Archivo por meses: mayo 2016

Santiago Vidal nos explica la propuesta de Constitución

En condiciones normales, este vídeo estaría enlazado en los comentarios. Creo que vale la pena crear una entrada para escuchar la magistral explicación de Santiago Vidal, el pasado jueves en el programa .CAT de TV3, sobre el régimen «temporal» del castellano de la propuesta de Constitución, corroborando mi exacta interpretación de la anterior entrada.

Edito para añadir otros highlights de Vidal. Este es maravillosamente nacionalista y explicativo de la mente prejuiciada: acaba aludiendo a un «conflicto emocional» entre castellanoparlantes y catalanoparlantes. Ellos y nosotros. Los extraños y los propios.

Segundo (y en principio, último) highlight del día. Extraordinaria comparación entre la redacción de la Constitución USA y la opción por la exclusividad del catalán. Os pido que activéis los subtítulos, con un par de observaciones que ilustran el vídeo.

El separatismo irreformable

Que el borrador de texto constitucional entregado a Carme Forcadell no sirve para nada, lo dejé escrito. Cómo llegará a ser de claro para que Neus Munté dijera que carece de valor. Pese a ello, el documento sirve para extraer conclusiones: existe una parte absolutamente irreformable del separatismo. La evidencia surge del dichoso tema de la lengua.

En el blog ya hemos comentado en numerosas ocasiones que existe una clara diferencia entre lo que las élites del prusés™ suelen mantener acerca del carácter supuestamente inclusivo (se usa tanta jerga que parece cockney) del separatismo (contradictorio en sí mismo: separar para incluir) y lo que de verdad piensan.

Ya es casualidad que dos documentos creados desde posiciones de intelectualidad, es decir, de las élites, aunque no sean quienes dirigen el prusés™, coincidan en un aspecto tan delicado y sensible como es la exclusión del castellano dentro de su proyecto separatista-ultranacionalista. Me refiero, por si alguien se ha despistado, al Manifiesto Koiné y a la «propuesta» de Constitución.

Seguir leyendo El separatismo irreformable

El enésimo disparate

Disparate

Un esfuerzo baldío. La propuesta de Constitución (¡borrador de Constitución!) que hoy le han entregado a Carme Forcadell no sirve para nada. Lo siento por las ganas y horas que han dedicado los participantes en la redacción del texto. No es más que propaganda a la que se presta una institución como el Parlament de Catalunya.

He leído que algún miembro de este grupo redactor ha dicho que están dispuestos a aceptar que el texto se diseccione, critique o haga trizas, porque es una propuesta y nada más. Intelectualmente, el planteamiento es irreprochable. Situados en la realidad, con los pies en el suelo y la consciencia a pleno rendimiento, que el Parlament de Catalunya reciba una propuesta de Constitución para una imaginaria república catalana constituye otro más de los muchos disparates que componen el prusés™.

No es problema de calidad de la propuesta o de su contenido, es problema de que ya vale de jugar a la secesión de la señorita Pepis y su monumental engaño, con TV3 de portavoz oficial (enlace a vídeos de la noticia en TV3; lo digo por si os queréis ahorrar la pérdida de tiempo del clic). Y punto.

El referéndum «imposible», la deslealtad y los olvidados de siempre

Esta noche he seguido con interés el programa de TV3 «30 minuts«, titulado «El referèndum impossible«. Con tan explícito encabezamiento, me eximo de resumir su contenido y así puedo ir directamente a la cuestión global del programa, no sin antes dictar mi valoración: flojísimo.

La imposibilidad del referéndum. El típico discurso victimista del «no nos dejan«, expuesto de manera más o menos explícita. El programa se ha ocupado de explicar -con gran claridad, por cierto- la dificultad de la única vía indiscutible para celebrar un referéndum: la reforma constitucional. Es una lástima que no hayan recordado que el Parlamento de Cataluña nunca ha usado la facultad que tiene otorgada para promover una iniciativa de reforma constitucional (artículos 87.2 y 166 de la Constitución). Es previsible que la mayoría del Congreso de los Diputados rechazara esa reforma, pero el victimismo empieza cuando intentas el referéndum por la vía más inadecuada de todas (el 150.2 de la Constitución; esto se ha tratado en otras entradas y múltiples comentarios) y te «olvidas» voluntariamente de la más adecuada de ellas.

