Archivos Mensuales: diciembre 2014

Oriol Junqueras: majoria social, majoria absoluta i la manipulació del llenguatge

El pas del temps i els fets donen i treuen raons. Avui, me la dóna. Ahir, dia 27 de desembre de 2014, el diari Ara publicava un article d’Oriol Junqueras amb el títol «Fem-ho bé i fem-ho ja» en el que exposa la seva posició sobre les eleccions dites «plebiscitàries». Malgrat es podrien comentar molts punts, em quedo amb un que s’ha inserit en el món secessionista i sobre el que ja he insistit vàries vegades: la manipulació del llenguatge, per tal de fer passar com el mateix concepte la «majoria social» i la «majoria absoluta» de Diputats al Parlament de Catalunya com a via per a la secessió. Veiem-ho.

En el seu escrit, Junqueras menciona que la separació requereix «un aval majoritari de la ciutadania», per a la qual cosa és imprescindible una «majoria social». Llegint aquestes expressions, qualsevol coincidiria a dir que Junqueras sosté que la independència necessita, doncs, del suport de la majoria de la població. Con sol ser habitual en l’argumentació secessionista, la realitat és una altra.

I és que a continuació Junqueras diu que, a falta d’un referèndum, el que cal és «un Parlament de Catalunya amb majoria absoluta de diputats independentistes». O sigui, quelcom molt diferent de la majoria absoluta de la població. Dono per descomptat que el lector sap que la majoria absoluta al Parlament de Catalunya es pot assolir aproximadament amb el 45% dels vots vàlids emesos. En les darreres eleccions, CiU (que no es presentava amb la independència explícita al programa) més ERC sumaven el 44,70%, i s’enfilaven fins a 71 diputats, quan la majoria absoluta són 68 escons; si li sumem CUP, sumen 74 diputats i el 47,87% dels vots, per un total d’1.740.818 vots, que representaven el 32,15% del cens electoral o població amb dret a vot a Catalunya. Imagineu el disbarat de voler declarar la independència amb aquest suport. Doncs això, aproximadament, proposa Oriol Junqueras (amb totes les matisacions que es vulguin i obviant ICV) i tots els que creuen suficient la «majoria absoluta» de diputats independentistes pel cas d’eleccions «plebiscitàries». Aquí, les dades de les eleccions 2012.

La manca d’un referèndum no és excusa suficient, perquè fins i tot acceptant les regles de joc tramposes que vol posar sobre la taula el secessionisme (unes eleccions «plebiscitàries»), es continua fent més trampes, quan es vol fer passar per la voluntat «majoritària» un suport potencialment minoritari. Una manipulació del llenguatge de llibre.

En aquest sentit, també té un punt d’ironia (perquè em dóna novament la raó) o d’ignorància (cosa estranya en el cas de Junqueras, però és possible) quan cita els casos d’Eslovènia, Lituània o Estònia. Com explica Joan Ridao en el seu darrer llibre que vaig comentar l’altre dia,  aquests països van reunir un suport del 89%, 75% i 65% del cens electoral a favor de la independència (pàgs.143 a 147). Els números s’expliquen sols i Junqueras faria bé de no citar aquests casos.

Potser algun partidari de la secessió voldrà recordar Kosovo. D’acord, malgrat no té cap paral·lelisme amb Catalunya. Resulta que van votar a favor de la secessió els 109 diputats presents (d’un total de 120). Si no m’erro, això donaria un resultat de 122 – 123 diputats en el cas del Parlament de Catalunya. Suposo que no cal seguir amb la comparativa.

Conclusió. El secessionisme, i Oriol Junqueras el primer, s’agafa a qualsevol concepte per tal de difondre idees manipulades i retorçades més enllà dels límits. Una majoria social és molt diferent de la majoria absoluta, encara que es vulgui fer passar pel mateix. I si a sobre es pretén fer paral·lelismes amb supòsits que tenen molt poc a veure amb Catalunya, entre d’altres raons perquè cada cas és únic i singular (si us plau, deixin de citar avui Escòcia, demà Lituània, passat Quebec i l’altre Eslovènia, etcètera), com a mínim expliquin quin suport de la població tenien.

