Archivos Mensuales: diciembre 2015

Artur Mas entrevistado por Mònica Terribas: o yo me invento lo que escribo o alguien cambia sus mensajes

Es una pena que no me pueda dedicar, a sueldo por descontado, las veinticuatro horas del día a esto del “procesismo” (disculpad el palabro). Se me escapan cosas interesantes y de otras me entero por casualidad. La de hoy me llega vía EL PUNT, que en un subtítulo de la noticia “Mas vol el procés amb la CUP” (todavía no sé el motivo que me ha hecho clicar tan anodino titular) dice: “Admet que no hi haurà estat propi fins que no el vulgui més del 50% dels ciutadans“. Imaginad mi expresión de sorpresa: yo tenía entendido que el 27 de septiembre Mas dijo “hem guanyat” y los del Junts pel Sí que habían ganado el plebiscito y bla, bla, bla, que no hacía falta siquiera el 50% de los votos, que tienen mayoría absoluta de escaños (¡ay!, la CUP) y los Cuatro, Cinco o Seis Mandamientos de sus sagrados principios. Son entre cuatro y seis mandamientos, porque cuando les interesa desaparece alguno o los cambian por otros.

Ironías aparte, creo que estamos de acuerdo si afirmo que en estos últimos tres meses los de Junts pel Sí -y buena parte de sus votantes- han negado que fuera necesario siquiera como mínimo el 50% de los votos para alcanzar la secesión. Que con el resultado de las elecciones del 27S ya podían empezar la “desconexión” (vaya, la palabrita va camino de quedar en desuso en muy poco tiempo). ¿O me lo invento yo?

Vamos a la fuente: la entrevista de Mònica Terribas a Artur Mas, ayer día 29 de diciembre de 2015, que podemos escuchar aquí. Ya sacaré el corte completo, pero de momento la entrevista entera.

Artur Mas explica que en su proyecto de secesión se pretende que Cataluña se ubique en el marco de la Unión Europea y del euro, y a continuación, minuto 44:36, dice (primero el original, después traduzco):

Sigue leyendo Artur Mas entrevistado por Mònica Terribas: o yo me invento lo que escribo o alguien cambia sus mensajes

Hipercrítica, crítica y secesión

Para que no se diga que sólo me dedico a criticar los postulados secesionistas, o algunos (vaya, de hecho son casi todos) de sus argumentos, me parece interesante leer un par de artículos publicados en elcritic.cat y un tercero al que se refieren.

Analizan los temas que aquí ya se han comentado: el referéndum, la mayoría (social), la falta de fuerza del secesionismo, los pasos que se han seguido, la CUP, Junts pel Sí y su irreal victoria, la prisa… Sin dogmatismos ni apriorismos. En las últimas semanas, y dada la deriva absurda del separatismo, se ha perdido el foco del debate serio, del que el secesionismo más rampante huye. No está mal, pues, que también mencione a articulistas capaces de ver las cosas con mayor distancia y sentido crítico, que no se dejan arrastrar a la primera por el discurso dominante.

Eso no quita que pueda discrepar, etcétera. Sin embargo, es ineludible analizar no sólo los argumentos más visibles y a menudo superficiales que trascienden e influyen notoriamente en la opinión pública (Cardús, Bassas, Terribas, Sala-i-Martín y un largo etcétera), sino también aquellos que construyen un discurso más trabado y, a la vez, más minoritario. Por lo general, más interesantes, siempre que no se caiga en la erudición soporífera (una cosa es exhibir sabiduría y otra citar a Habermas, Kant y Nietzsche en un mismo párrafo sin que realmente se aporte nada con ello).

Sigue leyendo Hipercrítica, crítica y secesión

La CUP, el esperpento y los “procesistas”

Como titula la portada de EL PERIÓDICO, el esperpento es lo que mejor define todo lo que está pasando en Cataluña en relación a la investidura o no de Artur Mas.