La deslealtad. En la cronología seguida por el programa se han omitido hechos más que relevantes, si de verdad se quiere ser fiel a los hechos y que no tienen poca importancia para contextualizar la «petición» de referéndum. Particularmente, tienen que ver con la deslealtad con la que se ha actuado en todo momento por el secesionismo, tan propenso a crear memoriales de agravios. Por ejemplo:

  • La declaración de soberanía del 23 de enero de 2013, que tenía una clara intención de hacerse valer, en caso de no haber sido impugnada, como fundamento de una soberanía o una legalidad «distinta». Una deslealtad dirigida a autojustificar un referéndum.
  • El 9N2014 se celebró una consulta de corte secesionista, atribuyéndose un papel que sólo le corresponde al Estado, con evidente participación del Govern, y todo ello pese a haber sido suspendida por el Tribunal Constitucional. Una deslealtad absoluta de quien ahora se presenta como víctima.
  • Si las elecciones del 27S2015 eran «plebiscitarias» y los partidarios de la secesión decían que esa pantalla ya la habían pasado, ¿para qué hablar del referéndum otra vez? Menudo programa de TV que se salta el autoplebiscito… autoperdido. Claro, como perdieron su autoplebiscito (inverosímil, lo sé) ahora se tienen que sacar lo de «referéndum imposible«.
  • El 9N2015 se aprueba en el Parlament de Cataluña una Resolución de «inicio» del proceso de secesión. Otra deslealtad, de tamaño incalculable. [Por cierto, ¿alguien sabe qué pasó con las cartas que enviaron a la «Comunidad internacional»? Vaya, que sospecho que nadie ha contestado y eso que han transcurrido seis meses…]

La lista podría ser más larga, pero esto es suficiente. ¿Con ese historial pretenden un referéndum? ¿Y callándoselo en un programa de TV se creen que me olvido?

Los olvidados. En todo este embrollo, tan manipulado por los medios públicos y subvencionados, a mí siguen sin darme respuesta satisfactoria. ¿Qué pasa? ¿Que no se puede defender que la única vía válida es la reforma constitucional mediante el mecanismo agravado de los artículos 167 y 168 CE? Y si creo que la vía del artículo 92 es válida, ¿qué pasa si considero imprescindible una mayoría cualificada para solicitar la celebración del referéndum? ¿Tampoco soy demócrata? Cuando se dice que hay que dar una propuesta o una salida a Cataluña, ¿sólo son catalanes los secesionistas? ¿Son los únicos que tienen voz, los únicos a quienes ofrecer una propuesta (léase referéndum)? Si tomamos como referencia las últimas elecciones autonómicas, la exigencia de «propuesta» sería apoyada por dos millones de un censo de cinco millones y medio. Muy democrático no parece. [Particularmente pobre me ha parecido la intervención de Mercè Barceló, Catedrática de Derecho Constitucional, «justificando» la celebración de un referéndum de secesión porque han salido a la calle dos millones de personas (venga, aceptémosle la cifra, físicamente imposible, pero aceptémosla) a pedirla. Digo yo que hablaba en su condición de secesionista convencida, con la camiseta de su «equipo» puesta, no como Catedrática de Derecho Constitucional]

Y por último.  Si un secesionista tiene el incentivo de la separación con el referéndum, ¿a mí qué incentivo me ofrecen? Ah, sí, helado de postre.

