procesal (tenerla por parte), el TC se exime de inhabilitar a Forcadell, en contra de los deseos de Rajoy. Se trataría, pues, de que el TC intenta, con sutileza, sortear los designios de Rajoy. Impresionante… o no.

¡¡¡Ay, ay, Partal, ahora sí que estoy preocupado!!! ¡Las vacaciones son urgentes!

En primer lugar, porque Partal no recuerda haber escrito, el 31 de julio de 2016, este editorial: “Avui és un dia decisiu“, en el que especulaba sobre una hipotética suspensión automática de Carme Forcadell por parte del TC, a consecuencia de otro incidente de ejecución de Sentencia, en este caso el derivado de las conclusiones del “Procés Constituent”, en los siguientes términos: “Imaginem que el constitucional avui decideix d’inhabilitar la presidenta del Parlament de Catalunya, Carme Forcadell. Imaginem que ordena que deixe de ser diputada i, en conseqüència, també presidenta“. O sea, que más o menos, se puede afirmar que Partal jugueteaba con la posibilidad de una inhabilitación.

Todos sabemos que Carme Forcadell no fue inhabilitada por el TC hace poco más de un año. En la celebrada entrada de este blog titulada “Un día negro para el separatismo” (de 01/08/2016), se explicó que, pese al deseo separatista de una inhabilitación sumaria de Carme Forcadell, en primer lugar el artículo 92.4 LOTC obliga a escuchar a la persona interesada con carácter previo a cualquier decisión: “En caso de advertirse que una resolución dictada en el ejercicio de su jurisdicción pudiera estar siendo incumplida, el Tribunal, de oficio o a instancia de alguna de las partes del proceso en que hubiera recaído, requerirá a las instituciones, autoridades, empleados públicos o particulares a quienes corresponda llevar a cabo su cumplimiento para que en el plazo que se les fije informen al respecto.“.

O sea: que una inhabilitación sin escuchar a la persona interesada es imposible, Partal. Una pena que el exceso de trabajo no le permita leer el 92.4 LOTC o, mucho mejor, el blog y sus comentarios, porque se enteraría de alguna cosa más. Aparte de que uno debería recordar el hecho de haber escrito un artículo pidiendo la inhabilitación de Carme Forcadell y no haberlo logrado, al menos para próximos artículos.

PERO esto no es todo, amiguitos, no. Y es que Partal acaba su artículo con este párrafo: “Segons diverses fonts consultades per VilaWeb, la declaració de Forcadell com a part s’ha d’entendre, de fet, com una declaració de guerra a les pressions de Mariano Rajoy i l’executiu espanyol per part dels magistrats del Constitucional, ja que, fent pública l’acceptació de la condició de part de Carme Forcadell, els magistrats mateixos invaliden de facto la possibilitat de fer allò que Mariano Rajoy volia que fessen.“.

O sea: dice Partal que Mariano Rajoy quería que el TC inhabilitase a Carme Forcadell “de forma preventiva” (como se leía en los tres párrafos anteriores) y que el TC se ha negado a ello con esa argucia de tener como parte a Carme Forcadell. Dice también Partal que “diversas fuentes consultadas por Vilaweb” han confirmado que el TC ha declarado la guerra a las presiones del Presidente del Gobierno y del Ejecutivo. Interesante.

AGARRAOS QUE AHORA VIENEN CURVAS. Yo también tengo fuentes. Y dicen mis fuentes, doctas en Derecho, que si Partal ha pagado algo a sus fuentes, debe iniciar rápidamente los trámites para recuperar su dinero. Porque, Partal, has sido engañado. El exceso de trabajo no te permite comprobar la veracidad de tus fuentes y te meten unas bolas del tamaño del Tribunal Constitucional. Porque no creo que sea Partal en persona quien difunda esa clase de mentiras a sus lectores.

