Archivos Mensuales: febrero 2017

¿Por qué no han instado la reforma constitucional?

El artículo del pasado sábado 25 de febrero de Soledad Gallego-Díaz en EL PAÍS, “Poca épica, poca ética“, incide en una cuestión que desde hace años se plantea en Cita Falsa: si el Parlamento catalán tiene facultades para proponer una reforma constitucional, ¿por qué no lo hace? La pregunta, a mi entender, y más todavía con el recorrido que llevamos desde 2012, tiene una respuesta cada vez más clara y sencilla: no lo quieren de verdad. Digo DE VERDAD. Algo parecido sostiene también Xavier Vidal Folch en su artículo “No buscan el Referéndum“.

Primero, veamos lo que escribía Soledad Gallego-Díaz:

“(…)

El Parlamento español sí que podría estudiar una reforma de la Constitución que modifique el encaje de Cataluña o que establezca normas diferentes para la celebración de referendos. Para eso hace falta que se presente, y debata, la correspondiente propuesta. Lo inmediato es hacerse una pregunta bastante simple. Dado que la Constitución española prevé que las asambleas de las comunidades autónomas pueden enviar al Congreso una propuesta de reforma de la Constitución, ¿por qué el Parlament catalán no ha hecho nunca uso de esa capacidad? (…)

¿Por qué el Parlament catalán no ha enviado nunca al Parlamento español una propuesta de reforma constitucional? Envió, es cierto, un proyecto de Estatuto que fue aprobado en el Parlamento español y modificado por el Tribunal Constitucional. Pero precisamente uno de los principales argumentos del Tribunal fue que algunos de los contenidos debieron plantearse como reforma de la Constitución y no del Estatut. (…)

Si lo que pretende la Generalitat es actuar por la vía de los hechos, teatralizando la idea de un Estado contra otro Estado, sin agotar todas las posibilidades que ofrece el ordenamiento legal vigente, se debe entonces recordar que la vía de los hechos no es democrática. Hacer caso omiso de lo que dicen los jueces en una democracia (y no es posible que alguien niegue que España lo es, por muchos defectos que tenga) supone una alteración del orden constitucional no aceptable. (…)

Y lo que dice Vidal-Folch:

Contra lo que parece, las fuerzas secesionistas catalanas no pretenden celebrar el referéndum sobre la independencia. No buscan con denuedo que tenga lugar.

Solo persiguen convocarlo, que inmediatamente se les prohíba (si es posible de forma espectacular), para enseguida adelantar elecciones bajo la presión sentimental de que se les ha impedido, se les prohíbe hacer lo que en Escocia, se recortan derechos a los ciudadanos. O sea, apelando al victimismo como método para conseguir la mayoría social (y consolidar su precaria e inestable mayoría parlamentaria) de la que carecen.(…)

Ahora, recordemos el poco comentado Auto del Tribunal Constitucional de 14 de febrero de 2017, que repite por enésima vez la vía adecuada para articular la pretensión secesionista. He extractado al máximo los puntos de interés, e incluso los resalto en negrita para aquellos a quienes la jerga jurídica les aburra (aunque ya sé que esto es en vano, porque la mayoría soléis escudriñar hasta la última coma de lo que se escribe en cada entrada):

Sigue leyendo ¿Por qué no han instado la reforma constitucional?

Bolas falsas sobre manifestaciones que no han existido

Buscando imágenes de la “concentración” del Véneto a favor de la secesión de Cataluña, en la que eran una veintena, me he topado con este tuit.

geekindignado3
Según el tuitero, se correspondía con una manifestación de Societat Civil Catalana, como se aprecia en la siguiente captura.geekindignado4

Me ha sorprendido el lema y que la “manifestación” bajara por lo que me parece identificar como la Via Laietana (tampoco estoy del todo seguro), además de no ver a personas que habitualmente participan en los actos de SCC. He pensado: “a ver si se trata de unas fotos verdaderas, asociadas con un acto falso“. Bingo, por supuesto.

Sigue leyendo Bolas falsas sobre manifestaciones que no han existido

España, esa democracia plena

The Economist o Financial Times son esa clase de publicación internacional que el separatismo mediático se afana en difundir y vocear en cuanto dedica alguna noticia crítica a Rajoy, al Gobierno o, en general, enfocada hacia España. Cuando la noticia, o el dato, es positivo o aceptable no hay peligro de difusión.