Cuando te pillan y la culpa es de los demás

Acostumbrados a la habitual denigración de España («The question of Catalan independence shows that Spain is not a real democracy«, Romeva dixit; tuiteado por la Delegació del Govern de la Generalitat en UK e Irlanda), que pillaran en falso al Govern de la Generalitat con el asunto de entrevistarse con Juncker en particular y autoridades de la Unión Europea en general fue toda una confirmación de lo que ya sabemos del prusés:

  1. Di lo que quieras, que tus seguidores asumen cualquier cosa. Sintonicé la tertulia de la Terribas el martes día 3 de mayo, justo en el momento que hablaron brevemente del tema. De fondo, se escuchaba a una tertuliana diciendo: «Mai se sabrà la veritat!«, asumiendo con ello la supuesta versión (y digo supuesta, porque como todos sabemos, se han dado varias versiones) del President Puigdemont.
  2. España, ese país irrelevante, fallido… que es capaz de poner de rodillas a líderes mundiales. Lo dijo Artur Mas. [«És una pressió dura i constant, i em consta la incomoditat en determinats líders europeus i mundials d’escoltar les propostes catalanes almenys directament i públicament«]
  3. La Comunidad internacional obligará a celebrar un ref… [risas enlatadas]
  4. Lo más penoso del asunto es que el Govern no tenía necesidad alguna de intentar engañarnos y enredarse con el tema. Si de primeras hubieran reconocido que «por problemas de agenda» no se pudo acordar la visita, los motivos del rechazo de Juncker no hubieran sido más que especulaciones; de este modo, consiguieron confirmarlos. Pero, claro, viven permanentemente en el punto 1 y como la Comunidad internacional se pega por recibir a un gobierno secesionista, no podían reconocer que la «agenda» impedía la entrevista…

A continuación, un vídeo del programa de Josep Cuní en 8TV, 8aldia, que nos «aclara» la cuestión, a la vista de lo que dijeron Altafaj y Munté.

Hasta aquí, todos conocemos la historia. No obstante, lo más extraordinario lo he conocido hoy, en lo que debería ser un punto Quinto en el listado anterior: échale la culpa de todo a los demás, si puede ser a la Unión Europea, porque es todo una conspiración contra el separatismo (bueno, para el separatismo es una conspiración contra Cataluña y bla, bla, bla…). Sí, ya sé que es otro punto del secesionismo que conocemos, pero no se lo puedo atribuir directamente a Puigdemont, Mas, Munté ni Altafaj.

Sólo al Jefe de Prensa de Carles Puigdemont, Pere Martí. Veamos: hace un par de días, Martí tuitea el siguiente texto: «Els portaveus de Juncker mai fan públics quins mandataris rebutja rebre» via » y enlaza una noticia de EL PUNT firmada por el periodista mencionado en el tuit. Está bien, porque Martí admite que se rechazó recibir a Puigdemont y que, por lo tanto, se pidió la entrevista, con lo que ni se da cuenta de que deja en evidencia al President. El jefe de prensa. Captura del tuit:peremartiEn la noticia de Segura se dice que la Comisión nunca revela a quién rechaza recibir y se alude a la habitual teoría de la conspiración (o eso, o efectivamente Mariano Rajoy es un Master del Universo y nos tiene a todos engañados), que al parecer Altafaj habría concretado en que “estem entrant en període electoral”. Yo no veo la conexión entre las elecciones del 26 de junio, la Comisión Europea y todo este enredo en que se metieron solitos, aunque es verdad que el secesionismo suele ver cosas que jamás seré capaz siquiera de imaginar por mucho que me esfuerce… Quizás se trate de eso, de imaginar.

Lo mejor viene ahora, la respuesta en Twitter de la representación de la Comisión Europea en Cataluña:

comisioneuropea

«Siempre que en sala de prensa nos preguntan por reuniones solicitadas al presidente, como es el caso, contestamos«. No hay más preguntas, señoría. Pillados con el carrito de los helados y la culpa es de lo demás. Nada nuevo. ¡Ah! Si yo fuera el President, me replantearía lo de este jefe de prensa.