Archivos Mensuales: julio 2016

La coherencia de la CUP

Si existe un grupo en Cataluña al que nadie gana a coherentes, es la CUP. Sus métodos radicalmente democráticos aseguran siempre que, sea cual sea la decisión, a coherentes no les gana nadie. Lo malo es que esos métodos no se los aplican cuando no les interesa. O sea, que de coherentes, nada. Tan demagogos como los políticos clásicos. Diría que más demagogos, incluso, ya que al político clásico la demagogia se le supone, mientras que los de la CUP presumen de ausencia de demagogia.

Y es que está muy bien eso de pedir un referéndum que, al margen de cien mil otras cuestiones, polarizaría todavía más el ambiente y, a la vez, renunciar al método asambleario ¡¡¡para evitar polarizaciones y enfrentamientos!!!

Diversos medios publicaban una información de Europa Press (enlace a Vilaweb), que recogía unas declaraciones de Benet Salellas en que sobresalía lo siguiente:

El que sí que ha descartat és que la decisió que prengui la CUP sobre la qüestió de confiança es prengui en la seva assemblea: ‘Posem molt en valor el mètode assembleari i continua sent vàlid i útil, però no tenim cap tipus de ganes de repetir situacions de polarització de l’organització i d’enfrontament del 50-50

Traducción literal jurada: No se someterá la cuestión de confianza a asamblea, no vaya a ser que gane el voto en contra de Puigdemont.

Coherentes 100%.

La secesioncilla

Para desdramatizar el tema, “libero” la segunda entrada que escribí anoche:

Como la primera desconexión no valía, hoy [ayer, 27 de julio] el separatismo ha simulado iniciarla por segunda vez. Ya sé que fonéticamente, en catalán “secessió” suena horrible, pero podrían tener valor y llamarla por su nombre.

Tomemos otro de nuestros diarios de cabecera, el diari ARA:

Así titulaba el pleno del día 9 de noviembre de 2015 en su edición de Internet

diariara9n2015

Esta era la portada el día 10 de noviembre de 2015

ara10112015

Y esta es la portada del día 28 de julio de 2016

diariara28072016

Conclusión. Señalaba en uno de los comentarios que es difícil predecir hacia dónde se dirige todo esto. La táctica del separatismo es clara: victimismo a la vez que simulan una secesioncilla. Dicen que se quieren declarar independendientes -incluyendo mecanismos propios de sistemas autoritarios, recordémoslo- mas no lo llevan a cabo. Todos los días son históricos y, mira tú por dónde, hasta son capaces de empezar dos veces la secesioncilla. Ni Ned Flanders.

EDITO: Sí, probablemente la Abogacía del Estado debería incluir algún apartado en que tildase la vía elegida por los 72 diputados separatistas de “secesioncilla”.

 

 

“…caldrà que Espanya entengui que té un problema”

La frase que encabeza esta entrada cierra un breve artículo de la directora del diari ARA, que contiene frases para mí pintorescas como “La majoria sobiranista al Parlament és sòlida i té la legitimitat de 72 diputats i el 48% dels vots. No es tracta d’una majoria només sentimental, sinó d’una majoria racional que ha desconnectat del projecte d’Espanya i que ha renunciat a participar en la seva regeneració“. No repetiré… qué rayos, sí, lo repetiré, que para modificar el Estatut de Catalunya es necesario el voto favorable de noventa diputados.

A lo que iba, la frase: “…caldrà que Espanya entengui que té un problema” (hará falta que España entienda que tiene un problema), que sin leer el artículo ya comprenderéis de qué va.

Lo que viene a continuación es sólo una reflexión, de las que cada uno tiene la suya: es necesario que el separatismo se dé cuenta de que está creando un montón de problemas. Y uno esencial y básico: la total ausencia de vinculación o empatía por parte de un importantísimo núcleo al proyecto autoritario (sí, autoritario) que pretende alumbrar la mayoría parlamentaria separatista, a tenor de sus “conclusiones”.