La decisión que finalmente tome la CUP, sinceramente, me trae un poco sin cuidado porque en todos los casos “gano”: si lo invisten, es lo que se esperaba; si no lo invisten, es un fracaso sin paliativos de Junts pel Sí. Y si el empate impide tomar una decisión, ya es el colmo de los colmos. En realidad, como ha escrito Xavier Rius -uno de los pocos periodistas coherentes (por no decir el único, que sería exagerar) que he leído, y que en más de una ocasión ha manifestado que él está por la secesión, pero no de cualquier manera- la culpa no es de la CUP, la culpa es de Junts pel Sí, que no obtuvo la mayoría absoluta, que fue para lo que se creó.

Dejo a la CUP en paz, que decidan lo que les parezca. Vamos con los “procesistas”, de forma breve. El “procesismo” no es tanto una categoría como una forma de entender el prusés: la ÚNICA forma de entenderlo. La suya, que no admite una visión distinta. Hoy se explicita de manera muy evidente en el diari ARA (y en otros, también, pero no tengo ganas de perder demasiado el tiempo). En realidad, lo que voy a transcribir y comentar no es sino una muestra de lo que en verdad es el prusés: una supuesta apariencia de democracia, que en realidad guarda un trasfondo de tintes muy feos que se simulan no ver.

Antes de nada, recordemos el supuesto de hecho: asamblea de la CUP que ha acabado en empate entre investir a Mas y no investir a Mas, para ir a nuevas elecciones. 1515 frente a 1515. No hay decisión. Estamos de acuerdo, ¿no? Y, si hay decisión, la cosa está la mitad para el SÍ y la mitad para el NO, ¿os parece razonable? Si hay otra opinión o aportación, como siempre estoy dispuesto a comentarla o debatirla.

Vamos allá. No voy a hacer análisis completo, sino comentar algunas frases suficientemente significativas dentro del conjunto del artículo.

Sigue leyendo La CUP, el esperpento y los “procesistas”

Graset, Terribas, terrorismo, silencio, manipulación, amoralidad

Han pasado unos cuantos días y no se me ha olvidado el tema de Xavier Graset y Mònica Terribas y la ausencia de mención del pasado de Carles Sastre, relevante sin lugar a dudas cuando el tema va de “militants històrics”, “dels primers que van facilitar la CUP”, “històrics de l’independentisme” (esto es del programa de Terribas).

Todavía me falta tiempo para analizar con más detalle la bajeza moral e intelectual de esos “periodistas”. En un artículo en Crónica Global sobre el tema, con relación a Graset y una carta publicada en respuesta a las protestas o quejas de la sobrina del empresario sr.Bultó, se acierta por completo sobre la cuestión: “…Graset no mencionó el auténtico motivo de la polémica: que trató a su invitado de “preso político”…“.

Efectivamente, allí está el quid de la cuestión. Me gustará poco o nada que en TV3 o Catalunya Ràdio se entreviste a Carles Sastre, pero me aguanto. Es una opinión o un criterio y, frente a ello, se puede tener otro. Ahora, lo que es objetivamente inaceptable es que Sastre sea presentado o tratado por Graset y Terribas como “pres polític“, “gran reserva de l’independentisme“, “històric de l’independentisme” o cualquier otra fórmula que silencie un pasado más que relevante. No en vano, si el hecho de entrevistar a Sastre proviene de la firma de un manifiesto relacionado con el independentismo, y tanto el entrevistado como buena parte de los firmantes estuvieron relacionados con el independentismo terrorista, resulta moralmente inaceptable quedarse con lo de independentismo y olvidarse lo de terrorista. Aunque, claro, también sabemos que para Terribas “Hi ha qui considera Bin Laden terrorista i hi ha qui el considera un heroi.“.

Cita Falsa, citado en El Periódico (y algo sobre Tremosa)

Hoy, un poquito de autobombo en el blog. Tengo una pequeña gran satisfacción, como es que se cite la entrada sobre Salvador Cardús (La ética y los valores morales de la secesión) en el artículo de Joaquim Coll en El Periódico de hoy, “¿Un paso atrás? Mejor dos“.

Aparte de eso, en el artículo de Coll (del que, por cierto, os recomiendo, al que no lo recuerde o no lo conozca, uno de los artículos que más me llamó la atención cuando me empecé a interesar intensamente por esta secesión tramposa que se pretende, El accidente insurreccional, premonitorio de lo que sucedió el pasado 9 de noviembre) se menciona una publicación de Tremosa en Vilaweb que ha pasado, creo, relativamente desapercibida, en que aboga por el curioso (dejémoslo así) concepto Referéndum Unilateral de Independencia (Arturo Puente, que me suele descolocar entre la equidistancia y la crítica para cualquier lado, también lo ha utilizado). La cuestión, como siempre, es la de ir lanzando mensajes, de cualquier tipo, a ver cuál tiene éxito.