Me explico: leed el escrito de la Abogacía del Estado (es un enlace a un pdf colgado por la Cadena Ser; aquí, la noticia desde la que se accede), promoviendo el incidente de ejecución de Sentencia (en un incidente es donde se aplican las inhabilitaciones, multas, etc) en el que se solicita que se declare la nulidad del Acuerdo de la mesa del Parlamento de Cataluña de admisión a trámite de la proposición de Ley del Referéndum de Autodeterminación y los demás subsiguientes. Leedlo. O no lo leáis, que es muy largo. Con ir a la página 33 del escrito es suficiente. Leed y veréis que … ¡¡¡LA ABOGACÍA DEL ESTADO (O SEA, EL PÉRFIDO RAJOY) NO PEDÍA LA INHABILITACIÓN DE CARME FORCADELL!!!

REPITO: Partal afirma que el TC declara la guerra al Presidente del Gobierno y se niega a inhabilitar de forma “exprés” a Carme Forcadell, que es lo que el Presidente “quería que hiciesen“.

RE-PI-TO: ¡¡¡LA ABOGACÍA DEL ESTADO (O SEA, EL PÉRFIDO RAJOY) NO PIDIÓ LA INHABILITACIÓN DE CARME FORCADELL!!!

La Abogacía del Estado pide que se deduzca testimonio de particulares, pero esto lo hace en casi cada escrito y, al final, después de los correspondientes informes, el TC ya lo ha hecho en alguna ocasión anterior: enviar los hechos a la jurisdicción penal ordinaria para que sean investigados y, en su caso, juzgados. (Es verdad que el TC podría pedir informes de oficio, por iniciativa propia, pero esto ni lo ha hecho hasta ahora ni se espera que lo haga; tampoco es lo que explica Partal).

CONCLUSIÓN. Dice Partal que existe una “guerra” por una petición que no se ha producido. Un invento, vayaExceso de trabajo que provoca que, también, se invente que la recusación contra todo el Tribunal es una brillante jugada nunca contemplada.

Me niego a pensar que se trate de burdas mentiras inventadas de manera deliberada por el autor.

Lo mismo que las “diversas” fuentes consultadas, que a cualquiera le darían a pensar que son inventadas, cuando la realidad es que se trata de desaprensivos que se aprovechan de las tribulaciones de Partal con la “legalitat catalana, legalitat catalana” para cobrarle un dinerito por sus engañosas informaciones.

Ya me sabe mal por Partal, pero creo que esto se ajusta a lo sucedido:

A algunos, este artículo le parecerá excesivo. Puede ser. A mí también me parece excesivo que tan desinformante artículo logre 515 RT’s en Twitter. Imaginad las visitas web, por decenas de miles, de un artículo que no acierta con una sola verdad.

De todos modos, tampoco hay que exagerar. A veces, quien lee a Partal no se lo cree todo y verifica con fuentes que considera fiables. Gente que, debo reconocerlo, mantiene algún sentido crítico. Fijaos en este tuit de un usuario, en que pregunta a un experto.

La respuesta del experto, retuiteada por Partal.

Una pena que no preguntara en La Casa de Empeños, donde habría obtenido una respuesta algo más acertada.

ACABO. RECORDEMOS EL MOTIVO DE ESTE ARTÍCULO. Unas merecidas vacaciones para Partal, que pueda bajar el ritmo, verificar informaciones y que no le engañen. Porque, si no hace vacaciones, un lector sesgado como yo puede pensar que se inventa sus análisis y que engaña a sus lectores. Y no es eso: es la sobrecarga de trabajo.

Hay más candidatos, pero me ha parecido el más urgente de cara a valorar una colecta de vacaciones.

Por cierto, como el artículo va de engaños: ni colectas, ni cuentas, ni vacaciones, ni nada. Solo faltaría eso.

Una nulidad de Parlament

Que hoy se ha asistido a un Golpe de Estado televisado en el Parlament de Catalunya, creo que queda fuera de toda duda. No hace falta añadir más comentarios sobre el golpe perpetrado y tendría poco sentido que yo aquí empezara a relatar o pontificar.