Començava dient que el temps i els fets em donen la raó. No hi ha dubte de la confusió interessada amb la que es juga des de fa unes setmanes entre la «majoria social» i la majoria «absoluta» al Parlament, com vinc sostenint. I si algú identifica «majoria social» amb la majoria «absoluta» manipula i no diu la veritat.

Libros: “El derecho a decidir. Una salida para Cataluña y España”, de Joan Ridao.

Vivimos días de una relativa calma en la pulsión separatista. No por ello debemos relajarnos porque en cualquier momento aparecerá un nuevo movimiento, ya sea en forma de lista unitaria, convocatoria electoral o el invento del día.

Así que escribiré sobre el libro de Joan RidaoEl derecho a decidir. Una salida para Cataluña y España“. En principio, este libro debería servir para ilustrar visiones desde el lado declaradamente secesionista que encuentren un encaje razonable a un referéndum. De este modo, debería incluir, al menos una parte, en la serie que he desarrollado estas últimas semanas. Pues no me sirve demasiado.

La razón es que Ridao da por supuesto e indiscutible el derecho a celebrar un referéndum (o una consulta en que se exprese la opinión del cuerpo electoral) como ejercicio innegable del principio democrático. Sin embargo, obvia que este principio democrático lo debe ser con sujeción a la legalidad. Un ejemplo pedestre (y así nos ahorramos valoraciones sobre si es equiparable o no): si el 80% de los ciudadanos andaluces creen que Isabel Pantoja debe salir de prisión, no por ello tiene que salir en libertad. Para que salga en libertad, deberá cumplir determinados requisitos; o, si sale en libertad gracias al principio democrático, previamente tendrá que haberse tramitado la modificación legal oportuna que permita la salida de prisión de la señora Isabel Pantoja, etcétera. A estas alturas, seguimos en nivel infantil con el principio democrático y, por desgracia, Ridao se suma a ello.

Joan Ridao -como una buena parte del secesionismo- nos dice que como una mayoría de catalanes quieren el referéndum (o lo que sea) hay que celebrarlo. El argumento es atractivo y parece imbatible, pero tiene trampa. Deliberadamente, se «olvida» de indicarnos de qué modo llegamos hasta el referéndum: cómo lo convocamos, qué requisitos exigiremos a la convocatoria, etcétera. Mucho principio democrático y poca Ley. O sea, que primero disparo y luego pregunto.

Sigue leyendo Libros: “El derecho a decidir. Una salida para Cataluña y España”, de Joan Ridao.

Exemples d’hiperventilació: Sala-i-Martín

En la meva darrera entrada comentava les reaccions, al meu entendre exagerades, sobre l’enquesta del CEO. Per una vegada, no hi posava enllaços, més enllà d’un vídeo. No puc evitar incloure la captura d’una piulada de Xavier Sala-i-Martín, clara mostra de la hiperventilació i d’alguna cosa implícita, o explícita, força lletja.

salaimartinhiperventilado

D’una banda, s’ha observat per alguns comentaristes del sondeig que la mostra de catalanoparlants venia sobrerrepresentada i, de fet, això continuaria succeint. Per tant, si Sala-i-Martin volia donar a entendre una manipulació dels resultats -la qual cosa és evident- abans hauria de verificar allò que diu, no fos cas que resulti que és ell qui manipula la informació. De totes maneres, jo continuo pensant que les enquestes difícilment poden anticipar la realitat, però això és un altre tema.

D’altra banda, el missatge implícit és el de considerar els castellanoparlants com un grup diferenciat. És a dir, un missatge que s’acosta de manera alarmant a quelcom de biaix etnicista. Aquest és un aspecte que, malgrat des de l’independentisme sovint s’insisteix que no es tracta d’un dels fonaments de la seva aspiració separatista (cosa de la qual me n’alegro), apareix de forma recurrent. Estic d’acord que no de forma majoritària, ni essencial, però és innegable que apareix. El mecanisme que fa servir en Sala és indiscutible. Castellanoparlant = No independentista (en la seva major part).  Castellanoparlant = Diferent de “Nosaltres”. És un fet. Innegable.