Salvador Cardús completa el viaje

El análisis de las elecciones y sus consecuencias queda para los tertulianos. Cada uno es capaz de extraer sus propias conclusiones  y desconozco cómo va a afrontar cada partido su papel.

Ahora que el “dret a decidir” vuelve a aparecer mencionado, hasta algunos de los secesionistas más recalcitrantes parecen querer recuperar, con mayor o menor convicción, esta reivindicación. El problema, reitero, es que la resolución del 9N fulminó cualquier diálogo sobre el tema, al margen de su legitimidad o de su encaje legal. No hay más que recordar cómo ERC o CDC (ahora DiLl) han clamado durante la campaña porque se les ignoraba. A mí me parece que con una Declaración Unilateral de Independencia sobre la mesa es normal que te ignoren y que sea imposible el diálogo. Pero esto sería materia de otro artículo.

Ante la constatación evidente de que el secesionismo carece de la mayoría social y del respaldo suficiente, desde anoche escuchamos en mayor o menor medida que gana el “dret a decidir” (¡y eso que habían desconectado!) o que lo de la prisa (el famoso “tenim pressa“) ha sido un error. A este viaje al pasado parece que se apunta también Salvador Cardús (recordad el artículo que le dediqué), en su artículo de hoy en el diari Ara, titulado “Tocar de peus a terra“, cuyo último párrafo cierra así: “Vist tot plegat, queda clar que el sobiranisme s’havia emborratxat amb les mobilitzacions i que, mentalment, havia fet Pasqua abans de Rams. Amb més calma, analitzarem les conseqüències dels resultats, que, si bé no m’atreveixo a dir que hagin estat una galleda d’aigua freda, sí que obligaran a tocar de peus a terra. I això, per a un català, sempre és bo.“.

Cardús ha completado el viaje, o casi. De la victoria del secesionismo a reconocer la precipitación. De dar por seguras circunstancias y condiciones a admitir que no es así. Del monólogo interior, en que te crees que las únicas opciones posibles son las que marcan “independencia”, al realismo. O quizás era una realidad sabida, que no se quería admitir, a ver si de ese modo se llegaba a la independencia, a través de la presión social, la hegemonía en los medios locales y la difusión de mensajes sesgados que apelasen a las emociones.

Graset, Terra Lliure, terrorisme i opinió pública

Pels records que conservo de la meva infantesa, adolescència i primera joventut, Terra Lliure era un grup terrorista, que tenia el seu origen en el denominat Exèrcit Popular Català. Gent molt perillosa.

L’altre dia, en Xavier Graset va tenir al programa Més324 el sr.Carles Sastre, ex-integrant d’aquelles dues organitzacions. En el perfil de Sastre trobem que va ser condemnat l’any 1985 a 48 anys de presó per l’assassinat de l’empresari José Maria Bultó, i l’any 1987 a 18 anys de presó per pertànyer a banda armada i tinença d’armes.

Graset -que llegia l’entrada de la Wikipèdia relativa a Sastre, aquesta és la qualitat de la feina a la CCMA- va silenciar que els 48 anys de presó ho van ser per un assassinat (ni més ni menys que adherint una bomba al pit de la víctima) i tampoc va explicar els 18 anys addicionals de presó i la seva raó.

En conjunt, la seva introducció era la forma ideal de presentar Sastre com a “pres polític“, “perseguit[s]“, qualificar-lo com “un gran reserva de l’independentisme“, “un valor simbòlic” (referint-se al llistat de “represaliats” que signaven un manifest per tal de que es doni suport a la investidura de Mas) o dient que “la seva mirada forçosament ha de ser diferent… onze anys a la presó” (com si Sastre hagués estat a la presó per defensar democràticament els seus ideals i no per un assassinat i per pertànyer a organització terrorista). Tot això, amanit amb imatges que, per desgràcia, tots tenim presents de l’Audiència Nacional quan es jutgen etarres o d’altres molt semblants quan es produeix la seva sortida de presó (en aquest cas, les imatges eren de la sra.Tarragó).