Ya sabemos que, entre los tópicos separatistas, uno de los más arraigados consiste en afirmar que España no es una democracia. El Presidente Puigdemont es uno de sus mayores adalides (también Romeva, o el ahora metido en la nevera Santi Vidal), como nos recuerda casi a diario de manera muy elocuente.

krlsdemocracia

[Se ve que Puigdemont tiene mucho tiempo libre a las 9:30 de la mañana de un día laborable (viernes), puesto que la imagen que acompaña al tuit no es fruto de un enlace, sino de un recorte o captura de pantalla con una imagen más significativa que la propia noticia. O igual soy yo, que siempre pienso mal. Por cierto: qué suerte saber gestionar tan bien el tiempo en horario de oficina. Quizás empieza a trabajar a las diez, no sé.]

Sigue leyendo España, esa democracia plena

Un referéndum vinculante, ¿a qué vincula?

Hoy me he decidido a leer el llamado “MANIFIESTO DEL PACTO NACIONAL POR EL REFERÉNDUM“. Los términos en que se formula excluyen, de raíz, que pueda jamás adherirme a un manifiesto que se dice “inclusivo” y que utiliza terminología propia del separatismo: “Cataluña“, por una parte; “Estado español“, por otra. [Es cierto que también utiliza esa terminología una parte de una supuesta progresía, de corte cercano al totalitarismo].

Lo siento, pero yo vivo en Cataluña y en España. No es cuestión nacionalista. Es cuestión de llamar a las cosas por su nombre. Y respeto y consideración. Cuando alguien se refiere a España como “Estado español“, como se hace en el Manifiesto, no tiene ni respeto ni consideración. Al menos, desde mi perspectiva. Para mí, ya toma partido, cosa que evidentemente no dudo, aunque sus promotores crean haber redactado un artefacto más o menos neutro.

Sigue leyendo Un referéndum vinculante, ¿a qué vincula?

Los peligros de la cita (y las campañas propagandísticas)

Uno de los pasatiempos favoritos del secesionismo es encontrar cualquier cita, pasaje o anécdota que sirva, aparentemente, para sus fines. Con carácter especial, este separatismo infantil está concentrado en demostrar la superioridad que ostentamos los catalanes frente a los demás españoles. No obstante, el problema de las citas es que debe conocerse su contexto y, si es posible, la trayectoria entera del citado, no sea que te encuentres algún efecto indeseado.

Por supuesto, hablo de Pilar Rahola (edito: el origen de lo que cuento es, al parecer, Montse Candini, alcaldessa de Calella y diputada de Junts pel Sí), quien, además de una tabla “comparativa” entre “España” y “Cataluña” de lo más tronada, hoy retuiteaba esto con notable éxito:

orwell

El breve ensayo “Looking back…” fue escrito varios años después del archifamoso y conocido “Homenaje a Cataluña“, en que como todos sabemos (y si no, tampoco se acaba el mundo; es indiscutible la existencia de toneladas de conocimiento que ni siquiera imaginaré jamás) Orwell explica su experiencia transcurrida entre Barcelona a la espera de ser enviado al frente, el Frente de Aragón, su herida, el periodo de convalecencia y su retorno a Barcelona, incluyendo  las Jornadas o Sucesos de Mayo de 1937. Si en el texto citado Orwell distinguía entre periódicos “españoles” y “catalanes”, lo dejo a la agudeza del lector y su conocimiento de la obra de Orwell. Para variar, me da igual (nominalmente, Orwell cita La Batalla y Adelante -vinculados con el POUM-, Solidaridad Obrera -anarquista-, la prensa del PSUC, periódicos comunistas como Frente Rojo -de Valencia-, Verdad y poca cosa más; el resto es todo genérico). El tema es la cita reproducida por Rahola.

Puestos a citar, no está de más conocer toda la obra del autor, no sea que desvele algún ramalazo nacionalista de superioridad. Como el de la página 105-106 de “Homenaje a Cataluña” (Debolsillo, 2011; traducción Miguel Temprano García):

Sigue leyendo Los peligros de la cita (y las campañas propagandísticas)

Cartas de la ONU (o no)

Cuando pienso en un Presidente que se informa de lo que pasa a través de los periódicos, la imagen automática es Carles Puigdemont. Retuiteador fiero de cualquier noticia, especialmente con titulares digamos posverdaderos. Esta clase de titulares, como todos sabemos, suelen contener información falsa, manipulada o tergiversada.