Recordo que quan vaig comentar el llibre de Sala, L’hora dels adéus?, deia que trobava el seu discurs poc sincer. Aquesta és una de les moltes mostres que aquest senyor ja ha donat en els últims anys. Malgrat la seva altura intel·lectual com a economista, es comporta com un fanàtic ple de prejudicis amb una argumentació que ratlla l’etnicisme. Després hem de sentir a tertulians com Toni Aira i algun altre afirmant que ells no han sentit mai ningú que sostingui un discurs etnicista, com sí es faria des de Madrid. Això ho deia el passat dijous dia 18 al programa L’oracle de Catalunya Ràdio (a partir del minut 39:08 ). Aquest és un tema desagradable, pel que no tinc gaires ganes ni simpatia de parlar-ne. Efectivament, tampoc no crec que sigui majoritari, però que no es digui que no hi és. Pel sr.Sala -i no només per a ell- sí que hi és.

Enquestes i ansietat

Després de la recent enquesta del CEO, s’han succeït tot un seguit de reaccions hiperventilades, especialment des dels partidaris de la secessió, tot i que també una part dels qui no n’estan a favor.

Pel que fa als primers, m’ha agradat veure les reaccions nervioses i incrèdules davant de la possibilitat de que la independència no fos l’opció preferida. A partir d’aquí, ha començat un qüestionament absolut de l’enquesta: que si la metodologia, la pregunta, l’univers que forma l’enquesta, l’empresa, i bla, bla, bla. Fins i tot, es para atenció a l’enquesta de l’ICPS, que s’ignorava per complet mentre no es produïa un resultat desfavorable, que sí donaria la majoria a l’opció separatista. I tot perquè, segons aquella enquesta del CEO, és possible que la secessió no sigui majoritària. En el fons, una reacció pueril, a la que ens té força acostumats una part del secessionisme, incapaç d’acceptar que no té una majoria tan aclaparadora com creu ni que la seva opció no pugui ser la guanyadora. Per això, intenta agafar-se a qualsevol element per tal de donar-se la raó. És el que té viure en una bombolla tipus “L’endemà”, el documental capaç de fer avergonyir més d’un independentista.

Pel que fa als segons. Es tracta d’una enquesta. Un sondeig. Si abans un no es refiava dels resultats del CEO, no veig el motiu per fer-ho ara, encara que doni un resultat favorable, ni que sigui per la mínima. Ni encara que un consideri que l’opció de la secessió no és tan majoritària com es pretén fer creure. Més enllà d’una aproximació, que pot tenir un marge d’error més o menys gran, no crec que tingui gaire valor. I si és cert, com he vist en algun lloc, que el 57,6% dels enquestats afirmava haver votat el 9N, aleshores “apaga y vámonos“, que deia aquell. No m’he molestat a comprovar-ho per mi mateix, ho reconec, perquè els sondejos no em suggereixen gaire res, més enllà d’una línia bastant indeterminada.

Malgrat aquestes observacions, em sembla evident que l’independentisme ha patit un atac d’ansietat. De fet, no és gaire sorprenent. Si s’ha variat la retòrica des de “l’àmplia majoria social” (dicció que algú ja nega que s’hagi mantingut mai, igual que “Espanya ens roba”) a una minsa majoria absoluta parlamentària, és obvi que alguna cosa hi ha de certa en què l’opció secessionista no és tan preferida com es pretén. La reacció tampoc sorprèn: negació, la culpa és “d’ells” que no saben fer enquestes, etcètera. Previsible. Cap autocrítica. Res de nou. Us deixo un vídeo molt curtet que ho resumeix tot.

Mayorías de plastilina y secesión

Como había comentado en alguna anterior entrada, en las últimas semanas me he centrado en estudiar un poco el tema de las mayorías precisas para una secesión, analizadas desde el enfoque secesionista.

Además de la lógica cuestión del apoyo popular preciso para la secesión, que yo creo que como mínimo debería ser la mayoría absoluta del censo electoral (y eso dando por buena la celebración de un referéndum que cuenta con numerosas objeciones y obstáculos previos), la cuestión nuclear consiste en observar cómo el secesionismo ha rebajado sus exigencias desde sus propios argumentos: se ha pasado de argumentar que existe una «amplia mayoría social», concepto que encierra un apoyo abrumador en porcentaje, a considerar sólo precisa una mayoría absoluta parlamentaria, que requiere una apoyo social muy inferior.