Un proyecto cuya vocación nace de la ignorancia de la fuerza de la ley y los Tribunales no me merece respeto alguno. ¿Qué legitimidad tiene un Parlamento que se salta las leyes? (La frase no es mía, la he leído en Twitter). Añado que se salta, incluso, las leyes que han salido directamente de ese Parlamento.

Un proyecto cuya vocación nace de ignorar al resto de conciudadanos que no apoyan la causa separatista, no me merece ni la más mínima conexión cívica. ¿En qué medida cuenta el separatismo con ese núcleo de conciudadanos contrarios a la secesión? En ninguna medida: ni los espera ni los desea. Sí, es urgente y necesario que el separatismo entienda que tiene un gravísimo problema. Y luego tienen el valor de afirmar que no hay división.

Parafraseando a Esther Vera: “No es tracta d’una majoria només sentimental, sinó d’una majoria racional que ha desconnectat del projecte d’Espanya separatista i que ha renunciat a participar en la seva regeneració“.

Continuación. Anoche dejé esta entrada en borrador, ya que no sabía si publicarla o dejar que el paso de los días consumiera todo su sentido. Tenía dudas: ¿era una reacción un tanto visceral? ¿unas reflexiones excesivas? Esta mañana, Vicent Partal, quién si no, ha despejado mis dudas.

Obviemos, como tantas otras veces, la obsesiva tendencia de sacar a pasear a Franco o los tanques (“Per dir-ho clar: els tancs no els poden pas traure al carrer, de manera que perden“), lo cual es indicativo de lo poco convincente de sus argumentos, ya que para reforzarlos necesita uno de los espantajos habituales.

Fijémonos en las siguientes dos frases: “Nosaltres tenim la democràcia i prou vots i escons per a aplicar el programa pactat. I ells no tenen prou vots ni, com era tradicional, poden aplicar la força contra el parlament amb la seguretat que així guanyarien la partida“. Me ahorro la crítica, también, a lo de votos y escaños. Es mucho más interesante la nítida distinción entre “nosotros” y “ellos”. Supongo que para Partal -y esa visión separatista recogida por Vera en su artículo, desconozco si la autora la asume- estoy en el grupo de “ellos“, que en el contexto particular subyacente del artículo publicado en Vilaweb, y el general del asunto que nos ocupa, es un grupo enfrentado, que no contrapuesto. Esta corriente separatista necesita un enfrentamiento, ya que en la contraposición no goza, ni mucho menos, de apoyo suficiente. [Por cierto, qué rayos, no obviaré la continua asociación de una postura contraria a la secesión, como la mía, con Franco, los tanques y todo lo que se ponga a mano. Para totalitarios, quienes realizan esta constante asociación, indicativa de lo mal que digieren la discrepancia].

A partir de aquí, de nuevo, aparece la palabra división. Y, de nuevo, esa corriente separatista en que se inserta Partal -y el artículo de Vera, etc- no tarda en decir que la gente no se pega por la calle. Hombre, por supuesto. Ya lo he escrito otras veces: vivimos en 2016, no en la Edad de Piedra (bueno, al parecer algunos se han llevado algo más que los buenos días, pero es un asunto aparte a esta entrada).

Conclusión. Hoy leeremos que se trata de un desafío al Estado, al Constitucional, un acto de desobediencia y no sé cuántas cosas más. Siendo todo cierto, se olvida lo esencial: se trata de un acto de desafío contra los catalanes que no deseamos la secesión.

Victimismo, la “amenaza” a Francesc Homs y la fina lluvia separatista

Día 22 de julio. La citación de Francesc Homs a declarar ante el Tribunal Supremo y el titular de Elnacional. Supongo que sabéis que Francesc Homs ha sido citado a declarar el próximo 19 de septiembre ante el Tribunal Supremo por el asunto del 9N2014. Según titulaba el pasado 22 de julio Elnacional.cat: “El Suprem cita Homs sense suplicatori i l’amenaça amb presó si no hi va“.