Veamos si este RT de hoy se corresponde (o no) con algún titular posverdadero. Categorizadlo como queráis.
krlspuigdemontrt

Un titular del diario ultranacionalista ElNacional que dice: “L’Operació Catalunya provoca rebuig i preocupació a l’ONU“. ¡Dios Santo! ¡Ahora sí! ¡Por fin lo han conseguido! O no.

Como bien sabemos, se trata de una carta (un poco rara: tonalidades distintas de escaneo; en la página segunda, arriba, leemos “PAGE 3”; la destinataria aparece en la parte inferior y no en la superior, como parecería normal. Lo dejo en que es rara. No parece falsa porque contiene referencias a informes muy fuera del alcance del separatismo posverdad) firmada por un Experto Independiente llamado Alfred-Maurice de Zayas, cuya definición según aparece en la web de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas con relación al concepto “Experto independiente sobre la promoción de un orden internacional democrático y equitativo“: “Un Experto Independiente es un mecanismo de Procedimiento Especial nombrado por el Consejo de Derechos Humanos para examinar e informar sobre un tema o cuestión específica de derechos humanos. La posición es a título honorario y el experto no forma parte del personal de las Naciones Unidas ni percibe un sueldo por su trabajo“.

Aaaahhhh… Ya veo. Lo de siempre. La ONU, dice la posverdad. O no. Un experto independiente que trabaja para la ONU, NO ES la ONU, como afirman los ultranacionalistas. Quizás, sólo quizás, se acercaría un poco más a la verdad titular como el diari ARA: “Un expert de l’ONU en drets humans, preocupat per l’operació Catalunya i per la manca de respecte a l’autodeterminació“.

CONCLUSIÓN. El Presidente que se informa a través de digitales ultranacionalistas en la era de la posverdad. Dejémonos de subterfugios. Que “la ONU” está preocupada (a través de una carta remitida por alguien que no forma parte de la ONU) o que el Alto Comisionado (Zeid Ra’ad Al Hussein) de Naciones Unidas por los Derechos Humanos “ha hecho llegar una carta de rechazo“, simplemente, no es verdad. Y eso se difunde. Retuit va, retuit viene: los límites de las costuras de la desinformación. Un nuevo concepto de democracia.

Las dificultades de la prensa con el francés de Canadá

Entre las muchas aportaciones que se quedan en los comentarios (en este caso, de Abraham y Juanmari), siempre vale la pena rescatar alguna de ellas, más que nada por ubicarlas en un formato que se pueda citar con facilidad.

En la última entrada sobre Tajani, decía que uno de los vicios más arraigados del secesionismo consiste en negar la realidad. O inventarla. O darle una interpretación como mínimo imaginativa, por no decir directamente falsa. Escoja el lector su apreciación sobre tema que hoy nos ocupa: “El extraño caso de la interpelación de una diputada nacionalista en el Parlamento canadiense, derivada del juicio de esta semana pasada por la organización del 9N, y su respuesta convertida por la prensa afecta en una advertencia de Canadá a España“.

La prensa ultranacionalista titulaba cosas como: “El Canadà pica el crostó a l’Estat pel judici contra el 9-N” (ElNacional), “Canadà renya Espanya pels judicis contra Mas i Forcadell” (ElMon) o “El govern canadenc farà un advertiment a Espanya pels judicis contra Mas i Forcadell” (Vilaweb). Otro faro informativo como Nació Digital titulaba: “Canadà recordarà a l’Estat que respecti els drets humans, en relació als judicis de Mas i Forcadell

Leemos en Vilaweb: “El govern federal canadenc farà saber al govern espanyol que els drets democràtics han de ser respectats arreu del món, en relació als judicis contra Artur Mas i Carme Forcadell. Ho va dir ahir, al parlament d’Otawa, el secretari parlamentari del ministre d’Afers Estrangers canadenc, Matt DeCourcey, en resposta a la pregunta de la diputada del Bloc Québécois Monique Pauzé.

O en ElNacional: “…la diputada del Bloc Québécois ha emplaçat el seu govern a advertir a Espanya que “és inacceptable aquest procés polític per haver permès que els catalans tinguin dret a l’autodeterminació”. I l’executiu canadenc té clar que així ho farà.

Por último, ElMon: “El govern del Canadà recordarà al govern espanyol que “tots els drets humans han de ser respectats en tots els casos i sense excepció”“.

La idea está clara, ¿no? Canadá “da un toque“, “riñe” o “hará una advertencia“. Literal de los titulares. Y en los textos se dice que el gobierno canadiense “hará saber“, “tiene claro que” advertirá, o que “recordará” que los derechos humanos deben ser respetados o que no se puede aceptar este juicio político.