El criterio de la mayoría absoluta del censo electoral puede ser discutible y sobre el mismo se puede debatir todo lo que se quiera, pero el tránsito de un concepto a otro, aunque siempre girando sobre una mayoría muy cambiante, tiene poco margen. Pura manipulación conceptual.

Una consulta sin fundamento y su (posible) encaje legal (VIII): Roberto L. Blanco Valdés

Retomo la actividad para continuar esta serie, que llega a la parte final. Roberto L. Blanco Valdés es Catedrático de Derecho Constitucional y, de todos cuantos vengo citando, es el que mantiene una posición más restrictiva y beligerante, al menos en lo que yo he leído. En su libro “El laberinto territorial español” (págs.369-371; interesante, aunque a ratos algo plúmbeo. Apabullante y extraordinaria bibliografía, por cierto), Blanco se muestra decididamente en contra del referéndum, ya que el artículo 2 de la Constitución (“la indisoluble unidad”) supondría un obstáculo de formidable magnitud para la celebración del mismo, que exigiría una previa reforma constitucional.

Aun así, llega a aceptar la posibilidad de encajar el referéndum consultivo en el artículo 92 de la Constitución, que, eso sí, precisaría de una reforma de la Ley Orgánica 2/1980, reguladora de las distintas modalidades de referéndum, para incluir una modalidad de consulta en que se pudiera votar sobre la secesión. Por lo tanto, tenemos a un especialista que, pese a considerar la imposibilidad de celebración del referéndum, es capaz de llegar a admitir un encaje que pasa por una vía ya repetida: la reforma de la LO 2/1980.

No obstante, y a diferencia de todas (o casi todas) las opiniones que hemos visto hasta ahora, Blanco considera que el referéndum debería celebrarse en toda España, ya que así resulta de lo dispuesto en el artículo 1.2 (la soberanía nacional reside en el pueblo español) y, según su punto de vista, debería reformarse si lo que se desea es circunscribir el ámbito territorial de la consulta.

La visión de Blanco es la más restrictiva de todas las examinadas hasta la fecha. Pese a ello, llega a admitir una vía para su celebración. Vía que, para variar, el secesionismo no ha querido contemplar, examinar ni plantear. No se trata sólo de que te rechacen tu iniciativa -como puerilmente se alega a menudo- sino de que la debes plantear por el cauce adecuado -la mayoría de la doctrina considera que la vía del artículo 150.2 CE era inidónea- y con plena lealtad. Nada de eso se cumple por los independentistas. Y, como se demuestra, hasta los menos dispuestos a aceptar un referéndum formulan y plantean caminos aceptables. Pero eso, y por mucho que se quejen, no se ha planteado.

Con esta entrega acabo la muestra de autores que defienden el encaje del referéndum, de una forma u otra, y que en general -y sin querer etiquetar a nadie- apuestan por vías más o menos amplias, cercanas al federalismo, o directamente contrarias a la secesión (en algún caso, es más difícil de ubicar, así que por eso digo en general), pero sin rehusar el debate sobre la cuestión. Creo que de los ocho autores vistos, casi todos son reconocibles para alguien con formación jurídica mínimamente interesado en la materia, y para quien no tenga esa formación, varios de ellos.

Para que no se me pueda tachar de parcial, en los próximos días comentaré la visión de un par de autores que apuestan claramente por la secesión y, como dije, cerraré esta serie.

Reseña de libros: «Adiós Cataluña: Las reglas del juego: 62 puntos para que Cataluña se independice»

En primer lugar, y a modo de justificación previa. El título de este libro con el que me topé en Amazon, «Adiós Cataluña: Las reglas del juego: 62 puntos para que Cataluña se independice» no tiene nada de especial ni tiene por qué generar esta introducción justificativa. No sucede lo mismo si observamos que el autor firma con el seudónimo de Español Cabreado, lo que a más de uno le hará exclamar ¡qué tipo de libros lees y comentas! Un prejuicio creado por un seudónimo discutible, que se supera gracias a Amazon y la vista previa del libro, más que suficiente como para arriesgarse a gastar los 2,68 € de la versión Kindle. Esta posibilidad, que da la opción de leer las primeras páginas de los libros en que se halla disponible y que supongo muchos usaréis en especial cuando dudáis comprar o no un libro electrónico (total, por tres, cuatro y hasta cinco euros no es una tragedia que te compres un libro malo; si son más caros, ya me suelo mirar el formato físico, porque el digital no me gusta demasiado), me convenció para adquirirlo.