Ho he escrit en un altre lloc i ho reitero: si Sastre va complir la seva pena i s’adapta a les regles de la societat, mereix ser acceptat. Ara bé, una cosa és que se l’accepti i una altra de molt diferent és que se’l presenti com a pres polític, que quedin silenciats els fets que el van portar a la presó i, en definitiva, que pugui ser tingut en compte com a model (“un gran reserva”!!!!!) o que la seva opinió hagi de resultar influent, prescindint d’aquests antecedents. Més encara quan el Manifest del grup de “represaliats” de Terra Lliure coincideix amb la commemoració del 30è aniversari de la mort de Quim Sànchez, qui va morir mentre manipulava un artefacte explosiu, cosa que tampoc explicà Graset.

Crec que queda clar, doncs, de què i qui estem parlant: de persones i formes d’actuar que a Catalunya sempre han repugnat, amb l’única excepció de grupuscles amb un ínfim suport social. Però ara, amb l’excusa del procés secessionista, aquestes accions repugnants es fa veure que no van existir. No només això, es presenta a qui hi va participar com a “pres polític” (fins i tot, el mateix Sastre és més prudent quan s’autoqualifica de “descatalogat”; no serveix de res especular sobre el que vol dir amb aquesta paraula, però és evident la distància amb l’expressió “pres polític”. De fet, Sastre arriba a admetre en un moment que en democràcia es pot defensar qualsevol ideologia, deixant la violència de banda, i sorteja les insinuacions de Graset en relació a possibles “reaccions” de l’Estat).

TV3 m’avergonyeix. Xavier Graset m’avergonyeix. Això ja no és ni doble moral. És absència de moral. I així es forma l’opinió pública.

Aquí, el resum a e-noticies. Aquí, el programa sencer a CCMA. I aquí, paga la pena de llegir l’article de Lluís Bassets, amb un penúltim pàrraf sobre Terra Lliure.

Cuando el secesionismo no comprende nada

Sigo con notas y apuntes. Hoy me ha llamado la atención la entrevista en Vilaweb a Lluís Cabrera. Desde puntos de vista muy divergentes a los que yo pueda tener, coincido con él en buena parte de sus diagnósticos y la fiebre que le ha entrado a un sector secesionista por simular que el castellano es algo a tener en cuenta y que la independencia también es de “castellanoparlantes” (sic.- qué poco me gustan estas etiquetas).

En este artículo, lo que objetiva que “el secesionismo no comprende nada” no son las respuestas de Cabrera, sino las preguntas de la entrevistadora, Bel Zaballa (quien este verano pasado supuestamente se carteaba con un primo andaluz y escribió un par de relatos), que recibe varios reveses con las respuestas de Cabrera por eso, por no entender nada. Vamos a ver unos cuantos ejemplos.

EJEMPLO 1:

Cabrera explica, con relación al flamenco que “Encara persisteix la idea que tot el que té a veure amb el flamenc forma part d’una cultura espanyola imposada…“. Zaballa, muy abierta de mente y cosmopolita ella le dice: “Però voleu dir que encara hi ha aquesta percepció?”. [O sea, Zaballa dice: eso no existe, no es verdad] Respuesta de Cabrera: “No t’ho pots ni imaginar (…) Quan treus el tema del flamenc és terrible“. Primer revés.

Sigue leyendo Cuando el secesionismo no comprende nada

Treinta días amnésicos y otras cuestiones

Como el secesionismo anda un poco decaído y ha perdido impulso, hoy es día para dejar apuntadas algunas cuestiones, como simples recordatorios o anotaciones que en el futuro me puedan ser útiles. Es tanto el material que uno lee y escucha, que a veces ni siquiera a través de Google uno es capaz de recuperarlo.

A continuación, cuatro ideas o reflexiones que conviene apuntar, ni que sea por tirar de recursos y tenerlos un poco a mano si alguien pretende dar la brasa con el tema de la secesión (últimamente hasta se evita).

Sigue leyendo Treinta días amnésicos y otras cuestiones