Archivo por meses: enero 2017

La lección de los farolillos

El asunto de los farolillos separatistas de Reyes tiene una lectura muy sencilla: ¿a qué clase de persona se le ocurre una idea tan lamentable?

Respuesta: a una persona (o varias) que seguramente puede ser tan decente y honesta como la que más, PERO… que está acostumbrada a que se imponga sin rechistar cualquier iniciativa nacionalista, por disparatada o chiflada que sea, al albur del ambiente imperante, que cree unánime, y donde cualquier discrepancia con el ideario separatista es automáticamente acallada.

Pero esto se acaba. O, al menos, ya no es como antes. Han bastado unas quejas en Internet, partidos políticos a los que habitualmente se ridiculiza, algunos artículos y editoriales en prensa, incluso ser objeto de noticia en la televisión, para que Òmnium recule. Y eso que una parte de los medios subvencionados apoyaban -con mayor o menor convicción- los farolillos, como Partal (ahora mismo no se puede acceder al artículo), Salvador Cot, Nació Digital o, por descontado, José Antich (genial Antich escribiendo que el Cara al Sol era «mucho peor» que los farolillos separatistas, con lo que a la vez que los defiende afirma -pese a no darse cuenta- que tienen un aire dictatorial o fascista; yo, de verdad, no entiendo según qué defensas). Todos ellos  defendiendo los farolillos separatistas, todos ellos ahora deberán redactar un artículo diciendo «muy mal, Òmnium«, lo cual difícilmente harán porque se situarían en una posición inimaginable para un nacionalista: la sana crítica.

Dicho lo cual, si Òmnium rectifica, me parece bien. Y si argumenta que se ha sobredimensionado o sacado de contexto, me parecen las clásicas excusas del separatismo, para el que la culpa de todo siempre es de los demás. Querer inundar de propaganda separatista la cabalgata de los Reyes Magos será culpa mía. Y si me quejo, lo estoy sobredimensionando. Por favor.

CONCLUSIÓN. A lo que iba. Cuatro quejas, resonancia en los medios de comunicación y se diluyen, por lo menos en parte, iniciativas que sólo se pueden entender surgidas del unanimismo. Un poco de oposición contra ese unanimismo y nuestros separatistas, tan acostumbrados a imponerse sin oposición, se retiran. La lección de los farolillos.

La liquidación del Ordenamiento Constitucional, explicada por Demòcrates (!?)

A estas alturas, uno ya no sabe qué más se necesita. Aquí, el vídeo de Demòcrates.cat en que explican el Plan para liquidar el Ordenamiento Jurídico Constitucional de un Estado social y democrático de Derecho. Será fantasioso, será irrealizable, será ilegal, será un acto contra todos y contra la mayoría de catalanes, que no apoyamos la secesión, pero lo explican. Un partido demócrata (!!!???) anunciando la ruptura por métodos antidemocráticos (!), con el añadido de que aún se atreven a decir que «en términos internacionales, esto se entiende«.

A continuación, el vídeo, en que si alguien necesita traducción, la verá (o debería verla) activando los subtítulos.

CONCLUSIÓN. Legalidad española – legalidad catalana y ¡¡tachán!! En términos internacionales, aseguran, se entiende. En fin. Sin comentarios.