Archivo por meses: diciembre 2016

El Principado de Cataluña contra la secesión (Historia y humor)

ADVERTENCIA PREVIA: Los documentos y citas de esta entrada son rigurosamente verídicos. Otra cosa es que las conclusiones e interpretaciones que yo haga puedan considerarse poco rigurosas, en tanto que desconocedor del método histórico-científico, y una escasa formación en Historia. Léase, en todo caso, como un ejercicio irónico-humorístico, puesto que quien escribe estas líneas considera que unos documentos de hace 390 años nada aportan al Prusés. Sin embargo, algunos adoradores del Prusés se sienten vinculados por un hilo conductor que se inició hace más de mil años y recuerdan con nostalgia tiempos pasados y las Constituciones y capítulos de Corte de otra época, con los que también se consideran vinculados. Si eso es así, también se sentirán vinculados por unas determinadas alegaciones de la Diputació del General en 1627. Vamos allá.

Otra advertencia: la entrada es terriblemente larga.

INTRODUCCIÓN

Esto del Prusés™ sigue tan flojo que ya no sé ni qué escribir. Me veo obligado a abordar algún tema del que tengo más bien poca idea, y me interesa menos, pero que tiene guasa: allá por el año 1627, los Condados del Rosellón y Puigcerdá, capitaneados por la villa de Perpiñán, pedían la secesión (desunión o separación, en palabras de la época) del Principado de Cataluña, que se oponía tajantemente.

El resumen, para quien el tema ya le aburra y quiera conocer en pocas líneas -la entrada es muy extensa- lo que expondré: los Condados de Rosellón y Cerdaña alegaban una serie de argumentos históricos, políticos, jurídicos y económicos que, a su entender, justificarían su petición secesionista, a los que añadían que si no querían estar unidos no había razón para mantenerlos en la unión (la voluntad del pueblo) y afirmaban sufrír un expolio insoportable (literalmente, pedían que «no les chupen la sangre«; así que el déficit fiscal ya estaba inventado). Por su parte, el Principado de Cataluña alegaba que la secesión se oponía a las Constituciones (sacrosantas) y capítulos de Corte  y, por lo tanto, era imposible la separación sin romper esas Constituciones (doblemente sacrosantas; legalidad). Además habían gastado el dinero necesario en los Condados (no existía déficit fiscal o, si lo había, no era para tanto). No sólo eso: anunciaban muchos males (como la invasión de los franceses; discurso del miedo) si se separaban del Principado (aunque sin ofrecer alternativa o solución al conflicto). Con estas pocas líneas, ya habréis comprendido el motivo de la entrada [sonrisa + sonrisa].

Se trata de cuatro documentos, dos de los cuales corresponden a la defensa de la secesión por los separatistas Condados de Rosellón y Cerdaña y la villa de Perpiñán, y los otros dos en contra, por parte de los unionistas de la Diputación del General (o sea, la hoy conocida como Generalitat) del Principado de Cataluña.

He seleccionado algunos de los puntos más significativos de cada escrito, que vistos en una perspectiva actual (recordemos que el nacionalismo más rancio y trasnochado gusta de ver episodios pasados con perspectiva actual, sin filtros ni perspectiva alguna) se oponen a gran parte de los argumentos que hoy en día nos ofrece el separatismo  nacionalista de carácter esencialista.

Este capítulo de la Historia lo he conocido a través del librito de Henry Kamen ‘Cataluña y España’. Le dedica una página y me entró la curiosidad sobre el asunto. La entrada es el resultado de lo que he encontrado por Internet (poco y difícil), así que reitero el carácter aficionado (e irónico) del artículo, que, eso sí, se nutre de los documentos originales en que se basa esta pequeña historia, sobradamente conocida por los historiadores profesionales y, por lo que leo, poco difundida. Tampoco se trata de que haya realizado el gran descubrimiento (he recordado que hace unos años un tuitero, Ferran d’Antequera, lo comentó) y ¡oh, milagro! este artículo divulgue un episodio «silenciado». La gracia reside en comprobar la práctica identidad argumental casi 400 años después. Y, por supuesto, que las Constituciones catalanas, según se afirma en las alegaciones que veremos de la Diputació del General, no permitían la separación, aduciéndose para ello diversos motivos.