Bueno, bueno, bueno. Un intachable país democrático como Canadá (que tendrá sus virtudes y sus defectos, como en todas partes) censurando a España, para jolgorio y alegría separatista, que observa con fruición cómo se avecina un comunicado oficial, vigoroso y rotundo, condenando que en España los Tribunales de Justicia sigan los procedimientos legales y juzguen a los acusados conforme a todas las garantías legales de aplicación.

Por descontado, el sr.Matt De Courcey (que fue quien respondió a la diputada nacionalista) no dijo que tal cosa vaya a suceder. Yo lo achaco a que el separatismo catalán está acostumbrado a escuchar el francés de Francia, lo cual ha provocado una mala interpretación por la prensa del Régimen. Porque algunos hasta han incluido el vídeo (yo también, no quiero ser menos), y a mí me parece que la conclusión tiene que ser una de estas tres:

  1. No han visto el vídeo.
  2. Lo han visto y no lo han entendido bien (me inclino por esta opción, así que habrá que mejorar el nivel y entrenarse con el francés).
  3. Mienten deliberadamente (impensable, nunca ha sucedido con el separatismo).

Sigue leyendo Las dificultades de la prensa con el francés de Canadá

Antonio Tajani, el archienemigo

Una de las cosas que más sonrisas me (nos) ha producido tradicionalmente en Cita Falsa, ha sido observar cómo el separatismo mediático ha ensalzado al primero que pasa por la esquina mostrando sus simpatías con las peticiones secesionistas. Normalmente, se trata de personas absolutamente desconocidas, o que quizás son conocidas, pero en su región y carentes de influencia a efectos de la pulsión secesionista.

Por si alguien lee esto y no lo entiende, le pondré un ejemplo (no me gustan nada los ejemplos porque presuponen la incapacidad del lector para entender; por eso los argumentarios de la ANC y demás entidades separatistas están llenos de ejemplos y símiles): como si un diputado por Burgos se solidariza con la causa independentista del Tíbet. Seguro que los medios tibetanos (catalanes) celebran la solidaridad del diputado de Burgos (de donde sea). Ahora decidme, sin mirar la web del Congreso, un diputado de Burgos. Eso celebran nuestros apesebrados favoritos. [No dudo que alguno de los lectores del blog lo sabrá. Incluso si un lector de Burgos cae por aquí, los sabe. O quizás tiene que consultar y dirá: ¡ah, sí!]

Junto a esa realidad paralela, existe otra que se produce simultáneamente: negar la realidad. No digamos ya cuando no gusta. Entonces, el protagonista se convierte en archienemigo, como Antonio Tajani, presidente del EuroParlamento. Las recientes declaraciones de Tajani en la COPE, diciendo que una declaración unilateral de independencia (golpe de Estado, si nos atenemos al full de ruta) nunca será reconocida a nivel europeo fueron recibidas en silencio. Como se ha visto con Rajoy y ha repetido que “las reglas constitucionales españolas son también reglas para Europa“, en medios como el ARA (en algunos, creo que ni sale la noticia; en otros, la encuentras ya enterrada) ya no han podido ocultar por más tiempo la posición de Tajani, que tampoco es que sea una novedad.

Con todo, el que ha ganado de largo es el diario ultranacionalista Elnacional, con esta bonita dedicatoria a Tajani

elnacional

Después, estos medios son los que dicen no sé qué de mesetarios, no sé qué de no sé cuántos. La realidad es que son ultranacionalistas totalitarios que no aceptan una posición contraria a sus tesis. Hay una palabra que cada día me gusta más aplicar al prusés™ que es chifladura y cualquier palabra con esa raíz. [Por supuesto, es aplicable a quien se hace merecedor de esa palabra y no en general, salvo pruebas colectivas e incontestables. A mí me han sugerido que la concentración del pasado lunes, dado que no tenía nada de espontánea y sí de teatro, merecería entrar allí. Yo he dicho que no, pero entonces me han hecho notar que hoy, día que se acababa EL JUICIO, apenas ha ido nadie a apoyar a los mártires de LA CAUSA. He tenido dudas, así que lo dejo al juicio unilateral íntimo, individual e independiente del lector].

CONCLUSIÓN. Volvamos al tema. Si el presidente del Parlamento Europeo es un archienemigo, y eso que vive lejos de Cataluña, qué seremos los demás que no compartimos la idea secesionista y vivimos justo al lado.

