Archivos Mensuales: febrero 2016

Protocolos de usos lingüísticos, sentencias y radicales

Aprovechando que ha salido a la luz pública la Sentencia de 9 de diciembre de 2015 de la Sala Quinta del TSJCataluña, que anula parcialmente un Protocolo de Usos Lingüísticos, comentaré algunas cuestiones sobre lengua, ese apartado ‘maldito’ que apenas he tocado en el blog por las malas vibraciones que genera. Eso sí, a cambio, y para no convertir esta entrada en un mastodonte de matices a cada frase (cada punto es susceptible de visiones y percepciones distintas), sólo pido que el lector acepte un cierto grado de generalización en algunas de mis afirmaciones y que no se tomen como la verdad absoluta en un tema en que no existe. Admito matizaciones y opiniones diversas, y gradaciones de todo tipo. Ahora, si alguien tiene ganas de polemizar con “exclusividades” de catalán o de castellano, que escriba en otro lado.

La primera afirmación sostiene que es sustancialmente cierto que en Cataluña no existe un conflicto lingüístico entre castellano y catalán (o apenas existe). La mayoría de quienes vivimos aquí asumimos con normalidad y naturalidad el uso de ambas lenguas. Con mayor uso de una u otra, o prácticamente exclusivo de una de ellas, o mezclado constantemente, da igual, en general no existe una fricción conflictiva que sitúe a uno contra el otro en el uso particular de castellano y catalán. [Acto seguido, debería de añadir como doscientas matizaciones, pero ya he advertido que no lo haré. Si acaso, la única matización es que, obviamente, hay quien no asume ese uso con naturalidad, y también he advertido que ruego se me permita generalizar o no acabaremos nunca]. En general, a cada uno le da igual si hablas en castellano o catalán. El problema empieza cuando se mezclan prejuicios y política, momento en que empiezan gestos desaprobatorios y alguna actitudes de difícil comprensión. Pero en el trato directo particular, en general -sí, ya sé que la mayoría puede explicarme simples anécdotas, o miradas que lo dicen todo, o algún roce o hasta algún problema por usar el castellano o el catalán- no existen demasiados problemas.

Sigue leyendo Protocolos de usos lingüísticos, sentencias y radicales

¿Autodesautorizarse o no?

El separatismo se ha instalado al borde del ridículo. Tienen suerte de que a la mayoría de la gente le pasan por alto y le aburren (me parece de lo más normal) las diferencias entre ponencias conjuntas, proposiciones de ley o proyectos de ley. Sin embargo, lo árido del asunto no minimiza, en absoluto, su importancia. De hecho, es tan importante que la Mesa del Parlament (vaya, Junts pel Sí + CUP) se ha tenido que dar una semana más de margen para intentar resolver el enorme dilema al que se enfrentan esos dos grupos políticos ante el informe de los Servicios Jurídicos sobre la tramitación de las leyes de secesión en ponencia conjunta: ¿autodesautorizarse o no?

Según he podido leer, Marta Rovira ha dicho que la Mesa necesita una semana más (han tenido toda la anterior) para entender un informe de trece páginas, conclusiones incluidas. ¿Limitada capacidad de comprensión o bloqueo ante el dilema? Sería fácil bromear con lo primero, sí.

Sigue leyendo ¿Autodesautorizarse o no?

¿El Reglamento del Parlamento también es un obstáculo?

Si una norma molesta al separatismo, nada mejor que proponer ignorarla. Da lo mismo que se trate de la Constitución como del mismísimo «Reglamento del Parlamento de Cataluña». Eso es lo que vino a mantener el diputado de la CUP Albert Botran el pasado día 16 cuando, en rueda de prensa (minuto 2:50) en la que comentaba el informe de los Letrados al servicio de la Cámara sobre la ponencia conjunta, dijo que “hi ha determinats grups polítics que intenten aturar amb arguments jurídics el debat polític” [hay determinados grupos políticos que intentan detener con argumentos jurídicos el debate político].