Sigue leyendo Victimismo, la “amenaza” a Francesc Homs y la fina lluvia separatista

La envidia de Corea del Norte

Estaba revisando mi Twitter y me sale este tuit de la BBC catalana:

BBC Catalana

Si una memez de esta categoría sale en TVE con los políticos de turno (pongamos que Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría), se pediría incluso el cese del responsable. En TV3, tranquilos que no pasa nada. Ni en Corea del Norte las muestras de adhesión desprenden tanto entusiasmo adulador.

Un vistazo a las conclusiones de la Comisión del Proceso Constituyente

Un comentario de Juanmari ha hecho que le preste algo de atención a las conclusiones de la Comisión de Estudio del Proceso Constituyente, que ya aparecen publicadas en la web del Parlamento catalán. Hace unos meses, habrían generado terabytes de comentarios y análisis. En la actualidad, la clave está en averiguar si hay que colocar o no una coma, o qué quiere decir “mecanismo unilateral”, así que la conclusión es que el contenido, en sí mismo, interesa poco al separatismo.

Una lectura rápida, a la vez que atenta, para darle un breve repaso a las once conclusiones (páginas 35 y 36):

1. Actualment, no hi ha cap marge d’acció per al reconeixement del dret de decidir del poble català dins el marc jurídic constitucional i legal espanyol. L’única manera possible d’exercir aquest dret és per la via de la desconnexió i l’activació d’un procés constituent propi

Primera mentira, nada más empezar. Como bien sabemos, el inexistente derecho a decidir puede ser activado reuniendo una mayoría suficiente para una reforma constitucional que el separatismo ni se ha molestado en iniciar. Para algunos será novedad, para la mayoría de los que leéis el blog es algo conocido: el Parlamento catalán tiene reconocida la capacidad de iniciativa de reforma constitucional. Es obvio señalar que el éxito depende de contar o no con la mayoría necesaria. Pero el mecanismo ha sido apuntado, por ejemplo, en la Sentencia del TC 42/2014: “…si la Asamblea Legislativa de una Comunidad Autónoma, que tiene reconocida por la Constitución iniciativa de reforma constitucional (artículos 87.2 y 166 CE), formulase una propuesta en tal sentido, el Parlamento español deberá entrar a considerarla.“. Todavía espero la iniciativa de reforma surgida del Parlament de Catalunya.

Sigue leyendo Un vistazo a las conclusiones de la Comisión del Proceso Constituyente

Ordenando ideas

Ahora mismo, el discurso secesionista es absolutamente inintelingible. Que si RUI, DUI, desconexión muy fuerte, que si las conclusiones dicen una cosa u otra, no sea que la secesión dependa de una coma…

Al final, la cuestión se reduce a algo tantas veces repetido: sin una mayoría indiscutible, la secesión, en los términos planteados por el separatismo, es (casi) imposible. Todo lo demás es hablar por no callar, aunque como bien sabemos el prusés es un ente que se alimenta todos los días, aunque sea con artículos de redacción sonrojante como el firmado por Artur Mas (“Un naixement canvia la vida”) el pasado domingo en La Vanguardia.

Como decía, la fase de análisis del secesionismo ha acabado. No hay nada que analizar. Sólo sentarse y mirar. No sé el qué, pero mirar y basta. Sin perder de vista lo que dicen según les marca la caverna apesebrada (la pantomima del RUI), ni lo que a veces han dicho y remarcan en algunos actos (el galimatías del Full de Ruta).