Las sonrisas del Prusés Chiflado™. Dicen que son demócratas y que no son nacionalistas. En fin.

Una historia de miedo

Si algo está recogiendo en las últimas semanas el secesionismo, son calificativos bastante duros como totalitarismo, autoritarismo, fascismo o antidemocrático. No provienen de perfiles anónimos cutres en Twitter, ni de voces conocidas por su extremismo, sino de personas normalmente moderadas en sus juicios de valor como, por ejemplo, Lluís Bassets. Sirva como ejemplo el reciente artículo “Si no es legal, no es democrático“, en que por lo menos se tilda al movimiento de antidemocrático y rozando lo autoritario.

Algo de todo lo anterior es aplicable al caso de la familia de Balaguer, que estos días ha vuelto a la actualidad, tras conocerse la sugerencia del Síndic de Greuges efectuada al Departamento correspondiente para que “… abra un expediente informativo para aclarar si el personal del centro educativo o la administración educativa facilitó la información a los medios que permitió la identificación de los alumnos y, en su caso, que se adopten medidas para asegurar en adelante el derecho a la intimidad los alumnos“. El trámite que ha seguido el expediente del Síndic, con dos reiteraciones de petición de información incluidaslo podéis ver aquí.

resoluciosindic

Hasta este punto, yo había sido mero seguidor pasivo del asunto. Hasta hoy, en que leo este titular: “Ensenyament nega haver filtrat les dades de la família dels alumnes de Balaguer que va demanar més classes en castellà” [Enseñanza niega haber filtrado los datos de la familia de los alumnos de Balaguer que pidió más clases en castellano]. La noticia sigue y, citando fuentes del Departamento, se asegura que “Ni el director del CEIP Gaspar de Portolà de Balaguer, ni desde los servicios territoriales de Enseñanza en Lleida, ni desde el mismo Departamento se filtró el nombre de la familia que había pedido más horas de castellano para sus dos hijos en este centro el año 2015“.

Venga, sigamos el método Cita Falsa. Adelanto que no puedo probar quién filtró nombres. Ni siquiera si se hizo públicamente. No está nada claro (que se hicieran públicos), así que no diré nada. Que se dieron datos suficientes como para identificar de quién se trataba, de esto me parece que hay pistas para que cada uno llegue a conclusiones. Evidentemente, uno que viviera en Mataró no podría identificar a los menores o la familia. Pero si vivía en Balaguer y su hijo o hijos coincidían con el curso de los niños, la cosa estaba más fácil. Basta con que uno solo sea capaz de realizar la identificación. Lo demás ya viene automático.

Sigue leyendo Una historia de miedo

Fácil o difícil, tú eliges

Ahora que el separatismo vuelve a invocar, y suplicar, la aplicación del artículo 155 de la Constitución, uno tiene varias opciones:

1.La fácil, que pasa por exigir su aplicación y quedarse tan ancho, sin molestarse en conocer su contenido.

2.La todavía más fácil, que consiste en leer un artículo de Vilaweb que mezcla explosivamente varios conceptos de manera inconexa, imaginando una suspensión y liquidación de la autonomía dirigida por un banquero o un famoso empresario (!!) , a la vez que especula con una solicitud de intervención internacional (eso que llaman “internacionalizar el conflicto”, que en cinco años no ha avanzado nada) simultánea a una DUI con la autonomía suspendida (magia jurídica; reconozco que contra estos poderes siderales mis razonamientos jurídicos no pueden nada). Si encima hay juristas que avalan el texto de Vilaweb (“Bona anàlisi“, he leído por ahí de alguno de ellos), me rindo.

3.La muy difícil. Es seria, grave y obliga a reflexionar. Lo primero, el desastre que motivaría su aplicación. Lo segundo, el desastre que significaría su aplicación. De lo primero, habría un responsable que deliberadamente busca su aplicación. De lo segundo, no sabemos qué pasaría. Para conocer los fundamentos de su aplicación y las medidas que se podrían adoptar, como digo hay que ir por caminos difíciles y tortuosos, en que la inteligencia se utiliza a fondo, como este artículo de Eduardo Vírgala, Catedrático de Derecho Constitucional, titulado: “LA COACCIÓN ESTATAL DEL ARTÍCULO 155 DE LA CONSTITUCIÓN” (enlace al CEPC, se descarga mucho más fácil y rápido en Dialnet). Escrito hace doce años cobra absoluta actualidad (de nuevo) y, por supuesto, su lectura no es fácil. Pero es la base para quien luego quiera argumentar con algo de sentido. Hay más artículos en Internet sobre el asunto, con firmas más que reconocibles, pero es sólo por situarse.