La introducción desvanece las dudas sobre el tono en que está escrito: el autor -que dice ser de Madrid, lo cual nos podemos creer o no; carezco de motivos para dudarlo- explica el hartazgo ante el separatismo y sus típicas excusas cuando se les pide respuestas concretas, del tipo «ya se verá» o «habrá un acuerdo político». Por eso, se plantea exponer los costes de secesión y los puntos que a su entender deberían quedar fijados con carácter previo a todo intento de secesión, desde una perspectiva que intenta ser objetiva en la medida de lo posible. Por supuesto, el autor no puede escapar a su propio posicionamiento -contrario a las falsedades (¡La Haya! ¡La Haya!) e inexactitudes que intenta colar el independentismo, perspectiva que comparto-, si bien prescinde de apriorismos e ideas preconcebidas. El que espere una descalificación continua, no la encontrará. Un criterio, sí que lo verá. A continuación, lo explico un poco más.

Sigue leyendo Reseña de libros: «Adiós Cataluña: Las reglas del juego: 62 puntos para que Cataluña se independice»

Història nacionalista que traspassa fronteres

El nacionalisme necessita construir un relat justificador basat, entre d’altres aspectes, en la història. És per això que, en l’actualitat, a una determinada tendència nacionalista li convé que existeixi l’Institut de Nova Història, que comandat per Jordi Bilbeny es dedica a construir teories sobre el suposat origen català d’alguns personatges il·lustres. Les seves teories tenen un denominador comú: «l’enemic» es diu Espanya, que sempre hauria ocultat o manipulat la procedència catalana del personatge en qüestió. El problema és que quan crees teories forçades -per no dir una altra cosa- t’exposes a que diguin que estàs fent el ridícul, com succeeix en el suplement Sette del diari italià Il Corriere della Sera (nº49, de 05.12.2014, pàgina 54), en relació a Leonardo da Vinci. Us deixo la captura de la columna, que s’entén molt bé.

Leonardo Da Vinci

La font de la notícia és Dolça Catalunya, que a la vegada cita la notícia d’ABC, signada pel seu corresponsal Ángel Gómez Fuentes. Aquesta atenció de mitjans internacionals deu ser el que en diuen «internacionalització del conflicte». Ja veuen, la riota.

Una consulta sin fundamento y su (posible) encaje legal (VII): Alberto López Basaguren

Esta serie empieza a llegar a su final. No tengo claro cuándo se cierra, pero esta es la séptima entrega y la estructura de cada artículo es bastante parecida en cuanto a los fundamentos que nos ofrecen especialistas en Derecho Constitucional o Administrativo. Esta vez os traigo a Alberto López Basaguren, Catedrático de Constitucional que además ha estudiado con bastante detenimiento los procesos de Escocia y Quebec. Como podéis imaginar por el apellido Basaguren, es vasco y, por lo tanto, posee una visión que le puede hacer simpatizar o comprender con mayor facilidad determinadas tesis proclives a la secesión. Esto no significa que sea independentista, puesto que si mal no recuerdo en algún lugar leí que él mismo explicaba que ha evolucionado precisamente desde tesis independentistas a otras en clave federal. Pero no ser independentista no implica negar la posibilidad de un referéndum. Aunque, como desarrollaré en otro artículo, cada vez veo menos razones para celebrarlo (¡ahí va, lo que acabo de escribir!).

Su idea general la podemos encontrar resumida en este artículo –doy las gracias a Juanmari por la referencia– titulado «La Secesión de territorios en la Constitución Española», en el que tras analizar los procesos relativos a Quebec y Escocia (el trabajo es del año 2013) aborda la cuestión española y su focalización en Cataluña. El resumen de las ideas de López Basaguren son las siguientes:

1. El derecho a decidir no existe. A estas alturas, no hace falta desarrollar una idea que se ha repetido en varias ocasiones.

