Archivo por meses: enero 2016

El periodista i la crítica, rara avis de la secessió

Malgrat el desgavell que s’està vivint políticament a Catalunya, els periodistes i tertulians venuts a la secessió continuen amb el seu exercici de cinisme, sense cap mena d’autocrítica. La renúncia a la crítica, a plantejar-se la certesa de cap dels missatges del poder i les seves ramificacions, ha estat la pràctica des de la vessant de qui és partidari a la secessió. Que critiquis o formulis objeccions no vol dir que no hi estiguis a favor. Normalment implica que observes inconsistències, incoherències, punts discutibles o contradiccions que s’han d’explicar amb fonament. Hi pots estar a favor o en contra. Ara bé, un professional en principi s’ho ha de qüestionar tot, i després donar respostes. Un advocat ho té molt fàcil si vol: només li ha de dir al client el que vol sentir. Però més li val qüestionar-s’ho tot i, si cal, donar-li respostes que al client probablement no li agradaran. Doncs un periodista, el mateix. Menys a Catalunya, entre els periodistes favorables a la secessió.

Només així s’explica que aquests dies veiem que l’equip-dels-periodistes-per-la-secessió fan llistetes infantils d'»agraciats» pel NO de la CUP; que allà on van dir «digo» («Ara bé, si no es pot fer [el referèndum], la nova majoria té el dret i el deure d’aplicar ja el seu full de ruta.«; Tian Riba 29/09/2015) ara diuen «Diego o el que sigui, és igual, que la gent s’ho empassa» («L’independentisme va guanyar en escons per governar, però no va guanyar el plebiscit. No va arribar al 50,1%. I havia d’haver graduat el ritme per continuar eixamplant la base«; Tian Riba 05/01/2016); o es fan preguntes retòriques com «Mas s’hauria d’apartar?» (V.Partal 05/01/2016) quan abans eren afirmacions categòriques («Mas –d’això n’estic segur– no farà mai de la seua persona un entrebanc a la consecució de l’estat independent«; Partal 29/09/2015). La llista és inacabable i no me’n puc estar de citar Antoni Bassas, que aquí parla «…d’un guió del Procés™ que ja anava just de forces…» (Ara Bassas 04/01/2016, minut 4:00). Un periodisme crític molt justet. Tan justet que, de crítica, cap.

Hi ha excepcions, com Xavier Rius, el director d’e-notícies. És un periodista que val la pena seguir a Twitter i llegir les seves columnes d’opinió. Rius ha repetit sovint que ell està a favor de la secessió. Això no és obstacle per mantenir un to crític que normalment li comporta nombrosos insults, de manera majoritària de part de tuitaires separatistes.

Seguir leyendo El periodista i la crítica, rara avis de la secessió

¿Se necesita más de tres meses y el NO de la CUP para ver las cosas con realismo?

El editorial de hoy del diari ARA es elocuente: reconoce el mundo de fantasía del separatismo. Para eso no hace falta que pasen tres meses desde unas elecciones y que la CUP diga no. Un poco de realismo y honestidad es suficiente. ¿Qué dice el ARA? Esto:

«El no de la CUP a Mas, a més de deixar tocada internament la formació, sens dubte també deixa tocat el procés. És un bany de realisme del qual cal treure lliçons. La primera és que l’extraordinària majoria independentista del 27-S, amb un 48% dels vots en unes eleccions amb participació rècord, no és suficient. Per fer viable un canvi com el que es persegueix cal una majoria més sòlida.«.

No hace falta tener estudios superiores. Ni siquiera una mente privilegiada. Con aceptar la realidad es suficiente. No lo digo yo, lo dice el diari ARA.

Lo que de verdad piensan y a veces dicen

El tema de la CUP está muy de actualidad. Como ya he dicho otras veces, el análisis político queda para otros. Sin embargo, sí que la CUP se solapa con el asunto que hoy comento, que es lo que piensa de verdad el separatismo.

Inicialmente, esta tenía que ser una entrada un poco teórica, con referencias a cuestiones muy espinosas que apenas he tratado en el blog, por subjetivas y complejas, como la identidad, la lengua o los prejuicios más mezquinos ínsitos en el separatismo. Sí que han formado parte de algunos artículos (básicamente, los prejuicios), pero no como eje central, sino como consecuencia del hecho que fuera objeto de atención de la entrada correspondiente. Tampoco me siento especialmente cómodo en este terreno, porque los matices son tantos que se corre el riesgo de caer en la generalización absoluta, lo cual sería injusto.