Si los inventores del término “mecanismo unilateral de ejercicio democrático” no explican claramente en qué consiste, difícil acertar. No obstante, sí que da la impresión de que a corto-medio plazo algo se precipitará. Hacer predicciones suele acabar mal, aunque leyendo entre líneas veo dos opciones:

1. La primera, enlaza con el polémico artículo “¿Traman algo?” (alguien me dijo que había algo de amarillismo). Si se cumpliera el “Full de Ruta”, Marta Rovira lo dijo bien claro a finales del pasado mes de junio (otra coincidencia con las demás personas que citaba en ese artículo): “La DUI és la Llei de transitorietat jurídica“. Esto no es ninguna sorpresa, puesto que ya fue objeto de comentario hace meses. El punto de conexión con el citado artículo es este párrafo: “La secretària general d’ERC, Marta Rovira, ha assegurat que la Llei de transitorietat jurídica que està preparant el Parlament serà la Declaració Unilateral d’Independència (DUI), perquè Catalunya serà a partir d’aquell moment un Estat independent, més encara si després s’han de celebrar les eleccions constituents com preveu ara per ara el full de ruta actual. I això és el que recollirà, segons la republicana, el primer punt del text que JxSí i la CUP estan elaborant, a porta tancada, en la ponència de la Cambra catalana que ha d’elaborar aquesta llei de la desconnexió.“. O sea, la última confirmación de que elaboran y tienen preparado “algo” para sacarlo cuando les parezca oportuno como el gran “acto democrático” expresivo de la voluntad del “poble català“.

2. La segunda opción es ese artefacto carente de seriedad, pero aqui nunca se sabe. Pese a los esfuerzos de la caverna apesebrada y de la ANC es obvio que se trata de un invento que no ha calado en el secesionista dotado de un mínimo sentido crítico y al que no me imagino tras una pancarta bajo el lema “Volem RUI“. Sería una imagen potente, por las chanzas a que daría lugar. Ya digo: nunca se sabe. Hoy me ha gustado especialmente el argumento racional, reflexivo, elaborado (nótese la ironía), de este artículo de Jose Rodríguez en Nació Digital defendiendo el artefacto: “L’únic espai on pot guanyar la independència i on tenim l’avantatge és en els cors dels catalans”. La cursilería también es prusés™. Muy mal lo tiene que ver si tiene que hacer un llamamiento al corazón de los catalanes para conseguir la independencia y justificar el invento. ¡Ah! Me gusta mucho cómo el separatismo reniega, de una forma u otra, de sus pretendidas elecciones plebiscitarias. Claro, ahora no son instrumento adecuado, o fueron “poco claras” (sí, he llegado a leer eso), así que nada, a buscar otra autojustificación.

Conclusión. Así pues, y dentro del intrincado e imposible de entender argumentario separatista, a mi entender estas dos son básicamente las opciones. Otra cosa es que las lleven a cabo o que fracasen de inmediato. Ahora bien, me parece posible que, como sugería también uno de los lectores habituales, a corto-medio plazo (no sé qué significa con exactitud) algo de todo esto se precipite. Ordenando ideas (aunque el increíble espectáculo en el Congreso de los Diputados con la formación de la Mesa me las deja tan desordenadas como a cualquiera).

EDITO: Interesante reseña de Rubén Amón en EL PAÍS para no hacer demasiado caso a los “expertos”.

La mediocridad del secesionismo

Quién iba a decir que, en julio de 2016, esto del separatismo generaría bostezos y aburrimiento, incluso al mismísimo secesionismo. Explicadme, si no, cómo es posible que el “Manifest per un referèndum sobre la independència de Catalunya” apenas haya tenido repercusión en los medios de la caverna catalana: apenas un recuadro en Vilaweb, perdido en Nació Digital, ni siquiera se dignan a mencionarlo en el ARA…

Perdidos en el debate sobre “cómo hacer” la independencia, cada vez que generan una nueva idea, tengo la sensación de que se produce un doble efecto:

  1. Entre quienes apoyan la secesión, detecto reacciones entre el fastidio (“una altra ximpleria més“) y la indiferencia (“buffff…”).
  2. Entre quienes no apoyan la secesión, genera un Zzzz…Zzzzz…Zzzz…

Ya sabéis que como estoy en el grupo 2, de un tiempo a esta parte he renunciado a grandilocuentes análisis de la nada. Porque, con todos los respetos para los firmantes y adherentes al Manifiesto, sus supuestas nobles intenciones se sustentan en la nada. Es la mediocridad del que ha “perdido” con sus propias reglas y se niega a aceptarlo.