Si leemos con perspectiva del siglo XXI esos documentos del siglo XVII -cosa que suele hacer el nacionalismo con sus esencias, siempre pasadas por el tamiz adecuado a sus intereses-, el resultado es divertido. Al menos, a mí me lo ha parecido.

Cuestiones metodológicas. Los textos originales se entienden bastante bien. No estamos ante piezas del siglo XIII (poned el siglo que os apetezca), con un castellano de ese con el que nos tenemos que romper las meninges para comprender el texto. La ortografía o la puntuación se nos pueden hacer extrañas, así como algunas palabras que han caído en desuso o han desaparecido. Para facilitar la lectura, he optado por la reproducción literal, o casi, adaptando a la ortografía y algunas formas de expresión actuales (o sea, alguna vez puede que sustituya alguna palabra; no es lo habitual). Si a alguien no le gusta, es libre de leer el original, del que normalmente incluyo capturas de pantalla.

Los textos originales suelen acompañar cada punto de un breve comentario o resumen. Yo también lo hago, aunque «adaptándolo» a nuestra realidad actual. Creo que puede ser de utilidad para quien desee hacer una lectura rápida o no le interesen todos los puntos: el resumen anticipa el texto, y si ese apartado en concreto no te llama la atención, te lo puedes saltar sin problemas. El artículo no es una clase de Historia, es una clase de humor. Algunos puntos críticos de los textos los destaco en rojo.

Seguir leyendo El Principado de Cataluña contra la secesión (Historia y humor)

Excesos en el consumo propio

El autoconsumo o consumo propio, que es el destino de todas las ‘noticias’ y ‘acciones’ actuales del separatismo, no está penalizado. Cada uno es muy libre de consumir lo que quiera, mientras ello no comprometa a los demás. Si Romeva dice que el referéndum será vinculante y como lo repetirá muy fuerte -tan fuerte como que era pantalla pasada o que quien no votara ‘SÍ’ votaba ‘NO’- eso me persuadirá a votar en su referéndum (si se celebra) de resultado predeterminado, se trata claramente de autoconsumo sacado del parvulario (repito: parvulario).

El problema del autoconsumo es lo fácil que resulta caer en el exceso. Parece ser lo que le sucede a Marta Rovira, a tenor de la última entrevista en Els Matins de TV3. El resumen es:

  1. De forma no tan explícita o directa como ha aparecido en prensa, sí que liga -en una lógica que todavía no he logrado aprehender- una hipotética inhabilitación de Forcadell con un presunto adelantamiento del autorreferéndum. Algo así como la gimnasia y la magnesia.
  2. Dice que el Full de Ruta siempre ha sido el mismo y… ¡hasta Lídia Heredia la corrige y le dice que no, que ‘referéndum o referéndum’ no estaba y no formaba parte del programa electoral!
  3. La Ley de Transitoriedad Jurídica. Es la Ley que «nos ha de constituir como Estado para hacer un referéndum«, pasando de normas españolas a normas catalanas (sic), y que «ha de permitir la convocatoria y la celebración del referéndum» con plena cobertura legal. Después de tan contundentes palabras, Lídia Heredia le pregunta sobre los ‘dos tiempos’ y la «legalidad catalana», y contesta que «se está estudiando cuál es técnicamente la mejor manera» y que hay que ver cómo se «acaba articulando jurídicamente» la «convocatoria del referéndum«. ¿En qué quedamos, sra.Rovira? ¿La LTJ te constituye como Estado o no? ¿O todavía lo estudian? Y si, como se ha publicado por ahí, la secesión quedaría condicionada a la «victoría del SÍ a la separación«, ¿de qué manera se come que la LTJ constituya a Cataluña como Estado con carácter previo a su proclamación? ¿Un Estado que se condiciona a sí mismo a la vez que se proclama, pero de forma condicionada? En realidad, se trata del lío argumental -ni siquiera jurídico- en que se halla inmerso el separatismo para explicar lo inexplicable. Yo ya he renunciado a analizar esta clase de afirmaciones que carecen de lógica.

Para acabar, dejo el fragmento relativo a los puntos 2 y 3 anteriores.

CONCLUSIÓN. No hace falta formular conclusiones. El tema se explica, si ello es posible, solo.