Ni siquiera hace falta explicar cuestiones jurídicas porque están a la vista de todos y ya las habréis leído o las sabréis por vosotros mismos, que no es difícil ante la grosería de las infracciones cometidas. Muy especialmente, la deliberada omisión de la Llei 2/2009, del Consell de Garanties Estatutàries, requisito sin cuyo cumplimiento la Ley aprobada es NULA. O sea, que la propia “legalidad catalana“, a la que tan a menudo hace referencia el separatismo, será motivo de nulidad de la Ley.

Una ley nula. Una nulidad de Parlament. Aquí, el acuerdo del CGE.

¿Democracia? Por suerte, lo ha podido ver todo el mundo. No hace falta explicar nada más porque, como me decía en Twitter un seguidor habitual del blog, todo lo que he escrito estos años se ha cumplido.

Incluso, diría que me he quedado corto, gracias al gran favor que, al final, ha supuesto el nombramiento como Presidenta del Parlament de Catalunya a una persona que no cumple con las capacidades y méritos necesarios para tan alta dignidad.

Cómo saber que la Ley del Referéndum Secesionista se votará el día 6

No hace falta tener contactos. Ni preguntar a las fuerzas políticas separatistas. Con leer los informes “independientes” que encargan, en este caso el Departamento de Asuntos y Relaciones Institucionales y Exteriores y Transparencia, es suficiente: dicen que el 6 de septiembre.

Se trata de un fenómeno que nos indica lo “independiente” que es el informe (CATALONIA’S LEGITIMATE RIGHT TO DECIDE – Paths to self-determination) que ayer adelantaban ELPUNT o NacióDigital: “Acadèmics de prestigi mundial avalen el procés en la seva fase unilateral“.

Como veremos, los expertos redactores (por cierto, no dudo de que sean expertos; dudo de que sean independientes) saben fechas que no han sido oficialmente anunciadas. Ya me diréis de qué manera unos expertos extranjeros son capaces de elaborar un informe, al parecer durante semanas, para saber que la Ley del Referéndum (y ellos se refieren a un borrador, un “draft”) será votada el 6 de septiembre: o tienen poderes paranormales o alguien que no sé quién será ha participado muy “activamente” en la redacción de este informe.

Entre otros medios, titula Vilaweb: “Un informe acadèmic assegura que la legislació de la UE avala el dret d’autodeterminació de Catalunya“. No hace falta demasiado Google para ver que varios de los expertos han participado habitualmente en conferencias de Diplocat, cosa que no me parece en sí mismo criticable (aunque es significativo), porque cada uno tendrá su particular concepción del Derecho (y, para qué negarlo, por eso el “encargo” del Departamento), de modo que es lógico que encargues tu informe a quien sabes que, de inicio, ya te da la razón. Vaya, que a mí no me lo van a encargar.

Una cosa, pues, es que al encargar el informe (enlace al informe CATALONIA’S LEGITIMATE
RIGHT TO DECIDE – Paths to self-determination) busques a quien tiene un enfoque favorable al tuyo. Otra cosa es que se diga que es un informe académico e independiente. Tan académico e independiente que contiene fechas no anunciadas oficialmente. Curioso. A continuación, la captura de las páginas 127 (final) y 128 (principio) del informe.

CONCLUSIÓN. Se vote el día 6, o el día 7 de septiembre, da igual. Informes de expertos que ponen fecha a votaciones que JuntspelSí y la CUP se guardan astutamente. Qué listos son en el extranjero, que nos dan las primicias en exclusiva. O quizás la primicia viene del Departamento que encarga el informe, no sé, no sé. Jajajajajajajajaja.

Dice Vilaweb que: “El departament d’Afers Exteriors ha enviat l’estudi a les cancelleries internacionals“. Si alguien se lo lee -cosa que dudo- como vea lo del 6 de septiembre y caiga en el detalle, se reirá un rato. “Aval académico”, dicen. Eh, pero el informe es independiente y no se puede poner en cuestión. Pfffff. Así se gastan nuestro dinero.

Añado: un patinazo lo tiene cualquiera. El separatismo sale a chapuza diaria. Y los expertos de prestigio mundial, pues ya ves, serán expertos, tendrán prestigio mundial, pero se dejan colar datos que nadie conoce.