Bueno, por situarse y porque el principio del trabajo efectúa una exposición casi calcada a la situación en que ahora nos encontramos, de la que hago cita casi literal. Escribiré en negrita mi adaptación y tacharé el original, ya sea porque lo adapto, ya sea porque no se corresponde con nuestro supuesto:

A esta situación de déficit parlamentario se añade la actitud de un Gobierno que está demostrando cotidianamente que no cree en las normas institucionales básicas, con continuas descalificaciones de las altas instancias judiciales del Estado, reflejadas en el apoyo a la actitud incumplidora de las sentencias del TC (en el original: TS) por parte de los miembros de la Mesa del Parlamento catalán (original: vasco) pertenecientes a la coalición gobernante (PNV, EA e Izquierda Unida). En un Estado de Derecho los conflictos jurídicos los resuelven en última instancia los tribunales, con el Supremo y el Constitucional a la cabeza, sometiéndose todos los demás poderes a sus resoluciones. En definitiva, la soberanía parlamentaria o la autonomía sin límite alguno son inconcebibles en un Estado constitucional-democrático en el que todos los poderes públicos y los ciudadanos están sometidos a la Constitución y al conjunto del Ordenamiento jurídico. Está en el núcleo indecidible de nuestro Estado de derecho que la cláusula de cierre del sistema es la aceptación de que la última palabra en la resolución de los conflictos jurídicos la tengan los tribunales, siendo el Supremo superior en todos los órdenes salvo en materia de garantías constitucionales en que lo es el Constitucional (art. 123.1 Constitución Española). Consustancial al Estado de Derecho es, asimismo, el principio de paz jurídica que consiste en la búsqueda de una salida normativa al conflicto por medio de su traslado a una instancia decisoria que resuelva el enfrentamiento. Rechazar la mera aplicación de los Autos del Tribunal Constitucional Supremo (con los argumentos utilizados) equivale a desconocer los principios de paz y seguridad jurídicas establecidos a partir de la Constitución de 1978. Todo este proceso ha tenido su punto álgido con la presentación de la Ley Secreta de Transitoriedad Jurídica el 25 de octubre de 2003 de la Propuesta Ibarretxe que conjuga en sí misma un atentado a los dos principios básicos del Estado democrático: ni respeta el procedimiento constitucional establecido para la reforma de la propia Constitución y del Estatuto, a la vez que no están garantizados los derechos fundamentales para un porcentaje elevado de población amenazada y atemorizada por la actuación de los terroristas. La anterior relación de acontecimientos explica que en el invierno de 2017 2003- 2004 se planteara periodísticamente la posibilidad de aplicación de lo que el Derecho Constitucional conoce como coacción federal (en nuestro caso podría denominarse coacción estatal), es decir, la imposición desde los órganos centrales de un Estado compuesto a un ente territorial políticamente autónomo del cumplimiento de sus obligaciones constitucionales

4. Por último, la vía asequible. Requiere sólo un poco de ganas de leer artículos que previamente se han informado con sentido y algo de rigor. Son artículos periodísticos, así que no se les puede exigir la perfección jurídica. Tampoco se la exijo a Vilaweb, pero entre ajustarse sustancialmente a la verdad y las adaptaciones con un par de cubitos de hielo existe una gran distancia. Estos artículos de EL PAIS, El Mundo, ABC y una entrevista a Vírgala sirven perfectamente a este propósito.

CONCLUSIÓN. Fácil o difícil, creo que a medio camino -en diferentes grados e intensidades, que no a todos nos interesa lo mismo- entre la opción tres y la cuatro cualquiera convendría en que estamos en un nivel más que razonable. Y si uno se queda en la opción cuatro, tampoco pasa nada: no podemos saber de todo. Pero sí podemos exigir que nos informen adecuadamente. Los hay que no lo hacen y encima les felicitan. ¿Por qué? Pues a sabiendas de que penetrar en las intrincadas raíces de los asuntos complicados es difícil. ¿O no me voy a creer yo a un prestigioso médico que enlace a un artículo tergiversado sobre una cura de una enfermedad gravísima que él avale con una mención que diga “buen análisis”?

Opción fácil y creer. Opción difícil, profundizar un poco. El rigor, vaya. Y menos frivolidades  y fantasear con el 155.