Un último apunte: estoy enfrascado en un artículo, cada vez más largo, que es jurídico y no lo es, es histórico y no lo es, socava algunos fundamentos del separatismo y no lo hace. Basado en datos objetivos que yo no he creado y que están por ahí, disponibles públicamente (hay que rebuscar un poco, eso sí), desde hace tiempo. Lamento usar esta táctica tan rastrera para generar interés. Sin embargo, creo que el esfuerzo -básicamente, echarse unas muy sanas risas- valdrá la pena. Y que voy a tardar un poco.

Ingeniería social y datos separadores

Los mecanismos de ingeniería social usados por el separatismo institucional son tan evidentes que apenas merecen ser comentados: si hace una semana fue la sucesión de ‘noticias’ en medios afines afirmando que el autorreferéndum de secesión se basaría en los criterios de la Comisión de Venecia, hoy tenemos (La Vanguardia, Ara; y los de ElPunt advirtiendo en tono infantil ‘Nosotros lo dijimos antes’) la secesión ‘condicionada’ y las cábalas acerca de si tienen que aprobar la Ley de DUI hoy y celebrar el referéndum mañana, en maniobra de gran astucia.

Está claro que intentan mantener una cierta vigencia del rollo de la secesión, que la gente no se olvide. Yo es que ya no sé ni de qué va el tema, así que continuaré siguiendo el consejo de Arcadi Espada y ni caso a esas filtraciones que los medios subvencionados embocan sin pestañear, confirmando que son pura correa de transmisión del régimen.

Hablando de régimen. Hace ya unos meses que la Generalitat inició una de sus muchas campañas destinadas a generar ese sentimiento de que en Cataluña somos mejores, que lo hacemos todo muy bien y rozamos la perfección. Hashtags como #AixecarCatalunya o, la más reciente, #granpaís, van en esa línea.

Que un Gobierno se dedique al autobombo y loarse a sí mismo o a su población no tiene nada de escandaloso. Todos se colocan medallas, en todas partes. Ahora que… cuando esas medallas se dirigen a menospreciar a los demás, manifestar una clara falta de solidaridad o, como veremos, manipular (mal) un dato real, eso ya es otra cosa. Ingeniería social para separar. Para interiorizar que ‘somos mucho mejores que el resto de España’ (perdón, se me ha escapado, quería decir Estado), que es un lastre.

Es indiscutible que Cataluña lidera muchos indicadores económicos, y de toda clase, en el conjunto de España. Y bien que me alegro. En otros, no será tan líder. Por supuesto, la campaña – etiqueta #granpaís, que es la que me llamó la atención el otro día en un momento de insomnio, maximiza aquellos indicadores en que Cataluña destaca. Y si no destaca tanto como se quiere, se manipulan. Ya es mala suerte -para la Generalitat- que el primer slogan que comprobé de la campaña #granpaís fuera cierto y, a la vez, detectara la manipulación del mensaje. Para más inri, un indicador en que Cataluña es líder.

Veamos el slogan: «Les exportacions catalanes van créixer el 6,1% respecte al 2014. Les de França el 4% i les d’Itàlia el 3,7%. Font: ministerio de Economía y Competitividad (IMCE – diciembre 2015 i altres)«. [Nota: en la captura de Italia falta ,7%] Aquí, el informe del IMCE al que se refiere. Y a continuación capturas del anuncio de campaña.

exporta1

exporta2

exporta3

Vamos a ver. Los datos son ciertos. Como es cierto que el slogan se compara con Francia o Italia (y según los datos de Eurostat las exportaciones francesas crecieron un 4,4% y las italianas un 3,8%, probablemente después de correcciones. Da igual).

Claro que si en lugar de compararse con Francia e Italia se compara con Castilla y León, resulta que en esta Comunidad las exportaciones crecieron en 2015 un 16,9%, en las Islas Baleares un 16,8%, Comunidad Valenciana un 14,9%, Aragón un 12,5% y Castilla-La Mancha un 12,3%. ¡Por favor! No salgo de mi asombro… ¡¡¡las dos Castillas con tasas interanuales muy superiores a Cataluña!!! Inaudito. Claro que Cataluña representó nada menos que el 25,5% de las exportaciones liderando con mucha diferencia este capítulo… de igual modo que lideró las importaciones. [Alguien puede cuestionar que las magnitudes de las demás CCAA frente a Cataluña son mucho más pequeñas y por eso la comparación debe serlo con economías de mayor tamaño. Estoy de acuerdo. Claro que CAT exportó por 63.838 millones de euros, mientras que Francia lo hizo por 456.000 e Italia por 413.000… Una gran comparación, sí)