Ahora resulta que el Reglamento del Parlamento, la norma que determina las reglas del debate político parlamentario, es un obstáculo jurídico. Es raro que no pidiera la derogación o la desobediencia inmediata del texto. Volvemos a lo tantas veces visto: el respeto a las reglas previas es un concepto desconocido en la búsqueda de la secesión, que justifica -según Botran y los de su línea de pensamiento- el atropello a toda norma. Es de nivel muy básico recordar que «no hay decisión sin procedimiento» (José María Ruiz Soroa, en «El esencialismo democrático», pág.40) y Botran propone prescindir de la norma jurídica que se dio a sí mismo el Parlamento de Cataluña, ya que no le sirve para lograr los fines que le interesan. ¿Quiere Botran un debate político sobre la secesión? Pues hágase por la vía correspondiente del Reglamento, o modifíquese el Reglamento, si lo cree insuficiente o no se lo permite.

Sigue leyendo ¿El Reglamento del Parlamento también es un obstáculo?

Podemos y la trampa del referéndum de secesión

Se me ocurren varios motivos para oponerme a un referéndum de secesión: su inexistente encaje constitucional -y en su defecto, simplemente legal-, la ligereza con la que se suele plantear o, por qué no decirlo, que el separatismo ni siquiera ha formulado nunca un articulado serio de ese referéndum. Mirad que han generado documentos, y algunos hasta se han atrevido a redactar Constituciones, pero un texto con el que se pretenda encajar, fundamentar y regular el referéndum de secesión, resulta que NO. Por algo será. Sí, ya sé que hace un par de años pidieron la delegación del 150.2 CE. Pero eso no era un texto serio. Eso era una delegación en blanco. Lo digo yo y lo dijo Don Francisco Rubio Llorente (quien, por cierto, defendía un encaje mediante unas vías que el separatismo no se ha dignado a iniciar, aunque después digan que han pedido el referéndum cien mil veces; por algo será). En definitiva, una petición para que fuera rechazada como también señaló Francesc de Carreras.

Todo esto viene a colación de la pretensión, no sé si seria o impostada, de referéndum de secesión por parte de Podemos, que cae en la trampa del neolenguaje separatista (el inexistente «derecho a decidir») y en la misma inconcreción que el secesionismo: un referéndum «con todas las garantías». Las mismas «garantías» que el separatismo nunca ha concretado: buscad esa «propuesta» de referéndum, buscadla. Y después se ríen de la inconcreción de la reforma constitucional.

Lo siento por los de Podemos: con esto del referéndum no sé a quién escuchan ni qué les han explicado, pero les voy a exponer lo que de verdad piensan los separatistas. Como siempre, con documentos, que son más difíciles de rebatir.

Veamos. Entrevista en RAC1 a Antonio Baños el 5 de enero de 2016. En esos momentos, Baños ha presentado su dimisión y todo apunta a que se celebrarán nuevas elecciones en Cataluña. En un momento de la entrevista, Antón Losada le pregunta si no cree que Podemos y la CUP pueden llegar a algún tipo de compromiso o acuerdo de caras a las nuevas elecciones. Baños responde:

Sigue leyendo Podemos y la trampa del referéndum de secesión

Del resultado se parte, al resultado no se llega

El título de esta entrada lo he sacado de una crítica, algo antigua, de José Vicente Rodríguez Mora al libro de Josep M. Colomer “Grandes imperios, pequeñas naciones“, cuyo contenido ahora mismo es secundario, y que me sirve como ejemplo de las bases pseudoteóricas que con frecuencia se nos presenta el secesionismo: primero pienso el resultado a presentar (secesión, desconexión, declaración de intenciones, proclamación, iniciar y no culminar, etc), y después construyo la teoría que, ¡oh casualidad!, me da la razón.

Esto es lo que pasa con el referéndum de secesión (advertí de que volvería a hablarse del tema) y el modo de justificar su celebración. Lo que sucede es que si te basas en argumentos mágicos y no en fundamentos sólidos, te pillan. Con ello me refiero a que me parece extraño que algo tan supuestamente claro como el derecho a celebrar el referéndum (desde la perspectiva secesionista) se presente con argumentos tan distintos, incluso contradictorios. O sea, que no es tan claro, como revela alguno de los últimos artículos que he tenido la oportunidad de leer. Veamos.

Sigue leyendo Del resultado se parte, al resultado no se llega