Y vuelvo a lo de siempre. Es suficiente con la siguiente frase: “Considerem que la via de les eleccions plebiscitàries s’ha mostrat poc clara, poc útil i amb diversos problemes per substituir el referèndum d’Autodeterminació“.

Mirad, es cierto que algunos de los firmantes en más de una ocasión pusieron en duda que las elecciones del 27S fueran verdaderamente unas plebiscitarias (p.ej. Elisenda Paluzié y hasta Toni Soler), pero ¿creéis que si JxSí+CUP hubieran sumado un 50,01% de los votos existiría este Manifiesto por el referéndum? Lo escribí hace unos días y lo vuelvo a repetir: a saber si se habrían atrevido a jugar a declarar la independencia. Pero como ni siquiera sumaron ese 50,01% -y no vale, no vale- pues a volver a la ficha del referéndum.

Lo que digo: un aburrimiento total. Al paso que voy, hasta tendré que escribir un artículo sobre castellano y catalán…

López Bofill y el voto de “los nacionales españoles”

La cuestión identitaria suele ocupar un segundo o tercer plano en el blog. Incluso ni siquiera aparece, pese a lo evidente de que en el separatismo esa pulsión ocupa un plano principal, de forma explícita o disimulada.

En la categoría explícita, hoy se destaca Hèctor López Bofill, quien quizás luego diga que se le ha malinterpretado. Yo creo que se lee muy claro el artículo que hoy publica en El Punt, titulado “Superar els complexos“. López critica que se haya asumido que, como en las elecciones del 27S2015 los partidos independentistas no superaron el cincuenta por ciento de los votos, el autoplebiscito se diera por perdido.

Y, entre sus razones que explicarían que no se superase el cincuenta por ciento, estarían las “maniobras” del Estado para impedir el voto exterior, el hecho de que se computase el voto extraparlamentario o el de CSQEP en el “no”, o que, atención: “… la base electoral de les eleccions en un parlament autonòmic fos la fixada pel marc constitucional espanyol, a saber, la dels “nacionals espanyols empadronats en un municipi de Catalunya””.

Después vendrán las explicaciones, los “malentendidos”, la mala fe de quien lee y todo lo que se quiera. López es manifiestamente explícito: si no hubieran votado los “nacionales españoles” empadronados en Cataluña, el resultado hubiera sido otro. Si sólo votasen los “nacionales catalanes”, la mayoría se hubiera alcanzado sin dificultad alguna.

Ya me imagino las típicas excusas: “bueno, uno se refiere a que no vote quien lleve viviendo aquí menos de XX años” o chorradas similares. Como si hubiera ciudadanos de primera y otros de segunda, que no tienen los mismos derechos que los demás.

¡Ahí va! En eso consiste el nacionalismo. En que, según escribe López Bofill, los “nacionales españoles” no deberían tener los mismos derechos que los demás ciudadanos.

El referéndum del referéndum

El título de esta entrada no es mío. Lo vi en Twitter -referido a la consulta interna de la ANC- y acierta por completo: necesitan un referéndum para determinar si el referéndum (unilateral) debe ser o no una herramienta para no se sabe qué exactamente.

Al hilo de esta cuestión, algunos medios separatistas siguen intentando que la gente crea en la supuesta madre de todos los referéndums, con argumentos que, aparte de contradecirse con sus anteriores (nada nuevo), están sacados a toda prisa y sin apenas reflexión (tampoco es nuevo). Veamos algunos artículos o entrevistas que han caído en mi pantalla estos días, con un carácter mucho menos exhaustivo que en otras ocasiones, porque como dije hace unos días el tema no es serio:

Sigue leyendo El referéndum del referéndum