exportacionescataluna

Conclusión. Todo lo anterior es un soberano rollo. Lo único que demuestra es el nation-building separador y separatista alimentado con dinero que yo también pago. Cojo un dato por aquí, saco otro por allá, me comparo con quien quiero y del modo que me interesa y ya soy el rey del mundo. Todo para transmitir el mensaje de que soy el mejor. Y los demás, unos don nadie… Ya puestos, lo que no entiendo es la razón por la que no se limitan en su propaganda a señalar que Cataluña lidera las exportaciones con un 25,5%. Claro que lo entiendo: nacionalismo separador.

Si he descubierto esto (que me interesa más bien poco) tomando el primer slogan que veo al azar, basado en datos ciertos, orientados a exaltar una determinada superioridad frente a los demás, qué no saldrá en el resto… Y a qué preocupantes conclusiones se pueden llegar. Bueno, sí, algo he visto de trasplantes y no sé cuántos puntos por encima de la media nacional y líderes mundiales… Ya sé que se trata de propaganda, pero podrían precisar si con esos 23 puntos (tasas por millón de población – pmp) por encima se refieren solamente a trasplantes de riñón (que es lo que me parece, tampoco lo he estudiado mucho y no me interesa el dato concreto. Me interesa el uso descaradamente separador e insolidario de los datos. Aquí el informe de la OCATT para quien desee torturarse con datos).

Claro, en ese conjunto exitoso que es el sistema de trasplantes, la colaboración entre todos los estatales, la determinación de unos centros de referencia, o la evidencia de que unas determinadas intervenciones únicamente se llevan a cabo en hospitales que se corresponden con las mayores aglomeraciones de población -y, con ello, los profesionales de mayor especialización, prestigio y experiencia- no tiene nada que ver. Lo han hecho solos… Todo solos desde el Big Bang y aun antes, quién sabe. [Y todo ello, obviamente, sin discutir -cómo voy a entrar en esa discusión, por favor- que los hospitales catalanes puedan disfrutar de los mejores profesionales, la mejor atención, la mejor gestión, los mejores protocolos y todo lo que cualquiera desea ante una situación tan dramática para una persona y sus familiares y personas queridas. Y si todo ello redunda en una práctica mejor que en cualquier parte, pues felicidades y los demás a mejorar].

Y lo seguirían haciendo solos, claro. ¡Ah, no! De eso leí una vez que cómo iban a quedarse fuera del sistema de trasplantes. Para eso sí querrían mantener la solidaridad interterritorial. Pero con el dinero ninguna solidaridad, ¿eh? En fin. Ingeniería social de datos separadora. Nacionalismo. No hay más.

Y si queréis reír (o llorar) con el asunto, esta nota del Directe! (perdón por bajar tanto el nivel), al parecer procedente de ACN, según la cual Ramon Tremosa (¡ajá!, por eso la he puesto) habría dicho (nótese el condicional: lo dice el Directe!, yo no confirmo ni desmiento porque no la he encontrado en ninguna otra parte) «…ha negat que una Catalunya independent posés en perill els transplantaments, perquè hi hauria 16.000 MEUR d’impostos que podrien finançar-ne molts més«. Es tan grotesco que me niego a creer que Tremosa dijera esto hasta que se demuestre lo contrario. Rectifico en parte: la noticia de Directe! está datada a 20 de mayo de 2014. En fecha 8 de septiembre de 2015, en Elmon.cat sale algo parecido, también desde Ripoll: «Tremosa s’ha mostrat totalment en contra de les declaracions que ha fet el director de l’Organització Nacional de Trasplantaments, Rafael Matesanz. El director de l’ONT ha amenaçat que amb la independència, Catalunya no podria respondre a la demanda de trasplantaments. El candidat de CiU l’ha volgut respondre. “Discrepo totalment d’aquesta manipulació grollera que s’ha fet d’aquest tema. Un Estat català podria disposar de tots els impostos que genera Catalunya, que serien uns 16.000 milions d’euros”, ha conclòs.«. Por lo visto, con dinero se fabrican donantes y órganos. Esto de la secesión es un chollo, desde luego.