2. Las experiencias de Canadá y Reino Unido respecto a Quebec y Escocia son sus experiencias. Cada país debe de encontrar la acomodación a su sistema constitucional. Es decir, que sin obviar las líneas que puedan haber marcado estos precedentes -y creo que parece más atractivo y enjundioso el camino marcado por el TS canadiense-, cada caso debe de hallar su regulación específica.

3.  Existen serios problemas legales para la celebración del referéndum, no solo derivados del contenido de los artículos 1 y 2 de la Constitución, sino también del propio artículo 92 CE, relativo a esa figura de participación directa.

4. No obstante, propone una interpretación flexible del artículo, requiriéndose siempre y en todo caso la autorización del Estado, que es el competente. Incluso, propone que se incorpore al Estatuto de Autonomía correspondiente un referéndum consultivo (aunque es consciente de que por la premura de tiempos, esto es casi irrealizable).

5. En todo caso, el Estado y la Comunidad Autónoma deberían negociar y acordar los términos del referéndum. Resulta inexcusable ceñirse a la legalidad.

6. Exige una mayoría cualificada parlamentaria que solicite la celebración del referéndum de independencia. No aclara, o al menos yo no lo he sabido ver, qué entiende por cualificada, así que tampoco especularé.

En cuanto a las mayorías de este referéndum, no se pronuncia de manera específica. No obstante, al comentar el tema de Escocia, señala que al que fuera Primer Ministro canadiense en el año 1995 (segundo referéndum en Quebec), Jean Chrétien, le parecía un requisito muy laxo el de exigir solamente mayoría simple.

 7. Finaliza recalcando que un referéndum no es la panacea y que, por contra, genera escenarios de complejidad extrema.

Además de las partes puramente descriptivas y analíticas del trabajo, del artículo de Alberto López Basaguren se puede extraer la crítica hacia un eventual referéndum de secesión, pero sin soslayar que en un futuro se celebre o que llegue a tener un encaje legal y constitucional. Y esta crítica, a veces velada, a veces directa, se vislumbra en algo que en este blog expongo desde hace mucho tiempo y de lo que el secesionismo no quiere ni oír hablar: el respeto al principio de legalidad y la necesaria adecuación de sus pretensiones a las vías legales existentes, y el respeto en su conjunto a los principios que deberían presidir la hipotética celebración del referéndum. No sólo eso, va más allá y apunta las dificultades de todo tipo que implica un referéndum de secesión, cuestión ésta sobre la que, como de costumbre, se suele obviar.

Y hasta aquí llega la exposición de la postura de Alberto López Basaguren, de quien podéis leer este interesante coloquio, este artículo en clave similar a la comentada aquí, y una entrevista en EL PAIS. Sin olvidar otro excelente artículo sobre el referéndum de independencia de Escocia.

En resumen: como es la tónica habitual, y llevamos ya siete opiniones, el consenso es que el derecho a decidir no existe y el referéndum, en los términos legales actuales, no se puede celebrar. Como mínimo, se requerirían determinadas modificaciones y adaptaciones que conformarían un marco que haría posible su autorización. Sinceramente, considero a estas alturas que se ha reunido un peso específico abrumador en contra de las fórmulas simplistas que defienden los secesionistas. No hace falta irse a Madrid, Murcia o Valladolid (lo digo porque sería la típica crítica pueblerina de quien dice que el derecho a decidir existe y que cómo va a venir un señor de Madrid a decirnos lo que se puede hacer o lo que no) para reunir opiniones académicas, muy prestigiosas todas ellas, que sostengan argumentos fundados en Derecho y en sentido común contrarios a un referéndum y, a la vez, capaces de hallarles un encaje.

Bien. Casi cerraré en los próximos días con el Catedrático de Derecho Constitucional Roberto L. Blanco Valdés y, para que no sea dicho, con Joan Ridao -y si alguien quiere facilitarme opiniones jurídicas de nivel y mínimamente desarrolladas en la línea de Joan Ridao- y estaré en condiciones de concluir esta serie.