Aun así, desde hace tiempo se repite en mis entradas que las élites que manejan el prusés piensan cosas que luego no se atreven a exteriorizar. Esta afirmación es predicable más allá de las élites, hasta una parte significativa de quienes apoyan la secesión, sobre todo entre quienes se muestran más activos y movilizados. Dicho así, no es más que una generalización; hoy mismo tenemos la suerte de que alguien la haya confirmado con absoluta claridad. Esto nos evita un artículo plúmbeo y retorcido para adentrarnos en la demostración empírica y casuística.

Seguir leyendo Lo que de verdad piensan y a veces dicen

Iniciamos 2016 con un par de citas

Para iniciar este 2016, un par de recomendaciones de lectura:

El príncipe, de Nicolás Maquiavelo. Todos lo conocemos, pocos lo han leído. Por experiencia propia, puedo decir que se trata de un libro mucho más aprovechable con los cuarenta años ya cumplidos (o alguno menos, no seamos dogmáticos) que cuando uno tiene veinte y se cree que la lectura lo hará sabio porque sí. En Google fácilmente encontraréis versiones gratuitas -recordemos que hace siglos que quedó libre de derechos- y también de pago (por ejemplo, la de Austral) a precio más que asequible. También recomiendo leer previamente algún estudio introductorio (el de Austral forma parte de la vista previa gratuita) para situarse en el contexto histórico y personal de Maquiavelo, quien, pese a que en alguno de esos estudios se dice que históricamente se la ha malinterpretado, a mí me parece el Dexter de la política. Lógico, por otra parte, en una época que las élites pasaban de la gloria a la miseria de un día para otro, rodaban cabezas y morían con más facilidad que en Juego de Tronos. Algunos de los episodios de los Médici o Borgia así lo acreditan. Bueno, si no lo queréis leer u os parece un tostón, tampoco pasa nada, yo no he leído Guerra y Paz.

Stéphane Dion. El actual Ministro de Asuntos Exteriores canadiense es una inevitable referencia, que los secesionistas suelen simular que no existe [Cuando alguien me dice: «Queremos un referéndum a la canadiense», le contesto: «¿Vais a promover una Ley de Claridad?»; las caras de no saber de qué les hablo suelen ser lo habitual. Sí, es cierto, esos interlocutores no están tan metidos en el tema como yo, lo cual es un poco de trampa en la que me regodeo; después, ya los dejo un poco en paz y no comentamos nada más]. No es que sea la panacea absoluta, pero sí una voz extremadamente autorizada. Para este próximo año 2016, me quitaré de encima la pereza y subiré un día a la biblioteca de la Universidad para pedir en préstamo [ventajas profesionales a las que uno tiene acceso] el libro La Política de la Claridad, ya que está descatalogado y me ha resultado imposible adquirirlo (¿a nadie en Alianza Editorial se le ha ocurrido recuperarlo, ni que fuera comprando los derechos también para libro electrónico? ¿O a cualquier otro con capacidad para reeditarlo, cosa que haría sin dudar el Govern de la Generalitat si fuera preciso? En esto, el secesionismo casi siempre va por delante). Dion ha pasado estos últimos años varias veces por España explicando cómo afrontó el referéndum de 1995 y sus argumentos, tanto para ese momento como cuando impulsó la Ley de la Claridad (reitero: ni el referéndum ni la Ley de Claridad son la panacea). Si buscáis en Google por Stéphane Dion o La Política de la Claridad, encontraréis bastantes cosas. Me gusta especialmente esta visita al Real Instituto Elcano, en abril de 2013,  en que contestó a varias de las preguntas que deben de ser afrontadas ante un desafío secesionista. Y por ampliar algo más de información para quien le interese, esto en Federalistes d’Esquerres, una entrevista de Fd’E en un blog en lugar de una web como Dios manda, un discurso de presentación del libro en 2005, el texto de la conferencia que dio, invitado por Federalistes d’Esquerres, en marzo de 2014 en Barcelona, transcrita por Crónica Global. Por último, un enlace en el que podéis seguir entera la conferencia en la Facultad de Filosofía de la UB.

Venga, a leer un poco mientras esperamos el desenlace de la investidura chiflada.

EDITO: Como hoy me aburría un poco, he estado indagando en el libro de Dion, a través de la vista previa parcial que nos ofrece Google Books del ejemplar en inglés. En una de sus alocuciones, Dion cuenta que durante la campaña del referéndum de 1995, los secesionistas evitaron explicitar las consecuencias reales del triunfo del SÍ, y, entre ellas, según una encuesta efectuada poco antes del fin de la campaña, alrededor del 50% de los que tenían planeado votar SÍ, «…believed they would continue to use a Canadian passport» [creían que seguirían utilizando pasaporte canadiense]. Como veis, lo de no explicar de verdad las probables consecuencias de una secesión está bastante extendido, incluso en sitios supuestamente ejemplares.